Más reciente

Gracias, querida Dolores

Hace tan sólo un par de días que te has ido, Dolores. La noticia de tu muerte nos ha impactado a todos. Que te hayas ido tan de repente, tan joven. Tan sólo tenías 46 años, eras una mujer joven. Estabas pasando por un momento dulce en tu carrera, tenías muchos proyectos pendientes. De hecho te encontrabas en Londres, regrabando con una banda de Heavy Metal el que es vuestro tema más conocido, Zombie. Dolores, crecí con vuestra música, formabas parte del grupo musical más exitoso de los años 90 y en esos años no había nadie que no os conociera. Mis dos hermanas mayores ponían vuestros discos todos los días. En mi casa se escuchaba tu voz día sí y otro también. Escribí sobre ello hace ya casi diez años en Anhelarium en una entrada titulada The Cranberries, la música de mi infancia. En 1993 lo reventasteis todo con ese disco, Everybody Else Is Doing It, So Why Can’t We? que tan inolvidables y aterciopelados momentos me hizo vivir con canciones como Linger o Dreams. Tengo grabado a fuego muchos recuerdos gracias a vosotros. Vuestra música siempre ha sido para mí uno de los mejores enlaces a mí pasado, a aquellos maravillosos años de mi vida. Recuerdo con total nitidez cómo, siendo un niño, sujetaba ese disco en mis manos y pasaba largos minutos ojeando la portada y las páginas del libreto. Quedaba hipnotizado viendo tu belleza y esa preciosa voz tan peculiar con la que nos has deleitado. Como te decía, la música de The Cranberries sonaba en mi casa todos los días, mis hermanas eran fanáticas de tu grupo y me contagiaron ese amor.


¡Vaya si lo hicieron! Linger me traslada a esas tardes de verano, en el jardín de casa, contemplando el atardecer mientras en la radio sonaba esta dulce canción. Lo mismo me pasa con Dreams, creo que no hay una canción que despierte en mí tanta nostalgia. Escuchando estos dos temas no solamente veo mi infancia, sino que la siento. Al escuchar estas canciones aquellos días de 1993 no quedan lejos. Al año siguiente terminasteis de embrujar a más de medio mundo con No Need to Arguey cómo no, con vuestra música protagonizabais la banda sonora de mi vida. Lo digo por temas como Zombie, vuestro mayor éxito, la canción protesta más exitosa del mundo. Esta canción trae a mi mente otro recuerdo imborrable. Durante mucho tiempo, en el autobús que nos llevaba cada día al colegio, varios niños y yo cantábamos a viva voz esta canción. En mi memoria siempre ha estado ese momento y lo he recordado con añoranza. Me aucerdo perfectamente cómo cada mañana hacíamos el trayecto al cole gritando el portentoso estribillo de Zombie con nuestro lamentable inglés. Otros temas como EmptyOde to My Family terminaron de sellarte a fuego en mi memoria y en mi corazón, Dolores. Vuestras música marcaba el ritmo de mi infancia. La gratitud que siento por vosotros es inmensa. Quizás seáis los principales culpables de mi melomanía. Seguía creciendo al tiempo que cautivabais al mundo con canciones que se acabarían convirtiendo en himnos de una época irrepetible. Y es que en 1996, con To the Faithful Departed, temas como Salvation o Hollywood no hacían más que enriquecer el legado que nos habéis dejado. Con este nuevo disco os consolidasteis como unas de las bandas de música más grandes a nivel internacional, haciéndoos girar por todo el mundo, reventando estadios y pabellones y escribiendo vuestro nombre en letras mayúsculas en la historia de la música. Los años 90 no serían lo mismo sin vosotros, sin tu preciosa voz, Dolores.

