Entradas etiquetadas como “MARVEL

Vengadores: Endgame. Sí, esta sí que es la mejor peli de superhéroes. Difícil será igualarla

Ya ha pasado más de una semana desde su estreno y he ido al cine a verla dos veces, no puedes verla una sola vez. Ha batido todos los récords de taquilla y acaba de convertirse en la película más taquillera de la historia, superando a Titanic (J. Cameron, 1997). No me extraña en absoluto, la película está cosechando el éxito que se merece, ha superado todas las expectativas. Soy y siempre seré de DC antes que de MARVEL, pero de terco fanático no tengo nada y DC está a años luz de hacer algo así y bien lo demostró con la mal lograda Liga de la Justicia (Snyder/Whedon, 2017). Hace tres años escribía una entrada de blog reseñando la película Batman v. Superman, también del tito Snyder, y decía que era la mejor película de superhéroes hasta la fecha. Y lo mantengo, porque lo era en su día. Ver a Batman y a Superman, los dos superhéroes más icónicos, batiéndose en duelo entre ellos y que servía además como la película que comenzaría el nuevo universo DC encabezado por la trinidad: Superman, Batman y Wonderwoman, desde luego era algo de lo más goloso. Pero todo se fue al traste. Hasta Affleck deja de ser Batman. Sí, para mí Batman v. Superman era la mejor película de superhéroes, hasta hace una semana. Vengadores: Endgame es, indiscutiblemente, la mejor película de superhéroes y voy a dejar eso de “hasta la fecha”, porque lo va a ser para siempre. No, que os recuerdo que de terco fanático no tengo nada, esto lo digo porque va a ser muy difícil tan siquiera igualar algo así. Incluso la gente de MARVEL se las verán y desearán para volver a engendrar un conglomerado de este calibre. Nadie se esperaba que desde Iron Man (2008) todo fuera in crescendo y fuese el origen del único universo cinematográfico de superhéroes. Esta nueva entrega de Vengadores, con mucha diferencia de las anteriores, es perfecta, lo tiene absolutamente todo. Matrícula de honor para los hermanos Russo por haber creado semejante collage. Esta película es como coger el mejor cómic de superhéroes y trasladarlo tal cual a la gran pantalla, lo han sacado todo de las viñetas.

Ah, un momento, que no me puedo olvidar de algo súper importantísimo:

GRACIAS SEÑOR LEE, CON USTED EMPEZÓ TODO.

NO SPOILERS

Estamos ante LA película

Viendo cómo acabó Infinity War, desde luego el panorama en esta nueva entrega no podía lucir más desolador. La mitad de la población desaparecida y la otra mitad hundida en una depresión. Y todo por culpa del Thanos que chasqueó los dedos y lo jodió todo. Pero Los Vengadores se llamaran así por algo ¿no? No se iban a quedar de brazos cruzados, algo tendrían que idear para darle su merecido al titán. Los vengadores que quedaron en pie van a intentar deshacer el caos propiciado por Thanos cueste lo que cueste. Bajo este pretexto irán apareciendo poco a poco todos los personajes, todos son importantes, todos jugando su papel. Hulk, Iron Man, Viuda Negra, Ojo de Halcón, Capitán América, Thor, Ant-Man, Capitana Marvel, y muchas otras caras conocidas. ¡Qué barbaridad! Una película atestada de superhéroes y de ese calibre. ¡Una gozada! El hype por las nubes. Y de repente, sucede lo inesperado: una película que poco a poco va superando a Infinity Wars cuando parecía imposible. Después del dramático final de Infinity Wars, Anthony y Joe Russo, controlan todo al milímetro, manejan los tiempos con esmero para adentrarnos en esta nueva película que nos conducirá al final, al gran final. En la primera mitad de esta Endgame se toman su tiempo y ya te entran ganas de aplaudir, pero en la segunda mitad y en su tramo final, se te saltarán las lágrimas. Pueden parecer exageradas mis palabras, pero soy un friki de estas mierdas, y ahora que parece que todo el mundo lo es (de esto hablaré más adelante en Anhelarium), que todo el mundo se emociona con los superhéroes viendo sus derrotas y victorias, ya sea en los cómics o en pantalla, disfrutamos de una película espectacular, sin igual. Sumergidos en este género cinematográfico, estamos ante LA película. Endgame trata de cerrar la saga rebosándonos de epicidad, acción y mucha emoción. Con Endgame se resuelven tramas y se cierran paréntesis, y aunque puede discutirse algún que otro supuesto agujero en el guión, los fans no pueden quejarse de ello.

