Entradas etiquetadas como “Söber

Concierto de Sôber en La Riviera, Madrid. ¡Una noche para no olvidar jamás!

Desde el pasado mes de noviembre tenía mi entrada comprada y desde entonces ya estaba algo nervioso por lo que suponía para mí saber que tendría la inmensa fortuna de poder estar con ellos encima del escenario. Sôber se convirtió sin esperarlo en mi grupo español favorito desde que escuché por primera vez ese Paradysso hace ya más de quince años. Era yo un adolescente imberbe cuando sentía la constante necesidad de escuchar su música y dejarme envenenar por sus letras.  Y así ha sido. La pasada noche estuve con Sôber en el escenario. Sí, así, como leéis y podéis ver. Una experiencia única, irrepetible e inolvidable. Compartir un momento así con mi grupo español favorito se me hace difícil de describir. Estaba desbordado de alegría y excitación. Gracias Sôber, por el grandísimo concierto, por tantos y tantos años de buena música y por supuesto, por hacernos vivir algo tan bonito anoche. Jamás lo olvidaré. Tuvimos la suerte de poder conocerlos en persona y qué decir, son lo que siempre han transmitido ser, unas personas excepcionales, amables. Carlos, eres un tío extraordinario, siempre tan humilde y cercano.

Fue como una noche de Reyes, los fans que estábamos allí no podíamos pedir más, imposible sentirse insatisfecho. Los que adquirimos las entradas VIP estábamos citados a las 16:30 en la sala La Riviera para poder presenciar la prueba de sonido del grupo, conocerles, charlar unos minutos y fotografiarnos con ellos. Por si fuera poco, nos regalaron una camiseta del nuevo disco y subimos al escenario a ensayar con ellos la última canción, la que pondría el broche final a aquella noche que aún aguardaba. Hasta que se abrieron las puertas de la sala pudimos estar todo el tiempo dentro y también fuimos testigos del ensayo de los dos grupos que telonearon el viernes a la banda de Carlos Escobedo: la agrupación madrileña Contrabanda3Trie State Corner, venidos desde Grecia.Muy buenos ambos, me sorprendieron bastante.

El concierto estaba a punto de comenzar, pero antes, una sorpresa más: disfrutamos en primicia el nuevo videoclip de la canción Estrella Polar, una de las más espectaculares del último disco, Vulcano. Y con el tema que da nombre a este último y gran trabajo de los madrileños, comenzaba el concierto que todos llevábamos esperando desde hacía tiempo. El sonido, como siempre, espectacular. La primera vez que los vi en directo fue en la primavera del año 2003 y recuerdo que de las primeras cosas que dije tras el concierto fue lo bien que sonaban en directo. El viernes sonaron como siempre y yo disfruté como nunca. El setlist elegido contentó a la mayoría, y no digo a todos porque sé que para algunos resultó algo moñas. Nunca llueve a gusto de todos, pero desde mi mi humilde opinión, el combo de canciones elegidas fue de lo más acertado. Repasaron grandes temas de todas sus etapas y eso es justo lo que debe hacer un grupo que lleva tantos años encima de los escenarios y con tantos éxitos a sus espaldas. Como podéis ver en el vídeo, abrieron con Vulcano y, además de apreciarse lo entregadísima y emocionada que estaba la gente allí presente, se ve a unos Sôber con ganas de comerse la noche. Con este primer tema sonaron de lujo, al que le siguió otro tema de su última obra, Irreal, quinto tema de este nuevo disco y del que ya os hablé en Anhelarium no hace mucho. Para mí vulcano es un trabajo de mayor calidad y sobre todo más maduro que Letargo, pero sin que llegue las cotas de Superbia que, junto a Paradysso, me resultan los mejores discos de la banda. Tras estos dos temas, regresaron a 1999 para tocar uno de los más conocidos de aquellos jovencísimos Sôber: Loco, de su segundo disco, Morfología.

