Música

Mi Top10 de Metallica

Una de las bandas más grande de la historia de la música, la banda de Thrash Metal por excelencia. Todo aquel que se haya inmiscuido en los sonidos del Heavy Metal ha escuchado a Metallica. Esta banda revienta la categoría de must have de este género musical. Sus discos an calado en los huesos de todo aquel que se adentrara en estos sonidos. Como  el niño que necesariamente gatea antes de aprender a caminar, no hay metalero que se precie que no haya pasado por Metallica en su devaneo entre tantísimas bandas que componen el catálogo del Heavy Metal. Sin enrollarme más, pues Metallica no necesita presentación alguna, paso a dejar reflejado en Anhelarium cuáles son las canciones que más me emocionan de estos norteamericanos.

Blackened

Año 1988, Metallica publicaba …And Justice For All. Sigue siendo a día de hoy mi disco favorito de la banda. No sé si esto algún día cambiará, no lo creo. Es el disco que más energía me ha trasmitido de los de San Francisco. Este tema suena como una apisonadora. Suena descomunal. La batería, la guitarra de Kirk, y esa voz desgarrada de Hetfield. Llegando al ecuador de este tema uno no puedo más que dejarse maravillar, es Thrash Metal en su estado más puro.  Me encanta su solo de guitarra y cómo la batería por último compagina con él. Enegrecido, un tema áspero, crudo, directo a la conciencia.


Enter Sandman

Año 1991. Muchos pensaron en su momento (y siguen pensando) que es aquí, con su famoso Black Album, cuando se desligaron del Thrash Metal. Yo personalmente no lo veo así. Jamás el Thrash sonó tan elegante y melódico como en este disco, un disco donde la ira se ve aplacada por la sentimentalismo, pues la sensibilidad es la principal protagonista de este trabajo. Son tres los temas de este álbum que me marcaron de por vida y los incluyo en esta lista. Enter Sandman comienza con unos acordes de guitarra para dar paso a un tema denso, perfectamente compuesto y henchido de melodía. Vete, luz. Entra, noche, toma mi mano, hacia la tierra de nunca jamás. Hermoso. Lars toca como dios en este tema, quizás yo le hubiera añadido más brillo de Kirk a las guitarras. La voz de James, siempre espectacular, en este tema para mí está especial. Con este disco Metallica comenzó a alcanzar una popularidad de la que muy pocos grupos han gozado.


The Unforgiven

Seguimos con el Black Album y le toca el turno a The Unforgiven, un tema que con los años se acabaría convirtiendo en  una trilogía, The Unforgiven II en ReLoad (1997) y The Unforgiven III en su penúltimo disco de estudio, Death Magnetic (2008). Con esta canción quisieron innovar, hacer una balada o medio tiempo que la diferenciara de temas anteriores como One. Incluso la manera de cantar de James es diferente, mucho más clara. Volvemos a disfrutar de una introducción acústica para dar paso a un tema denso, melódico que no carece en ningún momento de la esencia Thrash. Como decía antes, este disco marcó un antes y un después en la historia de la banda. Si tras este álbum homónimo Metallica hubiera lanzados discos similares, seguro que los fans estarían más polarizaos a la hora de elegir qué etapa es la preferida. Pero no, Metallica siguió su afán de seguir evolucionando y el tiro alguna que otra vez le salió por la culata, ganándose muchos detractores y haciendo que muchos fans sólo tengan palabras de elogio para su etapa ochentera. Hubiera sido pasmoso poder disfrutar de más trabajos como este en la discografía de Metallica. The Unforgiven es un tema con aires al viejo cine western, con un toque romántico y muy apesadumbrado.


From Whom To Bells Tolls

En paz descanses, Cliff. Por quién doblan las campanas, novela de Ernest Hemingway y basada en la Guerra Civil española, sirvió de inspiración para la banda para dar forma esta gran canción que pertenece al segundo álbum de Metallica, Ride the Lightning (1984). El joven Cliff Burton, que compuso la introducción de esta canción antes de entrar a formar parte de la banda, fallecería dos años después en un accidente de tráfico. Este tema narra una historia de guerra y dolor. Suena como lo hace todo el disco, como un estruendo. Es impresionante cómo suenan las guitarras y el bajo de Cliff. James suena en este tema más rabioso que nunca. Es mi tema favorito de este segundo disco de Metallica y uno de los mejores recuerdos me trae a la memoria.