Con 13 años ya iba dejando de ser un niño y ahí seguías con tu voz, poniendo música a mi vida. A esas edad, en 1999, publicabais Bury the Hatchet, vuestro cuarto álbum de estudio. Recuerdo cómo aquella primavera de 1999 mi hermana llegaba a casa loca de contenta porque por fin podíamos escuchar vuestro nuevo disco entero. En aquellos días comprar un disco entrañaba un factor sorpresa que ahora se ha perdido. Escuchabas un par de temas en la radio, pero hasta que no te hacías con el disco en tus manos no podías descubrir todo lo que en él se hallaba, había más expectación, el tiempo que pasaba hasta que te hacías con el disco se hacía a veces eterno, y cuando ya llegabas a casa y lo colocabas en el reproductor mientras contemplaba uno el libreto, sus fotos y las letras…Es un ritual que se ha perdido. Esa magia ya no encanta. Ahora eso se ha perdido, Dolores, ya no se hacen disco como los de antes, ya no se hace música como la vuestra y ya comprar un disco es algo que ha quedado para los más bohemios. Pero qué te voy a contar que tú no sepas. Con canciones como Promises, Animal Instinct, o Just my Imagination de verdad parecía que estábais tocados por una varita mágica. ¿Cómo podías parir canciones así de hermosas? Lo digo sobre todo por esta última, Just my Imagination, pues junto a Linger y Dreams, son las canciones de The Cranberries que más me han marcado. Con Promises recuerdo llegar a clase y comentar con los amigotes lo guapo que estaba el videoclip con el que presentabais dicha la canción. Ese es el tema en el que mejor muestras la enorme voz que siempre has tenido. Animal Instinct es la canción que más sonaba en mi casa de este vuestro último disco noventero con el que cerrabais una década que fue vuestra, querida Dolores. Ya a principios de la década pasada era todo un adolescente, vivía esa etapa en la que te conviertes en un gilipollas y tienes que hacer todo lo posible para salir lo mejor parado de la edad del pavo. Era niño sin apenas personalidad definida, un buen chaval, nada problemático, pero un chaval demasiado tonto, más inmaduro de lo que cabía ser, pero eso sí, algo me diferenciaba del resto de adolescentes alelados: seguía escuchando vuestra música, tenía un buen gusto por la música, la apreciaba de otra manera, comenzaba a vivir la música como hago desde hace años, dejándome impregnar por cada canción, e imprimiendo en cada una de ellas todos los recuerdos y sentimientos que en el momento de conocerlas me envuelven.

Hace unos años te vi en Madrid. Mi hermana y yo teníamos la oportunidad de ver a The Cranberries por primera vez en concierto y no dudamos un instante. Teníamos que vivir algo así después de todo lo que nos habéis marcado con vuestras canciones. ahí estaba yo, con mi amada hermana, en primerísima fila, viéndoos. Jamás olvidaré ese concierto tan espectacular y sobre todo, jamás olvidare esas sonrisas y besos que nos dedicabas y ese guiño que me regalaste. Como no podía ser de otra manera, también escribí sobre ese concierto en este blog. Cuando aquella noche escuchamos Dreams, no pude contener las lágrimas. Desde siempre, con tan sólo con escuchar sus primeros acordes, se me coge un pellizco en mi interior. Esa canción que tanta energía y buenos momentos ha traído a mi vida siempre la he hecho testigo de los momentos más felices. Cuando me he sentido feliz, por un motivo u otro, me he puesto esta canción. Se ha convertido en algo ritualístico en mi vida. Cada momento tiene su canción, y ésta cumple su función como otras muchas, en los momentos donde tengo que poner música a mi felicidad.

Vivo la música de una manera muy especial, Dolores, no podría vivir sin música, y vosotros, los Cranberries, tenéis mucho que ver en eso. Gracias por haber puesto música a mi vida, pues tus canciones me han acompañado en mis mejores momentos. Descansa en paz, artista.

Gracias, querida Dolores.

