Entradas etiquetadas como “Terror

Netflixeando #1: PELÍCULAS: Hush, Creep, Aniquilación, Triple Frontera, La balada de Buster Scruggs, Cuando los ángeles duermen, Calibre. SERIES: THE OA, Mindhunter

Llevo como más de un año utilizando Netflix y desde hacía tiempo me apetecía hacer esto en el blog: reseñar y recomendar de vez en cuando en Anhelarium aquellas películas y series que conozco gracias a esta plataforma. Serán películas que tengan el sello Netflix, pues lo veo más que oportuno, pero también me gustaría dar cabida a esas películas que sin tener el sello de la compañía pueden verse a través de su portal. Porque gracias a Netflix he descubierto muy buenas películas, de esas que debido a la sobre información, los quehaceres y la falta de tiempo libre, no te enteras que existen hasta que un día de topas con ellas. Y claro, Netflix es uno de los mejores escaparates a la hora de querer echar un vistazo cuando tienes ganas de disfrutar del séptimo arte. Es muy obvio que si eres una persona cinéfila Netflix no pude ser la única ventana por la que te asomes, de ser así corres el riesgo de perderte una infinidad de películas excelentes. El amante del cine busca y busca sin parar, visitando webs, redes sociales, foros, suscribiéndose a otras plataformas como HBO, Amazon Premium.  Y aún así, como ya comentaba, siempre hay películas de las que no te enteras que se han estrenado hasta que un día, sea a través del medio que seas, las descubres. Los que amamos el cine siempre nos las apañamos para conocer más y más películas. El otro día dediqué media tarde a navegar por internet y descubrir nuevas joyas, escudriñé qué películas tenían mejor puntuación y elaboré una lista con las que más me interesaban. Esto, por fácil y tonto que parezca, es muy necesario hacerlo de vez en cuando, haciéndolo me he llevado muy gratas sorpresas. Pero para aquellas personas que no pueden darse el lujo de hacerlo por falta de tiempo, es más que comprensible que tire únicamente de Netflix y similares. En las entregas de Netflixeando reseñaré siempre siete u ocho películas y un par de series o tres. Voy pues a recomendaros cositas interesantes que ver allí. Al igual que suelo hacer con entregas como Heavy Metal is the Law o MINCRÍTICAS DE CINE, intentaré mantener una regularidad, aunque a veces no pueda. ¡Vamos a alla!

 

PELÍCULAS

Hush

Película de 2016 y que fue de las primeras que disfruté cuando aterricé en el planeta Netflix. El género de terror es mi favorito y dar con una película de este género que merezcla la pena es harto difícil. No me cansaré nunca de decir que el género de terror está más trillado que el porno. Así que toparte con una buena película de este tipo es para ponerse a celebrar. Aunque he de decir que quizás enmarcar únicamente esta película en el género de terror no es apropiado, porque si bien bebe del género slasher, Hush es un verdadero thriller que mantiene en vilo al espectador. No me enrollo mucho pues la intención es hacer aquí una serie de mini críticas así que, al lío: estamos ante una película que, si bien no ofrece nada nuevo en cuanto a su argumento, pues aquí vemos la historia de una chica acosada por un extraño que quiere matarla, sí es cierto que se sale de lo arquetípico, sobre todo por la protagonista. Kate Siegel interpreta a una escritora de éxito sordomuda que decide instalarse en una casa apartada del mundanal ruido en mitad del bosque. Allí encuentra la tranquilidad e inspiración para dar rienda suelta a su imaginación. Pero una noche un extraño, ataviado con una máscara, intentará entrar en la casa para matarla. La película usará todos los recursos que ofrece el hecho de que la protagonista sea sordomuda para incidir aún más en el miedo. Es una película donde la tensión, que es mucha, se mantiene y nos mostrará cómo la escritora se resiste a ser la pobre  víctima discapacitada. Su director es Mike Flanagan y habrá que estar muy pendientes de él pues ha exhibido que tiene mucho potencial. Y es que también está detrás de películas como El Juego de Gerald (2017) bajo el sello de Netflix, o la exitosa serie también de esta casa, La Maldición de Hill House (2018).

 

 

Creep

No nos vamos de la órbita del terror pero nos adentramos ahora en una película que juega al mismo tiempo con la comedia: Creep. Estrenada en 2014, esta película es el debut de Patrick Brice y nos cuenta la historia de Aaron, un camarógrafo que acepta la propuesta de Josef, un tipo extraño que ofrece mil dólares al día a quien filme su vida. Josef vive en una cabaña perdida y querrá que Aaron documente su día a día. Como cabía esperar, Josef es un tipo de lo más extraño y las cosas no tardarán en torcerse. Es una película de bajo presupuesto, bastante modesta, pero de lo más efectiva. No peca de original en cuanto a que estamos ante otra peli que simula un metraje encontrado. Pero esta Creep, cumple su función que es la de entretener y provocar tensión al espectador. Si una peli de terror ni tan siquiera provoca tensión, sino que resulta apática, entonces no vale para nada. En pantalla siempre aparecerán los dos actores que encarnan a Aaron y a Josef, y entre sus diálogos y las idas de olla de Josef, esta cinta da lugar a un ambiente malsano y enrarecido, en ocasiones brutal. Creep va en aumento como en aumento va la locura de Josef. Pobre Aaron…En 2017, y de la mano nuevamente de Patrick Brice, se estrenó su secuela. Mucho más retorcida y violenta. Me gustó, pero me sigo quedando con esta primera entrega, la considero de mejor calidad.

 

American Gods, de Neil Gaiman
Los Hambrientos [2017]
Neil Gaiman es uno de mis autores de cómics favoritos, pero también […]
Tenía ganas ya de volver a escribir sobre Cine Zombi en Anhelarium y no he […]

 

Aniquilación

Esta película británica dirigida por Alex Garland (Ex Machina) y protagonizada por la siempre hermosa Natalie Portman fue la puesta segura de Netflix el pasado año. Quizás la mejor película de la plataforma estrenada en 2018. Ciencia Ficción en estado puro. La película está basada en el best-seller de Jeff VanderMeer y nos presenta una historia que cabalga entre la ciencia ficción y el terror. Esta cinta nos cuenta la historia de Lena, una bióloga que se alista en un pelotón formado por mujeres para ir a investigar la Zona X, una zona de la que nadie sale y si lo hace, lo hace sufriendo graves consecuencias. Nada se sabe de esa zona, sólo que está hostigada por seres de otro planeta. Lo que más me gustó de la película es el aparato técnico, su fotografía, su música, es magistral. Pero por otro lado tenemos una película cargada de emociones que alteran al espectador, sobre todo si eres de esos espectadores que les gusta meterse en la piel de los protagonistas. Natalie Portman está soberbia, como cabía esperar, y siempre es un placer verla en películas de este tipo. No te vas a encontrar aquí una película tipo La Llegada (Denis Villeneuve) o Interstellar (Christopher Nolan), no ahonda tanto como éstas en cuestiones filosóficas, o al menos no resulta así a lo largo del metraje, pero sí es cierto y sería injusto no reconocérselo, que la cinta sí da lugar a debate de tipo científico o filosófico, sobre todo en su final. Considero que esta cinta bebe, y mucho, de Esfera, película dirigida por Barry Levinson (Acoso, Rain Man) estrena hace más de veinte años, en 1998 y protagonziada por Sharon Stone y Dustin Hoffman. Esta peli, Aniquilación resultan tan inquietante como angustiosa y no defrauda a los amantes de la ciencia ficción.

 

Lobezno: ¡Snikt! 
Deadpool 2
Un cómic muy interesante
Regresa el antihéroe

 

Triple Frontera

Otra peli marca de la casa. Triple Frontera es una de las películas más interesantes que Netflix ha estrenado en lo que llevamos de 2019. Dirigida por J.C. Chandor (Cuando todo está perdido, El año más violento) se nos presenta a un grupo de ex militares que deciden da un buen golpe a los narcotraficantes. Pretenden robar a un poderoso narco con mucho poder en Sudamérica para hacerse ricos. Esta película nos centra en ese debate incómodo que hay en la sociedad estadounidense, la de miles y miles de veteranos que después de jugarse el pellejo por su país no tienen luego ni para pagar las facturas. Malas pensiones, cero ayudas, daños físicos y psíquicos. Están solos y ahora ya no se conforman con vivir dignamente, ahora quieren hacer uso de su conocimiento militar y de sus contactos para hacerse ricos, pero una vez que llegan a Sudamérica, las cosas no son tan fáciles como creían. Buena película de acción que va cada vez más a un ritmo acelerado que además de ofrecernos escenas frenéticas de disparos y persecución, nos hará sentir el miedo de verse solos en un lugar tan inhóspito como hostil. Oscar Isaac, Ben Affleck, Charlie Hunnam, Pedro Pascal, Garrett Hedlund, Adria Arjona, son los actores que dan vida a estos ex soldados que se las verán y desearán para poder salir vivos de ese infierno tan hermoso. Esto de hermoso lo digo porque Triple Frontera posee una muy buena fotografía y puesta en escena, mostrándonos los bellos parajes colombianos. Esta película no es de esas que cuando la ves estás deseando decirles a todos que qué hacen que no la han visto ya, pero es una buena peli de acción donde no todo son tiros.

 

 

La balada de Buster Scruggs

Muy buena apuesta de Netflix esta cinta titulada La balada de Buster Scruggs. Se estrenó el pasado año y está dirigida por los hermanos Cohen (No es país para viejos, Fargo, Valor de Ley). Esta película está dividida en varios capítulos donde se nos narran diferentes historias con diferentes protagonistas cuya única relación es que sobreviven al Lejano Oeste de los Estados Unidos. Bueno sí, diría que todas esas historias tienen algo más en común, mostrarnos las bondades y maldades que conviven en la condición humana. Cada una de estas historias, algunas más que otras, resultan impactantes, la que más, la protagonizada por Liam Nesson. Pero todas resultan opresivas, duras, algunas dan cierot margen para sonreír, pero todas, absolutamente todas, impactan. Pero a cada espectador le gustará más un relato u otro, pero de lo que estoy seguro es que cualquier espectador gozará con la puesta en escena de esta película. El cuidado visual, los escenarios, el vestuario, son una maravilla. Aquellos que sienten debilidad por el género Western no pueden quejarse con La Balada de Buster Scruggs porque recoge toda su esencia y la potencia. Por supuesto, no puedo terminar este mini reseña sin hacer referencia a los diálogos de esta cinta. Qué deciros, los que conocéis bien las películas de los hermanos Cohen sabéis de lo que os hablo. No te dejará indiferente esta cinta y la disfrutarás.

 

 

Cuando los ángeles duermen

Gracias a Netflix he descubierto una joya del cine español. Qué coraje me da que en este país sean las españoladas a las que más bombo y platillo se les da sin embargo películas como esta lleguen a pasar desapercibidas. Sin duda una de las sorpresas del 2018. Dirigida por Gonzalo Bendala y protagonizada por Juan Villagrán, al que conocí hace muchos años por un grandísimo monólogo que hizo en la Paramount Comedy, se nos presenta una película muy angustiosa. El planteamiento es aparentemente sencillo, pues la película gira entorno a un atropello en mitad de la noche, pero no lo es tanto. Germán (Juan Villagrán) es un padre familia que intenta hacerlo lo mejor posible a pesar de estar absorbido por su trabajo. Una noche, de camino a casa, se cruza con una chica a la que atropellará. Ahí comienza su calvario. Sí, no el de la chica, el de él. Tendrá que hacer todo lo posible para salir de esa espiral cruel y angustiosa y en el espectador estará si Germán actúa de la mejor o peor forma posible. De verdad que pasé agobio al ver esta peli, imaginarme en esa situación me angustiaba. Es una película muy digna de nuestro cine, y el único pero es quizás el guión. Ciertos diálogos me parecían que podrían haber sigo mejor elaborados en determinadas escenas que desde mi punto de vista así lo requerían. A veces se me hacía desesperante ver cómo Germán no decía o hacía esto o aquello. Quizás sea así a propósito, para provocar de algún modo al espectador. Otro ejemplo más de que con no mucho presupuesto se pueden hacer cosas geniales como esta, una película que luce como un buen thriller.

ALIEN, el octavo pasajero [1979]
El arte de contemplar
Yo era un niño en 1994. Acababa de hacer la primera comunión […]
No sé que ha tenido siempre este bicho que es el que más miedo me ha dado de todos […]

Calibre

Volvamos a otra de esas películas donde Netflix marca a fuego su sello. Calibre es una cinta británica donde nuevamente nos envuelve un thriller opresivo. Es el debut del director Matt Palmer que nos cuenta la historia de dos amigos que deciden irse un fin de semana de caza por Escocia. Todo aparentaba ir bien, sólo dos amigos que después de tanto tiempo sin verse, deciden pasar juntos un fin de semana y compartir entre risas y charlas, la pasión por la caza. En una de esas expediciones al bosque, algo sucede allí dentro, algo con lo que no sabrán cómo lidiar. La historia es extrema y para ello era necesario unos personas que estuvieran a la altura. Ambos actores, ninguno de renombre, lo consiguen, como también los secundarios, teniendo estos últimos una gran importancia no sólo en los acontecimientos. Calibre tiene un desarrollo in crescendo que tiene su origen en las malas decisiones tomadas por sus personajes. Esta cinta presenta una atmósfera turbadora que impacta de lleno en el espectador, pues cada escena es un momento de tensión.

 

SERIES

Mindhunter

La primera serie de la que os voy hablar en esta primera entrega de Netflixeando es Mindhunter, una serie original de Netflix que además ya ha anunciado que tendrá una nueva temporada. Esta serie es una adapatación del libro Mind Hunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit de Mark Olshaker y John E. Douglas. Sin duda es una muy buena serie que recomendar donde nos topamos con dos agentes del FBI, interpretados por los actores Jonathan Groff y Holt McCallany. Ambos agentes se dedican a dar charlas a otros compañeros y a distintos cuerpos de policia sobre la mente de los asesinos en serie. Estudian la mente de los psicópatas para establecer patrones que los ayuden a capturar con más facilidad a los nuevos asesinos que están por llegar. Aunque el creador de la serie es Joe Penhall, la dirección de algunos episodios corre a cargo de David Fincher, Andrew Douglas, Asif Kapadia y Tobias Lindholm. Creedme que la mano de David Fincher (Perdida, Seven, El Club de la Lucha, Zodiac) se nota y bastante. Esta no es una serie al uso, carece de una trama central y como ocurre en muchísimas otras, en Mindhunter no encontrarás un final que hate todos los cabos y todos los malos acaben encerrados. Y no, no te he hecho ningún spoiler. Es una serie que, parece, va concinándose a fuego lento. Y entiendo que esto a muchos espectadores les pueda echar para atrás. Es una serie para degustar, no es de consumo rápido. Es la serie ideal para todos aquellos amantes de los thrillers policiacos y psicológicos. Es imposible no destacar los diálogos que ambos agentes, sobre todo el protagonista interpretado por Jonathan Groff, tienen con los serial killers. El nivel interpretativo de Groff es muy talentoso y ensancha aún más esta serie. 

