Entradas etiquetadas como “The Cranberries

Concierto de The Cranberries en el Palacio Vistalegre, Madrid

¡TODO UN SUEÑO HECHO REALIDAD! Anoche asistimos al mayor concierto de nuestras vidas, y no me refiero al mayor concierto porque fuese el más espectacular ni el más multitudinario, sino por todo lo que significó para nosotros, el concierto que llevábamos esperando durante años, el concierto del grupo que nos ha marcado desde bien pequeños, el grupo de nuestra infancia, el grupo que ha puesto banda sonora a nuestra vida. En primera fila, los estábamos viendo, vivíamos su música embriagados de nostalgia al recordar bellos momentos pasados y orgullosos y felices de que formara igualmente parte de nuestro presente. Cada canción que sonaba, sobre todo si eran temas clásicos de la banda como Linger, Dreams, I Still Do, Empty, Twenty One, Salvation o la archiconocida Zombie, mi hermana Desirée y yo nos mirábamos a los ojos y reíamos, nos abrazamos, llorábamos y seguíamos riendo, dando saltos sin parar de cantar y cantar, aunque no tan bien como cantó anoche nuestra querida Dolores O’Riordan.

¡Espectacular DOLORES! Se presentó ante las miles de personas que llenaban entusiasmadas el Palacio Vistalegre con una sincera y bonita sonrisa, con un elegante vestido y un nuevo peinado, teñida de rubia en esta ocasión, como lucía años atrás.  Los años no parecen pasar por ella, la misma vitalidad encima de las tablas, encandilando al público con su voz y su particular manera de bailar y moverse por el escenario. No podía sentirme más agradecido, con lo que ha significado esta mujer para nosotros, allí estábamos, viéndola tan cerca y tan exuberante, así que cada vez que Dolores se acercaba hacia donde estábamos, siempre le mandaba besos, y en una de esas ocasiones, ella me miró y me sonrió. Yo, como os podéis imaginar, ¡estallé de la locura!

La banda sonó aplastante, fueron una auténtica apisonadora, ¡Rock en toda su esencia! He tenido el placer de asistir a números conciertos del Rock más duro y anoche The Cranberries no se quedaron atrás,  su Rock fue demasiado contundente, tanto, que sorprendió a muchos de los fans que estábamos allí presentes. Sabemos de sobra que tienen entre su discografía temas bastante duros como Promises, pero es que hasta en los temas más suaves los irlandeses no perdieron fuerza, quisieron dejar constancia de sus ganas por volver a los escenarios y de su infinito amor por la música que hacen. Jamás imaginé ver a unos Cranberries tan entregados, no dejaron de sorprender en cada momento. Un buen ejemplo fue Waltzing Back, una canción que gana por enteros en directo, sonando mucho más suave en el disco de estudio y quedando más impetuosa en su interpretación en vivo.

¡Noel Hogan es mi nuevo guitar hero! El co-escritor y principal guitarrista de la banda estuvo espectacular, incitando a todos allí presentes a hacer headbanging sin parar, y no es de extrañar que tenga este dolor de cuello, no podía creer que muchos de los que estuvimos anoche en primera fila pareciera que estuviésemos en un concierto de Judas Priest. Noel, junto al baterista Fergal Lawler, hicieron que la banda no dejara ni un instante de ser energizante.

Hemos crecido escuchando la música de este sensacional grupo. Escuchar su música es sentir mi vida, añorar aquellas mañanas de verano de los primeros años de los 90, en las que mi hermana me despertaba siempre con canciones tan inolvidables como Dreams o Linger. No podía tener un despertar más placentero y sentido. Anoche, los dos abrazados, pasábamos de escuchar a los Cranberries en el jardín de nuestra casa, o en la piscina, mientras jugábamos como niños que éramos, a verlos de cerca y sentir su música como nunca.

Gracias por tantos años de buena música, gracias por esta noche tan bonita e inolvidable, y gracias por esa mirada y esa sonrisa.

¡Larga vida a The Cranberries!


The Cranberries – La música de mi infancia

The Cranberries

The Cranberries

A menudo, todos recordamos nuestra infancia, esos años pasados que nunca volverán, esos años en dónde éramos felíces de verdad. Algunos recordamos esos años casi a diario porque somos unos nostálgicos patológicos y nos rodean cosas que nos hace recordar esos años, cosas cómo, por ejemplo, un olor, un paisaje, un entorno, una película, un grupo de música, etc.

The Cranberries es de esas cosas que me sumergen en lo más profundo de mis recuerdos , en esos recuerdos que más bien parecen fotogramas que andan extraviados en mi cerebro, pequeños trozos de imagen que reflejan una vida pasada y que me provocan un nudo en la garganta y un sentimiento raro, mezcla de alegría y tristeza.

Mis hermanas escuchaban este grupo irlandés a diario, como si no existiera otro, como si la música fuese invención de los arándanos.

Yo era el pequeño de la familia, y era como una esponja, todo lo absorbía, las películas que veían, la música que escuchaban, las chuches que comían, todo. Menos mal que era la década de los noventa, si fuese ésta década, me hubiese tocado tragarme la mierda de música y series que hay hoy día. Pero los noventa, es la mejor década que ha conocido la juventud.

Todas las canciónes de este grupo, todas, las he escuchado. Son mis hermanas las que poseen toda su discografía. Pero hace unos días, mientras estaba de compras, me pille un recopilatorio, ‘The Cranberries STARS The Best Of 1992-2002’. Y aquí estoy amigos, escribiendo estas líneas, con un nudo en la garganta…

Un abrazo.