Entradas etiquetadas como “Iker Casillas

GRACIAS, LEYENDA

iker-casillas-wallpaper-001Hoy se ha despedido el que es hasta la fecha el mejor portero de la historia de este deporte. Iker Casillas, tras 25 años en el Real Madrid, se despide entre lágrimas y solo. Ha sido una despedida fría, en la que ha salido a rueda de prensa completamente solo y sin conceder preguntas a los periodistas. No es la primera leyenda de la Casa Blanca que se marcha de esta manera. Pero no culpo de esto al Club, ni tampoco a Iker, pues la culpa la han tenido ambos y quién sabe cuál de las dos partes la ha tenido más. En mi humilde opinión, Iker Casillas debió de haberse ido del Madrid la pasada campaña, cuando levantó la ansiada Décima Copa de Europa. Estos años no han sido nada fáciles para el guardameta blanco, sobre todo esta última temporada, donde cada vez que salía al Bernabéu, éste se enfrentaba a un plebiscito continuo, que si ahora pitos, que si ahora aplausos, que si ahora más pitos que aplausos…Así no se puede tratar a un futbolista que lo ha dado todo por el Real Madrid. Desde aquella lesión de Iker por culpa del mal despeje de Arbeloa en un partido de Copa del Rey contra el Valencia de hace ya tres años, su trayectoria cambió radicalmente, cuesta abajo y sin frenos. Pasó con Mou más tiempo en el banquillo que en el terreno de juego y aunque con Ancelotti parecía que su suerte cambiaba de nuevo y esta vez para mejor, lo cierto es que ya no volvimos a ver al portero que fue.

Estos dos últimos años Iker ha bajado mucho su nivel aun teniendo el apoyo incondicional del técnico italiano. Concretamente, esta última temporada había veces en las que el Madrid parecía jugar sin portero. Y ni qué decir tiene la su actuación en el Mundial de Brasil del pasado verano. Y es ahí donde considero que Iker se ha comportado un poco testarudo. Hay que saber decir basta, uno mejor que nadie sabe calibrarse y saber cuándo ha llegado a su límite. Por eso reparo en que la ocasión de retirarse por todo lo alto fue ahora hace más de un año, cuando volvió a triunfar en Lisboa ante la mirada de millones de personas. La presión mediática ha podido con él, pero sobre todo la insistente presión que ha ejercido el Bernabéu en cada partido. Yo soy de los que están a favor de que la afición pite puntualmente a alguno de sus jugadores. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que es la manera en la que la afición puede comunicarse con los futbolistas. Nadie puede llamar por teléfono o enviar un mail a los jugadores mostrándoles su punto de vista. Si un futbolista está haciendo malos partidos y de manera reiterada, no veo con malos ojos que la afición le dé un toque de atención. Esto ha pasado en todos los estadios, y el Bernabéu ha llegado a pitar a leyendas de la talla de Zidane. Por supuesto siempre que no se llegue al abucheo injusto, a los insultos. Soy el primero en condenar la manera en que se ha llegado a vilipendiar a esta figura legendaria del Madrid como es Iker Casillas.

No seré un hipócrita, yo no me pongo ninguna careta. Y hoy, en el día de su despedida, no voy a hacer como si nada y me voy a mostrar compungido. No soy de los que tira la piedra y esconde la mano. Yo he sido muy crítico con Casillas sin llegar por supuesto a faltarle al respeto como muchos se han hartado en las redes sociales. No. Yo me siento orgulloso y muy agradecido de este portero, el mejor que ha tenido el Real Madrid y la Selección Española. Pero hay cosas que no me han gustado de él. A su falta de autocrítica (pues incluso al final de algunos partidos, consciente o inconscientemente le ha llegado a echar la culpa a algunos compañeros de errores que sólo él ha propiciado bajo palos), y su cerrazón en no aceptar que ya no está al nivel de otros años, permítanme que le sume que a mi juicio, no ha sido el capitán que el Madrid necesita. Salvo en momentos puntuales como en la temporada 2011, donde se vio a un Iker enojado y que daba la cara cuando los árbitros parecían fallar sólo a favor del F.C.Barcelona en los clásicos, por lo general y sobre todo en estos últimos años, se ha visto a un Iker poco comunicativo, manteniéndose en un segundo plano, dejando todo el peso de la capitanía en Sergio Ramos, que para mí, sí ha sido junto con Pepe, los verdaderos capitanes de este equipo.

