Entradas etiquetadas como “Madrid

CARTEL CERRADO para este Download Festival Madrid 2019

La gente se queja de vicio. Vale que el cartel del pasado verano fue más potente, pero el cartel de esta nueva edición, que hoy 20 de marzo ha quedado cerrado, me parece fascinante. Los tres cabezas de cartel: Scorpions, Slikpnot y TOOL, sobre todo estos dos últimos, hace mucho que no se pasan por España y más concretamente, TOOL, sólo parará en Madrid durante su visita a nuestro país. Fecha única la de esta banda californiana de Metal progresivo que nadie puede dejar escapar. 50 son en total las bandas que del 28 al 30 de junio sonarán en esta nueva edición, la tercera, del Download Festival. Para otras muchas bandas también Download será su única parada por España. Children Of BodomPapa Roach, Amon Amarth, Architects, Vita Imana, los madrileños Toundra, Sabaton, Stone Temple Pilots, Berri Txarrak y Sum 4.1. son otras de las bandas referentes del Rock y Metal internacional que se dejarán ver en este festival que cada vez se afianza más como uno de los más importantes de Europa. Teniendo en cuenta solamente estas bandas, pagar los 155 euros que cuesta el abono actualmente para los tres días de festival ya me parece toda una ganga. Recordad que para ver a estos grupos por separado en sus giras individuales las entradas como mínimo no bajan de los cuarenta y tantos euros. Bien es cierto que no es lo mismo ver a un grupo en un festival que en un concierto individual, pues en un festival el grupo de turno lleva siempre un repertorio menor (a no ser que sea cabeza de cartel) como menor es el tiempo que esta sobre el escenario. Pero aún así, pagar 155 euros por disfrutar de estas bandas mencionadas de veras que me parece un regalo y más teniendo en cuenta la excelente organización de este evento y que, señores, es en Madrid, no en el quinto pino, en Madrid, que ya seas de donde seas, la conexión con la capital del Reino es siempre o casi siempre magnífica. En las redes he visto comentarios de todo tipo, como no podrías ser de otra manera. Algunos en concreto me han parecido pura bilis. Si de verdad algunos detestan este cartel y se sientes defraudados, que no vayan, punto. No entiendo que haya tanto indignadito por ahí. Es un cartel estupendo y el festival ofrece unas condiciones muy cómodas. Y es que no sólo es el cartel, sino que la organización del Download está a la altura de los mejores festivales a nivel internacional.

60.000 m2 de Rock puro Rock

Pero tengamos en cuenta que por los cuatro escenarios del Download pasarán otras bandas muy pero que muy interesantes y de tremenda calidad como son los suecos Watain, con su sensacional Black Metal, Rival Sons con su Hard Rock de corte clásico, Red Fang, un grupo de Stoner Rock, Comeback y su excelente Hardcore, Will Haven y su Noise Metal, los ingleses Enter Shikari, una banda que lo está petando con su mezcla de Post-Harcore y música elctrónica. No nos olvidemos de  los noruegos Turbonegro y los brasileños Soulfy. La Caja Mágica pondrá a disposición de los amantes del Metal 60 mil metros cuadrados para disfrutar de los cuatro escenarios por donde pasarán todas estas bandas además de unas cuidadas, zonas de restauración y servicios públicos y merchandising. Resaltar que los aseos que instalan en el Download son puro lujo para lo que hemos tenido que ver en otros festivales. En algunos las instalaciones de los baños públicos eran poco más que medievales.

Personalmente el cartel de este año es muy especial para mí por la sencilla razón de que no he visto a ninguna de las bandas confirmadas en directo salvo Amon Amarth. Sí sí, salvo a estos suecos cuyo Death Metal melódico amo a más no poder, no he visto a ninguna de las bandas. Os podéis imaginar entonces lo que significa para mí. A mis queridos Toundra iba a ir a verles el pasado mes de noviembre en Córdoba pero por motivos personales no pudo ser. Este verano tendré una oportunidad de lujo para verles en directo. Ahí estaré, muy cerquita del escenario, viendo a esta banda de rock instrumental que desde hace años sigo con mucha entrega. Así que, dicho esto, ¡nos vamos al Download, amigos míos!

¡Aún estás a tiempo para hacerte con tus entradas. No te lo pienses mucho si lo tuyo es el Rock y Metal!


Gracias y hasta siempre, Madrid

Hace casi siete meses que dejé Madrid, pero es ahora cuando tengo la necesidad de escribir estas líneas. Quizás también porque quería darme un tiempo aquí, ver si este paso que decidí dar era el más acertado. Y vaya si lo es. Aunque tengo que confesar que no me he dado cuenta ahora. Al poco de estar aquí sentí que era donde debía estar. Pero de alguna forma quería medir la magnitud de mi decisión dejando que pasara el tiempo. Desde que comencé el cuarto año de carrera ya tenía en mente la posibilidad de ejercer aquí. Era una idea que me hacía ilusión aunque no pensaba mucho en ello, pues aún me quedaban cosas por hacer en Madrid, entre ellas terminar los estudios, lo más importante de todo. Fue precisamente estudiar la carrera de Derecho el principal motivo por el que a finales del verano de 2012 me instalé en Madrid. Irme a vivir a Madrid también me ayudaría a encontrarme a mí mismo, buscarme un porvenir, como se suele decir, y encontrar el rumbo de mi vida, por fin. Desde el primer día de mi nueva vida allí eché en falta no tener mi playa para deleitarme con esos largos paseos, notaba que vivía en otro estilo de vida, muy diferente. Tendría que acostumbrarme. Pero aún era temprano para saber si allí sería feliz o no, para saber cuál era mi sitio. Tenía cosas más importantes en las que pensar. Madrid es la ciudad de las oportunidades, estando allí tenía ante mí el mayor escaparate del mundo. Todo por descubrir y por hacer. Y así ha sido en todo momento durante los más de cinco años que he estado viviendo en Madrid. He exprimido mi estancia allí, he querido sacarle todo el jugo al tiempo que he disfrutado de vivir en un sitio tan abierto a todo. Me entregué a vivir experiencias, tanto las que venían sin avisar como las que me generaban inquietud. Todo ello sin desatender jamás la principal tarea que yo mismo me había encargado, sacarme los estudios en Derecho.

Madrid, desde el primer momento, ya comenzaba a darme. Madrid me ha dado mucho durante todos estos años, mucha mundología. Mi intención no es sacar a relucir en estas líneas las entretelas que han colmado todos estos años de vivencias, anécdotas y sentimientos de todo matiz. Pero sí voy a compartir lo más valioso que me llevo de Madrid. De Madrid me llevo el haber crecido, haber aprendido, Madrid me invitó a vivir una suerte de nueva adolescencia, esta vez desde la madurez que dan los años. Porque me marché para Madrid con veintiséis años de edad. No fue fácil comenzar casi de cero a ese punto. No lo fue ver cómo me acercaba a los treinta y aún tenía toda una carrera de Derecho por obtener. A medida que avanzaba en mis años de universidad sentía cómo el tiempo me resultaba opresivo. Se me hacía duro ver como acariciaba los treinta, como los cumplía, y aún me quedaba recorrido por delante. Un recorrido que además compartía con chavales muy jóvenes que me recordaban el bonito tiempo que no había sabido aprovechar tiempo atrás. De Madrid me llevo el haber tenido todo lo que andaba buscando y más. Porque no me esperaba encontrar unos amigos como los que he conseguido hacer allí. Amigos de los de verdad, de los que están, de los que dan sin esperar nada a cambio. Madrid me ha dado unos amigos que me quieren con sinceridad, que desde siempre se han acercado a mí por que así lo sentían. Tengo unos amigos que valen el doble de su peso en oro, y no pasó mucho desde que los conocí para darme cuenta que son de esas amistades que duran para toda la vida. A día de hoy, así me lo demuestran. Siempre me tendrán rodilla en tierra.

En Madrid he sido muy feliz y un tipo muy afortunado. Por si fuera poco vivir en un sitio como lo es Madrid, he tenido la fortuna de hacerlo con todo tipo de comodidades. Eso es algo que desde el minuto uno he sabido valorar. He sido siempre consciente de esa enorme suerte. La gran comodidad con la que he vivido estos años, la compañía de mis madrileños y los encantos de vivir en un lugar así, sin duda era lo que me invitaba a seguir allí. Vivir así en Madrid es todo un privilegio. Pero en mi última etapa en Madrid nació en mi un anhelo. A pesar de disfrutar de todo lo mejor que te puede dar vivir en una gran ciudad, yo echaba de menos mi tierra. Logré entender como nunca a mi paisano Rafael Alberti cuando escribió Marinero En Tierra hace casi cien años. Mi recorrido en la universidad llegaba a su fin y la idea de regresar cobraba fuerza. Lejos de todo chovinismo, anhelaba este estilo de vida, añoraba mi Puerto de Santa María. Madrid me enseñó a saber quitarme de encima toda inquietud y no quería echar el ancla allí y quedarme con la espinita de no darme una nueva oportunidad en la ciudad marinera que me vio nacer. Me apasiona Madrid, pero echaba mucho de menos mi vida “californiana”. Mi playa, mi surf, esta luz y tranquilidad. Esta vida con sabor a sal. No dudé y justo el día que comenzaba a reír la primavera, el día 21 del pasado mes de marzo, regresé. Si siempre me ha gustado estar aquí, ahora las circunstancias además eran más favorables, como tener la casa para mí solo o poder estudiar el Máster y ejercer aquí mi profesión sin problema alguno. Sin duda sería un salto cualitativo. Jamás le cerraré la puerta a Madrid. Siempre será una opción. Antes de irme a Madrid a vivir ya solía subir varias veces al año para disfrutar de unos días allí y visitar a mi hermana, que lleva en Madrid más de once años. Ahora vuelvo a disfrutar de Madrid de esa manera, como un turista más. De hecho desde que estoy instalado aquí ya he subido un par de veces para pasar unos días, visitar a mi gente y pasarlo bien. Pero como turista o residente, yo jamás dejaré de estar ligado al lugar que tanto me ha dado. En lo que me quede de vida, siempre visitaré asiduamente Madrid. Simplemente he querido venirme al mar, vivir cerca de las olas y sentir el abrazar de todos estos rincones que tan tranquilo me hacen sentir.

Gracias por tanto y por todo. Gracias y hasta siempre, Madrid.

Gran Vía de Madrid. Abril de 2014

Gran Vía de Madrid. Abril de 2014

 


Crónica de Primal Fear + Riot V + Existance en Madrid. Una fantástica noche de Heavy Metal

Qué me gusta una noche de Metal en vivo y en directo

Ya había visto a Primal Fear y a Riot V con anterioridad, pero uno nunca se cansa de ver a estos grupos. El grupo del siempre amable Ralph Scheepers, que siempre ha sido uno de los mejores y más portentosos vocalistas de Metal, visitaba España con motivo de la publicación del último trabajo de Primal Fear, Apocalypse, lanzado el pasado mes de agosto. Diez son los temas que conforman este nuevo trabajo que como siempre, nunca decepciona. Doce discos han lanzado los Primal Fear desde que en 1998 se dieran a conocer y es de los pocos grupos de Metal que no tiene disco flojo. Aunque para gustos ya sabéis. Pero esta banda es de las más prolíficas y activas del panorama metalero en Europa. Y así, una vez más, Primal Fear se dejaron caer por Madrid y el pasado sábado nos brindaron un concierto excepcional. Primal Fear es un grupo que suele estar presente en muchos festivales, al igual que Doro, éstos están en casi todos los saraos. Pero como ocurre con cualquier banda de cualquier estilo musical, donde verdaderamente se disfruta de ese grupo es en petit comité, y la Sala MON de Madrid no podía ser mejor lugar para disfrutar de estas bandas. La noche la abría el grupo francés Existance a cuya actuación llegamos tarde pero lo suficiente para comprobar, porque no la conocíamos de nada, que es una grupo que suena estupendamente y que sus canciones resultan muy efectivas. Mención especial a su cantante y guitarrista, Julian Izard, que se comía el solito el escenario. Lo suyo era actitud, nos dejó a todos embobados. Las puertas de la Sala MON se abrieron a las 19:00, Existance, por lo que pude saber, tocaron muy poquito y al poco tiempo ya salieron al escenario los Riot V.

Riot V

La discografía de esta banda es excelente. Han tenido varios cambios de formación, incluso problemas legales con el nombre de la banda, han pasado por momentos complicados debido al fallecimiento de Mark Reale y ahí siguen. Para nada podría decirse que estos estadounidenses están de capa caída. Pocas bandas pueden rejuvenecerse de la manera que han hecho Riot V. Con el fichaje de Todd Michael Hall desde luego lo han tenido más facil, claro. Menudo frontman, y menuda voz tiene el amigo. Todd canta de manera espectacular y como si no le costara nada de nada. Desde su ingreso en la banda, siempre ha dejado al público hechizado. Nos ofrecieron diez temas en directo y qué pena que no fueron diez más. Por mí podría haber tocado una hora más porque el concierto que ofrecieron fue una pasada. También están de gira presentando su nuevo disco de estudio. Comenzaron con Victory, canción de este último trabajo titulado Armor Of Light publicado el pasado mes de abril. Los tres últimos discos del grupo son imprescindibles para cualquier amante del Metal. Son geniales, cargados de temas muy pegadizos y melódicos que además en directo quedan como un himno que público corea. Siguieron con Flight Of The Warrior, de su disco Thundersteel, de 1988, el disco más conocido de la banda. La banda se muestra en plena forma y con la ilusión de una banda novel. Mike Flyntz y Nick Lee forman la pareja de guitarras que en todo momento estuvieron formidables. No me puedo olvidar mencionar al batería Frank Gilchriest, todo un oso pardo tras los parches que dejó a todos flipando por su manera de tocar. Siguieron con Thundersteel obsequiándonos otro de sus temas clásicos, Johnny’s Black para regresar nuevamente a su Armor Of Light con Caught in the Witches Eye. A estas alturas ya todos estábamos rendidos a Riot V. ¡Qué concierto, madre mía! Sonaron siempre muy bien, no hubo ningún bajón en el sonido. Eso, unido a la energía y calidad de la banda, es más que suficiente para llevar a término un show a la altura de las expectativas.


Bloodstreets, también de su Thundersteel (1988), Take Me Back, de su Unleash The Fire (2014) y Angel’s Thunder, Devil’s Reign, de su último disco, fueron los siguientes temas. El grupo, sobre todo Todd, interactuaba continuamente con el público que al mismo tiempo se mostraba muy entregado y atento al concierto de los norteamericanos. Regresaron en esta ocasión a 1981 para ofrecernos uno de los temas más celebrados por los fans en directo, Swords and Tequila, de su disco Fire Down Under. Las dos últimas canciones que eligieron para despedirse del público madrileño fueron, Warrior, una de las que nunca pueden faltar, uno de los mejores temas de su discografía que pertenece a Rock City (1977). Y cómo no, para cerrar, otro temazo de su Thundersteel, su disco más laureado, para esta ocasión, eligieron el tema que da nombre al disco. Para mi gusto, hubiera colocado alguna canción de su etapa más reciente, y sobre todo y como ya he dicho, me hubiera encantado que su show durara una hora más. De Riot V nunca me canso. En definitiva, un concierto estupendo en un ambiente inmejorable.

Primal Fear

La sala estaba repleta. en torno a unas mil personas nos congregábamos allí para disfrutar de una fantástica noche de Metal. La banda alemana no se hizo esperar. Primal Fear salió a escena con un público ya calentito gracias al gran concierto que acabábamos de presenciar. 15 canciones nos esperaban por delante. Comenzaron con Final Embrace, como bien podéis ver en el vídeo, que pertenece a su disco Jaws of Death de 1999. El público aún aplaudía dicho temazo cuando comenzaba a sonar Chainbreaker de su disco debut de 1998. Este quizás sea uno de los temas más reconocidos de Primal Fear y es que su primer disco es impresionante. Uno de los mejores discos de Metal alemán. Una bestialidad. Siguieron con Blood, Sweat & Fear, de su último disco que andan presentando por Europa. Una tema sensacional, como así es su último trabajo que os recomiendo escuchar encarecidamente. Nos trasladamos a continuación a la etapa de su New Religion (2007) para disfrutar en directo de uno de sus temas, Face the Emptiness. Ralph estuve desde el primer momento pletórico, era su noche, de voz estuvo muy bien sólo sufriendo algo en los dos últimos temas. A estas alturas conocemos muy bien a esta banda y más concretamente a Ralph. Siempre sonriente, amable y entregado con el público. Matt Sinner, el bajista, fue junto a Ralph de los más simpáticos. La banda sonaba que era todo un lujo. Tenerlos ahí, tan cerca, fue una maravilla. En todo momento tuve una sonrisa de satisfacción dibujada en mi cara. Era en todo momento consciente de lo afortunado que era por poder estar pasando una noche de sábado viendo de una manera tan privilegiada a una banda tan consagrada del Metal internacional. Siguiendo con New Religion, le tocó el turno al tema Hounds of Justice. The Ritual fue el siguiente tema, también de su último disco. El tema técnicamente es tremendo y en directo los músicos lo ejecutan con maestría.


El público corea varias veces el famoso oe, oe, oe, oeee, que tanto se oye en los conciertos por España. Eso les encanta a los grupos que vienen de fuera, no están acostumbrados a que en otros países les canten eso y aquí se ponen gordos cuando el público, en agradecimiento por el buen show, cantan ese curioso “himno”. A Ralph le encanta y también lo canturrea. Del nuevo disco también cae otro tema, Under Your Spell, para pasar a continuación a Nuclear Fire, de su Jaws of Death de 1999. La verdad es que el concierto encadena temazo tras temazo. Los temas son chulísimos y en directo, cómo no, mejoran. Regresan a la ristra de temas de su Apocalypse con Eye of the Storm, otra canción apasionante y King Of Madness. LE toca el turno a otro temazo (para variar), y suenan los acordes de The End Is Near, single de presentación de su disco Rulebreaker de 2016. Con esta canción Ralph se le ocurrió hace un breve y divertido juego con el público, preguntando eso de: Dou you wanna die? When Death Comes Knocking vino después, un tema de su disco Delivering the Black (2014) que dio paso a otro tema insignia de la banda, Metal Is Forever. Canciones de Metal que hablen del Metal hay muchas, algunas muy repetitivas e incluso algo infantiles y facilonas, pero con esta canción no es el caso. Precisamente, este es uno de mis temas metaleros que hacen referencia a la pasión por el Heavy Metal. Esta gran canción pertenece a su disco Devil’s Ground (2004). Llegando a la recta final del concierto, Primal Fear nos regaló todo un momentazo, uno de los mejores del concierto. Se lucieron aún más llevando al directo el tema Fighting The Darkness, un asombroso medio tiempo que cuando lo escuché por vez primera en su disco New Religion me dejó enamorado. En directo quedó impresionante. Para despiderse por todo lo alto y cerrar una noche inolvidable, nos regalaron en directo otro tema de su disco debut, Running in the Dust.


Crónica de un gran festival, así fue el Download Madrid 2018

A un metro de Axl Rose y Slash. El pasado fin de semana vi a los Guns N’Roses como jamás imaginé. Sus horas de cola y calor me costó poder vivir este gran concierto de tres horas de duración de manera tan excepcional. Una experiencia inolvidable.