One

Con este tema uno no puede más que quitarse el sombrero y hacer una sentida reverencia a esta sensacional banda de Thrash Metal. Con One, Metallica rodaba su primer videoclip para su álbum …And Justice for All. La banda llegó a comprar los derechos de la película Johnny cogió su fusil (1971) para poder incluir ciertas escenas de la película en él. Esta canción es una de las más reconocidas de Metallica y narra la terrible historia de Johnny, un soldado que tras explotarle una mina, quedará sin extremidades y sin el sentido de la vista y el oído. Haber sobrevivido será su infierno. La guitarra de Hammet suena de lo más elegante, e incluso delicada por momentos, a lo largo del tema donde se engarza con la crudeza del mejor Thrash Metal. Además me entusiasma esta canción por lo bien que suena la batería de Lars. Creo que es la canción donde más me gusta el sonido de la batería.


Battery

No podía pasar por alto Master Of Puppets (1986), probablemente el disco por antonomasia de la banda, el más destacado y querido por todos, sobre todo por los más fieles del sonido thrasher. Yo aún no había nacido (lo haría dos meses después de la publicación de este disco) y Metallica partían la pana con esta canción. Junto a Welcome Home (Sanitarium) es mi tema favorito de este disco. Battery es la canción que mejor refleja la potencia de esos jóvenes que empezaban a dominar el mundo con sus instrumentos y su Thrash Metal sin igual.


Until It Sleeps

Me dejo fuera de esta lista la canción Master Of Puppets y a lo mejor me arrepiento de hacerlo. Pero, si bien es cierto que es un tema impresionante y que he disfrutado muchísimo con el paso de los años, de este disco me quedo con las dos anteriormente mencionadas y, para ser sincero, dejo hueco a un tema que me aviva cada vez que lo escucho: Until It Sleeps. Corría el año de 1996, Metallica volvía a dar un paso más en la búsqueda de nuevos sonidos. Con esa idea publicó Load y un año después, ReLoad (1997). La popularidad de la banda ya no podía ser más magnánima, pero para muchos Metallica y el sonido con el que se dieron a conocer ya era historia. Yo ambos discos los adoro. Escribí sobre Load hace unos años en Anhelariumes un disco que me envenena y, Until It Sleeps, es uno de esos temazos de la banda que me marcó a fuego. Antes pensaba que del Thrash Metal, desde el homónimo, Metallica se alejaba, pero con los años y las consecutivas escuchas no reprocho a la banda de dejar de hacer Thrash como llegué a afirmar en mis años más mozos. Su sonido simplemente cambiaba, buscando tonalidades distintas, un Thrash alejado de lo más clásico y típico. La batería de Ulrich es cierto que no me enamora en estos temas de Load como antes, pero el resto me sigue pareciendo una barbaridad. El bajo de Jason nunca sonó como el de Cliff, pero con su púa realizó un buen trabajo. Kirk, Lars y James, no podrían estar mejor.


Whatever I May Roam

Regreso al año 1991, al homónimo o más conocido como Black Album. La entrada de las guitarras y la batería en esta canción siempre me han parecido espectaculares. Este tema es uno de los platos fuertes del álbum. Es otro de los temas donde más disfruto de la voz de James. La agresividad de su Thrash más ochentero aún se palpa en este disco. Estoy seguro que esta sería una de las canciones más votadas si se hiciera los fans una encuesta de qué canción es la preferida por todos. Lo tiene todo. Estribillo magnífico, coros, melodía, ritmo trepidante en sus guitarras, la densidad en los parches y la furiosa voz de Hetfield.