THE OA

Es la serie que más estoy recomendando últimamente. Aunque comenzó en 2016, empecé a verla hará un mes y medio aproximadamente y puedo considerarme un afortunado. Porque justo cuando acabé la primera temporada de esta sensacional serie de ciencia ficción, comenzaba su segunda. Y es que la segunda se ha hecho esperar bastante, tres años ni más ni menos. La dirección corre por cuenta de tres personas: Zal Batmanglij, Anna Rose Holmer y Andrew Haigh y la protagoniza la bella Brit Marling que muchos conocemos de películas como Otra Tierra (2011) u Orígenes (2014), ambas dos joyas de la ciencia ficción que no puedes dejar escapar. The OA empieza con Prairie Johnson (Brit Marling), una chica ciega que desapareció sin dejar rastro y que como si nada, regresa a casa de sus padres seis años después y habiendo recuperado la visión. Pero Prairie es distinta, totalmente distinta, tanto que no se hace llamar así, dice llamarse OA y lo que ha vivido en todos esos años es difícil de creer, tanto que prefiere no contárselo ni a sus padres ni a los agentes de policía. OA seleccionará a cinco personas para contarles dónde ha estado, cómo ha regresado y qué necesita de ellos. OA les contará qué hay más allá y ellos la creerán, serán los únicos en hacerlo. Estamos ante una serie dramática (es un claro drama familiar) mezclada con una ciencia ficción para gourmets, nada de sci-fi arquetípico y desabrido. No, es una ciencia ficción reflexiva, que es lo que mola. ¿O no estáis conmigo? Podría decirse que es la serie que más se acerca al universo Interstellar (Christopher Nolan) y que eso sea así, se agradece una barbaridad. El resto de actores hacen un trabajo estupendo pero no están a la altura de Brit. Ya pudimos disfrutar de su rostro angelical y su excelente manera de actuar en Otra Tierra, una película que os recomiendo muy mucho. Brit, en su papel de OA, contará su historia a sus nuevos amigos, estas historias se nos aparecerán en forma de flashbacks. Pero con esta serie pasa algo curioso. Creemos conocer el final, sabemos que el final es que la joven Prairie vuelve a casa y todo lo que sabemos es parte del pasado. En absoluto, los flashbacks no sólo ayudan a entender el pasado sino que empujan los acontecimientos, esta historia aún no ha terminado y la trama avanza a medida que se ahonda en el pasado. Por otro lado la serie irradia una belleza descomunal. Nos recordará a películas como El Árbol de la Vida (2011), pero aquí nos deleitamos más pues apreciamos esa delicadeza en varios episodios. Por supuesto, la segunda temporada he podido verla y, aunque resulta un tanto confusa y enredante, luce espectacular. La ciencia ficción cobra aún más fuerza y tiene un mayor impacto visual si cabe, además posee escenas muy originales. Y hasta aquí, esta primera entrega de Netflixeando, jóvenes. A seguir, pues, disfrutando de Netflix por mucho tiempo más.

 


Les affamés. Los hambrientos [2017] – Cine Z de altos vuelos

Tenía ganas ya de volver a escribir sobre Cine Zombi en Anhelarium y no he visto mejor momento que este. Hace unas semanas pude disfrutar de Les affamés, una película canadiense dirigida por Robin Aubert que hace las delicias de todos los que amamos este género tan particular. Los hambrientos, como así se ha titulado en nuestro país, es un drama impactante que resulta un soplo de aire fresco a las películas de muertos vivientes. Y eso es algo que se agradece a raudales. Lo que más me atrapó de esta cinta es su escalada de tensión y lo mejor de todo: el miedo que transmite. No es habitual ver películas de zombis que den miedo al espectador. Para encontrar algo así tendría que remontarme a 28 días después (2002) del británico Danny Boyle (Trainspotting, Sunshine, La Playa, Slumdog Millionaire). Por si fuera poco, además esta película canadiense presenta una escasa pero buena dosis de humor negro en algunas de sus escenas que resultan efectivas y arrancan la carcajada al espectador. Es una peli implacable de este género que tienes que ver.

Los hambrientos no nos explica el por qué la sociedad de ha ido al carajo. No conocemos el motivo ni tampoco las consecuencias de semejante catástrofe. En esto no peca de originalidad pues son varias las obras donde se busca centrar la atención de los espectadores en el drama que sufren los protagonistas y en cómo manejan éstos la situación e intentan salir adelante. Prueba de ello lo vemos en la archiconocida serie The Walkind Dead o en su hermana pequeña, Fear The Walking Dead, de la que os hablé hace un tiempo en Anhelarium. ¿Qué nos presenta entonces Les affamés? Los hambrientos va un poco más allá, es una película de zombis muy intimista. Esta película nos sitúa en un apartado y pequeño pueblo de Quebec, donde los vecinos, algunos presa del pánico y otros con cierta sangre fría, comprueban sin dar crédito cómo los habitantes de la pequela localidad comienzan a transformarse en sedientos canívales. El director Robin Aubert aprovecha este escenario que ya de por sí resulta terrorífico para envolvernos en una atmósfera densa llena de sobresaltos.

La película presenta una peculiaridad más respecto al género, y es que en ella no vemos demasiados zombis  mordiendo y descuartizando. Salvo alguna que otra breve escena, no vemos visceralidad ni secuencias explícitas. Los hambrientos, a base de exhibir la tensión y el sufrimiento por el que atraviesan sus protagonistas, sumerge al espectador en el siguiente dilema: ¿qué nos empuja a seguir viviendo en una circunstancia tan extrema? Y aún así, este dilema no se nos presenta en forma de diálogos o una historia llena de triquiñuelas. De forma sugerente y sobre todo, utilizando mucho la ambientación, nos expone una adversa coyuntura humanista. Sí, Los hambrientos es una película muy ambiental, tanto en los momentos de aparente tranquilidad como en los momentos donde los muertos vivientes atacan, como las escenas nocturnas en el bosque. El paisaje, un paisaje gris y denso, pero enormemente bello, ayudan para tal encomienda.

Por otro lado, como se suele decir, en los detalles está la diferencia. No quiero entrar en spoilers pero, incluso los zombis, exteriorizan ciertos pormenores que hacen que esta película sea sorprendente y muy recomendable. El punto negativo es que los personajes, aunque interactúan entre sí de manera interesante, no tienen mucho desarrollo individualmente y resultan planos en algunos momentos. Recomendadísima, si te gusta el cine Z, no te defraudará.


ALIEN, el octavo pasajero [1979]

No sé que ha tenido siempre este bicho que es el que más miedo me ha dado de todos los monstruos del cine. Siento fascinación por Alien. Cada cierto tiempo me veo la saga completa. Cuando hablo de la saga me refiero a la saga original, no hablo ni de Prometheus (2012) ni de Alien: Covenant (2017). La primera, un despropósito; la segunda, aún sigo digiriéndola. Y ya ni hablemos de Alien vs. Predator (2004) y su secuela, un crossover para el entretenimiento barato, demasiado estúpido. Alien es la obra maestra de Ridley Scott, por lo que siempre será recordado. Ya sé que este director tiene en su haber grandes obras como Gladiator (2000) o Blade Runner (1982), pero su nombre siempre estará ligado a Alien, siempre se hablará de él como el director de Alien. En 1979 Alien marcó un antes y un después en el cine de ciencia ficción y de terror y por supuesto, una enrome franquicia que ha dado cómics, libros, videojuegos y todo tipo de merchandising. Alien es de las películas más reconocidas del género, una de las más transcendentales. Alien, el octavo pasajero, es de las películas que mejor envejece, han pasado más de treinta años de su estreno y no ha perdido ni una hebra de calidad. Sus secuelas, esas que componen la que todos conocemos como la saga original, son joyas del séptimo arte. Cada una de esas secuelas fue dirigida, además, por excelentes directores de cine. Alien, el regreso (1986) fue dirigida ni más ni menos que por James Cameron (Titanic, Avatar); Alien 3 (1992), por David Fincher (Seven, El club de la lucha). Ya en 1997, para Alien Resurección, sería Jean-Pierre Jeunet (La ciudad de los niños perdidos, Amelie) el encargado de dirigir la última de las clásicas. Pero yo me quiero centrar en la madre de todas ellas, en Alien, el octavo pasajero, porque muchas películas han seguido los pases de esta cinta, pero pocas han conseguido transmitir la angustia y la intensidad de ésta.

Oscuridad, terror y belleza

Esta película cuenta la historia de la nave Nostromo, una nave de carga que recorre un largo viaje y en el que sus tripulantes están sumidos en un sueño criogénico. MADRE, como así llaman al ordenador central de la nave, tras detectar una extraña transmisión procedente de un planeta cercano y aparentemente deshabitado,  procede ha despertar a los siete tripulantes de la nave. Así, los navegantes espaciales decidirán acercarse al planeta para comprobar e investigar la procedencia de dicha transmisión. Dallas, el capitán de la nave, comunica al resto de la tripulación que MADRE ha dirigido a Nostromo al desconocido planeta porque ha interpretado la señal interceptada como una alerta de socorro. Una vez que la película nos ha presentado los roles de todos y cada uno de los tripulantes, éstos de disponen a aterrizar en el extraño planeta para comprobar lo sucedido y desvelar el inquietante misterio. Cuando el capitán Dallas y su equipo aterrizan en el inhóspito planeta, accederán al lugar donde se originó la transmisión. Allí se encontrarán con una nave alienígena que parece haber sido abandonada mucho tiempo atrás.  Mientras tanto, la teniente Ripley ordena a MADRE que realice una descodificación de la extraña transmisión obtenida para su interpretación y es ahí donde descubrirá que el mensaje no era una alerta de socorro, sino de advertencia. Uno de los oficiales, Kane, descubre en la nave que han abordado una sala llena de lo que parecen ser huevos en incubación. Uno de ellos se abre y una extraña y viscosa criatura se adhiere a su casco de forma violenta, derritiendo su visor y aferrándose a su rostro. Kane es llevado de urgencias a Nostromo. Allí, uno de los tripulantes, un androide llamado Ash, intentará liberar a Kane de semejante engendro. Cuando parecía imposible desaferrar a ese extraño ser del rostro del oficial, éste cae aparentemente muerto. Kane despierta ileso, la nave Nostromo pone de nuevo rumbo a la Tierra. Pero Kane comienza a convulsionar y una extraña criatura sale de su interior reventándole la caja torácica. Y es aquí donde comienza una tragedia galáctica que no se olvidará jamás.

Los oscuros pasillos y rincones de Nostromo forman un escenario claustrofóbico y amenazador. La pequeña y violenta criatura tiene innumerables formas de esconderse a placer de los tripulantes que ahora se muestran inquietos y asustados. La teniente Ripley comienza a mostrar sus dotes de mando y determinación y es donde poco a comienza a obtener el protagonismo. Desde el inicio de esta cinta vemos como los planos y secuencias están medidos al detalle. La música, encargada a Jerry Goldsmith, pone sutil y paulatinamente énfasis a cada momento. La nave Nostromo presenta cierto aire disco (como no podría ser de otra manera en pleno años setenta) para dar paso a un ambiente gótico y tenebroso, convirtiendo la nave en el mayor de los pasajes del terror. Como bien rezaba el cartel con el que se promocionaba esta película: «En el espacio, nadie puede oír tus gritos». 

El octavo pasajero

El pequeño Alien, ese que anda correteando por la nave, es el octavo pasajero, al que nadie a invitado a bordo. El pequeño ser sufrirá ciertas transformaciones que ni el mismísimo Frank Kafka hubiera imaginado. La metamórfosis del bicho es espectacular y lo que lo hace más brillante es que no se usan efectos digitales en esta película. Hablamos de una cinta rodada en 1979 y de ahí el atractivo que jamás conseguirán las películas de hoy día. Los monstruos y estrafalarios personajes de las películas de aquellos días eran maquetas o disfraces que se conseguían a base de horas de concienzudo esfuerzo. De un sangriento cangrejo pasaba a una suerte de escarabajo repugnante para convertirse finalmente en un ser bípedo, imponentemente alto y fuerte, con una especie de armadura irrompible, tan oscuro como un agujero negro, de un aspecto que no podría ser más amenazador y espeluznante, y con unas mandíbulas que por si fuera poco, escupían ácido corrosivo. Un ser inmune, un ser invencible.

El bicho, por excelencia. Uno de los inconos del cine de terror más impactantes y reconocibles. El monstruo que más miedo me ha dado de todos. Llegué a tener pesadillas con él. Recuerdo cómo un primo mío me regaló de pequeño un póster enorme que regalaba Pepsi con motivo del estreno de la tercera película, Alien 3, en 1992. En él se veía a este monstruo a tamaño original, de esos pósters que se pegan detrás de la puerta de tu habitación o en una de los armarios. No recuerdo qué hice con él, si lo tiré o lo regalé, pero jamás lo coloqué en mi habitación. Este bicho tan letal no cesará en su empeño de matar a todo ser viviente que se cruce en su camino. De la forma más mortífera, irá acabando con toda la tripulación. Perseguirá de manera incansable a la teniente Ripley y no sólo en esta película. Ay! La teniente Ripley…

Sigourney Weaver


El bicho se pasa toda la película soltando babas, escupiendo ácido y persiguiendo a una Sigourney Weaver ensagrentada, sudorosa y en braguitas, que corretea por toda la Nostrodomo. Puede parecer soez o simplista esto que acabo de escribir, pero tan sólo es la imagen que tengo grabada a fuego en la cabeza cuando pienso en esta película. Las escenas de Weaver y el Alien son las que más me marcaron y las que primero se me vienen a la mente. Son las dos piezas inquebrantables, insustituibles y que más perdurarán en el universo Alien. Como si de una versión alternativa de La bella y la bestia se tratase, Ripley y Alien son en esta cinta la pareja de un baile violento y sangriento. Sólo ella es capaz de hacerle frente a un monstruo de tal calibre, Ripley nunca dejará de ser una de las más admiradas heroínas del celuloide. Su periplo con Alien será la columna vertebral de toda la saga. La actuación de Weaver en la película es una de las más logradas de su carrera cinematográfica. Si Ridley Scott será siempre el director de Alien, Sigourney es y será siempre la actriz de Alien. Cuántas veces habré oido decir eso de: Sí, esa que hizo la peli de Alien, cuando alguien se quiere referir a la actriz. Todos los actores que dan vida a los miembros de la tripulación dan la talla, transmiten intensidad y realismo en la pantalla. Todos, sin excepción, Dallas (Tom Skerritt), el oficial científico Ash (Ian Holm), Brett (Harry Dean Stanton) y Parker (Yaphet Kotto), Kane (John Hurt) y Lambert (Veronica Cartwright). Pero el coraje, la valentía, el papel femenino por excelencia, es el de Ripley, Sigourney Weaver. Sin alardes, tan sólo con el arrojo de una mujer cabreada, Ripley se enfrenta a Alien. Es tal la determinación y entereza de Ripley, que a su lado Alien no parece tan imbatible.

Alien, el octavo pasajero, es una película para disfrutar viéndola varias veces. Como esa botella del mejor vino que puede durar meses en tu pequeña bodega y que sólo sacas en ocasiones especiales. Esta película es para apreciar todos sus detalles. Su atmósfera opresiva, la interpretación de sus actores, la música, su fotografía, el ingenio de un director en estado de gracia, y la calidad de una actriz irrepetible como es la señorita Weaver, sin olvidarnos, ¡cómo podríamos!, del terror que infunda esta especie de quimera del espacio. Una obra maestra del séptimo arte. Yo, seguiré cada cierto tiempo disfrutando de esta saga como vengo haciendo desde hace años. Una noche que no tengas plan alguno, y no quieras salir de casa, ya sabes qué hacer.



MINICRÍTICAS de CINE #8 – Southbound – Suspiria – SPRING – Life Afther Beth – Cheap Thrills – Deathgasm

Hace unos días terminaba la esperadísima segunda edición de INSOMNIA, el Festival de Cine Fantástico  que se celebra cada verano en mi ciudad, El Puerto de Santa María. Para un servidor, que se celebre este festival hace que cada verano cobre mayor aliciente. La expectación que este festival levanta a todos los que por estas tierras amamos este tipo de cine es enorme. Desde el nacimiento de INSOMNIA, este festival se ha convertido en uno de los planes más esperado del verano. Al menos lo es para mí, que celebro con mucho entusiasmo la llegada de este festival palomitero.

Para este segunda edición se siguió con la emisión de cortometrajes como ya se hiciera el pasado verano. Se proyectaron más de 35 cortometrajes en un conocido pub de la localidad, hubo 3 exposiciones de género y una charla con Javier Coronilla, que ha trabajado en los efectos especiales para películas como Star Wars VII, Rogue One, Un monstruo viene a verme. Por si fuera poco, y para completar el programa del festival, el día 18 de julio pudimos vivir una bonita experiencia:  la proyección inédita gracias, al departamento de cultura, de Nosferatu (1922) y con banda sonora en directo gracias al trío Cinetones. Los tres músicos se encargaron durante toda la proyección de poner música y efectos sonoros a la película. Fue precioso, para mí, una experiencia antes no vivida.