Creo que viviría en bucle unas cuantas veces más esta nueva edición del Download Festival que tuvo lugar el pasado fin de semana en Madrid. Espero que este festival tenga una larga vida porque el cartel que siempre presenta, como la organización, es impecable. Debemos sentirnos afortunados por poder disfrutar de un festival así en nuestro país. Yo no suelo prodigarme en festivales, hacía muchísimo que no iba a uno, pero tras esta experiencia creo que peregrinaré hasta el Download los años que dure. Las ganas que tenía de asistir eran inmensas, las expectativas las mantenía altas y la realidad las superó. El único pero, que seguro compartirá todo el mundo, fue el olor de la depuradora que se encuentra cerca del recinto, porque la peste atufaba cada diez minutos aproximadamente. Los Tuents, esas fichas que había que comprar para canejarlas por bebida, se compraban rápido, así como rápido te hacías lo que quisieras pedir. Los baños me sorprendieron muchísimo, estaban montados muy pero que muy bien. Las nubes, sobre todo los dos últimos días, ayudaron a que tantas horas allí fueran más soportables. Muy buena la organización, en serio. Gracias por todo.

Y vamos a lo más alucinante, los conciertos. Sólo Baroness, Avenged Sevenfold y Buller For My Valentine fueron las bandas que no me dijeron absolutamente nada. El resto, todas las que vi, me lo hicieron pasar genial, mucho. Lo mejor para mí fue ver el estado de forma de Rob Halford, fue emocionante, se me hizo muy corto su concierto y me hubiera gustado que hubiese sido en el escenario 1 y no en el 2, pero bueno. El concierto de Judas Priest fue de los mejores y de los más celebrados por la gente. Guns N’Roses dejó con la boca abierta a todos. Los haters de Axel dirán lo contrario, pero la banda se marcó un conciertazo impresionante. Digno de los de hace veinte años. Por supuesto Ozzy Osbourne fue otro de los que mejor sensación dejó, el concierto de este señor fue espectacular. Otro ejemplo a seguir. A su edad y pegándose esos shows. Bestial. Personalmente yo tenía muchas ganas de ver a los compatriotas Viva Belgrado y de verdad, qué chavales, qué buenos y peculiares son. Sentí una tremenda satisfacción al verme disfrutando del concierto de estos cordobeses. El último concierto del festival, el de Angelus Apatrida fue otra verdadera gozada, no había mejor manera de despedirse de un festival así. La gran sorpresa, para mí, claro, pues no los conocía de nada, fueron los Parkway Drive, los australianos me dejaron los ojos como platos e hicieron las delicias de todos los que allí nos congregamos frente a ellos la noche del pasado viernes.

A continuación voy a comentar un poco lo que me pareció algunos de los grupos que más ganas tenía de disfrutar en vivo y en directo, acompañado por supuesto de algunos vídeos que grabé y que podéis disfrutar en mi canal de YouTube.

Jueves 28 de junio

Tesseract

Fue la primera banda que disfruté de este Download 2018. Semanas antes de asistir al festival ya me había hecho con los discos de todos los grupos asistentes al mismo y que no conocía. Aunque conocía la existencia de esta banda, nunca me había dado por descubrir su música. Con las escuchas, pronto se convirtió en una de esas bandas que más ganas tenía de ver. Estos británicos nos venían presentando su último disco, Sonder. Sin duda dejaron sorprendidos a los que allí nos agolpábamos para ver a los Arch Enemy porque la gente aplaudió muchísimo a esta joven banda que ofreció un show corto pero muy intenso. Una hora le faltó a Daniel Tompkins para lucirse en las tablas. Sonaron muy bien y fue una manera sensacional de comenzar este nueva edición de Download.


Arch Enemy

No os podéis imaginar las ganas que tenía de ver en directo por primera vez a Arch Enemy. Recuerdo con cariño cómo a principios del 2000 escuchaba la música de esta banda en la habitación de mi amigo, cuando me iniciaba en esto del Heavy Metal. Por aquel entonces era Angela Gossow la cantante tenía al mundo del Metal metido en su bolsillo. Pero desde 2014, es la preciosa Alissa White-Gluz la que encabeza a estos Arch Enemy. Se notaba en el ambiente la expectación que había por verles encima del escenario. También tocaron menos de una hora, algo que para los que ansiábamos verles, y más aún si era por vez primera, nos supiera a muy poco. Parecía que cantaba un dios a través de la señorita White-Gluz que se comió el escenario. Los suecos sonaron espectacular.


Marilyn Manson

Creo que nadie se esperaba quedar tan satisfecho de este concierto, salvo los más acérrimos de Marilyn Manson, claro. Por todos es sabido que en estos últimos años, Brian Hugh no ha andado muy fino de voz ni de forma y ha dejado espectáculos algo lamentables. Quizás el encanto que tiene venir a España, y más concretamente a Madrid, le sentara de maravilla, porque ofreció un buen show, sorprendiéndonos por su estado vocal, que sin ser notable, daba la talla para interpretar sus temas. Estuvo muy cercano con el público, interactuando constantemente hasta el punto de subir a tres fans al escenario. Dos chicas y un chico que saltó a la fama durante todo el festival. Un chico peruano al que Brian pidió que se quitara la camiseta pues era de otro grupo (excentricidades del artista). Menos mal que para seguridad del chico, que era bastante regordete, iba ataviado con su bandera de Perú. La lío tanto el tiempo que estuvo encima del escenario que fue la anécdota del show de Marilyn Manson y del primer día de festival. Tanto, que en los siguientes días la gente gritaba “¡Que salga el peruano, que salga el peruano!”. Muy bueno todo, la verdad.


Avenged Sevenfold

Tuvieron problemas de sonido, sobre todo Matthew que se le notaba muy cabreado. Es una banda que me gusta, he disfrutado mucho de sus discos y lo seguiré haciendo. Pero me dejaron muy frío. Era la primera vez que les veía en directo, tenía muchas ganas de vivir su concierto, vibrar con sus temas. Disfruté alguno de ellos, pero no había feeling, y no sólo conmigo. Algunas de las personas que se encontraban a mi lado y con las que obviamente intercambiaba impresiones, les pasaba lo mismo. Quizás haya que esperar a la próxima vez para que me embelesen estos A7X.


A Perfect Circle

Para mí, uno de los más deseados del día junto a Arch Enemy. Siempre me ha atraído esta banda y más aún cuando mi buena y especial amiga Sara me comentó lo fan que es de este grupo de california. Pero ocurrió algo, fue el concierto más malogrado de todo el festival, y no por ellos, sino porque el sonido falló y la banda estuvo veinte minutos sin presentarnos su repertorio. Para colmo comenzó a llover, muy poco, pero fue esa típica lluvia molesta. Y como era de esperar, la banda sólo toco el tiempo restante sin recuperar el perdido por los fallos técnicos. Eso cabreó a todo el mundo, y hay que decirlo. También habrá que esperar a la próxima vez para disfrutar de esta banda que nos dejó con la miel en los labios.

Viernes 29 de junio

Creeper

Brillantes. Otro concierto que se nos quedó corto. Fue un show extraordinario por parte de esta banda de Punk-Rock. Will Gould demostró que esta banda recién nacida va a dar mucha caña. Intercalaron temas muy potentes con algún que otro tema moñas que, alguno, resultaba demasiado empalagoso. Pero la energía y la entrega del grupo fue  algo magnífico.

Bullet foy my Velentine

Decepción. Los fans de estos galeses me echarán piedras del tamaño de perros de agua, pero lo siento. Los Creeper dejaron el listón muy alto. La banda de metalcore atrajo a mogollón de adolescentes que se amontonaban con fervor para ver a su banda de cabecera y seguramente ellos dirán que fue un concierto sublime. Pero no. Para mí es una banda que me mantiene en la más absoluta objetividad pues ni me entusiasma ni me desagrada. Ni la odio ni la amo. Simplemente estuve expectante a ver qué me encontraba y lo que encontré fue una banda sin gancho, nada de feeling con el público y muy autómata.


Guns N’Roses

El día con menos grupos de este festival y todo porque Guns N’Roses deseaba acaparar toda la atención para ellos solitos. No consentían que otras bandas actuaran mientras lo hacían ellos. Por lo que los tres escenarios restantes estaban desiertos. Como decía al inicio de este post, muchos detractores de Axel Rose dirán que estuvo de pena, y que Rob Halford y Ozzy le dieron toda una lección. En esto último sí puedo estar de acuerdo, pero en lo primero no. Axel Rose estuvo brillante. ¿Acaso hay que recordarle a la gente que nunca ha tenido una gran voz? Su voz siempre fue muy mediocre en directo, hasta en sus mejores tiempos. Si a eso le sumamos la manía que siempre ha tenido de pegarse carreras desde cada rincón del escenario, sin duda eso lo asfixia más rápido. Pero es Axel, es su estilo. El pelirrojo se comió el escenario, se le hizo pequeño y eso que era el stage más grande. La gente enloqueció cuando lo vio salir y junto a su banda tocaron el primer tema de la noche: It’s So Easy. El concierto duró poco más de tres horas y tocaron todos, absolutamente todos sus grandes temas. Muchos disfrutaron en riguroso directo de la banda sonora de sus vidas. Yo uno de ellos. En todo momento se mostraron simpáticos, cercanos, con muchísima energía y disfrutando de todos y cada uno de los minutos que permanecieron encima de las tablas. Fue un concierto inolvidable, digno de los de su mejor época. No hubo un alma que no vibrara con el show de los Guns por mucho que luego saliera despotricando.


Sábado 30 de junio

Para el sábado bajé la marcha. Ya no me pegué las largas horas de cola de los días anteriores. Además ya no estaría solo, estaría con más gente, disfruté de la compañía de unas personas maravillosas que hicieron que el día fuera mucho más bonito. Pude disfrutar de casi todos los grupos al no estar empecinado en apoltronarme en primera fila y permanecer allí para no perder el sitio. Creo que no lo haré más y para los próximos festis, el rollo del que iba el sábado será la tónica a seguir. Mucho más tranquilo, menos agobios, más diversión. No hay color.

Shinedown

Otra de las grandes sorpresas del Download. Ya los conocía desde hace un par de años. Fueron sin duda alguna uno de los platos fuertes. Presentando su último trabajo de estudio, Attention Attention, los estadounidenses liderados por Brent Smith (voz) dejaron con muy buen sabor de boca a los que nos presentamos en el escenario 2 para disfrutar de su show. El tipo es un gran front-man y así lo demostró en la hora que estuvieron haciéndonos disfrutar. Brent quedó maravillado por el recibimiento que tuvo la banda por el público concentrado en la capital del Reino. Comenzaron tocando Sound of Madness, haciendo un breve repaso a otros temas como Unity, Enemies y terminando su show con otro temazo, Devil.

The Hellacopters

También los conocía aunque no había indagado en su discografía. Tras verles en el Download, lo haré encantado. Otro de los grandes conciertos de este festival. La banda se disolvió hace diez años pero se han reagrupado para dar una gira por toda Europa y EEUU. Lo mejor de todo es que su primer concierto de reunión ha sido en este Download Festival 2018 en Madrid. Se les notó las ganas con las que han vuelto a la palestra.

Volbeat

Me esperaba más del concierto de Volbeat. Fue un concierto estupendo, pero para mi gusto se dejaron varios temazos fuera que hubieran amenizado mucho más el encuentro el pasado sábado en Madrid. Esta banda en estos últimos seis años ha crecido como la espuma y no es de extrañar, sus discos son la hostia. Nos tocaron temas como 16 Dollars, Black Rose o Sad Man’s Tongue entre otros.

Judas Priest

La joya del sábado, al menos lo era para mí. El plato fuerte del último día del Download. Para gustos están los colores, cada uno tendrá sus preferencias y opiniones, pero Judas Priest se marcaron el mejor concierto del festival. Lo de Rob Halford no es normal, a su edad y estar en esa forma. El público encolerizó con su presencia y la manera en la que nos brindaba semejante show. Abrieron con Firepower, de su último trabajo. Un tema muy celebrado por la gente. Cayeron temas clásicos como turbo Lover, que nos maravilló a todos y otros como Hell Bent for Leather, Painkiller, despidiéndose con Breaking The Law. Era la primera vez que los veía en directo y fue una auténtica pasada. Fue el concierto que más pena me dio que acabara.


Ozzy

No soy muy de este señor. He escuchado toda su discografía en solitario en dos ocasiones y no me dice nada salvo temas sueltos. Pero es un peso pesado del Metal, tenía que estar ahí viéndole. Y menuda noche nos regaló. Fue un gran concierto, abrió con Mr.Crowley, tocó tres temas de los Black Sabbath como Fairies Wear Boots, War Pigs cerrando su show con Paranoid. He leído por ahí que cantó “sospechosamente bien”. En el concierto pensé algo parecido. Ozzy quizás recibiera algo de “ayudita” pregrabada, pero de ser así, ni de coña pudo empañar su gran concierto. Cantó bien, se mostró en sintonía con el público y nos regaló un gran concierto.

Angelus Apatrida

Creo que no había mejor manera de despedirse del Download que con este concierto. Antes de ver a los Angelus Apatrida no podía perderme a los Carcass. Así que disfruté unos temas de ellos, habiendo disfrutado antes de los compatriotas ’77 en el escenario 4. Cuando escuché un par de temas o tres de los de Liverpool, mi acompañante y yo nos fuimos juntos a ver a los Angelus. Nos obsequiaron con temas como In The Heart Of Nations, Of Men and Tyrants, End Man, y se pegaron un gran cover de Pantera: Domination. Los Angelus parecía que acababan de salir del mismísimo infierno para comenzar sus vacaciones de verano en Madrid, menudo concierto se marcaron. Sonaron como una apisonadora. El sonido era espectacular y la actitud de estos albaceteños era portentosa. El mejor Thrash Metal hecho en España.

Fueron tres días estupendos. Al día siguiente, tras regresar a mi tierra, ya me invadía la nostalgia, echaba de menos estar en el recinto, sobre todo con la gente que me acompañó, cerveza en mano, yendo de escenario en escenario disfrutando de grandes bandas del mejor Rock y Heavy Metal. No lo dudes, para la próxima edición compra tu abono y disfruta. El ambiente jeviata es siempre de lo mejorcito, se respira hermanamiento a cada instante. Si tienes la oportunidad de vivir algo así con los tuyos, no lo dejes pasar.

Gracias a todos los miembros de la organización por haber montado un festival de semejante calibre en nuestro país, ¡nos vemos el próximo verano!

 


¡Nos vamos al Download Festival 2018!

Fuente: downloadfestival.es

Hace unos días se cerró el cartel de la que será la segunda edición del Download Festival Madrid. Hay quienes dicen que el cartel de la primera edición, el del pasado verano, fue bastante mejor. Yo no lo creo, sinceramente. Creo que en esta segunda edición el cartel es mucho más potente, pues nos presenta como cabezas de cartel la reunión de Guns N’Roses, Judas Priest, Ozzy Osbourne y Marilyn Manson. Hubiese sido la mayor de las gozadas si en el plantel estuvieran mis adorados Helloween, pero el RockFest de Barcelona los tienen en exclusiva. De todas formas no me puedo quejar, los vi en primerísima fila el pasado mes de diciembre en el antiguo Palacio de Deportes de Madrid. A lo que vamos, es cuestión de gustos, no podemos olvidar eso. Pero si a estas bandas les sumas la gran camada que la acompaña, sin duda me parece un gran festival que está a la altura de los más grandes y mejores festivales de Europa. Aunque es cierto que para este verano que ya está aquí (biiieeeeeeeen), Wacken y Hellfest presentan ambos un cartel insuperable a mi parecer. Por otro lado, tengo que decirlo, o si no reviento, que el cartel que ofrece el Mad Cool me pone los dientes largos, y bastante. ¡Pearl Jam, por favor! Pero no desespero, seguro que tengo la oportunidad de verles más adelante.

Personalmente me hizo especial ilusión ver que confirmaron a Exhorer, grandísima banda de Thrash Metal y uno de los pioneros del Groove Metal. Por cierto, del Groove Metal hablamos en el penúltimo episodio de Milencora y por supuesto, suenan estos tipos de Nueva Orleans. Viva Belgrado, es otra de las confirmación que más me gustaron. ¡Arriba el Metal patrio! A nivel nacional, estos chavales son lo más destacado que podemos encontrar. Carcass puro Death Metal melódico y los estadounidenses Shinedown son también bandas que me mantienen muy expectantes. Pero dejando a un lado los cabezas de cartel, la banda que más ilusión me despierta es Arch Enemy. Con la incorporación de Alissa White-Gluz la banda me gusta aún más. Nunca los he visto en directo pero sé de sobra que ofrecen unos conciertos espectaculares. Estoy deseando vivirlo.

Yo tengo mi abono desde hace unos meses. estoy deseando asistir. Va a ser uno de los momentazos que más recuerde de este verano 2018. ¡Estoy seguro de ello!

¿Y tú? ¿Vas al Download? ¿Qué te parece el cartel?


Brother Firetribe + Shiraz Lane en la Sala Caracol, Madrid

Como cuando uno se entera que ha aprobado un examen en el que se veía suspenso, que tiene una cara de felicidad y una sonrisa imborrable por momentos, pues así estuvieron los Brother Firetribe durante todo el concierto. Hacía tiempo que no asistía a un concierto en el que la banda se mostrara tan feliz y agradecida de estar ahí. La mítica Sala Caracol, a la que hacía casi una década a la que no iba, estaba a rebosar para ver a estos finlandeses que vienen celebrando su décimo quinto aniversario. Aunque su disco debut, ese que a todos nos dejó extasiados, se publicó en 2006, la banda ya se había formado cuatro años antes, en 2002. Con un nuevo line-up, Brother Firetribe no ocultaron su sorpresa, Pekka, el cantante de la banda, lo reconoció ante todos y manifestó lo sorprendido que se sentía ante la calurosa acogida del público madrileño. No se esperaban un recibimiento así. Así que, por ello, deseo que regrese más veces a Madrid y podamos disfrutar mucho de ellos, porque no es una banda que haya concedido muchos conciertos en España durante su años en activo.

