Tempore 2021

——————– // ——————–

Contra todo pronóstico y, de la forma más inesperada, acabé pasando unas de las mejores noches de año nuevo de mi vida. Tras estar todo el día 31 con mi padre, tras despedirme de él y dejarlo con su cuidadora, la idea era estar toda la noche solo en mi casa, preparándome una cena rica y viendo pelis. Mi gran amigo y vecino José Manuel me comentó días atrás que, con toda probabilidad, se pasaría un rato después de las campanadas para tomarse una cerveza conmigo. Pero Rafa, casi llegando a la una de la madrugada, sabiendo que estaría acompañado por José Manuel, nos hizo una videollamada y propuso que, si no había bebido yo lo suficiente, que cogiera el coche y fuera a recogerlo para pasar toda la noche conmigo en casa. Su chica y su hijo se iban ya a la cama y su familia ya se estaba marchando. Pero a mi hermanito Rafa le apetecía seguir exprimiendo la noche, y menudo idea tuvo. La idea me pareció sensacional, me puse súper contento. José Manuel y yo fuimos a recogerle rozando la hora del toque de queda y así fue como los tres acabamos en mi casa, bebiendo, riendo y hablando, riendo y hablando. De lo bien que me lo estaba pasando y de lo a gusto que me sentía, en ningún momento me entró sueño. Estuvimos toda la noche despiertos y a eso de las siete y media de la mañana nos fuimos los tres a desayunar. Pasadas las nueve de la mañana ya dejé a Rafa en su casa y José Manuel y yo nos dirigimos a la nuestra. Al llegar a casa, ya sí, sintiendo un sueño tremendo, no paraba de sonreír. Me sentía muy agradecido. Después de pasar durante dos años consecutivos la nochevieja completamente solo, verme con mis dos grandes amigos en mi casa, disfrutando de tal humilde pero valiosa velada, me hizo sentir muy feliz. Este año 2021, año del que todos esperamos mucho, ha comenzado muy pero que muy bien.

 

El Puerto de Santa María, a 1 de enero de 2021

 

——————– // ——————–

Un día para enmarcar. Esta mañana ha sido el día en que he jurado mi cargo como Procurador de los Tribunales en el Ilustre colegio de Procuradores de Cádiz. Ha sido una pequeña y breve ceremonia ante el Decano, la Vicedecana y Carmen, la procuradora que hizo de madrina. Por fín llegó este día, lo he estado esperando por mucho tiempo. Carmen, la procuradora que me aceptó en su despacho el año pasado para poder realizar mis prácticas de Máster, no sólo tuvo el detalle de aceptar ser mi madrina (se exige llevar un padrido cuando uno va a jurar) sino que, mientras leía el texto con el que juraba como procurador con la mano derecha puesta en un ejemplar precioso de nuestra Constitución, ella me grababa en vídeo. Tener ese momento grabado en vídeo es para mí algo con un valor incalculable. Yo no se lo pedí, no creí que se pudiera, pero ella con cierto disimulo lo grabó. Luego los cuatro nos hicimos unas fotos en la sala de juntas del Colegio. Justo al comenzar este nuevo año comienza al mismo tiempo para mí una nueva etapa en mi vida. Sé que los inicios son siempre muy duros, y más en estos tiempos que corren, pero las ganas, la ilusión y la creencia que tengo en mí y en mis posibilidades, hace que pueda capotear cualquier vendaval que venga. Por fin soy a todos los efectos Procurador, comienzo a dar mis primeros pasos en este nuevo camino, uno que elegí tomar hace ya bastantes años. Sigo caminando, sigo creciendo. Le doy gracias a la vida por darme esta oportunidad, por dejar que siga avanzando.

 

El Puerto de Santa María, a 4 de enero de 2021

 

——————– // ——————–

Hoy ha sido otro día bonito para mí, de esos que nunca se olvidan. Hoy ha sido el día en que me he puesto por primera vez la toga en los juzgados para entrar a juicio y he subido al estrado. Qué sensación…La de tiempo que ansié poder estar así. Sentado en el estrado, al lado del abogado y el juez, muchas cosas pasaron por mi cabeza, ésta me estaba mostrando todo lo que había pasado para por fin poder estar ahí. Sentí una satisfacción enorme, la satisfacción que da haber alcanzado una meta que me puse hace años.

 

El Puerto de Santa María, a 15 de enero de 2021

 

——————– // ——————–

Es comenzar la primavera y mi ánimo es otro. Como siempre. Y menos mal. Ha sido un y medio bastante duro, porque los comienzos así lo son, muy duros. He sentido un vacío enorme. Empezar esta profesión partiendo del más absoluto cero, como es mi caso, sin contactos de ningún tipo, sin nadie que me eche un cable, hace que sea aún más difícil. Por mi mente han pasado todo tipo de pensamientos, miedos, alternativas. Pero tras hablarlo mucho con mi gente y conmigo mismo (esas autoterapias mías…), siempre llego a la misma conclusión: voy a armarme de paciencia y echarle mucho valor a esto, centrarme en las cosas buenas que tengo, en que mi circunstancia, por fortuna, no es de necesidad, al menos hasta la fecha. Tirar la toalla no es una opción, y menos cuando tan sólo llevo dos meses y medio ejerciendo. Hacerlo sería una actitud muy inmadura. Me he dado un plazo de dos años, con 37 evaluaré mi situación. Sea cual sea mi decisión, en dos años, si Dios quiere, seguiré siendo un tipo joven y válido para tomar otro camino. Pero voy a luchar por este proyecto que tan ilusionado me ha tenido durante tanto tiempo. 

 

El Puerto de Santa María, a 20 de marzo de 2021

——————– // ——————–

Acabo de empezar a ver la serie Cuéntame como pasó. Comencé a verla cuando se estrenó allá por el año 2002, cuando era un adolescente, pero pronto dejé de seguirle la pista. Tras haberme visto en estas vacaciones de Semana Santa la que, hasta ahora, es su última temporada, la vigesimoprimera, me apetece muchísimo verla en orden de temporadas desde el principio. Esta serie es de lo mejor que ha parido mi querida España. Ojalá la vida me hubiera sonreído con una familia así, una familia nada idílica, llena de problemas, pero siempre fiel, siempre fuerte y unida.

El Puerto de Santa María, a 4 de abril de 2021