Entradas etiquetadas como “Ambient

Lights & Motion. Belleza, inspiración, vida…Música

616545_128783880610199_680724944_oHace unos años os hablaba sobre God Is An Astronaut, la que es mi banda favorita de Post-Rock y cuyo artículo rescato para esta ocasión. Desde que adentré mis sentidos por los recovecos de este género musical, son muchas las bandas que he conocido y que me han deleitado con esos sonidos instrumentales capaces de invocar la más pura esencia del Rock, esa que hace conectar algo que está dentro de ti, que te sumerge en ensoñaciones o te zambulle en tus propios sentidos. A medida que conocía más sobre este estilo, me daba cuenta que las bandas que más me atrapan son aquellas que mezclan el mejor Post-Rock con el Ambient más visionario y emocional. Una combinación excelente, una excelsa unión de dos estilos musicales que consiguen dar vida a episodios musicales rebosantes de misticismo y sensibilidad. Como ya me habréis leído u oído decir, autentica música para el alma, amigos míos.

Es precisamente por eso que quiero dedicar esta entrada al proyecto musical Lights & Motion, fundado por Christoffer Franzén. Hace escasos días salió a la luz su tercer trabajo, Chronicle, por el sello americano Deep Elm Records y en el que además ha colaborado Dave Cooley, miembro de M83, uno de los grupos más populares de Synthpop, Ambient y Post Rock y del que sin duda os hablaré más adelante en Anhelarium. Franzén, desde su pequeño estudio de Gotemburgo, Suecia, vuelve a cautivarme y fascinarme como ya hiciera con sus dos discos anteriores. Pero dejad que vaya por partes y en orden. Pues la música de Lights & Motion es la más espectacular que he escuchado en muchos años, donde sus canciones y videos, son una puesta en escena de nuestra existencia, de ese algo que está en nuestro interior, pero que a la vez es algo más grande que nosotros mismos.

No exageran mis palabras, si eres melómano como yo, su música te transportará a donde quieras ir, es el vehículo perfecto en donde llevar tus emociones, recuerdos y anhelos, y llevarlos hasta donde quieras.

2013 fue para Franzén un año significativo, pues en ese mismo año dio vida a Light & Motion, donde dos fueron los discos que albergan la grandeza de esta filarmonía. Reanimation fue el primero. El 16 de enero de 2013 fue el día señalado para presentar el cinemático proyecto musical de Christoffer Franzén, un Post-Rock elegante, directo, impregnado de un ensoñador Ambient. Reanimation abre con Requiem, una onírica intro que da paso a Home, tema elegido para presentar en formato vídeo este nuevo e interesantísimo proyecto musical. Un tema espectacular, donde la guitarra y los teclados se acompasan de la manera más fina y estilosa, originando un tema enérgico, conmovedor, y épico por momentos.

Podría detenerme en cada tema, como suelo hacer en cada reseña musical, y detallar cada canción, pero aquí pretende resaltar tres discos y apuraré un poco más. En Reanimation encontramos otros cortes como Aerials, digna sucesora de Home, o Drift, tema más orientado al Post-Rock tradicional, donde la batería adquiere un gran protagonismo. Es el tema más dinámico e intenso del disco. 13 son los temas que componen este Reanimation y en ellos nos encontramos con pasajes musicales de puro lujo, como The March, otro plato fuerte del disco, tema totalmente cautivador y del cual volvieron a realizar otra cinemática exquisita que podréis ver pinchando en este enlace. Destacar igualmente otros temas como Texas, de casi diez minutos de duración, siendo el más extenso del disco, o Faded Fluorescence, corte de casi ocho minutos totalmente imprescindible. En Light & Motion predominan los temas instrumentales, pero para esta ocasión, el último tema encontramos a Franzén acompañando con su voz una bella melodía. Dream Away es otro tema imposible de resultar indiferente. Un tema in crescendo, donde el final es puro encantamiento. El disco fue elegido por la comunidad la Post-Rock Community como el mejor disco del año 2013. Era de esperar.

Pero para el 12 de noviembre del mismo año, Christopher Franzén nos sorprendía con otro lanzamiento. Su segundo trabajo, un nuevo disco de Lights & Motion titulado Save Your Heart. El álbum contiene once temas que hacen una duración total de 40 minutos. Pocos meses de su debut, Christopher anunciaba un nuevo disco, y las expectativas se dispararon. Los que quedamos prendados por su música, ansiábamos poder escuchar ese nuevo material. Y así es como a los pocos meses, nos vimos escuchando Heartbeats, el primer tema de este segundo álbum de Light & Motion. Era impresionante, recuerdo cómo me sentí al escucharlo por vez primera. Totalmente hechizado. Con este tema se vuelve a crear con acordes un ambiente mágico, con unos crescendos inesperados y soberbios.

