Anhelarium

Anhelarium cumple 11 años

Haciendo autocrítica

Es cada mes de julio cuando Anhelarium cumple años, pero este verano no ha habido fin de semana en el que no tuviera invitados en casa, un verano totalmente insólito en mi vida (el cual agradezco enormemente), así que, hasta ahora no he tenido el momento que quería para ponerme a escribir sobre ello. Yo soy muy comodón y para escribir en el blog necesito estar a mis anchas, buscar ese momento de esparcimiento total como ahora, ¡y ya estamos en el primer día de septiembre! Y esto es precisamente uno de los objetivos que, a buenas horas mangas verdes, tras once años con el blog, tengo que intentar corregir. Porque en estos días, echando una ojeada general al blog, me he dado cuenta una vez más que ha habido categorías de entradas que he dejado totalmente descuidadas, como las reseñas de cómics o las entradas personales. Han habido dos etapas en estos últimos años que han hecho que no le dedique tanto tiempo al blog como me hubiera gustado, hasta el punto de tenerlo bastante abandonado: la primera; mi etapa en Madrid, donde la carrera me tenía totalmente absorbido, haciendo que durante mi tiempo libre no me apeteciera en absoluto estar delante de una pantalla escribiendo. Comenzar una nueva vida desde cero, cuando te estás acercando a los treinta años, por muy bien que te vaya, genera un estrés y más cuando tienes que sacarte toda una carrera para labrarte un nuevo porvenir. Esto me desprendió muchísimo de Anhelarium y desatendí el tiempo que me gustaba dedicarle en sus primeros años. Y la segunda; Milencora. Mi podcast de Rock y Metal acaba de llegar a su fin este verano, es una decisión que me ha costado tomar, pero definitivamente llega su fin (como ya comenté en mi Cartapacio 2020) por la escasa respuesta que injustamente tiene. Durante más de dos años he dejado de lado (y bastante) escribir entradas de blog para dedicarle tiempo al podcast. No entiendo por qué a principios de 2019 la audiencia de Milencora bajó tanto tras un 2018 buenísimo. Durante todo el año pasado y este, he intentado reflotar el podcast pero me ha resultado muy frustrante ver cómo casi todos los episodios sufrían para llegar a las apenas cien descargas. Y esto me minaba mucho más cuando comprobaba una y otra vez que hay podcasts de Rock y Metal a los que nada tiene que envidiar Milencora y, sin embargo, éstos tienen el triple de audiencia. El podcast siempre ha tenido su pequeño grupo de seguidores, algunos bastante incondicionales, y durante un tiempo me debí a ellos, por eso no lo dejaba. Pero anímicamente agota ver cómo el esfuerzo y la ilusión que uno pone, no tiene la respuesta que merece.

Para ser aún más sincero, debo añadir un elemento más, y es la desidia. Confieso que esa vena bloguera se me apagó hace tiempo. A los motivos dados anteriormente, hay que añadir que durante un tiempo no me ha llenado o ilusionado escribir en el blog como antes, de ahí que escribiera pocas entradas y tan distanciadas en el tiempo. ¿Por qué? Difícil de explicar, ha sido un cúmulo de todo. No me motivaba escribir, ya no sólo en el blog, sino en general. Llevo años sin escribir un relato y mucho sin escribir un mísero poema. He priorizado otras cosas, he estado centrado en construir mi vida aquí tras regresar de Madrid, he pasado por diversas etapas dentro de una misma etapa y por diversos estados de ánimo que han hecho que mi mente la haya tenido ocupada en otras cosas. El estrés, el exceso de preocupaciones, la falta de un propósito y, no puedo olvidarme, que esto de los blogs ya no es lo mismo, como comentaré a continuación.

Todo este batiburrillo ha hecho que descuidara mi blog y es algo que voy a remediar. Vaya si lo haré.

Frikerio me ha encantado y me ha picado cosa mala

Este mes de agosto recibí varios comentarios en Anhelarium de Antonio Salgado, administrador del blog Frikerio. Tras contestar y agradecer los comentarios que su autor había depositado en mi blog, me pasé por el suyo y me encantó lo que vi, pocas veces un blog me engancha tanto y al primer vistazo. Amor a primera vista, vaya. ¿Por qué? Porque al entrar vi el tipo de blog que tanto me gusta, ese blog tan variado que trata sobre muchas cosas y sobre nada en concreto, como así digo cuando me pregunta la gente sobre qué escribo en mi blog. Sigo muchos blogs, de poesía, de fotografía, de fútbol, de variedades, pero pocos son como Frikerio, porque pocos blogs quedan ya como este. Este espacio recoge la esencia de esos blogs que a mediadios de la década pasada comenzaban a crecer como la espuma. Era la época dorada de los blogs, no había redes sociales, y para informarte sobre todo lo relacionado con la cultura pop, la literatura y el séptimo arte, debías seguir religiosamente un buen número de webs y blogs. Como muchos de mis lectores sabrán, comencé en esto de la blogosfera en el verano de 2009 tras pasar varios años leyendo y comentando en varios blogs. Me picó muchísimo el gusanillo, quedé enamorado a más no poder de la intención de crear un espacio y, como hacían los blogers a los que seguía fielmente, escribir y compartir con los demás todo aquello que me apeteciera. Y eso es lo que hice hace ya once años. Frikerio no sólo me ha emborrachado de nostalgia sino de ganas de continuar esa senda por la que comenzó a caminar Anhelarium.com hace más de una década. Frikerio, como Viruete, es ese tipo de blog que ha sobrevivido y sigue sobreviviendo a las redes sociales. Porque como ya escribí hace años en la entrada No son buenos días para los blogueros, la gente desde hace años, se ha acostumbrado a leer (poco) y comentar todo en las redes sociales. Publicitias algún artículo de tu blog en las redes sociales para que llegue a un mayor número de espectadores y la gente a veces ni tan siquiera pincha para leer el artículo o entrada de blog al completo, sino que mira el titular del mismo y comenta directa y únicamente en Facebook, Twitter o donde sea que hayas publicitado dicho escrito. Lejos han quedado ya esos días donde existía esa constante participación en los blogs, porque los mismos, no sólo se alimentan del contenido que aguardan, sino de las visitas y comentarios que reciben. Anhelarium mismamente, ha advertido una bajada en sus estadísticas, tanto en visitas como en participación, aunque parte de culpa, y por los motivos que antes destaqué, la tengo yo por descuidar el blog durante años, eso es algo que tengo muy claro, por supuesto. Ya hacía tiempo que sentía la necesidad de escribir más en el blog, llevaba años notando cómo abandonaba este espacio, un espacio importantísimo para mí y al que le tengo un cariño enorme por lo que supone en mi vida. Poco a poco ha ido aflorando en mi esa ilusión por escribir más, tanto entradas de blog para Anhelarium como otras cosas que tengo en mente, como es la publicación del que será mi segundo libro. Pero conocer  Frikerio, ha sido de lo más estimulante, me ha servido como un empujón más y ha reforzado la idea de darle más vida a esta página, en definitiva, ha hecho que se despierte en mí esa vena bloguera que andaba moribunda. Así que le estoy enormemente agradecido.

Sin más que añadir, solo me queda dar las gracias a todas las personas que han leído Anhelarium.com alguna vez. A todos mis lectores y oyentes, muchísimas gracias, porque valoro profundamente vuestra atención y el tiempo que me habéis dedicado.