Amaranthe + Sonic Syndicate + Smash Into Pieces 
KATATONIA en Madrid
Muchos suecos y buen Metal electrónico  + VOLA + AGENT FRESCO

La actitud de la banda fue de total entrega desde el minuto uno, pero tras estas primeras canciones se les vio mucho más cómodos, quizás por la tranquilidad que da saber que el sonido acompaña y todo es propicio para que el concierto salga a pedir de boca. Llegó el turno de Sombras, tema inédito para cumplir su veinte aniversario y que publicaron en 2014. Carlos Escobedo presentaba el siguiente tema, uno de mis preferidos de Superbia, le tocaba el turno a Fantasma. El publico asistente recibió los primeros acordes de esta canción con mucha euforia, es sin duda uno de los mejores temas del grupo de estos últimos años. Sonó de escándalo y Carlos estaba que se salía, no sólo por su calidad como músico y por esa voz tan prodigiosa, sino por esa actitud que lo hace ser un gran frontman, siempre interactuando con los allí presentes, simpático, bromista, invitando al público a darlo todo. Papel mojado, uno de los platos fuertes del nuevo disco, fue otras de las más celebradas por todos, el primer medio tiempo de la noche. Escuchar esta canción tan sensible y cargada de esa melancolía tan característica de Sôber en directo es una verdadera maravilla: Soy el único actor que sufre y llora, con cada historia de amor. Quiero ser el escritor que sangra y siente con cada letra el dolor. Me dejé la voz cantando estos versos que me erizan la piel. Regresamos ahora al 2001 con Oxígeno, de su tercer disco de estudio, Synthesis. Pura nostalgia de aquellos Sôber. Como dijera, el repaso que dieron a su carrera musical fue más que acertado. Su siguiente tema fue Blancanieve, single de su anterior álbum, Letargo. Con este tema La Riviera estaba que se caía. La gente mostraba una atractiva conexión con la banda. Volvimos a Superbia para disfrutar en directo de Umbilical, donde Sôber se luce con este tipo de temas tan cañeros. Y antes de la primera parada para tomar aire, nos regalaron otro  tema magistral, Hombre de hielo de Reddo, disco de 2004.

Me hizo mucha gracia al mismo tiempo que curiosidad ver cómo presentaba Carlos esta canción: Esta canción es de nuestro disco Reddo, sí, psé, Reddo, bah. Lo dijo como quitándole peso a este disco, como haciéndonos saber que sabe perfectamente que no es de sus mejores discos, o que no es un disco que tenga a los fans tan enamorados como con los demás. Con ironía o no, así fue cómo lo dijo. Personalmente este disco no es de los que más me gustan y precisamente el viernes cayó los dos temas más incuestionables de Reddo: Hombre de hielo y Cientos de preguntas. Volvieron a su nuevo trabajo con Arena, un tema impecable, otro de los grandes temas de Vulcano. Ahora a este tema le tendré un mayor cariño, porque justo al terminar, Carlos extendió su brazo y me regaló su púa personalizada con la que toca el bajo. Llegaron el segundo descanso con Lejos y Arrepentido, dos temas de aquél genial Paradysso. Regresaron al escenarios para calmar las ansias de la gente con un tema excepcional, que ya habíamos podido disfrutar aquella noche antes del concierto: Estrella polar. Uno de los grandes momentos de la noche fue con este tema. No había nadie que no lo cantara. El momento más sensible de todo el concierto. Llegamos a la recta final, con Náufrago y Tic Tac, de nuevo, del grandísimo Superbia. Tirarán siempre de este disco en sus conciertos porque es una joya, sus temas son verdaderas obras maestras del Rock patrio.