Pero vamos con las películas elegidas para esta nueva edición e INSOMNIA. He de decir que el cartel del pasado año me pareció mejor, pero no por ello desmejoro las pelis elegidas para este ocasión. Pero tengo que decir que eché de menos la proyección de otra película de mayor calado (algo al estilo Coherence o We Are Still Here, proyectadas el año pasado) y no tanta de corte juvenil.

SOUTHBOUND

La película que abriría el cartel de INSOMNIA II fue todo un acierto. Para los que hemos disfrutado con las entregas de V/H/S y su secuela, esta peli no podía defraudarnos. Y es que los creadores de la antes citada dieron forma a una nueva antología del terror en forma de roadmovie. En esta ocasión son cinco relatos de terror conectados entre sí los que nos provocarán todo tipo de sensaciones. La película te hará sentir como si vivieras en primera persona estas cinco pesadillas que no te dejarán indiferente en ningún momento. Con Southbound vemos cómo sus creadores le han puesto mucho más mimo que en V/H/S. Con cierto regusto a aquellas historietas de Creepshow, estos relatos se nos presentan inquietantes, sobre todo el tercero, en el que empieza con un hombre conduciendo por una larga y oscura carretera.


SUSPIRIA

¡Nunca pueden faltar los clásicos! La película del italiano Dario Argento fue la elegida para esta nueva edición. Suspiria (1977) es una película demasiado densa y difícil de ver, no todo el mundo la aguanta. Jessica Harper da vida a una joven que ingresa en una exclusiva academia de baile la misma noche en que asesinan a una de las alumnas.  La protagonista de esta cinta se verá sucesivamente envuelta en una pesadilla de la que no sabrá despertar. Suspiria es una película estéticamente perfecta, quizás la película de terror más hermosa y elegante que jamás he visto. Cuidada al más mínimo detalle, con una música tremendamente hipnótica. Digo que es una película difícil de ver porque no se centra en un argumento remarcado y en los efectos típicos de las pelis de terror. No, Argento se centra en cada metraje en el arte oscuro, tétrico y a veces incomprensible, que encierra esta película.


SPRING

Para mí, y seguro que para muchos de los asistentes al festival, fue la gran sorpresa de esta nueva edición de INSOMNIA. En Spring, el terror y el amor van de la mano en una película muy intimista. Evan, un joven norteamericano, viaja a Italia donde conocerá a una chica atractiva a la par que enigmática. Los dos viven un romance pero él descubrirá el oscuro secreto que aguarda en ella. En esta película no vemos grandes sustos, no es ese estilo de película. De hecho, me atrevería a decir que a partir del segundo o tercer acto de la película, ésta deja de ser una de terror para convertirse en toda una historia de amor, aunque una historia muy especial. Si bien la primera parte de la película te engancha por el misterio que encierra la joven Louise, lo restante te encandilará por la química que surge entre los dos actores y final de su historia.


LIFE AFTER BEATH

Titulada en español como Amor Zombie, esta cinta nos sitúa en la vida de Zach tras la repentina muerte de su novia. Ésta, como si nada, regresa a la vida, pero ella ya no es la de antes, ni ella ni muchos más. ¿Por qué? Porque esta es otra historia de zombis, de muertos vivientes. Esta película no es nada original, y tampoco aporta nada del otro mundo al género zombi, pero es una muy buena película si este es tu género. Los que me conocen saben que me desvivo por estas películas, que el cine zombie, aun el más cutre, es música celestial para mis oídos. Tanto que, como podéis comprobar, tengo hasta una sección dedicada a los zombies en Anhelarium. A principios de verano fallecía George A. Romero, creador de esta temática, y durante la proyección de esta película me acordé de él, pensando en todo lo que nos ha dado el cine y la literatura gracias a lo que este director comenzó a hacer en 1968 con aquella noche, la Noche de los muertos vivientes. Esta es una comedia zombi que sin llegar a ser como Zombies Party (2004), sigue su estela y nos deja pasar un buen rato.


CHEAP THRILLS

Segundo plato fuerte del festival. Junto con SPRING, las dos mejores de esta reciente edición. En un principio, esta película iba a estar dirigida por Tarantino, pero acabó abandonado el proyecto y fue E.L. Katz quien le dio vida. Juegos sucios, como se llamó en España, nos cuenta la historia de Craig, un padre de familia en serios apuros económicos que conoce de casualidad a una pareja algo excéntrica. Él le propondrá una serie de pruebas a cambio de dinero, de mucho dinero. Todo comienza siendo un juego absurdo para terminar siendo la peor noche de Craig. ¿Qué estamos dispuestos a hacer por dinero? Esa es la idea en la que gira esta película, una película repleta de escenas violentas, hilarantes y eróticas. Pero hay algo más, no todo gira en torno al dinero. La película deja como último mensaje si todo aquello que hacemos, por muy extremo que sea, puede o no estar justificado. Juega, digamos, con esa ambigüedad. Cheap Thrills es gamberra como ella sola, con escenas que rayan lo gore y con otras que es para partirse de la risa. Es una película perfecta para festivales, para que todos los presentes griten, rían y aplaudan, en definitiva, hagan ruido con esta película porque bien lo merece.


DEATHGASM

Película con la que cerraría esta segunda edición del festival portuense. Esta película si que fue gore. Desde Nueva Zelanda nos muestran una cinta cargada de violencia y vísceras a ritmo de Heavy Metal. Otra película festivalera con la que disfrutar en compañía, sobre todo si tus amigos y tú sois jevis que una lluvia de hachas. Deathgasm es la historia de Brodie un joven metalero que acaba de trasladarse a un pequeño pueblo donde hará amistad con Zakk, el típico rebelde sin causa. Los dos son fanáticos del Metal extremo y hacen muy buenas migas, tanto que deciden montar una garage band con otro par de perdedores que conocen del instituto. Todo bien hasta que sin querer, tocan una partitura que le roban a una estrella del Rock y que resulta estar endemoniada. Han abierto las puertas del infierno y ahora todo está perdido. Delirante comedia y poco más que decir de ella, la verdad sea dicha.

Es un inmenso placer poder disfrutar durante unos días de este tipo de películas en un patio hermoso, bajo un manto de estrellas y rodeado de gente enamorada de este género.

Esperando con ansias INSOMIA III…


Fear the Walking Dead – Cuando la hermana pequeña tiene más talento

fear-the-walking-dead-logo

Esta serie, spin-off de la que es su hermana mayor, The Walking Dead, lleva la marca de Robert Kirkman y eso era algo que me atraía enormemente hacia ella. Para quienes a estas alturas aún lo desconozca, Robert Kirkman es el guionista de cómics que parió el fenómeno The Walking Dead. Hace ya bastantes años que le sigo, hace mucho que compré esos cómics en blanco y negro sobre muertos vivientes cuando aún quedaban unos años para que la historia diera el salto a la pequeña pantalla.  Saber que Robert Kirkman estaba al cargo de este proyecto me ilusionaba. Porque a pesar de que la serie The Walking Dead ha remontado el vuelo y su quinta y sexta temporada son una maravilla –hace muy poco se estrenó la séptima y no pinta nada mal–  las anteriores temporadas me dejaron bastante decepcionado y la serie parecía haber perdido el rumbo. Desde luego, ya se anunció en su debido momento que la serie se separaría de la línea argumental de los cómics y seguiría su propia trayectoria. Esa noticia, a los que hemos seguido el cómic, no nos alentó demasiado y, efectivamente, la serie cambió bastante y no para bien. ¿Por qué? Porque era insulsa, cayó en la desidia. No aportaba nada y sus personajes caían en la mediocridad. El dramatismo, ese que dejó grabado Kirkman en las viñetas, se difuminaba para dar paso a un show de zombis. Porque, y lamento decirlo, es una pena que The Walking Dead haya desperdiciado la cantidad de material que poseen los cómics. Hasta me sorprende que la serie mantuviera la audiencia hasta la llegada de la quinta temporada donde todo, por suerte, cambió.

Fear the Walking Dead deja a un lado es ansia Hollywoodiense de querer sorprender con escenas grandilocuentes repletas de efectos especiales y mucho maquillaje para retomar, desde una perspectiva más humilde, ese halo de emoción y tragedia que emanan los cómics. La hermana pequeña de TWD se vuelca en el drama y para ello se centra en una familia desestructurada que será la protagonista de esta otra visión del apocalipsis. La importancia ahora no recae en los zombis, estos quedan relegados a un segundo plano. El foco de atención está puesto en los personajes y la tragedia, conjunta y particular, por la que atraviesan. Como si de un estudio de psicología se tratase, desde el primer capítulo vemos la transformación de los personajes. La serie, ahora enfocada en un ambiente más urbano, nos sitúa en Los Ángeles, California, y nos muestra a una familia numerosa pero desestructurada que tendrá que hacer frente a la infección que poco a poco se va extendiendo para poder permanecer juntos y sobrevivir. Al principio todo está como siempre, pero se van sumando los casos aislados que alertan a la población y todo se va torciendo. Si no quieren saber cómo saben sus vecinos y familiares, tendrán que poner todo de su parte, necesitan que la familia ahora sea otra, porque el mundo es otro.

Guerra Mundial Z
Sangre y terror para una noche de Halloween
Otro tipo de, ¿zombis?  [Relato]

La serie cuenta con una primera temporada de seis episodios y una segunda temporada de quince. El canal AMC confirmó recientemente la renovación de la serie para una tercera temporada que contará para la ocasión con dieciséis episodios y que verá la luz el próximo año. En la primera temporada ya podemos comprobar cómo Fear the Walking Dead tiene ese algo que durante tanto tiempo le faltaba a su hermana mayor. Si bien es cierto que se centra en la supervivencia, sin esclarecer el verdadero origen de la epidemia zombi y quién anda tras ella, el guión ya resulta más definido y la dirección más acertada. La serie, muy acertadamente, cuenta el comienzo de un apocalipsis zombi. En un primer momento, los afectados son mendigos, drogadictos, personas más propensas a coger enfermedades. La policía carga contra ellos y los que lo presencian se echan encima, denunciando lo que aparentemente es otro caso de abuso policial. Paulatinamente, esa extraña rabia se propaga, la gente se da cuenta de ello, algo les está pasando a las personas que las convierten en caníbales. Mucha gente se va dando cuenta y hacen acopio de provisiones y se refugian. Y como ocurría en las películas de George A. Romero, los medios de comunicación alertan de lo sucedido en las calles pero en ningún momento dan una explicación. Fear the Walking Dead es el inicio del declive, y refleja el enorme impacto que surte en las personas. La vida normal, como antes se concebía, está llegando a su fin.

amcs-fear-the-walking-dead-season-2-finale-episode-15-nick-clark

En esos seis capítulos empatizamos con un grupo de personas, todas muy diferentes, atrapadas en mitad de un caos que no tiene explicación y que apenas acaba de comenzar. Uno de sus protagonistas, Nick Clark, es joven adicto a la heroína que será el primero en esta historia en vivir de cerca la infección. Pero estaba demasiado colocado para saber si lo que vieron sus ojos era cierto o producto de una locura. Su madre, Madison, interpretada por la atractivísima Kim Dickens, se verá en la imperiosa necesidad de buscar a su hijo, ayudarle a desengancharse y recomponer a su familia. En la primera temporada vivimos un drama familiar y, a medida que avanza, la serie muestra con desgarro la fatalidad de esta familia en cada uno de los eventos que se suceden. Ya en la segunda temporada, todo se intensifica, pues la sociedad ahora es cuando realmente entra en colapso. Los zombis son cada vez más numerosos y toman comprensiblemente más protagonismo, pero sigue siendo la baza este núcleo familiar que cada vez y, para sorpresa del espectador, es más y más fuerte. Esta serie, en contraposición a The Walking Dead, donde vemos cómo es cierto eso de que el hombre es un lobo para el hombre, es más humana.

Cine Zombi
Zombis A.C. – La otra cara de Roma
Las pelis que no te puedes perder si te gustan los muertos viviente Un cómic muy diferente

Un auténtico survival horror, esta vez más realista, cercano, que muestra un mayor talento y que tiene por delante mundología a explotar. Una serie muy recomendada, llena de suspense, donde los personajes calan de verdad y por cada episodio se van definiendo aún más por sus vivencias. Esperé a que ambas temporadas estuvieran cerradas para poder disfrutar de la serie como a mí me gusta, viendo los capítulos de seguido. Antes de hacerlo, ya había leído u oído opiniones diversas sobre ella, la mayoría bastante negativas, y el comentario que más se repetía era que nada tenía que ver con su predecesora. Y tenían todos mucha razón, nada tiene que ver. Fear the Walking Dead no es peor ni mejor. Es, al menos hasta la fecha, muy diferente. Está hecha para un público distinto, ese que simplemente quiere ver a personas sobrevivir sin mayor espectáculo.

Por último, mencionar que, entre la emisión de estas dos temporadas, el canal AMC colgó en su página web una interesante historia en dieciséis mini episodios (cuya duración total es de 16 min) que muestran a unos pasajeros de un avión que se ven sorprendidos por la epidemia. Bajo el título de Fear the Walking Dead: Flight 462, podéis ver esta breve webserie en este enlace. Lo ahí acontecido es un spin-off de este spin-off y supuestamente, ambas historias se cruzarán en algún momento. Desde luego, los que somos unos frikazos de la temática zombi, llevamos mucho tiempo de enhorabuena, porque no paran de salir series, películas y cómics de zombis y yo desde luego, nunca me canso. Por cierto, hacía tiempo que en Anhelarium no escribía sobre muertos vivientes ¿eh? Ya era hora.



MINICRÍTICAS de CINE #7 – COHERENCE – La Cosa – The Final Girls – We Are Still Here – Cuentos de Halloween – Blue Ruin

art_15078_insomnia

Con motivo del reciente Festival de cine Fantástico y de Terror que se ha celebrado en El Puerto de Santa María y que concluyó hace pocos días, y las ganas que tenía que regresara a Anhelarium otra entrega de las famosas “minicríticas”, os presento a continuación todas y cada una de las películas que se proyectaron en el Festival Insomnia y que tan buen rato nos hicieron pasar. Se nota que cada película fue escogida a conciencia, pues todas, las seis, dejaron allí presentes con muy buenas sensaciones. Esperemos que la iniciativa crezca y el verano que viene, en vez de ser seis películas, que sean ocho, o nueve, y por qué no, diez. Insomnia ha tenido muy buena acogida y deseamos que nos sorprendan con más ediciones en un futuro.

Y yendo al grano, deciros que por muy cinéfilo que sea uno, siempre hay joyas que se nos escapan. Pasa como con la música. Es casi imposible conocerse todos los discos de todos los grupos de todos tus estilos musicales preferidos. Y mira que yo lo intento. Pero los discos se van acumulando, aunque nunca me llego a saturar, como buen melómano, sino todo lo contrario, quiero más y más. Pues con el cine pasa exactamente lo mismo. El séptimo arte es una de mis pasiones, soy un indoncicional del buen cine, y siempre me siento con ganas de disfrutar de una buena peli. Como cinéfilo implacable, busco y rebusco cuál será la nueva remesa de pelis a ver. Pero como es comprensible, siempre se me escapan algunas joyas que acabo viendo con el paso del tiempo gracias a la recomendación de algún amigo o porque de casualidad leo algo sobre la misma por alguna web o redes sociales. En este caso, gracias a Insomnia, salvo La Cosa de John Carpenter que ya conocía desde hace muchos años, las cinco películas restantes fueron todas manjares a degustar por vez primera. Esto, sumado a que todas me sorprendieron y que ya de por sí el Festival me entusiasmó desde el primer día que supe que se celebraría en mi ciudad en estos días de verano, he disfrutado cada noche de proyecciones como un niño el día de Reyes Magos.