(Anesthesia) Pulling Teeth

No, imposible dejarme fuera un tema del grandioso Kill’Em All (1983). Así se llamó el disco por una frase de Cliff refiriéndose a los productores con los que trabajaban por aquellos días. Cliff tocaba este tema encima del escenario cuando Lars y James lo vieron por primera vez. Ambos se fijaron bien y quedaron sorprendidos al comprobar que lo que sonaba no era una guitarra, sino un bajo distorsionado. Con esta canción comienza la leyenda de Cliff Burton, el mejor bajista de Metal por los siglos de los siglos. Elijo esta canción por lo mucho que me chifla, me encanta perderme en sus pasajes instrumentales, porque cuando ya Lars se une a Cliff es una verdadera joya musical. En su defecto elegiría Whiplash, pero no puedo evitarlo, esta entrada es de contenido muy subjetivo y este tema me deslumbra.


Nothing else matters

La canción de Metallica que emociona a todos. Vuelvo al Black Album, quién diría que el And Justice es mi disco favorito…Metallica es esta canción, sobre todo para el público general. Para la inmensa mayoría de las personas alejadas del entorno metalero es esta la canción que más reconocen de la banda. No es de extrañar, es una obra maestra. Es su canción más versionada. Puro sentimiento, otro ejemplo más de que son los grupos de Heavy Metal los que mejores baladas hacen. Una guitarra acústica, como en otras ocasiones, da comienzo a la canción. Los vellos de punta ya con estos primeros acordes. Es la canción que más complace a los fans en los conciertos de la banda. De principio a fin, es todo un espectáculo, un derroche de calidad. Hetfield está desbordante y los demás no se quedan atrás. El estribillo es todo un portento que a su final es mecido por un suave punteo de Hammet. Lars me gusta más en los platillos que en los parches y de nuevo, James Hetfield está en modo Dios en esta canción, una que es todo un estandarte del Heavy Metal y de la música en general.



Aquellos discos de Power Metal Vol.1

Me apetecía escribir otra entrada sobre música, y más concretamente sobre Power Metal, mi querido Power Metal, del que hacía tiempo no escribía. Y se me acaba de ocurrir una idea: escribir sobre esa oleada de Power Metal que nos inundó a todos a principios de la década pasada. A partir del año 2000 fuimos testigos de una enorme fiebre de Power Metal, y si bien es cierto que se contaban por centenares las bandas que parecían clonarse unas a otras y que no aportaban nada emocionante, muchos fueron los grupos que estaban bastantes escalones por encima del resto y que nos dejaron, en pleno fervor powermetalero, discos para la historia. Como son muchísimos los discos que me envenenaron en esos años de mi adolescencia, lo mejor será ir poco a poco y, paulatinamente, ir publicando distintas entradas donde homenajear breve pero intensamente a todos aquellos discos de Power Metal. Comenzamos con este primer volumen:

Thunderstone – Thunderstone [2002]

Esto es un blog personal y en casi todas las entradas plasmo todo aquello que me entusiasma. Pero en esta entrada además de dar hueco a todos esos discos que tanto me marcaron, os prometo que al mismo tiempo intento ser objetivo y daré su lugar a todos esos discos que por lo general calaron muy hondo en nuestras entrañas. Este fue el primer álbum de Thunderstone, banda procedente de Helsinki. Reconzco que he dudado en si poner su su segundo disco, The Burning en vez de éste, pero al final me he decantado por su debut porque no considero que se quede atrás. Sus dos primeros discos son una joya del Power Metal. Desde que la banda nació a principios del 2000, en estos diecisiéte años nos han dejado seis discos, de los cuales, los tres primeros, recomiendo con todas mis ganas. En este primer completo de la banda nos encontramos con muy buenos temas como Virus, que no paraba de sonar en mi cadena de música por esos años. Un tema con unos riffs acojonantes y unos teclados que le dan su toque épico. Pasi Rantanen fue la voz de la banda hasta 2008 cuando lo sustituiría el actual cantante Rick Altzi. Para mi gusto, Pasi lo hacía mucho mejor y siempre asociaré a la banda con su gran voz. Seguimos con muy buenos temas del disco como el medio tiempo Worlds Cry o la veloz Me My Enemy, en este último la batería y las guitarras suenan magníficamente, y el estribillo, una pasada. Hacía tiempo que no escuchaba este disco y ahora que lo he restado estoy disfrutando como entonces lo hacía de adolescente. No me acordaba de la última canción, Spread My Wings, uno de los platos fuertes del álbum, aunque para mí es sin duda la mejor. Otro medio tiempo, mucho más sentido y con unos momentos de esos que te ponen los pelos de punta. Qué buen disco, qué buena banda, y qué recuerdos…