La noche en la Sala Caracol la abrían los chavales de Shiraz Lane, otra banda finlandesa de la que no tenía el más mínimo conocimiento hasta que supe que iría a ver a Brother Firetribe y me enteré de su grupo telonero. Se comieron el escenario. La actitud de estos chicos encima del escenario reflejaba la ilusión de quien está empezando, por eso los rostros de sus componentes tampoco desdibujaban una permanente sonrisa de oreja a oreja. Se sentían tan a gusto en el escenario que fueron subiendo el nivel con cada canción. Nos venían presentando su disco debut, titulado For Crying Out Loud, publicado en 2016. Shiraz Lane mostró un Hard Rock de lo más melódico y su concierto sonó genial. La acústica de esta mítica sala y la destreza de estos chavales que no deben de superar los veinticinco años de edad hicieron que su show fuera espectacular. Nos metieron en el bolsillo. Tocaron nueve temas, y en el último se bajaron del escenario para tocar parte de su última canción con todos los que estábamos presentes en la sala. Uno de sus mejores temas,Begging for Mercy, lo podéis disfrutar en este vídeo alojado en mi canal de YouTube:

Tras una actuación intachable, puntuales salieron a escena los miembros de Brother Firetribe, la banda a la que todos teníamos unas ilusiones locas por ver en directo. Yo jamás había tenido tan buena oportunidad como esta para poder disfrutar de ellos en directo y me dejaron fascinado. Ya sabía que sus directos eran buenos, pero no hay nada como vivirlos en persona. Desde el minuto uno, Pekka y el resto se mostraron simpáticos, cercanos y en todo momento sonrientes. Era como si hubiésemos ido a ver a la banda de Rock de nuestro mejor amigo. De nuevo os digo que hacía mucho tiempo que no veía a un grupo que se sintiera tan a gusto encima del escenario. Es lo que tiene la verdadera humildad que poseen las buenas personas. Sonaron de escándalo y el set-list elegido nos embriagó a todos. Yo estaba deseando escuchar mi canción favorita de la banda, la primera con la que se presentaron al mundo hace ya más de una década y que me dejó hechizado al instante:  One Single Breath. Aún hoy día suelo ponérmela de lo mucho que me encanta. Fue su tercer tema de la noche y aquí os dejo con el vídeo:

Repasaron temas de su carrera musical, los mejores temas de los cuatro discos que la componen. Abrieron con dos temas de su último disco, Sunbound (2017): Help Is On The Way seguida de Indelible Heroes. Ambas quedaron genial en directo. Pasaron, como ya habréis visto, a One Single Breath para pasar de nuevo a otro tema de su último trabajo, Heart Of The Matter. A continuación, regresaron a su tercer álbum, Diamond in the firepit (2014) para contentarnos con otro de sus temas insignia: For Better or For Worse. La formación actual del grupo la componen Emppu Vuorinen (ex guitarrista de Nightwish), Jason Flinck al bajo, Tomppa Nikulainen a los teclados y Kalle Torniainen a la percusión. Jason y Emppu mantuvieron en todo momento la mejor actitud que he visto por parte de unos rockeros en un escenario: siempre atentos y cariñosos. Siento ser pesado recalcando en esto pero de veras me sorprendió la cercanía y la modestia de todos ellos. Jason y Pekka se mostraron totalmente cómplices durante todo el concierto. El bajista felicitaba cariñosamente a su cantante cada vez que éste bordaba uno de sus temas. La conexión entre ellos y con el público no podía ser más perfecta.

Siguieron con otros temas de su último disco como Shock, para regeresar en esta ocasión al gran Heart Full of Fire (2008) con otro de sus grandes temas: Runaways. Quisieron, obviamente, que su último trabajo tuviera el protagonismo de la noche y nos dejaron otro de sus grandes temas: Last Forever. Todos los discos de Brother Firetribe están repletos de un Hard melódico envidiable, imposible que tan sólo uno de ellos baje el listón. Si bien es cierto que los primeros son los más brillantes, todos sus álbumes son sensacionales. Así, siguieron con Taste Of The Champions, uno de los más destacables del último disco. Le toca el turno nuevamente a su debut, False Metal (2006), y el tema a continuación fue I’m On Fire. Siempre lo he dicho, este disco es una verdadera joya del AOR/Hard melódico, pero es una pena que salieron en ese año. Los primeros años de la pasada década fueron los peores para este género musical que era completamente ignorado. Si los discos de Brother Firetribe, sobre todo su debut, con la gran One Single Breath como presentación, hubiese sido publicado en estos últimos cuatro o cinco años, donde somos testigos del gran repunte por el que está pasando el AOR, fijo que tendría mucha más repercusión. A mí, como fiel amante de esta música, me supo mal en su momento saber que esta gran canción, mi preferida de la banda, era tan desconocida por aquel entonces. Un arcaico YouTube, que por entonces tenía sólo un año de vida, albergaba en su interior una fantástico vídeo de Hard Rock que a cuenta gotas se hacía con pocas visitas.

Llegando a la recta final del concierto, los temas elegidos fueron Big City Dreams y Give Me Tonight de su Sunbound, el disco protagonista en este concierto para posteriormente despedirse de todos nosotros con dos trallazos ya clásicos de la banda: Heart Full Of Fire y I Am Rock, ambos temas de su segundo trabajo. Para el último tema, no tuvieron mejor idea que salir todos juntos al escenario. Shiraz Lane y Brother Firetribe hiceron que I Am Rock, una de las canciones más celebradas en directo por los fans, fuese toda una fiesta. En este vídeo podréis comprobar la inmejorable actitud que todos mostraron en el escenario y  que tanto he puntualizado en esta breve crónica del concierto que nos brindaron la pasada noche del sábado. Me llevé además una baqueta de los Shiraz y una púa del bajista de Brother Firetribe serigrafeada con el nombre del grupo. Vamos, que la noche no podía haberme ido mejor.

Ah, que no me olvido de ti, Encarnita. Muchísimas gracias por regalarme este concierto. Jamás lo olvidaré. 


Concierto de Sôber en La Riviera, Madrid. ¡Una noche para no olvidar jamás!

Desde el pasado mes de noviembre tenía mi entrada comprada y desde entonces ya estaba algo nervioso por lo que suponía para mí saber que tendría la inmensa fortuna de poder estar con ellos encima del escenario. Sôber se convirtió sin esperarlo en mi grupo español favorito desde que escuché por primera vez ese Paradysso hace ya más de quince años. Era yo un adolescente imberbe cuando sentía la constante necesidad de escuchar su música y dejarme envenenar por sus letras.  Y así ha sido. La pasada noche estuve con Sôber en el escenario. Sí, así, como leéis y podéis ver. Una experiencia única, irrepetible e inolvidable. Compartir un momento así con mi grupo español favorito se me hace difícil de describir. Estaba desbordado de alegría y excitación. Gracias Sôber, por el grandísimo concierto, por tantos y tantos años de buena música y por supuesto, por hacernos vivir algo tan bonito anoche. Jamás lo olvidaré. Tuvimos la suerte de poder conocerlos en persona y qué decir, son lo que siempre han transmitido ser, unas personas excepcionales, amables. Carlos, eres un tío extraordinario, siempre tan humilde y cercano.

Fue como una noche de Reyes, los fans que estábamos allí no podíamos pedir más, imposible sentirse insatisfecho. Los que adquirimos las entradas VIP estábamos citados a las 16:30 en la sala La Riviera para poder presenciar la prueba de sonido del grupo, conocerles, charlar unos minutos y fotografiarnos con ellos. Por si fuera poco, nos regalaron una camiseta del nuevo disco y subimos al escenario a ensayar con ellos la última canción, la que pondría el broche final a aquella noche que aún aguardaba. Hasta que se abrieron las puertas de la sala pudimos estar todo el tiempo dentro y también fuimos testigos del ensayo de los dos grupos que telonearon el viernes a la banda de Carlos Escobedo: la agrupación madrileña Contrabanda3Trie State Corner, venidos desde Grecia.Muy buenos ambos, me sorprendieron bastante.

El concierto estaba a punto de comenzar, pero antes, una sorpresa más: disfrutamos en primicia el nuevo videoclip de la canción Estrella Polar, una de las más espectaculares del último disco, Vulcano. Y con el tema que da nombre a este último y gran trabajo de los madrileños, comenzaba el concierto que todos llevábamos esperando desde hacía tiempo. El sonido, como siempre, espectacular. La primera vez que los vi en directo fue en la primavera del año 2003 y recuerdo que de las primeras cosas que dije tras el concierto fue lo bien que sonaban en directo. El viernes sonaron como siempre y yo disfruté como nunca. El setlist elegido contentó a la mayoría, y no digo a todos porque sé que para algunos resultó algo moñas. Nunca llueve a gusto de todos, pero desde mi mi humilde opinión, el combo de canciones elegidas fue de lo más acertado. Repasaron grandes temas de todas sus etapas y eso es justo lo que debe hacer un grupo que lleva tantos años encima de los escenarios y con tantos éxitos a sus espaldas. Como podéis ver en el vídeo, abrieron con Vulcano y, además de apreciarse lo entregadísima y emocionada que estaba la gente allí presente, se ve a unos Sôber con ganas de comerse la noche. Con este primer tema sonaron de lujo, al que le siguió otro tema de su última obra, Irreal, quinto tema de este nuevo disco y del que ya os hablé en Anhelarium no hace mucho. Para mí vulcano es un trabajo de mayor calidad y sobre todo más maduro que Letargo, pero sin que llegue las cotas de Superbia que, junto a Paradysso, me resultan los mejores discos de la banda. Tras estos dos temas, regresaron a 1999 para tocar uno de los más conocidos de aquellos jovencísimos Sôber: Loco, de su segundo disco, Morfología.

Amaranthe + Sonic Syndicate + Smash Into Pieces 
KATATONIA en Madrid
Muchos suecos y buen Metal electrónico  + VOLA + AGENT FRESCO

La actitud de la banda fue de total entrega desde el minuto uno, pero tras estas primeras canciones se les vio mucho más cómodos, quizás por la tranquilidad que da saber que el sonido acompaña y todo es propicio para que el concierto salga a pedir de boca. Llegó el turno de Sombras, tema inédito para cumplir su veinte aniversario y que publicaron en 2014. Carlos Escobedo presentaba el siguiente tema, uno de mis preferidos de Superbia, le tocaba el turno a Fantasma. El publico asistente recibió los primeros acordes de esta canción con mucha euforia, es sin duda uno de los mejores temas del grupo de estos últimos años. Sonó de escándalo y Carlos estaba que se salía, no sólo por su calidad como músico y por esa voz tan prodigiosa, sino por esa actitud que lo hace ser un gran frontman, siempre interactuando con los allí presentes, simpático, bromista, invitando al público a darlo todo. Papel mojado, uno de los platos fuertes del nuevo disco, fue otras de las más celebradas por todos, el primer medio tiempo de la noche. Escuchar esta canción tan sensible y cargada de esa melancolía tan característica de Sôber en directo es una verdadera maravilla: Soy el único actor que sufre y llora, con cada historia de amor. Quiero ser el escritor que sangra y siente con cada letra el dolor. Me dejé la voz cantando estos versos que me erizan la piel. Regresamos ahora al 2001 con Oxígeno, de su tercer disco de estudio, Synthesis. Pura nostalgia de aquellos Sôber. Como dijera, el repaso que dieron a su carrera musical fue más que acertado. Su siguiente tema fue Blancanieve, single de su anterior álbum, Letargo. Con este tema La Riviera estaba que se caía. La gente mostraba una atractiva conexión con la banda. Volvimos a Superbia para disfrutar en directo de Umbilical, donde Sôber se luce con este tipo de temas tan cañeros. Y antes de la primera parada para tomar aire, nos regalaron otro  tema magistral, Hombre de hielo de Reddo, disco de 2004.

Me hizo mucha gracia al mismo tiempo que curiosidad ver cómo presentaba Carlos esta canción: Esta canción es de nuestro disco Reddo, sí, psé, Reddo, bah. Lo dijo como quitándole peso a este disco, como haciéndonos saber que sabe perfectamente que no es de sus mejores discos, o que no es un disco que tenga a los fans tan enamorados como con los demás. Con ironía o no, así fue cómo lo dijo. Personalmente este disco no es de los que más me gustan y precisamente el viernes cayó los dos temas más incuestionables de Reddo: Hombre de hielo y Cientos de preguntas. Volvieron a su nuevo trabajo con Arena, un tema impecable, otro de los grandes temas de Vulcano. Ahora a este tema le tendré un mayor cariño, porque justo al terminar, Carlos extendió su brazo y me regaló su púa personalizada con la que toca el bajo. Llegaron el segundo descanso con Lejos y Arrepentido, dos temas de aquél genial Paradysso. Regresaron al escenarios para calmar las ansias de la gente con un tema excepcional, que ya habíamos podido disfrutar aquella noche antes del concierto: Estrella polar. Uno de los grandes momentos de la noche fue con este tema. No había nadie que no lo cantara. El momento más sensible de todo el concierto. Llegamos a la recta final, con Náufrago y Tic Tac, de nuevo, del grandísimo Superbia. Tirarán siempre de este disco en sus conciertos porque es una joya, sus temas son verdaderas obras maestras del Rock patrio.

Y llegó el momento más ansiado, al menos para mí. Uno de los organizadores nos comentó horas antes del concierto que estuviéramos atentos porque, al comenzar el penúltimo tema, Diez años, debíamos acudir a una de las puertas laterales donde nos juntarían a todos y nos harían pasar al escenario y estar preparados para cantar Heroes, la última canción de la noche y que supondría toda una fiesta encima de las tablas. La banda junto a sus fans cerraron una noche de ensueño. Meses he estado imaginándome cómo sería este momento, suspirando porque llegara ya el 31 de marzo. Minutos antes de salir al escenario me temblaban hasta las orejas. Los que me conocen saben que sufro de ese absurdo miedo escénico, pero al verme con bastante más gente y con las ganas que tenía, en ese momento lo único que quería era vivir intensamente la oportunidad que nos brindaba Sôber, una oportunidad de oro que los fans nunca dejaremos de recordar y agradecer. Creo que sobran las palabras, que demasiadas ha habido ya en esta nueva entrada de blog, y más para intentar describir aquellos minutos. Mejor, véanlo con sus propios ojos. Sólo decir que ni queriendo, me hubiera salido un vídeo tan cojonudo. Sin querer corté la grabación, pero menos mal que ya llevaba casi cinco minutos y pude registrar para siempre algo así. Aquí lo tienen:

¡Larga vida a Sôber!


FM + Romeo’s Daughter en Madrid

fm-logo-webbanner-96dpi-w435Oportunidad de oro para ver a uno de los mayores estandartes del AOR. No podía dejar pasar tal oportunidad, estaba muy ilusionado con la idea de poder ver en vivo y en directo a una de las bandas más importantes del género. Y digo que no podía dejar pasar esta oportunidad porque estos grupos son una reliquia, leyenda viva de la música, y llegará un momento en que grupos de la talla de FM dejen de girar y se retiren definitivamente de la música y con ello se acabe completamente la llama de ese AOR que tanto nos apasiona.  El AOR está vivo, pero a años luz de cómo lo estaba a finales de la década de los 80 y principio de los 90. Estas bandas ya no tienen esa demanda de antaño, no copan portadas ni se las sintoniza en las emisoras de radio. Este estilo de música, estas bandas, han quedado para un público muy concreto y minoritario. Por eso, para los amantes del Rock más melódico, el pasado sábado era una fecha marcada a fuego en el calendario. El pasado sábado pudimos disfrutar de una noche extrAORdinaria gracias a los británicos FM acompañados para la ocasión de otro grupo inglés,  Romeo’s Daughter,

La Sala Changó estaba llena y el ambiente fue en todo momento espectacular. Los integrantes de ambos grupos siempre se mostraron muy cercanos, tanto encima del escenario como tras su respectivos conciertos, donde salieron a saludar, firmar autógrafos y fotografiarse con todo aquél que lo pedía. Fue una noche redonda. Pude disfrutar del concierto de esta legendaria banda y hacerme varios selfies con ellos y darles las gracias por tan bonita actuación.

Romeo’s Daughter

Era la primera vez que Romeo’s Daughter pisaban España para ofrecer un concierto. Jamás lo habían hecho antes. Esta banda británica ha tenido una trayectoria muy irregular. Es bien conocida entre los fieles a esta música porque en el año 1988 sacaron su álbum debut homónimo. En su día el disco tuvo muy buena acogida y sigue a día de hoy gozando de una buena popularidad dentro de este mundillo del AOR. Su primer disco tenía ciertos toques a lo Def Leppard y hace ya bastantes años, cuando me aficioné a esta música metiéndome de lleno en ella, este disco me encantó. Tanto que me lo compré en vinilo. En el 93 volverían con otro disco de estudio, Delectable, con algún que otro tema resultón, pero sin ser lo mismo que el anterior. Y no fue hasta 2012 cuando decicieron reunirse para publicar Rapture, y dos años más tarde, en 2015, Spin. Ambos discos siguen la misma senda, con temas bastante curiosos y que tocaron el pasado sábado. Pero lejos, muy lejos, de la calidad y la magia de su disco homónimo del 88.

La encantadora Leigh Matty y sus compañeros, el guitarrista Craig Joiner, el bajista Ed Poole y el batería Andy Wells, salieron a escena algo tímidos al principio. Pero el grupo no tardó mucho en acomodarse y en llevar a cabo una cálida actuación. Su concierto fue muy breve, apenas unos cuarenta y cinco minutos. Durante ese tiempo hicieron gala de su elegancia a la hora de interpretar sus temas. Comenzaron con uno de sus mayores éxitos, Heaven in The Back Seat, de su disco debut, siguiendo con Attracted To The Animal del siguiente disco, Delectable. Tras ellos, se decantaron por presentar en este su primer concierto en España, temas de sus discos más recientes, Rapture (2012) y Spin (2015). Esos temas fueron Touch, Radio, y un tema muy hermoso como Bittersuite. Para cerrar su pequeño show, tiraron nuevamente de temas clásicos como Inside Out o I Cry Myself To Sleep, este último, una verdadera preciosidad. Romeo’s Daughter tuvo una gran acogida, la gente se entregó mucho en su actuación y, por la cara de felicidad de Leigh Matty tras el concierto, se podía apreciar que para ella, haber venido a Madrid con su banda había sido una idea muy acertada y sobre todo, inolvidable.

FM

Sí, a estas alturas ver a FM en directo es un privilegio, pero lo es aún más si la banda está de gira celebrando el 30 aniversario de su debut discográfico Indiscreet presentándolo íntegramente. Esta banda es de esas excepciones que quedan del clásico AOR. Porque la mayoría están retiradas desde hace años. FM supo adaptarse a los cambios, supieron ver y entender que el futuro de no les depararía el éxito que un día cosecharon. Pero ahí han seguido y, tras sus dos primeros trabajos, por los que fueron y son mundialmente conocidos, siguieron apostando por su música, publicando regularmente nuevos discs como Takin’ It to the Streets (1991), Aphrodisiac (1992), Dead Man’s Shoes (1995), Metropolis (2010), Rockville I y II (2013) o Heroes And Villains (2015). Ahora, cuando Indiscreet cumple treinta añazos, deciden salir a la carretera y dejarnos conciertos como el del pasado sábado.

17 fueron los temas que sonaron, siendo el primero de ellos Digging up the dirt, de su último disco Heroes and Villains. La pantalla que llevaban de fondo cambiaba con cada canción. Para el siguiente tema, aparecía de fondo la portada de Indiscreet, haciéndonos ver que el tema que iba a sonar era de ese disco. Y así sonó I belong to the night, una de las perlas de ese gran disco. El grupo, compuesto por el gran Steve Overland,  el bajista Merv Goldsworthy, el guitarrista Jim Kirkpatrick, el teclista Jem Davies y el baterista Pete Jupp, volvieron a la carga con su último disco de estudio para regalarnos en directo Life is a highway. Quedé muy impresionado durante todo el concierto con la voz de Overland. Es impresionante cómo conserva la voz que lucía hace treinta años. Tiene una de las voces más prodigiosas del Rock melódico, es idílica para este género musical. con la magia de su voz, nos volvió a regresar al pasado con Let love be the leader, para llegar al punto más álgido con Frozen Heart, con un Overland descomunal. Y sólo habían pasado cinco canciones, aún quedaban muchas más. Desde luego fue una noche perfecta. Siguieron con otro temazo de la banda como es Someday (you’ll come running), uno de los mejores temas de su disco Tough It Out de 1989 y particularmente uno de mis preferidos de la banda. Pero la impresión y sobre todo, la emoción, fue en aumento cuando tras este gran tema sonaron Face to face, y Love lies dying. Pasamos a temas más rockeros como Heart of the matter y  Hot wired. Siguieron con más temas clásicos como Bad luckTough it out y la irresistible That girl, que personalmente me maravilló, fue todo un momentazo, pues es otra de mis canciones predilectas de estos británicos. Con Burning my heart down volvieron a hacer un guiño al disco Tough it out de 1989. De este disco me gusta absolutamente todo, hasta su portada, que me parece chulísima y la mar de simpática.

