Archivo de Autor

Milencora. Episodio 25. Helloween. El más ESPECTACULAR directo de KISKE (Tokyo 29.05.1989)

¡Bendito sea el japonés que grabó este concierto al completo! Arigato gozaimasu! En este Episodio 25 de Milencora os presento el mejor directo de Kiske en su etapa en Helloween. Podréis encontrar muchos directos de esta época del grupo, pero en ninguno Michael Kiske sonará tan espectacular como en este. En aquella noche japonesa, Kiske quiso llevar su voz al límite, abusó de sus míticos agudos e interpretó varias de estas conocidas canciones de manera diferente. Un concierto insólito por la manera de cantar del gran Michael Kiske. Impresionante. Os dejo con este documento sonoro enormemente valioso para la historia del Metal.

Gracias por estar ahí, siempre pendiente de Milencora, tu podcast de Rock y Metal.

¡Feliz verano 2020!

Ir a descargar

Lista de canciones:

  1. Happy Happy Helloween
  2. Invitation
  3. Eagle Fly Free
  4. A Little Time
  5. Dr.Stein
  6. March Of Time
  7. Future World
  8. Save Us
  9. Rise And Fall
  10. Starway To Heaven
  11. A Tale That Wasn’t Right
  12. Halloween
  13. Roland Grapow Solo
  14. Keeper Of The Seven Keys
  15. I’m Alive
  16. Living Ain’t No Crime
  17. I Want Out
  18. Michael Weikath Solo
  19. How Many Tears

Milencora. Episodio 24. Años 2000. Nostalgia POWERMETALERA. PARTE 2

Ir a descargar

Bienvenidos a otro episodio original de Milencora. En este Episodio 24 os presento la segunda parte de ‘Nostalgia POWERMETALERA‘. La primera parte la encontraréis en el Episodio 14, donde abordaba el Power Metal que mejor sonaba en aquellos años que iban del 2000 al 2005. En esta segunda entrega hago lo mismo pero centrándonos en los años 2006-2010. Si te apasiona el Power Metal, coge tus cascos y sube el volumen, porque estos dos programas te van a enamorar.

Espero que disfrutéis mucho de este programa, pero sobre todo, que disfrutéis mucho más este nuevo verano que tan solo acaba de comenzar, un verano bastante insólito por culpa del coronavirus pero que, respetando las normas de seguridad, podremos sacarle todo el jugo que queramos.

¡Muchas gracias por escuchar Milencora!

Lista de canciones:

01. Deep Unknown – Stratovarius
02. The Fire Buns Forever – HammerFall
03. Virus – Heavenly
04. Black Rain – Astral Doors
05. Inside Chains – Shaaman
06. Master Of Sorrows – Russel Allen & Jorn Lande
07. Cross The Line – Brainstorm
08. Odin – Manowar
09. Lost – Evergrey
10. Save Me – EdGuy

11. Separate Ways (Journey cover) – Andre Matos
12. Scream Of The Savage – Enforcer
13. Shadow Land – Grave Digger
14. Rise – Gamma Ray
15. Keeps Me Burning – Masterplan
16. Salvation (Relase Me) – Keldian
17. Another Stranger Me – Blind Guardian
18. Twisted Mind – Avantasia
19. Dreambound – Helloween
20. Paid In Full – Sonata Arctica


Camilo Sesto y su versión de Getsemaní


Jamás una canción me ha provocado la necesidad de escucharla tantas veces de manera tan seguida. Es la canción más adictiva de todas las que he escuchado en toda mi vida. Si la escucho, no puede ser solo una vez. Me la pongo y en cuanto termina necesito escucharla otra vez más. Incluso mientras la escucho, le doy hacia atrás para perderme en alguna parte de esta inconmensurable canción. Lloyd Webber, creador de la obra Jesucristo Superstar, y Ted Neeley, quien interpretó a Jesus en la posterior película que se hizo de esta obra teatral, llegaron a decir que la versión de Camilo Sesto era sin lugar a duda la mejor que habían escuchado, y creo que en esto nadie puede llevarles la contraria. Porque en la versión de Camilo Sesto no sólo apreciamos un registro vocal prodigioso, sin igual, sino que disfrutamos de una interpretación que va más allá de su maravillosa voz.  Aquí Camilo despliega toda su calidad como artista, impregnando esta canción de un dramatismo e intensidad digno de un gran actor de teatro. Hasta la persona más atea se estremece al escuchar esta versión de Getsemaní, porque Camilo al interpretarla es pura vehemencia. La interpretación de Camilo es visceral, como si de verdad vieras al mismísimo Jesucristo al pie del Monte de los Olivos implorarle a su padre. La Opera Rock Jesucristo Superstar es de las obras más cautivadoras que existen y fue toda una revolución a principios de la década de los 70. Fue en 1975 cuando esta producción llegó a España y Camilo, que se encontraba en pleno apogeo, se puso al frente de ella. En septiembre del año pasado Camilo Sesto, el mejor artista que ha tenido este país, nos dejaba. El Frank Sinatra español ahora está más allá de las estrellas y espero que ahora le esté enseñando a cantar a más de uno allí arriba.


