Literatura

American Gods, de Neil Gaiman

Neil Gaiman es uno de mis autores de cómics favoritos, pero también es uno de mis autores literarios favoritos. Me embarqué en su mundo de fantasía hace ya algunos años con su Obra Maestra, The Sandman, uno de los cómics de culto más importantes y venerados. Tengo pendiente hablar de ese cómic en Anhelarium, pero es de tantas cosas de las que quiero hablar que en ocasiones me siento algo desbordado. Pero pronto llegará el día en que Sadman tenga su sentido homenaje en esta página. Como decía, Neil Gaiman también es uno de mis literatos favorito. De hecho es, junto a Patrick Rothfuss, mi escritor favorito. Y no es solamente por la manera de narrar que estos dos autores me tienen tan embelesado con sus obras, es por cómo muestran lo que quieren mostrar. Explicarlo no es tarea fácil. Pero si tengo que definirlo en una frase, Neil Gaiman y Patrick Rothfuss no exponen algo, sino que te lo muestran. No te describen una tarta de queso, te la hacen probar. La saboreas. Y te das cuenta de que es la tarta de queso más deliciosa que puedes degustar. La manera que tienen de relatar está desbordada de matices, es delicada, muy astuta, y por supuesto, la palabra original se les queda bien pequeña. Hay personas que nacieron para contar historias. Hay escritores que nacieron para ser escritores. Es el caso de estos dos grandes del la literatura moderna. Si no los conoces, ya estás tardando.

Pero vamos a lo que vamos. American Gods es uno de los libros para adultos más reputados de Neil Gaiman. Este autor británico es de lo más polifacético. De ser autor de cómics a dirigir episodios de Dr.Who?, a pintar cuadros y a escribir libros, guiones, y cuentos para niños. Su novela para adultos, American Gods, fue publicada en 2001 y fue galardonada al año siguiente con el Premio Hugo, el premio Premio Nébula, el Premio Locus y el Bram Stoker, todos a la mejor novela.  Casi nada. También fue nominado al Premio BSFA (en inglés British Science Fiction Asociación).

American Gods narra la historia de Sombra, que justo al salir de la cárcel, conoce casi por casualidad al Señor Wednesday. Un tipo extraño al que se encuentra poro todos lados y que le acaba proponiendo a nuestro protagonista que trabaje para él, que sea su guardaespaldas, su chico de los recados. Sombra, que no tiene nada ni a dónde ir, aceptara y viajará a lo largo y ancho de todo Estados Unidos con este tipo que se hace llamar Sr. Wednesday. Estamos ante un roadbook en el que acompañaremos al protagonista y su extraño nuevo jefe a conocer varios sitios de Norteamérica que como bien indica el autor, existen de verdad, como Rock City. Lugares que el lector puede realmente visitar si decide viajar hasta USA. En su viaje, Sombra conocerá a gente más extraña aún que le irá presentando el Sr.Wednesday, personas que guardan algo en común y que ocultan mucho más aún. Y es que Sombra, que vio cómo al salir de la cárcel se derrumbaban todos sus planes, se ve envuelto en una guerra de dioses. Sí, Sombra se ve sin comerlo ni beberlo, en mitad de un campo de batalla entre los antiguos dioses y los nuevos. Los antiguos dioses se ven desprotegidos, olvidados por aquellos que los crearon, no tienen la fuerza de antaño, la gente ya no cree en ellos y ahora por si fuera poco, se ven amenazados por los nuevos dioses, esos que rebosan de tecnología y 2.0.

La obra está cargada de personajes que rebotan entre el folklore americano y mitología escandinava, todo ello avezado por una rica y esculpida fantasía que sólo puede tener forma si son lo dedos de Gaiman los es se mueven. Algunos de los personajes que vemos en American Gods provienen de otra obras del autor. Como el viejo Nancy, personaje de otra de sus obras literarias, Los Hijos de Anansi, libro que actualmente estoy disfrutando. O como es también el caso de la niña mendiga que describe y su perro, que son Delirio y Barnabás, personajes de The Sandman. Gaiman pretende introducirte siempre en su particular mundo de fantasía, y siempre lo consigue.

Sin pretender desvelar más de la obra, pues mi intención siempre que reseño un libro es presentarlo como merece y dar mi opinión sobre él de manera que sea suficiente para que tú, querido lector, quieras tenerlo entre tus manos, tengo que decir lo mucho que me ha gustado la manera en que Gaiman consiguió tejer la relación que nuestro protagonista, Sombra, tiene con cada uno de los  dioses que conoce a lo largo de su viaje. Cómo éstos dialogan con él y cómo Sombra, siempre con algo de perplejidad, reacciona y conversa con ellos intentando siempre mantener la cordura. La última edición de American Gods incluye un pasaje hasta ahora excluido por el autor. Se trata de una pequeña conversación entre Sombra y Jesucristo. Si bien esperaba mucho más de esa escena eliminada, igualmente no deja de ser curiosa. Pero lo que sí que no esperaba, es que este libro fuera tan bueno, entretenido y más adictivo por cada página que pasas. Recomendadísimo.