El concierto iba llegando a su fin y ellos regresaron a escena para contentarnos con los bises. Tres eran las canciones que tenían preparadas para poner el broche final a una noche única e irrepetible. Story of my life, de su Rockville, publicado en 2013. Aquí vimos al mejor Overland de la noche, cantando él solito gran parte del tema, dejando a todos embobados por su arte. Impresionante. Tras ese gran momento, comenzaron su despedida con todos grandísimos temas de su Indiscreet, Other side of midnight y American girls.

Ya sabéis de mi debilidad por el AOR ochentero y noventero, el verdadero AOR, el mejor AOR que puedas escuchar y el que por desgracia, jamás volverá. ¿Entiendes ahora por qué no podía faltar a esta cita? Tenía que ver a estos músicos, sentir su música desde muy cerca, para que ese momento marcara mi vida para siempre. Soy melómano, y un fanático de esta música en concreto. No os podéis imaginar lo que para mí fue estar allí el sábado pasado, apreciar en primera fila su música y conocerles luego en persona. Por si fuera poco, iba acompañado de mi agradable amiga Jazmín y de varios amigos más que hicieron con su compañía que la noche fuera aún más perfecta si cabe.



Amon Amarth + Testament + Grand Magus en Madrid

Horas antes de entrar a la sala La Riviera había una cola enorme. No era de extrañar, a varios días del concierto se agotaron todas las entradas. Se notaba que Amon Amarth eran los protagonistas del pasado viernes porque la gran mayoría de los allí congregados portaban camisetas de la banda. Pensé que vería a chavales muy jóvenes, ya que Amon Amarth lleva años calando entre el público joven y adolescente, y así fue, mucha muchachada, pero para mi sorpresa, también había un gran número de gente bastante más mayor. A mí desde luego no me sorprende que un grupo como Amon Amarth cale hondo ante un público tan variado. Si ya de por sí me gustaban muchísimo, desde que los he visto en directo me gustan aún más. Su directo es una bestialidad. Un par de horas antes de que dieran las seis de la tarde, hora a la que abrían las puertas de La Riviera, logré hacerme unas fotos con algunos de los miembros de Amon Amarth que casi disimulando como podían, bajaban de su autobús para entrar en la sala. Fueron en todo momento muy simpáticos.

Grand Magus

Los encargados de abrir, la que fue sin duda una gran noche de Heavy Metal, fueron los de Estocolmo, Grand Magus. Su actuación fue breve, pero a los allí presentes nos dejaron muy satisfechos. Nunca los había visto en directo y estuvieron muy correctos y entregados con el público. Comenzaron tocando I, The Jury, seguida de Sword Of The Ocean, de su disco titulado The Hunt publicado en 2012.  Siguieron con más temas como Varangian, perteneciente a su último y recientemente publicado Sword Songs.

Testament

Y llegó el turno de Testament, una banda que tuve la oportunidad de ver por primera vez en el Metalway de Jerez de aquél verano de 2006. Recuerdo lo mucho que me gustaron aquella tarde, lo sorprendido que me dejó Chuck Billy y más aún cuando tras su actuación me contaron que logró superar un tumor cerebral que por poco acaba con su vida. Qué impresionado y fue un honor para mí poder conocerle en persona y conseguir hacerme una foto con él a las puertas del hotel en el que se encontraban. Tras casi diez años desde la primera y última vez que les vi, la banda de Chuck Billy era parte del encanto de este concierto. Me apetecía mucho volver a verles y, de nuevo, volvieron a encandilarme con su actuación. Debo de estar sordo, porque he leído en un par de ocasiones por Facebook que a Chuck apenas se le oía, que sufrieron un mal sonido. Quizás fuera por encontrarme en primera fila, pero yo los vi muy bien, y a Chuck se le oía perfectamente.

Amaranthe + Sonic Syndicate + Smash Into Pieces 
KATATONIA en Madrid
Muchos suecos y buen Metal electrónico  + VOLA + AGENT FRESCO

El show de Testament fue bastante más largo que el de Grand Magus. Chuck y los suyos dejaron boquiabiertos a todos los allí congregados que cada vez llenaban más la mítica sala de conciertos madrileña. Esta banda estadounidense vuelven a la carretera para presentar su último trabajo de estudio, Brotherhood Of Snake, y con la canción que le da nombre a su nuevo disco comenzaron su actuación. Tocaron más temas de este nuevo álbum como Pale of King pero fueron los temas más clásicos los que más celebró la gente que allí se agolpaba. Me refiero a temas como Disciples of the watch, de su segundo trabajo publicado en 1988, y el tema que le da nombre a este gran trabajo de esta banda de Thrash Metal. Me gustó mucho que tocaran el tema que da nombre a su Dark Roots Of Earth, un disco que disfruté muchísimo. Chuck siempre cercano al público, como así estuvieron Alex Skolnick y Steve Di Giorgio, siempre muy sonrientes y moviéndose sin parar.

Amon Amarth

Y llegó el momento de Amon Amarth. Tenía unas ganas tremendas de que llegara el momento. Es una banda que desde hace ods veranos me tiene realmente fascinado. Sú último disco, Jomsviking es una joya, para mí entra en el top 3 de todos sus discos, y aunque Deceiver of the Gods (2013) es mucho mejor, ese último no se queda muy atrás. Eran las 21:27 de la noche, y Amon Amarth hacía acto de presencia sobre un escenario comandado por un enorme casco vikingo con dos enormes cuernos donde, en lo más alto, se situaba el  que es el nuevo baterista del grupo, Jocke Wallgren. Los suecos desde el minuto uno, dieron un espectáculo. Yo tenía los ojos como platos por la energía tan descomunal que infundan estos tipos. Empezaron su periplo por el escenario con una de las canciones más queridas por los fans, Pursuit Of Vikings, de su álbum Fate of Norns de 2004. Sorprendente la voz de Johan Hegg que sonaba como un relámpago. Menudo vozarrón.

At dawn’s first light, Cry of black birds, o el tema Deceiver of the gods, de su penúltimo disco, terminaron de enardecer el ambiente. Johan Hegg hizo que sus fans de desgañitaran antes de tocar otro gran tema como es Death in fire. El final del concierto te abría el apetito de hincarte una buena cerveza. Los que fueron al concierto sabrán a lo que me refiero. Muy grandes estos suecos. Si nunca los has visto en directo, no te los pierdas.

Espero que os haya gustado los vídeos, reflejan mínimamente el gran espectáculo que fue. Era de esperar, con un cartel así, que fuera a ser otra gran noche de Heavy Metal para el recuerdo.


Amaranthe + Sonic Syndicate + Smash Into Pieces en Madrid

Smash Into Pieces


Tres grupos suecos serían los encargados de amenizar la noche del jueves 11 de noviembre en la Sala Arena de Madrid. La lata la abrirían Smash Into Pieces, un grupo joven, que en 2013 debutaban con Unbreakable y ya dejaban claro qué tipo de Metal iban a hacer en adelante. Creo que ese Modern Metal como lo suelen llamar algunos aún está despegando, y aunque grupos como Three Days Grace ya llevan incluyendo elementos electrónicos en su música como muchos otros grupos, es con bandas como esta o Amaranthe donde vemos que el Metal electrónico da un paso más. No sabría cómo etiquetar la su música, ¿Dance Metal? ¿Pop Electric Metal? Al carajo las etiquetas. Sú música quizás no contente a los amantes más ortodoxos del Heavy Metal pero interesa y mucho a un gran número de ellos. A mí personalmente me encantan estos ritmos de música electrónica acompasada con guitarras rudas y un sonido contundente. Me parece una mezcla cojonuda. Los teclados y sintetizadores van y vienen y la música de estos tipos suena que da gusto. Isak Snow a la batería, enfundando en esa máscara luminosa y algo perturbadora, aporrea los parches mientras Chris Adam pone su voz a las diversas melodías que confluyen en esta interesante banda. Abrieron con un temazo, Stronger, de su último trabajo, The Apocalypse Dj (2015) en cual podemos encontrar un gran tema cantado a dueto con la mismísima Elize Ryd titulado My Cocaine. Su actuación fue breve pero muy intensa, donde se marcaron buenos temas como el que puedes ver a continuación y que pertenece al que en breve será su tercer disco de estudio. Por cierto, además de una gran noche, fue para mí una noche de púas. La primera que cogí fue la del guitarrista de esta banda.


Sonic Syndicate


Conocí a este grupo en 2007, cuando presentaban su Only Inhuman. Su single, Denied, me envenenó. Lo escuchaba día sí, día también. Por aquél entonces el grupo era otro,  de esos seis jovencísimos músicos que hacían Metalcore se puede decir que ya no queda nada. Sonic Syndicate es un grupo nuevo y la canción y vídeo con el que presentan su último trabajo, Confessions, da muestra de ello. Lejos están de su sonido primitivo y eso provocó la salida de varios miembros debido a las discrepancias. Pero los miembros que quedan formatearon su empresa y nos regalan canciones como la que podéis ver pinchando en este enlace. No es de extrañar que estén de gira con Amaranthe. Comparten esa pasión por mezclar el Metal con los sonidos más electrónicos y modernos. El cantante Mr Nathan J. Biggs dio todo un espectáculo como podéis comprobar en los vídeos. Puso la sala patas arriba.  Fue una gran actuación. Tocaron en un medley ese tema que tanto me hechizó en su momento, Denied, y fue para mí todo un momentazo. Nathan al terminó de su actuación se bajó a saludar, momento en el que aproveché para darles las gracias por su gran show y hacerme una foto con él. La segunda púa de la noche que cogía era más bonita, venía con el nombre y el logo de la banda. Es lo que tiene ponerse en primera fila, que de vez en cuando te cae algún regalito, aunque hace años que a mí no me cae una baqueta.

Amaranthe


img_5610Desde su gran debut en el año 2011, sabíamos que estábamos ante un grupo que iba a dar mucho que hablar. Desde entonces, su popularidad no ha parado de aumentar merecidamente. Pero fue con su segundo álbum, The Nexus, donde se afianzaron, mostraron al mundo su particular estilo de hacer Metal y desde entonces no han dejado de sacar discos cargados de canciones extremadamente pegadizas y bailables. Y hablando de bailar, quién diría que todos los que estábamos en la Sala Arena la pasada noche éramos unos metaleros, eso parecía una discoteca. Creo que jamás el Heavy Metal me había hecho bailar tanto. Era la primera vez que me disponía a disfrutar de esta banda en directo y desde que me compré la entrada andaba bastante ilusionado.  Puntuales, estos suecos salían a escena y la señorita Elize Ryd no podía estar más simpática. Atentos al bailecito salsero que se marca la sueca antes de comenzar Hunger. Desde el primer momento se mostró sonriente, bromista, interactuando mucho con el público y maravillando a todos con su grandiosa voz de soprano. El conjunto sueco sonaba estupendamente. El que fuera guitarrista de Dragonland, Olof Mörck que se mostraba siempre muy sonriente y cercano, se marcó unos buenos solos, aunque era el bajista Johan Andreassen y Elize los que más energía mostraban encima del escenario. El buen sonido les acompañó durante todo el concierto en el que repasaron muchos de sus éxitos. Hasta 18 temas tocaron. Abriendo con Maximize, de su nuevo álbum recién salido del orno, hicieron un repaso a sus anteriores obras deleitando a los allí presentes. A Hunger le siguieron temas como Hunger, Invincible1.000.000 LightyearsCall Out My Name, Dynamite o Trinity, entre otras. No podían faltar más canciones de su último trabajo, como Fury, Boomerang, y cómo no, su primer single, That Song. Pero de los temas que componen su último disco, Maximalize, fue con Endlessly el que marcó uno de los mejores momentos del concierto. Por esta maravillosa canción, por su extraordinaria voz y por ese sentimiento que le puso, nos hipnotizó a todos. Interpretó el tema de una forma espectacular. Cerraron, como podéis ver a continuación, con uno de los temas más eléctricos y bailables que tienen, Drop Dead Cynical. Un concierto bastante bueno, no te pierdas a Amaranthe si tienes la oportunidad. Y sí, me llevé otra púa, la tercera de la noche sería una de Amaranthe, y de de nuevo de las bonitas, con el logo de la banda. Desde luego no me podía quejar de nada la pasada noche del jueves. Rock on!

 

unknown_fotor


Concierto de KATATONIA + AGENT FRESCO + VOLA en la Sala BUT, Madrid

Ganazas las que tenía de que llegara la noche del sábado para disfrutar de una gran noche de concierto. Para esta ocasión, me dio tiempo y puede investigar bien la discografía de las bandas que acompañarían a KATATONIA, los protagonistas de la noche. VOLA, grupo proveniente de Copenhague (Dinamarca) y AGENT FRESCO, de Reykjavík (Islandia), fueron los grupos que telonearían a los de Estocolmo. Y qué teloneros, amigos míos. La Sala BUT abría sus puertas a las 19:00 cuando ya más de medio centenar de personas esperábamos afuera. Con una puntualidad inglesa, el primer grupo aparecía sobre el escenario, VOLA.

Por lo general, los grupos teloneros guardan cierta relación con el grupo protagonista, suele ser algo habitual que incluso compartan el mismo estilo musical, sobre todo en conciertos de Rock duro, pero para la ocasión no fue el caso. VOLA y Agent Fresco poco o nada tienen que ver en cuanto a música con KATATONIA. Pero fueron realmente sorprendentes y puedo decir desde ya y con total seguridad, porque lo viví, que todos los allí presentes quedaron encantados con ambas bandas, fueron muy bien recibidas y mejor despedidas.

VOLA

Como dije antes, me había portado bien días antes del concierto, había hecho los deberes y escuché con atención y mucha curiosidad la música de ambos grupos teloneros que hasta la fecha desconocía en absoluto. VOLA es una joven banda que experimentan con el metal progresivo dándole toques muy modernos. El sonido no les hizo justicia, pero los chavales pusieron mucha entrega durante su actuación, muy concentrados en hacerlo bien, tanto que en ocasiones los sentía algo desconectados del público. Supongo que por la falta de experiencia. Pero defendieron bien sus temas y encantaron al público allí congregado que poco a poco llenaba la madrileña sala. Presentan su segundo trabajo, publicado este mismo año, titulado Inmazes. El tema que más disfruté fue The Same War, para mí, el mejor tema que tienen entre su corta trayectoria musical.

AGENT FRESCO

De las dos bandas, AGENT FRESCO era la que más me había gustado cuando en los días previos al concierto me adentraba en la música de estas dos jóvenes formaciones. Me sorprendió la versatilidad y la técnica de su último trabajo, Destrier, de 2015. Sentía  deseos por verles ya en directo y el momento llegó por fin. Allí, en primera fila de la BUT, me emocionaba al ser testigo de cómo la banda lucía con soltura esa mutabilidad como este que escribe pocas veces ha visto en una banda. Compaginan a la perfección el Pop alternativo impregnado de Metal, concretamente un Art Metal o Avant-Garde Metal, con toques progresivos muy armoniosos. Su cantante, Arnór Dan Arnarson, se comió el escenario y enardecía al público, llevándoselo consigo en cada canción. su forma de cantar, en los tonos más suaves, me recordaba a Adam Levine, líder de Maroon 5. Técnicamente la banda es prodigiosa, tanto Arnór como Þórarinn Guðnason (guitarra) se alternaban en los teclados, Vignir Rafn Hilmarsson al bajo y el simpático Hrafnkell Örn Guðjónsson, haciendo una labor muy técnica y hábil tras los parches. Imprescindibles que escuches temas como Howls, Eyes of A Cloud Catcher o Pyre, para conocer bien a estos islandeses que no te defraudarán.

Concierto de Destruction en Madrid Concierto de Iron Maiden en Sevilla
+ Flotsam & Jetsman + Enforcer + Nervosa
+ The Raven Age

KATATONIA

Con Last Song Before The Fade, de su último disco, The Fall Of Hearts, KATATONIA abría el que sería un gran concierto por parte de los de Estocolmo. Muy bueno. KATATONIA ya nada tiene que ver con aquella banda que en el 96 presentaban su Brave Murder Day o dos años después su Discouraged Ones. La banda se alejó de su oscuro Death Metal para embarcarse años después en un Doom Metal o Depressive Rock. Lo más destacado de la noche, la voz de Jonas y el set-list elegido. Quince temas y tres más en los bises. Como para quejarse. Entre esos temas, muchos eran de sus últimos trabajos, algo que esperábamos todos. Canciones como Teargas, del Sanctitude (2015), o Dead Letters, como podéis ver en el vídeo que grabé, de su trabajo Dead End Kings (2012). Pero para los amantes de los KATATONIA de antaño, sonaron temas como  For My Demons del disco  Tonight’s Decission de 1999, o Saw Your Drown del Discouraged Ones (1998). El sonido se portó bien con la banda y pudimos deleitarnos con todas y cada una de las canciones de la mejor manera. Muy buen concierto de KATATONIA, era la primera vez que los veía en directo tras varios años ya escuchándoles y me fui muy contento y satisfecho. Una gran noche de Rock en pleno centro de Madrid.


Destruction + Flotsam & Jetsam + Enforcer + Nervosa en Madrid

KF_Amorphis_PosterA1.epsNo había mejor manera de despedirse del mes de septiembre (y por supuesto del verano) que asistiendo a esta cita en la Sala Arena de Madrid y más cuando ha sido por el módico precio de 27 euros. Cuando al poco tiempo de regresar a la Capital miré la agenda de conciertos, me dije a mi mismo que este concierto organizado por los de Madness Live! no me lo podía perder. Una auténtica noche de buen Thrash Metal en el que se citaban bandas como Flotsam & Jetsam o Nervosa que reconozco, no conocía en absoluto y me dejaron con muy buen sabor de boca. Los suecos Enforcer, que desde hace aproximadamente un año que los conocí no he parado de escucharlos (su música me enamoró a la primera escucha), fueron los únicos que se alejaron del sonido más thrasher la pasada noche del viernes 30, pero con su Speed Metal amenizaron y de qué manera a todos los allí presentes. Y qué deciros de Destruction, uno de esos grupos del Thrash más underground que más escuchaba en mis primeros años de adolescencia, cuando me adentraba poco a poco en esto del Heavy Metal. Mi relación con el Thrash sin duda ha ido de menos a más. Fue un subgénero que siempre dejaba algo aparcado, centrándome más en el Heavy más clásico y por supuesto, en esa oleada de Power Metal que a principios de los años 2000, los años de mi adolescencia, tanta guerra daba. Pero a medida que me hacía viejoven más han sido las ganas y la constancia de escuchar subgéneros del Metal más duros como el Thrash sobretodo y bastante de Black y Death. Así que este viernes disfruté de lo lindo.