COHERENCE 

coherence-164378169-largeDirigida por James Ward Byrkit y estrenada en 2013, ganó el premio al mejor guión del Festival de Sitges de ese mismo año. En la que sería la primera noche de Insomnia, ya nos avisó el presentador del festival que la película se hacía cada vez más complicada y que es de esas pelis que te dejan pensativo un rato despues de verlas. Razón no le faltaba, como tampoco es de extrañar que ganara el premio a mejor guión en el prestigioso Festival de Sitges. Lo merece desde luego. El guión ni para de dar vueltas como una lavadora y los personajes se enredan cada vez más en una trama que termina por explotar como una traca de petardos. Pero ese guión resulta brillante, poderoso, y muy efectivo. Coherence es la Ópera Prima del director escritor y director norteamericano y de seguro que nos sorprenderá en un futuro con más películas del mismo calibre. Pues quien logra dar forma a algo así, tiene capacidad de sobra para hacerlo cien veces más. Coherence es de esos films que uno celebra haber visto, por lo original y el suspense angustiante que logra transmitir. La película nos centra en lo que pinta ser una noche entre amigos. Todos juntos, charlando y riendo, compartiendo anécdotas. Pero esa misma noche un cometa pasaría, uno que tenía a la población bastante alarmada por sus posibles efectos. Y es que en 1923, ya pasó un cometa similar por Finlandia, provocando el pánico y la confusión entre sus habitantes. Es difícil hablar de una película sin centrarse en su núcleo central y no destriparla, pero la película no está hecha como mero entretenimiento, está hecha a consciencia para desquiciar el espectador. Es un claro ejemplo de cómo llevar a cabo una muy buena película de Ciencia Ficción con cuatro duros como ya pasó con El Hombre de la Tierra (2007). Un cometa anda en el cielo mientras unos amigos andan celebrando. Pero pronto verán que el paso del cometa acarreará desastrosas consecuencias. El desenlace de la Coherence es simple y al mismo tiempo, deslumbrante.

La Cosa

the_thing-142296417-largeMítiquísima película de terror de los gloriosos años ochenta. Dirigida por el siempre querido e idolatrado John Carpenter (La Noche de Halloween, Starman, Están vivos, El pueblo de los malditos, etc), dirigió una de las películas más recordables y  clásicas del cine de terror, The Thing. En 1982 fue el año en que se estrenó La Cosa y desde entonces ha sido una película recurrible por y para todos los amantes del cine de terror. Es de esas que nunca envejecen, y que siguen siendo igual de efectivas con el paso de los años como el primer día. Protagonizada por un guaperas Kurt Russell, La Cosa, nos emplaza en mitad de la Antártida, con un equipo de investigadores que descubren lo que parece ser un ente extraño, que aparenta haber estado congelado y enterrado durante cientos de años y que al descongelarse, parece mutar en algo diabólico. Un clásico del cine de terror que anhelaba seguir la senda de Alien, el octavo pasajero, estrenada años antes en el 79 y que cumple con las expectativas. La Cosa es una película que mezcla de forma magistral el terror y el suspense, todo un clásico del género que no puede faltar en tu filmoteca. Esta cinta crea una atmósfera de abandono espeluznante, dando pie a una cobrecogedora lucha entre los hombres de la estación y…la cosa.

The Final Girls

the_final_girls-637994518-largeSegunda noche de Insomnia. Las películas elegidas, The Final Girls y We Are Still Here. Las Últimas Supervivientes, película dirigida por Todd Strauss-Schulson y protagonizada por Taissa Farmiga (American Horror Story: Coven), narra la delirante historia de unos chicos que van al cine, y cuando todo parecía ir como debiera, la sala de cine sale ardiendo. El caos de apodera de la sala y de toda la chavalería allí presente. Todos estaban viendo un slasher ochentero protagonizado por la madre de nuestra protagonista, la scream girl más cotizada del cine ochentero a la que esa noche homenajeaban en el aniversario de su muerte. La sala está en llamas, la gente histérica, y a nuestra siempre preciosa Taissa Farmiga se le ocurre la genial idea de intentar encontrar una salida rompiendo la pantalla y traspasándola. Y para sorpresa de ella y sus amigos, no sólo traspasan la pantalla para escapar del fuego sino que acaban dentro de la película. Ahora, no sólo nuestra protagonista se reencontrará con su fallecida madre dentro de la película sino que tendrá además que sobrevivir al psycho-killer de la misma. La cinta es muy graciosa, las actuaciones están más que correctas y algún que otro susto te llevas. Esta disparatada comedia, con sus alocados personajes, intenta realzar de nuevo el género slasher que tanto éxito tuvo durante toda la década de los ochenta y noventa. De hecho, cada metraje de esta The Final Girls es una continuo veneración al cine de terror de esos años. Para mí fue una película que disfruté desde el primer minuto hasta el último. Soy un apasionado de los años ochenta y todo lo que envuelve a aquellos maravillosos años. Y si además, en mitad de la película suena “Cherry Pie” de Warrant, más aún. Aunque como curiosidad, esta canción es de los noventa, y la película se recrea en el año 1986. Un pequeño gazapo sin importancia. Recomendadísima.

We Are Still Here

we_are_still_here-570761581-largeCada película siempre tenía su horario. La primera a las 22:30 y la segunda, a las 00:00. Y qué mejor manera que empezar la media noche con We Are Still Here, la cinta más aterradora de las proyectadas en Insomnia. Dirigida por Ted Geoghegan y protagonizada por actores bastante desconocidos, Todavía estamos aquí es una película que el verdadero amante del cine de terror sabrá apreciar. Pasará siempre desapercibida entre tantas del género, pero es de esas pequeñas joyas que los fieles del terror saben saborear. De esas que gusta desempolvar de tu filmoteca y proyectarla en esas sesiones de cine en casa con tus amigos. Esta cinta cumple y bastante bien, generando tensión y propiciando al espectador algunos sustos muy buenos. La película nos cuenta sobre una maldición que insaciable, cada treinta años, el mal que habita en ella ansíe devorar a aquellos moradores que la habiten. Porque si cada treinta años la casa no se alimenta, la desgracia caerá sobre todas las personas del pueblo. Una pequeña familia acaba de mudarse a la mansión, y cuando todo parecía ir bien, lo demoníaco hará acto de presencia. Estamos pasando por unos de muy buen cine de terror y esta es una más para la colección. Las actuaciones son en ocasiones algo tercas, pero el terror que presenta es directo, efectivo, y diría que hasta elegante. La película, ambientada en la década de los 70, nos hace recordar clásicos de la época como Al final de la escalera, creando esa atmósfera en ocasiones sórdida y tenebrosa. No defrauda al espectador, os lo aseguro.

Cuentos de Halloween

tales_of_halloween-155144453-large

Última noche del Festival. De las dos comedias de terror que presentaron en Insomnia, me quedo sin dudarlo con Halloween Tales. ¡Qué barbaridad! ¡Un no parar de reír! Terror retorcido y de lo más friki. La película es una compilación de diez historias, diez relatos de terror que se surgen durante una noche de Halloween en un mismo barrio americano. Cada relato me gustaba más, todos delirantes, surrealistas, absurdos, tronchantes. Que el espectador no espere encontrarse algo con lo que pasar miedo, que no espere ver algo como Expediente Warren o It Follows. Es una película desenfadad, una película friki para frikis. Una simpática antología de terror llena de clichés y sustos baratos que te mantienen totalmente entretenido. Es la película ideal para abrir esa sesión de cine que a todos nos gusta montarnos en casa, ya sea Halloween o no, sólo o con amigos. La película hizo las risas de todos los allí presentes y fue de las más aplaudidas. Recomendada sobre todo para verla con gente, se disfruta mucho más, pues en mi opinión, está hecha para eso.

ue_ruin-158938233-largeBlue Ruin

Último film de Insomnia. Con la proyección de esta película los organizadores del evento se garantizaron ponerle a Insomnia su broche de oro. No estamos ante una película de ni terror, ni de ficción. ¿Por qué se eligió Blue Ruin entonces? Precisamente por la atmósfera tan cargada de suspense, uno digno de la mejor película de terror. Película independiente, financiada a través del crowfunding (aportaciones solidarias de internautas). Toda ella  genera desde el principio hasta el final un ambiente denso y opresivo. Blue Ruin nos presenta la historia de Dwight (Macon Blair), un hombre de mediana edad que malvive en su destartalado Pontiac azul. Un día recibe una amarga noticia que reabrirá una vieja herida del pasado que jamás llegó a cicatrizar. Entonces, Dwight decide urdir un plan que espera, le de esa paz que anhela.   Este film nos cuenta la historia de un hombre que ya no tiene nada que perder, que ha tocado fondo en su vida,  ya no queda nada del hombre que un día fue. Eso le da esa extraña libertad de poder hacer lo que desea. Estamos ante un thriller vengativo, que no aporta nada original, pero la calidad visual y sobre todo es microcosmos denso, depresivo, y de auténtica  tensión,  que junto a la espléndida actuación de Macon Blair, es lo que hace que Blue Ruin sea una película diferente, sólida, violenta e incómoda por momentos. Tan real como la vida misma.


Tiburón, de Steven Spielberg [1975]

Jaws

Fuente: 4usky.com

Existen miedos que nunca desaparecerán. Como el miedo al mar, a los secretos que debajo esconde, y sobre todo, miedo a los dientes, dientes grandes de fauces enormes, poseídas por demonios marinos que pululan por las entrañas de un gigantesco paraíso subacuático. Esta película de Spielberg no ofrece nada nuevo, pues el miedo a los tiburones siempre ha existido y siempre existirá. Pero Steven Spielberg tiene algo que pocos directores poseen, y es esa tremenda capacidad de contarte cualquier cosa de tal manera que parezca algo extraordinario, nuevo, fascinante. Si a esto le sumamos que esta historia viene acompañada por los compases de John Williams (el mejor compositor de música cinematográfica), la película cobra un mayor sentido y nuestro miedo al mar, a los dientes, se acrecienta y nos quedamos pegados al sofá sin querer apartar la vista de la pantalla.

Steven Spielberg es de esos directores que en la década de los setenta y ochenta, crearon una nueva forma de hacer cine, toda una verdadera manera de marcar un antes y un después. En esos años tuvimos a Coppola y su trilogía de El Padrino, a George Lucas y su Guerra de Las Galaxias y a Martin Scorsese con Taxi Driver. Todos ellos y otros más, revolucionaron a lo grande el séptimo arte.

Tiburón fue un éxito rotundo, la película que encumbró al que está considerado uno de los mejores y más grandes directores de cine del mundo. Spielberg podrá gustare mucho o poco, pero sin duda, ha sido y es pieza fundamental en la historia del cine. Las cosas que tiene la vida…Spielberg estuvo a punto de abandonar la realización de esta cinta pues no le permitían grabar escenas en el mar, y qué cosas, al final acaba haciendo una película que con el tiempo se convertiría en todo un clásico. Esta cinta está basada en el libro de Peter Benchley, y Spielberg supo condensar ese libro en la gran pantalla. La película no sólo nos cuenta la historia de un tiburón que devora a personas. La historia trata sobre la desesperación de todo un pueblo que vive mayormente del turismo y comprueba que su economía se ve en peligro por las ansias de un tiburón por acabar con todo bañista que se tercie. De hecho, el director centra su atención precisamente en este punto durante la primera parte de esta película. Spielberg muestra cómo es el pueblo al completo, la manera de vivir de sus habitantes, sus quehaceres, intereses, y por supuesto, el miedo a perderlo todo por culpa ese escualo que tiene atemorizado a todos.

t1larg.jaws

Fuente: Google.es

La fotografía de esta película es impecable, ésta juega de forma espléndida mostrando el júbilo de los bañistas en la playa, la felicidad de los ciudadanos, todo eso adornando con el fondo de ensueño que aporta el azul del mar y la luz dorada del sol. La playa es el escenario de esta historia, por eso los que somos amantes del mar, del sol y la playa, vemos en esta película un plus más.

Leí no hace mucho que el rodaje de esta película fue todo un quebradero de cabeza. La maqueta del tiburón traía de los nervios, y qué decir de la barca con la que dan caza al tiburón, se hundió, teniendo que izarla de nuevo mientras se volvía a hundir en pleno rodaje.  Y precisamente en esa barca donde encontramos el mayor esplendor de los principales personajes de esta película. El tándem Scheider-Shaw-Dreyfuss es magistral en la segunda mitad de esta cinta. Son los héroes de esta historia, los que se juegan la vida para poner fin al temor de todo un pueblo. Necesito destacar brevemente la escena en la que los tres conversan a altas horas de la madrugada en la barca, una escena que me encantó por su tremendo calado. Quizás sea ahí el punto más álgido de estos tres héroes, los protagonistas de Tiburón.

Algo muy habitual en Spielberg es hacer que en sus películas, una persona totalmente corriente se enfrente a situaciones excepcionales, y es así como vemos que tres hombres se enfrentan a lo insólito. Tiburón fue la primera película de la historia del cine que pasó la barrera de los 100 millones de dólares en recaudación. Con los años, esta película no ha perdido nada en absoluto. Tiburón es desde hace décadas una habitual en la parrilla, una de esas películas que emiten todos los veranos y siempre acaba sentando a miles de personas ante la pantalla, pues consigue un efecto totalmente cautivador, expandiendo aún más ese terror que el humano siempre ha sentido por los monstruos y por las desconocidas profundidades marinas. Y eso lo consigue principalmente gracias a unas interpretaciones muy reales y al tratamiento tan adulto y serie que se le da a las escenas más terroríficas de esta película. En esta película parece que todo el mal que ronda por este mundo ha quedado encerrado en una bestia marina, ahora dueña caprichosa de la muerte, una muerte que en vez de una afilada guadaña posee unos aterrantes y afilados dientes que todo lo sesgan. La película trasmite tensión y mucho miedo.

Y es por esto que un joven director, que apenas había cumplido los 30 años de edad,  se consagra como el rey del cine. Desde esta película, Spielberg podía campar a sus anchas, tendiendo la posibilidad de elegir y pedir todo lo que quisiera a la hora de dirigir una nueva producción.

Muy pocas películas sobre monstruos o animales sanguinarios te provocaran tanto miedo como Jaws (como así se titula originalmente). Una película muy entretenida, tensa, que por momentos logra asfixiar al espectador en esos momentos de pánico provocados por los ataques del tiburón. No sé si catalogarla como cine de terror, de aventuras o suspense, pero sea cual sea su etiqueta, esta película hará que te pienses dos veces eso de meterte en el mar, y esto te lo está diciendo un surfista, que conste.

Jawss

Fuente: Google.es


Escalofrío en la noche, de Clint Eastwood. El debut de un grandísimo director de cine

Escalofrio en la nocheLos hombres han destruido los caminos de las maravillas y sus ciudades se juntan como sapos negros en los huertos de la vida, nada es limpio y real, como una chica desnuda para ser amada o comportase como un verdadero hombre. Dave Garland les saluda con un poco de poesía y cinco horas de música para incitarles a ser cariñosos el uno con el otro.

Así da comienzo Dave a otro nocturno programa más en la emisora KRML. Con esa voz y esa forma de trasmitir sus palabras, es toda una estrella de la radio, aunque por sus pintas y el deportivo que conduce, parece más una estrella del Rock. Estamos ante la primera película en la que participó como protagonista y director nuestro admirado Clint Eastwood. Don Siegel, montador, director y productor de cine estadounidense,  fue el que le convenció para que probase suerte y fue así como Clint Eastwood pasó a ser un más en el gremio de directores.