Kamelot – Karma [2001]

Y aunque el Power Metal siempre ha sido magnánimo en Europa, donde salían y siguen saliendo bandas por un tubo, algunas bandas norteamericanas ya dejaron su huella en esto del Power Metal años antes de la gran fiebre powermetalera de principios del 2000. De esas tierras, más concretamente de Florida, nos llegaba Kamelot, banda que nos dejaría con el tiempo grandes discos y una gran cantidad de buenos temas, siendo de las mejores bandas en directo durante muchos años. Recuerdo cómo era de las  más celebradas por el público en los festivales durante esos años. De ellos he elegido para este post su quinto disco, Karma, publicado en 2001. Uno de los discos de Power Metal que más sobresalieron durante esos años sin lugar a dudas. Si no me crees puedes preguntarle a cualquier metalero que conozcas. Comienza este disco con Forever, un tema que se acabaría convirtiendo en uno de los mayores estandartes de la banda. Sascha Paeth, gran músico y conocidísimo compositor y productor en el mundillo del Heavy Metal, se encontraba tras la producción de este disco, y que estuviera el señor Paeth ya era un sello de calidad. Este disco resultó ser el más powermetalero de la banda hasta el momento y dejaron muy clarito su apuesta por este subgénero del Metal con temas como Wings of Despair o la que le da nombre al disco, Karma. Este disco, junto con Epica, publicado dos años más tarde, serían los que darían fama mundial a este grupo, haciendo que los promotores de todo el mundo se dejaran la piel para que Kamelot se subiera a los escenarios.

Angra – Rebirth [2001]

Aunque pensar en los brasileños Angra es, casi sin poder evitarlo, pensar en Andre Matos, y aunque pensar en Angra es, casi sin poder evitarlo, que se te venga a la cabeza temas como Carry On, esta banda me marcó igual o incluso más, en su nueva etapa que daba comienzo en aquel año de 2001. Andre Matos sería sustituido por Eduardo Falaschi, Felipe Andreoli, bajo, por Luís Mariutti y Aquiles Priester, batería, por Ricardo Confessori. Con esta nueva formación daban a luz este gran disco, Rebirth. La voz de Falaschi nos encandiló a todos, y aunque Matos es mucho Matos, Edu Falaschi nos hacía vibrar tanto que mientras sonaba alguno de los temas de este disco nos hacía olvidar por unos momentos al gran Andre. Esta nueva era en la banda la materializaron también dando forma a uno de los mejores temas del plástico con el que la comenzaban, titulado Nova Era. Rápido, melódico, pegadizo, épico. Le sigue Millenium Sun, un tema de un comienzo apesadumbrado pero que coge muchísima fuerza para acabar siendo una gran tema de Power Metal. Pero sin discusión que valga, todos estaremos de acuerdo en que el plato estrella de este disco es Heroes Of Sand. No podría decir las de veces que he escuchado este tema. Cientos. Ahora lo estoy escuchando y me sigue seduciendo como la primera vez. ¡Qué barbaridad! Es mi tema favorito de la era Falaschi. Con esta canción nos metieron a todos en el bolsillo, consiguieron estos brasileños atrapar nuestra atención de tal manera que todos acabaríamos por seguirle siempre la pista a esta banda.

