Más reciente

Lobezno: ¡SNIKT!, de Tsutomu Nihei


Lobezno es el único personaje de MARVEL por el que siento verdadera devoción
. Hace unos días me leí este cómic del cual ya conocía su existencia desde hacía bastantes años. Wolverine: Snikt! vio la luz en el año 2003 y yo en esos días era un adolescente de dieciséis años. Ni si quiera recuerdo en qué rincón de internet supe de este cómic, de eso hace mucho, pero me impactó la portada, ese Logan lucía espectacular. Me encantó, llamó mi atención al momento. Este nuevo cómic de Lobezno aún no había llegado a España y hacerme con él en esos días era misión casi imposible, además en el interner de aquella época uno no daba con la información que hay hoy día. Con el paso de los años las ansias por tenerlo desaparecieron, este cómic de Lobezno quedó ahí, casi en el olvido, hasta que años después reavivaron. El mundo de los cómics es algo que he tenido abandonado en estos últimos años. El agobio de la carrera, el poco tiempo libre y el haber priorizado otras aficiones, entre otras cosas, hizo que me desenganchara un poco de esto y no le dedicara el tiempo que me hubiera gustado en otras circunstancias. Hace algunos meses me descargué de internet muchísimos cómics entre los cuales estaba este del que hoy os hablo. Pero la casualidad quiso que recientemente, haciendo unas compras en Carrefour, lo viera y ahí sí que sí, ya no podía postergarlo más. Parecía que el cómic me llamaba, que me decía: eh! aquí me tienes, léeme de una puta vez. Esta edición de PANINI Cómics incluye los cinco números en los que originalmente se componía esta obra: Wolverine: Snikt!

LAS SERIES LIMITADAS SON SIEMPRE UN CAMPO DE PRUEBAS

¿Por qué Lobezno luce así en este cómic? Sencillo, es un intento más de tantos que ha habido de querer fusionar lo mejor del manga con el cómic occidental o más concretamente, el cómic americano. Los dibujantes de cómic de todo el mundo siempre se han mirado de reojo. Aunque en Japón el Manga sea algo sagrado y por supuesto lo más demandado, eso no quita para que artistas como Masamune Shiro (Ghost in the Shell) o el mismo Tsutomu Nihei (Noise, Blame!) coqueteen con formatos que interesan al otro lado del océano. Por supuesto ocurre lo mismo al contrario. A principios de los años dos mil el mundo de los cómics no andaba muy boyante, al menos en EEUU y Europa, y había que reinventarse. Eso sí, el Manga y Anime lo estaban reventando. Los más jóvenes y más concretamente las chicas, comenzaban a enloquecer con muchas series del manga japonés. Y que las chicas se acercaran a los cómics era algo asombroso para la gente que se dedicaba a este mundillo. Siempre había sido algo asociado a los tíos y esto despertó las expectativas. Y claro está, a esos nuevos y potenciales lectores que tanto gozaban con los cómics japoneses había que apuntar. Era una razón aún más de peso para experimentar, ya saben, eso de renovarse o morir. Y ahí entran en juego las series limitadas. Si apuestas a lo grande con una serie limitada de, pongamos un ejemplo, tres números, si la cosa fracasa, los daños son menores porque no se ha invertido tanto tiempo y dinero. Por eso las series limitadas son siempre un campo de pruebas. Si gusta bien, si no, pues a otra cosa. Y así surgió…

WOLVERINE: SNIKT!

