Música

Adentrándome en el maravilloso mundo del JAZZ

Louis Armstrong performs with bandmates in Vienna, Austria, on February 22, 1959 (© Franz Hubmann)

El Jazz ha sido un estilo que siempre me ha llamado la atención pero que injustamente he ignorado, aunque tengo mis razones. Siempre he sido un tipo abierto de mente y mi melomanía me hace apreciar cualquier estilo de música siempre y cuando lo que sea que esté escuchando me encandile. Por ejemplo, he pasado olímpicamente del Rap toda mi vida, han sido varias las veces que por curiuosidad he navegado por ese mundo pero nunca me sentí enamorado de dicha música, haciéndola caso omiso, pero hay una artista que consiguió encender en mí lo que ningun MC ha logrado, Gata Cattana, de la que algún día hablaré en Anhelarium. Son muchas las veces que acudo a su poesía rapeada y acabo maravillado. Quizás deba de darle más oportunidad al Rap, pero no siento deseo alguno de hacerlo. Cattana es una excepción. Con el Jazz nunca me pasó igual, siempre supe que algún día me adentraría en él, esto del Rap lo he escrito para aclarar que siempre, incluso en mis años de adolescente inmaduro, he estado receptivo a la hora de disfrutar de buena música. Nunca he sido un Talibán del Metal que cual “True Metal Warrior” sólo quiere esecuchar Manowar, Judas Priest o similares. Ser ese tipo de jevi, nunca ha ido conmigo. Con el Jazz siempre me he sentido a gusto, las pocas veces que he metido los ocicos en este género me ha gustado mucho y me he sentido muy reconfortado. Pero desde bien jovencito pensaba: primero; en la pasión que siento por el Rock y Metal y en mi obsesión por conocer más y más subgéneros y grupos del estilo, priorizando en todo momento estos géneros y, segundo; que ya tendría tiempo de zambullirme en el Jazz más adelante, cuando fuese más mayor y hubiese abarcado casi por completo toda la escena metalera. Parecerá una gilipollez y de hecho seguro que lo es, pero a lo antes mencionado, durante muchos años siempre me vi demasiado joven para el Jazz. Siempre me decía a mí mismo que a ese mundo ya llegaría. El Rock y Metal siempre ocuparán gran parte del tiempo que le dedique a la música, eso siempre será así porque estilos como el Thrash, Power, AOR, Hard Rock, Post, Black o Death son imprescindibles en mi vida. Pero de ahora en adelante el Jazz siempre tendrá su hueco y de manera permanente. La hora de profundizar en el Jazz ha llegado, porque a mis 34 años ya siento que he abarcado toda la escena del rock duro o lo mejor que puede ofrecer y porque creo que es el momento ideal para degustar tranquilamente todo lo que el Jazz puede ofrecer. Digo que es el mejor momento no sólo por mi edad, experiencia en la músia y/o por mi cirscutancia personal (se abre una nueva e importantísima etapa en mi vida), sino porque mi queridísima amiga Miren, que entró en mi vida hace poco, es una apasionada del Jazz y nadie mejor que ella querría yo que me mostrara los entresijos del cautivador mundo del Jazz.

Como bien dice Miren (Mirentxu para los amigos), a ella le encanta el poliéster, como a todo el mundo, pero más le gusta la seda, y el Jazz es seda pura. El Jazz nunca ha sido ni será una música ultra procesada en estudio, a este sofisticado y elegante estilo de música le basta con muy pocos instrumentos para enamorarte locamente. No se necesitá más, con pocos instrumentos que ordenadamente van entrando y una voz cautivadora ya es más que suficiente para hechizarte. De la mano de Mirentxu entro en el Jazz y por todo lo alto. Ella me ha recomendado los siguientes artistas que de lo más atento y encantado ando conociendo. En algunos predominan las cuerdas (piano, bajo) y en otros, el viento (trompeta, saxofón, clarinete). Todos estos instrumentos son los más imprescindibles para entender bien el idioma del Jazz. Y para aprender a controlar este idioma tan rico en claves tan melódicas y armónicas, hay unos artistas que son igual de imprescindibles para saber adentrarse en los recovecos de esta maravillosa música.