Gamma Ray – No World Order! [2001]

No podía dar forma a esta nueva entrada de Anhelarium sin acordarme de los clásicos, de los fundadores de este género. No podía hacer este artículo de ninguna de las maneras sin acordarme de Gamma Ray y su No World Order! publicado igualmente en el año 2001. Los primeros años del 2000 fueron para el Power Metal lo que el Kétchup a la hamburguesa. Los que sentíamos verdadero vicio por esta música ya conocíamos de sobra a Gamma Ray pero es que en este año, su séptimo disco, sería otra pieza elemental en el Power Metal. No había nadie en la década pasada que amara el Power Metal y no lo flipara con este disco. Esa intro inolvidable que nos hablaba de los Illuminati y sus ansias de control,  nos daba paso a toda una batería de canciones henchidas del mejor Power. Hablamos de Heaven Or Hell o The Heart Of The Unicorn. Temas estandartes de Gamma Ray. Los siete primeros discos de Gamma Ray son para enmarcar, absolutamente magistrales. Lástima que Kai Hansen a finales de la década y hasta hoy, haya perdido la magia de entonces. Ni rastro del Kai que un día fue. Pero su música, sus enormes discos estarán siempre ahí. Solid es otro de los temazos de este disco que mantiene esa esencia powermetalera de los año 80. Este disco especialmente es el disco de Gamma Ray que más me hace recordar a los los primeros Helloween, Solid, por ejemplo, me encaja perfectamente en el Wall Of Jericho. Incluso en alguno de los Keepers. Y si me la imagino cantada por Kiske ya…

Y hablando de Helloween…

Helloween – The Dark Ride [2000]

Llevo tiempo queriendo dedicarle un post a este disco como ya hiciera hace años con Better Than Raw y todos y cada uno de los últimos discos de Helloween. Y lo haré, prometo que lo haré, porque hablar del The Dark Ride es hablar de uno de los mejores discos de Power Metal, y uno de los mejores de la banda. Helloween, siempre a la cabeza del Power Metal, publicaban en el año 2000 un disco atípico, vanguardista, si se me permite decirlo, dentro del genero. Pero sobre todo, un disco experimental dentro de la discografía de la banda. Un disco de Power Metal no tan Speed, más denso, oscuro, combinado con toques Thrash e incluso Gótico. ¿No me creéis? Escuchadlo bien. El inicio de If I Could Fly ya lo hubieran querido conseguir muchos grupos de Gothic Metal para alguna de sus canciones. Si bien ésta fue la más comercial, The Dark Ride está lleno de temas con una gran variedad de matices. Canciones soberbias y espléndidas como Salvation, All over The Nations o Escaltion 666. Los registros de Deris en este álbum van un paso más que los que presentara en Better Than Raw. Vocalmente es el mejor disco de Andi Deris con Las Calabazas. Departed (Sun Is Going Down) es prueba de ello, es Andi Deris en todo su esplendor. Mi etapa favorita de Helloween es precisamente esta, en la que la banda tenía una formación inmejorable: Weikath, Markus, Uli, Roland y Deris. Lástima que todo se fuera al traste y este fuera el último disco con ese line-up. El tándem que hacían estos músicos era insuperable, y los discos que van del 94 al 2000 hablan por sí solos. I Live For Your Pain o la increíble The Dark Ride, son canciones que harán que este disco no lo escuches sólo un par de veces, sino muchas más. Paro, necesito hablar de este The Dark Ride más y mejor en una entrada exclusiva para este gran disco. Será próximamente.

Blind Guardian – A Night At The Opera [2002]

Pues sigamos con los dinosaurios del Power Metal. Vamos con Blind Guardian y aquí su famoso ANATO. O lo odias o lo amas. Muchos fans de la banda echaron su bilis porque este disco se pasaba de experimental, se alejaba demasiado de los sonidos clásicos de los bardos. A mí me encanta. Y aunque es más que cierto que sus discos anteriores son infinitamente mejores, de la década del 2000 este es con el único disco de los de Hansi con el que me quedo. ¿Por qué? Escucha estas canciones y luego dame tu opinión: Battlefield, Punishment Divine y The Soulforged. La primera de estas tres rebosa epicidad por los cuatro costados y sus guitarras suenan feroces. A mí me gusta que los grupos innoven, que se reinventen, y si elogio a Helloween por haberlo hecho con The Dark Ride, tengo que tener la misma vara de medir con Blind Guardian y más cuando a ellos les salió bien la jugada. Porque si el ANATO fuera un mal disco o uno mediocre, sería el primero en decirlo, pero no es así. Estamos ante un álbum de una elegante y acertada producción y otra prueba de ello es la canción de catorce minutos de duración: And Then There Was Silence. Además este disco ha dejado grandes canciones para el directo, y doy de fe de ello, porque Battlefield queda impresionante en sus conciertos. Me he ido a los platos fuertes de este disco pero no me puedo olvidar de Precious Jerusalem, otro temazo de los bardos. Sí, el sonido de los Blind Guardian de los 90 es el que todos por unanimidad adoramos, pero este disco es una joya y no puede faltar en tu colección.