¿Qué es eso de “Snikt!”? Estamos ante una obra de autor, tanto el guión como el dibujo corre a cuenta de Tsutomu Nihei, mítico dibujante de cómics de temática Cyberpunk. Nihei es el creador de Blame!, una distópica historia en la que los humanos se enfrentan a una suerte de aliens robotizados hostiles hacia los humanos. Su nombre es una onomatopeya, ya que se refiere al “bang!” de un disparo. Nihei quiso hacer algo parecido con este cómic y “snikt!” se refiere al sonido que hacen las garras de Logan al salírseles de sus brazos. Tsutomu Nihei envuelve al icónico personaje marveliano en el ambiente en el que mejor se mueve, el Cyberpunk, de ahí que nos topemos con un Lobezno tan particular, tan oscuro, en un escenario de pura ciencia ficción donde tendrá que usar sus afiladas garras de adamantium en un futuro apocalíptico. Como ocurre en Blame!, aquí Lobezno también tendrá que hacer frente a seres mutados que utilizan su organismo para adaptar cualquier forma, incluso proveerse de cualquier arma. Estos bichos no son más que un error científico. En este futuro lejano, la idea era crear un microorganismo que descompusiera de manera natural los materiales tóxicos del planeta. Los científicos querían crear una bacteria que descompusiera esas toxinas de una forma medioambiental segura y así salvar un ecosistema progresivamente deteriorado. Como ocurre en infinidad de cómics, aquí tampoco Nihei se olvida de la critica social. En pleno año 2019 ya vemos ríos y mares de plástico, veremos qué nos deparará el futuro (por este camino, nada bueno).

Cómo acaba Logan en esta distopía futurista es algo que tendrás que descubrir por tu cuenta haciéndote con este cómic que no pararé jamás de recomendar a todo aquel fiel seguidor de las viñetas y de Lobezno. Su historia es simple, no es nada del otro mundo, no es un cómic enriquecedor en cuando a diálogos o argumento, de hecho es que posee muy pocos diálogos, pero tiene todo lo que un cómic decente necesita. Este Lobezno resulta muy llamativo y no deja indiferente. Aunque en ocasiones, por su estética, recuerda al Eduardo Manostijeras de Tim Burton, este no tiene ni una pizca de soplapollas y se las apaña mucho mejor con sus cuchillas. Este lobezno ha venido, una vez más, a salvar el puto mundo. No dejes escapar este cómic, no será el mejor que leas en tu vida, pero te hará pasar un muy buen rato. Este tomo, que como ya os he dicho contiene los cinco números en los que se dividía originalmente esta historia, está a un precio de quince euros y merece la pena.

Apreciar la vida de cada momento

Imagen: Judith Estefani (Tumblr)

Esto no va de querer ser maestros de algo o de todo. Yo no me siento maestro de nada, en todo caso maestro de mí mismo, pero de nadie más. Y mucho menos esto nada tiene que ver con una línea de pensamiento concreta, tan sólo de querer conectarse consigo mismo y con lo que nos rodea. A veces sin música se aprecian mejor las cosas, y esto os lo dice un melómano empedernido como yo. Esto sólo trata de lucidez, de prestar atención con cada paso que damos. Como dice Ramiro Calle en su obra Mindfulness. La lámpara de la mente, la atención es la hermana gemela de la consciencia, pues si estás más atento de lo que haces y de lo que te rodea, eres mucho más consciente de todo ello. Quiero dejar claro que me alejo por completo de la inmensa mayoría de chaladuras que se dicen en la Nueva Era. Considero un error mezclar la meditación o el arte de contemplar con rollos de la New Age y el pensamiento perroflauta o cualquier sistema de creencias. No sólo me desmarco personalmente de todo esto sino que estoy plenamente convencido de que asociar el mindfulness con estas monsergas es un error garrafal. Hace cuatro años escribía en este blog sobre lo que es el Mindfulness y no pretendo volver a repetirme con esta nueva entrada. Pero años después simplemente sentí la necesidad de regresar de alguna forma a este tema, principalmente por dos razones fundamentales: la primera, por lo mucho que me ha marcado en la vida, y en segundo lugar, porque nada más salir a la calle, la gente demuestra día tras día lo importante y vital que es practicar esto que llaman la atención plena. Como reza el Dhammapada, los que están atentos están vivos y los que no, es como si estuvieran muertos. Y no, repito, no, practicar ciertas enseñanzas budistas no es ser budista ni parecerlo, ni atender a estas enseñanzas es caminar con una religión. Religiosos o ateos pueden practicar estas enseñanzas sin incompatibilidad alguna, pero todo depende de la persona.