Miles Davis

Una de las figuras más relevantes del Jazz. Miles Dewey Davis III, más conocido como Miles Davis, no sólo fue un pionero en esto del Jazz sino que siempre se mantuvo como uno de los más vanguardistas e innovadores de este estilo. Su Jazz tiene como principal caracterísitca su mítica trompeta con la que presentaba un sonido suave y muy melódico.


Charlie Parker

Charles Christopher Parker, Jr, es considerado como uno de los mejores saxofonistas del Jazz y uno de los músicos más importantes de todos los tiempos. El estilo de Parker es mucho más rítmico y fue creador de todo un subgnéro del Jazz como es el Bebop, que se caracteriza por sus tempos rápidos, solos individuales y una mayor sonoridad vocal.


John Coltrane

John William Coltrane es otra de las piezas clave del Jazz. Fue un músico estadounidense de jazz, saxofonista tenor y saxo soprano que, de manera ocasional, tambiém tocó el saxo alto y la flauta. Coltrane también se caracterizó por su creatividad y por estar en primera línea de la vanguardia jazzera. Pero lo que más caracteriza su jazz son sus improvisados y, en ocasiones, inacabables, solos de Jazz. Tanto es así que algunos temas de Coltrane superan los treinta minutos de duración. Su destreza al saxofón la acompañaba de un rítmica percusión y un elegante piano.


Me dice Mirentxu que estos tres músicos son como el Espíritu Santo del Jazz, donde Miles Davis es el Padre, Charlie Parker es el Hijo y John Coltrane el Espíritu Santo. Pero también me dice que no me puedo olvidar de otros grandes artistas como Bill Evans, Wynton Kelly, Esperanza Spalding, Ahmad Jamal o el gran Louis Armstrong.

Bill Evans

Evans es un gran ejemplo de cómo el Jazz puede ejecutarse de manera notoriamente diferente. En Bill Evans encontramos un Jazz donde el principal protagonista es un piano, melódico pero muy relajado, donde Evans solía deleitar con sus improvisaciones. El escritor Gene Less llegó a decir de Bill Evans que era el poeta del piano por la gran belleza que emanaba de sus cuerdas. Con Evans nació un nuevo subgénero del Jazz, el Cool Jazz, género jazzístico que sucedió al Bebop. Este estilo, al que también se le conoce como West Coast Jazz, está marcado por ser un estilo mucho más reljado y orquestal. Tuvo mucha expectación en la década de los años 50, década en la que el Bepop andaba algo estancado. Evans consiguió desnudar al Jazz de toda esa carga blusera y lo revistió de una manera más clásica, al más puro estilo europeo.


Wynton Kelly

Este pianista jamaicano de Jazz es uno de los artistas más prolíficos de este género musical. Se dice de él que fue un excelente músico acompañante y un distintivo solista. Participó en la grabación de Kind of Blue, que muchos consideran el mejor álbum de la historia del jazz, lo que le hizo pasar a la historia. Para muchos fue un infravalorado pianista de Jazz que tras su muerte, acabó creando escuela.


Esperanza Spalding

Pero Miren también me ha descubierto grandes artistas del Jazz más actual, como Esperanza Spalding, la gran promesa del Jazz más moderno y que ha sido la primera artista de Jazz en ganar un premio Grammy a la mejor artista revelación. Esta cantante, contrabajista y bajista estadounidense de jazz tiene tan sólo treinta y seis años y tras lo logrado, no es de extrañar que sea de las estrellas que más brillen en el Jazz hoy día. Publicó su primer disco en 2006, titulado Juno, al que le siguió Esperanza, en 2008 y, ya con su tercer disco, publiado en 2010, Chamber Music Society, alcanzó el puesto 34 en los Billboard 200.


Ahmad Jamal

Con Jamal estamos ante otro de los grandes pianistas de Jazz de todos los tiempos. Fue una gran influencia para Miles Davis y es uno de los estandartes del Cool Jazz. Su música se caracteriza por ser innovadora y minimalista, haciendo gala de un piano armonioso, con líneas muy melódicas e inventivas.