Este “feminismo” infantiloide

¿Qué tiene de sexista este tuit de la Policía Foral de Navarra? ¿Qué tiene? Los más intransigentes, para reforzar sus argumentos, quizás me contesten que si no veo sexismo en ese tuit es por mi culpa, porque me falta pedagogía y, por supuesto, soy un cuñado, un machirulo o esas cosas. No, ese tuit que ha tenido que eliminar la policía navarra debido a las presiones sufridas por cuatro gatos no tenía nada de sexista, absolutamente nada. Se nos está yendo de las manos, o se nos ha ido del todo. Siempre he mostrado empatía con la lucha feminista, pero esto no es feminismo. Es histeria. Soy muy consciente del mal endémico por el que pasamos en este país. El número de mujeres muertas en manos de desalmados, el número de agresiones sexuales y acoso, es algo que aterra. Italia y España tiene un serio problema. Son los países con más tasa de violencia machista. Execrable. Por muchas medidas cautelares que se apliquen a los agresores o por mucho que se endurezcan las penas, no servirá de nada si no se hace pedagogía. Aquí sí que hace falta la pedagogía. Porque es un problema educacional. Aquí tenemos que arrimar el hombro todos. Educar lo mejor posible a los demás para acabar con esta lacra. Recientemente estamos, por si fuera poco, viviendo el escándalo que ha sacudido a Hollywood. Cientos de atrices (y actores) objeto de acoso y abusos de todo tipo. Nos queda sin duda mucho trabajo por delante. Pero lo que no se puede es caer en lo absurdo. Y este ejemplo, como muchos otros, viene de perlas para esto que quiero expresar.

Este es el tuit que ha borrado la  en Twitter porque muchas feministas como la concejala de igualdad y la parlamentaria , ambas pertenecientes a las confluencias de Podemos, han dicho que era “sexista”. Yo he tenido que leer y releer el tuit y por más que lo miro no encuentro la más mínima mota de sexismo o machismo. Para rizar el rizo, por lo que he podido leer por Twitter, la persona que está detrás de este tuit es una mujer policía. Una mujer es la que ha escrito este tuit, algo que no hay que pasar por alto. ¿Dónde dejamos la sensatez? ¿Saben lo que es eso los que llevan al extremo sus ideas? Cuando llevamos nuestras ideas al extremo, éstas pierden todo el sentido.

Cuando uno lee el tuit de la policía de Navarra se da cuenta que “el problema” viene por ese guapa y por la ocurrencia de sugerir de alguna forma que la cantante Amaia, de Operación Triunfo, a la que iba dirigido el tuit, fuera imagen de la policía navarra. Lo de rojilla se descarta por sí solo, pues hace referencia a que Amaia es hincha del Osasuna. Entonces ahí está, amigos, el problema ha sido llamar guapa (entre otros halagadores adjetivos) a una chica y más aún si es desde una cuenta institucional. Aunque esto último no lo tengo tan claro, quizás únicamente, sea quien sea quien lo diga y donde sea, el error sea llamar guapa a una mujer. Ya pasó con nuestra admirada tenista, Garbiñe Muguruza. Un conocido deportista elogió la profesionalidad de la hispano-venezolana en sus redes sociales añadiendo que tenía las mejores piernas que se habían visto en una pista de tenis y, tatachán, la polémica estaba servida. Lo más gracioso es que no dijo que sus piernas fueran bonitas, es decir, no especificó, no dijo nada más, tan sólo que tenía las mejores piernas. Pero muchos y muchas, entendieron que eso tenía una connotación sexual, por lo que era un comentario sexista. Y aunque así fuera, si yo digo lo mucho que admiro a Muguruza por su destreza y profesionalidad y destaco algo tan evidente como que tiene una figura tremendamente bella, ¿dónde estaría el problema? Se puede decir que Amaia es buena cantante, se puede decir que Muguruza es una buena tenista, pero no se puede añadir que ambas son chicas muy guapas. Eso hay que omitirlo, no se puede decir.

¿Son conscientes muchas de esas personas tan involucradas en la corriente feminista que ciertas actitudes y frases que sueltan podrían ser dichas por cualquier persona del Opus Dei o de cualquier estricta organización religiosa? Viendo que la Policía de Navarra ha eliminado el tuit, ya no sé si decir qué me parece más triste, si la actitud histérica de cierto sector del feminismo o que haya gente que entre por el aro. La policía foral no debió eliminar el tuit, es más, debería publicarlo de nuevo. No es sexista, está a años luz de ser ofensivo. Digo que es un feminismo infantiloide porque me recuerda a esos berrinches que tienen los niños caprichosos cuando no se les compra eso que se les ha antojado. Esos que parecen decir: pues ahora me enfado y no respiro.