Bosque Mitago, de Robert Holdstock 

Aviso a navegantes de que este libro es algo complejo, nada fácil de entender y que puede llegar a defraudar si lo que buscas es la típica historia de fantasía épica. Llegué a este libro por estar considerado una joya del género, una rareza de la literatura fantástica que todo fiel amante de este tipo de lectura debe disfrutar. El escritor inglés Robert Holdstock comenzó esta aventura en forma de relato, pero gracias a la expectación que levantó, decidió presentarla como novela en 1984, ganando un año después el Premio Mundial de Fantasía a la mejor novela. Antes de comenzar su lectura busqué información sobre su autor y me entristeció saber que falleció en 2009 a la edad de 61 años. Y más me entristeció saber que de la gran cantidad de obras publicadas por este escritor londinense, pocas podemos encontrar traducidas al español a pesar de que muchas de ellas fueron galardonadas como mejor novela de Ciencia Ficción y Fantasía. Esto, sumado a lo mucho que me ha gustado este Mythago Woods, convierte a este autor y sus obras en toda una mina de la literatura más underground. Sumergida la obra en una atmósfera al más puro estilo Lovecraft, en Bosque Mitago nos encontramos con una aventura que no solamente va más allá de la literatura fantástica partiendo con todos sus repetitivo esquemas, sino que nos adentra en los rincones más oscuros e inaccesibles de nuestra mente.

Steve Huxley ha pasado mucho tiempo fuera de casa, ha batallado en la Segunda Guerra Mundial y tras pasar un largo tiempo en Francia decide regresar a su vieja Inglaterra. Steve vuelve a casa, una casa que nos describe a la perfección su autor, de esas cobijadas en densos campos donde abunda el verde y la humedad, el bucólico paisaje inglés. Al llegar, vuelve a sentir esa mística presencia del bosque Ryhope, en su Refugio del Bosque, como así llaman a su propiedad, en la ciudad inglesa de Herefordshire. Su padre, George Huxley, falleció pocos años antes y ahora en su casa sólo está su hermano menor Christian, al que sorprendido, encuentra demacrado y viejo. Steve no tarda en darse cuenta que su hermano Christian sufre la misma desesperación que llevó a su padre a la locura. Su hermano Christian está obsesionado con el bosque Ryhope y lo que él entraña. Su mujer, Guiwenneth, ha desaparecido en su interior y Steve termina convencido de todo aquello que su hermano le cuenta y que su padre escribía en sus diarios. Steve está dispuesto a ayudar a Christian, quiere entrar en ese bosque. Ambos saben que al bosque sólo se entra por escondidas comisuras y que llegar a su centro es prácticamente imposible. El bosque Ryhope es una fortaleza inexpugnable, un laberinto incongruente que alberga en su interior, como si de un cajón de sastre se tratara, todo lo que el hombre ha significado desde que descubierta el fuego.

Precisar más sobre la obra sería restarle la magia que muy pocos libros poseen. Sería privarte a ti, querido lector, del placer de respirar el misterio y expectación que cada pagina de este libro suscita. Esta obra es un homenaje al Hombre, aquel que estimulaba a sus iguales contando historias bajo un manto de estrellas y en torno a una hoguera. Así empezó todo. El bosque guiará a nuestros protagonistas a una aventura sin igual, y mezclando la fantasía con las viejas leyendas celtas, Robert Holdstock crea un escenario casi onírico que repasa todo aquello que un día fuimos e inventamos y que se cobija entre la frondosidad su Bosque Mitago.


Danza de Dragones. Quinto libro de la saga Canción de Hielo y Fuego, de George R.R. Martin

Danza_de_DragonesHan pasado ni más ni menos que seis años de la última vez que escribí sobre la saga de Canción de Hielo y Fuego en este blog. Fue allá por el verano de 2009, cuando devoré como un loco todos los libros publicados por la editorial Gigamesh sobre esta truculenta saga. Ha pasado mucho tiempo desde entonces. Y es ahora, cuando esta saga se ha convertido en toda una franquicia que arrasa a nivel mundial y tras estar actualmente en rodaje la que será la sexta temporada de la serie emitida por la prestigiosa cadena norteamericana HBO, cuando me dispongo a reseñar su quinto título, Danza de Dragones. Créanme, no es fácil, y más sabiendo todo lo que arrastra esta serie de televisión. Recuerdo con cierta nostalgia aquellos días de verano, cuando solía leer en la playa todos esos libros de la saga titulada Canción de Hielo y Fuego, una serie de libros que sólo conocíamos los más frikis de la literatura fantástica. Pero ahora el escenario ha cambiado, y Juego de Tronos, como así ha quedado el título de su versión en la pequeña pantalla, se ha convertido en la serie más demandada, la serie referencia de toda la fandom y que más éxito tiene en la parrilla televisiva junto a The Walking Dead. Ahora todo el mundo, en mayor o menor nivel, está familiarizado con esta enredada y tremebunda historia.