Anhelarium cumple 11 años, y los que le quedan. Aquí sigo, jóvenes, un abrazo gigante a todos.


¡Anhelarium cumple una década!

Mucho se ha escrito ya sobre el libre albedrío, el azar, la casualidad o la causalidad, o los aleteos de una mariposa que puede provocar un cataclismo el otro lado del mundo, como decía Edward Lorenz. Yo de esas cosas se poco, por no decir nada. Solo sé que recuerdo perfectamente a ese niño que en ocasiones se entretenía escribiendo pequeños cuentos, o simplemente plasmaba en una pequeña libreta sus pensamientos y sueños. Lo hacía casi a escondidas, por miedo a que se pudieran reír de él y sentirse ridiculizado, como en alguna ocasión ocurrió. Quizás, ese impulso que aquel niño sentía y que lo hacía escribir sea lo que haya provocado que muchos años después no solo siguiera escribiendo en pequeñas libretas sino que de alguna forma sintiera un nuevo impulso, el de escribir para los demás. Y así es como hace diez años nació Anhelarium. Pensé para esta ocasión hacer un vídeo, hacer algo distinto para el décimo cumpleaños de esta web, grabarme dando las gracias y contando un poco los inicios y el por qué de esta página. Pero no valgo para eso. Tengo la suficiente inseguridad, timidez, y la notoria falta de talento y desparpajo que requiere ponerse frente a una cámara en plan youtuber y hablar sobre todo lo que siento. Lo mío son las letras, lo que me gusta es escribir, por mucho que hace poco más de año y medio me embarcara en el mundo de la radio por internet. No se me da mal, por muy feo que quede que yo mismo lo diga. Creo que Milencora merece muchísimo la pena y presento algo alegre y entretenido y por qué no decirlo, también bonito. Pero aún así, lo mío es escribir, de vez en cuando y sobre muchas cosas, pero a fin de cuentas, escribir. Cada vez que Anhelarium cumple años publico una entrada dando las gracias a todos los que en algún momento os pasasteis por aquí y a los que lo hacéis con asiduidad. No importa las veces que entres en esta página, tampoco que nunca hayas dejado tu huella en ella, que sólo la hayas visto y disfrutado aunque fuese solo un momento y de casualidad, por puro rebote, a mí me hace feliz. Porque para eso fue creado este espacio, como si de un escaparate se tratara, donde lo interesante está a ambos lados del mismo.

Hace unas semanas una chica llamada Alba, mexicana, me mandó la foto que veis al principio de esta publicación. Ella se encontraba pasando unos días de vacaciones en Sonora (México), y desde la playa de San Carlos tuvo conmigo este hermoso detalle. Sabedora de la pasión que me produce la playa y el mar, escribió con sus dedos la palabra Anhelarium en la arena. A Alba la conocí precisamente gracias a Anhelarium, ella es una fiel seguidora de esta página y también bloguera. Presenta el El escondrijo de Aube, un espacio de lo más acogedor donde nos narra sus emocionantes viajes, esos que vive con tanta pasión, como también comparte sus pensamientos al aire en forma de hermosas palabras. Nos escribimos en nuestros blogs, nos gusta leernos y compartir nuestras aventuras. Aún no hemos tenido la suerte de conocernos en persona pero estoy seguro que en un futuro, ese momento llegará. ¿Os podéis hacer una idea de lo que sentí cuando Alba me envió esta foto? Algo que de primeras parece tan sencillo como enviar una foto es realmente un detalle sentido y de lo más precioso. De estas pequeñas cosas que acaban calando hondo. Fue una forma más de mostrarme lo que ella siente por esta página. Y digo otra forma porque me contenta siempre con sus aportaciones en Anhelarium donde se muestra muy participativa. En uno de sus últimos comentarios, en una entrada de Anhelarium me escribía lo siguiente:

A medida que te leo y viajo por este maravilloso espacio que es Anhelarium voy descubriendo más cosas sobre ti que me permiten admirarte más todavía, y es que siempre me descubro sonriendo al imaginar a todos los Álvaros que nos presentas en las diversas etapas de su vida, desde el niño pequeño que tenía manía por su hipopótamo amarillo hasta el joven que se cocinó bajo la influencia californiana de los años 90, y que más tarde estaría graduándose de la facultad de derecho en otra ciudad y no en la que creció.
¿Sabes que es lo más bonito de todo?, que tu no necesitas sacarte la lotería o viajar por el mundo para ser feliz, tú eres feliz con las cosas cotidianas y simples, te aferras a cada recuerdo de una forma maravillosa, porque lo retienes en tu memoria con lujo de detalle, ¡y lo agradeces!, porque esa impresión me deja, que mientras escribes esto tu estás agradeciendo por haberlo vivido.
Álvaro, ojala todos los seres humanos pudiéramos ser un poquito más como tu, ojala pudiéramos dejar de buscar la felicidad en las cosas que no tenemos o en los momentos que todavía no vivimos y pudiéramos ser capaces de saborear el momento presente y atesorar los recuerdos con el grado de cuidado que tú lo haces.

Me emocioné mucho cuando leí estas palabras que me dedica. No todos los días un bloguero como yo recibe comentarios así. Si aquí estoy dando cierto protagonismo a Alba es porque con sus mensajes, con este en especial, logra desentrañar dulcemente el designio de Anhelarium y la voluntad y el apego que le tengo tanto a este lugar como al afán de seguir dándole vida. En estos diez años han sido muchas, muchísimas, las personas que han dejado su huella en Anhelarium, personas de todas las partes del planeta me han dejado por escrito mensajes donde han compartido conmigo experiencias, distintos puntos de vista, anécdotas, o simplemente cosas que querían compartir conmigo. También, tanto en los comentarios como por mensaje privado, me han llegado muchas palabras hermosas de agradecimiento, felicitaciones y buenos deseos. He sentido el calor de mucha gente gracias a Anhelarium. Y eso es algo que siempre he agradecido y agradeceré toda mi vida. Me habéis dedicado parte de vuestro tiempo y me habéis enseñado, cada uno a su manera, cada uno una cosa. Así que valoro profundamente cada una de vuestras intervenciones. Porque todos vosotros, todos aquellos que os paráis a contemplar lo que os muestro, ya sea un ratito o un buen rato, con asiduidad o puntualmente, con indiferencia de cuántos seáis, hacéis que Anhelarium tenga sentido. Porque de lo contrario, si nadie leyera nada de lo que aquí se cuelga, debería solamente volver a escribir solo para mí, como hacía ese tímido niño con su pequeña libreta, donde sus escritos los guardaba como un tesoro que nadie pudiera encontrar. Pero no es el caso, y ese niño con los años decidió que aquello que escribiera, fuera lo que fuera, y si así lo sentía, no se lo guardaría para sí, descubriría sus ideas y sentimientos sin más pretensión que compartirlo con quien le quiera dar algo de valor, como hacéis muchos de vosotros y como hace Alba. Personas como ella me embriagan de emoción y de ánimo para seguir escribiendo hasta que pueda.

Gracias, de todo corazón, por estar ahí.

Sigo.