A este absurdo hay que añadirle la hipocresía que rodea a las personas que adoptan esas posturas autoritarias e intransigentes. Porque de ejemplos está lleno el mundo, podría poner muchos. Ahora que yo recuerde, se me viene a la mente la batalla que tienen muchas feministas contra las azafatas que desde décadas atrás han trabajado en los circuitos de carrera. Desde ciertos sectores del feminismo se intenta empoderar a mujeres, educarlas para que éstas sepan cómo tienen que ser y qué deben de hacer. Así, traigo a colación la polémica (otra estúpida polémica más) surgida esta pasada primavera porque desde el grupo municipal Ganemos Jerez, otra ramificación de la marca Podemos, se pretendía eliminar la figura de las azafatas del mundial de motos. Ven que esas azafatas que están al lado de los moteros y que se dedican a hacer publicidad de muchas marcas, son cosificadas, están degradadas como mujeres. Lo peor de todos (lo peor para ellos, mejor dicho) es que más de doscientas chicas pertenecientes a una conocida agencia de modelos de la provincia y que desean trabajar como azafatas en el circuito de Jerez, se pusieron en pie de guerra para que no se les prohibiera hacer el trabajo que desean y que llevan realizando desde hace años. Debido a dicha controversia, un conocido programa de televisión quiso contar con uno de los miembros de Ganemos Jerez para que pudiera explicarse mejor y debatiera con una de las chicas que hablaban en nombre de todas las azafatas que, además, firmaron entre todas un documento para oponerse a la propuesta de Ganemos Jerez de eliminar la “cosificación” de la mujer en este trabajo y que contaba con el respaldo de siete colectivos feministas de la provincia.

Se rizaba el rizo cuando salió en dicho programa de televisión un hombre como portavoz del grupo municipal. Este soltó toda la teoría feminista que manejaba (y que entiendo, maneja la formación política), diciendo cosas como: «hay que erradicar una costumbre denigrante que trata a la mujer como un simple objeto con connotaciones sexuales». Al lado tenía a una de esas azafatas diciéndole que no, que ellas no se sentían denigradas, que ellas realizaban un trabajo tan legal como otro cualquiera, de manera voluntaria y remunerada. Y he aquí la cuestión. ¿Qué tienes tú que decir cuando una persona se dedica a algo que desde siempre ha sido legal, que lo hace de manera voluntaria y que además recibe una remuneración que le satisface para seguir haciéndolo? El hombre de la formación morada sólo repetía una y otra vez lo mismo: la cosificación de la mujer. Sólo le faltaba sacar de su bolsillo su acreditación moral. Porque estas personas actúan como tal, como portadores de la moral, de la correcta y perfecta moral. El bien y la verdad cabalgan de su lado. Y todo lo que no sea pensar como ellos y ellas, está mal. Ellos y ellas son los portadores de luz. Los demás debemos de ser una suerte de zombis que nos sabemos nada.

Quizás no sepa nada, sí, quizás me falte mucha pedagogía, pero jamás me atrevería a decirle a una mujer qué tiene o no tiene que hacer como sí hacía este individuo. Jamás se me ocurriría, ya no sólo proponer, sino tan siquiera decir, que debería prohibirse algo que más de un centenar de mujeres quieren hacer voluntaria y conscientemente. No sé cómo ese señor tenía la cara tan dura (y la tremenda poca vergüenza) de decirle a la azafata que eso que tanto aman hacer no pueden seguir haciéndolo. Jamás pasaría por mi mente decirle a alguien qué tiene que hacer. Este hombre en cuestión quería empoderar a más de un centenar de chicas. No que ellas se empoderen, no, él, con su acreditación moral, tenía el enorme deber de empoderarlas a ellas.