Nervosa. Desde Brasil llegaron tres chicas que nos enamoraron a todos

img_5033

No conocía absolutamente nada de esta banda brasileña. Así que cuando vi a tres atractivísimas chicas salir al escenario parapetadas en sus instrumentos, me quedé gratamente sorprendido. Pero para sorprendido cuando comenzó su show. Allí me encontraba, en primera fila y justo frente a Fernanda Lira. ¿Qué? ¿Acaso creen que luego no la buscaría por internet? ¡Pero si me dejó con cara de idiota! Su enérgica entrega en el escenario, su manera de interactuar con el público allí presente (simpatiquísima y en un perfecto castellano) su forma de cantar y de tocar y esa belleza, hizo que más de uno quedásemos totalmente embrujados con ella. La líder de este trío brasileño nos arengaba en todas y cada una de las canciones que componían el breve repertorio de Nervosa la pasada noche. Siete fueron en total los temas con los que estas chicas nos deleitaron, entre ellos Hypocrisy, Arrogance o Hostages, sin duda, las más celebradas por el público. Un Thrash contundente, técnicamente muy bien ejecutado. Muy amablemente, Fernanda avisó que después de su show andarían por la sala para echar unos tragos juntos, como ella dijo. Y efectivamente, allí la pudimos conocer y siempre risueña y cariñosa, accedió a firmar discos y a hacerse una foto con aquellos que se lo pedíamos .Yo desde luego no podía irme de allí sin conocerla, ya ha se ha ganado otro fan incondicional. También tuve la fortuna de hacerme una foto con la batería del grupo, Samantha Landa, que por si ella hubiera sido, su actuación hubiera durado tres horas más. Incansables estas Nervosa.

Enforcer. Lo admito, fueron ellos los que hicieron que fuera a este concierto

img_5151Sí, fue verles en el cartel y no dudarlo, compré la entrada ipso facto. Llevo mucho enganchado a la música de estos chicos. Into The Night, Diamonds, Death By Fire y From Beyond, sus cuatro discos de estudio, han sonado y sonado durante todo este tiempo y lo que queda. No me canso. Es de esos grupos que te enamoran a la primera de cambio. Había mucha expectación por ver a este grupo el pasado viernes, muchos fans ataviados con camisetas de la banda pedían a gritos muchas de sus canciones, la que más, Katana, que al final nos quedamos con las ganas de escuchar. Verles en directo para mí ha sido muy satisfactorio. Salieron a escena con muchísima fuerza, y aunque echamos de menos algunos temas, es normal que siendo tres los grupos teloneando a Destruction, no pudieran tocar un repertorio demasiado largo. Sin parar de moverse por el escenario, Olof Wikstrand nos interpretó temas como Live For The Night, Mezmerize By Fire, Below the Slumber, Take Me Out of This Nightmare, entre otras. Una actuación fantástica que por mí hubiera durado el doble. Al igual que Nervosa, sus componentes accedieron muy amigablemente a hacer selfies con todos los que querían y cómo no, fui uno de ellos. Menos al batería, pude conocer a todos en persona y hacerme una foto con ellos. ¡Muy grandes! Os dejo con uno de los vídeos que grabé de su actuación, aquí su última canción, Midnight Vice.

Flotsam & Jetsam. Una banda con mucha solera subía al escenario

img_5202

Los deberes que antes del concierto no pude y se me olvidó hacer, los hice poco antes de la actuación de esta banda. Desde Arizona llegaban estos tipos que enarbolan el estandarte del Thrash más añejo. Quién dirían que eran otro grupo telonero, porque fueron recibidos como las estrellas de la noche. Hace tan sólo cuatro meses que lanzaron su nuevo disco de estudio, uno homónimo que en el momento de escribir esta reseña estoy escuchando. Comenzaron con Seventh Seal, de su último disco, y tras este trallazo decidí ir a por una buena cerveza, comprobé que tener a este grupo delante de mis narices era todo un privilegio y quise vivir el momento de la mejor manera posible. Sonaban de lujo, y su cantante, Erick A.K., sin poseer una gran voz, desde luego dio una clase magistral de cómo hacer una buena actuación. Sabía que al regresar a casa, tendría que investigar mucho sobre esta banda porque bien lo merecían. Cual groupie, tras su show, me fui hacia el cantante, y tras agradecerle el gran concierto que dieron, le pedí que se hiciera una foto, a lo que accedió con total amabilidad. Hammerhead y Life Is A Mess fueron los temas que mejor sonaron y que más enardecieron.

Destruction. Los amos de la noche

Impresionantes. Como podéis comprobar en el vídeo que grabé nada más salir al escenario, su Thrash es demoledor. Abrieron con Under Attack, y le siguió Curse The Gods y Pathogenic, también de su último trabajo, titulado Under Attack y del cual me empapé muchas veces antes de este concierto junto con otros discos como Inventor Of Evil, con el que recordé muy buenos tiempos. Quince fue el número de canciones que tocaron los alemanes que desde 1984 no paran de hacer buen Thrash Metal. Marcel Schirmer, como no podía ser de otra manera, impuso con su presencia y dejó a todos boquiabiertos por su manera incansable de cantar y tocar. Junto a los primeros temas, Life Without Sense, Black Death o The Butcher Strikes Back antes de entrar a los bises, fueron los grandes momentos de su actuación. Culminaron con Bestial Invasion una noche en el que lo nuevo y lo viejo se dieron cita para cautivar a los que anhelábamos escuchar buen Heavy Metal. Una noche para enmarcar.

Y en dos semanas, otra cita con la buena música. Anoche mismo compré la entrada para el próximo concierto de KATATONIA el 15  de octubre en la Sala But, en Madrid. Heavy Metal is the law!


AVANTASIA en Madrid. El mejor concierto al que he asistido en toda mi vida

Toby, Atkins y Kiske. Como podéis comprobar, viví el concierto muy de cerca

Toby, Atkins y Kiske. Como podéis comprobar, viví el concierto muy de cerca

Llevo desde los catorce años asistiendo a conciertos y estoy a punto de cumplir treinta. Son muchos años yendo a conciertos y jamás me había sentido como el domingo pasado viendo el show de AVANTASIA en Madrid. Tres horas y cuarto de concierto y trece estrellas del Rock encima del escenario. Cuando digo que es el mejor concierto al que he asistido en mi vida no lo digo sólo por lo bien que sonaba el directo, las voces, los instrumentos o por lo mucho que me gustaban las canciones, lo digo por la energía que trasmitía cada uno de los artistas que formaban semejante plantel. No se comportaban como meros invitados, sino como lo que son, una pandilla de amigos que henchidos de ilusión y ganas se juntan para tocar buena música. Toda esa energía que trasmitían se fusionaba con la ilusión del que va a asistir a un concierto deseando que empiece. La química entre esos artistas y los que allí nos encontrábamos, era única. Uno no podía esperar menos sabiendo que se daban cita a tantos artistas de renombre en la escena Rock/Heavy. Ah, y antes que se me pueda olvidar, semejante concierto a un módico precio de 40 euros. Nada, pero que nada mal. Llevo enamorado de AVANTASIA desde el lejano año 2001 que disfrutaba vehementemente de aquella ópera prima, The Metal Opera Part.I, su alter ego fuera de EdGuy. Desde que tenía catorce años no he dejado nunca de escuchar el primer disco de AVANTASIA, es de los discos más significativos para mí, un imprescindible en mi vida. Con el paso de los años ese ambicioso proyecto que veía la luz a principios de la década pasada se iba convirtiendo poco a poco en todo un emblema del Metal actual hasta convertirse en lo que es hoy, un transatlántico del Heavy Metal, el espectáculo más esperado por todos los fieles de esta música, al menos en Europa. Durante todos estos años Tobias Sammet ha demostrado lo que muchos ya pensábamos hace quince años, que él es un genio de la música y que él es el futuro de esta música. Esto mismo tuve la suerte de decírselo en persona en el verano de 2006, cuando disfrutaba del Metalway de Jerez.

El concierto fue impresionante, insuperable. Los músicos y los cantantes congeniaban con el público como si nos conociéramos de toda la vida. A las ganas y energía de estos artistas, sumémosle las canciones que se sucedían una a otra y lo bien que sonaban en directo. Hablo ahora de los temas que componen el mundo de AVANTASIA, dejando un poco bastante olvidado la segunda parte de su Metal Opera, el setlist estaba compuesto de temas desbordantes, desde su primer trabajo hasta los últimos, haciendo en éstos más hincapié y dejando las canciones más emblemáticas de los clásicos para la recta final. Cada canción era recibida con mayor ímpetu que la anterior, porque cada uno de los temas que sonaban eran una ola que crecía más y más. Temazo tras temazo, temazo tras temazo. Los que conocemos bien la discografía de Sammet con AVANTASIA sabemos de sobra que este proyecto está repleto de canciones hímnicas, de estribillos poderosos y melodías que no se te quitan de la cabeza. Yo personalmente tomé la opción de no saber qué setlist venían trayendo, quería que la sorpresa fuera mayúscula y sentirme más apasionado al escuchar los primeros acordes de cada canción. No es la primera vez que lo hago y, si eres un asiduo de los conciertos, créeme, es un subidón.

El gran Bob Catley

El gran Bob Catley

Antes de detallar la que fue una velada para el recuerdo, quiero dedicarle esta humilde crónica a mi amigo Néstor, que vino desde Ferrol para disfrutar juntos de este grandísimo concierto y con el que me lo pasé en grande,  es todo un señor del Norte, y a mi querida Jazmín, por desear haber estado conmigo esa noche, pero que lo estará más adelante en muchos conciertos más, de eso no hay duda. Michael Kiske es la voz del Power Metal y una de las voces más prodigiosas. Qué barbaridad. Esto me daría para mucho de qué hablar, porque bien es cierto que su vuelta a los escenarios es de hace unos pocos años y su voz no ha sufrido largas giras durante décadas, conservando así una voz que recuerda por momentos a la de aquél Kiske de dieciocho años que con su enorme melena y llamativos pantalones iba de gira por medio mundo presentando los Keepers. ¿Qué hubiera pasado si no le hubieran expulsado de Helloween? ¿Y si durante tantos años no hubiera renegado del Metal? ¿Dejó perder tanto talento? Esto es harina de otro costal, y aquí vengo a hablaros del excelente concierto de AVANTASIA. Pero lo siento, para muchos, este tipo ha sido el cantante de muestra adolescencia. Y es por eso que tras deciros que con Michael Kiske todos lo flipamos en colores, sin desmerecer a ninguno de los que en ese escenario daban lo mejor de sí, tengo que deciros que Jorn Lande fue el amo de la noche. No me lo esperaba, nunca había visto a Jorn Lande en directo y me dejó impresionado. Todos tuvieron su protagonismo, Tobias Sammet supo ser un buen anfitrión y supo tejer la función de manera que cada uno de ellos se luciera como mejor sabe. Pero, Jorn Lande y Michael Kiske fueron los dos colosos de la noche, y si no que venga alguien y me lo discuta.

Tobias Sammet estaba pletórico, su rostro siempre sonriente exhibía satisfacción, parecía sentirse como un padre orgulloso de ver triunfar a su hijo. Ya son siete discos, señor Tobias, siete discos de AVANTASIA y todos de una calidad casi inalcanzable para la mayoría de artistas y grupos de este estilo. Muchos tenemos que esperarnos a que salga lo nuevo de AVANTASIA para poder gozar de canciones con semejante fuerza y melodías. Durante aquella noche, Tobias sonreía, miraba al público con gestos de sincero agradecimiento, siempre amable, pero también era muy visible la admiración con la que Toby se dirigía a sus invitados, cómo los miraba y cómo les hacía participar dándoles su merecido lugar en el escenario. El genio de Tobias Sammet disfrutaba en el escenario de la compañía de artistas que fueron y son sus ídolos, como el entrañable Bob Catley, Eric Martin o Michael Kiske. Se sentía privilegiado por ver hasta dónde ha llegado lo que comenzó siendo un disco de colaboraciones hace casi veinte años, y lo que es ahora. Y seguramente también se sintiera asombrado, desde luego bien lo parecía, tanto como nosotros, al ver toda esa la magia que se creaba en el ambiente. Yo particularmente jamás había visto algo así en un concierto, nunca había visto tanta comunión entre los músicos y el público. Tobias sabía que eso no se veía todos los días. Además, Sammet cantó muy bien, aguantó esas tres horas y cuarto sin que se le fuera la voz, cosa que ya le ha pasado en ocasiones anteriores, pues en directo su voz no es la de antes. Yo ya le he visto cuatro veces y ésta ha sido la mejor noche que le he visto.

Herbie, Lande y Eric

Herbie, Lande y Eric

Las puertas del recinto se abrieron quince minutos antes de lo previsto, a las siete menos cuarto, pero a las ocho menos un minuto, cuando la sala estaba ya repleta de gente, las luces se apagaron y dio comienzo un concierto que nunca olvidaremos. Era la segunda función en La Riviera, la noche anterior habían reventado el aforo de la sala y la anterior habían hecho lo mismo en Barcelona. Tres noches seguidas de trabajo, más de nueve horas de concierto en tres noches seguidas. Mi temor era que se les notara el cansancio, y qué memo fui al pensar eso, porque a las ocho de la tarde sonó Mystery of a Blood Red Rose y de ahí en adelante, no cerraría la boca durante todo el concierto. Me tuvieron más de tres horas embobado, emocionado, efusivo e infatigable, si por mí hubiera sido, nada más terminar el concierto les habría pedido que lo comenzaran de nuevo, eso era sensacional. Tras interpretar la canción con la que se presentaron a Eurovision, comenzó el segundo tema de la noche, Ghostlights, junto a Michael Kiske. Al verle salir al escenario, con sus típicas poses y esa voz única, la gente se volvió eufórica. Yo era la primera vez que veía a Kiske en directo y fue una toda una experiencia para mí. Y llegados a este punto no puedo olvidarme de los grandes músicos como Sascha Paeth, guitarrista y productor que durante todo el concierto se mostró sonriente y con toda profesionalidad llevó el peso de musical del concierto junto a Oliver Hartmann, haciéndonos disfrutar con sus magníficos solos de guitarra. Comenzó Invoke the Machine y era tiempo para el gran Atkins, líder de la banda Pretty Maids. Sigo a esta banda desde hace años pero nunca he tenido la oportunidad de verles en directo. Y ahí estaba el señor Ronnie Atkins, como si fuera su primer concierto, totalmente entregado. Tal era su actitud que se llevó todos mis vítores, me encantó cada vez que salía al escenario. La actitud de un viejo rockero por el que no pasan los años. Mientras, debo hacer mención a la bellísima Amanda Somerville, pues, aunque luego tendrían mayor protagonismo, durante todo el concierto se dedicó, junto a Herbie Langhans, a hacer los coros de las canciones en la parte posterior izquierda del escenario. Amanda no paró de sonreír y de mover su preciosa melena rubia. Su presencia daba más brillantez y notoriedad a este espectáculo.

La bella Amanda Somerville

La bella Amanda Somerville

Y ahora, junto a Atkins y Kiske en el escenario, Tobias Sammet presentó Unchain the Light, otro de los grandes temas de su último trabajo Ghostlights. El principio de esta canción me viene genial para hablaros ahora de un par de músicos que se llevaron la admiración de todos los allí presentes por su entrega y buen rollo durante el show, y me refiero al teclista Miro Rosenberg, que sentado junto a Herbie y Amanda, inundaba nuestros oídos de melodías y se mostraba siempre simpático, como simpático y bastante loco es Felix Bohnke a los parches. Batería de EdGuy desde 1998, lo es también en AVANTASIA y tuvo momentos bastante graciosos a lo largo del show. Nosotros estábamos en cuarta fila, justo delante de la batería y nos hartamos de doble bombo. Comenzaba acto seguido el que sería uno de los momentos más agradables del concierto, ver aparecer por el escenario al señor Catley (Magnum) interpretando ahora el tema A Restless Heart and Obsidian Skies. Con 68 años ahí estaba Bob, con esa elegancia casi decimonónica y con esa voz tan peculiar, interpretando uno de los temas más bonitos de AVANTASIA junto a Tobias Sammet. Lloré, os lo confieso, en este momento, sobre todo justo al estribillo, lloré. Y tras este idílico momento, comenzaron los acordes de The Great Mystery y juntos volvieron a dejarnos el corazón como un puño. Impresionante. Creedme, es difícil escribir al detalle lo que uno podía sentir en ese momento.  Si ya me encontraba cerca del escenario, como el que no quiere la cosa me iba acercando más, ambicioso, quise sentir más de cerca lo que jamás olvidaría. La actitud del señor Catley a sus casi setenta años era excelente, y ya quisiéramos muchos llegar a esa edad así.

Y a continuación, otro momentazo de la noche, comienza a sonar The Scarecrow y entra en escena el que sería el jefazo mayor durante toda la noche, el gran Jorn Lande. Repito que no pretendo desmerecer a los demás, pues sería imposible a la par de estúpido por mi parte, pero Jorn Lande nos guardó a todos en su bolsillo e hizo lo que quiso. Este hombre hacía que cada vez que pisara el escenario no quisieras apartar la vista de él, pues a cada instante le ponía una entrega y una pasión descomunal. Y con toda esa energía, dieron paso a otro plato fuerte, Lucifer. En esta ocasión la voz rasgada de Lande se cubría de todo sentimiento para dar comienzo a una canción que luego se torna rápida y contundente. Uno de los mejores temas del último disco. A continuación uno de los tantos momentos cómicos del show. Oliver Hartman intentaba darle lecciones de acordes a Sammet a lo que éste se mostraba arrogante como sabiéndolo hacer todo. Tras ello, Oliver ya no sólo se lució con las cuerdas, sino que también lo hizo como cantante, ahora con el tema The Watchmakers’ Dream, perteneciente al penúltimo trabajo, The Mistery Of Time. Tras esto, juntos dieron paso al que fue otro de los momentos más emotivos para mí. Las luces se apagaron, una pequeña luz iluminaba la escalera central situada en el escenario, y ahí estaba, uno de mis cantantes favoritos, Eric Martin (Mr.Big) dando comienzo a What’s Left of Me una de las canciones más bonitas de AVANTASIA, perteneciente al mismo disco que la anterior. Era la segunda vez que disfrutaba de la voz de Martin en directo, pero esta ocasión era algo más especial, era una noche muy especial, demasiado única. Ver a tantos grandes cantantes juntos. Qué maravilla, amigos míos. La inigualable y extraordinaria voz de Eric retumbaba en nosotros para luego aparecer Sammet y encumbrar aún más esta preciosa canción.

Sascha y Oliver

Sascha y Oliver

Sutilmente se dio paso al que sería otro clímax de la noche, The Wicked Symphony, canción que congregó a Oliver Hartmann, Jorn Lande, Amanda Somerville, Herbie Langhans y Eric Martin (en esta ocasión sin Tobias Sammet) y que hizo las delicias de todos los allí presentes. Era turno ahora para Draconian Love, uno de los nuevos temas del último disco y que a las primeras escuchas recuerdo que no me convenció. Luego le tomé el gusto y sobre todo, me acabé enamorando de la voz de Herbie, que hasta la fecha, me era totalmente desconocido. Su momento en el concierto me sirvió para, cómo no, volver a deleitarme pero también, para conocer a otro artista más. Herbie Langhans y su portentosa voz me ha llevado a conocer un grupo que se me había escapado por completo, Sinbreed, que recientemente han presentado nuevo disco, Master Creator. Volvería el orgasmo colectivo en esta ocasión con Farewell interpretado ahora por Amanda Somerville de la mano de Michael Kiske y Tobias Sammet. Poco puedo deciros de esta canción que no sepáis ya, solo que en directo te deja el vello de punta desde el primer segundo hasta que acaba. Alucinante. Como alucinante fue el siguiente tema, Stargazers, mi preferido de Angel of Babylon y que contó con la participación en el escenario de Kiske, Atkins, Lande y Hartmann y que fue de los más grandes y mejores momentos de la noche, porque justo después, llegarían con Shelter from the Rain con Kiske y Catley a las voces. Como podéis comprobar, son grandísimos temas que se suceden uno a otro, haciendo que la euforia no cesara ni por un instante. Como ya comentara en mi reseña del Ghostlights no hace mucho, AVANTASIA es de esas pocas máquinas generadoras de majestuosos e inigualables temas, de esos que muchos grupos darían lo que fuera por tener en sus discos, una máquina que se mueve por el accionar de una manivela sujeta por el que es el personaje más perspicaz y extrovertido de este mundillo del Rock/Heavy a día de hoy, Tobias Sammet. 