Anhelarium cumple 9 años

Con lo rápido que pasa el tiempo, en nada ya estoy escribiendo la entrada en la que celebre los diez años de Anhelarium. Precisamente parece que fue ayer cuando escribiera la entrada correspondiente al cumple de este blog el verano pasado. Aunque obviamente no parece que fuera ayer cuando comencé esta andadura de crear un blog y escribir sobre un montón de cosas para compartir con los demás. Han pasado nueve años ya. Creo que sólo las personas que tenemos un blog entendemos bien lo que significa esto para nosotros. Fijaos hasta qué punto, que soy de los que piensa que todos deberíamos tener uno.  De hecho muchas veces he pensado (tonterías que se le pasa a uno por la cabeza), cómo sería ésta o esa persona si tuviera un blog, qué escribiría o qué pondría. ¿No tenemos todos o casi todos un Facebook o un Instagram? Pues veo más “sano” tener un blog. Si bien es cierto que en esas y en otras redes sociales uno puede libremente expresarse y contar sus cosas, creo que no llega a ser lo mismo que esto, desde luego no da tanto margen a la creatividad y a la expresión como lo da tener un blog personal.

No es por narcisismo, nada más lejos, pero me encanta la idea de que todo esto que hay en Anhelarium siga permaneciendo cuando yo ya no esté. Que cuando me haya marchado, los míos, o simplemente la gente que pase por aquí aunque no me conozca de nada, disfrute de las cosas que a mí me apasionaban y que, creo, pueden gustar a los demás. Ya sea una fotografía, una entrada sobre un cómic, un programa de música, un relato o un poema. No sé, es simplemente dejar algo que a otra persona le pueda agradar o le sirva de ayuda. Por otro lado, de Anhelarium me gusta que sea esa ventanita en la que pueda mostrarme tal y cómo soy, poder expresarme de la manera que quiero en cada momento y que otras personas puedan conectar conmigo de alguna u otra forma.

Son ya nueve años, amigos míos, y espero con todo mi corazón que sean muchos, muchos más. Lo mínimo que haré será hacer de Anhelarium algo mejor de lo que ya es. Para mí y para todos vosotros.

Gracias por estar ahí, muchas gracias.


¿Escuchas Milencora? Si no es así, deja que te enseñe algo

Es mi programa musical en Ivoox dentro del podcast de Anhelarium. No es más que una selección musical que realizo con mucha ilusión para compartir con todos vosotros las canciones más bonitas, los artistas más espléndidos. Mi melomanía me ha hecho querer ir más allá y no sólo escribiros sobre música, sino contárosla con mi voz, hablaros de ella de tú a tú, sentir que comparto algo con todos vosotros y vosotras de una manera más cercana. Comencé haciéndolo con mis poemas, pero sentía aún más la necesidad de hacerlo con la música, mi gran pasión.

Os dejo aquí con los dos primeros programas que hasta la fecha he realizado. Espero que os gusten. Habrá más, muchos más. No me importa cuánta gente los escuche, en Ivoox no hago -al menos por ahora- las estadísticas que desde hace muchos años llevo haciendo en este blog de Anhelarium. Pero es saber que alguien, aunque sólo sea una persona la que disfruta de las canciones que comparto y de cómo os hablo de ellas, siente el más mínimo placer en hacerlo, me hace feliz, muy feliz. Pero una cosa más, este programa, como todo lo que llevo años compartiendo de la manera más creativa que puedo, también lo hago por mí. Me gusta lo que hago, lo amo.

Milencora. Episodio 2. Leonard Cohen y su extraordinaria elegancia

Ir a descargar

Milencora. Episodio 1. Un poco de Ambient y Post Rock para este primer programa

Ir a descargar

Puedes entrar en mi canal de Ivoox haciendo click en la imagen y suscribirte para estar informada/o de todos los audios que vaya subiendo. Muchas gracias, nos seguimos leyendo, nos seguimos escuchando, amigos míos.


¡8 añazos, Anhelarium!

Compartir es la palabra

Anhelarium es el espacio que me permite plasmar la poca creatividad que poseo y compartir con los demás todo lo que me apasiona. De todas las entradas que he escrito refiriéndome a la intención o razón de ser de este humilde blog, la palabra compartir es la primera que se me viene a la cabeza y la que mejor puede resumir el propósito que me marqué hace ya ocho años. Esa era, es y será siempre la idea, compartir con todos vosotros las pequeñas y grandes cosas que me diviertan y me impresionen.

De todo un poco y de nada en concreto

Anhelarium nunca ha tenido una tématica fija aunque parezca un blog sobre música. Pero qué le voy a hacer, soy un melómano empedernido. A lo largo de estos ochos años he publicado todo tipo de entradas: desde las más frikis hasta las más personales. Los que le hayan echado un buen vistazo a esta página verán que el contenido es variado y más que podría serlo, porque me encantaría escribir sobre otros temas, como historia, filosofía o política, pero no me convencía la idea de crear semejante batiburrillo en una misma página. Por ello creé Ecos de Selah, página hermana de Anhelarium que acabé eliminando por la escasísima repercusión que tenía. Es por eso que, con el tiempo, tengo en mente dar salida a esos temas pero en formato podcast donde, y estoy seguro, tendrán mejor alcance y quedarán mucho mejor.

Y es que, sin vosotros, esto no tendría sentido

Este blog se ha mantenido durante tantos años por la cantidad de visitas y comentarios que recibe. Si bien es cierto que el blog no alcanza los números de hace años, cuyas razones ya os explicaba en esta entrada sobre la situación actual de los blogs y bloggers, no me puedo quejar  de las estadísticas de Anhelarium y más teniendo muy en cuenta los meses en los que dejo, por motivos personales, el blog bastante varado. Un blog sin visitas y comentarios, queda algo triste. He visitado a lo largo de estos años que llevo navegando por la blogosfera muchos blogs de contenido bastante interesante donde la participación era prácticamente nula. Siempre me  ha parecido algo desoladora la idea de que nadie lea o participe en algo que has publicado con tanta ilusión y esmero. Por eso, GRACIAS, MUCHAS GRACIAS A TODOS por hacerme sentir tan animado. Los que lleváis un blog o simplemente compartís de alguna manera todo aquello que con afán realizáis, bien sabréis lo mucho que reconforta recibir la atención, que no la aprobación, de los demás. Ver que aquello que presentas no caen en un saco roto.

Siempre que Anhelarium cumple años, no sólo me acuerdo de todos los que por aquí dejan su huella, sino también, de todos aquellos que desde años, siguen dejando su estampa aquí. Si es vivificante comprobar que personas de todo el mundo leen, participan y comparten lo que aquí presento, lo es mucho más cuando veo a esas personas que desde el inicio de esta andadura en el ciberespacio, aún caminan a mi lado.

Es muy reconfortante veros ahí. De todo corazón, muchísimas gracias a todos. ¡Seguimos a por otro año más!


Anhelarium también en Ivoox y YouTube

logo_ivoox_black

Este no es el primer intento en los mundos del podcasting de este que os escribe. Hace siete años, junto a un amigo, decidí crear uno, y una tarde de verano nos pusimos al lío. Sólo hice uno, y quedó simpático, lo titulé Ocean Boulevard y en él hablamos sobre cine, literatura, música y hasta videojuegos. Esa era la intención, que fuera un programa ameno y por supuesto muy friki. El fenómeno Podcast, y sobre todo Ivoox, que aún le quedaba mucho para dar el salto a los móviles como aplicación, acababa de echar a andar por esos días. Técnicamente el programa me quedó bastante bien, pero el contenido me parecía pobre, y a la semana de publicarlo lo borré. No es que sea de esos perfeccionistas que todo lo quieren niquelado, pero sí me gusta que luzca todo aquello que pretendo transmitir o presentar a los demás. Abandoné por completo la idea de seguir adelante con el podcast. Sobre todo porque la idea que tenía en mente quedaba bien si participaba más gente y no lo hacía todo yo solo. Durante estos últimos años, desechaba aún más la idea de rescatar esas ganas de crear un podcast ya que con el tiempo habían surgido (y no paran de surgir) programas bastante notables y de todo tipo de temática. Nada nuevo, y nada que igualara a lo ya presentado por muchos, podía hacer yo.

Pero la idea, o más bien el anhelo de hacer algo en formato audio para Anhelarium aún persistía. Y no piensen que ahora lo que os presento es algo interesante, y por supuesto nada nuevo. Pero es un pasito más en el intento y las ganas de querer seguir compartiendo con todo el mundo, y en otro formato, aquello que me ilusiona compartir.

Donde el viento aún ondee tu aroma

Ve a Ivoox para descargarlo o suscribirte
logo-youtube

Lo mismo sucede en formato vídeo. Por mucho que siga y admire la predisposición de muchos en hacerse youtubers y subir una infinidad de vídeos hablando ante la cámara, no todo el contenido compartido en YouTube tiene que ser así. Desde hace un tiempo acompaño mis crónicas de conciertos de varios vídeos subidos a mi canal. Y no es lo único que tengo en mente subir a YouTube. Estoy interesado en la edición de vídeos y planean por mi mente algunos proyectos, todos, por supuesto, muy humildes.


Pero no aspiro a tener miles de seguidores y visitas en ambas plataformas. Tan sólo dar salida en diferentes formatos a parte del contenido que presento a menudo en Anhelarium. En este, mi segundo intento en Ivoox, tan sólo he subido la narración de unos de mis poemas. Nada interesante, nada que merezca relevancia ni apenas atención. Pero a la creatividad, y mucho menos a las ilusiones de la gente, jamás hay que ponerle barreras. Ahí está, para quien lo quiera descubrir. Yo, como cada comentario y visita que llevo agradeciendo años, desde que abrí en 2009 este blog personal, seguiré agradeciendo todas y cada una de las atenciones que siempre reciba.

Gracias. Un abrazo a todos.


7 años

Anoche, a eso de las tres de la madrugada, estaba disfrutando de un rico helado mientras veía una serie. Era muy tarde sí, pero así soy yo en vacaciones, exprimiendo las horas que tiene el día todo lo que puedo. Pero a lo que iba. En ese momento, me salta un mensaje de felicitación de WordPress recordándome que mi blog cumplía siete años. Si ya de por sí me sentía como un rey con mi aire acondicionado, mi serie y mi helado de tarta de queso y fresa, en ese momento no podía sentirme mejor, pero sobre todo, orgulloso y satisfecho. No he pintado una obra de arte ni he descubierto la pólvora. No he hecho nada relevante para el mundo. Y muy probablemente jamás lo haga. Pero anoche me sentí orgulloso de ver como algo a lo que le puse tanta ilusión y corazón, siga ahí, siga aquí, acompañándome, y acompañándote a ti si así lo quieres. Hace siete años de aquel verano que me enamoré de la idea de escribir a la gente, de compartir con los demás. Muchas gracias a todos por hacer posible que pueda seguir haciéndolo. Gracias a todos y cada uno de los que se paran a leer algo de lo que aquí escribo.

Nos seguimos leyendo, amigos míos. Que sean por muchos años más. Buen y largo verano a todos.


Seis años después

A principios de verano publiqué una de las entradas que más expectación ha tenido en Anhelarium últimamente, titulada No son buenos días para los blogueros. En dicha entrada os comentaba la situación actual por la que atraviesan nuestros blogs y el notable cambio en cuanto a la forma de actuar de los usuarios con estos espacios. Así, seis años después de haber dado vida a Anhelarium, la cosa ha cambiado bastante. No voy a entrar de nuevo al tema porque todo lo que tenía que decir ya quedó plasmado en el artículo. Pero este verano este espacio cumple ya seis años y este que os escribe sigue estando tremendamente orgulloso y agradecido. Porque a pesar de que este blog, como tantos y tantos otros, luzcan a veces algo solitarios por la escasa participación por parte de sus lectores, yo al menos me sigo sintiendo agradecido por la gran cantidad de visitas que este humilde espacio recibe a diario. Sin ir más lejos, el artículo antes mencionado recibió en apenas tres días más de doscientas visitas y tan sólo cinco comentarios. Irónicamente, muchos blogueros me contestaron únicamente vía Facebook.

Seis años después, aquí estoy, hecho todo un romántico. Los blogueros como yo jamás abandonaremos esta aventura de escribir en nuestras bitácoras por mucho que las tendencias y el modo de compartir la información hayan cambiado. Somos unos nostálgicos.

Seis años después procuro mantener con la asiduidad que puedo el contenido de este blog, cuidando con esmero la apariencia para que, quien llegue hasta aquí, haga de su visita un instante placentero, atractivo y ameno.

Gracias por vuestra visita, esta es vuestra casa y aquí os estaré esperando.


No son buenos días para los blogueros

No son buenos días para los blogueros. O mejor dicho, no son los buenos días que eran antes, pero tampoco es para ponerse melodramático. Cualquier compañero de la blogosfera podrá darme la razón si digo que los blogs han perdido bastante. Las redes sociales lo han fagocitado todo y son la principal fuente de información. ¿O debería decir, desinformación? Da igual, eso es otro tema. Ya la gente no se para a buscar blogs o foros especializados en algo en concreto. Ahora siguen grupos o páginas de Facebook o perfiles de Twitter. Algo totalmente lícito por otra parte. Los tiempos cambian, avanzan y con él, la tecnología, las formas de comunicarse y el acceso a la información.

Pero es tal el exceso de información. Es tan basto el bombardeo constante de información, mucha de ella información basura (sí, esto también es otro tema) que la gente ya no se para a leer con el detenimiento o interés de antes. La gente, en especial los más jóvenes, se ha acostumbrado a leer esas pequeñas noticias compartidas en Facebook o escuetos tweets, es decir, se han habituado a leer poco y de ahí sacar un conocimiento general , en vez de leer mucho y sacar un conocimiento algo más concreto y metódico. Pero no me voy a meter en temas epistemológicos ni me voy a desviar del tema analizando la forma en la que la gente obtiene información para aprehender conocimientos.

Sea cual sea la temática del blog, aunque sea un blog que reciba muchas visitas y tenga cierto éxito, es seguro que ya no registra los números de hace unos años. Anhelarium está por cumplir seis años ya y a día de hoy no me hace los números de años atrás aun no siendo nada malas las estadísticas actuales. Si bien es cierto que por temas de estudio no puedo dedicarle el tiempo que otrora sí, el blog sigue manteniéndose en el tráfico virtual debido a su contenido y por, de vez en cuando y mucho menos de lo que me gustaría, alimentar su feed con las entradas que el tiempo del que dispongo me permite publicar. Pero hablándolo con otros blogueros, la cosa no sólo va únicamente de si publicas mucho o poco en tu blog. Y es cuando volvemos a lo que comentara en un principio: Las redes sociales.