Es la versatilidad en su voz, todos los registros de los que hace gala en este canción y su dramatización, lo que hacen de esta pieza algo más que asombroso. Pocas canciones pueden provocar tanto impacto y emoción. A mí me hace llorar, por mucho que la escuche, por mucho que pasen los años, esta canción me estremece como ninguna lo hace. En este tema puede apreciarse cómo Camilo es capaz de cambiar la tonalidad de su voz drásticamente y en muy pocos segundos, algo que está fuera del alcance de la mayoría de vocalistas. La potencia en su voz, la manera en la que la desgarra para acto seguido hacerla afilada, la utilización de esos falsetes y ya al final, cantando entre sollozos, con esa expresividad, todo es de un nivel increíble. Tanto la canción en sí, como los vídeos que hay de Camilo defendiendo esta canción en directo, además de conmover y deslumbrar a cualquiera que preste sus sentidos a esta maravilla, incitan a apreciar todos sus matices, cada gesto, cada grito, cada floritura o quejido que sale de su voz. Es imposible no contemplar más de una vez esta actuación de Camilo. Su versión es la más pasional de todas las que hay, y si no me creen, simplemente accedan a YouTube y compruébenlo. Por otro lado, como loco del Heavy Metal que soy, y como a muchos de mi cuerda les pasará, esta canción hace aún más mella en mí. Eso agudos, por el amor de Dios, son algo divino. Por si fuera poco en este tema Camilo Sesto parece un Rockstar.

Os dejo con mi actuación favorita de Camilo y con la versión en estudio de esta canción, pronto las lágrimas harán aparición y caerán por vuestras mejillas. 

Gracias por tanto, Camilo, que en paz descanses.

 


Milencora Xpress #13. El disco debut de Pink Cream 69

¡Atentos a esta nueva entrega de Milencora Xpress porque los temas que os pincho son asombrosas y muy emocionantes! Os presento el primer disco de Pink Cream 69, un disco cargado de canciones muy melódicas donde esta joven banda alemana se daba a conocer. Pink Cream 69 es un grupo que sigue en activo, actualmente y desde 1995, con David Readman a la voz, pero que siendo objetivos, nunca volvió a alcanzar el éxito y la calidad que presentaba en aquellos primeros años con Andi Deris al frente. Desde 1989 hasta 1993, publicaron tres discos de estudio. Este homónimo que os presento, One Size Fits All de 1991 y Games People Play en 1993. Al año siguiente Andi Deris se incorporaba a las filas de los archiconocidos Helloween. Pues bien, estos tres primeros discos de la banda son soberbios, los mejores de su discografía. Presentan un Hard Rock impresionante, ese Hard Rock típico de la época pero con unas melodías y estribillos que pocas bandas conseguían hacer. De todos estos temas que os prsento, prestad mucha atención a a canciones como One Step Into Paradise, el primer single con el que se presentaban a escena allá por 1989, o Shadows Are Falling, un medio tiempo sensacional.

Aquí Andi Deris se encontraba en su mejor versión, aunque su voz la haya amoldado al estilo de música que hacen los Helloween, su voz luce y se desenvuelve mejor en este estilo de música. Espero que os gusten estos temas, ¡subid el volumen porque estoy seguro que os va a encantar esto que vais a escuchar! Disfrutad de esta nueva normalidad, y tened mucho cuidado.

¡GRACIAS POR ESCUCHAR MILENCORA!