¿Alguien se ha parado a pensar qué quieren estas chicas? Si ellas quieren, ¿quién demonios eres tú para negarles que hagan algo legal, voluntario y remunerado? Pasa exactamente lo mismo que con otra disparatada polémica, otro ejemplo más del infantilismo palpable de cierto sector del feminismo. Hablo de la famosa cadena de restaurantes Hooters, conocida por utilizar a las chicas como reclamo. Las camareras en Hooters van siempre con pantalones cortos y ceñidos y con camisetas ajustadas. Hooters está en el centro de la diana de muchos colectivos feministas que ya se han puesto en pie de guerra para que la cadena norteamericana no abra una de sus franquicias en España. ¿Alguien me puede decir por qué ningún colectivo feminista está en contra de que haya gogós en discotecas? Nunca he visto una concentración de feministas a las puertas de una discoteca para protestar que ahí dentro hay chicas bailando sensualmente y ligeritas de ropa. Porque la única diferencia entre un sitio y otro es que en uno, las chicas están sirviendo copas y en el otro las chicas están bailando. Pero todas las chicas que trabajan en Hooters sirviendo copas o las que están en la discoteca Kapital bailando, están haciendo algo que han querido hacer, están voluntariamente. Todas ellas han firmado un contrato con una empresa. Si ellas y el o la empresaria de turno han firmado un contrato, ¿qué tienes que decir? ¿Han pedido en algún momento tu consentimiento? ¿Tu opinión? Si dos personas se obligan voluntaria y conscientemente a cumplir un contrato cuyo objeto es totalmente legal, no tienes nada que decir. Deja a esas personas en paz, y sigue tu camino. Tampoco se me ocurriría decirle a todas esas chicas que hacen cola para presentarse a los castings de Hooters que no deberían estar ahí, que queda terminantemente prohibido que puedan hacer uso de su libertad para trabajar en ello. Sí, has leído bien. Cuando dicha cadena de restaurantes quiere abrir una franquicia, suele ser habitual que haya cola para pasar el casting de la cantidad de mujeres que se presentan.

Hemos pasado del tú, mujer, haz lo que te salga del coño a tú, mujer, no hagas esto porque es impúdico, inmoral. De ahí que diga que muchos de los mensajes que comparten ciertos sectores feministas los firmaría alguien del Opus. Deja de intentar empoderar a una mujer, déjala que se empodere sola. Que cada mujer haga lo que le de la real gana, porque si ésta tiene claro lo que hace o deja de hacer, tú simplemente, no tienes por qué meterte.

Ya estoy preparado para recibir los descalificativos y el acoso de los portadores de la moral correcta. Podéis comenzar.

Milencora. Episodio 5. La versatilidad de Helloween

Dos meses después de haber publicado el Episodio 4 de Milencora, dedicado a la carrera musical de Andi Deris, es un enorme placer poder presentaros el nuevo episodio. Ya tenía ganas de comenzar las vacaciones navideñas para ponerme frente al micro y grabar este nuevo programa. En la PRIMERA parte del programa, reseñamos el concierto que Helloween ofreció el pasado 9 de diciembre en el WiZink Center (antiguo Palacio de Deportes de Madrid) ante casi 14mil personas. Fue una noche inolvidable donde la banda lució ESPECTACULAR. Damos nuestra opinión sobre lo vivido en esa mágica noche. ¿Y tú, estuviste? ¿Qué nos cuentas?

En la SEGUNDA parte del programa, nos volcamos de lleno en la trayectoria de la banda para navegar por todo ese océano de temas que evidencian la heterogeneidad existente en la música de Helloween. Temas muy distintos entre sí, que nos muestran que estamos ante una discografía muy enriquecedora.

ATENTOS a la lista de temas porque nos hemos intentado alejar de las canciones más populares para indagar en toda esa amalgama de temas igual de espectaculares de la banda.

Lista de temas:

Longing
I Don’T Wanna Cry No More
Music
Reptile
Nightmare
If I Knew
We Got The Right
Where The Rain Grows
Revolution
A Tale that wasnt Right (Unarmed)
Eagle Fly Free (Unarmed)
Mrs.God (live)
Straight Out Of Hell
Burning Sun
IME
Dreambound
Your Turn
Im Free
The Departed (Sun is going down)
Escalation 666
Falling Higher
A Handful Of Pain
Twilight Of the Gods
Eagle Fly Free (live)
Closer To Home
Nothing To Say
Starlight
Who Is Mr.Madman
My Life For One More Day
Ride The Sky (live)
We Burn
The Chance
Number One
You, Still Of War
I Wish I Were There
The Saints
Space Odity (versión del tema del gran David Bowie)
Light The Universe (con Candice Night)

Ir a descargar

¡DISFRUTAD DE ESTA SELECCIÓN DE TEMAS DE UNA DE LAS MEJORES BANDAS DEL MUNDO!

¡FELIZ NAVIDAD!