Louis Armstrong

¡Y cómo hablar de Jazz y no mencionar al gran Louis Armstrong! El Leo Messi del Jazz, Armstrong fue cantante y trompetista, y aunque en sus orígenes comenzara como cornetista y posteriormente como trompetista, fue como vocalista como se consagraría como uno de los dioses del Jazz. Su increíble personalidad, esa que reflejaba en su manera de hacer Jazz, lo han convertido en una figura imprescindible de esta música. Comenzó en Nueva Orleans siendo un gran solita en la corneta y trompeta, donde se hacía de notar por sus inmejorables improvisaciones que lucían alegres, originales y muy melódicas. Pero como dijera, fue como vocalista como mayor fama logró. La cúspide de su trayectoria musical llegó en la década de lo sesenta desvancando a los mismísimos Beatles con su canción Hello, Dolly (1963). Pero la canción con la que más se le conoce es con la inconfundible obra maestra, What A Wonderful World (1967).


Jazz para rato, amigos míos. No dejaré ya de empaparme de esta música en lo que me quede de vida. Ahora el Jazz ocupa el hueco que merecía en la banda sonora de mi vida. En cuanto a mis gustos, me decanto más por el piano Jazz como el de Evans, o al menos, ahora que doy mis primeros pasos en esta senda del Jazz, es lo que más me agrada. Pero acabo de adentrarme en en el Jazz, me queda mucho por escuchar, mucho por aprender, a saber cuáles serán mis preferencias dentro de unos años. Pero mientras tanto, disfruto de la música de estos grandes artistas y, de la mano de Miren, me adentraré más y más en este maravilloso mundo del Jazz. Espero que a los que lleguéis a esta entrada de blog buscando de qué manera iniciaros en el Jazz, os sirvan estas pequeñas pinceladas que hago de estos imprescindibles músicos que, por supuesto, ha sido todo gracias a las recomendaciones de mi hermosa amiga jazzera  a la que le dedico, cómo no, esta nueva entrada musical de Anhelarium.


Heavy Metal is the law! #6. Un 2020 cargado de discos impresionantes

2020 será recordado como el año del Covid, atravesamos por una pandemia mundial que además de dejar miles y miles de muertos, va a traer unas consecuencias desastrosas. Pero el arte, aun en los peores momentos, siempre está y estará ahí, de alguna u otra forma. Al igual que pasa con los estrenos cine, muchos discos tenían desde tiempo atrás, fijada su publicación para este año. Aun queda bastante de 2020, pero en lo que llevamos de año, ya son bastantes los discos nuevos que han salido y muchos de ellos son autenticas joyas. En esta nueva entrega de Heavy Metal is the law, quiero traeros los que más me han gustado a mí y que os aseguro que son unos discos muy pero que muy buenos. ¡Comenzamos!

 

Sölicitör – Spectral Devastation

El pasado mes de abril se publicaba el disco debut de Sölicitör, una banda venida desde Seattle que está siendo todo un furor. Ellos hacen un Speed Metal espectacular con toques muy clásicos. Comenzaron a atraer las miradas de todos cuando en 2019 publicaban su primer EP y actuaban en el festival alemán Keep It True. Fue allí cuando comenzaron a enamorar a los fieles de este género musical. Esta banda norteamericana presentan un disco que ya de primeras llama la atención por su producción, es una producción algo rudimentaria, parece que estás escuchando un disco de principios de los ochenta, y para los que les gusta lo retro, desde luego esto es una delicia. Amy Lee Carlson es la cantante de la banda y tiene un carisma y una voz que tira para atrás, te deja totalmente embelesado. Su voz, tan cruda como suave, marca aún más el estilo de estos Sölicitör que presentan un disco impresionante dentro de un subgénero del Metal bastante encasillado. Spectral Devastation comienza potente y se mantiene así hasta su final. Blood Revelations es el tema que abre este debut, un tema rápido con un juego de guitarras alucinante. Suenan rudas en todo momento, invitándote a headbangear de lo lindo, pero luego sorprenden con unos solos que son para flipar. De las guitarras se encargan Patrcik Fry y Matt Vogan, del bajo Damon Cleary-Erickson y de la batería Johann Waymire. El tema más potente del disco y, en mi parecer, el tema estrella, es Betrayer. Esos riffs, la voz de Amy, y ese estribillo algo épico, hacen que el tema sea una auténtica pasada. Con este disco vais a gozar muchísimo, un disco altamente recomendable. Otro tema a destacar es Night Vision, una canción que comienza con un punteado acústico para luego convertirse en otro de los platos fuertes del álbum. Y e reitero, la voz de Amy es pura magia. Este grupo ha entrado como un elefante en una cacharrería en el panorama metalero y como sigan así, todo apunta a que será todo un grupo de culto en la escena más underground del Metal internacional.