Dave es un popular locutor de radio de California que en su programa nocturno recibe frecuentes llamadas de una extraña mujer. Dave decide citarse con la propietaria de la misteriosa voz, Evelyn, en el pub que ella suele frecuentar. Hasta ahí, todo bien. Otro flirteo más del señor Garland. Pero esta enigmática mujer, de nombre Evelyn, no es la apacible mujer que parece ser y, ante el rechazo posterior de Dave, éste tendrá que enfrentarse a la vehemente y violenta Evelyn, la cual perseguirá a Garland allá donde vaya, y no sólo a él, sino a todos aquellos que le rodean.

Al comienzo de la cinta, y por un paseo de lo más raro, se nos presenta la ex novia de Dave. Ambos, tras un tiempo separados,  reciben darse una nueva oportunidad y eso no hará más que avivar la fiereza y locura de Evelyn. La película está llena de escenas realmente llamativas. Escenas inquietantes, tanto por su insólito ambiente misterioso como por alguna que otra situación excéntrica. La escena en la que Dave entra en su casa, tras el incidente ocurrido el cual no detallaré puesto que mi intención no es destripar la película, es otra de esas escenas raras que te hacen hasta reír por la forma de portarse del mismísimo Dave Garland.

escalofrioSupongo que los “defectillos” que encontró alguno de los críticos se refieren al montaje durante algunas agresiones y a que la música, aunque buena, no pega mucho en esos momentos. Pero eso sí, la elección de la excelentísima canción de Roberta Flack, The First Time Ever I Saw Your Face de 1972, en un momento concreto de la película, lo considero todo un acierto por parte de Clint.

Escalofrío en la noche es una cinta cargada de un aire extraño, fresco, muy estimulante, incluso estremecedor en algunas ocasiones. Se dice que, Siegel, que interpretaba el papel del camarero Murphy, estaba tan nervioso en su nueva función delante de la cámara como Eastwood lo estaba detrás de ella. ¿Gracioso, verdad? El prestigioso director nervioso por su papel como actor en la primera película del afamado actor hollywoodiense Clint Eastwood, que dudo mucho que estuviera menos nervioso que Siegel.

Debo destacar en esta película esas tomas realizadas desde el helicóptero de la península al atardecer, ya que éstas daban a la cinta un ambiente cargado de gran belleza y al mismo tiempo de verdadero misterio y terror. Este film enamora, por su historia, su narración, el ritmo tembloroso y vibrante, un ritmo in crescendo, la interpretación de los actores, sobre todo la de Jessica Walter, actriz que interpreta a Evelyn y en mi opinión, la verdadera joya de esta película. Una mujer tremendamente elegante, bella, atractiva, y loca, muy, pero que muy loca, una completa psicópata. Y con respecto a mi admirado Clint, qué decir de él. Llevo años diciendo que Clint Eastwood y Bruce Springsteen son lo mejor que ha parido norteamérica. Hablamos de dos íconos mundiales. Clint, tan elegante y atractivo como siempre, se adueña de la cámara como él sólo sabe, no hay fotograma que se le resista. Es toda una leyenda del cine, una leyenda viva. Él hace, como pocos, hace que el cine sea aún más maravilloso, hace que cualquier película en la que aparezca, merezca la pena.

Y para terminar, como amante de la fotografía, considero que la fotografía de esta película, sus paisajes, sus escenas elegidas como telón de fondo, son impecables. Una película muy recomendad, amigos míos.


Expediente Warren: The Conjuring [2013] – La mejor peli de terror de la última década

Wallpaper-Expediente-Warren

Para muchos puristas pecaré de exagerado si digo que esta puede ser la única película a día de hoy que se acerque a la que sigue siendo la mayor película de terror de todos los tiempos, El Exorcista, de William Friedkin (1973). Con esta película, los que amamos este género cinematográfico, estamos de enhorabuena. Creo que es en el cine de terror donde más morralla hay, a mi modo de ver es el género más trillado con diferencia. Durante años hemos visto como la gran mayoría de películas de terror eran totalmente descafeinadas, remakes prescindibles, y películas malas, muy malas. Pero recientemente hemos tenido la suerte de ser complacidos con algunas películas que han dado un toque de aire fresco a este tipo de cintas, una nueva ola de cine de terror. Me refiero a películas que han sabido destacar por méritos propios como Insidious (James Wan, 2010), La cabaña en el bosque (Drew Goddard, 2011), Mientras Duermes (Jaume Balagueró, 2011), Sinister (Scott Derrickson, 2012), y por supuesto ésta de la que os hablo en este post, Expediente Warren, de nuevo, del director de Insidious y Saw, James Wan.

En esta cinta no te encontrarás escenas de típico susto fácil con volumen elevado, no, porque James Wan ha demostrado que poco a poco se va asentando en este género del miedo. Tampoco encontrarás baratas escenas sangrientas ni giros de guión. Estamos ante una película que, aunque el argumento es algo nada original, técnicamente parece inmejorable, y cuando digo técnicamente, me refiero a la dirección, fotografía, sonido, y por supuesto, interpretaciones. Una puesta en escena excelente.

Para los que no sólo nos contentamos con ver cine de terror, sino que además nos gusta escuchar y ver programas relacionados con el misterio y lo paranormal (soy un tremendo admirador de Milenio3 y Cuarto Milenio), ya conocemos más o menos, aunque fuera de oída, la historia de Ed y Lorraine Warren, una pareja de parapsicólogos que desde la década de los setenta investigaban sucesos paranormales y ayudaban a numerosas personas que se veían envueltas en problemas con lo sobrenatural. Para la película, la cual tuvo la supervisión de Lorraine Warren y algunos miembros de la familia Perron, contaron con Patrick Wilson en el papel de Ed y Vera Farmiga en el de Lorraine. No puedo seguir escribiendo esta entrada si no menciono lo mucho que me gusta esta mujer, y no sólo por su tremendo atractivo físico, sino por la calidad en su interpretación. Desde aquí aconsejo a los serie adictos que por favor, vean la serie Bates Motel, de la cual la señorita Farmiga es protagonista, y seguro que no les dejará indiferente.

La película está basada en hechos reales y nos presenta los sucesos  sobrenaturales que sufrió la familia Perron en su casa de Rhode Island a principios de  la década de los setenta. Ed y Lorraine Warren, investigadores de renombre en el mundo de los fenómenos paranormales, acuden a la llamada de Roger y Carolyn Perron (Ron Livingston y Lili Taylor), que junto a sus hijas, forman una agradable familia que se ve aterrorizada por la presencia en su granja de un ser oscuro que los atormenta a cada momento. Aprovecho la mención para destacar el papel tan convicente y notable que hace Lili Taylor (a la que conocí hace años en la serie de televisión A Dos Metros Bajo Tierra).

the-conjuring-movie-2013-desktop-hd-wallpaper

La película trata una historia bastante espeluznante, algo parecida a la conocida historia de Amytiville, suceso también investigado por los Warren. The Conjuring, como también se le conoce a esta cinta, cuenta la historia de una forma muy real, donde el suspense es el entrante y el miedo el plato fuerte. Aquí está el éxito quizás de Expediente Warren. Durante toda la película tendrás la sensación de estar viendo una película de terror de verdad, y creedme, viendo lo visto en todos estos años, es harto difícil.

Expediente Warren bordea los tópicos de forma magistral, sobresaliente. Es sin discusión alguna la película de terror más notable de la última década. Considero que el director James Wan ha utilizado elementos muy típicos del cine de terror pero administrándolos con mucha sabiduría, tacto, precisión, y además, ha añadido en esta cinta ese toque típico de las pelis de suspense de los años 70 y 80. Desde luego, demuestra que cada vez se mueve mejor en este género cinematográfico, como pez en el agua. Espero y deseo que esta película haya creado un nuevo camino a seguir por muchos más directores de cine, porque la película ha conseguido algo que durante mucho tiempo una película no conseguía, y era provocarme miedo de verdad, ese miedo que te pone los vellos de punta y te hace sentir un frío sobrecogedor en la nuca.

Aprovecho para decir, que los más asustadizos y aprensivos, no querrán quedarse en casa solos durante un tiempo si consiguen ver esta película entera. Este género de terror vivó una época de larga caminata por el desierto que ha durado décadas, y ahora, amigos míos, con esta película y gracias a un joven director que promete darnos muchas más sorpresas con el paso de los años, vemos como el cine de terror resucita.


Guerra Mundial Z

Guerra-Mundial-Z

Parece ser que poco queda ya de esos cadavéricos y putrefactos muertos, con la ropa hecha jirones y cubiertos de tierra por haberse levantado de sus tumbas. Esos cementerios repletos de tumbas rotas, astilladas, y toda una horda de muertos que caminan, sedientos por devorar sesos frescos, sesos humanos. También, por lo visto, parece que ya nadie recuerda esos zombis haitianos, esos cadáveres negros que se levantan de sus tumbas y caminan a las órdenes de un hechicero vudú. Esos zombis, ya no se llevan. Desde el grandísimo éxito en taquilla de 28 Días Después, ahora los muertos vivientes son infectados y todos son víctimas de un amenazante y devastador virus al que parece imposible combatir.

Y con esto no quiero parecer el típico friki que se cabrea. No, para mí esto no es motivo de enfado. De hecho, tampoco soy de los que ponen la puntilla esa de: esos no son zombis, son infectados, a todo aquél que los llame así. Esa frasecita ya cansa, y desde 2002, año de estreno de la película de Danny Boyle, muchos sectarios de la fandom no han parado de repetirla una y otra vez a toda aquella persona que hiciera mención a la película y se refiriera a ella con la palabra prohibida: zombi. Parece que quedabas de guay y de entendido del tema si matizabas sobre tal asunto. Bueno, pues como incondicional de la cultura zombi –si se le puede llamar así- me da absolutamente igual que sean muertos vivientes o infectados, que se muevan a paso de anciana o corran como Carl Lewis, de hecho, los prefiero así, prefiero ver a zombis –sí, yo los voy a seguir llamando así- con los ojos inyectados en sangre y corriendo como cabrones detrás de la gente deseando hincar el diente. Inspiran más miedo, y hacen que el fenómeno Z, gane mucha más fuerza.

La película está basada en la exitosa novela de Max Brooks y que lleva el mismo título, Guerra Mundial Z. Un relato extenso de cómo se combatió la guerra zombi a lo largo y ancho del planeta. Ahora, Marc Forster se ha encargado de llevar esta historia de ficción a la gran pantalla y para ello ha contado con un presupuesto de 200 millones de dólares y con Brad Pitt como protagonista. Como era de esperar, se nos presenta una sociedad sumida en el caos, de nuevo un clima apocalíptico en el que los humanos tienen que intentar casi en vano de escapar de un virus que se propaga como la pólvora y que convierte a las personas en auténticos caníbales sin alma. Los protagonistas principales, esos muertos que caminan, harán recordar a los espectadores a esos monstruos de la película Soy Leyenda de Francis Lawrence, protagonizada por Will Smith. Y es que sí, los zombis de hoy día tienen más de monstruos que de aquellos zombis añejos. Pero así son las cosas, que cambian, evolucionan, como el traje de Superman.

Estos muertos vivientes son mucho más terroríficos, y como dijera antes, le otorgan más fuerza a este tipo de historias y provocan el efecto deseado: sentir miedo. Y así es, la película tiene  momentos bastante angustiantes y te llevas algún que otro susto. Aunque no tantos como con las películas de 28 días/semanas después. Esta nueva película Z despierta emoción en el espectador y cumple con las expectativas. Los que critican duramente esta cinta no sé qué esperan ver. Me gustaría preguntarles qué tipo de peli de zombis pretenden ver, cuál sería su película ideal. Nunca llueve a gusto de todos y pedantes habrá de sobra. Pero esta película está siendo el éxito del verano, es el tercer estreno más importante del año y la película más taquillera de estos últimos meses a nivel internacional.

Algo que me sorprendió desde el primer momento en el que tuve información sobre esta película, fue la participación de Brad Pitt como protagonista. Nunca me lo he imaginado protagonizando este tipo de películas y reconozco que me mostré un tanto reticente al respecto. Bien, pues no puedo estar más satisfecho con el trabajo del guaperas, porque lo ha bordado. Ha encarnado un papel al que le ha dado el sentimiento y la emoción que requería, ha escenificado cada escena de manera notable. Vemos en esta película a un Brad Pitt mucho más maduro y no me refiero sólo físicamente, por supuesto. Su papel es empático, es el papel de Gerry Lane, un ex miembro de la ONU, experto en tareas estratégicas en zonas de conflicto bélico. La situación es insostenible y su antiguo jefe se pone en contacto con él para que lidere la misión y consiga restablecer el orden a cambio de mantener a su familia a salvo en un portaaviones del ejército norteamericano.

Forsters mantiene la tensión en todo momento, no da tregua al espectador ya que éste estará sometido constantemente en una  atmósfera de nerviosismo e incertidumbre.  Una película que, incluso en los momentos de mayor silencio, te acelera el ritmo cardíaco. Porque al menor ruido, atraes a una legión de zombis que sin pausa, irán a por ti para no dejar nada de vida a su paso. Un buena película de acción y terror muy recomendada para los que les gusta disfrutar siempre de este tipo de películas.


El traje del muerto, de Joe Hill

Antes de leer Fantasmas, su primer libro y del cual ya os hablé en Anhelarium hace un tiempo, deseaba hacerme con esta, su primera novela, El traje del muerto. Por su excelente crítica, por lo mucho que me gustó Fantasmas, lo primero que leí de él, y sobre todo, por su forma de narrar, por su manera de meter al lector en la historia, sea cual sea la que cuente. Por eso deseaba hacerme con esta obra de Joe Hill.  No esperaba leer el mejor libro de terror, simplemente quería leer un buen libro de terror.  Así ha sido. Hace unos meses mi querida hermana me lo regaló y con todo el placer del mundo lo leí en prácticamente un santiamén.

Fue publicado en 2007 y desde entonces ha ganado varios premios, agrandando así la figura del escritor, otorgándole una mayor proyección internacional, y haciendo que Joe Hill pueda sin problema alguno, dedicarse a lo que más le gusta: escribir historias de ficción. Normal si tenemos en cuenta que su padre es Stephen King. Intento imaginarme por unos instantes cómo tiene que ser que tu propio padre sea uno de los escritores más afamados y prestigiosos de todos los tiempos. Cómo tiene que ser crecer al lado de una persona así. Debe ser algo realmente maravilloso. Pero Joe Hill nunca se ha aprovechado de ello, y una muestra es que él nunca ha querido usar su apellido paterno, Joe Hill es la abreviación de Joseph Hillstrom King, y no fue hasta un tiempo después del éxito de su primera novela cuando decidió hacer público su identidad. Con esto evitó no sólo que lo relacionaran con él, sino que además lo compararan. Muchos lectores leyeron su novela sin la pretensión de querer compararlo con su progenitor. De todas formas, se sepa quién es o no, creo que es caer en un error, y bastante tonto, el compararlo con su padre. Son dos escritores, dos buenos escritores, y los dos aportan grandes historias. Es con eso con lo que nos debemos quedar. Entrar en ese debate es perder el tiempo.

El traje del muerto nos adentra en la vida del excéntrico Judas Coyne, una millonaria estrella del Rock ya entrado en los cincuenta que adora coleccionar objetos relacionados con el ocultismo y lo sobrenatural. Es así como, entre otras cosas, compra por Internet un fantasma. El usuario que lo vende dice que ese fantasma, el fantasma de su padre, está aferrado al traje que le pertenecía, y que allá donde esté el traje, estará él, su antiguo dueño, Craddock McDermott, un espiritista fallecido tiempo atrás. Cuando Jude recibe el traje, comienzan los problemas, comienza su peor pesadilla. Craddock comenzará a perturbar a Jude, muestra ser un fantasma hostil e intentará hacer daño al famoso rockero, querrá matarlo. ¿Por qué? Esa es la pregunta que se hace nuestro protagonista. Jude no podrá escapar del fantasma.