Todo un fenómeno televisivo

En abril de 2011 comenzó a emitirse la serie Juego de Tronos y en un principio cada temporada de la misma abarcaría un libro de la saga Canción de Hielo y Fuego. David Benioff y D. B. Weiss serían sus guionistas y productores ejecutivos y contaría con un reparto por lo general lleno de caras jóvenes que a día de hoy, y tras el tremendo éxito de la serie, componen el elenco de actores más demandados. Porque a la veteranía de actores como Sean Bean (El Señor de los Anillos) y Lena Headey (300), se sumaron un catálogo de nuevas caras como la de Emilia Clark, que daría vida a la mismísima Daenerys Targaryen y que es toda una sex simbol del momento. Ni que decir tiene Kit Harington, actor que encarna el papel de Jon Nieve. Son los actores estrella de esta serie televisiva. Sin olvidarnos, cómo no, de Sophie Turner (Sansa Stark), Richard Madden (Rob Stark) o Peter Dinklage (Tyrion Lannister) entre otros. La serie es todo un fenómeno. Personas que nunca le han prestado la más mínima atención a la literatura fantástica (y quizás a los libros en general) se vuelcan con esta serie. Juego de Tronos ha calado hasta los huesos a un público de lo más heterogéneo, teniendo una acogida casi sin precedentes. En su palmarés cuenta con un Globo de Oro y 26 premios Emmy, dos de los cuales fueron para el actor Peter Dinklage como mejor actor de reparto al enfundarse en la piel del avinagrado Tyrion Lannister.

Dedicarle más líneas a la serie de televisión sería alargar mucho e ineficazmente esta reseña. Así que a partir de ahora me centro de lleno en este quinto libro, Danza de Dragones, un libro mucho más satisfactorio para el lector que Festín de Cuervos y más eficaz de cara a esta vil historia de traiciones, sangre y sexo. Si en algún momento tengo la tentación de spoilear, avisaré llamativamente, pero no suelo tirar de spoilers a la hora de reseñar un libro.

El principio del fin de una batalla épica sin igual

Antes de empezar, subrayo un detalle importante. Los acontecimientos que surgen en el cuarto libro de la saga, Festín de Cuervos, son contemporáneos a los de Danza de Dragones. Lo que brota de cada uno de los dos libros sucede en un mismo tiempo. Y si líneas atrás dijera eso de que este, por ahora, quinto libro, satisface más al fiel seguidor de esta saga, es porque en Festín de Cuervos, George Martin decretó centrarse en personajes secundarios, dejando lo más gordo para esta, su danza de dragones. Así, es en este quinto libro donde volvemos a encontrarnos en el camino con personajes tan importantes como la hermosa Daenerys, el incuestionable Tyrion y el atrevido Jon Nieve. Estos tres personajes llevaran el peso de este volumen, vertebrarán el que es por ahora el punto más álgido de la saga. Tras la publicación de Festín de Cuervos, los adeptos a esta maquiavélica odisea tuvimos que esperar seis años para disfrutar de esta quinta entrega. Por lo que fueron seis años de cierta inquietud por el desasosiego suscitado del cuarto libro que dejó, os lo aseguro, a muchos insatisfechos.

Con Danza de Dragones es un verdadero placer volver a disfrutar de personajes como Daenerys o Arya Stark. El autor nos muestra su situación y refleja la evolución de estos personajes, y de manera más destacable con los hijos de Invernalia, Arya y su hermano bastardo Jon Nieve. El problema para mí, es que en esta entrega George da demasiado protagonismo a personajes que lo único que hacen es distraer tontamente al lector, haciendo que este pueda descentrarse fácilmente y perder el hilo de la historia. No ocurre lo mismo con otros personajes, a los que Martin les hace dar un paso al frente, como el entrañable ser Barristan Selmy, Theon Greyjoy, Davos Seaworth o Quentyn Martell. Estos personajes secundarios cobran mayor entidad para conducir directa e indirectamente a los principales actores de esta saga, y sobre todo, son los que mejor ubican a lector en las distintas tramas que acontecen.