Cadizfornia. Nostalgia y otras cosas
El arte de contemplar
Yo era un niño en 1994. Acababa de hacer la primera comunión […]
Te invito a que por unos instantes sientas […]

Apreciar la vida de cada momento, como así he he creído bien titular esta simple y humilde entrada, es lo que nos permite conectar con todo lo que es, lo que nos permite desatarnos o desconectarnos de los automatismos que nos oprimen a veces sin darnos cuenta, de esos pensamientos que acaban por enturbiarnos constantemente y que no son más que ruido mental. Hay que apagar ese ruido mental y no es fácil, es una batalla continua, de cada segundo y en ocasiones de lo más compleja. Y es que nuestra mente es esclava de muchísimas cosas: egos, traumas, frustraciones, complejos, miedos, engaños, obsesiones, presiones, inseguridades, inquietudes y distracciones tóxicas de todo tipo. Todas estas cosas encadenan nuestra mente y nos enferman. Y si enferma la mente, enferma el cuerpo y todo lo que nos rodea. Así, nuestro día a día queda contaminado. Esto no puede parecer exagerado, pues hay personas que ni tan siquiera disfrutan o valoran del placer que da sentir el agua caliente todas las mañanas, como si el hecho de poder tener acceso al agua corriente no fuera demasiado lujo. Hablaba en aquella entrada de hace años, titulada El movimiento Mindfulness y que podéis leer pinchando en este enlace, sobre la gente zombi, personas tremendamente ofuscadas que han dejado de observar la realidad inmediata, que viven sin percibir. Como si para ellos el tiempo no corriera en su contra y todo pudieran postergarlo o retomarlo a placer.  El mindfulness no es más que el entrenamiento que nos permite quitarnos ese velo de encima, desatarnos de todos esos ruidos mentales o emocionales que arrastramos. Cuando otros dogmas te dicen que creas ciegamente, aquí sólo se te dice que mires y sientas, que te libres de juicios y prejuicios, que mudes esa piel pesada para percibir, sentir y vivir. Es la única manera de ser feliz. El gran sabio de la india, Nisargadatta, decía que nunca hay que infravalorar la atención, porque la atención es interés y el interés es amor. Es por eso que todo hay que hacerlo con atención, hasta el respirar. Caminemos prestando atención, escuchemos con atención, comamos con atención, acariciemos y besemos con atención. Apreciemos intensamente esos momentos que nos regala la vida, como es llevar a tu hijo de la mano, cuidar una rosa de tu jardín, atender a tu mascota o hablarle a tu mejor amigo. No hay que vivir estos momentos sumidos en abstracciones sino ateniendo, porque ateniendo es estar pendiente de esos que estás haciendo y sintiendo. No hay otra fórmula. Debemos y tenemos que conocernos a nosotros mismos, sentirnos y vivirnos. Todo está dentro de nosotros. Reza a quien quieras, cree lo que quieras, pero no te olvides de conocerte a ti mismo, como recalca el célebre aforismo griego. Ese es el gran secreto. Es por eso que cuando paseo, a veces me gusta hacerlo sin música, porque aun siendo un fanático de este arte, muchas veces prefiero concentrarme en el sonido de mis pisadas, en cada paso que doy.