Y llegó el momento más ansiado, al menos para mí. Uno de los organizadores nos comentó horas antes del concierto que estuviéramos atentos porque, al comenzar el penúltimo tema, Diez años, debíamos acudir a una de las puertas laterales donde nos juntarían a todos y nos harían pasar al escenario y estar preparados para cantar Heroes, la última canción de la noche y que supondría toda una fiesta encima de las tablas. La banda junto a sus fans cerrando una juntos una noche de ensueño. Meses he estado imaginándome cómo sería este momento, suspirando porque llegara ya el 31 de marzo. Minutos antes de salir al escenario me temblaban hasta las orejas. Los que me conocen saben que sufro de ese absurdo miedo escénico, pero al verme con bastante más gente y con las ganas que tenía, en ese momento lo único que quería era vivir intensamente la oportunidad que nos brindaba Sôber, una oportunidad de oro que los fans nunca dejaremos de recordar y agradecer. Creo que sobran las palabras, que demasiadas ha habido ya en esta nueva entrada de blog, y más para intentar describir aquellos minutos. Mejor, véanlo con sus propios ojos. Sólo decir que ni queriendo, me hubiera salido un vídeo tan cojonudo. Sin querer corté la grabación, pero menos mal que ya llevaba casi cinco minutos y pude registrar para siempre algo así. Aquí lo tienen:

¡Larga vida a Sôber!


Sôber – Letargo [2014]

sober-letargo

La portada está realizada a bolígrafo por el propio guitarrista de la banda, Antonio Bernardini.

Sôber despierta en mí un fervor que pocas bandas consiguen. Tenía este disco desde hacía tiempo reservado para escucharlo cuando ya me encontrara de vacaciones. Sabía que este disco me deleitaría, que sería un trabajo más que notable, como todo lo que esta banda madrileña siempre presenta, así que con religiosidad aguardaba el momento idóneo para volver una vez más a quedar cautivado por la música de esta talentosa banda de Rock. Y así, el verano no podía ser mejor momento para dejarse seducir nuevamente por la voz de Carlos Escobedo y sus magníficas letras.

Hace tres años regresaron al panorama musical por todo lo alto con Superbia, un disco cargado de grandes temas, muy melódicos y protagonizados por unos estribillos extraordinarios. Un disco que no puedes dejar pasar, pues junto con Paradysso, me aventuro a decir que es el mejor de su discografía. Para este 2014 nos presentan Letargo, un álbum que como no podría ser de otra manera, sigue la senda del anterior, aunque tengo que decir que no logra alcanzar el nivel de Superbia a mi modo de ver. Con esto no quiero darle un tono despreciativo, nada más lejos de la realidad, porque con Letargo volvemos a disfrutar de canciones con ese brío tan característico de Sôber.

Me alucina comprobar no solo la energía tan tremenda que trasmite siempre este grupo, sino también ese embellecimiento musical que consiguen crear. Nunca dejarán de sorprenderme por ello. A nivel nacional, pocas bandas he escuchado que logren compaginar unas letras tan sentidas y sagaces con una musicalidad tan espectacular. Con un inicio de lo más rockero, Afrodita inicia este Letargo lleno de pasajes musicales sorprendentes. Tras esa consecución de riffs aparece la voz de Carlos Escobedo y siento un ligero déjà vu, pero no porque la canción suene igual a otras que ya haya escuchado de la banda, sino porque he crecido con la voz de Escobedo, su voz me ha acompañado desde mi adolescencia y al escucharla siempre me regresa a momentos muy especiales para mí. Como aquella mañana de primavera del año 2002, en el que mi hermana me despertaba con una grata sorpresa, me regalaba Paradysso, un disco que me marcaría de por vida.

Insecto es todo un portento. La letra es espléndida y la canción en general es radiante. Escuchar su estribillo es un todo un placer. Y ocurre lo mismo con el siguiente tema, Blancanieve. Esta banda también se ha caracterizado por poseer una gran calidad técnica, y Letargo es nuevamente una muestra de ello. La batería, de la que se encarga Manu Reyes, suena de lo más contundente y las guitarras son impecables. Jorge Escobedo y Antonio Bernardino forman una dupla formidable. Quizás la primera hubiera quedado mejor como single de presentación para este nuevo disco, pero la elegida ha sido Blancanieve, donde han realizado un videoclip que podéis ver a continuación.

