Entradas etiquetadas como “Fútbol

Comienza el Mundial de fútbol de RUSIA 2018

Supongo que será porque es uno de los mayores acontecimientos deportivos y porque se celebra cada cuatro años, porque creo que jamás se me ocurriría dejar de hacer cualquiera de las cosas que me encanta hacer en mi tiempo libre para ver un Egipto-Uruguay o un Rusia-Arabia Saudita. Pero es lo que tiene el Mundial cada cuatro años, que este tipo de partidos pasan de convertirse en insignificantes para mí a desear verlos acomodado en el sofá rodeado de patatas, chuches y refrescos. Para mí el Mundial tiene ese no se qué que qué sé yo que me encanta. Cada Mundial lo recibo con los brazos abiertos, como ocurre con la Eurocopa. Y la nostalgia, amigos míos, como siempre en mi vida, tiene mucho que ver. Recuerdo mi primera Copa del Mundo: la de USA 94 que ganó Brasil ante Italia. Comenzó en junio de 1994 y yo acababa de hacer mi primera comunión, tenía 8 añitos. Me acuerdo perfectamente lo que me impactó ver a Luís Enrique con la nariz partida por el codazo de Tassotti. El 9 de julio de ese año, en el estadio de Foxboro, en Massachusetts, el colegiado Sándor Puhl, no pitó ni penalti ni expulsión, lo que puso a Luís Enrique como un miura. El dorsal 21 del equipo español increpaba al árbitro que hacía oídos sordos. El cabreo del asturiano era titánico, y todos nos quedábamos pasmados al verle con el rostro lleno de ira y de sangre y con la camiseta blanca (la segunda equipación) totalmente manchada. A mí me impactó, como a todos. Es de esas imágenes históricas que nos deja el fútbol que nadie jamás olvidará. Para mí aquél Mundial fue toda una experiencia la mar de molona. Verano, mucho tiempo libre, la valiosa compañía de mi hermana Desi, culpable de que me pirre el fútbol, y una Copa del Mundo que acababa de empezar. Ver los partidos de la competición en el porche de casa, sacando la tele afuera y cenando al aire libre viendo a la Selección Española jugar, sí, si para un adulto eso es todo un gustazo, para un niño ya os podéis imaginar. Además, corrían los años 90, la mejor década, con un encanto inigualable.

Cuatro años después comenzaba la Copa del Mundo de Francia 98 y ahí estábamos nuevamente mi hermana y yo pegados a la tele. Si el Mundial de 94 lo recordaré por el codazo a Luís Enrique, el Mundial celebrado en Francia en 1998 lo asocio al videojuego FIFA 98: Road to World Cup 98 de la primerita Play Station. ¡La de horas que pasamos jugando a ese videojuego! El juego, además de ser un vicio, presentaba una batería de canciones que todo niño y adolescente conocía a la perfección, sobre todo ese tema de Blur titulado Song 2 (Woo Hoo), que fue utilizada como la intro del FIFA 98. Pero no era la única, creo que la canción preferida de todas las que traía este videojuego era la de Chumbawamba, Tubthumping, una canción totalmente adictiva. Por la mañana jugábamos los partidos de aquél día, aunque luego éstos acababan con un resultado totalmente distinto. Principalmente porque mi hermana solía reventarme a goles en el FIFA. Entre el juego de Play Station y el Mundial, largas horas frente al televisor sin duda. Aquel Mundial lo ganó la anfitriona, la Selección Francesa lo hizo realmente de maravilla y más en esa Final contra Brasil. Zizú daba una clase magistral en cada partido. Qué barbaridad…

Para el Mundial de Corea y Japón en 2002 ya era un adolescente. Y la imagen que tengo asociada son dos: la del profesor llevando la tele a clase para ver a la Selección Española, y eso molaba un puñao, porque era la primera vez y la única que en mi vida como estudiante un profesor metía una tele en clase para ver el fútbol. Parecerá una tontería, pero era algo que me impactó de veras. La otra imagen fue la del robo descarado que supuso ese Mundial para nuestra Selección. Recuerdo como si fuera ayer aquel gol anulado a Morientes a pase de mi paisano Joaquín en el España-Corea. Los colegiados de ese partido fueron el egipcio Gamal Al-Ghandour, acompañado por el ugandés Tomusange y el trinitense Ragoonath, todos ellos con nula experiencia en partidos internacionales y en el caso de Al-Ghandour, un tipo con una poca vergüenza a la altura del campeonato. Eran continuas las faltas no pitadas y los goles injustamente anulados, todas fueron acciones que perjudicaron al equipo español. Lamentable. Todo un país indignado para que encima, años después se descubrieran las pruebas de que los partidos se amañaron en favor de los anfitriones. El Mundial de la vergüenza. Brasil se disputó la Final de este Mundial con Alemania y la selección carioca se proclamó pentacampeona. Tendríamos que esperar hasta el 2010 para ver por primera vez a nuestra Selección hacerse con el título. Fue desde luego algo hermoso lo que vivimos ante los holandeses aquella noche en la que Andrés Iniesta, con su gol en el minuto 116 nos hizo campeones del Mundo ante la atenta mirada de millones y millones de personas. Por supuesto, aquellos días recogí lo vivido en esta antigua entrada de blog. Pincha en el enlace si quieres recordar algo bonito : )

No quiero hacer un recorrido de todos los mundiales que he vivido hasta la fecha. Tan sólo he querido tirar de bonitos recuerdos para dejar en evidencia de alguna manera lo que significa para mí la llegada de un Mundial de fútbol. El Mundial para mi es ilusión, anhelo, alegría, deportivismo y una excusa perfecta para pasar buenos ratos rodeado de tu gente. Este jueves comienza y todos los partidos, absolutamente todos, se retransmitirán en abierto tanto en Canal Cuatro como en Tele5. España se la jugará contra Portugal este viernes a las 20:00. Espero y deseo que este Mundial nos deje recuerdos bonitos y a ser posible, que volvamos a ser campeones. Sería maravilloso y marcaría aun más esta nueva etapa en mi vida que apenas acaba de comenzar. Pero esto es cosa para otra entrada de blog.

¿Y tú? ¿Te gusta el Mundial? ¿Qué buenos recuerdos tienes de La Copa del Mundo? 


¡Gareth Bale nos trae La13!

Fuente: Antena3. com

Fuente: Antena3.com

Anoche Gareth Bale fue el protagonista de otra noche histórica para el Real Madrid, otra noche de gloria, otra noche de fiesta para la familia madridista. Nadie daba un duro por Karim Benzemá ni por Gareth Bale, los dos tenían el cartel de transferibles. Ni la prensa, ni la afición, ni si quiera los directivos del Real Madrid apostaban por ellos dos. Su rendimiento a lo largo de esta temporada ha sido insuficiente. Karim no puede ser el delantero centro del Madrid y marcar sólo seis goles. Ese no es el delantero centro que necesita un equipo como el Madrid. Karim no puede vivir de hacer una o dos buenas jugadas al año. Es un futbolista que desde hace muchos años presenta una irregularidad que al madridismo ya ha hartado. Con Bale no sucede lo mismo. Las veces que ha jugado no lo ha hecho bien, pero eso se ha debido a sus lesiones y a los pocos minutos que Zidane le ha dado. Pero anoche Gareth Bale demostró que estando a su mejor nivel, es imparable. Y así ha sido, tras jugar a un buen nivel en los últimos partidos de Liga, tanto que hasta abrió el debate de si debía ser él o Isco el titular en la Final de Kiev. Isco, también tocado por una leve lesión, era objeto de especulación entre la prensa y la afición. Bale ante el Celta y el Villareal lo hizo sensacional, por eso los madridistas, muchos de ellos, apostaban por que el galés fuese titular. Yo entre ellos. También en estos días previos a la final hubo otra opinión generalizada: Karim debía estar en el banquillo. Nada de eso sucedió. Anoche Zidane apostó una vez más por la BBC para el ataque y reforzó el medio del campo con Isco.