 

Lamb of God – Lamb of God

En Milencora ya os hablé sobre esta pedazo de banda en un episodio dedicado en parte al Groove Metal. También norteamericanos, en este caso de Richmond, Virginia, este banda, que ya cuenta con ocho discos de estudio a sus espaldas, nos presentan ahora uno homónimo que fue publicado este mismo verano, a mediados del pasado mes de junio. Partiendo del anterior, con este disco aumentamos la potencia, porque este grupo suena como una apisonadora. Esta expresión la suelo utilizar mucho, pero es que me encanta y viene de perlas cuando quiero referirme a determinados grupos. Quizás sea un poco pronto para decirlo y haya que esperar un poco más, digerirlo y repasar nueva y concienzudamente su discografía, pero este grupo me gusta muchísimo, es de esas bandas fetiche para un servidor y os puedo garantizar que este homónimo es de lo mejor que han hecho en toda su carrera musical. De sus ocho discos destaco por encima del resto Sacrament (2006) y Resolution (2012), sobre todo este último, que para muchos fans, siempre ha sido el mejor de todos. El mejor de todos hasta la fecha, porque creo que a partir de ahora con el que se va a medir es con este octavo álbum que, considero, está un escalón por encima. En definitiva, estimados lectores, este es el mayor trallazo que ha presentado Lamb of God y uno de los mejores discos de lo que llevamos de año. Comienza con tres temas que te vuelan la cabeza, Memento Mori, Checkmate y Gears. Aún no has llegado a la mitad del segundo tema y ya percibes que estás ante un disco impresionante. Escuchar la voz de Randy Blythe es escuchar la voz del Groove Metal, y es que Lamb of God es una de las bandas estandarte de este subgénero. Lamb of God es además una de las bandas más potentes de la escena del metal más duro y con cada disco y cada concierto lo demuestran. Este disco posee una producción de lo más cuidada, contiene diez temas que se pasan de seguida, y posee una energía que te hará vibrar todo el cuerpo. Los mejores cañonazos de este nuevo trabajo son Memento Mori, un tema ideal para abrir el disco, New Colosal Hate, uno de los singles de presentación de este disco y Reality Bath. Que sobresalte estos temas del resto no quiere decir que los demás sean mediocres, en absoluto, todo el disco es una obra maestra del Metal. Y si quieres prueba de ello, atento a On The Hook. ¡Vaya tema más impetuoso! Si quieres escuchar un disco brillante de Metal extremo, este es el ideal. Ellos mismos van a tener muy difícil superar este trabajo.

