Entradas etiquetadas como “Assassin’s Creed

Call of Duty: Ghosts. Los videojuegos son para el verano

video_game_wallpaper_awesome_581_hd_backgroundsHace poco volví a leer con mucho cariño una entrada que escribiera hace ya casi cinco años, titulada Yo y los videojuegos. En ese post hacía un repaso de todas aquellas videoconsolas que habían pasado por mi vida y mi relación con ellas. Comentaba también lo mucho que he disfrutado jugando a juegos de ordenador y videoconsolas, pero dejando claro que jamás ha sido una prioridad para mí, pues he preferido siempre otro tipo de aficiones. Nunca he antepuesto quedarme en casa jugando a videojuegos a salir con amigos. Nunca he llegado al límite de verme totalmente adicto a esto de las videoconsolas.

Y si bien es cierto que me mantengo en lo dicho en aquél artículo de hace cinco años, pues prosigo en esa fiel relación con las videoconsolas sin que éstas sean prioritarias y ocupen todo mi tiempo libre, reconozco que en estos últimos años le he echado más horas de lo que antes solía dedicarle a jugar a videojuegos. Precisamente en estos últimos cuatro o cinco años he desempolvado mi Play Station 3 y le he dado caña a varios juegos como los consecutivos FIFA, Assassins Creed o Call Of Duty, ya que son las sagas que más me apasionan. Y he decidido titular este post de esta manera porque es en el verano cuando me pongo a los mandos y le dedico tiempo a la consola. En invierno, salvo echar algún que otro FIFA con amigos cuando éstos vienen a casa, no le dedico apenas tiempo, pues sobre todo debido a la Universidad, tiempo libre durante el curso es lo que menos tengo.

Pero llega el verano y el tiempo libre le sienta a uno como un auténtico bálsamo. Hay tiempo para resarcirme cuanto y como quiera. Gozo sabiendo que tengo tiempo de sobra para recrearme con todos esos gustos y aficiones que más me seducen. Siempre he dicho que los videojuegos están en última posición en el ranking de hobbies que suelo tener, pero el verano me ofrece poder dedicarle tiempo a todo lo que me plazca. Ahhh…qué maravilla…

Se ha convertido en costumbre para mí aprovisionar mi habitación de juegos cada verano y pasármelos poco a poco durante todo el solsticio. Sobre todo en esas horas de la tarde en las que el calor aprieta sin clemencia alguna y uno no se atreve a salir de casa separándose del aire acondicionado. Por esto, al leer esta vieja entrada de blog, me he dicho a mí mismo que tengo que escribir un poco más en Anhelarium sobre esos videojuegos. Sin duda es de lo que menos he hablado en el blog y me apetece dedicarles un poco más de atención. Por eso, para esta ocasión, decido hablaros en esta nueva entrada sobre uno de los juegos de este verano, el primero al que comencé a jugar a finales del pasado mes de junio y que me pasé en apenas un par de días: Call Of Duty: Ghosts.

La saga de shooters más vendida de todos los tiempos

call_of_duty_ghosts-HDInfinity Ward y Activision hacen piña para ofrecernos otro apasionante e intenso juego que Call Of Duty. Este nuevo juego repite el esquema de sus predecesores pero con una nueva fórmula, haciendo que la campaña individual cobre mayor fuerza y el modo multijugador se vea potenciado con nuevas alternativas. Yo personalmente no juego nunca al modo multijugador, me agobia la cantidad de flipaos que pululan, mi paciencia no los soporta. Me gusta jugar de manera distendida, tranquila, a mi ritmo. Por eso para mí los Call Of Duty sólo existen en modo campaña. Por lo tanto no puedo ofreceros un análisis sobre la opción multijugador. Ni la he probado. Pero estos programadores del Call Of Duty siempre se superan por cada entrega y no dudo en que en cada ocasión el modo multijugador sea más y más completo y emocionante.