Encadenado es el tema más pesado, de buena melodía y con una letra sentida y directa. De esos temas que trasmiten un mensaje de verdad. Le sigue Letargo, un tema mosaico, como yo les suelo llamar, pues cohesionan distintos tonalidades musicales. Se inicia con unos arpegios secos de guitarra, al que se añaden las eléctricas con más fuerza, provocando que el oyente se muestre expectante al momento en el que la canción rompa en su punto más álgido, y que sin esperarlo da lugar a un estribillo semi acústico, dando lugar a un medio tiempo melancólico y apesadumbrado que es intercalado por riffs lentos y pesados.

Mañana es la luz tras un sombrío pasadizo. Desde los primeros segundos la canción está impregnada de pura melodía, un tema al más puro estilo Sôber. Junto con Insecto y Blancanieve, uno de los platos fuertes de este último trabajo. Con Fugaz volvemos a los recodos más metaleros de la banda, que junto con Tal Día Como Hoy, el tema más flojo del disco, son un punto de inflexión, pues los temas que quedan del disco son más suaves y puramente melódicos. Y tras haber escuchado temas totalmente admirables, aún nos quedan otros que pueden estar a la altura de los anteriores. En la recta final de este Letargo descubrimos Unax, un tema con una letra conmovedora que sirve de aliento a Unax Cañibano, un niño con una grave enfermedad de las que por desgracia no tienen cura alguna. Una canción directa, con fuerza, como no podría ser de otra manera, y con un estribillo muy melódico, acompañado por unos teclados. Sin duda el lado más armonioso de Sôber.

El nivel no baja amigos míos, sino aumenta, y Capricho, el siguiente tema, posee unos coros y unos teclados asombrosos para deleite de los que somos fieles seguidores de la música de estos madrileños. Mofina sorprende por ser de un corte mucho más pomposo, alejándose totalmente de los sonidos más metaleros de la banda. Pero otro plato fuerte, por si ya pensabais que no habría más en este disco, lo compone Otoño, un auténtico regalo para los oídos, un medio tiempo elegante, delicado, y que podrían utilizar como segundo single de presentación si quieren acaparar una mayor atención por parte de prensa y público.

Sôber lo vuelve hacer, nuevamente inventan un disco donde legitiman su tremenda habilidad para crear canciones de esta índole, en el que dan rienda suelta a esa creatividad que tanto se agradece en estos días y sobre todo, en el que firman con orgullo un trabajo sensacional que no dejará impasible a nadie que tenga un mínimo de criterio musical.


Sôber – Superbia ¡Regresa el grupo que más calidad derrocha de este país!

Söber - Superbia

Ha merecido la pena la larga espera, Söber ha vuelto con la misma fuerza con la que se fue. Superbia, su nuevo trabajo, es prueba de ello. Desde la primera vez que escuché a Söber allá por el 2003 cuando mi hermana me regaló el que es hasta la fecha su disco más exitoso, Paradysso, no he dejado de escuchar a esta banda desde entonces. No creo que parezca exagerado si digo que Söber es la banda que más calidad derrocha de este país. Una banda con un estilo muy personal, que regala a diestro y siniestro letras muy profundas e intensas, envueltas en unas fantásticas y elaboradas melodías.

Superbia (soberbia en latín) no sólo es un grandísimo disco, sino la vuelta de uno de los mejores grupos musicales de este país. Tras un inicio oscuro y épico, comienza el tema que otorga nombre a este nuevo trabajo, Superbia, de corte más pesado y seco que el resto de sus temas, sienta como una descarga de adrenalina que te invita a seguir disfrutando de la nueva obra de esos madrileños. La Araña es el segundo corte de este disco y que formará parte del conjunto de varios temas bastante melódicos que componen Superbia. Y es que ya se echaban en falta nuevos temas de este estilo, al estilo que sólo Söber es capaz de hacer, canciones que nunca pierden la dureza pero que jamás se desprenden de esas reiteraciones melodiosas y esos tonillos o dejes tan característicos de la tremeda voz de Carlos Escobedo.