La historia a priori parece rocambolesca y simplona. Y quizás sea demasiado rocambolesca, pero nada simple. No me dejé llevar por los exagerados adjetivos que se utilizan en las contraportadas de los libros, algunos de verdad que me parecen muy exagerados y ridículos. Y para ser justos, los adjetivos que muchos críticos utilizaron para describir este libro de Joe Hill así me lo parecen. En ningún momento sentí un miedo horroroso y ni tan siquiera me pareció un libro sobrecogedor. Por lo contrario, sí me pareció un libro muy entretenido, inteligente, muy interesante y bastante absorbente. Empiezas a leerlo y no quieres dejarlo.

El trato que el autor le da a los protagonistas es excelente, y sobre todo, lo que más admiro de esta obra, y lo que creo que le da la importancia que se merece y que necesita cualquier novela ya sea de ficción o no, es la forma de relatar los situaciones, desde las más triviales a las más inquietantes, las más enardecedoras. Lo más fascinante de este libro son los momentos en los que Craddock, el espíritu que contiene el traje, aparece en escena. Joe Hill narra esos encuentros con el fantasma de manera que sientes estar ahí, frente a él, llegas a notar su sed de venganza, su crueldad, su adversidad. Este es el punto a destacar de El traje del muerto, es exactamente esa manera de intimidarte con sus palabras lo que la convierte en una novela necesaria para todo amante de este tipo de literatura.


Y pese a todo… de Juan de Dios Garduño

Haciendo un breve guiño a su autor favorito, Stephen King, Juan de Dios Garduño nos sitúa en la ciudad de Bangor, Maine, y nos muestra un mundo post apocalíptico donde tan sólo existen tres supervivientes: Peter, su hija y Patrick, su odiado vecino. La Tercera Guerra Mundial estalló, y con ella nació una nueva forma de hacer la guerra, los muertos se cuentan por millones y es que en esta última batalla se han utilizado bombas para acabar con el enemigo recodificando el ADN humano. Garduño nos sumerge en una atmósfera fría, oscura y extremadamente solitaria. Hasta que aparecen ellos y todo se convierte en un frío infierno. No saben que son exactamente, pero están ahí y quieren acabar con la poca vida que apenas queda. En un clima de continua tensión, los dos hombres que tanto se odian y que antaño fueron buenos amigos, tendrán que aunar sus fuerzas para combatir a esos extraños y tenebrosos enemigos que cada noche, cuando todo está silencioso, se posan con sus inertes ojos frente a la vivienda de ambos con la única intención de arrebatarles lo único que les queda, la vida.

Me ha parecido realmente un gran libro. Al contener pocos personajes, éstos son tratados con grandeza, analizados y profundizando en lo más hondo de cada uno de ellos. Puedes confraternizar con quien más te enternezca, o al que mejor entiendas. Porque entre los dos principales personajes, Peter y Patrick, no hay una relación entre el bueno y el malo, puedes terminar de leer esta novela sintiendo una gran admiración por los dos. Además de esto, lo que más destaco es el cuidado y el gran detallismo a la hora de narrar los momentos de soledad o terror que viven los personajes de este libro, Garduño, con maestría, te introduce de lleno en la obra, y aunque esto suene a tópico, creedme no lo es, eso no lo consiguen verdaderamente todos los escritores. Te sentirás dentro de la historia.

Juan de Dios Garduño representa lo que es un sueño para muchos de nosotros. Este joven sevillano, nacido en la gloriosa década de los 80, apasionado de las buenas novelas y películas de ciencia ficción y terror, ha conseguido poder dedicarse de lleno a lo que más le gusta, la escritura. Ha recibido numerosos y merecidos premios por sus relatos y obras y recientemente ha visto publicada la que seguramente es sin duda su obra más importante, Y pese a todo… la obra que le alza como ya reconocido escritor y le abre paso entre tantos autores. Por si fuera poco, al joven sevillano le sonríe aún más la suerte, y es que por si fuera poco, la productora de la afamada película Celda 211, Emma Lustres, ha decidido llevar su libro a la gran pantalla. Así, los que hemos tenido la oportunidad de disfrutar de este buen libro, podremos también tener la oportunidad de verla en el cine. Desde Anhelarium, me gustaría darle mi más sincera enhorabuena a este joven escritor, porque como he dicho en un principio, él representa el sueño de muchos, los que amamos la escritura, de todos aquellos que soñamos con poder ver publicada alguna vez nuestra ansiada novela. ¡Mucha suerte Juan de Dios!


Sangre y terror para una noche de Halloween [Relato]

Sangre y terror para una noche de Halloween [Relato – 3 páginas]

¡FELIZ NOCHE DE HALLOWEEN! Desde Anhelarium, os dejo que paséis una terrorífica noche, disfrazaos de la manera más horripilante y pasad miedo. Esta noche es Halloween, una noche donde lo desconocido campa a sus anchas. Para esta ocasión tan especial, quiero compartir con vosotros una breve serie de relatos cortos de terror. ¡Que en esta noche mágica funcionen todos vuestros hechizos de amor y felcidad! Y recordad, en Halloween olvídense de los fantasmas… y cuídense de mí. Muhahahahahaha!!!!

Por cierto, y antes de que se me olvide resaltarlo, a partir de ahora, todos los relatos estarán publicados en formato PDF. Dulces y terroríficas noches, amigos míos.

Sangre y terror para una noche de Halloween [Relato – 3 páginas]

–>Otros relatos publicados:



Fantasmas, de Joe Hill

Hacia tiempo que anhelaba leer otra obra de terror, por fin llegaron las vacaciones y mis ansias por devorar todos los libros posibles no cesan. El último libro de terror que leí y que reseñé en Anhelarium fue La Casa, de Fran Peretti y Ted Dekker. Siempre intento ir variando en cuanto a la temática de los libros que escojo, para no estancarme en un solo género y hacer más amena la lectura de libros. Tras informarme por internet de qué libros de terror eran los más alabados por los internautas, uno de los autores que más aparecía era el hijo de Stephen King, Joe Hill, que al igual que su padre, se dedica desde hace varios años a publicar relatos de terror. Su obra más galardonada ha sido El Traje del Muerto, de la cual se está rodando actualmente una película. Posteriormente leí que Cuernos era también de sus obras más votadas y por último, Fantasmas, una colección de relatos de terror y ficción que al igual que sus otras narraciones, se ha llevado una buena crítica. Quise en un primer instante hacerme con el Traje del Muerto, era de sus libros, el que más me llamó mi atención. Pero por pura casualidad mientras paseaba vi en un escaparate de una librería una edición bastante rebajada de precio de Fantasmas. No lo dude y me hice con él.

Bien, la lectura de este libro os la recomiendo, pero o bien la gente es muy exagerada o realmente yo soy muy valiente, algo que de antemano os digo que no, porque esta colección de realtos de Joe Hill en ningún momento te hace sentir miedo, aunque si varios de ellos te inquietan y algunos llegan a ser delirantes y bastante angustiosos. Es difícil encontrar un libro que te haga pasar verdadero miedo, si ya es de por sí dificilísimo encontrar una película que lo haga, mucho más una obra literaria, aunque las hay. Fantasmas no es el caso, por mucho que algunos en sus reseñas así pretendan hacerlo ver. Pero Joe Hill sí que consigue crear un conglomerado de relatos dignos de leer y que no te aburrirán bajo ningún concepto. Además, si eres de los que te gusta escribir relatos en tu tiempo libre, este libro te aseguro que es muy didáctico porque de él aprendes como crear verdaderas atmósferas para sumergir así a tus lectores en tus narraciones. A mí personalmente me ha servido de mucho y de él he aprendido varias cosas, entre ellas, el sentimiento que reflejan sus cuentos, la intensidad con la que están hechos y la manera en la que te envuelven.

Todos los relatos que encontrarás en esta obra son bastante dispares, no teniendo absolutamente nada que ver los unos con los otros. Hill hace gala de una imaginación desbordante y por ello encuentras relatos tan magníficos como El teléfono negro, alguno demasiado surrealista pero muy alucinante como Oirás cantar a la langosta, u otro bastante enloquecedor como La máscara de mi padre, un cuento que me llego incluso a angustiar por lo majareta que resulta. La capa es otro de los relatos más sorprendentes que puedes encontrar, como también lo es El último aliento, un relato, quizás el más corto del libro, que personalmente me sorprendió bastante. Un fantasma del siglo XX es otro de los relatos que más destaco pero si tuviera que quedarme con uno sólo de ellos, por su genialidad y por la forma en la que te atrapa en su lectura, es sin duda Reclusión voluntaria, hasta la fecha, el mejor relato que he leído. Una lectura muy recomendada para estas vacaciones de verano.


Mensaje de Philips Schwartzman. Nebraska, agosto de 1991 [Relato]

Mensaje de Philips Schwartzman. Nebraska, agosto de 1991 [Relato – 3 páginas]

No sabría decir si mi corazón latía con fuerza o si su ritmo era el normal, tampoco sabría decir si se me heló la sangre o no, tan sólo sentía esa tensión, aunque no sabría tampoco si decir si era tensión lo que mi cuerpo sentía en esos momentos. Supongo que lo que sentía mi cuerpo en sí era fruto del miedo, porque no sabría decirlo de otra manera. Es difícil explicarlo con palabras, tan sólo me quedé ahí, paralizado, con la respiración entrecortada. Tardé en reaccionar, todo escapaba de la realidad, o más bien de lo habitual, porque lo que veía era real, tan real como la vida misma. Aquel ser estaba ahí parado, casi de espaldas a mi, mirando fijamente hacia la habitación de mi hijo. Acababa de llegar a casa y al dirigirme hacia el largo pasillo que da a las habitaciones, allí estaba, al fondo, esa presencia se presentaba impertérrita. No daba crédito a lo que veían mis ojos, un hombre extraño, de cabeza rapada, pálido, alto y de gabardina negra, estaba en mi casa, justo en la puerta de la habitación de mi hijo. Tras esos segundos en los que mi cuerpo quedó paralizado, reaccioné, tiré las bolsas de la compra al suelo y me dirigí dando pasos agigantados hacia aquél desconocido. Recorrer ese largo pasillo se me hizo un infierno, por cada paso que daba, se me venían a la mente todo tipo de cosas. ¿Qué estaba mirando? ¿Estaba mi hijo allí dentro? ¿Quién era ese hombre?  ¿Y qué cojones hacía en mi casa? Justo antes de increparle, a escaso un metro de distancia y antes de que pudiera ver lo que sucedía dentro de la habitación de Dylan, sin apenas inmutarse, esa horrible presencia me agarró por el cuello, fuertemente, me cortó la respiración al instante. En ningún momento giró su cabeza hacia mi, tan sólo tensó su brazo y apretó su fría mano, una mano larga y huesuda. Mientras me asfixiaba, notaba cómo la sangre hinchaba toda mi cara y notaba su calor, sus uñas penetraban en mi cuello, hasta tal punto que noté cómo rajaba mi piel y sajaban mi garganta. Casi sin darme cuenta sentí cómo, inconscientemente, había comenzado a propinarle patadas a aquel intruso. Vi que su palidez era anormal, y que por su cabeza se dejaban notar un enredado de venas negras y verdes, algunas palpitaban exageradamente. Tenía pinta de enfermo. Oía ruido en el interior de la habitación de mi hijo. Pensando en Dylan, e intentando de manera inútil desprenderme de él, sentía que moría, no podía resistir más a la tremenda opresión que su esquelética mano ejercía sobre mí. Justo en ese instante, aquel hijo de puta se dignó a mirarme. En ese instante, a medida que giraba su cabeza lentamente, buscando cruzar su mirada con la mía, no pude sentirme más aterrado, estaba embriagado de espanto y paranoia. Aquel extraño exhibía unos grandes y ovalados ojos negros, sus ojos no mostraban pupilas, iris o córnea alguna, eran en su totalidad unos profundos ojos negros, tan negros que su cuenca ocular parecía estar vacía. Aquel sujeto comenzaba a aflojar su mano, pero me seguía teniendo sujeto. Mis fuerzas se iban mermando y mi desesperación por saber qué era de mi hijo provocaba en mi una inmensa angustia, como jamás había sentido.

Esa cosa abrió la boca, mostrando una hilera de ennegrecidos y afilados dientes. Desprendió un insondable alarido con todas sus fuerzas, provocando que esas venas verdes y negras se hincharan y su cabeza pareciera a punto de estallar. Fue en ese instante cuando me lanzó hacia el interior de la habitación. Hizo que volara a lo largo de la habitación. Antes de que mi cuerpo se empotrara contra la pared, de forma fugaz, me sentí agradecido porque así sabría cómo estaría Dylan. Fui a parar contra la estantería donde Dylan coloca todos sus muñecos y cómics, la estantería acabó encima de mí, las baldas se descolocaron y sentí un profundo dolor en mi espalda. Pero alcé la cabeza, aquella cosa me había lanzado hacia la habitación de espaldas y no pude ver el interior hasta que me incorporé dolorido del suelo. Dos más de esos seres estaban a cada lado de la habitación, tenían un aspecto muy similar al sujeto que me había agarrado por el cuello. A continuación, lo que vieron mis ojos, fue lo más doloroso y lo más horrible que jamás se pueda imaginar. Mi hijo, mi pequeño Dylan, yacía ensangrentado encima de la cama, tenía medio cuerpo caído. Sus entrañas asomaban y sus ojos estaban vueltos hacia atrás, provocado por el dolor y el miedo que tuvo que sufrir. Enloquecido, comencé a gritar, me arrastré hasta la cama y cogí el cadáver de mi pequeño hijo en brazos. Aquellas cosas me apartaron inmediatamente, comencé a pegar al que tenía a mi izquierda, pero me derribaron fácilmente. Mientras, aquel que viera primero, seguía petrificado en el pasillo, al lado de la puerta de la habitación, me miraba fijamente mientras seguía bramando. Los otros dos, tenían sus fauces ensangrentadas, y se dirigían a mí. Pedía por favor que acabaran conmigo, aunque fuera lenta y dolorosamente, me daba igual, quería sentir el mismo dolor que sintió mi hijo, o incluso más, porque si no lo hubiera dejado solo esto no habría pasado, o quizás si, pero al menos hubiera estado con él desde el principio, desde la llegada de esas formas y podría así haberle defendido, o al menos no se hubiera sentido solo y desamparado. Un niño de 8 años no se merece tal sufrimiento.