“Donde vaya, seguiré gritando ¡Hala Madrid!” – Iker Casillas

Real goalkeeper Iker Casillas, centre, lifts the Champion League trophy, as he and teammates, celebrate winning the Champion League title, against Atletico Madrid, in Lisbon, Portugal, Saturday, May 24, 2014.  (AP Photo/Andres Kudacki)

Pero quedémonos con lo que realmente importa. Y lo que importa realmente es que este señor ha protagonizado grandes gestas con nuestro querido Real Madrid. Su curriculum es impresionante. Desde que Iker debutara con el primer equipo el 12 de septiembre de 1999 en el estadio San Mamés, este portero ha ganado 19 títulos: 3 Champions League, 1 Mundial de Clubes, 2 Intercontinentales, 2 Supercopas de Europa, 5 Ligas, 2 Copas del Rey y 4 Supercopas de España. Sin olvidar las dos Eurocopas y el Mundial ganados con la Selección Nacional. A título individual, Iker ha sido incluido en 5 ocasiones en el Once Mundial FIFA FIFPro y elegido 5 veces mejor portero del mundo por la IFFHS, y en este, su palmarés individual, también figuran 1 Trofeo Bravo y 1 Trofeo Zamora. Además, su trayectoria deportiva ha sido reconocida con el Premio Príncipe de Asturias, la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo y la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid.

Nunca nos olvidaremos de El Santo. Aquél que lograba realizar paradas imposibles. Paradas como la que le hiciera a Robben en la final del Mundial de Sudáfrica. Paradas que tantas y tantas glorias ha dejado para la memoria del amante de este deporte y sobre todo en la del fiel madridista. Ahora, Iker, comienzas una nueva andadura en el Porto, un equipo que ha ganado más de veinte Ligas y dos Copas de Europa. El mejor equipo de Portugal. Volverás a estar en Champions la campaña próxima y seguirás demostrando ser un grandísimo portero en un equipo que no sufre la presión y el nivel de exigencia que impone el Real Madrid. No es fácil llevar el escudo blanco en el pecho y lucirlo como lo has lucido tú, no es fácil estar a la altura del equipo más laureado del deporte y darle todo lo que le has dado tú. Has dedicado toda tu vida a este Club y nadie nunca te olvidará.

Gracias, leyenda. ¡HALA MADRID SIEMPRE!



¡BALE POR UNA COPA! ¡El Real Madrid, vuelve a ganarle al Barça otra final!

SatelliteOtra noche para la historia, amigos míos. Una historia que comenzó a escribirse gracias a un espléndido y portentoso gol, un gol sólo al alcance de unos pocos. Gareth Bale, el fichaje estrella del Madrid del pasado verano, un fichaje que la mayoría de anti madridistas cuestionaron, aun habiendo el galés sido nombrado en dos ocasiones mejor jugador de la Premier League y dejando con su ex equipo, el Tottenham Hotspur, innumerables asistencias y espectaculares goles, consiguió la victoria para el Real Madrid de una manera que jamás se olvidará: fabricándose un gol él solito, galopando casi sesenta metros desde su campo, superando a los centrales del Barça y llegando a la portería contraria, donde haría un cara a cara con Pinto, colándole el balón entre las piernas, consiguiendo así una proeza, una extraordinaria proeza que daba a los blancos la ansiada y esperada victoria.