Lista de canciones:

  1. Take Those Tears
  2. Close Your Eyes
  3. Welcome The Night
  4. I Only Wanna Be For you
  5. One Step Into Paradise
  6. Child Of Sorrows
  7. Shadows Are Falling
  8. Sugar For Love

Ir a descargar


Sobre antifascismo y ‘antifas‘. Fascismo por todos lados

Me van a perdonar sus señorías, pero creo más necesario que nunca recomendar a más de uno que reajuste su radar antifascista, porque algunos ven fascismo donde no lo hay. Llamar fascista a un trasnochado que va con la bandera del aguilucho me parece dar en el clavo, porque a cada cosa se la llama por su nombre. Pero llamar fascistas a unas señoras que, contentas ellas, se manifiestan cívica y pacíficamente, ataviadas con sus cacerolas y sus banderas de España a los hombros, no me parece muy acertado ni sensato. Algunos están tan obsesionados con el fascismo que son capaces de ver fascismo hasta en un Bollycao caducao. Esto lo digo por aquellas manifestaciones que a mediados del mes pasado se sucedían a diario por las ciudades de nuestro país. Y no, no me refiero a la manifestación motorizada programada por el partido VOX, me refiero a toda esa gente que, bastante antes, de forma esporádica y sin que ningún partido lo orquestara, se echaba a la calle a expresar su descontento por la gestión del Gobierno frente a la crisis del Covid-19. A medida que avanzaba el mes de mayo, a todos se nos dejaba salir a partir de las ocho de la tarde para hacer deporte y pasear y los vecinos de la famosa calle madrileña Núñez de Balboa aprovecharon para protagonizar una cacerolada contra el Gobierno. Los días pasaban y, pareciendo que todo quedaría ahí, en algo anecdótico, poco a poco las caceroladas se fueron extendiendo por toda España. Lo que comenzó en un barrio adinerado se extendió por barrios de toda índole y por todas las ciudades de nuestro país. Pero la mecha se encendió cuando un grupo de nueve personas, ocho personas de edad media y una chica joven (que son los que se ven en el vídeo que corría por Twitter en esos días) decidieron darle a las cacerolas en pleno barrio de Vallecas, el barrio antifascista por excelencia. ¿Personas con mascarillas, cacerolas, protestado contra el Gobierno de forma pacífica y encima ataviadas con la bandera constitucional española? ¡Ni hablar! Eso era demasiado fascista para un barrio como Vallecas y claro, no tardó en echarse a la calle la muchachada ‘antifa’ a plantarle cara a los descarados facciosos. Vean el vídeo y juzguen ustedes mismos. En él se puede observar como casi una treintena de antifascistas rodean e increpan a nueve personas (quizás alguna más) al grito de ‘fascistas’ y ‘fachas’ que, para esta gente, en verdad creo que ambas cosas vienen a significar lo mismo. Al poco tiempo los ánimos se encendieron más en la cacerolada de Alcorcón. Allí se dieron cita más antifascistas para plantarles cara a los peligrosos fascistas que, como en los vídeos se puede comprobar, casi todos superaban los cincuenta años y como buenos fascistas, aporreaban con energía sus cacerolas y agitaban sus banderas. Aquí la tensión fue aún mayor, los jóvenes antifascistas se mostraban más alterados, quizás porque ante sus ojos veían cómo cada vez salían más fascistas a la calle. Todo eso provocó que, con los días, minoritarios grupos de extrema derecha o fascistas se echaran a la calle con sus banderas pre o anti constitucionales para contestar de alguna forma a los grupos de extrema izquierda que tanto hostigamiento habían mostrado a los pacíficos manifestantes de las cacerolas. Se unieron a la fiesta unos radicales que quisieron hacer frente a otros radicales. Pero estos últimos en unirse a la fiesta no eran más que una marginalidad en comparación a la cantidad de gente que de manera pacífica se manifestaba en las calles. Otro de los vídeos virales y que sus señorías pueden encontrar fácilmente buscando en Twitter, fue uno ubicado en una céntrica calle de Sevilla. Unos chicos, con pintas de anti sistema, increpaban a los manifestantes que se hacían notar por el centro de la capital hispalense haciendo sonar sus cacerolas y luciendo con orgullo sus banderas. Una chica del grupo, la más alterada, comienza a llamar “Hija de puta” y “Fascista” a una señora que le reprochaba su actitud violenta.

Imagen: elindependiente.com/ Agencia EFE.