Tras la epicidad y la veleidad de Shelter from the Rain, le llega el turno a The Story Ain’t Over donde vemos a Catley en el escenario interpretando uno de mis temas favoritos de los últimos discos de AVANTASIA. Tras dos horas de concierto, aún estaba algo lejos de acabar, y Let the Storm Descend Upon You, el que por unanimidad es el mejor tema del último disco, comenzaba. Lande y Ronnie Atkins elevaron este tema a mayor categoría con su interpretación en directo y fue otro de esos momentos cumbres de la noche. Y siendo el jefe Lande de nuevo el protagonista, que además, entre canción y canción, se dirigía a nosotros con amables palabras, nos regocijamos con el que es mi tema favorito, Promised Land. Todos los temas sonaron estupendamente pero este fue el que más, lástima que este concierto no esté gravado en DVD con alta calidad porque fue verdaderamente exultante. Esta actuación fue el preludio de otro de los platos fuertes de la noche, Reach Out for the Light, con un Michael Kiske entregadísimo, haciendo alarde de su chorro de voz y mostrando a todos por qué él es y será la voz del Power Metal. Tras esta canción hubo una pequeña pausa donde Tobias bromeaba con el público sobre la manera de cantar de Kiske. Y acto seguido, la canción que da título a este proyecto,  la canción que nos hizo enloquecer en nuestra adolescencia, la que más nos hizo soñar y vibrar, Avantasia. Entre mis recuerdos, aún me veo con total nitidez, siendo aquel adolescente que con temas como este se adentraba en una senda que me conduciría a un frondoso bosque del que jamás querría salir, un pequeño paraíso musical llamado Heavy Metal. Tobias Sammet, entre otros, tiene la grata culpa de provocar en mí esta pasión interminable de querer disfrutar mientras viva de este estilo de música.

Sascha y Michael Kiske

Sascha y Michael Kiske

Los últimos pases eran para Twisted Mind, mi tema favorito del álbum The Sacrecrow, interpretado por Eric Martin y Atkins. Disfrute como un poseso, creedme. Escuchar esta canción con Eric Martin fue para mí algo bestial. No dejaba de dar botes y cantar a grito pelao el estribillo. Tras esta enorme canción, Eric se quedó unos minutos bromeando con Toby, diciéndole que la música de éste estaba muy bien, unos temas cojonudos, pero todos hablaban de dragones, y…¡Ninguno hablaba de sexo! ¿Por qué no hay sexo en tus canciones, Toby? ¡Enorme, Eric! Y así es como se dio paso a Dying for an Angel, canción que otrora cantara Klaus Meine (Scorpions) y que ahora, en mi opinión, mejoraba con la voz de Eric Martin. Su versión la hizo aún más preciosa dejándonos a todos atónitos. A mí al que más.

Cuando ya llevábamos tres horas de concierto, se plantó Sammet en mitad del escenario para cantar Lost In Space, también, otro de los mejores y más demandados temas de AVANTASIA y que personalmente me trae unos muy bonitos y buenos recuerdos. Aprovechó Tobias ese momento para presentar al elenco de artistas que lo acompañaban. Tras ello, la manera de finalizar un show así tendría que ser por todo lo alto y Tobias no supo elegir mejor cómo hacerlo. Estuvo de lo más acertado haciendo que todos se subieran al escenario para cantar juntos un Sign of the Cross y The Seven Angels, ambas canciones entremezcladas como si de una sola se tratase. Cuando los trece artistas se subieron juntos a cantar Sign Of The Cross no hubo en la sala un corazón que no latiera con fuerza, pero cuando sonó el estribillo de The Seven Angels interpretado por 13 estrellas del Rock, no hubo una sola alma allí presente que no se dejara llevar a la locura.

Escuchando The Seven Angels como jamás lo habría imaginado

Escuchando The Seven Angels como jamás lo habría imaginado

¡Un concierto apoteósico! Hasta la fecha, el mejor concierto al que he ido en mi vida.


Concierto acústico de Danny Vaughn y Eric Martin en Madrid

Llevo años deleitándome con la bonita voz de Eric Martin, una de las mejores voces del AOR. Conocí a este artista hace ya siete años. En el verano de 2006, el amigo de un amigo mío tenía como hobby el coleccionar videoclips que se bajaba de internet para posteriormente almacenarlos en esos cedes Verbatim de 700Mb. Aún guardo con mucho cariño la tarrina de discos llenos de videoclips que me regaló.  Era todo un sofrito entre grupos AOR/Hard Rock y Heavy Metal, tanto de la década de los ochenta, noventa y vídeos de grupos de los años dos mil. Una madrugada de ese mismo verano me puse uno a uno todos esos discos en el reproductor del salón y fue ahí donde supe de Eric Martin por primera vez. Hacía mucho calor, no tenía sueño, así que me abrí una cerveza y me puse cómodo en el sofá, quería pasar un buen rato escuchando música y sabía que seguro conocería algún tema o algún grupo que me encandilara. Entre esos vídeos se encontraba el de Mr.Big, concretamente el vídeo correspondiente a la canción Shine, la primera que escuché de ellos y sin duda, mi favorita del grupo.

No tenía ni idea de quiénes eran, no sabía nada del grupo que estaba viendo, pero la canción, por muy comercial que sonara, porque eso sí, la estética del video y del grupo y la canción en sí, no pegaba casi nada con la del resto de canciones de los grupos que en esos discos había, me encantó. Incluso llegué a pensar que a este chico se le había colado el vídeo ese sin querer en el recopilatorio. Lo curioso de todo fue que pensé que el cantante, Eric, era un chaval de unos veinte años, y cómo fue mi sorpresa cuando me enteré que en esos años era un cuarentón. ¡Y es que este hombre parece que ha hecho un pacto con el diablo! Ahora, metido en los cincuenta, sí se le notan los años, pero a principios y a mediados de la década pasada, realmente llamaba mucho la atención que con cuarenta años aparentara muchos menos. Mirad el vídeo de Shine y sabréis a lo que me refiero.

Dejando tonterías aparte; la canción me pareció fantástica y su voz me enamoró. Una voz rasgada, delicada, muy personal, tanto que durante todos estos años sólo he encontrado una voz que se le parezca, aunque salvando las distancias, y es el cantante de Heartland cuya voz se asemeja un tanto a la de Eric. Y es que eso precisamente me encanta, un cantante que tenga una voz totalmente única y reconocible. Como es el caso de Andi Deris, Bruce Dickinson, Michael Kiske, y por supuesto, Eric Martin. Son muchos los cantantes que poseen voces totalmente sorprendentes, como la voz de Danny Vaughn, pero cantantes con esa tonalidad de voz, hay muchos, cantante con voces potentes, con grandes agudos y demás los hay a montones, y es por eso que valoro mucho las voces tan personales y palpables, esas voces que reconoces al segundo.

Lógicamente me metí de lleno en la banda, escuché todos los discos de Mr.Big y Eric Martin en solitario, me enamoré de temas como To Be With You, Take Cover, Promise Here The Moon, Wild World, Everytime I Think Of You, These Are The Good Times y un gran etcétera. Canciones que formaron, desde la primera vez que las escuché, parte de la banda sonora de mi vida, canciones imprescindibles para mí.

El concierto comenzó con la actuación, igualmente en acústico, de Manuel Seoane, cuya banda ha sido reformada y donde la formación actual la constituye Johnny Benson (Bai Bang) a la batería, Tobbe Skogh (Carnival Sun) encargado del bajo, Mikkel Henderson (Fate) al teclado y el mismísimo Danny Vaughn (Tyketto) a la voz. No lo pudieron haber hecho mejor, tocando temas de su Burning Kingdom y una sensacional versión de Here I Go Again del supergrupo ochentero Whitesnake. Danny, al igual que Seoane, se mostró muy simpático y cariñoso con el público allí presente. Nos sorprendió a todos con la gran voz que posee. Sin duda Manuel Seoane ha hecho un magnífico fichaje para continuar con su grupo.

El momento esperado de la noche llegó cuando Eric se subió a la tarima. Ya sabía que era un tipo muy divertido y bromista, ¡pero no tanto! Estuvo durante todo el concierto haciendo reír a todos, siempre con sus gestos y bromas. Donde más me reí fue cuando dijo en mitad de la canción: aquí es donde viene el sólo de Richie Kotze o cuando comenzó a hacer un solo de guitarra y paró a los pocos segundos diciendo que era muy bonito, sí, pero era lo único que sabía hacer.

Principalmente se centró en temas de Mir.Big, y para mí, como comprenderéis, el momento más especial fue cuando interpretó Shine. Al poco de finalizar el concierto, Danny y Manuel Seoane se unieron a Eric Martin para cantar algunos temas juntos. El trío nos regaló un momento inolvidable cuando tocaron Wild World, sin duda el mejor momento del concierto, fue la canción más celebrada por el público.

Tuve la suerte de poder estar con Eric al finalizar el concierto, sólo unos segundos, le di las gracias por la gran noche que nos hizo pasar y el me miró sonriendo devolviéndome las gracias. Un cantante extraordinario, un artista muy profesional y una persona encantadora. Así es Eric Martin.

Desde aquí, darle las gracias a este gran artista por tan mágico momento. ¡Muchas gracias!



¡Grandísimo concierto de Helloween en Madrid!

PRESS_POOL-01_©martinhausler.com

Helloween is the Law!

Llevo casi una década viendo a este fantástico grupo en directo y os puedo asegurar que el pasado viernes fue el mejor concierto que he visto de Helloween sin duda alguna. Los alemanes, con motivo de su último trabajo, Straight Out Of Hell, comienzan una nueva gira internacional que los llevará por los cinco Continentes y que arrancó aquí, en nuestro país, siendo sus primeros conciertos en Barcelona, Madrid y por último, en Bilbao.

Y como ya hicieran en 2008, cuando presentaban su disco Gambling With The Devil, vuelven a girar con Gamma Ray como teloneros, la banda que lidera el ex guitarrista y co-fundador de Helloween, Kai Hansen, presentando así el Hellish Rock Part II. La primera edición de este Hellish Rock fue un rotundo éxito, sentó como un bombazo la noticia de que las dos bandas girarían juntas por todo el mundo y se unirían al final del concierto para hacer lo que se conoce como una Jam Session, eso encandiló a prensa y público. Kai Hansen en años anteriores ya se había subido al escenario con sus antiguos compañeros de la banda en momentos puntuales, como en el festival alemán Wacken Open Air de 2004. Pero con Hellish Rock era la primera vez que se les veía tan unidos a todos, haciendo ver que las rencillas del pasado estaban más que resueltas. Con su penúltimo disco, 7 Sinners, Helloween volvió a los escenarios de medio mundo pero esta vez con otra sensacional banda como artista invitado, Stratovarius. Fue un grandísimo concierto del cual podéis leer la reseña del mismo en este enlace. Parece que fue ayer cuando estábamos viendo a dichos grupos en La Riviera (Madrid) aquel mes de enero de 2011, eso es lo que pensé en más de una ocasión cuando el pasado viernes me encontraba de nuevo en la misma sala, esperando ver a Helloween una vez más. Tempus fugit

Comienza el espectáculo

Todos estábamos citados a temprana hora, a una hora muy temprana diría yo. A las siete de la tarde se abrían las puertas y daría comienzo la actuación de la primera banda telonera, Shadowside. En la primera edición del Hellish Rock, la banda que inauguraba la noche era AXXIS, haciendo que la noche fuese completa y perfecta. AXXIS,  Gamma Ray y Helloween, nadie se podía quejar, una verdadera noche de Heavy Metal y de mucho nivel.  En esta nueva edición, cuentan con los brasileños Shadowside. No puedo dar una opinión detallada sobre ellos, cuando entré en la sala ya habían empezado, sólo puedo decir que técnicamente sonaban fabulosamente, pero que la voz de la cantante sonaba demasiado basta, desde mi punto de vista y sin ánimo de ofender, desafinaba muchísimo y no estaba a la altura de la gran calidad que los músicos reflejaban.

La sala ya comenzaba a abarrotarse y la emoción del público allí presente ya se comenzaba a notar. Antes del concierto de Gamma Ray, tuve el enorme placer de conocer en persona a dos de los lectores incondicionales de Anhelarium y que desde hace tiempo se han convertido en buenos amigos con los que seguro compartiré más de unas risas y cervezas de aquí en adelante. Néstor e Isaac, me encantó conoceros y pasar un rato tan agradable con vosotros. Gracias, amigos. Por cierto Isaac, por lo que me dijiste en el concierto, ya quedan sólo horas para que te cases, así que desde aquí quiero darte la enhorabuena y ofrecerte mis mejores deseos en esta nueva vida que inicias, buen amigo.

Ya sabíamos que Gamma Ray traía un setlist bastante descafeinado, por internet veíamos como mucha gente se quejaba por lo aburridos que sonaron la noche anterior en el concierto de Barcelona. La banda de Kai Hansen en esta ocasión no presenta ningún disco nuevo, y a pesar de tocar un par de temas nuevos del que será su próximo álbum, toda su actuación se centra en temas un tanto insípidos para los fans, dejando los temas más emblemáticos de la banda a un lado. Nunca llueve a gusto de todos,  pero sinceramente, lo de Gamma Ray colmaba un poco bastante. Temas como Anywhere In The Galaxy y Men, Martians and Machines¸ animaron muchísimo al público allí presente, pero luego el resto de temas hicieron que la actuación de Gamma Ray pareciera aburrida y con falta de vitalidad. Lo más triste, fue ver cómo el público se volvía arriba con la banda cuando ésta tocó Future World, uno de los temas más laureados de Helloween. Y sintiéndolo mucho, me dio pena ver cómo la canción más coreada y celebrada de Gamma Ray en toda la noche fue precisamente la que no es de Gamma Ray. Me pareció injusto para la banda y para Kai Hansen en especial, pero también ellos tienen parte de la culpa al ir presentando un setlist tan simple.

Una vez más, Helloween forever

2013-03-01_madrid_01

El plato fuerte de la noche estaba a punto. Por fin vería de nuevo a los Helloween. Me sentía muy emocionado. Allí, de pie, junto a miles de personas, comencé a recordar los buenos momentos que he vivido gracias a la música de esta sensacional banda. Recordaba con añoranza la primera vez que los escuché, aquella tarde de mayo de 2003, me enamoré perdidamente del Time Of The Oath, el primer disco que escuché de Helloween. Recordé igualmente la primera vez que los vi en directo, hace ya casi una década, y todas las veces que les he ido a ver, en todas me hicieron pasar unos momentos inolvidables. Pero sobre todo, mi mente evocaba todos los momentos en los que la música de Helloween ha sido protagonista en mi vida. Helloween es uno de los grupos más significativos en mi vida, y verles en directo es siempre toda una experiencia.

Pero ha sido este último concierto el que más me ha cautivado. El pasado viernes asistí al mejor concierto de todos los que de Helloween he visto.  Horas antes del concierto mi expectación, al igual que la de muchos seguidores del grupo por todo lo que pude leer por las redes sociales, era máxima. Y es que tras muchos años, la banda se volvía a centrar en los temas más importantes de su etapa más reciente, dejando de lado de una vez por todas, la manía de tocar temas clásicos de los primeros años del grupo. Desde 2005, no han parado de tocar temas de la era Keeper, ignorando muchos de los grandes temas que desde 1994 han cautivado a millones de personas. La banda se mostraba injusta con sus propios trabajos, algo que pudimos comprobar de nuevo los fans años más tarde en la primera edición del Hellish Rock, donde sólo tocaban dos temas del nuevo disco, siete de los Keepers, y sólo tres temas de entre todos los que tienen desde 1994, año en el que comienza la etapa de Andi Deris en el grupo, en adelante.

Ya comenzaba a resultar frustrante para los fans ver cómo en la gira del 7 Sinners, ya en 2011, volvían a hacer lo mismo. Se centraban en los temas clásicos, volviendo a tocar muchos de la etapa Keepers, sólo tres del nuevo disco y tres temas clásicos de la etapa de Andi Deris como vocalista. Ya la cosa resultaba bastante irritante, hasta tal punto de que en el foro oficial de la banda, cientos de fans recogían firmas para que cambiaran la forma de hacer sus set lists y se centraran en los temas que hay desde el Master Of The Rings hasta el presente. Cabreaba mucho ver cómo discos tan buenos como el Gambling With The Devil o 7 Sinners no eran defendidos en directo, daba la sensación de que la banda no creía en lo que hacía, no creía en su trabajo.

Pero todo ha cambiado en esta nueva gira, y han hecho algo muy parecido a lo que ya hicieran en 2003, con la gira del disco Rabbit Dont Come Easy e incluso en 1996, con el mejor directo de la banda, High Live. Y es que ahora se centran en interpretar los mejores temas del nuevo disco (que bien se lo merece) y dejan de lado los ya cansinos temas de la ‘era Keeper’ centrándose más en temas más recientes. De nuevo, el set list elegido no ha dejado a todos contentos, pero eso es algo normal en cualquier grupo que tenga más de veinte años de historia, que nunca contentará a todos los fans a la hora de elegir el reparto de canciones. Pero en esta ocasión, sí han dado un paso de gigante y han mejorado notablemente en cuanto a la selección de temas para el directo.

La actuación de Helloween comenzaba con Wanna Be God, donde todos se presentaban en el escenario aclamados por el público y donde comenzaron a dar verdadera caña con el que es el single de presentación de este Straight Out Of Hell, Nabataea, una canción que gana mucho más en directo por la fuerza que ésta tiene y lo bien interpretada que resultó. Los Helloween ya estaban de nuevo ahí, el grupo nos volvía a hacer vibrar un año más, otro concierto más para el recuerdo. Con Eagle Fly Free el grupo hizo enloquecer a los que allí nos dimos cita, todos coreaban el estribillo, allí todos nos sentíamos alegres, vivos. El siguiente tema fue Straight Out Of Hell, que le da a su vez nombre al disco y que sorprendentemente sonó fenomenal. Antes del concierto pensé en la posibilidad de que el público se mostrara un tanto frío o distante a la hora de sonar los nuevos temas, pero nada más lejos de la realidad. El nuevo disco de Helloween ha conseguido entrar en las listas de ventas de varios países europeos, latinoamericanos y asiáticos y buena prueba de ello fue que los temas del nuevo álbum fueron muy pero que muy coreados por los fans. Where The Sinners Go fue el siguiente tema, y aquí creo que podrían haber hecho una excepción. El tema en directo queda bastante bien, algo que ya se demostró en la gira del 7 Sinners, pero para esta ocasión quizás hubiera sido mejor dejarla a un lado y meter un tema más, ya sea del Better Than Raw (probablemente el mejor disco de Helloween con Deris) o del The Dark Ride. Pero como he dicho antes, nunca llueve a gusto de todos.