Gareth Bale, debido a lo engorroso de su fichaje, no tuvo pretemporada. Desde que dio comienzo la Liga, además, Bale sufrió algunos percances físicos donde se llegó a hablar hasta de una hernia. ¡Bendita hernia! Por esos días, todos elogiaban a Neymar, el fichaje estrella del Barça, el jugador que Sandro Rosell se empeñó en llevarse a toda costa para Barcelona, queriendo arrebatárselo a Florentino Pérez, el cuál se retiró de la puja por el brasileño al considerar la cifra que se pedía por él demasiada alta (en entrevistas posteriores, el presidente del Madrid afirmó que a la entidad blanca, el fichaje de Neymar, le salía por casi 170 millones de euros, una cifra escandalosa para un jugador que sólo conocía la liga brasileña) Y es que para la directiva del Barça y la mayoría de los culés, era todo un éxito arrebatarle este fichaje al Real Madrid. ¡Y qué caro les ha salido a los culés este fichaje, amigos! Sin saber aún cuánto ha costado, su contratación por el F.C. Barcelona ha provocado la dimisión de su presidente por los problemas con Hacienda (igual que la familia Messi con anterioridad), haciendo que el club catalán soltara a Hacienda Pública más de 19 millones de euros y dejando una imagen lamentable del club en todo el mundo. Si tan inocente se es, ni se dimite ni se pagan multas…

El Barça y el entorno culé se empeñaban durante una y otra vez en hacer ver que Neymar era mejor que Bale, y que éste, el galés, no era más que otro pufo. Que sólo habían fichado a un jugador lesionado. Parece que los números de Bale en Inglaterra no les convencían. Ciegos por el fanatismo, durante esta temporada que a punto está de acabar (y a saber quién se la lleva, que ese es otro tema, jamás se ha visto una Liga tan reñida), han ensalzado a Neymar tanto que lo han puesto a la altura del mismísimo Lionel Messi o Cristiano Ronaldo, cuando el brasileño, a pesar de poseer bastante calidad, proviene de una liga mediocre y no había jugado antes de estar en el Barça contra equipos de máximo nivel. Y es que ya se sabe, la liga brasileña está llena de posibles promesas, de futbolistas que no dan la talla para cruzar el charco, o de esos futbolistas que ya no pueden dar más de sí en Europa y regresan allá. Y así, a media que avanzaba la Liga, y hasta la fecha, habiendo Gareth Bale jugado la mitad de partidos de Neymar, ya supera el galés al brasileño con el doble de goles y asistencias, añadiendo claro está, además, su inolvidable actuación de anoche.

Mientras unos pitan nuestro himno y muestran banderas independentistas, otros portan la bandera de España y la de Andalucía en la celebración

Mientras unos pitan nuestro himno y muestran banderas independentistas, otros portan la bandera de España y la de Andalucía en la celebración

Anoche, Gareth Bale calló muchas bocas, muchísimas bocas, y dejó claro, una vez más, que él sí que está entre los tres mejores futbolistas del mundo. Y esto sólo acaba de empezar, amigos, porque seguramente, y como ya pasó con Luka Modrić (también ex de los Spurs), Bale despliegue toda su magia en la próxima temporada, cuando ya esté perfectamente integrado. ¡Quién diría que no lo está, viéndole jugar!

La Final pintaba desde un principio algo insólita. Sin Cristiano Ronaldo en el terreno de juego, y sin los principales centrales del Barça. A priori, los dos equipos andaban bastante cojos. Pero los culés seguían teniendo a Lionel Messi, un jugador que siempre puede crear peligros, aunque debería hablar en pasado. Porque, y esto lo reconoce hasta el propio entorno barcelonista, Messi anda borrado de los partidos desde hace ya tiempo. A Messi sólo se le ve pasear por el campo, haciendo senderismo, sin pelear un solo balón. Que Messi ha perdido la ilusión de seguir triunfando con el Barça es algo evidente, como evidente es y también que éste sólo piensa en el Mundial de fútbol y en coronarse con su selección como ya lo hiciera Maradona. Pero eso ya es otra historia, y aquí no voy a darle más palos de los que ya le están cayendo desde Cataluña o Argentina. Parece que se han olvidado de todas las alegrías y proezas que el argentino les ha brindado. Hipocresía.