‘ANTIFAS’, los paladines de la libertad y la democracia

Grupúsculos antifascistas, o más conocidos como ‘antifas’, muchachitos y muchachitas militantes de la extrema izquierda, los paladines de la libertad y la democracia que durante esos días increpaban a quienes se manifestaban libre y pacíficamente. Y que conste, que no me parece mal que ellos se manifiesten frente a los que se manifiestan para criticar al Gobierno. La libertad de expresión debe ser siempre multidireccional. Pero esto es algo que a veces éstos no entienden Las calles son siempre de ellos, o eso gritan constantemente, y lo demás es fascismo, todo es fascismo. Sus señorías me van a permitir que os cuente algo. Los falangistas, cuando la Falange Española aún no tenía ni un año de existencia, allá por su fundación en 1934, tenían como hobby (entre otros de dudoso gusto, claro), el reventar actos y charlas de partidos y organizaciones contrarias. Allá donde había un acto de la UGT, etcétera, allí estaban los falangistas reventando el acto. Ojo, que esto, en aquellos años treinta del siglo pasado era común que lo hicieran tanto unos como otros. Pero el caso es que era habitual ver a los camisas azules reventando actos culturales y políticos. Pues bien, los antifascistas o ‘antifas’, hoy día, de vez en cuando, tienen la misma costumbre. Yo los he sufrido en mis propias carnes. Cuando estaba en Madrid, estudiando la carrera de Derecho, estaba programada en una de las aulas de mi facultad una conferencia del famoso economista Juan Ramón Rallo, conferencia que no pudo celebrarse en condiciones normales porque un grupo de ‘antifas’ reventaron el acto de forma violenta. Hasta tuvieron el detalle de tirar una bomba fétida, porque ya saben, para destruir al fascismo cualquier arma es poca. La intención del grupúsculo antifascista era protestar contra el capitalismo y sus voceros. Sí, si hubiesen sido los falangistas (que aún hoy existen) los que de manera violenta hubieran reventado el acto, los mismos antifascistas dirían que fue un agresión fascista, y que al fascismo no se le combate sino que se le destruye y todas esas cosas. Pero como el acto lo reventaron ellos, los buenos, los que tienen la única ideología solidaria, la moral pulcra y correcta, y sus luchas son todas loables, pues todo okey, José Luís, todo okey, todo okey. Pero mi intención, tras contar esta anécdota vivida, no es la de demonizar a todo el colectivo antifascista y sus distintas coordinadoras y demás. Sé que el movimiento antifascista es muy amplio, imagino que entre sus filas habrá quienes no compartan estas actitudes. Pero estas cosas suceden y no está de más recordarlo, aunque uno quede como un demonio fascista al hacerlo.

Yo no concibo un régimen que no sea puramente parlamentario y democrático, claro que no se puede ser demócrata sin ser antifascista, el problema es que hay mucho antifascista que tiene poco de demócrata.

Los motivos por los que en esas tardes de mayo los ‘antifas’ increpaban a los manifestantes de las cacerolas y las banderas rojigualdas al grito de “Fuera fascistas de nuestros barrios”, eran los siguientes: que estaban incumpliendo la distancia de seguridad y poniendo en peligro la seguridad de todos (se ve que ellos no la incumplían, ellos son inmunes al coronavirus); que se manifestaban contra un gobierno legítimo (parece ser que expresar tu desacuerdo pacíficamente contra el gobierno de turno ya equivale a querer dar un golpe de Estado); por defender la derecha (¿con qué exactitud afirman que todos los manifestantes eran de rigurosa derecha?) sus privilegios cuando nunca se manifiesta por la Sanidad Pública como hacen solamente ellos. De hecho en los encontronazos de aquellos días, muchos antifascistas gritaban “¡Sanidad Pública!“, pero, ¿acaso los de las cacerolas proferían gritos a favor de la sanidad privada? ¿Se estaban manifestando contra la Sanidad Pública? Porque me parece a mí que no. Es más, en redes sociales y en las calles se dejaron ver muchos sanitarios con sus banderas de España apoyando las manifestaciones; y por supuesto, por ser fascistas. Porque es algo automático, son ellos y el fascismo, si no estás con ellos, eres fascista, es así de simple. Y si encima llevas una bandera de España, por muy constitucional que sea, con más razón. Claro, estamos actualmente ante un Gobierno de coalición de izquierdas, según parece además, es el gobierno más progresista de nuestra joven democracia, y esto hace que cualquier discrepancia contra el Gobierno, por superficial que sea, te convierta en un fascista. Es de cajón. ¿Cómo no entenderlo? Y que conste que yo no salí a la calle ningún día a protestar contra el Gobierno actual y su gestión. De hecho estoy seguro que si gobernara la derecha, la cifra de muertos hubiese sido la misma. Gobernara quien gobernara, este virus se iba a cebar igualmente con el país. Y otra cosa, ¿acaso si gobernara la derecha de Mariano Rajoy en estos días, las izquierdas no hubiesen salido a la calle a protestar y a expresar su descontento por los motivos que fuera? ¿Se hubieran manifestado de la misma manera que los “fascistas” de las cacerolas? Porque estos seres fascistas dados a la percusión con enseres de cocina no quemaron ni destrozaron mobiliario alguno como sí suele suceder en manifestaciones de la extrema izquierda. Acuérdense de cuando entró VOX al parlamento Andaluz aquel mes de diciembre, los disturbios (pocos, todo hay que decirlo) que hubo. Si toda esta gente, que a mediados de mayo se echaron a las calles golpeando cacerolas y gritando “Sánchez Dimisión“, fue tachada de fascistas, no me quiero ni imaginar qué pasaría y qué dirían si lo hubieran hecho como la izquierda radical ha hecho en ocasiones.

Imagen: abc.es/ Guillermo Navarro

Imagínense que fuera al contrario, que grupos de izquierdas se manifiestan y vienen otros a boicotearles la manifestación. Ya sé qué alegarían, ¡que es un ataque fascista! Porque protestar parece ser que sólo pueden protestar ellos. Ya saben, ellos contra todo lo que no sea ellos, y todo lo que no sea ellos, es fascismo. La actitud de la izquierda moderna, tanto la izquierda política como la mediática, me parece un delirio. Me parece extremadamente peligroso e irresponsable que incluso cargos públicos a través de sus perfiles de Twitter definieran como fascistas o fascismo a todas esas personas que se congregaban a cierta hora de la tarde en las calles para protestar cacerola en mano. En esos días se hablaba de las dos Españas, de enfrentamiento entre españoles. Pero yo no vi eso, no se veía eso. En primer lugar porque la mayoría de españoles se encontraban en sus casas, porque por mucho que se extendieran las caceroladas por todo el país, y fueran bastante numerosas, esos manifestantes eran sólo una ínfima parte de la ciudadanía, y si ellos eran una ínfima parte, no quiero decir ya lo que representaba la extrema izquierda que orquestaba las contramanifestaciones: la marginalidad de la marginalidad. No se veía en ningún momento a un país dividido, lo que se veía eran grupos marginales de extrema izquierda queriendo boicotear las manifestaciones de personas que ejercían su plena libertad para protestar pacíficamente. Esto no quita, como siempre, que entre esas congregaciones de personas que mostraban su descontento, hubiera algún cabeza de chorlito que insultara o cayera erróneamente en provocaciones, porque de todo hay en la viña del Señor. Ninguna congregación de personas, sea del color político que sea, está exenta de tener entre sus filas a un tonto haciendo tonterías. Y eso se pudo comprobar, ahora sí, en la manifestación motorizada liderada por VOX. Ahí se pudo ver a varios idiotas y a algún que otro orangután homófobo. Pero aún así, tampoco me parece sensato y ajustado a la realidad llamar fascistas a los que acudieron al llamado de VOX aquel día.

Imagen: larazon.es/ Agencia EFE/Paolo Aguilar

Pero no todo el que discrepa es un odiador cuya misión es atacar a homosexuales, mujeres e inmigrantes. Que no me vengan con la famosa paradoja de tolerancia descrita por Karl Popper, que me la conozco bien.

ANTIFASCISMO como concepto y no como propaganda

Que desde las izquierdas llamen facha o fascista a todo aquel que les discrepe, aunque sea de la manera más superficial, en algún tema concreto, es algo que no ocurre desde hace poco, todo hay que decirlo. Esto ya es mas viejo que el hilo negro. Pero en estos últimos años se ha acentuado bastante, muchísimo, no hay término medio. Si muestras discrepancia, si tu punto de vista es distinto al de los seres de luz antifascistas que pululan por todos los rincones de las izquierdas, eres un fascista. ¿Cómo osas llevarles la contraria? Ellos cabalgan a lomos del bien y de la verdad en todo momento y en cualquier debate, el único relato válido es el suyo. En estos últimos años, a través de las redes sociales, entrevistas en la televisión, etcétera, desde las izquierdas se alude constantemente al antifascismo y a eso de que no se puede ser demócrata sin ser antifascista. Sacan a lucir su antifascismo a la mínima oportunidad. Recientemente la ministra de Igualdad, Irene Montero, en una rueda de prensa, instaba a la UE a tomar una decisión “Antifascista” y “Valiente” ante la crisis del Covid-19. ¡Ya tardaba el coronavirus en ser fascista, oiga! Yo no le veo ningún problema al concepto antifascista, el problema lo veo en quienes ondean el estandarte del antifascismo día sí día también. Yo no concibo un régimen que no sea puramente parlamentario y democrático, claro que no se puede ser demócrata sin ser antifascista, el problema es que hay mucho antifascista que tiene poco de demócrata. Siempre me ha interesado la política y el politiqueo (que no es lo mismo), y siempre he estado pendiente de lo que dicen unos y otros. Y durante muchos años he visto cómo muchos izquierdistas, tan antifascistas y anti franquistas ellos, luego se hacen pajas de sangre pensando en otros regímenes totalitarios o dictadores (véase la foto de arriba). A mí, nadie que tenga sueños húmedos con regímenes totalitarios, sean del color y signo que sean, puede darme lecciones de libertad y democracia.

“¡Soy antifascista, así que nada de lo que diga o haga puede ser usado en mi contra!”

Sí, antifascismo como concepto, pero no como propaganda. Me refiero al antifascismo como rechazo a cualquier movimiento totalitario, pero no al antifascismo como avanzadilla propagandística de las ideas y actitudes de la extrema izquierda. Muchos, la mayoría de estos grupúsculos antifascistas, tienen un claro marco mental y político, una línea de pensamiento muy marcada. En todos estos grupos antifascistas, salvando excepciones, impera un pensamiento monolítico aunque te intenten vender que siempre hay transversalidad entre sus filas, como ocurre con el feminismo moderno. Cualquiera le discrepa algo, por mínimo que sea, a una feminista de determinada corriente, automáticamente ya eres enemigo de la mujer. Pero esto es otro tema. Conozco bien la línea de pensamiento de muchos de estos grupos: anticapitalismo, comunismo, independencia, a grandes rasgos. Bajo su estandarte antifascista hay unas ideas las cuales, si no comulgas con ellas, eres un fascista. Y claro que comparto ciertos valores con los antifascistas de extrema izquierda, ellos se posicionan contra el racismo, la homofobia, la xenofobia, y cualquier persona decente está contra eso. Pero eso no te da carta blanca para hacer y decir todas las barbaridades que te plazca. “¡Soy antifascista, así que nada de lo que diga o haga puede ser usado en mi contra!”. Algunos utilizan estas luchas loables y su bandera antifascista para comportarse en ocasiones como verdaderos fascistas. Claro, como ondeo la bandera antifascista, ergo soy de los buenos, todo lo que haga y diga está completamente justificado y diré que los que tengo en frente son los fascistas. Menuda táctica…A veces uno en estos grupúsculos ve un nivel de sectarismo inimaginable. Ellos son los únicos en tener razón, toda persona que difiera es señalada, atacada y deshumanizada como si de una bestia fascista come niños se tratara. La “superioridad” moral e intelectual de estos individuos es abismal. Discrepar de alguna medida tomada por el Gobierno o de alguna o algunas ideas de la izquierda no te convierte automáticamente en un fascista xenófobo que odia a todos.

El antifascismo puede llegar a dar bastante asco según se lleve a la práctica. Una prueba de este antifascismo de propaganda política lo podemos encontrar en una de las mayores vergüenzas sucedidas en la Europa de posguerra, el conocido Muro de Berlín. El verdadero nombre de este muro, el nombre oficial que la RDA dio a esta construción, fue “Antifaschistischer Schutzwall”, en castellano: «Muro de Protección Antifascista». Este muro fue un símbolo fracasado del totalitarismo soviético, donde se disparaba a matar a todas esas personas que intentaban cruzarlo. El muro de la vergüenza, como también se le conocía, por separar durante años a familias y ser la causa de tantas muertes. Ese muro se tumbó con la valentía de quienes con amor, anhelaban la libertad y la democracia. Traigo a colación este capítulo de la historia porque el antifascismo llevado de la mano de algunos, también puede encerrar peligros. Bien es cierto que ese muro no simbolizaba el socialismo en sí, como ideología, ideología que no comparto pero respeto, sino más bien un Estado burocrático y policial que lejos estaba de una verdadera democracia. Y a lo largo de mi vida me he topado con izquierdistas que lamentan la caída de dicho muro, porque con su demolición, cayeron los sistemas socialistas y sus anhelos.

No quiero irme por las ramas ni hacer de esta entrada de blog un escrito largo y aburrido, pero es muy peligroso para el respeto y la convivencia que se demonice a todo aquel que no piensa de determinada manera. No voy a comprar jamás argumentos  cargados de odio. Y sí, claro que desde rincones donde pululan la extrema derecha y los ambientes más conservadores, se lanzan igualmente barbaridades que de nada sirven y en nada ayudan. Pero no todo el que discrepa es un odiador cuya misión es atacar a homosexuales, mujeres e inmigrantes. Que no me vengan con la famosa paradoja de tolerancia descrita por Karl Popper, que me la conozco bien. Esto va más allá. No nos engañemos, la opinión pública siempre la ha manejado la izquierda, o las izquierdas. Y desde sus púlpitos, tanto políticos, periodistas y tertulianos, constantemente, se trata, y sin el más mínimo pudor, de fascista a quien exprese su disconformidad, aunque lo haga cívicamente y con argumentos. Y que conste que no me siento confraternizado con las derechas de este país,  porque las derechas en España son conservadoras, y yo nunca he sido ni seré de posiciones conservadoras. Aunque esto generaría considerable debate sobre qué es o no conservador, según se mire. Y aunque en mi adolescencia sí fui muy de izquierdas, con el tiempo me alejé. Me causa mucha desafección las izquierdas de este país. Políticamente, este que os escribe anda huérfano. Llevo años sin ir a votar.

A lo que iba, y para ir terminando, que una mitad demonice de esta forma a la otra hará que la sociedad se vuelva a bipolarizar, y gobierne quien gobierne, siempre habrá una mitad fanática que piense que está siendo gobernada por los malos a los que hay que derrocar. Desde la pluralidad política y los valores democráticos, hay que fomentar el respeto y la convivencia. Es cierto que en política siempre habrá debates acalorados, y más en España, país políticamente algo maldito, más aún. En política no hay nubes de algodón ni camino de rosas, todo son dentelladas, pero siempre manteniendo una serenidad, al menos así debería ser. Porque deshumanizar al contrario, fanatizar a las masas, no nos va a llevar por el buen camino.


Orgía criminal en las calles de EEUU

Imagen: euronews.com. Ringo H.W. Chiu/Copyright 2020 Associated Press

Llevo más de una hora viendo a través de las redes sociales lo que está sucediendo en las calles de Norteamérica durante estos días. Parece que la cosa no hace más que empeorar. Entiendo y comparto la rabia, la impotencia y la tremenda indignación por el homicidio (¿o debería decir asesinato?) de George Floyd, de hecho, diría que esta orgía criminal comenzó hace una semana, cuando el agente Derek Chauvin aplastaba con su rodilla durante varios minutos el cuello de este pobre hombre, que tan sólo era sospechoso de haber utilizado un billete falso de veinte dólares y que no puso resistencia alguna frente a los agentes de policía de Mineápolis. Otro caso más de extrema violencia policial frente a una persona de raza negra. Esta es una de las principales lacras que tiene Estados Unidos y de la cual no parecen aprender. Pero durante esta semana, y más concretamente durante estos últimos días, lo que uno ve a través de los vídeos que emiten en las televisiones o que se cuelgan en redes sociales, es mucho más que una ola de disturbios. Todo parece sacado de una película de ficción. Protestas pacíficas por la mañana, violencia por la noche, o al menos así era al principio, pero la violencia ya no entiende de horarios. A plena luz del día, desde primera hora de la mañana, no cesan los momentos de vandalismo y violencia entre los ciudadanos. Los saqueos en tiendas locales y en grandes superficies parece ser lo menos preocupante. Esta madrugada he visto vídeos en los que se puede ver toda una horda de radicales cortar calles y carreteras y arremeter con durísima violencia contra quienes intentan proteger sus negocios o defenderse de la vehemencia de los que quieren sembrar el caos. Durante estos días, en las calles de EEUU, se vive una pesadilla. Vemos como hay policías que cargan desproporcionadamente contra manifestantes y transeúntes que lejos estaban de tener una actitud violenta. Uno de los vídeos que más me ha impactado, ha sido el de un policía asestando porrazos y empujones a un anciano que caía sin más remedio al suelo. Otro, quizás el que más me ha horrorizado, es el de una jauría de encapuchados sacando de un coche a una pareja a base de golpes porque éstos querían atravesar la calle al sentirse acorralados por los cientos de violentos que querían sembrar el caos. He visto muchos vídeos. En ellos, se puede ver desde grupos de personas blancas, armados todos hasta los dientes, que se organizan para proteger sus casas y comercios; personas de raza negra que se graban increpando a personas blancas haciéndolas sentir culpables y obligándolas a pedir perdón de rodillas; algunos policías, junto a cientos de manifestantes, aparecen hincando la rodilla de forma simbólica para mostrar su rechazo a la violencia institucional ejercida contra las personas negras, mientras otros con sus coches patrulla atropellan a personas congregadas. Pero no son los únicos atropellos. En otros vídeos, se puede ver cómo personas arremeten a toda velocidad con sus vehículos contra todo lo que tienen por delante al verse asediados y brutalmente agredidos por la masa de radicales que impiden su paso. También vemos como, a ciudadanos sensatos que tan sólo reprenden a los que saquean o se muestran agresivos, reciben una brutal paliza por parte de los salvajes. Pero esto no son más que unos pocos ejemplos.