Masterplan – Masterplan [2003]

Uli y Roland, dos años después de ser expulsado de Helloween, y junto a Jorn Lande, formaron un grandísima banda: Masterplan. Hoy día ya no son ni la sombra de lo que fueron, pero sus discos siempre estarán ahí. En el año 2003 parieron su álbum debut y, junto con Aeronautics, su segundo disco, son de lo mejor que se publicó en esos años. Con MK II y el cambio de cantante seguían teniendo mucha fuerza y dejaron grandes temas, pero no era ya lo mismo. Sus dos primeros discos tienes que escucharlos, sí o sí. Y si ya los tienes más que escuchados, póntelos de nuevo, no cansan jamás. Spirit Never Die es el primero de sus temas, la canción con la que dan comienzo a su carrera musical como Masterplan. Un tema rápido, melódico y de lo más atrayente. Jorn sin duda aumenta el valor de estos dos discos. El noruego todo lo que toca lo convierte en oro, es una lástima que no cuajara y se esfumara de Masterplan. Este disco es una mezcla de Power Metal y Hard Rock y Enlight Me es la prueba. Me acuerdo que este fue el tema elegido para presentarse en sociedad, fue el single de presentación de este debut. Yo aquí tengo que confesaros una cosa: fue gracias a Masterplan cuando comencé a seguir la carrera de Jorn Lande. Quedé atrapado con su voz, me hechizó y quise seguir flipándolo. No me decepcionó, todo lo contrario, la voz de este señor ha amenizado muchísimo mi vida, y para mayor satisfacción, forma parte de uno de los más grandes proyectos del Metal: AVANTASIA. Pero sigamos un poco más con este discazo. El nivel compositivo es prodigiso, y no cabría esperar otra cosa, pues Roland Grapow en esos años derrochaba toda calidad, la que ya mostró en sus años con Helloween y que aún le quedaba por mostrar. Heroes es otro de los grandes temas que guarda este álbum y más si al ponérnoslo, escuchamos ahí a Michael Kiske. Tobias Sammet tomó buena nota de esta dupla, de cómo de perfecto combinan la voz de Lande y Kiske, y la explotaría en sus posteriores discos de Avantasia. Por supuesto, mención para nuestro querido Uli Kusch, técnicamente, el mejor batería que ha tenido Helloween (con todos mis respetos a Ingo). En Kind Hearted Light, Uli se luce a las baquetas.

HammerFall – Renegade [2000]

Tras su gran debut con Legacy Of King, estos suecos publicaban su tercer disco de estudio: Renegade. HammerFall es una banda que ha sabido mantenerse en la escena powermetalera y posee una buena legión de fans. No están ofreciéndonos grandes discos en estos últimos años, pero tampoco llegan a decepcionar. Pero sus primeros discos bien merecen mención especial cuando uno habla de Power Metal. Los suecos no sólo se dedicaban a sacar portadas súper molonas y tela de épicas con guerreros por aquí y mazas y espadas por allá, y esto lo digo porque en la proliferación de grupos powis, muchos parecían saber hacer sólo eso. No, Joacim y Cia saben hacer buena música. Sus dos primeros discos: Glory To The Brave (1997) y Legacy Of Kings (1998) son los discos que convirtieron al grupo en todo un estandarte del Power Metal. Y si bien es cierto que son muy superiores a este Renegade, me parece justo traerlo a colación en esta entrada que tan sólo pretende reunir a todos esos discos que consolidaron aún más las bases de este estilo de Heavy Metal. Reconozco que he dudado si centrarme en este disco o pasar directamente al Crimson Thunder (2002). Creo que en este caso en concreto la nostalgia y no la objetividad me ha podido más. Del disco destacan temas como Living in Victory o la melancólica Always Will Be. Su Power Metal es sencillo, sin una gran técnica y muchos arreglos, pero cumplen su función. Para muchos este grupo es un tostón, un grupo para quinceañeros que se hacen pajas de sangre pensando en juegos de Rol. Además en estos últimos años se les critica mucho por sus directos, bastante mediocres. Yo no los he visto aún en directo, sólo he visto varias actuaciones en YouTube, pero no es suficiente para opinar sobre ello, así que prefiero no opinar ahí. Otros afirman que los suecos han tenido mucha suerte por mantenerse en la escena, pues son demasiado ramplones. Ahí discrepo. La gente no es tonta, si un grupo no aporta nada, no engancha a la gente, no muestra cierto carisma y sobre todas las cosas, no sacan material decente, ese grupo cae en el olvido a no ser que tenga el apoyo de grandes compañías y buen marketing, que no es el caso de HammerFall. Si estos chicos están ahí después de tantos años, será por algo. The Way Of The Warrior es otro de los temas destacables de Renegade.

Iced Earth – Horror Show [2001]

Termino este primer volumen de Aquellos discos de Power Metal con un señor discazo. Iced Earth tras varios discos de corte más thrasher, se pasaron definitivamente al Power con su Horror Show, regalándonos toda una colección de riffs impresionantes. Desde Estados Unidos (también de Florida) nos llega otra banda que acabaría dejando su huella en el Power Metal. Lo primero que apreciamos de este disco es que es un disco temático, centrado en los monstruos legendarios del cine y la literatura. Nos encontramos con El Hombre Lobo, Jack El Destripador, Jekyll & Hide, Frankstein…Pero lo importante es que para los que a principio y mediados de la década pasada descubríamos a esta banda, quedábamos asombrados por lo aplastante que sonaba y por la voz de Matt Barlow. Damien, que se centra en la tétrica figura infantil que todos conocemos por la obra The Omen, conforma uno de los mejores temas de este trabajo. Una canción densa, aplastante, con unos riffs desbordantes que acompañan a la voz de Matt y que hacen que la canción sea todo un pasaje del terror. Su teatralidad me recuerda en ocasiones al mejor King Diamond. Personalmente me encanta cuando las bandas hacen esto. Hace que me meta mucho más en la música, que me vea absorbido totalmente por la atmósfera que crean. Me pasa lo mismo con el debut de Ghost o los discos de Hell. El siguiente tema, Jack,  es aún más vertiginoso, y es que el protagonista no merece menos. Es Jack, el que en su tiempo libre destripa a prostitutas, por lo que su canción es violenta y rápida a la vez que sutil. De nuevo destacar los riffs, las guitarras suenan como si las tocara el mismísimo diablo. Los registros de Matt son impresionantes, su nivel vocal un prodigio. Lo demuestra Ghost Of Freedom, la balada del disco. Cuando escuché este álbum por primera vez no me esperaba en absoluto disfrutar de una balada tan sentida. Me llegó de verdad y ahora que la vuelvo a escuchar me parece perfecta. Y de nuevo, esos riffs…Madre mía. A nivel instrumental este trabajo es portentoso. Con El Fantasma de la Opera, tema que cierra este Horror Show, estamos ante otra proeza. Técnicamente este tema está lleno de matices. A Matt le acompaña una voz femenina, la de Yunhui Percifield, y la teatralidad en esta canción se acentúa mucho más. Matt hará de el fantasma que se esconde tras esa máscara y Yunhui de Christine. El tema es uno de los más extensos del disco y es un continuo diálogo entre los dos personajes. Los riffs son más eléctricos y rápidos y la percusión hace que el tema suene como una apisonadora. Un disco irresistible.