La lata la abrió Di Maria, con un golazo. La delantera del Madrid es la más peligrosa del mundo. Para esta ocasión no estaba Ronaldo, pero Di María hizo de él, y el Madrid volvió a lucir dos cañones por banda. Gareth tuvo varias ocasiones desde el comienzo. El Barça apenas llegaba al campo del Madrid, no presentaba ocasiones de gol, y el Real Madrid desperdiciaba varias. Al gol de Di María, ya en la segunda mitad, contestó Bartra, una gran perla de la cantera blaugrana, que con un magistral cabezazo puso el empate. Ahí los nervios estaban ya a flor de piel, aún más si cabe. Con ese empate, y a punto de llegar al minuto noventa, el partido era de infarto. Pero el Madrid seguía teniendo más ocasiones de gol, presentaba mayor intensidad, mayor potencia. Tenía controlado el partido.

Ver a Pepe y Cristiano con banderas de España en la celebración de anoche y ver que hay jugadores de nuestra selección que ni se atreven a cogerlas y reniegan de ellas...

Ver a Pepe y Cristiano con banderas de España en la celebración de anoche y ver que hay jugadores de nuestra selección que ni se atreven a cogerlas y reniegan de ellas…

Así fue, amigos míos, como en el minuto 84, Gareth Bale, el expreso de Cardiff, como aun le siguen llamando en Inglaterra, deleitó a los más de 350 millones de espectadores que anoche veían expectantes tal evento deportivo. Gareth Bale marcó ayer su gol número 20 y demostró el porqué de su fichaje, y que da igual que fuera por 90 o por 110 millones, pero que su fichaje ya estaba más que amortizado. Porque todos nos llevamos las manos a la cabeza, hasta los del bando culé. Nadie en ese preciso momento se esperaba algo así. No es de extrañar que el gol del galés esté dando a vuelta al mundo. ¡Precisamente para esto se le había fichado! Desde bien pequeño, Gareth soñaba con jugar y triunfar en el Real Madrid. Anoche se hizo realidad su sueño. ¡Ya ha hecho historia!

Todo el mundo era testigo de una jugada histórica. Incrédulos los culés y pletóricos y emocionados los blancos, el gol de Gareth Bale ponía a todos boquiabiertos, con la piel de gallina. Bale acababa de protagonizar una de las jugadas más impactantes de los últimos años. Una carrera memorable, hasta por fuera del campo, dejando a Bartra atrás, atropellado por la brutal galopada del galés, con una brillante ejecución y un gol histórico que lanzaba a mi queridísimo Real Madrid, de nuevo, al éxito, a la conquista de otro título. ¡Disfrutar de esta perfección! Decir fascinante, es poco.

 

Me permito poner aquí uno de los tantos y buenísimos comentarios de Internet que leí acerca de este gol. Desconozco el autor del mismo, así que espero me permita ponerlo: Mi TV no tiene 3D pero juro que Gareth Bale se ha salido de la pantalla, ha corrido por mi salón, ha entrado de nuevo.

No puedo terminar esta entrada sin hablar de Casillas. Su ángel de la guarda evitó un gol de Neymar que podría haber provocado la prórroga. Casillas, campeón de campeones. Capitán de capitanes. Las primeras palabras que le escucho al celebrarlo son para acordarse de Jesé. El primer abrazo, con Diego López. Que digan lo que quieran pero este tío es una leyenda.

¡ETERNO CAPITÁN!

¡ETERNO CAPITÁN!

¡QUÉ NOCHE, AMIGOS MÍOS! ¡HALA MADRID SIEMPRE!