Startup Stock Photos

Fuente: tumblr.com

Renovarse o morir. O eso dicen. Es por ello que desde hace varios años, muchos de los que administramos webs/blogs nos hacemos hueco en las redes sociales, sobre todo Twitter y Facebook, para llegar a más público y que aquello que ofrecemos en nuestros dominios tenga su escaparate en dichas redes. Pero es tal la fagocitación de la que os hablaba antes que dichas redes sociales han acaparado toda la atención, siendo el epicentro de todo. Y me explico. Puedes publicar un artículo en tu blog y comprensiblemente publicitarlo en Facebook por ejemplo. Y lo que ocurre de un tiempo para acá, es que incluso los comentarios que antes recibías en tu blog, se quedan en su correspondiente página de Facebook. A la gente hasta le da pereza clickar y llegar al blog donde se encuentra la entrada al completo. Ahora, y por lo general, la sociedad es más vaga que nunca a la hora de leer. Si los periódicos lo sufrieron con la aparición de las versiones digitales, ahora incluso los portales de información o sitios webs lo sufren con las concurridas redes sociales. Ahí queda todo.

Así, las personas no sólo se han habituado a obtener información de forma rápida y concisa, sino que además, su manera de participar en los debates también lo es. Comentar en Facebook una noticia o entrada es mucho más rápido y sencillo que hacerlo en el propio blog, donde para participar debes rellenar un pequeño formulario con tu nombre, correo y por supuesto, tu comentario. Con todo, es comprensible, y para los que nos dedicamos a esto, bastante notable, que la dinámica de los blogs ha aminorado de manera evidente. La actividad que un blog podía registrar hace unos años no es la que puede experimentar ahora. Y esto lo digo más por los comentarios que por las visitas. Las visitas se pueden mantener en mayor o menor medida, dentro de una media, pero los comentarios, la participación por parte de usuarios en espacios como este, no. Esto ya no es lo que era. Y se echa mucho de menos. Pero, al menos en mí, esto no me quita las ganas de seguir escribiendo en este humilde rincón. Un lugar abierto a todos, para todos, cuando y cuánto quieran. Yo sigo igual de agradecido por todas esas personas que siguen llegando a Anhelarium. Sólo deseo que la visita les haya gustado.


¡Anhelarium cumple 5 años!

Parece como si viera ahora mismo aquel niño, con su cuaderno y sus lápices de colores, escribiendo pequeñas historias y dibujando todo lo que llamaba su atención. Aquel niño escribía sobre sus superhéroes favoritos, con su pequeño lápiz les daba vida y les hacía transitar por una y mil aventuras, siempre triunfantes. Pero en aquellas páginas lo que más podía uno encontrar era la inocente imaginación de un niño, sus sueños expresados en colores, moldeados y plasmados con deseo e ilusión. Dibujos que mostraban la realidad bajo la atenta y curiosa mirada de un niño, dibujos que luego orgulloso mostraba a los suyos provocando en éstos una sincera sonrisa.

Muchos años después me sigo viendo como ese niño que un día fui. Sigo manteniendo viva esa pasión por escribir y mostrar a los demás lo que más me gusta. Hoy hace cinco años que decidí, como aquel niño hiciera tiempo atrás, a escribir todo lo que llamara mi atención. Han sido cinco años de querer mostrarme y abrirme a los demás, cinco años en los que Anhelarium ha sido y es un cruce de caminos en el que se tropiezan personas venidas de todos los rincones, algunas pasan inadvertidas y otras deciden dejar su impronta en este lugar. Pero este punto de encuentro en ocasiones va más allá, y en él uno logra encontrar personas maravillosas con las que con el tiempo forja una grata amistad. Es quizás esta parte de la historia la que más orgulloso me hace sentir, pues Anhelarium no sólo me ha permitido cristalizar mis pasiones, sino que durante estos años me ha brindado la posibilidad de hacer amigos, y ya se sabe, quién tiene un amigo, tiene un tesoro.

De corazón, os estoy muy agradecido a todos. Gracias por las 181.027 visitas que a día de hoy ha recibido Anhelarium, gracias por esos 358 seguidores que este blog posee en estos momentos y a los 171 amigos que somos en la página de Facebook y que cada vez somos más.

Gracias por hacer que este niño nunca deje de anhelar.



Liebster Award!

Los Liebster Award, no tenía ni pajolera idea de que esta movida existía, pero oye, me ha hecho mucha ilusión que se hayan acordado de Anhelarium y por supuesto, pienso colaborar en esta buena iniciativa. Estos premios son concebidos por y para blogueros y tienen la intención de dar difusión a los blogs de nueva creación o que tengan menos de 200 seguidores y así alentar y motivar al autor para que su empeño por escribir y compartir sus inquietudes con los demás nunca cesen. ¡A mí me resulta fantástico este proyecto y me sumo a él!

Antes de comenzar, creo que sería idóneo explicar brevemente qué tienen que hacer los demás bloggers para seguir con esta cadena. Los pasos a seguir son varios pero sencillos:

  • Nombrar y agradecer el premio a la persona/blog que te lo concedió.
  • Responder a las 11 preguntas que te formule.
  • Conceder el premio a 11 blogs (mínimo 5 máximo 11) que te gusten y que estén empezando (menos de 100 seguidores)
  • Formular 11 preguntas para que respondan los bloggers a los que premias.
  • Visitar los blogs que han sido premiados junto con el tuyo.
  • Informar a los bloggers de su premio.

Mi buen amigo Salva y blogger desde hace poco, parece ser que conmigo se ha saltado la principal regla. Supuestamente todo este despliegue es para aquellos blogueros que tienen menos de 200 seguidores, y en mi caso, Anhelarium cuenta ya con 416. Así que, de todo corazón, agradezco aún más su voto. ¡GRACIAS AMIGO!

Siguiendo con los pasos para el funcionamiento de estos Liebster Award, me dispongo ahora a contestar a las 11 preguntas que me formula quien me concedió su voto. ¡Voy con tus preguntas Salva!

  • 1.       ¿Cómo te decidiste a crear un blog?

Llevo más de once años conectado a Internet y han sido y son muchas las páginas que sigo. Páginas de todas las categorías, todas aquellas que abordan de forma correcta y adecuada la información que busco

  • 2.       ¿De dónde sacas los temas de tu blog?

Cuando abrí el blog, decidí que hablaría siempre de todo aquello que me gustara, ya fuesen películas, videojuegos, grupos musicales, conciertos, libros, cómics. Y así sigo. Cierto es que desde hace un tiempo le he dado un toque más personal al blog, pero en definitiva, los temas los saco de todo aquello que me causa interés.

  • 3.       ¿Si no tuvieras un blog, a que dedicarías tu tiempo libre?

Son muchas las cosas que me gusta hacer en mí tiempo libre, son tantas que de hecho no tengo tiempo para todas y cada una de mis aficiones, así que siempre tengo que dosificarme mucho. Es una de las razones por las que el blog sufre eventuales periodos de inactividad. Si mi único hobby fuera escribir en el blog, podría escribir perfectamente una entrada por día o más, pero entre que debo atender mis obligaciones y que son muchas las cosas a las que pretendo dedicarle tiempo…Si no tuviera un blog, sencillo, el tiempo que me quedaría se lo dedicaría a otra cosa, a leer más, a escuchar más música, a estar más tiempo haciendo deporte, etcétera y etcétera.

  • 4.       ¿Cómo de importante es la música para ti?

Lo es todo. Sin música mi vida no sería la misma. Puede parecer exagerado, pero así somos los melómanos. Son muchas las canciones que componen la banda sonora de mi vida y sin ellas no sería lo mismo. Sin ellas no podría captar y valorar los momentos de mi vida como lo hago a día de hoy. La música me ayuda a saborear más la vida, a vivir mejor. La música es la mayor de las artes, es pura magia, sólo la música consigue encandilar tanto el alma humana.

  • 5.       ¿Y la literatura?

Tras la música, es lo que más me gusta junto con escribir. Desde bien pequeño he leído, tengo mi casa llena de libros, y soy de los que opinan eso de que un hombre nunca tiene suficientes libros. Desprecio totalmente leer libros de forma electrónica, y si no lo digo reviento, no lo puedo aguantar. Necesito sentir el tacto de las páginas, el ruido que hacen al pasarlas, el olor de su interior, necesito palpar ese libro que tan buenos momentos me está haciendo pasar.

  • 6.       ¿Una cualidad humana?

¿Se acepta la puntualidad como cualidad humana? Si es así, pues creo que me quedo con esa. Porque jamás conoceréis a una persona más puntual que yo, y lo digo quedándome tan pancho. Si he quedado contigo a las siete de la tarde, comienzo a vestirme con más de una hora de antelación. Jamás he llegado tarde a una cita, ni tan siquiera cuando quedo con los amigotes. Si he llegado tarde ha sido siempre por motivos de retraso o retención con el transporte público.

Pero por si acaso, Salva, te dejo otra cualidad humana de la que puedo sentirme muy orgulloso. Y es que sé cortar de raíz con todo aquello que me cause malestar, dolor. Tengo mucha autodeterminación y autocontrol, y es algo que escasea en la mayoría de gente con la que me cruzo.

  • 7.       ¿Con que famoso te irías a tomar unas cervezas?

¡Con Gareth Bale! Aunque si pudiera elegir a cualquier personaje famoso de cualquier época, ese sin duda sería Platón.

  • 8.       ¿Por qué?

¿Por qué Gareth Bale? Porque como buen galés seguro que le gustan las cervezas, y sobre todo, porque me encantaría oír de su propia boca su historia y evolución como futbolista. Son muchos los famosos (que no casposos de la tele) con los que me iría a tomar una birra, pero entonces esta respuesta nunca acabaría. Ah, y Platón… ¡Porque fue y será siempre la mente más privilegiada y potente junto con el señor Nietzsche! La haría tantas preguntas, que tendría que dejarme el sueldo de un mes en cervezas.

  • 9.       ¿Con quién no?

Con políticos, sobre todo si son de la cúpula del PP o separatistas catalanes.

  • 10.   ¿Por qué?

Porque son odiosos.

  • 11.   ¿Que opinión te merece toda la historia está de los Liebster Awards?

¡Me parece cojonuda! ¡Una iniciativa hábil, inteligente y sobre todo, eficaz!

Y ahora, amigos, prosigo con los pasos a seguir y me dispongo a votar a los once blogs que creo se lo merecen, y bien. Ah, y sin orden de preferencia:

El Pableras – Un blog muy muy divertido, donde nuestro amigo el Pableras nos cuenta sus batallitas, sus discos y grupos favoritos, ¡hasta sus psicodélicos sueños! Mención especial a las crónicas que éste hace de los conciertos a los que va, muy entretenidas a la par que divertidas.

La Agenda de Zalabardo – Este blog lo llevo siguiendo desde hace ya un tiempo, y muy mal por mi parte no comentar nada en él puesto que Anastasio Álvarez bien se merece por parte de sus lectores un poco más de participación. Sus artículos son muy interesantes y variados. Este profesor sevillano de Lengua y Literatura  ya jubilado, lleva nada más y nada menos que desde 2006 escribiendo de una forma muy peculiar. Os dejo aquí el que fue su primer post y, os advierto, leerle resulta muy enriquecedor y adictivo. Desde Anhelarium, muchas gracias Anastasio por crear un espacio tan agradable y compartir con los demás todos sus pensamientos e inquietudes.

La vida en poesía – Con mucho gusto le doy este voto al blog de mi querida Hélène. Esta dulce niña ha puesto todo su cariño en este blog tan sentido y puro, tan diáfano y hermoso. Reconozco que desde que el blog ha tomado forma y se ha nutrido de muy buenas aportaciones por parte de las distintas personas que en él participan, me tiene bastante impresionado y por supuesto, emocionado. Enhorabuena y sobre todo, GRACIAS Hélène, por esta página tan hermosa como lo eres tú.

Memorias de una cinta VHS – En este blog me siento de lo más a gusto. Con este blogger comparto la pasión por la misma música y sobre todo, por el fútbol. Para mí es una gozada poder leer un artículo sobre Helloween o GUN y con tan sólo clicar un par de veces, poder estar leyendo sobre el deporte rey en España.

Caminadogs – Olga es una experta adiestradora y cuidadora canina. Con su blog intenta mostrar a los demás, además del paulatino progreso de Lolo (un perro bastante difícil de tratar) cómo trabajar con nuestros perros y cómo poder modificarles su conducta. Si eres amante de los perros, seguro agradecerás poder leer sus entradas, en las que Olga plasma su experiencia y alguna que otra divertida anécdota perruna.

El idioma de los monos – Isaac es una gran admirador de la buena música, el cine y los grandes videojuegos. Un blog interesante y entretenido que no te puedes perder.

Mental Paradise – No me puedo olvidar de Salva, no no no no, porque su forma de escribir y de contarnos sus historias me hace incluso anhelar tiempos pasados que ni tan siquiera viví. Adoro su blog, y me pasa algo especial con él, y es que tengo la necesidad de comentar sus entradas, me encanta mostrarme partícipe cuando cuenta sus anécdotas, y eso no me pasa con muchos, os lo aseguro.

Rimas sacras – Me encanta este blog, me encanta perderme en él. Un blogger apasionado, que comparte sus rimas sin pudor y las cuida al detalle. ¡Un premio bien merecido!

¡Turno preguntas!

  • ¿Qué tipo de música es tu favorita y cuál es la que menos te gusta?
  • ¿Qué cambios harías en la esfera sociopolítica de España?
  • ¿Qué político te parece el más honrado y capacitado para su puesto y por qué?
  • ¿Cuál es la película que más marcó tu niñez?
  • ¿Qué opinión tienes acerca de la filosofía clásica, y cuál es tu filósofo favorito de la época y por qué?
  • ¿Cuál es el acontecimiento histórico que más te cautiva?
  • Si fueras un prestigioso reportero de National Geographic, ¿cuál sería el lugar elegido por ti para hacer el documental de tu vida?
  • ¿Qué súper poder te gustaría tener y por qué?
  • ¿Qué opinión tienes sobre el aborto?
  • ¿Dónde y con quién te irías de vacaciones si tuvieras mucho dinero para gastar?
  • Si tuvieras que abrir un segundo blog, ¿sobre qué trataría?