 

Katatonia – City Burials

Y ahora, desde Estocolmo, nos llega el nuevo disco de Katatonia, publicado también el pasado mes de abril y que, si bien no logra colarse entre los tres mejores discos del grupo, es un disco muy notable que a cualquier fan del grupo y del Metal en general, le agradará muchísimo. Dance of December Souls (1993), Tonight’s Decision (1999), Last Fair Deal Gone Down (2001) o Viva Emptiness (2003) son discos muy superiores y este City Burials no llega al nivel de estos, pero como os acabao de decir, es un gran trabajo y a nadie dejará indiferente. Comienza este duodécimo disco de Katatonia con Heart Set To Divide y con él arranca al estilo más progresivo. Como ya sabemos a estas alturas, Katatonia es de esas bandas que con el tiempo han ido cambiando de sonido, y desde 2015 la banda anda centrada en ofrecer discos más orientados al Metal alternativo y progresivo que al Death y el Gothic que en sus inicios tenían costumbre. A este primer tema le sigue Behind The Blood, donde disfrutamos mejor la voz de Jonas Renkse, que aunque nunca ha destacado por ser un gran vocalista, su voz y su estilo a la hora de cantar viene ideal para los temas más pausados y emotivos como es el caso de Lacquer, uno de los platos fuertes de este City Burials y que evidencia una vez más lo ecléctica que resulta la música de esta banda sueca. Estamos ante un tema bastante alternativo que por momentos roza una suerte de Pop electrónico. Además del progresivo y el alternativo, en este nuevo disco notamos cómo Katatonia ha hecho que sus temas tengan cierta carga atmosférica, algo con lo que ya jugaron en discos anteriores. El tema que le sigue, Rein, es otro maravilla del disco. Siendo lo más objetivo posible, y sobre todo pensando en los que se acercan a la música de Katatonia por primera vez (y más aún si lo hacen con este disco), creo que a muchos les puede descuadrar un poco los perceptibles cambios de registro, sobre todo para los que vengan buscando un disco de puro Metal. Si eres de esos, el disco te parecerá algo raro, si eres de los que se deleitan escuchando buena música, sin encasillarte en etiquetas, este disco será como una copa de buen vino para tu paladar. Esto lo digo porque canciones como Lacquer o The Winter Of Our Passing, que se salen notoriamente de lo que Katatonia suele ofrecer al público. Por cierto, este último, es un tema sensacional, uno de los mejores de los once que componen este álbum. También puede llamar la atención cómo el disco pasa de temas más densos y oscuros a temas más suaves cristalinos y buen ejemplo de ello es Vanishers, donde a Jonas le acompaña la dulce voz de una señorita cuyo nombre, a pesar de haberlo buscado, no lo encuentro. City Glaciers o Neon Epitaph son otros de los grandes temas de este City Burials. Es disco es toda una delicia, a mí, que me encanta perderme en estos rincones melancólicos y experimentales del Metal, me ha parecido toda una joya. Altamente recomendado.

Paradise Lost – Obsidian

A mediados del pasado mes de mayo era lanzado el decimosexto álbum de esta banda inglesa titulado, Obsidian. Nueve son los temas que conforman este nuevo trabajo de Paradise Lost, una de las bandas más interesantes del Metal y que desde 2012, año en que publicaron su disco Tragic Idol, vive una segunda juventud. Desde dicho disco, nos han ofrecido grandísimos trabajos como The Plague Within (2015), Medusa (2017) o este Obsidian (2020). El sonido de esta banda oscila entre el Doom y el Gothic Metal. El disco comienza sereno, suena Darker Thoughts, con la voz aterciopelada del gran Nick Holmes, pero eso será en el primer minuto y medio, porque a partir de ahí comienzan los guturales y las esferas más densas en la música de estos británicos. Teniendo en cuenta los anteriores trabajos de Paradise Lost, podemos decir que Obsidian se presenta muy variado y en el que Holmes intenta explorar nuevos registros. Le sigue un más potente, Fall From Grace, donde las guitarras de Mackintosh y Aedy cobran un mayor protagonismo y donde Nick Holmes despliega toda su calidad como cantante. Otro tema, esta vez más rápido y de gran calidad es Ghosts, donde la batería de Väyrynen suena bestial. Forsaken, el tema más gótico del álbum y Ending Days, donde entran a escena los sonidos del violín y el cello, son otros de los temas a destacar. No me puedo olvidar de The Devil Embraced y ese órgano de iglesia, la canción es una gozada, como tampoco Hope Dies Young, un tema muy melódico, con unas guitarras y unos coros magníficos. El disco, amigos, es muy bueno, es un disco de Metal de mucho quilates. Se puede decir con total tranquilidad que Paradise Lost son los reyes del Metal gótico y con este disco lo vuelven a demostrar por si hay alguna duda.