Aun sabiendo que el modo multijugador es lo que le ha dado mayor fama a esta saga de videojuegos, en mi humilde opinión, su mayor virtud la encontramos en el modo campaña. Y es que los Call Of Duty han sabido reflejar una buena historia de acción en cada una de sus entregas. Call of Duty: Ghosts se aleja de la historia bélica en la que se centra Modern Warfare y nos narra la historia de un padre y sus dos hijos que se verán envueltos en una apocalíptica guerra provocada por La Federación, una organización militar mundial que ha puesto en jaque al mundo tras hacerse con el control de la base espacial americana Odín, con el que destruyeron San Diego, dando comienzo a esta guerra. Esta facción antagonista está liderada por Rorke, el malo malote de esta nueva y trepidante entrega de CoD. Así, Elias, Hesh y Logan, miembros de una unidad militar denominada Ghosts, serán los protagonistas de estas 18 misiones que componen el juego lleno de flashbacks que nos harán comprender aspectos de la trama.

eurogamer-bbix4w

Como elementos novedosos en este nuevo juego, podrás utilizar perros de combate o misiones espaciales y subacuáticas. A esto le sumamos las ya conocidas escenas en helicóptero, jeep o tanques. La campaña individual dura aproximadamente unas 7 u 8 horas. Tiempo suficiente para entretenernos disparando a diestro y siniestro.

En cuanto a su jugabilidad: como siempre, una pasada. El manejo de armas y accesorios es claro y fácil de controlar. El fan incondicional de los CoD no puede sentirse insatisfecho con esta nueva entrega. He llegado a leer que para muchos este trabajo es el peor de la franquicia. Decir esto a mi modo de ver impregna con una carga muy peyorativa al juego, algo que no se merece. Es cierto que no muestra una novedad, no arriesga como sus predecesores, es una prolongación más a lo ya mostrado en otras entregas que sí causaron mucho furor, como el MW 2 o 3, que resultaron ser un paso de gigante en esto de los juegos de disparo. Pero es un juego eficiente. Esto es puro entretenimiento y juegos así vamos a tener para hartarnos. Estamos ante la mayor industria en a lo que entretenimiento se refiere y este CoD: Ghosts no es más que un artículo más para pasar el rato distendidamente.

Y ya, si eres de los que se estrenan en el mundo de los shooters con este Ghosts, imposible que este juega pueda dejarte impasible. Gráficamente y teniendo en cuenta que este juego se publicó en 2013 para plataformas ya un tanto anticuadas como Ps3 y Xbox 360, me resulta un trabajo bastante conseguido. Estos juegos siempre muestran una puesta en escena bastante atractiva.

 


Assassin’s Creed II

Por fin terminaron los exámenes y por fin he podido tener tiempo para terminar de pasarme este Assassin’s Creed II. Como ya dije, me ha cautivado esta saga por completo, me parece soberanamente genial y como comenté en el artículo de la primera entrega de la saga, esta secuela es infinitamente mejor que su antecesora.

Lo primero que me llamó la atención al comenzar este juego fue sin duda su mejora en cuanto a gráficos, sin parecer exagerado, los primeros minutos del juego me dediqué sola y exclusivamente a recrearme en estos gráficos, en sus contornos y colores, todos ellos muy bien elaborados. Ya, posteriormente, compruebas la cantidad de cosas que puedes hacer en esta entrega. Son tantas las actividades a realizar que en ocasiones me recordaba a juegos tipo Saint Row o GTA. Ahora puedes comprar ropa, armaduras, teñirte las vestimentas al color que más te guste, puedes adquirir los servicios de prostitutas, matones, además de tener la posibilidad de poder administrar toda una villa propiedad de los hassasssins.

Una vez que compruebas todo esto, y se te ha introducido paulatinamente en la historia, pasas a comprobar que el nivel de jugabilidad vuelve a ser algo novedoso y por supuesto, óptimo si lo comparamos con el anterior juego.

Ezio Auditore, el protagonista de esta ocasión, hará el juego más fácil ya que adquiere el doble de movimientos, ataques y defensas que Altair, el cual a mí personalmente, y a pesar de que sabía manejar adecuadamente todos sus controles, me resultaba bastante tosco en cuanto a su manejo general, me resultaba en ocasiones bastante torpe los movimientos de este personaje. Será cuestión del juego en sí, ya que para nada ocurre en este ACII.