¡Un abrazo a todos, amigos, y buena suerte con esos blogs!


Cuatro añitos con Anhelarium

Hola amigos, espero que todos estéis pasando un buen verano, aún queda mucho por delante, así que disfrutarlo mucho, disfrutad todos y cada uno de los momentos especiales que ofrece el verano, sobre todo si es al lado de los que más quieres, esas personas que te hacen sentir querido cada día que pasas con ellos.  Es casi media noche y aquí estoy, en la terraza de casa, degustando una buena cerveza e intentando escribir algo especial, porque el asunto lo requiere chicos, sí, Anhelarium cumple ya cuatro años.

Os prometo que aquel verano de 2009, cuando abrí este blog, pensé que no tendría mucho futuro, que lo acabaría dejando, y no porque me corroyera la desidia, eso jamás, porque cuando algo me gusta, no lo dejo. Simplemente pensaba que nadie me leería, y si la intención cuando uno abre un blog es precisamente esa, que te lean, si sucede lo contrario, por mucho amor que le pongas, lo acabas dejando. Pero a pesar de que inauguré este blog con toda la ilusión del mundo, jamás imaginé que seguiría años con él, que crecería y le daría un aspecto bonito, y por supuesto, que albergaría tantas entradas, comentarios y visitas. Ya han pasado cuatro años de aquel verano de 2009 y este blog sigue aquí. Pero sigue aquí por vosotros, porque lo visitáis, porque os interesa lo que escribo, y eso es algo que adoro y agradezco de todo corazón. Es ese momento en el que escribes algo y ves como los demás lo leen y muchos de ellos comentan e intercambian opiniones, muestran aquí, conmigo y con el resto de vosotros, sus inquietudes, sus sentimientos.  Es ese momento en el que siempre me digo a mi mismo que esto no lo puedo yo dejar, porque me siento bien, amigos, me siento bien haciéndolo, me hacéis sentir bien, me ayudáis, ayudáis a este pobre nostálgico que llama a su blog Anhelarium porque no para de anhelar y que ansía en cada momento sentir y vivir, disfrutar de los pequeños placeres de la vida y compartirlo con los demás.

A todos, muchas gracias.

–>Los otros cumples de Anhelarium:


¡Tres años con Anhelarium!

Pues sí, me sigue pareciendo ayer aquella mañana de verano cuando decidí crear un espacio en el que compartir con los demás todas mis pasiones, inquietudes, experiencias, pensamientos y todo lo que me apeteciera en cada momento. Ha sido un año difícil para Anhelarium, y el tiempo ha sido dictatorial. Este año ha sido un año difícil, un año clave, importante, y que requería un esfuerzo constante. Los exámenes no dejaron tregua alguna, provocando que la actividad en Anhelarium se viera mermada. He tenido tiempo libre a cuenta gotas y no he podido dedicarle tiempo a mis aficiones, entre ellas, la de escribir en este agradable espacio el cual comparto con mucha entrega y amor con todos vosotros, mis lectores. Todas las palabras que quedan aquí plasmadas van dirigidas a todos vosotros, los que hacéis que esto merezca la pena y mis ganas de seguir escribiendo nunca desaparezcan. Pero estas palabras que escribo en concreto van especialmente dirigidas a vosotros, lectores que ya se han dejado conocer por los rincones de Anhelarium, como Robert, Desirée, Manu, Anonimoaveces, Full Norbert, Isaac, Rubén, El Pableras, y entre varios más, uno que en tan poco tiempo ha mostrado una incondicionalidad hacia Anhelarium, Néstor González. ¡Gracias chicos! También otros lectores anónimos que visitan este lugar día tras día y a los que les estoy igualmente agradecido, porque independientemente de que dejen su huella o no en Anhelarium, su atención hacen que todo esto cobre sentido. Tenéis ante vosotros un simple espacio personal, un blog sin ánimo de lucro que tan sólo es un espejo más de la realidad que nos rodea, un altavoz que usa este escritor no frustrado por ahora para expresar todo aquello que le hace sentirse vivo. En tres años Anhelarium ha conseguido 90,384 visitas y en aumento.

Muchísimas gracias a todos, de corazón.


¡Anhelarium cumple 2 añitos!

No puedo dar más que gracias, muchas gracias, a todas las personas que hicieron y hacen posible, que las ganas de escribir nunca las pierda. Es algo maravilloso el poder compartir con todo el mundo lo que más aprecias. Jamás imaginé que este proyecto, un proyecto desinteresado y completamente liberal, fuera a perdurar mucho más y por supuesto, jamás imaginé que esto me embriagaría tanto de placer, de satisfacción. Un proyecto que no es más que el amor por compartir lo que más quiero, con los demás. No quiero dármelas de altruista, no es mi intención, además de que ni tan siquiera creo que lo sea. Pero lo que sí soy, es un fiel seguidor de mis principios, unos principios que se fundamentan no de la razón exclusivamente, sino de lo que siente mi corazón. Las ganas de vivir, de soñar, de conocer, aprender, sentirme realizado, eficaz, sentirme feliz conmigo mismo y con los que me rodean.

Anhelarium no es más que un trampolín que me lanza, o una gran avenida por la cual deambulo hasta llegar a la felicidad, a mi felicidad. Jamás dejaré esta aventura que ya comencé hace dos años y que tantas horas me ha llevado. Una aventura que en algún momento, como todas las buenas historias, tendrá un final. Pero ese final esta muy lejos. Tengo la intención de que mis futuros hijos, se encargen de este espacio, Anhelarium será de ellos y en el momento en que yo no pueda, en el momento en que deje de existir en este mundo, Anhelarium sea un legado que pase de padres a hijos. Al menos espero y deseo que sea posible, y confiando en que sea así,  entonces desde lo más alto, me sentiré enormemente feliz y sonreiré cuando vea a mi hijo enseñarle a mi nieto las cosas que un día disfruté.

Gracias a ti Erik, a ti Full, y cómo no a Isaac, Sandra, Manu, Luisa, Desirée -mi querida hermanita- Sergio, Rubén, Javi, Mikemarlowe, Alfie, Victor, Anónimo a veces, Yos, Alberto, a los recién llegados Edgar, Victor Bueno, Gabriel, Robert, Luciano, gracias por dedicarme siempre y generosamente un poco de vuestro tiempo y por supuesto, a todos los que aquí han dejado su huella en alguna ocasión, también, muchas gracias.


Gente inteligente que con astucia busca por internet. Vol. 1

Para los que no manejan WordPress como servidor para su página web explicaré brevemente que éstos fieras de WP además de ofrecernos un gran servicio, nos ofrece una enorme cantidad de herramientas y opciones para la administración de nuestra página, entre esas opciones está el saber cómo los usuarios a través de los buscadores llegan a nuestra web. Es decir, qué palabras “clave” -y pongo clave entre comillas porque como verán más adelante de clave no tienen nada- escriben las personas que buscan determinada información para así llegar a las designadas páginas de internet. Anhelarium está cerca de cumplir los dos años y durante todo este tiempo he leído una gran cantidad de gilipolleces que son dignos de hacer un LOL eterno, incluso algunos son merecedores de un MOGOTY (mother of god of the year) Así que ahora me decido, de aquí en adelante, a crear de vez en cuando una entrada con esas palabras clave para buscadores que tan merecidas son de mención y descojono por parte del personal.