Le sigue un tema de corta duración, que no llega a los tres minutos pero que deja huella en ti desde los primeros acordes. Cuando lo escuché pensé que era una forma de cerrar el tema anterior. Hablo de Ultraviolet, un tema magnifico. Le sigue otro magistral corte, Sparks, donde la guitarra y los teclados se suman a unos coros que hacen las delicias de cualquiera. Shimer, de corte más Ambient, regresa un poco a la calma y resulta de lo más agradable para los oídos. Todos estos temas, como el que viene a continuación, Snow, o Bright Eyes, la música que hay en ellos, abogan por la felicidad, la alegría y la paz que las acompaña. Todos estos temas ayudan a crear momentos de pura realización y agrado, por lo que somos y por todo lo que nos rodea. La música de Light & Motion alberga paz, y nos ayuda a positivizar todo nuestro entorno. A conectar con nosotros mismos, pues esta música genera un estado de conexión inconmensurable.

La música de Light & Motion alberga paz, y nos ayuda a positivizar todo nuestro entorno. A conectar con nosotros mismos, pues esta música genera un estado de conexión inconmensurable.

Crystalline es otra proeza de este segundo disco, con un piano apasionante que arroja valentía e inspira entereza. Desde luego, los crescendos es algo de lo más característico, elemento fundamental en los discos de Light & Motion, y en We Are Ghosts tenemos prueba de ello. LA quietud llama al movimiento. La calma en esta ocasión no precede a la tempestad, sino a la energía, a la actuación, a esa realización que nos hace sentir bien con nosotros mismos, que nos hace sentir más vivos. No me sorprendió en absoluto ver cómo para anunciar los Oscars del pasado año, utilizaron para ello la música de este compositor sueco.

Hoy, 24 de enero de 2014, acabo de escuchar por primera vez este Chronicle. Desde hace tiempo anhelaba que llegara este momento. Casi me ha faltado contar los días para esperar a este mes y poder escuchar el tercer álbum de Light & Motion. Ha sido maravilloso. Volvemos a toparnos con un disco cargado de una música optimista, inspiradora, increíble. Es pura belleza musical. Canciones que transmiten sosiego, Northern Lights, o como Fireflies y la fascinante The Spectacular Quiet, son prueba de ello. Pues parece que te invite a vivir una verdadera aventura, de esas que marcan de por vida. Disfrutad de esta música, sentidla, porque vaya si merece la pena.


Hammock – Kenotic [2005]

Hammock_-_Kenotic

Creo que este disco es la perfecta mezcla entre la música ambient y el mejor Post Rock. La combinación de dos estilos que lleva a una auténtica pureza musical y que genera ese halo inspiracional que muy pocos consiguen.

Hammock es un dúo proveniente de Nashville, Tennessee (para mí este sitio siempre estará ligado a mis queridísimos Blue Tears) y en esta breve entrada os presento el que fue en 2005 su primer álbum de estudio, Kenotic.  Este disco es una recopilación de todos los buenos temas que durante años fueron grabando y que, dándose cuenta de que sus composiciones poco o nada tenían que envidiar a la de grupos ya por aquel entonces consagrados en el género como Mogwai o los conocidísimos Sigur Rós, decidieron compactarlas y crear el primer disco de su carrera musical. Como he dicho antes, Hammock es un dueto musical compuesto por Marc Byrd y Andrew Thompson, dos músicos que ya llevaban años juntándose esporádicamente para dar rienda suelta a su imaginación compositiva.

El disco crea una atmósfera mágica, y con su música sientes cómo te trasportas a otro lugar. Temas como Blankets Of Night o Dawn Begins To Creep son un buen ejemplo de ello. En este álbum la guitarra cobra un gran protagonismo, acompañada de una ligera estructura electrónica  y sobre todo, de suaves melodías oníricas. Realmente el disco te transporta allá hasta donde tu mente pueda llegar. La banda actualmente posee seis discos de estudio, el último editado este mismo año que pronto acaba, titulado Oblivion Hymns. Seguro que alguno de ellos tendrá igualmente su huequecito en Anhelarium.

Disfrutad de una música inigualable, amigos míos.