Lo más sorprendente era ver la actitud de la banda al completo. En una entrevista realizada a Andi Deris pocos días antes del comienzo de la gira, éste decía que se sentía como en una nueva era, una nueva etapa en el grupo, una etapa más moderna, y que el hecho de haberse desligado de los temas clásicos le hacía coger con más fuerza esta nueva fase en la que se sumerge la banda. Pues bien, no puedo estar más de acuerdo con esos argumentos, porque lo que pudimos ver la noche del viernes pasado fue a una banda totalmente entregada y muy ilusionada, creen en lo que hacen, y se nota. Jamás he visto tanto buen rollo y complicidad entre los miembros del grupo y dejad que resalte la extraordinaria e impecable actitud de Andi Deris en el escenario. Quien conozca la historia de la banda sabrá que este señor entró a formar parte de ella en el peor momento y que gracias a él la banda siguió a flote, gracias a sus composiciones y a su carisma la banda consiguió alcanzar de nuevo el éxito de los primeros años.

Con Waiting For The Thunder se demostró que están en lo cierto, que han dado en el clavo, porque esta canción fue una de las canciones que mayor acogida tuvieron en el concierto. Andi Deris está mejor de voz que otros años, su actitud encima de las tablas es inmejorable, sin duda, el mejor frontman que la banda ha podido y puede tener. Muchos aún seguirán prefiriendo los años de Michael Kiske, y es totalmente respetable, pero como he dicho en alguna que otra ocasión, los más fanáticos tienen la batalla perdida. Desde hace ya varios años el grupo está teniendo una trayectoria intachable, con buenos directos y muy buenos discos, sin nada que reprocharles. Andi Deris es el preferido por todos, y si bien es cierto que este no tiene la voz de Kiske, la actitud y el carisma de Andi dentro y fuera del escenario es incomparable. Desde que Michael Kiske retornó a los escenarios, hemos podido comprobar lo insulso que se muestra y la poca sangre que tiene encima de las tablas, pareciendo a veces que canta a desganas, algo que ya venía mostrando en sus últimos años con el grupo a principio de los 90. Y  sin pretender entrar en polémica, tan sólo digo esto porque hubo un tiempo, coincidiendo con las horas bajas del grupo, en que al señor Andreas Deris se le tachaba de lo peor, los más fanáticos e intolerantes fans de Kiske y de los primeros años del grupo no parecían mostrar respeto, durante un tiempo se palpaba en internet una guerra estúpida y sin sentido, unos defendían a otro mientras otros hacían lo contrario. Pero creo que la vuelta a los escenarios de Kiske ha puesto a cada uno en su sitio y se ha visto quién ha ofrecido y ofrece más a la escena rockera.

Sascha Gerstner y Michael Weikath cada vez se complementan mejor a las guitarras y Dani y Markus, excepcionales en lo suyo. Me atrevo a decir, y con todos mis sinceros respetos a la memoria de Ingo, que Dani es el mejor batería de todos los que por la banda han pasado, y aunque técnicamente Uli pueda resultar mejor, el espectáculo y el carisma que Dani muestra es único. Burning Sun, la que parecía que sería imposible de interpretar en directo por su rapidez y sus agudos, quedó genial en directo. Tras un solo de batería de Dani, la banda regresó para interpretar otro de los temas de 7 Sinners, Who Is Mr.Madman? Por lo que se ha visto en los siguientes conciertos que el grupo ha dado, esta canción la van intercambiando noche tras noche por Steel Tormentor, uno de los mejores temas de Helloween y sin duda, mi preferido. Una lástima que en Madrid no lo tocaran, los de Bilbao tuvieron más suerte.

Live Now! y Hold Me In Your Arms, fueron los siguientes temas del Straight Out Of Hell que quisieron presentar en su directo. La primera fue muy energética, avivó mucho al público y con esta canción Andi Deris aprovechó para jugar un poco con el público haciéndonos cantar. Es ya algo muy habitual en el cantante y se agradece por el buen rato que hace pasar. La  segunda es la power ballad del disco y que quedó maravillosa en el directo, muy sentida por parte del grupo y público. Néstor, no se me olvida ese momento gayer ¿eh?, los dos abrazados y viviendo la canción cual quinceañeras en un concierto de Enrique Iglesias en sus mejores años ¡jajaja!

Pero la gran sorpresa de la noche, la canción que todos estábamos deseando durante años oír en directo, por fin llegó. El siguiente tema fue Falling Higher, el tema más impresionante del Better Than Raw y que hasta ahora nunca se había tocado en ninguno de sus conciertos.  Tenía uno que ver las caras de la gente para comprobar la expectación y la emoción que esta canción despertó en todos los que estábamos allí. Fue uno de los momento más álgidos de la noche. Una canción muy difícil de ejecutar en directo pero que ellos supieron llevarla a cabo a la perfección. En esos instantes que duraba la canción, yo saltaba de alegría, fue un momento muy especial, porque esa canción precisamente ha sonado mucho a lo largo de todos estos años y juega un papel muy importante, tiene un gran significado para mí. Los siguientes temas fueron Hell Was Made In Heaven, del disco Rabbit Don’t Come Easy y que ya incluyeron en la gira del Legacy, y una que nunca puede faltar, Power. Ambas sentaron muy bien, la gente reaccionó a los primeros acordes de Hell Was Made In Heaven y se disfrutó mucho, pero no tanto como con Power, una de las canciones indispensables del grupo y que en su día los lanzó aún más a la fama por su estribillo pegadizo, directo y comercial. La gente supo recibirla como sólo se merece una canción así, festejándola por todo lo alto.

Tras una breve pausa, volvieron con Are You Metal?, un tema que resulta mucho mejor si se vive en directo que si se escucha en el disco. Este fue el single de presentación del 7 Sinners, tercer tema que tocan de dicho disco en esta gira. De nuevo, la gente volvía a gritar y a celebrar. El público no paró de mostrarse complacido y agradecido. Por último, y antes de la esperada fiesta final, tocaron uno de los temas más míticos del grupo, Dr.Stein, una canción que a mi parecer está demasiado sobada y podrían haber sustituido por Why?, Before The War, y otro de los tantísimos temas que tienen y que son una auténtica maravilla. Porque está claro que son muchísimos los temas que contiene la era Deris que son bastante portentosos, como, por poner algunos ejemplos, Escalation 666, We Damn The Night, Hey Lord!, I Can, Sole Survivor, y un buen etcétera.

2013-03-01_madrid_05

A continuación, Kai Hansen apareció en el escenario para interpretar junto a sus antiguos compañeros un medley, a mi parecer, sensacional: Halloween/ How Many Tears/Heavy Metal (is the law). Es cierto que del subidón que te da el escuchar How Many Tears, te entran ganas de escucharla entera, como es debido, pero mejor eso que nada. Aquí, Andi canta los dos primeros temas hasta llegar a Heavy Metal (is the law) donde deja todo el protagonismo a Kai Hansen para posteriormente volver todos juntos al escenario, los miembros de Gamma Ray y Helloween, como ya hicieran en la primera edición del Hellish Rock, tocando el tema más conocido y premiado por los fans, I Want Out. La noche no podía acabar de mejor manera, la gente saltaba, gritaba, se abrazaban, elogiaban a los músicos, la gente disfrutaba lo que estaba viviendo. Jamás olvidaré ese momento final en el que Néstor y yo saltamos y nos dejábamos la voz como dos posesos, saboreando cada segundo, deleitándonos con cada acorde.

Otra noche para no olvidar jamás, otra vez la música fue protagonista en nuestras vidas, ¡y de qué forma, y qué música! Llevo escuchando a Helloween desde que tenía 15 años, y así seguirá siendo mientras viva, porque nunca me cansaré de decir que forman gran parte de la banda sonora de mi vida.

Gracias Isaac, gracias Néstor, gracias a todos los allí presentes, y sobre todo, gracias Helloween, por otra imborrable alegría.

–>Quizás le pueda interesar otros artículos relacionados con Helloween:

Mi etapa favorita de Helloween
Unarmed, extravagante trabajo
Lo nuevo de Helloween 7 Sinners Better Than Raw – El mejor disco
Leer articulo Leer articulo Leer articulo Leer articulo

Concierto de The Cranberries en el Palacio Vistalegre, Madrid

¡TODO UN SUEÑO HECHO REALIDAD! Anoche asistimos al mayor concierto de nuestras vidas, y no me refiero al mayor concierto porque fuese el más espectacular ni el más multitudinario, sino por todo lo que significó para nosotros, el concierto que llevábamos esperando durante años, el concierto del grupo que nos ha marcado desde bien pequeños, el grupo de nuestra infancia, el grupo que ha puesto banda sonora a nuestra vida. En primera fila, los estábamos viendo, vivíamos su música embriagados de nostalgia al recordar bellos momentos pasados y orgullosos y felices de que formara igualmente parte de nuestro presente. Cada canción que sonaba, sobre todo si eran temas clásicos de la banda como Linger, Dreams, I Still Do, Empty, Twenty One, Salvation o la archiconocida Zombie, mi hermana Desirée y yo nos mirábamos a los ojos y reíamos, nos abrazamos, llorábamos y seguíamos riendo, dando saltos sin parar de cantar y cantar, aunque no tan bien como cantó anoche nuestra querida Dolores O’Riordan.

¡Espectacular DOLORES! Se presentó ante las miles de personas que llenaban entusiasmadas el Palacio Vistalegre con una sincera y bonita sonrisa, con un elegante vestido y un nuevo peinado, teñida de rubia en esta ocasión, como lucía años atrás.  Los años no parecen pasar por ella, la misma vitalidad encima de las tablas, encandilando al público con su voz y su particular manera de bailar y moverse por el escenario. No podía sentirme más agradecido, con lo que ha significado esta mujer para nosotros, allí estábamos, viéndola tan cerca y tan exuberante, así que cada vez que Dolores se acercaba hacia donde estábamos, siempre le mandaba besos, y en una de esas ocasiones, ella me miró y me sonrió. Yo, como os podéis imaginar, ¡estallé de la locura!

Fuente: teinteresa.es

La banda sonó aplastante, fueron una auténtica apisonadora, ¡Rock en toda su esencia! He tenido el placer de asistir a números conciertos del Rock más duro y anoche The Cranberries no se quedaron atrás,  su Rock fue demasiado contundente, tanto, que sorprendió a muchos de los fans que estábamos allí presentes. Sabemos de sobra que tienen entre su discografía temas bastante duros como Promises, pero es que hasta en los temas más suaves los irlandeses no perdieron fuerza, quisieron dejar constancia de sus ganas por volver a los escenarios y de su infinito amor por la música que hacen. Jamás imaginé ver a unos Cranberries tan entregados, no dejaron de sorprender en cada momento. Un buen ejemplo fue Waltzing Back, una canción que gana por enteros en directo, sonando mucho más suave en el disco de estudio y quedando más impetuosa en su interpretación en vivo.

¡Noel Hogan es mi nuevo guitar hero! El co-escritor y principal guitarrista de la banda estuvo espectacular, incitando a todos allí presentes a hacer headbanging sin parar, y no es de extrañar que tenga este dolor de cuello, no podía creer que muchos de los que estuvimos anoche en primera fila pareciera que estuviésemos en un concierto de Judas Priest. Noel, junto al baterista Fergal Lawler, hicieron que la banda no dejara ni un instante de ser energizante.

Hemos crecido escuchando la música de este sensacional grupo. Escuchar su música es sentir mi vida, añorar aquellas mañanas de verano de los primeros años de los 90, en las que mi hermana me despertaba siempre con canciones tan inolvidables como Dreams o Linger. No podía tener un despertar más placentero y sentido. Anoche, los dos abrazados, pasábamos de escuchar a los Cranberries en el jardín de nuestra casa, o en la piscina, mientras jugábamos como niños que éramos, a verlos de cerca y sentir su música como nunca.

Gracias por tantos años de buena música, gracias por esta noche tan bonita e inolvidable, y gracias por esa mirada y esa sonrisa.

¡Larga vida a The Cranberries!


Magistral concierto de DIANA NAVARRO en Madrid

Fuente: Google.es

Fue una noche muy especial, para todos y sobre todo para ella, porque Diana Navarro, la voz más prodigiosa de nuestro país, recibiría tras finalizar su magnífico concierto en el teatro Arteria Coliseum, en plena Gran Vía madrileña, el merecidísimo disco de oro por su último trabajo “Flamenco”, un disco homenaje al flamenco y a sus cantantes, desde la Niña de la Puebla hasta Morente, recordando a artistas como a Juanito Valderrama o Pepe Pinto. Diana Navarro ha sido capaz de transformar este género tan purista, tan casto, y hacerlo de manera tan íntima y personal que guste así a personas que ni siquiera sabían lo que era una seguidilla o una soleá. El flamenco es el origen, a partir de ahí comenzó a forjarse la artista que desde siempre la cantante malagueña ha llevado en su interior y es desde el origen del propio flamenco más oriundo donde Diana nos muestra los recodos más profundos y delicados de este género, de este cante hondo.

Frente a un teatro repleto de almas dispuestas a dejarse enamorar por su extraordinaria y magistral voz, salió a escena la siempre elegante Diana Navarro. Fue un momento muy esperado por todos, y sobre todo para mí. Desde que escuchara su voz por primera vez, quedé prendado por el equilibrio y la armonía que su música propiciaba a mi vida.  Su música, su voz,  llegó a mi vida en un momento en que anhelaba escuchar algo así, necesitaba sentir lo que sólo su música es capaz de transmitir. Bien es cierto que este último trabajo de Diana Navarro nada tiene que ver con sus anteriores, me refiero a discos como No Te Olvides de Mí o 24 Rosas, en los cuales fusiona géneros tradicionales como el flamenco y la copla con ritmos árabes, orientales, clásicos, etc y donde además podemos encontrar temas tan emotivos como No Te Olvides de Mí, Sola o la conmovedora Mare Mía, canciones capaces de acariciar el alma y hacerte sentir lo más vivo posible.

Fuente: Google.es

No, este último trabajo de Diana Navarro no es del estilo, es una apuesta personal de la artista por llevar el flamenco más allá, y así nos deleitó con temas de su último disco como Deja Que Te Mire, un tema por Cantiñas, su sensacional Cuplerías o la asombrosa y apasionante saeta Amargura Dolorosa. Su voz, esa voz era la que necesitaba escuchar, necesitaba ser testigo de su voz, vivir y sentir su música de la manera más cercana posible y es por ello que momentos antes del concierto estaba ávido, deseoso de que tuviera lugar la actuación. Con el corazón en la mano y mis sentidos a flor de piel, quiero dar las gracias a esta admirable y soberbia mujer, por hacerme sentir tanto durante las horas que duró el concierto, por hacerme apreciar y percibir tales sensaciones con la misma pasión que ella emana con su voz y su presencia.

No era sorprendente la reacción que el público mostraba frente a la artista, porque cuando se está ante una artista así, es de esperar que la gente responda con piropos, halagos, que expresen sus sentimientos y sus deseos, como aquella voz masculina que aprovechando el cobijo y el anonimato que ofrece un teatro a oscuras, gritó: “Diana, te queremos, ven más a menudo”. No era sorprendente, pero si era de lo más apasionante. Lloraba, lloraba por cómo me sentía al oírla, al verla, por lo que ella transmitía y por cómo el público, entregado e hinchado de gratitud, la elogiaba al mismo tiempo que la adoraba.

Bendita seas Diana Navarro, gracias por hacernos vivir momentos tan idílicos y hacer que nuestras vidas se renueven con tu música y nuestras almas enriquezcan al contemplarte y sentir esa voz que tan sólo Dios ha podido regalarte a ti.

A todo poder, Diana.


Helloween en Madrid. Regresan uno de los super grupos del Heavy Metal

Larga vida a Helloween

Mientras disfrutaba de un agradable almuerzo en compañía de mi hermana, le comentaba a ésta las ganas tan tremendas que tenía por ver a Helloween. Y es que Helloween es de esos grupos que tiene un encanto especial, ese nosequé que te provoca cosquillas en la barriga tan sólo con pensar que vas a verles. A priori, pensarás que esto sucede cada vez que vas a un concierto de un grupo que te gusta, pero no es eso a lo que me quiero referir. Al igual que pasa con el resto de cosas que nos rodean, algunas parece que tienen algo especial, algo que las separa de las demás, que las hace especiales y nos satisfacen más. Con Helloween pasa esto, a diferencia de muchos grupos, incluso de grupos mucho más famosos y prestigiosos (no siempre lo más popular es lo mejor), estos alemanes siempre encienden esa mecha en ti que te hace estar expectante a lo que éstos pueden ofrecerte.

Y a las pruebas me remito, la controversia que despierta la banda alemana a cada movimiento que hace es digna de admirar. Entrevistas y artículos por doquier, largas charlas en foros por parte del público que ocupan páginas y más páginas, e incluso ahora, video reviews que suben algunos fans a la red donde expresan qué piensan sobre el nuevo trabajo de los teutones. La expectación es palpable siempre que Helloween es protagonista. Otra prueba de ello, es la cantidad de gente que había en los aledaños de La Riviera. Hubo gente que se quedó sin entrada, y muchas personas preguntaban a las demás si tenían entradas de sobra. A mí una chica me llegó a ofrecer por mi entrada más del doble de lo que me había costado.

La noche del sábado 15 de enero de 2011, pude disfrutar del mejor concierto de Helloween de los últimos años, con un Andi Deris pletórico, que no falló en ningún momento, haciendo bien su papel de cantante y demostrando ser uno de los mejores frontmans de la escena rockera, con unos músicos que por cada acorde y melodía demuestran que calidad es algo que les sobra y un público entregado, alegre y dispuesto a darlo todo para pasar una noche inolvidable con uno de los mejores y más importantes grupos de Heavy Metal.

Comienza el Show

Tras un breve pero agradable concierto por parte de Stratovarius (Timo Kotipelto había estado enfermo días antes y debía recuperarse) entraba en escena la banda cabeza de cartel, la banda protagonista de la noche, HELLOWEEN, empezando con su atronador single, Are You Metal? Si ya la gente empezó a enloquecer cuando los técnicos destaparon la omnipotente batería de Dani Loble, cuando empezó a sonar los primeros acordes todos estábamos gritando, enfervorecidos, con los brazos en alto y sabiendo que íbamos a pasarlo de maravilla. El tema fue coreado por todo el público presente y Deris demostró una vez más, lo bien que se desenvuelve en el escenario. La banda sonó como una apisonadora, Heavy Metal, sin gilipolleces.

A continuación, y sin pausa alguna, al término de este trallazo sonó otro, uno más famoso debido a su antigüedad, me refiero a Eagle Fly Free, inamovible ya en sus sets y por supuesto, algo evidente ya que casualmente, es la canción favorita para muchos y una de las más representativas de la banda. Deris volvió a bordar este tema, y es que la interpretó exactamente igual que como ya hiciera en el Dvd Live on 3 Continents (2006).

Una vez que terminó, vino la agradable presentación por parte de Andi Deris dirigiéndose al respetable en perfecto castellano. He de decir que durante toda la noche, Deris estuvo sublime, interpretando bien las canciones y bailoteando en el escenario, recordando  esa actitud tan derrochante de energía en su fantástica etapa en Pink Cream 69 a principio de los 90. Sin qué decir tiene, que la gente estaba descojonada con las bromas que éste hacía para con sus compañeros, como llamar a Dani maricón aprovechando que éste no sabe ni papa de español o sus comentarios sobre lo bueno que estaba  el vino y las mujeres presentes en el concierto. Un autentico showman.

A continuación, March Of Time, un tema que Andi Deris presentó como si fuera del Keeper I cuando realmente es del II, lo dicho, el vino de Tenerife. En esta ocasión, Deris interpretó esta canción mucho mejor que en la gira del Hellish Rock, pero muchísimo mejor. Mención especial para Sascha Gerstner que no se ha podido ganar el puesto de mejor manera. No es un guitarrista por el que pierdas el culo en ir a ver, y quizás, ni si quiera pase a formar parte de los guitarristas más prestigiosos en un futuro, pero el dúo que hace con Michael Weikath, no difiere tanto de aquel fantástico y mítico dúo que se marcaban Weiki y Kai en los primeros años de la banda.