Vámos con las últimas que han salido…

pelicula de humor que sale un muerto viviente que esta siempre borracho

LOOOOOOOOL, no sé si este individuo -o individua ¿eh?- encontraría esa pelicula de zombis pero el que está siempre borracho ya sé yo quién es xDDD

bar sinson bien hard rock

¿Pero qué cojo..? ¿Pero ésto qué es? ¡Si ésto no tiene sentido alguno! Al menos el de arriba buscaba una peli, ¿pero éste? Por favor que se prepare un colacao y se meta en la cama que falta le hace descansar al pobre.

quiea es la modelo q aparece en el vodeoclip de sober arrepentido

Ahora mismo voy a buscar por internet qué coño es un vodeoclip…

kristen stawart y su pololo en la actualidad

Y también qué coño es un pololo, claro.

500 dias juntos cabrona

Qué mala tiene que ser, que no deja al chaval tranquilo. Pobre de él, ¡que ya son 500 días!

cortinas echos com yo yos

No Comment.

la pandilla nijas

Los nijas van de negro y lanzan shukiren y van siempre con mácara para que no se les vea.

el nudo de los recuerdos me provoca todo menos lastima

Hazte un nudo en la picha, ¡a ver qué te provoca!

lucida la piedra

Hombre, lúcida no sé yo ¿eh?, pero buena está un rato.

zombies que no saben que son zombies

¡Si es que eso tiene que ser lo peor!

alvaro rojas anelarium página.es

Miedo me da que esta persona me ande buscando…Uff…De todas formas, si le veo, ¡le regalaré una H!

como termina el ultimo libro de juego de tronos

Éste para qué se va a leer el libro ¿verdad? ¡Si es que los demás estamos perdiendo el tiempo oiga!

r2d2 goonies

A no ser que los de Bollywood hayan hecho una nueva e incongruente versión de Los Goonies, creo que r2d2 no sale en la película.

no me quiero matar como lo hago

¿Cómo se puede hacer para no matarte si no quieres matarte? Sin duda, éste es un caso de posesión infernal o de manipulación telequinética.


Los números de Anhelarium en 2010

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud del blog a lo largo del año.

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Wow.

Números crujientes

Imagen destacada

Alrededor de 3 millones de personas visitan el Taj Mahal cada año. Este blog fue visto cerca de 32,000 veces en 2010. Si el blog fuera el Taj Mahal, se necesitarían alrededor de 4 días para visitarlo.

En 2010, publiqué 65 entradas nuevas, haciendo crecer el arquivo para 132 entradas. Subí 390 imágenes, ocupando un total de 40mb. Eso son alrededor de 1 imágenes por día.

El día más ocupado del año fue el 6 de octubre con 501 visitas. La entrada más popular de ese día fue Concierto de DARE en Madrid. Un sueño hecho realidad.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueron almasoscuras.com, search.conduit.com, invernalia.wordpress.com, google.es y mail.live.com.

Algunos visitantes llegan al blog, sobre todo por verano, amanda somerville, zombie town, los goonies y anhelarium además de otros tags.

Los articulos más visitados en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

Concierto de DARE en Madrid. Un sueño hecho realidad octubre, 2010
21 comentarios

2

Magnífico fin de semana en Sevilla, con motivo del concierto de AC/DC junio, 2010
19 comentarios

3

Los GOONIES (1985) – Mi película favorita y la de millones de personas. abril, 2010
12 comentarios

4

Nuevo disco de HELLOWEEN para Halloween mayo, 2010
20 comentarios

Lo más hablado en Anhelarium

Estos son los artículos más comentados por los lectores en 2010.

1

DARE – BELIEF (2001) – Jamás mis sentidos apreciaron tanta armonía julio, 2010
42 comentarios

2

ExtrAORdinarios Vol.1 agosto, 2010
39 comentarios

3

Algo para no olvidar jamás abril, 2010
32 comentarios

4

¡ESPAÑA EN LA CIMA DEL MUNDO! ¡ESPAÑA CAMPEONA DEL MUNDIAL 2010! septiembre, 2010
29 comentarios

5

¡MI PRIMERA VISITA A IKEA! septiembre, 2010
23 comentarios

Ha sido un año muy bonito, compartiendo mis experiencias, aficiónes, sueños, pensamientos y emociónes con todo el mundo. He pasado grandes ratos de cine, música y libros. He conocido a gente maravillosa y muchas más que me esperan por conocer. Me pregunto si ha valido la pena…¡Pues claro que sí!

Desde Anhelarium, ¡GRACIAS A TODOS Y FELIZ AÑO NUEVO! ¡Nos seguimos leyendo en 2011!

Álvaro Rojas


Un año en la blogosfera. Un año compartiendo mis ideas y aficiones con el mundo entero

Ha pasado un año desde aquella soleada mañana en la que decidí crear este pequeño espacio para poder compartir mis gustos e inquietudes con el resto del planeta a través de esta infinita nebulosa virtual que es internet. Y es que parece que fue ayer cuando publiqué mi primer artículo.

Desde hacia tiempo, la idea de crear un sitio web deambulaba en mi mente a diario. Había visitado por casualidad numerosos weblogs y me cautivaba el comprobar cómo multitud de internautas compartían sus aficiones con un gran número de personas a través de la red.

No me lo pensé más y me puse manos a la obra. Desde un primer momento, tenía claro los temas que abordaría en mi espacio. Mucha música, bastante cine, abundantes reseñas literarias, pasando claro, por todo tipo de intereses, como el teatro, eventos, informática, deportes, escritos relacionados con la sociedad, la cultura, etcétera. Para definir brevemente de qué trataría mi espacio web, diría que de todo un poco, y nada en concreto.

Ha sido un año realmente atrayente. Durante todo el año, no he parado de publicar artículos de todo tipo, y la página no ha parado de tener visitas día tras día. Esto último es lo que más me ha entusiasmado para seguir escribiendo. El saber, que mis publicaciones son leídas y comentadas, es algo que anima grandiosamente a seguir con esta aventura.

Personas de todo tipo y de todos los países han dejado aquí su huella, exponiendo sus ideas, intercambiando puntos de vista y manifestando sanamente sus opiniones y declaraciones. Es algo que agradezco soberanamente. También, he conocido gente muy interesante, de la cual he aprendido mucho. Os puedo asegurar que alguna de esas personas, son gente extraordinaria con la cual he afianzado una gran amistad y es algo que realmente me hace muy feliz. A vosotros, Isaac, Full, Erik, espero poder conoceros en persona algún día, y compartir anécdotas y risas juntos mientras saboreamos una buena cerveza. Y gracias también a ti Sandra, que mereces mención especial, y no sólo por tus agradables comentarios en Anhelarium, sino por ofrecerme la amistad que nunca tuve.

Pero hay algo más que causa en mí esa predisposición a seguir escribiendo. Y es que el día de mañana, mis futuros hijos o incluso mis nietos, podrán leer todo lo que escribí cuando era joven. E incluso podrán participar y explicar sus ideas. ¿No es algo maravilloso?

A todos, gracias por estar ahí.