WEST OF SUNSET
AOR
La mejor música para una puesta de Sol
El lado más melódico del Rock

666, precioso número y que se hizo para pecar […] es el tercer tema de este disco y que, sin ser para nada un mal tema, es el que menos me ha gustado, algo evidente puesto que resto de las canciones de este trabajo son espléndidas. Tic Tac es el single de presentación elegido por el grupo madrileño para presentar este nuevo proyecto. Majestuoso medio tiempo que a los fans de Söber les hará retroceder en el tiempo y recordar esos tiempos de Paradÿsso. Y es que este tema perfectamente podría estar en tal disco, suena exactamente igual que los temas de ese año. De hecho, la primera canción que escuché de Söber tras su regreso fue ésta, y en ese preciso instante parecía que volvía a escuchar el cuarto disco de Söber, Paradÿsso, que tantas veces he escuchado a lo largo de estos años y que siempre estará presente en mi vida. Recuerdo que con ese disco, me llamó mucho la atención el batería, puesto que me encantaba cómo sonaba, y es que era nada más y nada menos que Alberto Madrid el que estaba tras los parches, gran músico, descanse en paz.  El videoclip de Tic Tac es sorprendente y bastante singular, aquí abajo le podéis echar un vistazo, seguro lo disfrutáis.


Fantasma y Nuestro Final, sin duda, los dos platos fuertes de este Superbia. No sabría con cual quedarme de los dos si tuviera que elegir, dos canciones que sientan como dos fogonazos de adrenalina. En Fantasma podemos oír fantásticos acordes, conforme pasa la canción, encontramos variaciones en el pasaje musical y un estribillo demoledor. Destacar por supuesto la letra, y aquí sí que tengo que decir que es la mejor letra del plástico que podrás encontrar. Nuestro Final es un tema más alborozado y pausado que el anterior, pero con una melodía más poderosa y un mensaje más positivo y anímico. Si hacen otro videoclip presentando un segundo single, personalmente creo que deberían de elegir este tema, es más, creo que si lo hacen, será este tema, al tiempo.

Mucho han cambiado estos Söber desde aquel año de 1999 y su disco, Morfología, y por supuesto, para mejor. Después de casi seis años en proyectos paralelos (Savia, Skizzo) el 1 de enero de 2010, se hizo oficial su vuelta a los escenarios mediante un comunicado en su página web oficial, confirmando como nuevo batería a Manu Reyes, hijo de Manuel Reyes, batería de Medina Azahara. En el comunicado también confirman una gira por España, México, Venezuela, Costa Rica, Argentina, y Chile.

Umbilical,  Náufrago  y La Última Llamada son los siguientes temas y son los que pertenecen también a ese grupo que antes comentara de temas bastante melódicos. El primero, Umbilical, sigue la senda de sus predecesores, canción fuerte, contundente y armoniosa, pero por otra parte, Náufrago, es otro conmovedor medio tiempo, para mi gusto mucho mejor que Tic Tac y que podría ser otro single de presentación puesto que es de un corte más comercial. Portentosa letra y a destacar los preciosos riffs que la envuelven.

La Última Llamada es otro plato fuerte, grandiosa composición y que en este caso, recuerda mucho a Reddo, su quinto y último disco antes de la separación. Otro tema que perfectamente podría estar en ese disco. Llegando a la recta final de Superbia, Guarida,  lo mejor de la guerra no es vencer, no, lo mejor es saber que puedes derrotar a tu rival […] enérgico tema, rugiente y retumbante. Con Fortuna, Fama o Placer se acaba este brillante trabajo, que deja claro tras escucharlo que no hay ningún tema de relleno, todos altivos, cargados de sonidos hercúleos y potentes melodías. Esta última canción es una de las que más me gusta y que más destaco. No sabes qué hacer cuando acaba, si volver a escucharla o directamente ponerte el disco de nuevo. Al final acabas haciendo ambas cosas, Superbia es el disco del año.

Álvaro Rojas