game_of_thrones-HD

Pero otro problema que le veo es que Martin ha abusado mucho de querer presentar al lector demasiados enredos del pasado, esto sí que nos ha disipado muchas veces perdiendo un tanto el hilo principal, pues en su afán de crear una novela rica y cargada de personajes repartidos en distintas generaciones familiares, provoca una red engorrosa de personajes que no sabes ni dónde salen ni qué pintan ahí. Y es que George Martin peca en demasía con este quinto libro de dedicarle tiempo a eventos que poca trascendencia tienen en los sucesos que verdaderamente importan en esta historia. Si Tolkien se tomaba su tiempo para detallarte las ramas de un árbol o el arroyo de un río, Martin se queda a gusto dedicándole páginas a asuntos verdaderamente nimios. Todo esto, claro, es mi opinión. Seguro habrá seguidores que opinen lo contrario y hayan disfrutado con la lectura de cada palabra. Lo que no les hace por supuesto más adeptos a esta obra. Pero este tinglado tiene su aquél. Y es que dicen las malas pero inteligentes lenguas que todo esto es cosa de HBO, saben que Juego de Tronos es la gallina de los huevos de oro, y es que cuanto más duren los libros, más audiencia, cuanta más audiencia, más dinero. Y poderoso caballero es Don Dinero. Por cierto, antes mencioné tontamente al señor Tolkien y, para mí, la continua comparación de Martin con el profesor británico es, para este que os escribe, toda una memez. Nadie ha conseguido crear una obra de la magnitud de El Señor de Los Anillos y todo lo que esta epopeya de la Tierra Media engloba. Pero sigamos con Danza de Dragones.

George Martin, en cuanto a su prosa y manera de presentar la historia sigue en su línea. El lector no notará en esto nada nuevo. Pero hay algo a destacar aquí que llamó mi atención. Martin se ha vuelto más explícito, más si cabe. Indiscutiblemente Canción de Hielo y Fuego es de esas obras de fantasía épica directo a un público adulto, nada que ver con la fantasía de R.A. Salvatore o Christopher Paolini. Por lo que si George Martin ha elevado las escenas de sangre y sexo, dudo que sea por dotar de más seriedad o madurez a esta obra. Sus intenciones serán otras. Pero tampoco voy a quejarme de lo perverso que pueda resultar alguna que otra escena porque a estas alturas nadie debe asustarse de nada y por otra parte, él hace lo que le da la gana con su libro. A quien no le guste que no lo lea. Y es que, este ratón de biblioteca que os escribe, ya ha escuchado a alguna que otra adolescente avinagrada quejarse de tanta explicitud por parte de Martin en este último libro publicado. Bobadas.

url

Volviendo a la historia, la trama avanza a trompicones y el invierno se acerca, y Jon Nieve y Samwell Tarly son testigos de cómo el Muro, Desembarco del Rey y el Mar Angosto se están convirtiendo en el escenario de la mayor guerra que se haya conocido jamás en los Siete Reinos. Ramsay, el bastardo de los Bolton, es el sádico hijo de puta más grande que pueda haber y Stannis Baratheon no cesa en su empeño de sentar su huesudo culo en el Trono de Hierro tentado por la implacable Melissandre. La Madre de Dragones en Mereen se enfrentará a una guerra civil, cada noche se verá bañada en sangre y sus dragones crecen, crecen y se impacientan. Theon Greyjoy se gana por méritos propios el cariño del lector, haciendo que cada uno de sus capítulos sean un regalo. La transformación de Arya Stark invita a cuestionar si es esa la verdadera edad de la niña, pues no solamente su impecable actitud sino cada una de sus palabras no es habitual en una adolescente. Estamos ante uno de los personajes que junto a su hermano Bran, darán mucho que hablar más adelante. La taimada y astuta Cersi Lannister no toma mucho protagonismo en este volumen, pero su breve paso por Danza de Dragones es digna de heroína. Todos colocan sus fichas en el tablero. Danza de Dragones es pues el principio del fin de una batalla épica sin igual.

No me quedo del todo a gusto si no termino este reseña señalando lo mucho que gusta levantarle los cuartos a los consumidores. Cuando este humilde bloguero empezaba con la apasionada lectura de estos libros, los mismos tenían un precio en el mercado de veinte euros como mucho. Seis años después de Festín de Cuervos y tras el imponente éxito de la serie comandada por HBO, veinte euros es lo que acabó costando la edición de bolsillo de Danza de Dragones, costando el doble, cuarenta euros, su edición normal. Tela marinera.

Canción de Hielo y Fuego, una saga que resulta obligada de leer si de verdad te gusta disfrutar de la lectura. Fin de la reseña. Y mira tú por donde, ¡sin spoilers!

–>Quizás le pueda interesar:

Resultado de imagen de tormenta de espadas
Juego de Tronos de George Martin
Choque de Reyes de George Martin
Festín de Cuervos de George Martín
Tormenta de Espadas de George Martin
Leer articulo Leer articulo Leer articulo Leer articulo