CARTEL CERRADO para este Download Festival Madrid 2019

La gente se queja de vicio. Vale que el cartel del pasado verano fue más potente, pero el cartel de esta nueva edición, que hoy 20 de marzo ha quedado cerrado, me parece fascinante. Los tres cabezas de cartel: Scorpions, Slikpnot y TOOL, sobre todo estos dos últimos, hace mucho que no se pasan por España y más concretamente, TOOL, sólo parará en Madrid durante su visita a nuestro país. Fecha única la de esta banda californiana de Metal progresivo que nadie puede dejar escapar. 50 son en total las bandas que del 28 al 30 de junio sonarán en esta nueva edición, la tercera, del Download Festival. Para otras muchas bandas también Download será su única parada por España. Children Of BodomPapa Roach, Amon Amarth, Architects, Vita Imana, los madrileños Toundra, Sabaton, Stone Temple Pilots, Berri Txarrak y Sum 4.1. son otras de las bandas referentes del Rock y Metal internacional que se dejarán ver en este festival que cada vez se afianza más como uno de los más importantes de Europa. Teniendo en cuenta solamente estas bandas, pagar los 155 euros que cuesta el abono actualmente para los tres días de festival ya me parece toda una ganga. Recordad que para ver a estos grupos por separado en sus giras individuales las entradas como mínimo no bajan de los cuarenta y tantos euros. Bien es cierto que no es lo mismo ver a un grupo en un festival que en un concierto individual, pues en un festival el grupo de turno lleva siempre un repertorio menor (a no ser que sea cabeza de cartel) como menor es el tiempo que esta sobre el escenario. Pero aún así, pagar 155 euros por disfrutar de estas bandas mencionadas de veras que me parece un regalo y más teniendo en cuenta la excelente organización de este evento y que, señores, es en Madrid, no en el quinto pino, en Madrid, que ya seas de donde seas, la conexión con la capital del Reino es siempre o casi siempre magnífica. En las redes he visto comentarios de todo tipo, como no podrías ser de otra manera. Algunos en concreto me han parecido pura bilis. Si de verdad algunos detestan este cartel y se sientes defraudados, que no vayan, punto. No entiendo que haya tanto indignadito por ahí. Es un cartel estupendo y el festival ofrece unas condiciones muy cómodas. Y es que no sólo es el cartel, sino que la organización del Download está a la altura de los mejores festivales a nivel internacional.

60.000 m2 de Rock puro Rock

Pero tengamos en cuenta que por los cuatro escenarios del Download pasarán otras bandas muy pero que muy interesantes y de tremenda calidad como son los suecos Watain, con su sensacional Black Metal, Rival Sons con su Hard Rock de corte clásico, Red Fang, un grupo de Stoner Rock, Comeback y su excelente Hardcore, Will Haven y su Noise Metal, los ingleses Enter Shikari, una banda que lo está petando con su mezcla de Post-Harcore y música elctrónica. No nos olvidemos de  los noruegos Turbonegro y los brasileños Soulfy. La Caja Mágica pondrá a disposición de los amantes del Metal 60 mil metros cuadrados para disfrutar de los cuatro escenarios por donde pasarán todas estas bandas además de unas cuidadas, zonas de restauración y servicios públicos y merchandising. Resaltar que los aseos que instalan en el Download son puro lujo para lo que hemos tenido que ver en otros festivales. En algunos las instalaciones de los baños públicos eran poco más que medievales.

Personalmente el cartel de este año es muy especial para mí por la sencilla razón de que no he visto a ninguna de las bandas confirmadas en directo salvo Amon Amarth. Sí sí, salvo a estos suecos cuyo Death Metal melódico amo a más no poder, no he visto a ninguna de las bandas. Os podéis imaginar entonces lo que significa para mí. A mis queridos Toundra iba a ir a verles el pasado mes de noviembre en Córdoba pero por motivos personales no pudo ser. Este verano tendré una oportunidad de lujo para verles en directo. Ahí estaré, muy cerquita del escenario, viendo a esta banda de rock instrumental que desde hace años sigo con mucha entrega. Así que, dicho esto, ¡nos vamos al Download, amigos míos!

¡Aún estás a tiempo para hacerte con tus entradas. No te lo pienses mucho si lo tuyo es el Rock y Metal!