Ahora con Ezio, el juego te resultará más fácil y llevadero. No habrá enemigos que se te resistan. El manejo y cambio de toda la gran cantidad de armas que puedes utilizar hace que todo sea coser y cantar. Esta frase siempre me ha llamado la atención, no sé, pero creo que realmente coser y cantar a la vez no tiene que ser muy fácil ¿no?, me resulta algo curioso. Pero sigamos con el juego y dejemos mis pedos mentales.

Ya, metiéndonos en la historia del juego, y sin pretender espoilear a nadie, aquí de nuevo el juego gana por enteros. La historia, que tan simple parecía en la primera entrega, aquí adquiere una gran extensión e inesperados enredos argumentales. Ocurre en el siglo 21, teniendo como protagonista a Desmond Miles quien intenta escapar de la corporación Abstergo con la ayuda de Lucy Stillman luego de haber sido forzado a revivir los recuerdos genéticos de su antepasado Altaïr ibn La-Ahad a través de la máquina conocida como Animus, eventos que ocurrieron en el primer juego. Luego de escapar, Desmond se ve en la necesidad de accesar un dispositivo similar pero más avanzado (el Animus 2.0) para revivir las memorias de otro de sus antepasados, Ezio Auditore da Firenze, quien vivió durante el período renacentista italiano del siglo 15 en Italia. El jugador pasa a controlar entonces a Ezio, quien se convierte en un Asesino después de ser testigo de una traición a su familia. A medida que avanzas en el juego, y como suele pasar en muchos juegos del estilo, podrás encontrar una gran cantidad de misiones secundarias que para nada afectan y para nada tienen que ver a los acontecimientos de la historia, vamos, en otras palabras, puedes pasar de ellas si quieres. Por otra parte, y esto es de obligada tarea resaltar, con Assassin’s Creed II no volverás a recaer en la monotonía, las misiones, sobre todo las importantes, las principales, no son repetitivas a diferencia del primero, algo que por qué vamos a negarlo, cansaba bastante. Además contiene una variedad de puzles y enigmas que en su mayoría no son necesarios para la resolución del juego, eso es para los que adoran la idea de pasarse el juego con todos los trofeos y logros desbloqueados, yo reconozco que no me incluyo en ese grupo, soy más de ir directo al grano.

Actualmente me he desprendido de todos los exámenes y en estas vacaciones de Semana Santa intentaré pasarme la que es la tercera entrega, Assassin’s Creed: La Hermandad y que hoy mismo he comprado. De esta forma, ya en verano tan sólo tendría que pasarme la cuarta secuela, Assassin’s Creed Revelations, y en octubre, disfrutar como muchos harán, del nuevo juego de los de Ubisoft, Assassin’s Creed 3, en esta ocasión, ambientado en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos en 1777.

Una vez más, ¡os los recomiendo al 100% jóvenes! ¡Es tremendo!

-> Quizás le pueda interesar:



Assassin’s Creed – El solemne comienzo de una gran saga

En ocasiones pienso que verdaderamente ando a destiempo en este mundo, que voy quizás demasiado lento con respecto a los demás y me percato tarde de las cosas debido a mi acentuado despiste. Pero no creo que sea por eso, (aunque en parte puede que sí) y en mi defensa, lo achaco a que un servidor tiene demasiadas aficiones y apenas tengo tiempo para cada una. Todo esto lo suelto porque ha sido en estas pasadas vacaciones de navidad, cuando he comenzado a jugar en serio al Assassin’s Creed, digo en serio porque el juego me lo compré de segunda mano hace poco más de dos años y tras jugar como mucho diez minutos, lo dejé porque realmente me aburría. Total, me había costado 9 euros.

Pero tras escuchar una y otra vez por parte de unos compañeros y otros lo grande que es esta saga y lo buenos que son los sucesivos juegos de Assassin’s Creed, me dije a mi mismo que en los días de vacaciones navideñas le daría una segunda oportunidad al juego y probaría a pasármelo. ¡Y vaya si me lo he pasado! ¡Si es que no podía parar de jugar! Ahora me doy cuenta de lo injusto que fui con este juego, cuando saqué el disco de mi PS3 y lo coloqué tras meterlo en su cartucho en la repisa, lugar donde se quedó ahí abandonado durante bastante tiempo. No voy a explicar detalladamente los recovecos de la historia de este juego porque estoy seguro que todo aquel que llegue a esta entrada ya lo conocerá aunque sea mínimamente. La intención de este nuevo artículo no es más que para unirme al grupo de aquellos que admiran este fantástico juego y quieren hacer eco de ello.