Lost Horizon, EdGuy, Sonara Arctica, son muchos los grupos que nos dejaron grandes obras en aquellos años. Así que, continuará…

 


Chesney Hawkes – The One And Only [1991]

Qué sería de Anhelarium sin una entrada sobre AOR en pleno verano. ¡Nada! Perdería parte de su encanto, os lo digo yo, que de esto sé un rato. De entre todas las canciones que me marcaron de pequeño, tiene todo el sentido del mundo que alguna que otra fuera algún temón AOR. Como ya me pasara con Dreams de Van Halen allá por el año 1995 gracias a la peli de los Power Rangers (podéis leer sobre esta frikada que acabo de soltaros en este enlace) y que dejó en mí, aun sin yo saberlo, la semilla de este género musical que acabaría por germinar mucho tiempo después y me volvería un loco de remate de esta música, con este tema ocurrió algo similar. The One And Only es una canción lanzada en 1991 para catapultar a Chesney Hawkes, un adolescente británico hijo de una estrella del Rock y una conocida actriz. Esta canción fue número uno en muchos países, un rotundo éxito.  Incluso en España llegó al primer puesto al que se aferró durante algunas semanas en nuestra ya mítica lista de los 40 Principales. Es muy probable que, por esto último, la canción llegara a mis oídos. Y digo que tiene todo el sentido del mundo porque estábamos en los años 90 y el AOR aún tenía mucho que ofrecer aunque su inminente desatención por parte de los medios no tardaría en llegar. La llama del Adult Oriented Rock aún seguía muy viva y fue en los primeros años de dicha década cuando se parieron grandísimos discos que se conviertieron casi de manera automática en buques insignia del género consagrando de por vida al grupo de turno que les diera forma. Es el caso de Harem Scarem, Bad English, The Storm, y un grandísimo etcétera. Pero en ocasiones, no eran grandes discos los que asomaban sino sólo algunas canciones que despuntaban como es el caso de esta pegadiza canción de Chesney Hawkes. El disco es prescindible a más no poder, pero el tema en cuestión es una verdadera delicia.


Con este simpatiquísimo videoclip se presentaba al mundo este sensacional tema AOR, otro más para la colosal colección que uno puede aglutinar entre tantos y tantos discos que salieron en esos años. Ya hablé en Anhelarium sobre el AOR de los años noventa, con ese sonido tan especial que ni el mejor AOR de estos últimos años ha conseguido trasmitir. Quizás el AOR murió de éxito, pues esta radiofórmula no podía dar más de sí llegando a saturar al público en general mientras se abría a paso de mamut un estilo como el Grunge que hechizó a medio mundo y que acabaría por barrer del centro de atención al AOR.

Blue Tears
AOR + Verano
Y la historia de un gran músico  La combinación perfecta

El tema reune todos los elementos que debía tener una canción en aquellos días para que fuera un auténtico Hit. Ese guitarreo que tanto me recuerda a los temas de Mitch Malloy, un tema pomposo sobre cómo conquistar a tu chica y un estribillo ante el que no te queda más remedio que rendirte. Me acuerdo que en su momento y durante varios años tarareaba el estribillo en un inglés patético que no tenía nada que ver con el título de la canción hasta que, con los años, cuando me metí de lleno en esta música, busqué como loco este tema, pues su estribillo se me venía a la mente de manera habitual y, dando con él, volví a escucharla tropecientas mil veces más. Es ahora, en este verano de 2017 cuando tras haber estado mucho sin haberla escuchado, la disfruto de nuevo y me enamora como el primer día. Respecto a Chesney, no llegó a triunfar en el mundo de la música siendo además su trayectoria bastante corta y poco fructífera. A mediados de la década pasada volvió a estar en boca de todos por su participación en un reality de la televisión británica y, eso sí, no ha dejado de estar encima de los escenarios puntualmente para seguir deleitando al público con este gran tema.

Si llegáis esta entrada buscando info sobre AOR, no se os puede pasar visitar este mega post que tanto nos dio que hablar hace ya más de cuatro años. Con casi 400 comentarios, en él encontraréis una lista enorme de los mejores temas AOR que podáis escuchar.

¡A DISFRUTAR! ¡BUEN VERANO!