Haken – Virus 

Un disco recién salidito del horno. A finales del pasado mes de julio veía la luz el nuevo disco de los británicos Haken. Esta banda es la sensación del Metal progresivo desde hace ya unos años. Su primer disco, Aquarius, data de 2010 y con este ya son seis los discos de estudio que posee Haken. Aún estoy paladeando la discografía de este grupo y no puedo afirmar con rotundidad si este es el mejor disco de la banda, pero no estaría mal encaminado si lo pensara, pues este Virus es un disco sobresaliente. El disco comienza con Prosthetic, un tema que recuerda por momentos a los mejores TOOL, aunque ya en el estribillo notamos el sello ya característico de estos ingleses. Invasion y sobre todo, Carousel, que dura más de diez minutos, harán las delicias de los fieles del progresivo. Esta última tiene una carga melódica maravillosa. Ross Jennings es el cantante de esta banda y sin tener una voz prodigiosa, resulta impecable para la música que hace Haken. Este grupo está viviendo su época dorada, aun que llevan ya poco más de diez años en la escena metalera, sigue siendo una banda joven que aún tiene mucho que dar y más con los éxitos que está cosechando y la legión de fans que ha logrado reunir. Con Vector, su anterior trabajo publicado en 2018, rompieron todos los moldes y terminaron demostrando que son el futuro de este subgénero del Metal. Mención especial a Diego Tejeida por el trabajo que hacen en los teclados y a Ray Hearne por lo bien que suena esa batería. Imposible no destacar en este disco Messiah Complex, este tema está compuesto por cinco piezas y abarca casi los veinte minutos. Un disco imprescindible si te gusta los rincones más progresivos del Metal. Por cierto, ya que este Virus es la continuación de Vector, deciros que, escuchar ambos discos seguidos es toda una gozada.

 

¿Conoces Milencora? Te invito a que disfrutes de este programa de radio dedicado al Rock y Metal. Si utilizáis la app de Ivoox, suscribíos para estar atentos de los nuevos episodios. ¡Sube el volumen y a disfrutar de la mejor música!

Ir a Milencora |>

 

Dynazty – The Dark Delight

En abril se publicó el nuevo disco de Dynazty, una de las mejores bandas de Metal melódico que hay en la actualidad. Como muchos sabréis, ellos comenzaron haciendo un Hard Rock súper melódico, pero desde 2014, decidieron endurecer su sonido y desde ese año, con la publicación de Renatus, pasaron a ser una banda de Heavy Metal. A Dynazty le dediqué otro episodio de Milencora, por lo que si os apasiona la música de estos suecos, pinchad en este enlace y subid el volumen, porque vais a pasar un rato increíble escuchando a estos muchachos. Renatus (2014), Titanic Mass (2016), Firesign (2018) y este nuevo trabajo, The Dark Delight, son discos que son absolutamente imprescindibles para cualquier metalero, pues todos estos discos están repletos de temas absolutamente enérgicos, con unos estribillos brillantes que hechizan desde la primera escucha. Para presentarnos este nuevo disco, los de Estocolmo eligieron la canción Presence of Mind y la acompañaron de un videoclip chulísimo. El tema es uno de los mejores que la banda ha hecho, y mira que tienen temas alucinantes, pero con este Presence of Mind, como sucede con su segundo single, Waterfall, es la llegada a la cumbre. Este último tema es una canción cuya letra es desgarradora, y es el tema mas conmovedor que ha creado la banda. Dynazty ya se han consagrado, porque hacer canciones como estas no está al alance de cualquier banda, en absoluto. La voz de Nils Molin luce como siempre, tan impresionante. Siempre me gustó la voz de este muchacho, quedé totalmente encandilado de su voz cuando los vi en directo en 2009 teloneando a The Poodles. Por aquel entonces aún no hacían el Metal que hacen hoy y su portentosa voz, esos agudos, me dejaron embobado. Tuve la suerte esa noche de hacerme una foto con él ya que, cuando la banda terminó su show, se mezclaron entre el público para disfrutar igualmente del concierto de los caniches. Pero fue en 2014, tras la publicación de Renatus, cuando su voz, esta vez haciendo Heavy Metal, me terminó de enamorar, sobre todo por canciones como Incarnation (madre de Dios…). ¡Pero volvamos a este nuevo disco, que me enrollo como una persiana! A los dos temas antes citados, hay que destacar sí o sí otros como Hologram, un medio tiempo sublime, o Paradise of the Architect, todo un bombazo de Power Metal. La producción del disco es impecable, suena cristalino. Como elemento novedoso, la banda por primera vez introduce guturales, al menos así es en el tema From Sound to Silence, y si tenemos en cuenta que Nil es desde hace ya un tiempo una de las voces de Amaranthe, irremediablemente este tema nos recordará a dicha banda. Es prácticamente imposible encontrar un Metal más melódico que el que hacen estas dos bandas, ambas, cómo no, salidas del norte de Europa, la cuna del mejor Heavy Metal desde hace más de veinte años.

¿Estamos ante el mejor disco de Dynazty? Soy un fanático de esta banda, su música está muy arraigada en mi vida, tengo bastante criterio a la hora de hablar de esta banda y creo que así es. Con este The Dark Delight han llegado musicalmente a lo más alto. Para los que somos unos locos del Metal más melódico no os podéis hacer una idea de lo que supone este disco y más habiendo salido en estas circunstancias. Este disco fue la alegría del confinamiento, escuchar este disco en los momentos más crudos de esta maldita pandemia fue como ver algo de luz en un oscuro túnel.  En este disco todos los temas son platos fuertes, no hay uno que baje el listón, como es The Black, uno de los temas más impresionantes, a mí particularmente es de los que más me han gustado, por esos coros, esas guitarras, ese estribillo, brutal, amigos. ¡Vaya trallazo de canción! Pero es que ahí no queda la cosa, porque Heartless Madness es una canción de lo más seductora con esos riffs, ese teclado y ese estribillo. Sus anteriores trabajos tenían ciertos altibajos, salvo Renatus. Pero este nuevo disco es perfecto, es de matrícula de honor. Escucha este disco, por favor, es fascinante.

Espero que estéis pasando todos un buen verano, al menos si escucháis todos estos discos nuevos, seguro que os lo amenizarán aún más. Disfrutad mucho, amigos míos. Long live Heavy Metal!


Milencora. Episodio 25. Helloween. El más ESPECTACULAR directo de KISKE (Tokyo 29.05.1989)

¡Bendito sea el japonés que grabó este concierto al completo! Arigato gozaimasu! En este Episodio 25 de Milencora os presento el mejor directo de Kiske en su etapa en Helloween. Podréis encontrar muchos directos de esta época del grupo, pero en ninguno Michael Kiske sonará tan espectacular como en este. En aquella noche japonesa, Kiske quiso llevar su voz al límite, abusó de sus míticos agudos e interpretó varias de estas conocidas canciones de manera diferente. Un concierto insólito por la manera de cantar del gran Michael Kiske. Impresionante. Os dejo con este documento sonoro enormemente valioso para la historia del Metal.

Gracias por estar ahí, siempre pendiente de Milencora, tu podcast de Rock y Metal.

¡Feliz verano 2020!

Ir a descargar

Lista de canciones:

  1. Happy Happy Helloween
  2. Invitation
  3. Eagle Fly Free
  4. A Little Time
  5. Dr.Stein
  6. March Of Time
  7. Future World
  8. Save Us
  9. Rise And Fall
  10. Starway To Heaven
  11. A Tale That Wasn’t Right
  12. Halloween
  13. Roland Grapow Solo
  14. Keeper Of The Seven Keys
  15. I’m Alive
  16. Living Ain’t No Crime
  17. I Want Out
  18. Michael Weikath Solo
  19. How Many Tears