Jugabilidad

Es cierto que el juego peca de repetitivo, demasiado repetitivo y está encuadrado siempre en unas mismas cosas, algo que a muchos les habrá aburrido. Pero no sólo eso, yo, que acabo de enamorarme de esta saga de videojuegos, me siento también obligado por mí mismo a ser crítico y diré que, el manejo de Altaír, personaje principal de esta primera historia, me resultaba bastante tosco y obtuso. Bien es cierto que, y como sabrán todos aquellos que hayan jugado al Assassin’s Creed I, en un principio, y por castigo, Al Mualín arrebata la destreza y las armas de Altaír haciendo que éste, o sea tú, tenga que ir recuperando poco a poco la ligereza y la sutileza a la hora de contraatacar y huir. Pero no podía evitar sentirme a veces demasiado impotente al ver la torpeza con la que el personaje se movía frente a los enemigos, y que conste en acta que sé manejar bien los controles. Toda esto se acentúa más aún cuando he podido disfrutar de Assassin’s Creed II, cuyo protagonista, Ezio, es una auténtica proeza a la hora de matar a los enemigos y desaparecer, se nota que la secuela de este juego es una renovación total y por supuesto, mil veces mejor que esta primera entrega.

Por lo demás, el hecho de escalar edificios de esa forma y sobre todo, la sigilosa manera de espiar, robar y matar a tus enemigos, me parece fascinante, tanto que como dijera antes, me costaba separarme del juego, siempre tenía ganas de ponerme con él.

Ambientación

El juego se sitúa mayormente en la Tercera Cruzada en Tierra Santa, en 1191, en plena lucha entre Templarios y los conocidos como Hashshashin (asesinos), una Orden Secreta cuya misión es arrebatar el poder a los cruzados y sobre todo, parar sus maquiavélicas intenciones. Arsuf, Acre, Damasco y Jerusalén entre otras, son las ciudades por las que el juego se desarrolla.  La que más llamó mi atención sin duda es Damasco, la que creo que es la ciudad en la que más tiempo pasa uno en el juego. Quizás porque es la zona del juego donde más ambiente hay, es aquí donde más he podido disfrutar del personaje y el juego en sí, donde plasma con acierto cómo eran las ciudades en aquella época y el modo de vida de sus habitantes. El realismo es muy notable, incluso se aprecian réplicas de sitios históricos reales, en el caso de Jerusalén, la Cúpula de la Roca, el Khan al-Umdan en San Juan de Acre o bien la Mezquita de los Omeyas en Damasco. Sin olvidarnos de los personajes históricos que en él aparecen, personajes a los que además hay que asesinar, como Guillermo V de Montferrato, regente de Acre,  Hochmeister Sibrand, Gran Maestre de los Caballeros Teutónicos  y Robert de Sablé, Gran Maestre de los Caballeros Templarios entre otros. Todos estos personajes, según las fuentes históricas, desaparecieron o fueron asesinados en torno al año 1191.

He disfrutado mucho con este juego, y me he enamorado perdidamente de todo lo que rodea esta saga, tanto que cuando me pasé este primer juego, rápidamente me hice con la segunda parte, concretamente, con el Assassin’s Creed II White Edition. Debido al éxito de esta primera parte, actualmente el juego ya tiene su cuarta secuela, Assassin’s Creed Revelations, que salió a la venta hace pocos meses. A día de hoy juego al Assassin’s II y como dije antes, el juego es infinitamente mejor al primero, pero apenas he echado unas horas y por supuesto, hablaré de él en Anhelarium cuando logre pasármelo, aunque como hándicap, no estoy de vacaciones, tengo demasiados exámenes, y se acerca poco a poco la selectividad.

¡Un juego recomendado al 100%!

-> Quizás le pueda interesar: