Entradas etiquetadas como “Download Festival

Crónica del Download Madrid 2019. ¡Estoy enamorado de este festival!

Hace justo una semana, por estas horas, arrancaba la tercera edición del Download Madrid. El cartel de esta edición no lucía tan espectacular como la del pasado año, pero como ya he dicho varias veces a través de mis redes sociales, no por ello había que desmerecer el cartel de este 2019. Y más sabiendo que de los tres cabezas de cartel, dos de ellos hacía mucho que ni pisaban España. Hablo de Slipknot y Tool, sobre todo estos últimos. La expectación por ver a estas dos bandas era enorme. Sólo había que ver la cantidad de gente que esperaba apelotonada bastante antes de que el respectivo concierto comenzara. Pero el plantel ofrecía mucho, otra mezcolanza de grupos muy dispares, cada una de ellas arrastraba a un buen puñado de seguidores que lo daban todo en cada uno de los cuatro escenarios repartidos por el recinto. As It Is, Kontrust, The Interrupters, Bala, Toundra, Watain…Grupos de lo más interesantes. A título personal, esta edición tenía un atractivo bestial para mí, porque de todas las bandas, sólo una había visto anteriormente en directo, Amon Amarth. Así que iba a poder resarcirme a gusto, iba a deleitarme viendo a tanto grupo por primera vez. Os podéis imaginar entonces lo ilusionado que estaba. En cuanto a la organización del festival, pocas pegas se le puede poner, la verdad. Las más notorias: que quitaran esa lona verde del pasado año, pues con la ola de calor, el asfalto era una parrilla y si te sentabas te ardía el trasero. También en esta edición quitaron los baños que habían instalado el año pasado al lado del escenario principal, como también que para este año, el escenario dos no contaba con pantallas gigantes. Para esta ocasión sólo el Stage 1 contaba con las susodichas. Por lo demás, impecables como siempre. Añadir que, aunque era un deber moral poner grifos de agua potable sabiendo que el festival tendría lugar en plena ola de calor mundial, igualmente se agradece el detalle. Como también que te dejaran entrar con botellas traídas de afuera. En esos grifos podías recargar tu botella de agua fría y potable cuantas veces quisieras. Algo que el cuerpo agradecía muchísimo y por qué no decirlo, el bolsillo también. Anda que no nos hemos ahorrado dinero dentro y fuera del festival gracias a esos grifos. Todos íbamos bien puestos de agua fría. A rasgos generales, teniendo en cuenta tanto el tema de la organización como las bandas confirmadas, habrá quien prefiera el Resurrection Fest en Galicia o el Leyendas del Rock en Alicante. También teniendo en cuenta las circunstancias de cada uno, es decir, a quién le viene mejor un festival y otro en cuanto a cercanía, medios para el viaje, compañía, etcétera. Esto ya es muy subjetivo, por eso, a mí personalmente este festival me tiene enamorado y en parte es porque me viene de perlas. Llevo más de una década subiendo habitualmente a Madrid, viví allí durante casi seis años, tengo muchos amigos en Madrid a los que adoro además de mi hermana, que vive allí desde hace doce años y puedo quedarme cómodamente el tiempo que quiera en la capital, lugar que adoro por lo cómodo y bien que me encuentro siempre allí. Mi circunstancia pues, es idónea para con este festival madrileño. Así que siempre que haya un Download Madrid y la coyuntura lo permita, ahí estaré. Intentaré no faltar a ninguna de las futuras ediciones.

Paso ahora a contaros brevemente cómo se lucieron las bandas que este servidor pudo vivir en directo, además, como siempre, esta humilde crónica irá acompañada de varios vídeos grabados por mí que espero disfrutéis y más si estuvisteis allí presentes.

Viernes 28 de junio

El festival comenzaba con una baja de última hora, Chevelle se caía del cartel. Era una banda a la que más de uno le teníamos ganas, pero estas cosas de vez en cuando suelen pasar así que teníamos otras bandas en las que centrar nuestra atención. Para el día de hoy los cabezas de cartel fueron los alemanes Scorpions que venían de tocar días antes en el Rock The Coast en Fuengirola, Málaga. Pero era el día también para bandas más que consagradas como Turbonegro, los californianos Papa Roach, los suecos Sabaton o los findalndeses Children Of Bodom. El viernes presentaba igualmente un catálogo importante de grupos muy interesantes como los blackmetaleros Mantar, Comeback Kid, Tacking Black Sunday o los intrsumentalistas madrileños Le Temps Du Loup.

El festival comenzaba con mucha fuerza con Vita Imana, un grupo español de Groove Metal que conocí hace muy poco tiempo. Sonaron espectacularmente bien y nos sorprendieron a todos con canciones como Un Nuevo Sol, Romper Con Todo que hicieron las delicias de todos los que nos congregábamos en el escenario uno a pleno sol. Poseen cuatro discos de estudio y actualmente vienen presentando su último trabajo, Bosa. Mención especial para Míriam Baz, encargada de la percusión y coros y su cantante, “Mero Mero“, ambos por el imparable derroche de energía que mostraron durante todo el concierto. Children Of Bodom fue uno de los grupos de mi adolescencia, a pesar de que desde bien jovencito comencé a ir a conciertos, nunca los había visto en directo y las ganas que tenía de verles el viernes pasado eran enormes. El festival comenzó fuerte también con ellos en el escenario dos. Ofrecieron un concierto donde no podían faltar los temas más clásicos. Los finlandeses sonaron de lujo y aguantaron como campeones el tremendo calor que hacía en ese momento, cuarenta rados nos estaba cayendo en Madrid y ahí estaban, dándolo todo. Tocaron temas como Hate Crew Deathroll o Hatebreeder, temas clásicos que nos transportaron a aquellos momentos de nuestra adolescencia. Se mostraron muy amables y cercanos con el público, sobre todo Alexi Laiho que nos dedicaba varias palabras en castellano. Nos quedamos con ganas de más, la hora que estuvieron encima del stage se nos hico corta.


Volvíamos al escenario uno para seguir recordadon viejos momentos de nuestra adolescencia con Papa Roach, otro de los platos fuertes del viernes 28 de junio. Fue el mejor concierto del viernes, sin duda alguna. Su concierto se convirtió en toda una fiesta. La gente saltaba, cantaba y bailaba en todo momento. El repertorio de temas elegidos no pudo ser mejor. Clásico tras clásico.  El cantante, Jacoby Shaddix, no paró quieto en ningún momento. Sudó la gota gorda, hasta los ojos le picaban de todo lo que sudaba, pero el tipo parecía que le habían dicho que este sería su último concierto, porque estaba imparable. Pocas veces se ve a un frontman con esa energía y carisma encima del escenario. Él y sus chicos venían presentando su último disco, Who Do You Trust? (2019), pero como ya he dicho, le dieron un buen repaso a temas con solera como el conocido Last Resort. Impresionante el concierto que nos regalaron los californianos. Los Sabaton ofrecieron el show que todos esperaban encontrar. Joakim Brodén y sus chicos ya tenían la artillería preparada en el escenario dos para ofrecernos un espectáculo de puro Power Metal nórdico. Brodén andaba algo cascado de voz, bastante diría, pero el ánimo no decayó en ningún momento. Entre la pirotecnia, la melodía y estribillo de sus canciones, las potentes guitarras y lo entregados que se mostraron estos suecos, provocaron la total entrega por parte del público cuando ya la noche había caído y el calor insoportable se despedía hasta al día siguiente.


Y señoras y señores, llegó el momento de Scorpions. Los alemanes nos dejaron boquiabiertos a todos, ¡joder que rondan los  70 tacos estos tíos! ¿Cómo pueden tener esa vitalidad a esa edad? Cierto que están más que acostumbrados a estar encima de los escenarios y desenvolverse bien en ellos, pero la edad es la edad y estos tipos parecían unos chavales. Miles de personas se arrejuntaban (como se suele decir en mi tierra) para disfrutar en directo de canciones como Send Me An Angel, Wind Of Change, Blackout o Big City Nights. Esta última es mi preferida de los alemanes. Y si estas canciones son siempre muy celebradas por el público presente, imaginaos cuando llegó el momento de Still Loving You o Rock You Like a Hurricane, con la que cerraron su show.


Otros conciertos del viernes que pude disfrutar fueron el de los noruegos Turbonegro, que me resultaron decepcionantes, tengo que decirlo, un concierto digno de una banda local de tipos algo pasados de rosca y el de Comeback Kid. Estos canadienses sí que hicieron un concierto muy chulo, me gustó su hardcore punk y disfruté cada segundo del concierto.

Sábado 29 de junio

Segundo día de festival y, al llegar, el primer concierto que disfrutamos fue el de Kontrust, unos austriacos a los que personalmente les tenía muchísimas ganas. Hacen una música fusión, se le conoce como crossover. Vamos, que meten muchos estilos en una batidora y que salga lo que salga. Pero ojo, que lo que sale huele igual de bien que la  canela en rama. Menudos temas tienen estos austriacos. Adrenaline y Hey Dj! son los temas que más me gustaron de ellos cuando quise saber de ellos a través de YouTube y escucharlas en directo fue todo un subidón. Heavy Metal, Rap, música electrónica e incluso algo de Polca, estos tipos son muy particulares. Agata Jarosz y Stefan Lichtenberger, los dos cantantes del grupo transmitían una energía que contagiaba a los allí presentes. Sobre todo Agata, que se metió al público en el bolsillo. Gran actuación la de estos Kontrust a los que con mucho gusto seguiré la pista de aquí en adelante. Suele ser habitual en los festivales tener que sacrificar ciertos grupos. Algunas bandas tocan a la misma hora y ya está en ti elegir cuál quieres ver. Así que tuvimos que sacrificar a los Rival Sons para ver a los catalanes Ànteros. No me arrepentí de la decisión. Me apetecía una barbaridad disfrutar de este grupo de Post-Hardcore. En estos últimos años ando muy enganchado a la música que me ofrecen grupos como Viva Belgrado o Exquirla. Me gusta ese rollo experimental, Post-Rock y toques guturales. Conciertoazo el de estos compatriotas. Ànteros sonaron de diez y ofrecieron un concierto sensacional. Al terminar, los Rival Sons aún estaban en el Stage 2, sonaban de lujo, sé que habría disfrutado muchísimo de su concierto, pero como os he dicho, no, no me arrepentí de haberlos cambiado por los catalanes. Acto seguido nos fuimos al Stage 1 para ver a los Amon Amarth. Como ya he dicho, era el único grupo de todo el festival que ya había visto en directo. Pero joder, son los Amon Amarth, uno nunca se cansa de verles y aunque podría haberlos cambiado por ver a otro grupo en el Stage 3 o 4, pero estos tipos me gustan muchísimo, no lo podía evitar. Así que ahí estábamos, viendo a los suecos. Como podéis ver en el vídeo que grabé, salieron como siempre, como si fuesen viejos dioses nórdicos a los que de vez en cuando les apetece dar conciertos para humanos. Frikadas a parte, Deceiver Of The Gods, Death In Fire, First Kill, estas canciones hacían las delicias de los que estábamos allí embobados con los vikingos. Genial el concierto de Amon Amarth, presentaban su último disco, Berserker y nos regaron los  sentidos con un Death Metal melódico de altos vuelos.


Regresamos al escenario dos lo más pronto que pudimos tras el concierto de los Amon Amarth para, en esta ocasión, poder deleitarnos con los Stone Temple Pilots, otro de los platos fuertes del sábado. Grunge como el que ya no queda, eso es lo que presenta siempre esta banda de San Diego, California. Se podría decir que aún siguen estrenando cantante, pues Jeff Gutt (ex Dry Cell) lleva en la banda como frontman desde 2017.  Interstate Love SongVasoline o Plush fueron los temas que pusieron patas arriba el escenario 2. Era una de las bandas más esperadas y eso se notaba en el ambiente. Me encantó desde el primer minuto la manera en la que Jeff se movía por el escenario, cómo se ganaba al público. Por momentos me recordaba al mítico Graham Bonnet de finales de los 70 con Rainbow. Simplemente, ¡brutales los Stone Temple Pilots! Y nuevamente, todos al escenario 1 para pillar el mejor sitio, ¡venían los Slipknot! Corey Taylor y su banda pusieron música a i adolescencia, es de esas bandas que sonaban en mi equipo de música por aquellos días y en el de tantos y tantos adolescentes. Con mucho cariño me recuerdo sentado en el autobús, tras salir del colegio, con mi uniforme, y escuchando a Slipknot en mi Sony discman. Bajo una puesta en escena tan siniestra como espectacular, Taylor y compañía nos hacían recordar los mejores momentos de nuestra adolescencia con trallazos como People = Shit, Get This, Unsainted, Psychosocial, All Out Life, Duality, Spit It Out y Surfacing. Impresionantes. Cierto es que Taylor se parecía a Javier Gurruchaga con esa careta, pero el tipo es todo un portento encima del escenario. Y joder, ¡que eran los Slipknot! ¡Estábamos viendo a Slipknot! El sonido acompañó en todo momento a una banda que lo entregó todo y que ejecutaron las canciones a la perfección. Corey se animaba a hablar en español en varios ocasiones, haciendo un paréntesis en personaje tétrico para mostrarnos su lado más simpático y cariñoso.


Tras el gran concierto de Slipknot dos fueron las bandas que disfrutamos aquella noche de sábado. El calor insoportable de la tarde dio paso a una fresquito muy agradable, quedó una noche madrileña de lo más reconfortante y ya en el Stage 3, pude enamorarme de Leprous, banda que no conocía en absoluto y que me dejó sorprendidísimo. Leprous es una banda de Metal progresivo proveniente de Noruega. No son taxativamente tan progresivos, pues mezclan su música con el Avant-Garde Metal.  Me recordaron mucho a Agent Fresco salvando algunas distancias. La banda trasmite con su música algo especial que pocas consiguen, resultan hipnóticos. Leprous no sólo son momentos de crudeza, también lo es de elegancia y mucho sentimiento. Su música me ensimismó, como también lo hizo Einar Solberg y su preciosa y delicada voz. Fue una de las grandes sorpresas de esta edición, al menos para mí. Stuck, Third Law, The Price o Mirage fueron los temas que tocaron en directo. Espléndido el concierto de Leprous, como espléndida es la música que hacen. Era tarde, y los dos últimos shos programados para la madrugada del sábado eran Back To The 90’s DJ’s y Perturbator. Ni me lo pensé. Prefiero ver a una banda en directo que a una panda pinchando música de los 90. Cada uno tiene sus gustos y sus prioridades, pero mientras me encontraba gozándolo con Perturbator, no podía evitar pensar en el error que más de uno había cometido quedándose en el Stage 4 y no en el 1. Muchos se estaban perdiendo un espectáculo pocas veces visto en el mundillo del Metal. Con todos mis respetos, antes de estar en plena madrugada viendo como unos pintas pinchan canciones de Offspring o Iron Maiden, veo totalmente imprescindible elegir una banda que no sólo hace una música asombrosa sino insólita si tenemos en cuenta el ambiente en el que nos movemos. Me alivio saber que en el Stage 1 habíamos el triple de gente que en 4 y que mucha gente pudo contemplar la habilidad de Perturbator, un duo que muestran un Metal avezado con sintetizadores. Perturbator es idea de James Kent, un músico parisino que combina el Metal con la Synth más electrónico. Una suerte de NewRetroWave pero en plan metalero. ¿Quién dijo que el Metal no podía ser bailable? Perturbator convirtió el Stage 1 en una discoteca al aire libre. Juzguen ustedes mismos:


Domingo 30 de junio

Último día de festival. Era además el día más corto, el que menos grupos tocaban. Comprensible, era domingo y mucha gente tenía que hacer un largo camino de regreso a casa para trabajar al día siguiente. El atractivo del domingo eran los californianos Tool. Menos bandas, sí, pero las que había programadas para el domingo no dejaban de ser la mar de interesantes. Teníamos a Bala, a Watain, Soulfly, The Interrupters y los que me arrebataron el corazón, Fever 333. Pero vamos por orden. Llegamos al festival algo tarde fruto del enorme cansancio. Pero llegamos justo a tiempo para ver a los madrileños Toundra que comenzaban su concierto a las 19:00 en el escenario 1. Atlas, Toundra, Exxasens…Otra música que me encandila a más no poder. Post-Rock ambiental que llega al alma. Era una de las bandas a las que más ganas le tenía de todo el festival. Tuve la oportunidad de ir a verles el pasado mes de noviembre en Córdoba, pero por motivos personales no pude asistir. ¡Tenía las entradas ya compradas! Vaya tela…Por eso me resarcí de lo lindo el domingo en Madrid. Pude contentarme por fin viendo a los Toundra y menudo concierto ofrecieron. Sonaron de maravilla, técnicamente son puro talento. Unos musicazos, como suelo yo decir.


Ya en el escenario 2 disfrutamos de los brasileños Soulfly. Max Cavalera parecía en ese momento el tipo más duro de Madrid. En plena ola de calor se presentó encima del escenario con pantalones largo y chupa de cuero. Sí, eran ya las ocho de la tarde y el calor no era tan abrasador, pero joder, hacía un calor de cojones. Sonaron atronadores los Soulfly e hicieron las delicias de sus fans con temas como Ritual, Tribe y Jumpdafuckup. Os confieso que no estuvimos todo el concierto, sólo vimos las primeras canciones, porque no queríamos perdernos a As It Is. Días antes de cada festival, como imagino que todo el mundo suele hacer, investigo por internet aquellas bandas que desconozco. As It Is me gustó desde el primer momento. Estos británicos hacen una mezcla de Punk, Pop y Rock alternativo más tirando a lo Emo. De hecho, mucho emo había por allí. Lo emo ya no está tan de moda como a principios y mediados de la década pasada, pero todavía quedan muchos fieles a este estilo. Muy buen concierto los de estos As It Is, temas cojonudos y un directo al que no se le podía poner pega alguna. Se mostraron muy cercanos con sus fans y tuvieron el detalle de acercarse tras finalizar su concierto y atender a los que les pedían fotos y autógrafos. Y yo aún inocente de lo que estaba a punto de pasar…

Sí, porque apenas unos minutos después de finalizar el concierto de As It Is comenzaba el de Fever 333. Por despiste y por estar a mil cosas, se me pasó por completo bichear a los Fever 333 previamente. Así que no tenía ni la más remota idea de lo que allí iba a encontrarme. Pero parecía que el destino así lo quería. Desde Los Ángeles, California, nos llegaba esta banda que Punk-Rap-Metal. Fever 333 es como meter a Tupac Shakur y a Rage Against The Machine en otra batidora y a ver qué sale. ¿Qué qué sale? Esto es lo que sale:


Sólo poseen un disco de estudio. Estamos ante una banda recién salidita del horno. Tras un Ep titulado Made An America, en 2018, ya en 2019 presentaron su primer disco, Strength in Numb333rs. Jason Aalon Butler se encarga de la voz, mientras que Stephen Harrison de la guitarra y Aric Improta de la percusión. Yo jamás había vistoa tres tipos liarla tanto en un escenario, como hacía mucho tiempo que no veía un derroche de energía como el de Jason sin desafinar una nota. No me quiero n imaginar lo agotador y difícil que debe ser cantar tan bien los temas mientras no paras un sólo instante de moverte de un lado para otro como si anduviera en una clase de zumba fitness. Y al ver esa exhibición y sobre todo, escuchar esos temas con tanto gancho, tanto por la letra tan reivindicativa como por esos melódicos estribillos, saltó la chispa que prendió el amor. Como melómano que soy, agradezco estos momentos en los que me enamoro perdidamente de la música de un grupo. Grabé este vídeo en uno de los highlights de Jason y cuando lo subí a Instagram, les gustó tanto que personalmente se pusieron eon contacto conmigo por mensaje privado para agradecérmelo. Acto seguido lo subieron a sus redes sociales y me etiquetaron. Todo un detalle.


Sólo tuvimos que andar unos metros para acercarnos al Stage 4 tras el concierto de los Fever 333 para disfrutar ahora de otros californianos, The Interrupters y su Ska-Punk. Buen rollito y mucha fiesta, es lo que tiene el Ska. Estos estadounidenses nos dejaron a los que jamás habíamos oído hablar de ellos con muy buen sabor de boca. Podéis ver un video de ellos pinchando en este enlace. Al finalizar The Interrupters, regresamos nuevamente al Stage 3 porque allí estaba a punto de comenzar otra banda a la que le tenía muchísimas ganas. Ya la conocía desde hacía unos dos años y el cuerpo me pedía desde hacía mucho tiempo pegarme un buen concierto de Black Metal. Y ahí estaban, puntuales, a las 22:10, los suecos Watain. Venían presentando su último trabajo de estudio, Trident Wolf Eclipse, un estupendo disco de Black Metal como sólo los nórdicos saben hacer. Disfruté como un enano. Ya hace bastante que me sumerjo mucho en el Black Metal. Podéis escuchar un programa de Milencora íntegramente dedicado al Black Metal titulado: ¿Por qué me gusta tanto el Black Metal? y que espero os guste. A mi acompañante no le estaba haciendo nada de gracia wl concierto de Watain, repele por completo el Black Metal, así que por empatía y respeto, no nos quedamos hasta el final y nos fuimos lo más cerca que pudimos para ver cómo iba el show de Sum 41 otra de las bandas que a muchos nos hacía recordar nuestros años de adolescencia. Sum 41 es una banda de Punk americano que dio mucho que hablar a principios de la década pasada. Repasaron temas clásicos que los lanzaron a la fama, el público lo pasé en grande con temas como In To Deep, Walking Disaster, Fat Lio o Still Witing. Podéis también ver un vídeo que grabé de ellos pinchando en este otro enlace.

Y para acabar esta edición de Download 2019, a las 23:15 no cabía ni un alfiler en el escenario principal. Tras muchos años sin dar un concierto en España y a poco más de un mes para que salga su esperado quinto álbum de estudio, Tool haría aparición. Banda de culto, con tan sólo cuatro discos de estudio está considerada la banda más talentosa en cuanto a Rock/Metal progresivo se refiere. Junto a Slipknot fue la banda que más gente consiguió reunir en los tres días de festival, y no era para menos. La banda es fantástica, tanto en estudio como en directo. Su música es para paladares exquisitos y el placer es enorme a escucharles. Mostaron estar en gran forma y ofrecieron un concierto que fue todo un gozo para los miles de fans que venían de todas partes. No me sorprendió ver a tantos extranjeros agolpados en el Stage 1. Pero tengo que deciros que, aun siendo una puesta en escena muy trabajada, la actitud de la banda, sobre todo, la de su carismático líder, Maynard James Keenan, fue bastante mediocre. No interactuaron nada con el público. Maynard se mostró siempre en un segundo plano. Se comportaron como robots, ejecutaron a la perfección los temas y se acabó. No espero que los integrantes del grupo cuenten chistes entre canción y canción, pero es que no dijeron nada. El cantante apenas se despidió tras el concierto y sólo uno de los guitarristas y el batería se mostraron más afables a la hora de despedirse del público. Llamadme raro o lo que queráis, pero si hay miles de personas deseando verte, qué menos que te muestres algo receptivo. Musicalmente impecables pero humanamente bastante parcos y maleducados.


Nuevamente, gracias a la organización por ofrecernos otro año una nueva edición de Download para no olvidar nunca. Nos divertimos muchísimo y nos fascinamos de lo lindo con tanto grupo. Agradecer por supuesto a mi acompañante, Sara, por su simpatía, hospitalidad y por aguantar estoicamente aquellos conciertos de grupos cuya música no aguantaba nada. Fueron tres días buenísimos y ya estoy deseando que llegue el verano que viene para otro Download más. A ver con qué nos sorprenden para la ocasión.

Un abrazo a todos y gracias por leer esta crónica de lo que fue el Download Madrid 2019.


CARTEL CERRADO para este Download Festival Madrid 2019

La gente se queja de vicio. Vale que el cartel del pasado verano fue más potente, pero el cartel de esta nueva edición, que hoy 20 de marzo ha quedado cerrado, me parece fascinante. Los tres cabezas de cartel: Scorpions, Slikpnot y TOOL, sobre todo estos dos últimos, hace mucho que no se pasan por España y más concretamente, TOOL, sólo parará en Madrid durante su visita a nuestro país. Fecha única la de esta banda californiana de Metal progresivo que nadie puede dejar escapar. 50 son en total las bandas que del 28 al 30 de junio sonarán en esta nueva edición, la tercera, del Download Festival. Para otras muchas bandas también Download será su única parada por España. Children Of BodomPapa Roach, Amon Amarth, Architects, Vita Imana, los madrileños Toundra, Sabaton, Stone Temple Pilots, Berri Txarrak y Sum 4.1. son otras de las bandas referentes del Rock y Metal internacional que se dejarán ver en este festival que cada vez se afianza más como uno de los más importantes de Europa. Teniendo en cuenta solamente estas bandas, pagar los 155 euros que cuesta el abono actualmente para los tres días de festival ya me parece toda una ganga. Recordad que para ver a estos grupos por separado en sus giras individuales las entradas como mínimo no bajan de los cuarenta y tantos euros. Bien es cierto que no es lo mismo ver a un grupo en un festival que en un concierto individual, pues en un festival el grupo de turno lleva siempre un repertorio menor (a no ser que sea cabeza de cartel) como menor es el tiempo que esta sobre el escenario. Pero aún así, pagar 155 euros por disfrutar de estas bandas mencionadas de veras que me parece un regalo y más teniendo en cuenta la excelente organización de este evento y que, señores, es en Madrid, no en el quinto pino, en Madrid, que ya seas de donde seas, la conexión con la capital del Reino es siempre o casi siempre magnífica. En las redes he visto comentarios de todo tipo, como no podrías ser de otra manera. Algunos en concreto me han parecido pura bilis. Si de verdad algunos detestan este cartel y se sientes defraudados, que no vayan, punto. No entiendo que haya tanto indignadito por ahí. Es un cartel estupendo y el festival ofrece unas condiciones muy cómodas. Y es que no sólo es el cartel, sino que la organización del Download está a la altura de los mejores festivales a nivel internacional.

60.000 m2 de Rock puro Rock

Pero tengamos en cuenta que por los cuatro escenarios del Download pasarán otras bandas muy pero que muy interesantes y de tremenda calidad como son los suecos Watain, con su sensacional Black Metal, Rival Sons con su Hard Rock de corte clásico, Red Fang, un grupo de Stoner Rock, Comeback y su excelente Hardcore, Will Haven y su Noise Metal, los ingleses Enter Shikari, una banda que lo está petando con su mezcla de Post-Harcore y música elctrónica. No nos olvidemos de  los noruegos Turbonegro y los brasileños Soulfy. La Caja Mágica pondrá a disposición de los amantes del Metal 60 mil metros cuadrados para disfrutar de los cuatro escenarios por donde pasarán todas estas bandas además de unas cuidadas, zonas de restauración y servicios públicos y merchandising. Resaltar que los aseos que instalan en el Download son puro lujo para lo que hemos tenido que ver en otros festivales. En algunos las instalaciones de los baños públicos eran poco más que medievales.

Personalmente el cartel de este año es muy especial para mí por la sencilla razón de que no he visto a ninguna de las bandas confirmadas en directo salvo Amon Amarth. Sí sí, salvo a estos suecos cuyo Death Metal melódico amo a más no poder, no he visto a ninguna de las bandas. Os podéis imaginar entonces lo que significa para mí. A mis queridos Toundra iba a ir a verles el pasado mes de noviembre en Córdoba pero por motivos personales no pudo ser. Este verano tendré una oportunidad de lujo para verles en directo. Ahí estaré, muy cerquita del escenario, viendo a esta banda de rock instrumental que desde hace años sigo con mucha entrega. Así que, dicho esto, ¡nos vamos al Download, amigos míos!

¡Aún estás a tiempo para hacerte con tus entradas. No te lo pienses mucho si lo tuyo es el Rock y Metal!


Crónica de un gran festival, así fue el Download Madrid 2018

A un metro de Axl Rose y Slash. El pasado fin de semana vi a los Guns N’Roses como jamás imaginé. Sus horas de cola y calor me costó poder vivir este gran concierto de tres horas de duración de manera tan excepcional. Una experiencia inolvidable.

Creo que viviría en bucle unas cuantas veces más esta nueva edición del Download Festival que tuvo lugar el pasado fin de semana en Madrid. Espero que este festival tenga una larga vida porque el cartel que siempre presenta, como la organización, es impecable. Debemos sentirnos afortunados por poder disfrutar de un festival así en nuestro país. Yo no suelo prodigarme en festivales, hacía muchísimo que no iba a uno, pero tras esta experiencia creo que peregrinaré hasta el Download los años que dure. Las ganas que tenía de asistir eran inmensas, las expectativas las mantenía altas y la realidad las superó. El único pero, que seguro compartirá todo el mundo, fue el olor de la depuradora que se encuentra cerca del recinto, porque la peste atufaba cada diez minutos aproximadamente. Los Tuents, esas fichas que había que comprar para canejarlas por bebida, se compraban rápido, así como rápido te hacías lo que quisieras pedir. Los baños me sorprendieron muchísimo, estaban montados muy pero que muy bien. Las nubes, sobre todo los dos últimos días, ayudaron a que tantas horas allí fueran más soportables. Muy buena la organización, en serio. Gracias por todo.

Y vamos a lo más alucinante, los conciertos. Sólo Baroness, Avenged Sevenfold y Buller For My Valentine fueron las bandas que no me dijeron absolutamente nada. El resto, todas las que vi, me lo hicieron pasar genial, mucho. Lo mejor para mí fue ver el estado de forma de Rob Halford, fue emocionante, se me hizo muy corto su concierto y me hubiera gustado que hubiese sido en el escenario 1 y no en el 2, pero bueno. El concierto de Judas Priest fue de los mejores y de los más celebrados por la gente. Guns N’Roses dejó con la boca abierta a todos. Los haters de Axel dirán lo contrario, pero la banda se marcó un conciertazo impresionante. Digno de los de hace veinte años. Por supuesto Ozzy Osbourne fue otro de los que mejor sensación dejó, el concierto de este señor fue espectacular. Otro ejemplo a seguir. A su edad y pegándose esos shows. Bestial. Personalmente yo tenía muchas ganas de ver a los compatriotas Viva Belgrado y de verdad, qué chavales, qué buenos y peculiares son. Sentí una tremenda satisfacción al verme disfrutando del concierto de estos cordobeses. El último concierto del festival, el de Angelus Apatrida fue otra verdadera gozada, no había mejor manera de despedirse de un festival así. La gran sorpresa, para mí, claro, pues no los conocía de nada, fueron los Parkway Drive, los australianos me dejaron los ojos como platos e hicieron las delicias de todos los que allí nos congregamos frente a ellos la noche del pasado viernes.

A continuación voy a comentar un poco lo que me pareció algunos de los grupos que más ganas tenía de disfrutar en vivo y en directo, acompañado por supuesto de algunos vídeos que grabé y que podéis disfrutar en mi canal de YouTube.

Jueves 28 de junio

Tesseract

Fue la primera banda que disfruté de este Download 2018. Semanas antes de asistir al festival ya me había hecho con los discos de todos los grupos asistentes al mismo y que no conocía. Aunque conocía la existencia de esta banda, nunca me había dado por descubrir su música. Con las escuchas, pronto se convirtió en una de esas bandas que más ganas tenía de ver. Estos británicos nos venían presentando su último disco, Sonder. Sin duda dejaron sorprendidos a los que allí nos agolpábamos para ver a los Arch Enemy porque la gente aplaudió muchísimo a esta joven banda que ofreció un show corto pero muy intenso. Una hora le faltó a Daniel Tompkins para lucirse en las tablas. Sonaron muy bien y fue una manera sensacional de comenzar este nueva edición de Download.


Arch Enemy

No os podéis imaginar las ganas que tenía de ver en directo por primera vez a Arch Enemy. Recuerdo con cariño cómo a principios del 2000 escuchaba la música de esta banda en la habitación de mi amigo, cuando me iniciaba en esto del Heavy Metal. Por aquel entonces era Angela Gossow la cantante tenía al mundo del Metal metido en su bolsillo. Pero desde 2014, es la preciosa Alissa White-Gluz la que encabeza a estos Arch Enemy. Se notaba en el ambiente la expectación que había por verles encima del escenario. También tocaron menos de una hora, algo que para los que ansiábamos verles, y más aún si era por vez primera, nos supiera a muy poco. Parecía que cantaba un dios a través de la señorita White-Gluz que se comió el escenario. Los suecos sonaron espectacular.


Marilyn Manson

Creo que nadie se esperaba quedar tan satisfecho de este concierto, salvo los más acérrimos de Marilyn Manson, claro. Por todos es sabido que en estos últimos años, Brian Hugh no ha andado muy fino de voz ni de forma y ha dejado espectáculos algo lamentables. Quizás el encanto que tiene venir a España, y más concretamente a Madrid, le sentara de maravilla, porque ofreció un buen show, sorprendiéndonos por su estado vocal, que sin ser notable, daba la talla para interpretar sus temas. Estuvo muy cercano con el público, interactuando constantemente hasta el punto de subir a tres fans al escenario. Dos chicas y un chico que saltó a la fama durante todo el festival. Un chico peruano al que Brian pidió que se quitara la camiseta pues era de otro grupo (excentricidades del artista). Menos mal que para seguridad del chico, que era bastante regordete, iba ataviado con su bandera de Perú. La lío tanto el tiempo que estuvo encima del escenario que fue la anécdota del show de Marilyn Manson y del primer día de festival. Tanto, que en los siguientes días la gente gritaba “¡Que salga el peruano, que salga el peruano!”. Muy bueno todo, la verdad.


Avenged Sevenfold

Tuvieron problemas de sonido, sobre todo Matthew que se le notaba muy cabreado. Es una banda que me gusta, he disfrutado mucho de sus discos y lo seguiré haciendo. Pero me dejaron muy frío. Era la primera vez que les veía en directo, tenía muchas ganas de vivir su concierto, vibrar con sus temas. Disfruté alguno de ellos, pero no había feeling, y no sólo conmigo. Algunas de las personas que se encontraban a mi lado y con las que obviamente intercambiaba impresiones, les pasaba lo mismo. Quizás haya que esperar a la próxima vez para que me embelesen estos A7X.


A Perfect Circle

Para mí, uno de los más deseados del día junto a Arch Enemy. Siempre me ha atraído esta banda y más aún cuando mi buena y especial amiga Sara me comentó lo fan que es de este grupo de california. Pero ocurrió algo, fue el concierto más malogrado de todo el festival, y no por ellos, sino porque el sonido falló y la banda estuvo veinte minutos sin presentarnos su repertorio. Para colmo comenzó a llover, muy poco, pero fue esa típica lluvia molesta. Y como era de esperar, la banda sólo toco el tiempo restante sin recuperar el perdido por los fallos técnicos. Eso cabreó a todo el mundo, y hay que decirlo. También habrá que esperar a la próxima vez para disfrutar de esta banda que nos dejó con la miel en los labios.

Viernes 29 de junio

Creeper

Brillantes. Otro concierto que se nos quedó corto. Fue un show extraordinario por parte de esta banda de Punk-Rock. Will Gould demostró que esta banda recién nacida va a dar mucha caña. Intercalaron temas muy potentes con algún que otro tema moñas que, alguno, resultaba demasiado empalagoso. Pero la energía y la entrega del grupo fue  algo magnífico.

Bullet foy my Velentine

Decepción. Los fans de estos galeses me echarán piedras del tamaño de perros de agua, pero lo siento. Los Creeper dejaron el listón muy alto. La banda de metalcore atrajo a mogollón de adolescentes que se amontonaban con fervor para ver a su banda de cabecera y seguramente ellos dirán que fue un concierto sublime. Pero no. Para mí es una banda que me mantiene en la más absoluta objetividad pues ni me entusiasma ni me desagrada. Ni la odio ni la amo. Simplemente estuve expectante a ver qué me encontraba y lo que encontré fue una banda sin gancho, nada de feeling con el público y muy autómata.


Guns N’Roses

El día con menos grupos de este festival y todo porque Guns N’Roses deseaba acaparar toda la atención para ellos solitos. No consentían que otras bandas actuaran mientras lo hacían ellos. Por lo que los tres escenarios restantes estaban desiertos. Como decía al inicio de este post, muchos detractores de Axel Rose dirán que estuvo de pena, y que Rob Halford y Ozzy le dieron toda una lección. En esto último sí puedo estar de acuerdo, pero en lo primero no. Axel Rose estuvo brillante. ¿Acaso hay que recordarle a la gente que nunca ha tenido una gran voz? Su voz siempre fue muy mediocre en directo, hasta en sus mejores tiempos. Si a eso le sumamos la manía que siempre ha tenido de pegarse carreras desde cada rincón del escenario, sin duda eso lo asfixia más rápido. Pero es Axel, es su estilo. El pelirrojo se comió el escenario, se le hizo pequeño y eso que era el stage más grande. La gente enloqueció cuando lo vio salir y junto a su banda tocaron el primer tema de la noche: It’s So Easy. El concierto duró poco más de tres horas y tocaron todos, absolutamente todos sus grandes temas. Muchos disfrutaron en riguroso directo de la banda sonora de sus vidas. Yo uno de ellos. En todo momento se mostraron simpáticos, cercanos, con muchísima energía y disfrutando de todos y cada uno de los minutos que permanecieron encima de las tablas. Fue un concierto inolvidable, digno de los de su mejor época. No hubo un alma que no vibrara con el show de los Guns por mucho que luego saliera despotricando.


Sábado 30 de junio

Para el sábado bajé la marcha. Ya no me pegué las largas horas de cola de los días anteriores. Además ya no estaría solo, estaría con más gente, disfruté de la compañía de unas personas maravillosas que hicieron que el día fuera mucho más bonito. Pude disfrutar de casi todos los grupos al no estar empecinado en apoltronarme en primera fila y permanecer allí para no perder el sitio. Creo que no lo haré más y para los próximos festis, el rollo del que iba el sábado será la tónica a seguir. Mucho más tranquilo, menos agobios, más diversión. No hay color.

Shinedown

Otra de las grandes sorpresas del Download. Ya los conocía desde hace un par de años. Fueron sin duda alguna uno de los platos fuertes. Presentando su último trabajo de estudio, Attention Attention, los estadounidenses liderados por Brent Smith (voz) dejaron con muy buen sabor de boca a los que nos presentamos en el escenario 2 para disfrutar de su show. El tipo es un gran front-man y así lo demostró en la hora que estuvieron haciéndonos disfrutar. Brent quedó maravillado por el recibimiento que tuvo la banda por el público concentrado en la capital del Reino. Comenzaron tocando Sound of Madness, haciendo un breve repaso a otros temas como Unity, Enemies y terminando su show con otro temazo, Devil.

The Hellacopters

También los conocía aunque no había indagado en su discografía. Tras verles en el Download, lo haré encantado. Otro de los grandes conciertos de este festival. La banda se disolvió hace diez años pero se han reagrupado para dar una gira por toda Europa y EEUU. Lo mejor de todo es que su primer concierto de reunión ha sido en este Download Festival 2018 en Madrid. Se les notó las ganas con las que han vuelto a la palestra.

Volbeat

Me esperaba más del concierto de Volbeat. Fue un concierto estupendo, pero para mi gusto se dejaron varios temazos fuera que hubieran amenizado mucho más el encuentro el pasado sábado en Madrid. Esta banda en estos últimos seis años ha crecido como la espuma y no es de extrañar, sus discos son la hostia. Nos tocaron temas como 16 Dollars, Black Rose o Sad Man’s Tongue entre otros.

Judas Priest

La joya del sábado, al menos lo era para mí. El plato fuerte del último día del Download. Para gustos están los colores, cada uno tendrá sus preferencias y opiniones, pero Judas Priest se marcaron el mejor concierto del festival. Lo de Rob Halford no es normal, a su edad y estar en esa forma. El público encolerizó con su presencia y la manera en la que nos brindaba semejante show. Abrieron con Firepower, de su último trabajo. Un tema muy celebrado por la gente. Cayeron temas clásicos como turbo Lover, que nos maravilló a todos y otros como Hell Bent for Leather, Painkiller, despidiéndose con Breaking The Law. Era la primera vez que los veía en directo y fue una auténtica pasada. Fue el concierto que más pena me dio que acabara.


Ozzy

No soy muy de este señor. He escuchado toda su discografía en solitario en dos ocasiones y no me dice nada salvo temas sueltos. Pero es un peso pesado del Metal, tenía que estar ahí viéndole. Y menuda noche nos regaló. Fue un gran concierto, abrió con Mr.Crowley, tocó tres temas de los Black Sabbath como Fairies Wear Boots, War Pigs cerrando su show con Paranoid. He leído por ahí que cantó “sospechosamente bien”. En el concierto pensé algo parecido. Ozzy quizás recibiera algo de “ayudita” pregrabada, pero de ser así, ni de coña pudo empañar su gran concierto. Cantó bien, se mostró en sintonía con el público y nos regaló un gran concierto.

Angelus Apatrida

Creo que no había mejor manera de despedirse del Download que con este concierto. Antes de ver a los Angelus Apatrida no podía perderme a los Carcass. Así que disfruté unos temas de ellos, habiendo disfrutado antes de los compatriotas ’77 en el escenario 4. Cuando escuché un par de temas o tres de los de Liverpool, mi acompañante y yo nos fuimos juntos a ver a los Angelus. Nos obsequiaron con temas como In The Heart Of Nations, Of Men and Tyrants, End Man, y se pegaron un gran cover de Pantera: Domination. Los Angelus parecía que acababan de salir del mismísimo infierno para comenzar sus vacaciones de verano en Madrid, menudo concierto se marcaron. Sonaron como una apisonadora. El sonido era espectacular y la actitud de estos albaceteños era portentosa. El mejor Thrash Metal hecho en España.

Fueron tres días estupendos. Al día siguiente, tras regresar a mi tierra, ya me invadía la nostalgia, echaba de menos estar en el recinto, sobre todo con la gente que me acompañó, cerveza en mano, yendo de escenario en escenario disfrutando de grandes bandas del mejor Rock y Heavy Metal. No lo dudes, para la próxima edición compra tu abono y disfruta. El ambiente jeviata es siempre de lo mejorcito, se respira hermanamiento a cada instante. Si tienes la oportunidad de vivir algo así con los tuyos, no lo dejes pasar.

Gracias a todos los miembros de la organización por haber montado un festival de semejante calibre en nuestro país, ¡nos vemos el próximo verano!