Mientras la criatura de la izquierda me tenía agarrado, el otro se acerba más a mi. La sangre de mi hijo le vertía por la boca. Fue así como hincó sus afilados dientes justo debajo de mi cuello, sentí tan abismal dolor que sentí morir, al instante. No fue así. Cuando recobré el sentido, intenté incorporarme, comprobé que esas cosas ya no estaban. ¿Era todo un sueño? ¿Estaba despertando de una pesadilla? No. Ahí me encontraba yo, viendo el cadáver de mi hijo, empapado en sangre,  de igual manera que yo, que estaba embadurnado por toda la sangre que manaba de mi cuello. Sentía ligeros espasmos, y un intermitente y agudo dolor por todo el cuerpo. Llorando desconsoladamente, me dirigí hacia Dylan, le besé por toda la cara, siempre adoraba besarle y tocarle el pelo, un pelo suave y liso, un precioso cabello rubio heredado de su madre, a la cual nunca pudo conocer porque murió en el parto. Lo abracé con fuerzas, no podía parar de gritar y llorar. Por mi mente pasaban todos los buenos momentos que viví junto a mi querido hijo. Fui su padre, su madre, y su mejor amigo. Me desviví desde el primer día en hacer que tuviera una vida agradable, siempre me esforcé para inculcarle los mejores valores, jamás he querido tanto, jamás he amado tanto, mi hijo lo ha sido todo par mi. Siempre le hablaba de su madre y nos gustaba estar sentados en su cama, mientras le enseñaba la tremenda cantidad de fotos que Helen y yo guardábamos desde nuestra infancia. Dylan siempre quería ver esas fotos y que le contase la historia y las anécdotas que todas escondían detrás. Tras estar un rato abrazado a mi hijo, recordando los momentos vividos a su lado, noté como esos espasmos se hacían más intensos, y sobre todo dolorosos. Me dolía todo el cuerpo, sentía un intenso daño por las extremidades y notaba como si la sangre me hirviera. De repente el cuerpo me dio como una fuerte descarga, ese dolor era vehemente. Caí de la cama, comencé a tener convulsiones, escupía sangre a borbotones y mis músculos se contraían. No podía pensar nada más, salvo mi deseo de morir, quería que ese fuera el final, quería con todas mis fuerzas reunirme con Helen y Dylan. Quería que todo acabara. Desconozco el tiempo que estuve así, tampoco recuerdo si perdí de nuevo el conocimiento. Súbitamente todo acabó, no sentía ya dolor alguno, dejé de vomitar sangre y a los pocos segundos después noté mi cuerpo gélido, helado. Intenté volver a incorporarme y lo conseguí. Volví desesperadamente a abrazar a mi niño, lo abracé con más fuerza, lo besaba, pero ya no lloraba, mis ojos los sentía secos y mi boca la notaba ácida. Intenté respirar hondo, no podía serenarme, no sabía qué hacer, tan sólo tenía la necesidad de estar pegado a mi hijo. Volví a besarle. Pero tenía que hacer algo, no podía quedarme ahí parado, el cuerpo de mi hijo no merecía estar de esa postura, no merecía estar empapado en su sangre encima de su cama. Mientras pensaba qué hacer mis ojos recorrían la habitación, instintivamente, fruto de la desesperación. En ese momento, inconscientemente giré mi cabeza hacia el espejo, situado a mi derecha. Volví a sentir esa tensión, la que sentí cuando entré en mi casa y vi a esa criatura frente a la habitación de mi hijo. Me quedé paralizado, una vez más. Vi mi rostro reflejado en el espejo. No, no era mi rostro. El pelo se me había empezado a caer, estaba extremadamente pálido, mis ojos estaban inyectados en sangre, y un surco negro comenzaba a rodearlos. Mi boca estaba bañada de sangre, pero se presentaba de un color oscuro y mis dientes parecían podridos. Se me vino a la cabeza el instante en que era mordido por una de esas bestias. Me estaba convirtiendo en uno de ellos. Ahora sí, supe lo que no tenía que hacer. Ya no podía buscar ayuda. No tengo tiempo, ya no tengo más tiempo. Por eso, dejo constancia de esto, quiero que, por muy increíble que esto parezca, se sepa lo que aquí ha pasado. Esto debe saberse. Ahora, voy a quitarme la vida. Te quiero, Dylan.

Philips Schwartzman. Nebraska, agosto de 1991.

–>Otros relatos publicados:



¿Qué hay que hacer ahora para hacer una buena peli de terror?

¿Creéis que esto se lo preguntan los productores de cine hoy día? Yo no lo sé, pero los que nos gusta el cine de terror, es una pregunta que nos ronda la cabeza una y otra vez cada cierto tiempo, sobre todo cuando uno ve películas como My Soul To Take, la última obra de Wes Craven, un de los famosos master of horror, conocido por ser el creador de la saga Elm Street.

Esta película ha hecho una vez más que me cague en la madre que parió al demonio y de la madre de Wes Craven, que la pobre no tiene culpa de nada. ¿Acaso teníamos algo que esperar de este director actualmente? No sé ustedes, pero yo sí, y no sólo con este director, sino con todos aquellos directores de cine de terror como John Carpenter, George Romero, Dario Argento, Peter Jackson, M. Night Shyamalan y muchos más. Llámenme inocente o iluso, pero siempre espero que aquellos que una vez sorprendieron a millones de personas con películas como La Noche de Halloween, Viernes 13, Saw, Phenomena, El Sexto Sentido, Braindead, La Noche de Los Muertos Vivientes, etc.,  lo hagan otra vez.

Ya se ha dicho en muchas ocasiones que en el cine de terror ya está todo inventado, ¿es eso cierto? ¿Es imposible hacer algo terroríficamente nuevo? Personalmente, no lo creo. Ahí tenemos ejemplos como Paranormal Activity -aunque la segunda entrega sea un cagarro- algo que dio un soplo de aire fresco al cine de terror o la admirada película de bajo presupuesto, The Blair Witch Project que tanto éxito obtuvo por lo original de su apuesta para con el público.

¿Y ahora? ¿Qué más nos puede ofrecer Hollywood además de remakes innecesarios? Vayamos por partes e indaguemos brevemente en cada estilo de películas de este género.

Slashers. Los adolescentes siempre en peligro

My Soul To Take, Viernes 13, Halloween, Elm Street, Scream, Leyenda Urbana, Sé lo que hicisteis el último verano. ¿Algo nuevo para este tipo de cine de terror? Esta visto y comprobado que en el género slasher pocas cosas nuevas se pueden inventar, aunque nunca se sabe. Sólo cabe esperar que los nuevos directores venideros inventen asesinos nuevos y hagan buenas películas fuera de los clichés que las slasher ofrecen una y otra vez. Esto lo digo porque para matar a jovenzuelos que se van de excursión poco más se puede hacer.

Espiritus y fantasmas. ¡Más que una sábana con agujeros!

The Ring, una de las más exitosas, Al Final De La Escalera, El Grito, El Sexto Sentido, Los Otros y la reciente Insidious, son algunas a destacar. Pero para destacar, sin duda nombrar Paranormal Activity, una buena peli de casas encantadas (con fantasma incluido) que ofreció algo nuevo en este género. Quizás es en este estilo donde más se puede indagar. Con eso de que para nosotros, actualmente los fantasmas siguen siendo un tema tabú, veo normal que los directores moldeen sus argumentos como les plazca para ofrecernos nuevas y buenas películas sobre espíritus malignos.

Survival Horror. Sobrevivir es lo más importante

28 Días/Semanas Después, Soy Leyenda, Rec, Monsters y una gran lista que seguro viene por delante.  Un género actualmente muy explotado y que al igual que el estilo anterior, por supuesto tiene mucho que ofrecer, porque para crear un mundo sumergido en un clima apocalíptico uno se puede inventar lo que quiera. Epidemias, zombis, guerras nucleares y un sinfín de motivos por los que ver el mundo destruido. A día de hoy, las que más éxito tienen son aquellos Survival Horrors donde los protas son muertos vivientes sedientos de sangre y carne ya que películas como The Road, no obtienen ahora mismo demasiado tirón a excepción de La Niebla, versión cinematográfica de la exitosa novela de Stephen King y que fue igual de impresionante en la gran pantalla como en el libro.

Demoníacas. Porque el demonio también tiene su hueco en el cine

El exorcista, El exorcismo de Emily Rose, El Rito. Este probablemente sea el género que menos originalidad puede ofrecer, ¿por qué? Bueno, es difícil hacer una original película de niña enloquecida y poseída por algún demonio y el correspondiente cura tratando de exorcizarla. De todas formas, es el género de terror que menos me encandila, salvo, por supuesto, la mítica película El Exorcista.

Psychokillers. Slasher para adultos

American Psycho, El Resplandor, Amityville, Misery, Carrie. En este estilo los protagonistas ya no son adolescentes que además de ir al instituto e ir a fiestas de universitarios tienen que huir de malos malotes cargados de armas de lo más variopintas. Otro estilo que puede dar mucho de sí. Sólo faltan buenos argumentos y no sólo hacer pelis llenas de cuchilladas y violaciones.

El caso es que se pueden hacer copias y copias de todas estas películas citadas (algunas pueden llegar a ser sumamente buenas), pero, ¿se pude hacer algo nuevo en cuanto a crear un nuevo estilo de cine de terror? Parece realmente difícil y lo que realmente parece es que para salir del paso, muchos directores tiran de mezcolanzas y hacen películas de vampiros contra hombres lobo, momias contra vampiros…Vamos, que hasta podemos ver películas tan extravagantes como Boa vs Pitón. Mother of God of the year!!!!

Así que como lo único que queda (o eso parece) es aferrarse a estos patrones anteriormente esquematizados, lo ideal sería lo expuesto anteriormente: ser o intentar ser lo más original posible dentro de estos estilos del cine de terror. Pero volvemos a la pregunta de antes, ¿cómo de original se puede llegar a ser haciendo, por ejemplo, una película slasher? ¿Tan sólo creando un asesino nuevo? No, eso es lo fácil, porque tan sólo tienes que inventarte una careta o traje nuevo, al igual que un arma (el cuchillo, machete, moto sierra, y garfio ya están pillados, sorry) e inventar un “por qué” ha de matar ese locuelo a todos los que se les crucen por delante.

Volcados en esto, ahora me da que pensar. Pienso que lo mejor es centrarse en hacerlas ya no sólo intentando ser original sino, esmerarse en hacer algo de calidad y no películas como My Soul To Take de Wes Craven. Qué a gusto me he quedado…

 


Antología Z. Vol.1La mar de coplas, qué diga, ¡de zombis!

Hace ya bastante que encargué este libro en uno de mis pedidos por internet y no ha sido hasta estas vacaciones cuando he podido disfrutarlo (bendito tiempo libre…) Lo crean o no, lo leí en un caluroso pero relajante día de playa. La cosa no podía pintar mejor, ahí recostado en la tumbona, ligeramente bronceado, bajo la atenta mirada de un irradiante sol y para mayor gozo, viendo pasar a esas hermosas chicas que dejan ver sus encantos con esos bikinis cada vez más minúsculos o esas que sólo llevan un tanguita y que van mostrando esos firmes pechos… ¡bueno bueno!, pero ¿esto qué es? ¡Que me estoy desmadrando!

El caso es que era lo que anhelaba desde hacía tiempo, concretamente durante todo este pesado invierno en el que me he dejado la piel estudiando (luego en las notas, me vi recompensado) Sol, playa, chicas y un buen libro de zombis, ¡no podía pedir más!

A medida que me iba tostando más y más por el Sol, desde por la mañana que llegué a la playa hasta bien entrada la tarde, pude disfrutar de una más que notable recopilación de relatos de género Z.

Los relatos están escritos por amantes de los muertos vivientes que hasta ahora son desconocidos, y digo esto porque algunos escriben que da gusto y fijo que en un futuro dan la sorpresa y publican algún que otro buen libro ya que muchos de ellos deberían de plantearse seguir escribiendo, porque algunas de esas mini historias son tremendamente buenas. Cada relato es una pesadilla, cada relato te sumerge en una situación crítica y dramática. Algunos son realmente agobiantes como ¡Clonk! o Floro, el perro y otras muy conmovedoras, Tiene mensajes nuevos, para escucharlos pulse…, Marchitas por dentro o Declaración de un superviviente.

Los escenarios en los que te sitúan cada historia son muy diversos, con protagonistas desemejantes entre sí pero todos envueltos en climas alarmantes y penosos y que comparten un miedo común, el de ser devorados por sedientas ordas de muertos vivientes. En cada una de estas narraciones se plantea un modo de superviviencia distinto, un modo de vivir cara a cara con el horror y la agonía y cómo el destino no trata a todos por igual.

Un libro muy intenso a la vez que atrayente -incluso para aquellos que no sean seguidores de este género- y a la vez, ligero, de fácil y entretenida lectura. Éstos y otros más son los relatos recogidos por Álvaro Fuentes y que componen el que es el primer volumen de esta saga de historias sobre muertos vivientes. Hasta la fecha, hay ya publicados cuatro de estos volúmenes y ya estoy con muchas ganas de hacerme con ellos. Me gustaría participar en alguno, pero según he podido leer, la segunda entrega está realizada por miembros de Nocte, la asociación española de escritores de terror, así que, muy a mi pesar, dudo poder participar con uno de mis relatos, aunque nunca se sabe.

 


The Walking Dead – Del cómic a la tele

Hace más de un año ya, cuando publiqué en Anhelarium un artículo sobre mi cómic favorito, Los Muertos Vivientes, mientras me documentaba un poco mejor sobre los creadores de dicho cómic en internet, me topé con la gran noticia: La obra de Robert Kirkman daría el salto a la pequeña pantalla.

Ha pasado más de un año desde entonces y cosas de la vida, se me había olvidado por completo lo de la serie de televisión. Seguí leyendo los cómics, por supuesto, pero entre los estudios, los viajes y que tengo que reducir mi tiempo de sueño para poder recrearme en mis hobbies (porque si no, no me daría el tiempo para nada), se me olvidó por completo que la serie ya se había estrenado.

Y fue la pasada noche del viernes cuando vi en una conocida página de películas y series online, que el capitulo piloto de The Walking Dead ya estaba disponible. Loco de contento, rápido y veloz fui a la cocina, cogí una cerveza fresquita, cogí mi portátil y me acomodé en la cama, mis cinco sentidos debían de estar expectantes, solos y exclusivamente proyectados al capítulo que me disponía a ver.

En ese breve y precioso espacio de tiempo, justo antes de ver el episodio piloto, mis expectativas no podían estar más altas,  y no sólo porque la novela gráfica sea una de las más privilegiadas de la historia, además, porque en el elenco de actores de la serie aparece la que fue y es mi amor platónico, Sarah Wayne Callies, la actriz de la famosa serie, Prison Break.

Tras estar haber estado absorto durante más de una hora que dura el primer capítulo, cuando éste terminó, ardía en deseos de ver el segundo, y el tercero, y si hubiera sido posible, en esa misma noche me habría visto toda la temporada entera. ¡Ya tengo serie a la que engancharme este año! The Walking Dead ha conseguido alegrarme y quitarle el mal sabor de boca que me está dejando la sexta temporada de Sobrenatural, la cual espero que de un cambio drástico urgentemente, de lo contrario la veo fuera de parrilla en pocos meses.

The Walking Dead sigue los patrones de la esplendorosa novela de Kirkman y Moore, y nos cuenta cómo el policía Rick Grimes (interpretado por Andrew Lincoln), tras despertar de un largo estado de coma provocado por un disparo en un altercado con unos delincuentes, se halla así mismo envuelto en un apocalíptico y solitario mundo repleto de mordedores, como se les suele llamar en esta historia a los muertos vivientes. Rick, emprende la búsqueda de su familia y por el camino, se une a distintos supervivientes que va encontrando con los cuales tendrá que vivir situaciones extremas, como tropezar en una ancha avenida atestada de cientos de cadáveres andantes.

Está claro que aún deben suceder muchísimas cosas en esta serie, pero en este primer encuentro, podemos vivir momentos de tensión llevados a cabo por unos personajes bien definidos, notablemente interpretados por buenos actores y sobre todo, bajo la dirección de Frank Darabont, director de películas como La Milla Verde o Cadena Perpétua.

Los que somos adictos a las historias de zombis, estamos de enhorabuena. La serie apenas acaba de comenzar y tras la gran expectación por parte del público, la cadena ha encargado a la productora una segunda temporada. Esto nos señala que, ¡tenemos zombis para mucho tiempo!

Recomendada no, ¡recomendadísima!

 


Pesadilla en Elm Street: El Origen (2010)

De toda la vida el cine ha tirado de secuelas, precuelas y remakes, no es nada nuevo. Para los que somos amantes del cine y nos importa de verdad (no esos que solo van al cine por hacer algo los viernes por la noche) estas palabras nos ponen los pelos de punta y personalmente, con razón.

Estamos totalmente traumatizados por el bombardeo de nefastas secuelas mal hechas y sin sentido que hemos recibido durante estas dos últimas décadas. Si bien soy un gran nostálgico y amante de la década de los noventa, también tengo que reconocer que se hicieron versiones bastante humillantes de grandes obras del género de terror. Por ejemplo, películas como Viernes 13. El Final: Jason va al Infierno de 1993, Jason X de 2001 o Halloween 6. La Maldición de Michael Myers de 1995, hacen que no confiemos demasiado en las nuevas entregas y las expectativas las tengamos a ras de suelo. Ni qué decir tiene, todas esas fatídicas secuelas que ha tenido la clásica saga de la que en este articulo se habla. El mito de Elm Street, desde que Wes Craven creara la historia, ha ido pasando por las manos de distintos directores que han ido haciendo y deshaciendo a su gusto, dejando películas totalmente prescindibles que no hacen justicia en lo más mínimo, al gran trabajo que hiciera el señor Craven y un jovencísimo Johnny Deep en 1984.

Samuel Bayer ha hecho un trabajo excelente. Con un Freddy Krueger que esta vez, sí que da miedo, unos actores de calidad que dan notablemente la talla y con escenas bien producidas, ha dejado este nuevo origen a la altura de su antecesora, que revolucionaba el cine de terror en la década de los ochenta.

AVATAR
Troll 2
¡James Cameron a la carga! La peor película de la historia

Me alegró mucho el comprobar quiénes formarían el elenco de actores en esta nueva entrega de Pesadilla en Elm Street. Thomas Dekker (Las crónicas de Sarah Connor), Clancy Brown (Los Inmortales, Carnivalle), Katie Cassidy (Venganza, Harper’s Island (TV)) y sobre todo, para mí, un gran acierto ha sido la gran promesa del cine, Kyle Gallner (Exorcismo en Connecticut, Red, Sublime) el cual dejo a todos anonadados por su excelente papel en The Haunting in Connecticut. Mención especial para el principal protagonista, Jackie Earle Haley (Shutter Island, Watchmen) el cual da vida al nuevo Freddy Krueger. Sin ánimo de provocar a los más puristas y hacer que éstos me arrojen adoquines a la cabeza, personalmente, es el mejor Freddy que he visto hasta la fecha. Con una estética más terrorífica y una personalidad mucho más malvada, este nuevo Freddy Krueger personalmente me gusta bastante más.

Me ha llamado mucho la atención, las malas críticas hacia esta entrega, y que en una conocida página de cine, le den a esta película un 4,7, algo que me parece una autentica canallada. Y es que mucho gafapastismo veo yo por ahí. No es nada nuevo el que esté de moda criticar las películas hollywoodienses para aparentar ser un poco más interesante o bohemio. Pero esto es otro tema que ya se tratará en otro momento.

Ayer salí del cine con un buen sabor de boca y es que la nueva pesadilla del hombre del jersey a rayas, sombrero y guante con chuchillas afiladas, cumple con la tarea de dejar a los espectadores con el culo pegado a la butaca, asustados y en tensión, porque… quien no se haya escondido, ¡tiempo ha tenido! (frase típica de Krueger).

Álvaro Rojas


Aquellas noches de terror…en la cocina

No, no veía fantasmas en la cocina de mi casa, ni había monstruos en la despensa ni espectros en el frigorífico, nada de eso. Lo que había, era algo tan simple como una tele. El típico televisor de los noventa, pequeño, diecisiete pulgadas, de esos que tenían una ruletita para el volumen (como la típica radio de abuelo) y diez botones para cada canal, los cuales sólo cogía los principales porque nadie tenía ni zorra de cómo sintonizar esa tele que solo se usaba para que mamá pudiera ver a la María Teresa Campos mientras hacía la comida. Esa tele que se quedaba encendida horas porque nadie se acordaba de apagarla cuando la comida estaba lista y nos poníamos todos juntos a comer en el salón.

Pues a esa tele, le debo mucho y con lo tremendamente friki que soy, si mis progenitores no la hubiesen tirado, aún la conservaría, aunque sólo fuese para tenerla de recuerdo.

Gracias a esa tele, pude disfrutar de un centenar de pelis de terror mientras mis padres y mis hermanas se divertían con Emilio Aragón y su Gran Juego de La Oca.

Cuando todos pensaban que estaba en mi habitación, jugando con los Action Man, o simplemente durmiendo, yo me acercaba sigiloso como una ninja a la cocina, encendía la tele y ponía la segunda cadena, donde todas las semanas (no recuerdo el día exacto, aunque me da que eran los martes), ponían cine de terror. Esas noches siempre están en mis recuerdos, nunca las olvidaré.

Me tragué alguna que otra mierda, porque no todas eran buenas películas. Aún me viene a la memoria aquella película de cuyo título no me acuerdo, en la que un grotesco vampiro, atormentado de serlo y locamente enamorado de la sirvienta de un adinerado del pueblo, iba matando ridículamente y sin piedad a todo aquel que se pusiera por delante. A esa edad, no es que tuviera un gran criterio cinematográfico, pero no hacía falta ser ni tan siquiera medio listo, para darse cuenta de lo mala que era.

Pero por suerte, no era así. Por suerte, la mayoría de las veces pude disfrutar de películas que a día de hoy, son todo un clásico para el amante del cine de terror.

La primeras pelis de la saga Halloween, Pesadilla en Elm Street, El Exorcista, Evil Dead, Creepshow, ambas de 1982,  La Noche de Los Demonios (Night Demons) de 1987, o la gran Fright Night de 1985 entre otras, sin olvidarme (¡faltaría más!) de otras grandes como Poltergeist, La Cosa, Jóvenes Ocultos, etcétera. Hay algunas que tengo en mente, pero no recuerdo nada que las pueda identificar para así buscarlas en google, pero también me hicieron pasar una noche acojonante.

Se dibuja una sonrisa en mi cara (como ahora), cuando recuerdo aquella vez que mi hermana, entraba en la cocina y sorprendida, encendia la luz a la vez que gritaba: Mamaaa el niño está en la cocina viendo pelis para adultos!!

Chivata…

 


DÉJAME ENTRAR – La mejor película de temática vampírica.

Titulo original: Låt den rätte komma in (Let the Right One In)

Desde Suecia nos llega la mejor película de vampiros en estos últimos años (por no decir la mejor). Ni Crepúsculo, ni Luna Nueva, ni el pálido de Edward Cullen y su estrambótica familia son capaces de igualar esta película, que verdaderamente, sí contenta a todos los amantes del género vampírico ya que el film trata realmente a los vampiros tal y cómo son, sombríos, voraces, dañinos, perversos, aunque eso sí, capaces de amar, amar de verdad. Y es que de eso trata Déjame Entrar, de amor, una autentica demostración de amor. Ese amor que nos obliga a sufrir, a soportar pena y tormento, pero todo por amor.

En este film podemos distinguir dos amores muy distintos. Ya no sólo el amor que sienten los protagonistas,  un amor envuelto en un halo de misterio y miedo que los hace más atrayentes entre sí, sino también se respira un claro amor fraternal. ¿Crees que todo padre está dispuesto a hacer lo mismo por su hija? Vivir para amar y matar para vivir.

El principal protagonista de esta historia, ambientada en los primeros años de los ochenta, es Oskar, un chico de doce años que vive maltratado por unos malvados matones de su misma edad. Un día como otro cualquiera, conoce a Eli, su vecina, la cual nunca había visto y que tras su llegada, comienza una serie de misteriosas muertes.

Oskar descubre que ésta es un vampiro  y pese al miedo, se siente seguro a su lado y no permitirá que nada ni nadie rompa tan bonita amistad.

¿Y si te pidieran que contaras la historia de tu primer amor? ¿Cómo lo harías? Contar cómo  lo viviste, las primeras miradas, el primer beso, la primera caricia. Si me pidieras que yo lo contara, me costaría hacerlo ya que no he vuelto a sentir nada igual, no he vuelto a percibir ese amor del que intento hablar en este articulo.  Y es que, es un amor indescriptible.

Oskar, tan sólo tiene doce años y Eli…a saber. Eli es una sanguinaria asesina mientras que Oskar colecciona los recortes de prensa de sus asesinatos.

¿Cómo una película tan cruda puede resultar tan maravillosa? Digo esto porque aquellas y aquellos que embelesados estáis por la pastelosa historia de la ya por todos conocida estrategia de marketing, perdón, por la saga Crepúsculo,  os llevareis una sorpresa cuando alguna que otra escena de tipo gore se cuele por vuestras retinas.

Y es que, dónde hay vampiros, hay sangre y maldad, no chicos guapos con abdominales que enamoran a las adolescentes adictas a Disney Channel. Y es que, como leí ennosedónde Déjame Entrar deja a Crepúsculo, a la altura de un Eclipse. Buena frase, ¿verdad?

Esto es un punto al que quiero llegar dejando ya la patética comparación entre la obra sueca y el producto comercial que es la saga crepúsculo. Tomas Alfredson, director del film, respeta a los vampiros y se los toma muy en serio como ya lo hiciera F.W. Murnau en Nosferatu. Y esto, para los amantes del género vampírico es algo que se agradece. Eli, el único vampiro (en este caso vampiresa) que aparece en la película, brilla por su gran carisma y sobre todo, por la increíble calidad de la pequeña actriz que es la que le da la vida al personaje.

Viendo este film percibirás una sensación de agobio y te sumergirás en una gélida atmosfera. No esperes encontrar tiernas escenas de amor, porque no las hay.

El señor Alfredson y su obra Déjame entrar es un rotundo golpe al cine yankee. Pero cómo era de esperar, ya que a los norteamericanos no se les pasa ni una, Hollywood ya se ha hecho con los derechos y en breve estrenará su remake (palabra preferida de los productores americanos).

Para que os hagáis una idea de cuánto me impactó, que tras visionarla, y siendo ya de madrugada, me senté frente al ordenador, y como un poseso, se la recomendé a todos mis contactos mediante mensajes instantáneos vía Messenger los cuales con el paso del tiempo, me fueron agradeciendo la recomendación ya que la película les resultó ser muy buena. Hoy por hoy, es una de las primeras películas que nombro cuando alguien me pide que le recomiende ver alguna.

Una película que no puedes dejar pasar.

 


Detrás de la máscara – El surgimiento de Leslie Vernon

Detrás de la máscara

No es exactamente una película de terror. Detrás de la máscara cuenta la historia de Leslie Vernon (Nathan Baesel), un gran admirador de los grandes asesinos en serie de las películas de terror que se entrena para llegar a ser uno de ellos.

Vernon toma como modelos a seguir a grandes serial-killers como Jason de Viernes 13 o Freddy Krueger de Pesadilla en Elm Street sin olvidar a Michael Myers, el mítico asesino de las noches de Halloween.

Es muy curioso ver cómo Leslie Vernon, acompañado de unos reporteros de televisión, analiza cada movimiento de dichos asesinos en serie y reproduce éstos al mínimo detalle y sin ningún tipo de pudor ante las cámaras.

Todos los estereotipos vistos en las películas de terror (sobre todo en las norteamericanas) son desmembrados en esta cinta. Desde el porqué la chica cuando huye del asesino siempre cae al suelo, pasando a otros absurdos patrones cómo la mítica escena en la que la chica intenta arrancar el coche y este no responde. Todo tiene un por qué y Leslie los explica sin recato.

Lo que más llama la atención en este film es la frialdad y tranquilidad con la que el protagonista comenta cómo aniquilar a sus futuras víctimas y sobre todo, comprobar que hay gente que lo apoya y que se dedica exactamente a lo mismo que él.

Una curiosa película que no te dejara indiferente.

Álvaro Rojas


LA CASA – El peor juego de tu vida

Para los amantes de las novelas de ficción este libro puede ser toda una piedra filosofal. Frank Peretti y Ted Dekker, dos de los escritores más reconocidos de este género literario, se unen para crear una novela cargada de tal ingenio y creatividad que en ocasiones te dejara enteramente delirante.

Siempre intento que mis lecturas sean de lo más variadas. Que mi siguiente libro sea de temática distinta al anterior y así sucesivamente. Por lo tanto, ahora le tocaba el turno a un libro de terror.

No crean que es fácil encontrar un buen libro de terror. Hay muchas novelas sobre asesinos en serie, crueles vampiros chupasangres, monstruos, pero…personalmente, es algo mil veces  tocado y es difícil encontrar una obra que merezca mucho la pena.

¿Qué hay con mezclar un despiadado asesino y sucesos paranormales? Esto es lo que principalmente más me atrajo a esta obra.

Todo comienza como una típica road movie. Una infeliz pareja viaja por una solitaria y desértica autopista cuando se ven obligados a parar inminentemente. Alguien ha puesto clavos en la carretera. ¿Por qué? No lo saben. Ambos no tienen otra alternativa que andar para encontrar la estación de servicio más cercana. Por el camino, encuentran una extraña casa, que a su vez hace de albergue para viajeros, bastante grande, y que muy poco tiene que ver con los típicos hogares situados en emplazamientos tan retraídos y desamparados.  Parece una casa como de otro siglo.

Al entrar, comprueban que no están solos. Otra pareja, ha sufrido el mismo percance en la carretera y buscan ayuda. ¿Qué está pasando?

Cuando los cuatro creían que estaban solos, aparecen en escena los dueños de la extraña casa. Una atormentada familia, que muy poco saben sobre educación y hospitalidad. Entre malas contestaciones y alguna que otra amenaza, todos se sientan incómodamente a cenar  casi por obligación y sucede lo más inesperado:

Un misterioso hombre, con una máscara de hojalata y una escopeta, amenaza con matarlos a todos si estos no entran en su juego. ¿Qué tipo de juego? ¿Cuáles son las reglas?

REGLAS DE LA CASA:

1.- Dios vino a mi casa y yo lo maté

2.- Mataré a cualquiera que venga a mi casa, así como maté a Dios.

3.- Si me traen un cadáver, puede que prescinda de la regla dos.

El juego termina al amanecer.

¿Va en serio? ¿Es todo una mala broma para turistas? ¿Tiene ése señor algo que ver con los dueños de la casa? Y en caso de que fuera cierto, ¿podrán salir vivos de ahí?

Una inquietante novela que a cada paso de página te magnetiza más y más y te inmiscuye en un terrorífico sin fin de angustiosos momentos que de vez en cuando, distorsionan de la realidad.

Muy recomendado.

 


DEAD SET: Muerte en directo.¿Cómo sería ver a Mercedes Milá devorando un cadáver mientras el pobre Arturo corre por salvarse de una feroz y sangrienta Indira? Sólo por curiosidad…

Los que somos fieles seguidores del género zombie, estamos otra vez de enhorabuena.  Aunque ya la serie se emitió en Inglaterra en octubre de 2008, no ha llegado a España hasta este invierno. Hace un año vi el capitulo piloto, pero sabe Dios porqué, deje olvidada la serie por completo y no la seguí… hasta ahora.

Dead Set: Muerte en directo, es una serie inglesa de terror creada por el prestigioso escritor y guionista inglés Charlie Brooker. No tuvo una buena acogida en su primera emisión, pero tras una breve temporada, volvió a emitirse y tuvo el esperado y merecido éxito. La serie está rodada en la casa del Gran Hermano británico y cuenta con la participación de concursantes de ediciones pasadas y para más inri, también con su presentadora, la popular Davina McCall.  Otro detalle muy importante es que la producción va a cargo de Endemol (productora del Gran Hermano británico).

Inglaterra está sufriendo una inconcebible pandemia que está acabando con toda la población y convirtiendo a sus habitantes en lo que parece ser auténticos actores de relleno de cualquier película de George Romero, es decir, en zombies deseosos de pegar bocado.

Entretanto, los habitantes de la casa de Gran Hermano, no se enteran de nada y siguen con sus importantes quehaceres diarios, cómo estar tumbados en el sofá, durmiendo, o criticando del uno o del otro, vamos, cosas productivas.

Pero la casa no resistirá ante tantos muertos vivientes sedientos de sangre. Pronto se cerciorarán de lo sucedido gracias a la entrada a la casa de una de las becarias que trabaja en la productora y del mismo director ejecutivo del Big Brother. Así mismo, de la manera menos inteligente y torpe, intentarán sobrevivir ahí dentro.

La serie, como es evidente, tiene una gran carga de violencia y escenas sangrientas acompañadas del humor negro más característico de los ingleses. Vamos, una serie apta para todos los públicos…

Tanto critica cómo publico han acogido a la serie en buen regazo la cual ha sido catalogada como una de las mejores obras del género. Y yo que lo secundo.

Recomendada al 100%. Disfruté mucho viéndola y sé que a todos aquellos que se hayan criado viendo películas de George Romero, saldrán contentos tras visionar Dead Set.