Y qué cosas. Los dos futbolistas más señalados, más cuestionados y hasta despreciados, son los que nos han regalado una nueva Copa de Europa. Anoche el gato francés demostró ser un pillo del área, nos contentó a todos con sus goles en la semifinal contra el Bayern, pero nadie se esperaba el partidazo que hizo ayer en Kiev. Pero Bale…el galés. ¡Madre mía! ¡Para este se le fichó! Son jugadores que marcan la diferencia. Escribí al finales del verano pasado sobre Gareth Bale y su complicada situación en el equipo blanco. O espabilaba, o se vería fuera del Madrid. Nunca hemos visto al Gareth Bale del Tottenham, en parte por que no juega en la misma posición que jugaba en los Spurs. Si bien es cierto que la primera temporada de Bale en el Madrid fue muy buena, dándonos con sus magníficos goles la Copa del Rey ante el Barça en la Final de 2014 (Barta, ¿te acuerdas?), y La Décima en Lisboa, los años siguientes han sido algo mediocres. Las lesiones, la poca continuidad, la falta de confianza. Todo hacía que Bale no estuviera ni física ni mentalmente al cien por cien. Hasta anoche. Una increíble chilena, mucho más complicada que la de Cristiano Ronaldo frente a la Juventus pero estéticamente no tan bella, nos dejó a medio mundo con la boca abierta. Por si fuera poco que con ese gol acariciáramos nuevamente el título más deseado por los clubes, al rato nos volvía a deleitar con una de sus especialidades: un misil desde la banda derecha, un balón propulsado por su zurda que fue imparable para el portero del Liverpool, Karius, qué menuda noche para el pobre chaval. Sus errores cometidos lo dejarán estigmatizado de por vida.

Fuente: MundoDeportivo.com

Fuente: MundoDeportivo.com

El costarricense fue nuevamente protagonista anoche. Sus paradones, a lo largo de toda la competición, son los que también nos han llevado a ganar La Decimotercera Copa de Europa. No necesitamos a ningún portero este verano. Lo llevo diciendo años, Keylor Navas es el portero que necesitaba y necesita el Real Madrid y espero que siga con nosotros unos años más. Lo mismo digo de Kiko Casilla, gran portero para jugar la Copa del Rey. Deben quedarse, sin duda.

Volviendo a Bale…¿Qué queréis que os diga? Su fichaje me maravilló. Ya he comentado en Anhelarium que a este jugador lo seguía desde que comenzaba a despuntar en el Tottenham. Hacía mucho tiempo que un fichaje del Real Madrid no me ilusionaba tanto. Me daba pena verle fuera, me daba pena su situación. Me decepcionaba su desidia, las pocas ganas con las que se le veía. Pero en parte le entendía, es duro ver que no las lesiones te lastran y el tiempo que te dan no es el suficiente para demostrar tu valía. Y anoche el galés demostró lo que vale, demostró nuevamente lo que es: uno de los mejores delanteros del mundo, un gran artillero que deja goles trascendentes, pues es un futbolista que sale en los momentos importantes, un futbolista que hace historia, e historia ha hecho con el Real Madrid. ¿Se quedará? Creo que el crédito perdido anoche lo recuperó de golpe y porrazo. Debe quedarse, se lo merece. Zidane debe contar con él, ahora que vuelve a estar mejor que nunca, para afrontar la próxima temporada. Recoerdemos que en esta temporada que acaba de finalizar, Bale pasó cinco semanas de baja. Creo que se quedará, tiene que quedarse y comenzar la próxima temporada totalmente recuperado. Con él el Madrid sale ganando, y de qué manera. Si no es así, si el galés se nos marcha y regresa a la Premier, sólo me queda darle las gracias, estar eternamente agradecido por habernos dado, con sus golazos, dos Champions.