Sin duda, no se me puede olvidar de Dani Loble. A demás de haber realizado un grandísimo trabajo en 7 Sinners, en directo demuestra ser un dios de los parches y los platillos, ya que hace con éstos lo que quiere, dejando al público boquiabierto por su excelente técnica. Sin duda, el mejor batería que ha tenido Helloween, con todos mis respetos hacia Ingo.

Helloween, desde hace ya varios años, no hace justicia a sus propias obras. En Hellish Rock tocaron sólo tres temas de Gambling With The Devil (2007) y para esta ocasión, de nuevo tres temas del 7 Sinners. Tras el bombazo de March Of Time, vinieron dos temas más del último disco, sólo dos más, When The Sinners Go y World Of Fantasy. Personalmente, esto me parece una muy mala pata por parte del grupo, ya que el disco está de principio a fin, compuesto por temazos, uno detrás de otro. Y no es justo que sólo toquen tres temas dejándose en el tintero temas como Far In The Future, Who Is Mr.Madman? o The Smile Of The Sun.

World Of Fantasy sustituyó a Steel Tormentor, uno de los mejores temas de The Time Of The Oath (1996) y que en Madrid, a saber por qué, dejaron de tocar. Aún así, la gente reaccionó muy bien y por supuesto, faltaría más, todos se la sabían y pudimos corearla a dúo con el grupo.

Con este pequeño homenaje a una obra maestra como 7 Sinners, vuelta al pasado y trallazo de los gordos de nuevo, Im Alive, un tema que nadie jamás pensó que Deris se atrevería a interpretar y ahí estaba, haciéndolo de la mejor forma posible. Porque no dejen de recordar que, Andi Deris tiene casi 50 años y no tiene la misma voz que Kiske cuando éste tenía 20 en los años ochenta. Vamos, es que ni Kiske canta como él mismo lo hacía antaño. Muy bien por Andi y óle sus cojones de rescatar este tema con el que todos nos sobresalimos de la emoción.

El mejor momento de la noche, al menos para un servidor, fue ver a Andi Deris en mitad del escenario, con una acústica, algo que no hacía desde 1996. La canción elegida para este intimo momento, Forever & One (Neverland) sin duda, uno de sus mejores y más conocidos temas. “Un tema dedicado a todas las chicas guapas que hay aquí esta noche” decía Andi. Fue un momento mágico, inolvidable, y que el público agradeció volviendo a entonar una y otra vez el mítico ya en los conciertos Oeee oe oé oee, ooeee, oooeee o ¡Helloween, Helloween!

¡La sorpresa de la noche! Rescatan un tema de Better Than Raw (1998), nada más y nada menos que A Handful Of Pain un tema que nunca han tocado en directo con esta formación y que a los nostálgicos allí presentes nos vino de maravilla, porque sí somos muchos los que anhelamos que el grupo de una vez por todas, se aleje de los temas keeperianos y se centre en esa cantidad de temas que la era Deris ha dado.

Controversia en los set-lists. La dichosa manía de tocar temas de la era clásica.

A partir del guiño al que está entre los tres mejores discos de Helloween, Better Than Raw, el cual podéis leer una crónica completa en este enlace, la banda se centra de nuevo en sus temas clásicos para cerrar el concierto. Si ya habían tocado tres temas (Eagle Fly Free, March Of Time y Im Alive) ahora vinieron seis más, ¡seis más!

Un buen medley, todo hay que decirlo, en el que mezclaron temas de los tres Keepers. Keeper Of The Seven Keys, The King For A 1000 Years y Halloween.

Tras estos quince minutos, los cuales podrían haber dedicado a tocar cinco o seis temas de la era Deris, grandiosos temas que todos conocen de sobra, como Hey Lord, I Can, Why?, Sole Survivor, Wake Up The Mountain, y un grandísimo etcétera,  volvieron a la carga con más temas de antaño, como I Want Out, Ride The Sky, Future World y por último, la pesada, al menos para mí, Dr. Stein.

No voy a negar que me lo pasara en grande en esos momentos, porque no dejan de ser unos temas muy buenos y que a todos nos gustan, pero, ¿no es una salvajada brutal? ¿No es una barbaridad que abandonen tantísimos temas que desde el Master Of The Rings (1994) han compuesto?

Soy el primero que detesta cuando la gente, inútilmente, se inclina siempre a compararlos con la etapa clásica, pero son ellos los que se lo buscan, sobre todo con el set-list elegido para este año.

Pero no lo entiendo, ¿por qué lo hacen? ¿Cómo pueden dedicarse a tocar 9 temas de esa etapa y dejarse olvidados tanta cantidad de composiciones de enorme calidad? Hablamos de temas como Falling Higher, Time, My Life For One More Day, Never Surrender, As Long As I Fall, The Saints, Come Alive, Nothing To Say, Liar, We Damn The Night, All Over The Nations, Midnight Sun, Mission Motherland, A Million To One, Why?, Perfect Gentleman, Still We Go, y muchas más.

Salí del concierto muy contento, me lo pasé enormemente bien, pero espero que los miembros de Helloween recapaciten, se sienten juntos a compartir una cerveza y hablen de dejar de ser una banda tributo a Kai Hansen, porque su discografía, desde 1994, es envidiable, una discografía que miles de grupos quisieran tener, sobre todo por obras como The Dark Ride,  Better Than Raw o The Time Of The Oath.

…Y que duren muchos más

Con las grandes obras que los alemanes nos han dejado en estos últimos años, como Gambling With The Devil y 7 Sinners y tras el grandioso concierto que nos ofrecieron a las miles de personas allí reunidas, espero y deseo que Helloween dure mucho años más, porque son realmente, una banda alucinante.

¡LARGA VIDA A HELLOWEEN!

–>Quizás le pueda interesar otros artículos relacionados con Helloween:

Mi etapa favorita de Helloween
Unarmed, extravagante trabajo
Lo nuevo de Helloween 7 Sinners Better Than Raw – El mejor disco
Leer articulo Leer articulo Leer articulo Leer articulo

Concierto de DARE en Madrid. Un sueño hecho realidad

Desde el primer momento que conocí a DARE ya ansiaba el poder verles en directo. Fue un amor a primera vista, o mejor dicho, a primera escucha. Jamás olvidare aquella madrugada, en la que casualmente me di de bruces con uno de los mejores temas de este grupo, We Were Friends perteneciente a su mejor trabajo, BeliefLa armonía de ese disco penetró hondo en mi interior, atravesando todos mis sentidos y haciéndolos vibrar como nunca. DARE había tocado mi alma y ésta bailaba al son de su música.

Contábamos los días que faltaban para el concierto, el ansia se hacía cada vez más exorbitante y no era para menos, sabíamos que esa noche, sería una noche inolvidable para todos nosotros. Poder escuchar en vivo y en directo esas canciones que tanto han hecho huella en nuestras vidas era algo que nos embelesaba a cada momento. Y así fue como Erik, Sandra y yo, estábamos expectantes casi en primera fila esperando ávidamente el inicio del concierto. Por cierto Erik, por un momento llegué a pensar que no veríamos juntos el concierto, estabas peor que Wally, ¡lo que me costó encontrarte jodío!

(más…)


UN DÍA EN EL PARQUE WARNER DE MADRID. ¡La mejor forma de despedir el verano!

Parque Warner Madrid

Éste fue el principal motivo por el cual estuve desde el jueves pasado en Madrid. Y es que desde agosto teníamos planeado despedir el verano a lo grande pasando todos juntos un día en el Parque Warner de Madrid.

Como ya he comentado en varias ocasiones, este verano ha sido muy significativo para mí. Este verano ha dado paso a una nueva etapa en mi vida por la cual me encamino muy ilusionado. Y si el pasado mes de junio, este verano comenzaba admirablemente pasando un largo y fantástico fin de semana en Sevilla viendo a los AC/DC, el verano no podía acabar de otra manera. El final de este verano debía de ser memorable, y así fue.

Por unos instantes y de camino a la Warner, pensé que acabaríamos en Toledo, ya que el Global Position System (para los de la LOGSE, ¡el GPS!) marcaba una ruta y nuestro conductor se empeñaba en que era otra. Discutirle a una máquina es absurdo, a no ser que KITT sea la máquina en cuestión, pero como no estábamos en El Coche Fantástico y no podíamos lograr que hombre y máquina se pusieran de acuerdo, optamos por castigar al GPS encerrándolo en la guantera (temía que incluso ahí dentro siguiera recalculando recalculando recalculando)  y dedicarnos a seguir nuestro propio instinto.

(más…)


¡MI PRIMERA VISITA A IKEA!

Lo admito, ¡estaba emocionadísimo! Y no sólo por oír cada dos por tres maravillas sobre IKEA y lo que allí encuentras, ¡sino por las famosas albóndigas suecas de las que tantísimo se habla! ¡Por fin iba a probarlas!

Pero antes de degustar semejante delicatesen fuimos a investigar las entrañas del gigante sueco. “Ay! El día que tenga mi propia casa”, esta era la frase del día junto con: “¡Si es que tienen de todo estos suecos!” Y es que sí amigos, no crean que era el único embelesado por la inmensa cantidad de atractivos y estilosos complementos que por ahí abundan. A nadie se le escapaba nada, todo merecía una minuciosa y rigurosa atención.

Nada más entrar, y habiéndonos aprovisionado con los típicos lápices de IKEA (algunos fueron directamente pa’ la saca), recorrimos toda la sección de dormitorios, salones y cuartos de baño. Era soñar despierto por cada rincón que visitaba, a cada paso que daba, brotaba mi imaginación y me sumergía en una vida imaginaria ambientada en esos espacios tan llamativos y prodigiosamente elaborados.  Boquiabierto me dejaron esas meticulosas exposiciones en las que simulaban a tamaño real, cómo quedaría decorado un piso que albergara 55, 35 o 25 m2. Fue este último el que más atrajo mi atención. Es digno de admirar como se puede aprovechar tan asombrosamente un espacio tan reducido. Con ese estilo de ornamentar, hace que cualquiera que habite en una vivienda de esas dimensiones se le haga más agradable y reposado. Es impresionante la forma de aprovechar al máximo el espacio. Anchos armarios empotrados hasta con perchas especiales para los pantalones. No único de IKEA que no me gustó lo más mínimo, fueron las duchas. Típicas duchas suecas que consisten tranquilamente en NO TENER DUCHA. Simplemente tienes la alcachofa y la cortina, sin más. El suelo del baño es el mismo que el de la ducha, y a esto, añado que, al menos las que había de exposición, eran extremadamente estrechas. Vámos, que las de Alcalá Meco al lado de estas, son jacuzzis.

(más…)


Dinazty + The Poodles en la Sala Caracol (Madrid)

El domingo 8 de noviembre, pude disfrutar de uno de los mejores conciertos a los que he asistido en toda mi vida, y créanme, he ido a muchos. Justo antes de que acabara agosto, me cercioré de todos los conciertos que habría en este invierno y me apunté dos que seguro caían. Hace menos de un mes, volví a Madrid para ver a los míticos GUN, un concierto asombroso el cual podéis ver la crónica pinchando en este enlace. Pero ahora era la ocasión de los suecos The Poodles.

Tras haber pasado un bonito y precioso día en Chinchón (Madrid), me esperaba una gran noche cargada de los mejor del Hard Rock actual. Tras perdernos por un momento, mi hermana y yo dimos con la Sala Caracol, ubicada en la calle Sebastián El Cano 18, algo escondida. Entramos, y el grupo telonero, Dinazty, ya habían empezado su repertorio. Tras acomodarnos y pedirnos unas cervezas, me concentré en lo que estaba presenciando, un talentoso grupo nobel también venidos de Suecia (¡menudos grupos están saliendo de ese país!). Muy buenos músicos, un cantante con una voz excepcional que nos regalaba grandes agudos, temas excelentes, estribillos melódicos y pegadizos, y una actitud en el escenario de querer comerse el mundo. Así son Dinazty y orgulloso estoy de haberlos conocido. Tengo que confesar que no sabía de su existencia hasta la misma noche del concierto y estoy muy contento de haber encontrado otra banda puntera del momento. Tras su espectacular show, bajaron del escenario y se mezclaron entre el público. Momento que aproveché para hacerme fotos con todos los miembros del grupo que fueron muy simpáticos en todo momento.

Tras una espera de media hora larga, entran en escena los caniches suecos,  que tras su concierto, tengo que decir que cada día me gustan más y que prácticamente entran dentro de mi Top-5 de grupos favoritos.

(más…)


Fatiga y diversión en el Parque de Atracciones de Madrid.

Parque de atracciones de Madrid 2009 (122)

Tornado

Desde mi última visita a Madrid, ya planeamos ir al Parque de Atracciones de la ciudad. Y así ha sido, hoy sábado, 7 de Noviembre de 2009, hemos pasado un gran día. Me conozco muy bien y sé que las atracciones no son mi fuerte, me mareo con facilidad llegando incluso a vomitar en la mayoría de los casos, pero no quería revivir lo sucedido en la primavera del 2002 dónde en mi primera y única visita a Isla Mágica (Sevilla) no me monté absolutamente en nada. Fui de excursión con la clase y me daba vergüenza que me vieran potar, sería el hazmerreír del día y no estaba por la labor. Así que hoy, me atrevería con todo. ¿Quién dijo miedo? Al entrar, comprobamos que había muy poca gente, algo lógico ya que cuando hay puente, los madrileños salen escopetados de la ciudad a pasar unos días fuera. Ahí teníamos un punto a favor, ya que, no tendríamos que esperar largas colas para disfrutar de las atracciones. Una de las máquinas a las que más miedo tenía era La Lanzadera, y hoy, estaba chapada por mantenimiento. Tenía muchas ganas de montarme ahí, pero al verla de cerca, me sorprendió lo pequeña que era para lo que yo me había imaginado. Me quedé con las ganas de probarla, pero por suerte, era la única atracción cerrada junto con una acuática, ‘El aserradero’ (algo lógico por el lluvioso clima de hoy).

El principal plan de hoy: No comer antes de montarnos en los cacharros. No es plan de echar toda la papilla, aunque yo la acabé echando, pero a ello llegaremos más adelante. La primera maquinita a probar: Abismo’, una montaña rusa de lo más escalofriante, con una pendiente completamente perpendicular y unos loopings de aúpa! Era mi primera montaña rusa, y la verdad, salí de ella de lo más contento. Me encantó. Y no, no me dio fatiga, de hecho, justo al salir, me volví a subir. Tras disfrutar dos veces de esta buena montaña rusa, nos dirigimos a una curiosa atracción nunca antes vista, al menos para mí. ‘El Rotor’.  Dos ejes unido a un vértice de unos treinta metros contienen en cada extremo varias naves (o eso parecen) que giran, suben, siguen girando, bajan y giran y giran. Poco emocionante, sí, eso pensamos todos, pero al montarnos, si hubo emoción, ya que cuando el cacharro empezaba a subir, a unos cuatro metros del suelo, se paró. Nos quedamos todos con una cara en plan: What the fuck!!! Y nos bajaron para probarla y arreglara.

(más…)


Burrolandia – La manera más sana de disfrutar en Madrid.

Tengo la suerte de tener una hermana fantástica que cada vez que voy a visitarla, me lleva a los mejores sitios. La primera vez que subí a Madrid, me enseñó todas las maravillas de la capital, que no son pocas, ya que todo Madrid es precioso. Monumentos, museos, plazas, avenidas, edificios emblemáticos, ciudades, barrios, multitud de centros comerciales, estadios de futbol, cines, pubs, restaurantes, bares, polideportivos, etc. Actualmente conozco muy bien Madrid y sus zonas de ocio, pero en mi última visita a la capital pude disfrutar de Madrid de una manera completamente distinta. El pasado domingo pude gozar de la parte más sana de la capital, fuimos a pasar un buen día al campo, y sobre todo a visitar a los apacibles burros.

Una vez llegamos allí, comprobamos el enorme éxito de dicha iniciativa. El emplazamiento estaba repleto de familias que iban a pasar un feliz día con sus hijos y de la manera más sana posible. Era una estampa preciosa, ver a los niños con sus papás, divirtiéndose con los animales de la granja. Algunos niños reían y otros, los más peques, lloraban por el miedo que les causaba ver a un animal tan grandote acercándose a pedir comida. Y es que aparte de verlos, tocarlos e incluso montar a lomos de los más dóciles, puedes darles de comer. Cuando te veían con una bolsa llena de zanahorias, pan y manzanas (alimentos que suelen tomar) no te dejaban tranquilo ni un instante. Mi hermana y yo sufrimos el acoso de un par de burros, una madre y su hijito cuyo afán era hacerse con la bolsa de comida que llevábamos. Era destronchante, lo pasamos muy bien.

Burrolandia abre sus puertas gratuitamente todos los domingos de 11:00 a 14:00 HH.

Todos los visitantes a Burrolandia podrán disfrutar de una experiencia inolvidable ya que ni por asomo, es lo mismo que un zoo cualquiera. En Burrolandia, puedes relacionarte perfectamente con los animales que allí pululan sin temor alguno, ya que éstos  están correctamente familiarizados con las personas.

Los visitantes pueden relacionarse sin temor con los animales

Burrolandia cuenta con el apoyo incondicional de voluntarios que día tras día trabajan en la finca cuidando de los animales lo cual podemos comprobar estupendamente. Además de burros, podemos ver caballos (en la parte superior, se sitúan las cuadras), perros, gatos, gallinas, cabras, todos estupendamente integrados en el entorno.

Pero aquí no queda la cosa. Cada tres meses, Burrolandia organiza un rastrillo para obtener beneficios y así poder concertar un cariñoso encuentro entre voluntarios y personas dispuestas a colaborar en el cuidado de los animales. Por si fuera poco, los niños pueden apadrinar a cualquier burro y de esa manera, seguir sus andanzas de por vida.

No solo los peques disfrutan en Burrolandia

También podemos comprar algunos recuerdos de nuestra estancia en Burrolandia ya que tienen instalado una tienda de souvenirs de lo más rural. Puedes comprar desde una camiseta con el logo de Burrolandia a un artículo de labranza.

Para quien nunca haya oído hablar de Burrolandia ni sepa dónde está su ubicación, le facilito de ante mano los datos:

Saliendo de Madrid, hay que tomar la autovía de Colmenar Viejo M-607 y coger el primer desvío de Tres Cantos, que se encuentra en el kilómetro 21 (Tres Cantos-Soto de Viñuelas). Se continúa siempre por la derecha, en el orden indicado de la marcha. A unos dos kilómetros se deja a la izquierda una gasolinera BP.

Tres kilómetros más adelante se llega a la entrada del Castillo de Viñuelas. De allí parte un camino de tierra, por el que continuaremos en dirección recta hasta completar unos 400 metros. Se efectúa entonces un giro hacia la izquierda, tomando como referencia el cartel (frontón y de burros). A continuación hay que atravesar un mini-puente situado sobre los tubos del Canal de Isabel II. A unos 700 metros, sin dejar este camino, se localizan las instalaciones de Burrolandia.

Vayan, os lo recomiendo con mucho gusto. Yo lo pase genial, jamás olvidaré el buen día que pasamos. Me hice muchísimas fotos, me reí mucho, y lo tengo muy claro, volveré a ir.

Un abrazo.