Una epopeya a flor de piel

La parte emocional de este película es lo que más te llamará la atención, y en esto el elenco de actores, obviamente, tiene mucho que ver. Es esta, su parte emocional, la que servirá para cerrar esas tramas y que conducirá a esas impactantes conclusiones. Sostener a tantos personajes de Marvel Comics entre tanto guionista y director y durante tanto tiempo se antojaba harto difícil. Durante once años se nos ha ido presentando a todos y cada uno de los personajes, mantener todo este tinglado en lo más alto durante más de una década y acabar así, es más que meritorio. Stan Lee ya se sentía orgulloso de lo que se estaba consiguiendo, imagino que ahora, allá donde esté, seguirá con esa imborrable sonrisa de oreja a oreja. Ni miento ni exagero, es de las pocas virtudes que tengo y esto lo digo porque para mí esta cinta es la Star Wars del hoy. El efecto que tuvo La Guerra de Las Galaxias en los jóvenes y no tan jóvenes allá por el año 1977 es el mismo que puede tener esta película de Vengadores. Y no sólo por sus escenas de acción, su colorido y sus sorprendentes y novedosos efectos especiales, es en gran medida por esta parte emocional de la que os hablo, la interacción de estos personajes entre ellos, sus historias personales, su encanto, eso es lo que ha enamorado al público. Desde el arranque de Endgame vemos escenas  donde el dolor de estos superhéroes es lo más palpable, y claro, como he dicho, tras más de diez años y una veintena de películas, esta última entrega está llena de nostalgia, guiños y muchas escenas cargadas de emotividad. Por su puesto su parte visual es excelente. Técnicamente utiliza los mejores avances en efectos especiales sin abusar de ellos constantemente, algo que se agradece. Las escenas de lucha, el carisma de los personajes y esos chascarrillos marca Avengers no faltan. La banda sonora está a la altura de la épica que emana cada escena, no es una banda sonora por supuesto al estilo Zimmer o Vangelis, pero mantiene el nivel y logra ponerte los vellos de punta en todo momento.

Marcando un antes y un después

Es el gran evento cinematográfico del 2019. Marvel Studios ha marcado un antes y un después con Endgame y será el molde en el que se fijen muchos directores a partir de ahora. Me atrevería a decir que es una película fuera de su tiempo. Llegar hasta aquí será la obsesión de muchos. Y es que si bien las anteriores películas, como Los Vengadores (2012), La Era de Ultrón (2015) o Civil War (2016) eran muy notables y la mar de efectivas, tampoco presentaban algo extraordinario, no eran más que buenas pelis de superhérores. Pero lo que vimos en Inifnity War (2018) y ahora en Endgame (2019) es otra cosa. En una película de tres horas el ritmo es tan vertiginoso que parece que dura una, y esto, creedme, ya es una hazaña. Compacta varios conceptos: el dramático, el épico y el heroico. Esta película, además de mostrarte las escenas que llevabas años esperando y que contentará a cualquier fan de la saga y de este tipo de pelis, es un prodigio para cualquier cinéfilo. Es de esas películas que quieres ir a ver al cine, es lo que quieres encontrar en el cine. Y para los puristas, para los bohemios pseudo intelectuales que despotrican de este tipo de cine, les diría que se pusieran en la piel de los amantes de este género, por mucho que les cueste desprenderse de su brillante halo de intelectualidad, o mejor aún, que se pongan en la piel de aquél chaval de doce años que se enamoró de lo que vio en Iron Maiden hace once años y que la pasada semana fue a ver Endgame. Chapeau, MARVEL, sólo puedo aplaudirte. Muchas batallas, escenas y momentos para recordar gracias no sólo a los directores y realizadores, sino a un elenco de actores que se enamoraron de sus personajes y que se han dejado la piel en ellos durante tantos años y esto lo digo más concretamente por Downey Jr, Evans, Ruffalo y la diosa Scarlett Johansson, son ellos cuatro los que más han llevado el peso de toda esta saga. Si entro a mencionar algunas cuestiones de los personajes entraría en spoilers, pero sin entrar en ellos, diré que ha sido todo un acierto jugar con los roles, ahora serán otros personajes los que más protagonismo tengan, como también, aparecerán otros que sin nadie esperarlo, serán muy trascendentales en el desarrollo de la trama. Es una película que no puedes perderte si este género, aunque sólo sea un poquito, te hace vibrar. Pasarán años, quizá muchos, para volver a ver algo de este nivel. Avengers: Endgame es la obra cumbre del cine del superhérores.

 

 

 

**** ATENCIÓN EMPIEZA LA ZONA DE SPOILERS ****

Me desato y me voy a quedar a gusto con estos spoilers, voy a ser claro y conciso: ¡CINCO AÑOS! ¡Cinco putos años! Eso no hace más que dotar de más dramatismo la historia. Joder, es que es una película post-apocalíptica la que tenemos entre manos. Como ocurre con muchas escenas de la película, justo en el momento donde aparecen las letras donde se nos dicen que han pasado cinco años desde Infinity Wars, todos nos quedamos impactados. Cinco largos años padeciendo el sufrimiento y la angustia de haberlos perdido. Con razón esas caras. Aún tengo en la retina a la Viuda Negra sentada frente al despacho, desganada y desaliñada, con esas mechas ya lucen horrorosas que evidencian lo falta de ánimos que está, y con razón. Por otro lado, Thanos, el titán loco, es un digno villano, porque hasta llegas a compadecerte de él, o quizás no, quizás intentas comprenderle y lo haces un poco. Thanos plantea un dilema moral, y de los gordos. Lo que no me ha gustado nada es que hayan convertido a Thor y a Hulk en dos bufones. No se les ha hecho justicia. El rollito de Thor en plan gordo, despreocupao y alcohólico lo deberían de haber cortado antes, no que hasta en la mismísima batalla final vemos esa versión patética del dios del trueno. Hulk más de lo mismo, que se nos plantee con esos miedos, tan inseguro. Me decepcionó un poco. Esperaba una pelea a mamporros entre él y Thanos. Pero esto no es a la carta, así que…¡Y cómo pasar por alto Capitana Marvel! ¡Con todo lo que dio de hablar tras su estreno! Aparece como una suerte de divinidad y a mí personalmente me encantó. Aunque, junto a Spiderman, me hubiera gustado que hubieran salido unos minutos más, pero entre tantos personajes, lo entiendo. Pero sin lugar a dudas, la Viuda Negra y Iron Man son los que se llevan la palma. Son los que provocan nuestras lágrimas viendo Endgame. El sacrificio de Black Widow me dejó con el corazón en un puño. Ella esta sola, no tiene la familia feliz que tiene Ojo de Halcón, que quedó devastado cuando vio desaparecer a su familia (la escena del picnic es muy dramática). Estando los dos ahí, y teniendo que sacrificarse uno, entiendo que fuera nuestra amada Scarlett. Y hablando de Ojo de Halcón, me alegró mucho comprobar que en esta cinta tiene el peso que en las anteriores no tenía, ya que en las otras es una suerte de palmero de la Viuda Negra.

No me puedo olvidar de los coleguitas de Guardianes de la Galaxia (2014). Gamora y Nébula son las que más protagonismo tuvieron. Gamora sensacional y Nébula trascendental como nadie esperaba. Y cómo no, ahí estaba Rocket y Star-Lord para ofrecer gags cómicos. Me gustó muchísimo el papel del Capitán América y mucho más cuando empuña el martillo de Thor. Ya supimos, como bien dijo Odín, que quien sea digno de empuñar el martillo, también lo será de usar el poder de Thor. ¡Y vaya si usa bien el martillo el culo de américa! Ant-Man también me sorprendió. Pereza máxima me daba ver su película, es un personaje que no me atrae nada pero que en esta cinta, sin duda alguna, se las trae. Él es realmente el que da pie a que puedan traer de vuelta a la mitad que falta. Gracias a su alocada pero acertada idea, se puede deshacer ese caos provocado por Thanos. Pero a la batalla final y al momento Tony Stark. La batalla final es una verdadera maravilla. Cuando aparece medio Wakanda y empiezan todos a darse sopapos es toda una experiencia visual. Ver a tantos personajes de Marvel Comics ahí dándolo todo…Y ahora, si emotivo fue el  abrazo de Tony con Peter Parker en el reencuentro, aún lo fue más cuando ambos se despiden. Con Iron Man empezó todo y su muerte es lo más sentimental de toda esta cinta. Su fallecimiento tras la batalla y la despedida que le brindan los suyos son el climax de esta película. ¡¡Impresionante ese I’m Iron Man!!

Pero hay otros momentos muy pero que muy buenos. El momento en el que Tony Stark se encuentra con su padre en el pasado, los dos hablan. Él parece quedar hechizado con Tony, lo mira con muchísima curiosidad, incluso como si lo conociera de algo. No me puedo olvidar de la pela entre el Capitán América del presente y el Capitán América del pasado. Momento para que todos los frikis de los superhéores nos pusiéramos a babear. También quiero comentar, sobre todo tras los ríos de bilis que causó el asuntillo de Capitana Marvel, que me parece muy acertada la idea de no darle demasiado protagonismo. El personaje de Brie Larson es una suerte de Superwoman, el personaje más poderosos de todos. Pero la bilis de la fandome vino precisamente porque sin haber tenido protagonismo alguno en toda esta década ocupara relevancia en esta cinta, y claro, poco sentido hubiera tenido (y por supuesto causa de muchísima más crispación) que todo lo resolviera ella solita. Y para terminar, era muy predecible lo del viaje en el tiempo. Muy predecible. Pero claro, otra cosa no podría suceder para recuperarlos a todos y volver a la normalidad. Por otro lado, y para terminar ya de verdad, alguno de esos agujeros en el guión. Creo que algunos no lo son tanto y se explican en la película y en otras cintas de la saga. Pero no dejará de generar debate. De todas formas es lo que tiene jugar con el tiempo cuando tienes tantas historias y personajes entrelazados.

Desde luego en esta zona de spoilers me he desahogado a gusto ¿eh? ¿Se nota que la película me ha gustado mucho? No, ¿verdad? Já. Gracias por leer Anhelarium.com, un fuerte abrazo jóvenes. No os perdáis esta maravilla de película.

 


Lobezno: ¡SNIKT!, de Tsutomu Nihei


Lobezno es el único personaje de MARVEL por el que siento verdadera devoción
. Hace unos días me leí este cómic del cual ya conocía su existencia desde hacía bastantes años. Wolverine: Snikt! vio la luz en el año 2003 y yo en esos días era un adolescente de dieciséis años. Ni si quiera recuerdo en qué rincón de internet supe de este cómic, de eso hace mucho, pero me impactó la portada, ese Logan lucía espectacular. Me encantó, llamó mi atención al momento. Este nuevo cómic de Lobezno aún no había llegado a España y hacerme con él en esos días era misión casi imposible, además en el interner de aquella época uno no daba con la información que hay hoy día. Con el paso de los años las ansias por tenerlo desaparecieron, este cómic de Lobezno quedó ahí, casi en el olvido, hasta que años después reavivaron. El mundo de los cómics es algo que he tenido abandonado en estos últimos años. El agobio de la carrera, el poco tiempo libre y el haber priorizado otras aficiones, entre otras cosas, hizo que me desenganchara un poco de esto y no le dedicara el tiempo que me hubiera gustado en otras circunstancias. Hace algunos meses me descargué de internet muchísimos cómics entre los cuales estaba este del que hoy os hablo. Pero la casualidad quiso que recientemente, haciendo unas compras en Carrefour, lo viera y ahí sí que sí, ya no podía postergarlo más. Parecía que el cómic me llamaba, que me decía: eh! aquí me tienes, léeme de una puta vez. Esta edición de PANINI Cómics incluye los cinco números en los que originalmente se componía esta obra: Wolverine: Snikt!

LAS SERIES LIMITADAS SON SIEMPRE UN CAMPO DE PRUEBAS

¿Por qué Lobezno luce así en este cómic? Sencillo, es un intento más de tantos que ha habido de querer fusionar lo mejor del manga con el cómic occidental o más concretamente, el cómic americano. Los dibujantes de cómic de todo el mundo siempre se han mirado de reojo. Aunque en Japón el Manga sea algo sagrado y por supuesto lo más demandado, eso no quita para que artistas como Masamune Shiro (Ghost in the Shell) o el mismo Tsutomu Nihei (Noise, Blame!) coqueteen con formatos que interesan al otro lado del océano. Por supuesto ocurre lo mismo al contrario. A principios de los años dos mil el mundo de los cómics no andaba muy boyante, al menos en EEUU y Europa, y había que reinventarse. Eso sí, el Manga y Anime lo estaban reventando. Los más jóvenes y más concretamente las chicas, comenzaban a enloquecer con muchas series del manga japonés. Y que las chicas se acercaran a los cómics era algo asombroso para la gente que se dedicaba a este mundillo. Siempre había sido algo asociado a los tíos y esto despertó las expectativas. Y claro está, a esos nuevos y potenciales lectores que tanto gozaban con los cómics japoneses había que apuntar. Era una razón aún más de peso para experimentar, ya saben, eso de renovarse o morir. Y ahí entran en juego las series limitadas. Si apuestas a lo grande con una serie limitada de, pongamos un ejemplo, tres números, si la cosa fracasa, los daños son menores porque no se ha invertido tanto tiempo y dinero. Por eso las series limitadas son siempre un campo de pruebas. Si gusta bien, si no, pues a otra cosa. Y así surgió…

WOLVERINE: SNIKT!

¿Qué es eso de “Snikt!”? Estamos ante una obra de autor, tanto el guión como el dibujo corre a cuenta de Tsutomu Nihei, mítico dibujante de cómics de temática Cyberpunk. Nihei es el creador de Blame!, una distópica historia en la que los humanos se enfrentan a una suerte de aliens robotizados hostiles hacia los humanos. Su nombre es una onomatopeya, ya que se refiere al “bang!” de un disparo. Nihei quiso hacer algo parecido con este cómic y “snikt!” se refiere al sonido que hacen las garras de Logan al salírseles de sus brazos. Tsutomu Nihei envuelve al icónico personaje marveliano en el ambiente en el que mejor se mueve, el Cyberpunk, de ahí que nos topemos con un Lobezno tan particular, tan oscuro, en un escenario de pura ciencia ficción donde tendrá que usar sus afiladas garras de adamantium en un futuro apocalíptico. Como ocurre en Blame!, aquí Lobezno también tendrá que hacer frente a seres mutados que utilizan su organismo para adaptar cualquier forma, incluso proveerse de cualquier arma. Estos bichos no son más que un error científico. En este futuro lejano, la idea era crear un microorganismo que descompusiera de manera natural los materiales tóxicos del planeta. Los científicos querían crear una bacteria que descompusiera esas toxinas de una forma medioambiental segura y así salvar un ecosistema progresivamente deteriorado. Como ocurre en infinidad de cómics, aquí tampoco Nihei se olvida de la critica social. En pleno año 2019 ya vemos ríos y mares de plástico, veremos qué nos deparará el futuro (por este camino, nada bueno).

Cómo acaba Logan en esta distopía futurista es algo que tendrás que descubrir por tu cuenta haciéndote con este cómic que no pararé jamás de recomendar a todo aquel fiel seguidor de las viñetas y de Lobezno. Su historia es simple, no es nada del otro mundo, no es un cómic enriquecedor en cuando a diálogos o argumento, de hecho es que posee muy pocos diálogos, pero tiene todo lo que un cómic decente necesita. Este Lobezno resulta muy llamativo y no deja indiferente. Aunque en ocasiones, por su estética, recuerda al Eduardo Manostijeras de Tim Burton, este no tiene ni una pizca de soplapollas y se las apaña mucho mejor con sus cuchillas. Este lobezno ha venido, una vez más, a salvar el puto mundo. No dejes escapar este cómic, no será el mejor que leas en tu vida, pero te hará pasar un muy buen rato. Este tomo, que como ya os he dicho contiene los cinco números en los que se dividía originalmente esta historia, está a un precio de quince euros y merece la pena.


Deadpool 2. Regresa el antihéroe con mucho más humor y verborrea. ¡La mejor versión de Masacre!

Lo que es el cine moderno y sus putos tráilers. O en ellos te cuentan todo el arco argumental de la película mostrándote además las mejores escenas de la peli o te venden la película de mala manera. En esta segunda opción pueden ocurrir otras dos cosas. Que te vendan una peli que luego no es, bien porque la peli es horrenda cuando el trailer te la pintaba como el peliculón del año o bien porque la misma no merece estar catalogada en el género en el que la presentaban, como ocurre con muchas películas de terror que luego no lo son. La segunda opción es la menos habitual: que el tráiler presente la película de turno de manera muy floja para que luego ésta te enamore de lo buena que es. Desde hace ya años le tengo tirria a ver los tráilers de las películas que me interesan (también de las que, por si acaso, no me interesan mucho). El tráiler de Deadpool 2 lo vi en el cine. Son los trailers que echan en el cine los únicos que me trago, salvo si la película me gusta mantiene en un hype bestial, como pasó con Man Of Steel (2013) y es ahí cuando cierro los ojos y me tapo los oídos. Parezco un subnormal y por eso los avances que echan en la pantalla grande los acabo viendo. Me estoy yendo un poco. El caso es que el tráiler de Masacre no me ilusionó nada, tan sólo la aparición de Cable y poco más. Ni tan si quiera me pareció divertido. No sé vosotros, pero a mí me dejó frío. Sabía que acabaría yendo al cine a verla. Masacre junto a Lobezno son los dos únicos protagonistas de Marvel que me encantan desde bien pequeño. Y así fue. La noche del pasado miércoles fui al cine a ver Deadpool 2 y con total seguridad y certeza os digo que es muchísimo mejor que su antecesora y que el tráiler que se liberó no le hace justicia. Paso a comentaros algunas cosas sin espoilear, lo prometo.

Pura comedia

Qué placer volver a escribir en Anhelarium sobre cine y más si es sobre una película tan jodidamente buena como Deadpool 2. Esta nueva entrega supera con creces la anterior. Encontramos a una película con escenas de acción más sorprendentes, algo que uno espera lógicamente en una peli de Marvel, pero con un guión que no se encuentra en las películas de la infinitamentemillonaria franquicia. El productor y guionista Rhett Reese (Crueles Intenciones, Zombieland 1 y 2, etc) se encarga de las líneas de esta película y ha hecho un trabajo inmejorable, difícil será superarlo respecto a próxima entregas. A la verborrea incorrecta, patán y ordinario que caracteriza al personaje y que quedó certificada en el debut de Masacre en la gran pantalla, hay que añadir que anda engarzada en una constantemente línea de chistes cuya capacidad de provocar risas en los espectadores aumenta de manera que hasta asombra. Hacía mucho tiempo que no me reía de esa manera en la butaca de un cine. Me refiero a esa manera de reír que contrae los abdominales y te salgan las lágrimas. Vamos, lo que viene siendo un descojone en toda regla. Jamás verás una película de superhéroes, hasta la fecha, tan graciosa como Deadpool 2. Si bien contiene una gran carga de chistes tontorrones, algo típico en las pelis de Marvel, se aleja y mucho más en esta secuela, de ese humor políticamente correcto. Pura comedia, amigos míos. Una comedia digna de La Vida de Brian  (1979).

Hiperviolenta que da gusto

Las escenas de acción de Deadpool tienen algo especial que no tienen las demás, están montadas de una manera poco común. Hasta en la manera de pegar tiros encontramos una coreografía que hace que esta película sea aún más  peculiar y valiosa. Pero la violencia. Ay la violencia…La violencia servida en Deadpool si que la hemos visto en una infinidad de películas, pero jamás la violencia se nos ha presentado en la gran pantalla tan estéticamente cuidada y mucho menos con tanta, tanta gracia. Recuerdo que al estreno de la primera película, en 2016, acudieron Sus Majestades don Felipe y doña Letizia. Leí que se partieron de la risa y la otra noche, en la sala, me acordé de ellos. Desconozco si han visto esta nueva entrega, pero sería una experiencia ver Deadpool 2 y tener al lado al Rey de España despollándose de lo lindo. Creo que la violencia que se muestra en Deadpool 2 la hace una película inclasificable. Razón de más para ir a verla. Originalidad, aire fresco, la peli rebosa de ambas cosas.

Personajes hilarantes

En esta nueva cinta, Masacre tiene que proteger a un adolescente algo complicado que lanza mucho fuego por sus manos. Su nombre es Russell (Julian Denninson). Cable, interpretado por Josh Brolin, es un soldado, mitad humano, mitad máquina, proveniente de un futuro lejano que quiere asesinar a Russell pues el adolescente imberbe será el responsable de la muerte de su familia. Ryan Reynolds se encariña de este chaval y hará lo posible para evitar que sea aniquilado. Para ello, no se le ocurre mejor manera que preparar un casting para hacer frente al cabreado Cable. El proceso de selección es de lo más chusco, los seleccionados son una majadería. Candidatos a ser superhéroes, la cuadrilla formada por Deadpool no son más que un puñado de desequilibrados con poderes casi indefinidos. Esta cuadrilla está bautizada con el nombre de X-Force, porque a Deadpool le parece machista el nombre de X-Men (guiño bestial al feminismo moderno). Y es que nuestro querido protagonista viajará hasta la Mansión X para buscar la ayuda de Coloso (Stefan Kapicic), Negasonic (Brianna Hildebrand), Domino (Zazie Beetz) y el pobre incomprendido de Dapinder (Karan Soni). Los momentos que nos dejan estos X-Force son de traca. Hubiera entrado de nuevo en la sala nada más por verlas. Aparecen, como cabe esperar en pelis de Marvel, más personajes que por razones obvias, no entraré a reseñar. En la recién estrenada Infinity Wars vemos un catalogo extengo de personajes, algo que no sucede en Deadpool 2, pero ni falta que hace. Los que salen son unos personajes que se comen la pantalla por su carisma y por estar interpretados por unos actores que parece que nacieron para estos papeles. Domino fue la que más me sorprendió. Una tipa cuyo super poder es la buena suerte. Y qué suerte haber disfrutado de ella en esta cinta.

Deadpool 2 está hecha por personas que quieren divertir y que se divierte en lo que hacen. Rodar muchas de las escenas que salen en la película, imagino, tuvo que dar para momentos gloriosos entre los actores, realizadores, y demás personal. Preparar el guión y rodar una película como Deadpool tiene que ser toda una experiencia. Ryan Reynolds está brillante. Nada que ver con aquél actor torpón que vimos en Linterna Verde. Tienes que ir a ver esta peli al cine. Recomendadísima. Por cierto, quedaos para las escenas post créditos. A veces son una caca, pero en Deadpool nunca defraudan, todo lo contrario.