De Cristiano Ronaldo no voy a decir nada más que, como no fue protagonista durante el partido, lo quise ser tras él. No se le vio, estuvo desaparecido, pero ha sido decisivo en este campeonato, es un grandísimo futbolista y es importantísimo para el Madrid. Pero su ego le puede, y justo al ganar una nueva Copa de Europa no puedes ponerte a insinuar que te vas y que te estás despidiendo. Un error por el que pidió disculpas a los pocos minutos, pero de nada sirvió, la magia, en parte, la había partido. Se habla cuando se tiene que hablar, y anoche sólo había que ser feliz y disfrutar. Si CR7 decido irse: GRACIAS Cristiano. El Madrid era grande antes de tu llegada y lo seguirá siendo tras marcharte. Pero Cristiano sabe que pierde más el que el Madrid si decide irse. Sabe que en ningún otro club podrá ganar tantos títulos, que en ningún otro club podrá seguir agrandando su leyenda. Cristiano tiene las mismas Champions que el Fútbol Club Barcelona en toda su historia, si quiere tener más, igual que si quiere seguir ganando el Balón de Oro, sabe de sobra que debe quedarse.

Días antes del la la Gran Final de Kiev, fuimos campeones de Europa con nuestro equipo de Baloncesto! (¡Dončić, Dončić!), ¡estamos en la Gloria! No hay duda. Estoy loco de contento. Los dos equipos se coronan en Europa juntos. Mi queridísimo Real Madrid, por tercera vez consecutiva, es campeón de la Copa de Europa. ¡Real Madrid 3 – Liverpool 1! ¡Cuatro Champions en cinco años! Sólo el Madrid puede acercarse a sus propios récords. En décadas pasadas ya el Madrid ganó cinco seguidas. Quién sabe si pueden rebatir su propia marca. Ojalá así sea. De todos modos:

¡SOMOS CAMPEONES, SOMOS HISTORIA, LA HISTORIA DEL FÚTBOL LA HACE EL REAL MADRID!

¡HALA MADRID SIEMPRE, AMIGOS MÍOS!

No entiendo cómo aún hay gente que no es del Real Madrid. Las alegrías que nos da este equipo con pocas cosas son comparables. Gracias por tantos y tantos años de alegría e ilusión. 


Más te bale, Gareth

Hace unos años escribía sobre Gareth Bale en este blog. No soy muy dado a escribir sobre fútbol por aquí, pero ahora simplemente me apetece. Gareth Bale es desde hace tiempo uno de mis jugadores preferidos. Todo un atleta desde bien jovencito reconvertido a futbolista. Desde poco antes de que fichara por el Tottenham le llevo siguiendo la pista. Ya en el Southampton demostraba tener una calidad increíble, pero no fue hasta su llegada a los Spurs cuando definitivamente la partió. Ahí, en esos años vistiendo la camiseta del Tottenham Hotspur F.C., fue cuando me enamoré de este futbolista. La potencia de sus disparos, siempre tan certeros, su galopada, el continuo desborde. ¡El expreso de Cardiff, lo apodaban! Gareth pisaba su nueva casa en 2007. El White Hart Lane vibraría con su fútbol, sus goles. ¡Gareth no tiene gol feo! O debería decir, tenía. Hablar en pasado de él me entristece. Pero Bale tiene la pólvora mojada, sus goles no aparecen y lo que es peor, con él parece que el Real Madrid juega con uno menos. Cómo me duele decir esto…Fue en 2010 cuando envenenó a toda Europa con su juego. Es a partir del verano de ese mismo año cuando los mejores clubes de Europa se rinden ante el niño bonito, equipos como el F.C. Barcelona o el Manchester United le tienen puesto el ojo. Pero será el Real Madrid quien se terminara por hacer con los servicios del galés en el verano de 2013. El club blanco remodeló su plantilla. Con Carlo Ancelotti de entrenador y Zidane como su segundo -casi -, el Madrid se haría con fichajes como Isco, Carvajal o Casemiro. Y a estas alturas ya sabemos que son precisamente estos chicos, junto a ModrićLucas Vázquez y Asensio -del que todo el madridismo anda enamorado, y no es para menos-, los que parten ahora el bacalao por Chamartín. Pero fue Gareth el fichaje estrella de aquel verano, en esta entrada os hablaba de aquella plantilla que se había hecho el Real Madrid y con la que empezaría una etapa espectacular que por suerte, aún dura.  No os podéis imaginar lo mucho que me ilusionó el fichaje de Gareth Bale.

Hacía muchos años que el fichaje de un futbolista no despertaba en mí tanta expectación. A mí y a medio mundo, porque Gareth fue el fichaje más caro de la historia del fútbol en aquél momento. Ahora Neymar ha reventado el ranking, pues el PSG ha pagado por él 222 millones de euros. Pero para el Madrid sigue siendo el fichaje más caro de su historia. Jamás el club madrileño ha pagado tanto por un futbolista. Su primer año en el Real Madrid fue una locura: un gol espectacular, histórico, que daba al Madrid la victoria ante el Barça en la final de la Copa del Rey y su gol de cabeza en Lisboa ante el Atlético del Cholo Simeone que, tras la genialidad de Ramos, dejaba La Décima en manos del que es el máximo campeón de Europa. El primer año de Bale en el Madrid hacía que los 105 millones de euros que costó su fichaje estuvieran más que amortizados. El galés hizo una campaña muy buena, con asistencias y muchos goles y era más que decisivo en los partidos importantes. Nada que ver con ahora. ¿Es el crepúsculo de un dios del fútbol? Si bien es cierto que las lesiones lo han traído por el camino de la amargura, éstas no han sido tan graves como para que se vea en peligro su carrera y tanto ante como después de las mismas, no se ha visto al galés en plena forma. Sus últimas temporadas en el Real Madrid pasan con más pena que gloria. Ni se le ve, anda desaparecido en los partidos. Para la final de Cardiff del pasado 3 de junio se contó con él para la segunda parte del encuentro y más por darle la oportunidad de jugar unos minutos en su tierra que por otra cosa. Bale, cuando supuestamente anda recuperado, que es cuando todos esperamos ver su mejor versión, no es ni la sombra de lo que era.

¡BALE POR UNA COPA! 
¡Desde chiquitito!
¡El Real Madrid, vuelve a ganarle al Barça otra final!
Primavera de 1992

Gareth tiene toda una temporada por delante. Pero sólo llevamos dos jornadas y nada hace presagiar que la cosa cambie. Si su pretemporada fue lamentable, en estos dos primeros partidos de La Liga no se ha visto nada que lo mejore. O Gareth hace una temporada en la que se muestre trascendental para el equipo blanco o mucho me temo que será su último año en el Real Madrid. Ya este verano Mou le ha tentado para que se vaya al Manchester y muy probablemente el fútbol inglés -independientemente de que vaya al United u otro equipo de la Premier- sea el destino del de Cardiff si siguen las cosas como va. La actuación de Bale ante el Valencia en la pasada jornada fue sonrojante, ganándose los pitos del Bernabéu. Si Karim Benzemá falló, como se suele decir, más que una escopeta de feria, siendo uno de los señalados de la plantilla por prensa y afición, al menos el francés tuvo sus ocasiones, bastantes, aunque el balón no tocara la red. Sin embargo Bale no sólo andaba a por uvas, sino que se se vio eclipsado por un niño de veintiún años llamado Marco Asensio, la perla del Madrid.

Si bien es cierto que el primer año de Bale en el Madrid fue buenísimo, los madridistas jamás hemos visto al Bale del Tottenham, nunca lo hemos visto brillar como lo hacía en Londres. Unos dicen que es porque debería jugar por la izquierda, otros porque Cristiano le frena su progresión. Pero se ha visto que no. Demasiado tiempo para darse cuenta que no es ni una cosa ni la otra. Gareth no está bien. Diría que no está ni a la mitad de su rendimiento. Quizás su lesión le tenga más fastidiado de lo que nos hace ver. Quizás su lesión sí que es más grave de lo que pensamos. Lo único indiscutible es que está a años luz de su mejor versión, que no parece la estrella con la que soñaban los mejores clubes europeos y que de él aún se espera mucho. El madridismo sigue confiando en él y no lo da por perdido. Eso sí, tiene que ser esta su temporada, es ahora o nunca. De no ser uno de los protagonistas de las victorias que los madridistas esperamos con ansia en esta nueva campaña, el galés tendrá que hacer las maletas.

¡Mis mejores deseos, Gareth! ¡Espero con ansias volver a ver ese expreso de gales!