 



La anti película, el anti héroe, el anti todo…DEADPOOL!!

MARVEL, a sus pies. La compañía se está poniendo las botas con esta nueva franquicia que acaba de arrancar. DC en estos últimos años ha venido pisando fuerte y a los de MARVEL no les venía suficiente con Los Vengadores y las películas de sus héroes más significativos como Iron Man, Spiderman o Capitán América. El tibio recibimiento de Ant-Man y ante los inminentes taquillazos que desde hace tiempo tiene programada la competencia (Batman v. Superman, Wonder Woman, Aquaman, La Liga de la Justicia, El Hombre Acero 2, etc,) los marvelianos se han puesto las pilas y han querido dar un golpe bien fuerte en la mesa. Y primero lo han hecho con Deadpool, porque no nos podemos olvidar de la que nos espera con Civil War. Pero de eso ya hablaremos más adelante. Porque con Deadpool, MARVEL ha roto con todos sus esquemas. Esta, no es la típica película de superhéroes. Los superhéroes en Deadpool quedan en un segundo plano. Deadpool es un anti héroe, macarra, ordinario, violento, a él la estética se la suda, y mucha más eso de los modales. Ni qué decir tiene eso de la moralidad. Exacto. Creo que al señor Wade Wilson mucho se la suda la moralidad.

Esta película es un lavadero de cara para las películas de superhéroes pero también para MARVEL. ¡No me pongan un traje verde! Los que ya la hayan visto entenderán esta frase, y los más avispados, también. Anoche salimos del cine de lo más satisfechos. Ibamos en el coche, camino a casa, y todavía nos reíamos de lo que habíamos visto en la gran pantalla. Mi amigo Alberto y yo fuimos a ver Deadpool con las expectativas muy altas, porque ayer noche la vimos a una semana de su estreno y como era de esperar, los dos, durante toda una semana, hemos oído sin parar lo bien que todos hablan de la película. Aunque las expectativas comenzaron a estar bien altas algo antes, pues la campaña de marketing que ha tenido esta primera película de Deadpool ha sido muy exitosa y divertida, creando un hype descomunal, que se suma al que ya venimos sufriendo desde hace bastante tiempo, porque recordemos que estamos a poco más dos semanas del gran estreno de Batman v. Superman. Madre mía…

MARVEL ha conseguido posicionar a uno de sus personajes más olvidados y poco conocidos (salvo para los que amamos fielmente el mundillo de los cómics) en una película que ya catalogan de Obra Maestra. Y yo, lo secundo. Jamás he visto una película de superhéroes así. Creo que hasta el mismísimo Tarantino la hubiera firmando encantado. Pero no, semejante película la firma Tim Miller, un novel director que viene de hacer cosas bastantes curiosas en el cine de animación. Y no, como digo, el personaje de Deadpool tiene poco de superhéroe pero a la película indiscutiblemente hay que meterla en esta basta antología de películas de superhéroes que cada vez cobra mayor calidad y relevancia.

Ryan Reynolds se mete en la piel de  Wade Wilson, un tipo que al verlo parece recién salido del programa Mujeres, Hombres, y viceversa, pero que con más lucidez mental que todos los que salen en esa mierda, se gana la vida como un mercenario de poca monta y que además tiene la afición de frecuentar un mal antro donde abundad tipos de su misma calaña. Es ahí donde nuestro anti héroe conocerá a su querida Vanessa (Morena Baccarin, que en esta peli no ha podido salir más guapa). Vanessa es una prostituta muy simpática con la que inicia una particular relación en la que losad os acaban perdidamente enamorados el uno del otro. Parece la vida perfecta, al menos a ojos de Wilson, hasta que al joven  Wade le diagnostican un cáncer terminal. Angustiado por ello, Wade se pone en manos de Ajaxs (Ed Skrein), que a cambio de quitarle el maldito cáncer y hacerle casi inmortal, le propone dejar de ser un mercenario de poca monta para seguir haciendo lo mismo para para gente muy importante. La cosa se tuerce un poco y el tal Ajaxs le deja tremendamente desfigurado, haciendo que su piel luzca como la de un cacahuete revenido. Así, surge nuestro querido personaje, Deadpool. Sin olvidar que por ahí pululan un par de miembros de los X-Men intentando reconducirle. Ardua tarea, sí señor.

Daredevil (2015) La justicia es ciega
Star Wars – Episodio VII
De lo mejor que ha hecho MARVEL en la actualidad
La saga más importante del cine

La sátira, la bufonería, se dan cita en esta película. Y Ryan Reynolds, un actor mediocre que ya hizo de Deadpool en X-Men orígenes: Lobezno allá por 2009 (recordemos que Deadpol es un spin-off de ésta) y que intentó dar lo mejor de sí en el fallido intento de arrancar una franquicia que fracasó casi ipso facto como fue con Linterna Verde (2011), ahora encarna a la perfección el papel de Deadpool, siendo todo lo fiel que se puede al cómic. Eso, para los que nos apasionan las grapas, lo agradecemos una barbaridad. La película ha hecho que quiera desempolvar todo lo poquito que tengo de este personaje en viñetas y por supuesto, incluir varios números de Deadpool en mi próximo y anhelado pedido de cómics. Que por cierto, tengo que añadir que quien vaya a ver esta película sin tener idea alguna sobre el personaje, que no se preocupe lo más mínimo, la película hace una introducción a su origen de manera impecable. La estructura narrativa  y los continuos flashbacks no hacen perder ritmo a la película, todo lo contrario, la carga de mayor vertiginosidad.

Lo que ha hecho Tim Miller en esta película sienta cátedra para las próximas películas de este insaciable género. Sus desternillares e hilarantes diálogos, su tremenda poca vergüenza, la ordinaria que es, lo mal hablado que es el personaje, y al mismo tiempo lo jodidamente divertida que resulta esta peli, hacen que este Deadpool merezca mucho la pena verla en el cine. Se disfruta como muy pocas. Porque la cara que se te queda al terminar esta cinta pocas películas lo consiguen.

¡Tremenda!



Daredevil [2015] La justicia es ciega

daredevil-01

No soy de MARVEL, prefiero millones de veces el Universo DC. Pero no soy de esos frikis que entran en discusiones absurdas y se dedican a echar bilis mental sin sentido. Detesto este tipo de fanatismos absurdos provocándome bastante vergüenza ajena muchos de los comentarios que leo cuando se tratan estos temas. Tan sólo, y sin desvalorar a nada ni a nadie, prefiero DC por la autenticidad de sus personajes, personajes de mayor calado en mi modesta opinión. Porque a pesar de que MARVEL ofrece una amalgama superior de superhéroes y superheroinas, siendo sin duda alguna la editorial que más personajes ha aportado al mundo de los cómics, su infinidad de personajes no llegan a transmitirme a penas ningún tipo de interés salvo unos pocos, concretamente dos, Lobezno y Daredevil.

Lo mejor que ha lanzado MARVEL en la actualidad

Hacía mucho tiempo que no publicaba una entrada donde dejara correr mi lado más friki y creo que tras haberme quedado totalmente prendado con la serie de Daredevil, no hay mejor momento para hacerlo. He disfrutado muchísimo de todos y cada uno de los episodios que componen la que por ahora es la única temporada de las serie, protagonizada por Charlie Cox (La Teoría del Todo, Encontrarás Dragones) y dirigida por Drew Goddard (La Cabaña en el bosque). Todo el mundo me la recomendaba, y si así era, pensaba yo, es que no sería una serie al estilo Flash o Green Arrow (lo siento, no puedo con ellas, y me temo que Supergirl va a ir por los mismos derroteros). Todo lo contrario. Por eso deseaba deshacerme ya de los exámenes finales y meterme de lleno con esta serie.

¡Es que ni Los Vengadores! Que me perdonen los acérrimos de MARVEL, pero no ha habido nada que hayan hecho tanto en cine o televisión que me haya dejado mínimamente hechizado como esta serie. Esperando a que hagan algo parecido, ya sea en cine o televisión, con Logan (nuestro venerado Wolverine, cuya última película -Lobezno: Inmortal- es para olvidar), con Daredevil nos topamos con una serie con alta dosis de realismo y crueldad. Donde se lleva al personaje más allá, envuelto en un formato más para un público adulto, que incluso muestra por momentos un lado gore.

La readaptación que se esperaba de Daredevil y la serie que MARVEL necesitaba

Y digo readaptación porque no se podía haber hecho nada peor que aquél Daredevil de Ben Affleck allá por 2003. Ni recuerdo cual fue el director de esa película ni me molestaré en buscarlo, porque evito acordarme de esa porquería, quizás la peor película que se haya hecho sobre superhéroes sin olvidarnos por supuesto de la Catwoman de Halle Berry. Así, la readaptación, digo, era y ha sido necesaria, porque junto al mencionado Lobezno, Daredevil es de los poquísimos personajes marvelianos que considero, tienen una historia atrayente, además de una autenticidad incomparable.

Ah, y sí. MARVEL necesitaba algo así. No quiero entrar en la dialéctica de compararlo con DC. Pero éstos han sabido dar esa giro de tuerca, tomar ese otro camino para ofrecer algo más de esos personajes que todos conocemos. Y no me refiero exactamente a ese halo oscuro y serio con el que han impregnado hasta al mismísimo y querido Superman. Sino de ahondar en la legitimidad del personaje. Nada de saltos, postureos y frases con chispa en momentos de infantil heroicidad. MARVEL durante mucho tiempo (y lo sigue haciendo) ha rayado lo infantilesco y en mi opinión, ahora han dado en el clavo. Ofrecen algo que cala y no roza lo típico, tópico e insulso.

La justicia es ciega

Y a veces ni es justicia. Pero tampoco los villanos van siempre con ridículos disfraces. Por eso en esta nueva versión de Daredevil, vemos como los villanos son los políticos corruptos vestidos de traje de chaqueta o violentos y mafiosos rusos con sus sucios negocios de trata de blancas y tráficos de drogas. Como dije anteriormente, la serie tiene una alta dosis de realismo y no sólo en esto se escenifica, sino también en esos momentos de acción que tanto uno ansía ver en este tipo de producciones. Las peleas tienen una gran coreografía, una bastante creíble que poco tiene que ver con las que vemos en otras series del género, donde abusan de planos cortos, movimientos lentos que poco dejan ver de una pelea entre un héroe y un villano.

Pero no queda ahí. Son sus escenarios, su ambientación, su banda sonora y sobre todo su trama, lo que hacen que esta serie no resulte una serie más de superhéroes. Y la fórmula para dar con ello no ha sido más que mezclar un género cinematográfico con otro. Combinar lo mejor del thriller policiaco con el atractivo de un héroe enmascarado.

Tampoco puedo olvidarme de los flashbacks que nutren la historia de esta serie. Con ellos vemos al personaje en dos etapas de su vida: la de aquél niño ciego que cuidaba de su padre, un fracasado y arruinado boxeador, y la del abogado que es hoy y que se toma la justicia por su mano cuando cae la noche.

La resurección del personaje

Directores como Joel Schumacher, con su esperpéntico Batman & Robin, o como el que hizo el Daredevil de Affleck (que no, que todavía me niego a recordar su nombre). Enterraron a ambos personajes y con ellos su franquicia. Sus descalabros en taquilla y la malísima crítica que cosecharon, provocaron que hasta Hollywood perdiera el interés por hacer películas sobre superhéroes. El género estaba manido. Si bien con el Spiderman de Sam Raimi la cosa pintaba de otro color, no fue hasta el Batman de Christopher Nolan cuando el mundo de los héroes de cómics cobraba una mayor índole.

Fruto de ese cambio de nivel, de esa nueva forma de presentarnos a estos personajes de cómics, vemos a superhéroes como este Daredevil, que no es uno de esos que ni se despeina cuando pelea, sino uno que se ensucia y sangra cuando quiere impartir justicia.


Wolverine. El fin

Tras la decepcionante película de Lobezno: Inmortal, estrenada este verano hace apenas un par de semanas, no me queda otra que refugiarme en los cómics de Marvel para poder gozar en su totalidad de uno de mis personajes favoritos: Wolverine. Junto con Superman y Batman, Lobezno es para mí de los más espectaculares personajes de cómic.

En los cómics verás a un lobezno totalmente diferente al que te pintan en las películas, sobre todo en esta última. Lobezno es rudo, sangriento, un hombre atormentado por todo lo vivido en su pasado. Un pasado muy mal aprovechado en la película de James Mangold, porque en ella vemos como de injusto se le ha tratado al personaje. Porque han cogido un argumento pobre, poco emocionante, los personajes secundarios como Víbora son de lo más insulsos y lo peor de todo, el Lobezno que vemos encarnado por Hughe Jackman es de lo más descafeinado del mundo, ya que poco o nada tiene que ver con el verdadero Logan de los cómics. En la película vemos a un Lobezno al que lo vapulean todos, falto de carisma, de fuerza y lo de siempre, un personaje blando. No han sabido ni tan siquiera aprovechar al buen actor que tienen su disposición. Al menos el Lobezno de Hughe  Jackman de las primeras películas de X-Men o incluso el de Lobezno Orígenes, estaba mucho mejor que este último. Es una pena, porque este actor tiene talento de sobra para trasladar a la pantalla grande al mejor Wolverine de todos los tiempos. Pero no, no es así. Sólo espero y deseo que, como hicieron con el Spiderman de Toby McGuire, reinicien de nuevo la franquicia, con este u otro actor, y que el próximo director le dé al personaje el trato que se merece. Qué pena que Christopher Nolan (director de la trilogía El Caballero Oscuro) no se encargue de todos los personajes comiqueros, porque de ser así, fliparíamos en colores. Imaginaos una película de Lobezno recibiendo el mismo trato que el Batman de Christian Bale. Pero Marvel es así, y sus adaptaciones a la gran pantalla siempre tendrán ese toque infantil, supongo que pare poder vender muchos juguetes por navidad del personaje de turno.

Pero este iba a ser una entrada relacionada con este gran cómic, Wolverine. El fin. Así que me centro ahora en esta buena historia de Logan llevada a cabo por Paul Jenkins, Claudio Castellini y Paul Mounts, estos últimos dibujando de manera magistral a Lobezno en este cómic.

Los que conocemos bien a Logan, sabemos que es un pobre hombre encerrado en el cuerpo de un monstruo constantemente sediento de venganza, lleno de ira. Quizás Lobezno sea el personaje de cómic más atormentado, quizás su historia sea la más dramática junto con otros como The Punisher. La historia de ambos está marcada por la tragedia y el dolor. Y de nuevo, una vez más, es lo que se plasma en este comic de Wolverine. Vemos en este caso a un viejo Logan, que cuenta ya con más de 200 años de edad,  combatiendo a sus fantasmas, esos que lo atormentan a cada momento. De nuevo, el que fuera una vez un inocente niño, de nombre James Howlett, se embarcará en un viaje intrapersonal, y con sus garras revolverá entre los oscuros y dolorosos rincones de su pasado para dar respuestas a todas esa preguntas que lo martirizan.

Si su historia ya es de por si siempre conmovedora y sorprendente, si le añadimos el excelente trabajo que Castellini y Mounts han hecho, obtenemos una obra sensacional. Llevo más de una década leyendo a Lobezno y quizá sea por eso que lo que más me ha sorprendido de este cómic sea precisamente su dibujo y su color. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con el dibujo de un cómic. En este, te aseguro que te quedarás más de un minuto mirando fijamente muchos de los dibujos que en él se encuentran. Personalmente me ha encantado cómo han dibujado a Logan en este trabajo y es lo que más he valorado cuando al final de la lectura he analizado la obra.

Lobezno se verá atraído hasta Japón, donde conocerá a su hermano mayor, John Howlett, quien le ofrece respuesta a todas sus preguntas y además afirma poder ofrecerle todas las claves para que Logan pueda hacer frente a su futuro. Pero en absoluto será así de simple. Su hermano tiene oscuros planes y quiere que Logan forme parte de ellos.