Y entre todo esto, tenemos a Donald Trump echando más leña al fuego en Twitter. Primero utilizando una antigua y conocida frase de tintes racistas utilizada por un policía de Miami en los disturbios de 1967, teniendo que pedir posteriormente disculpas alegando que desconocía su procedencia, y entre otras cosas, está la de llamar débiles a los políticos de la oposición por no contestar con más contundencia frente a la violencia que se vive en las calles. Trump, en su característica torpeza  e indigencia cultural, se muestra bélico en vez de llamar a la calma y apelar a la unidad nacional. Por otro lado, y por si fuera poco, los medios internacionales y los partidos políticos de medio mundo, no han hecho más que avivar aún más el fuego y tomar posiciones de la manera más absurda. Aquí en España la derecha más rancia le sigue el juego a Trump en su idea de ilegalizar, perseguir y designar a los ‘Antifas’ como organización terrorista y de sacar el ejército a las calles. Del otro lado, la izquierda y la extrema izquierda política y mediática, sabiendo además que tienen en frente al tan odiado Donald Trump y todo lo que él y sus medidas e ideas políticas significan, no hacen más que justificar la violencia callejera disfrazándola de antifascismo. Y no, lo que se está viendo no es antifascsimo, no es una lucha contra fascismo alguno, es pura violencia injustificada, es el caos absoluto, y a los vídeos me remito. Lo que está sucediendo en las calles de Estados Unidos, de costa a costa, no tiene justificación alguna. Condeno toda violencia desproporcional e injustificada venga de donde venga y de quien venga. Y viendo todos estos vídeos, yo me pregunto: ¿cómo se acaba con todo esto? ¿Cómo se pone fin a esta orgía criminal? Porque recordemos que ya hay más de seis fallecidos y más de cuatro mil detenidos. Me recuerda, aunque salvando mucho las distancias, a lo que pasó hace unos meses en las calles del centro de Barcelona donde, tras conocerse la sentencia contra los líderes del ‘procés’, centenares de encapuchados venidos de todas partes, montaron barricadas, incendiaron las calles y apedrearon durante días a los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado que intentaban poner orden. En esos días, algunos justificaban las cargas policiales y otros las criticaban. Pero, ¿cómo debe reaccionar un Estado frente a semejante salvajismo? ¿Cómo se para a los violentos que siembran el caos? Quizás estas preguntas me saquen del tema que nos trae entre manos lo que está sucediendo en Norteamérica, o quizás no tanto. Si bien es cierto que lo que se está viendo en las calles de Estados Unidos no representa ni numérica ni éticamente a los más de 350 millones de habitantes que hay en dicho país, no deja de impactar y preocupar lo que llega hasta nuestros ojos. Pedir justicia por George Floyd no significa que haya que quemar la ciudad, saquearla y apalear a otros ciudadanos. Porque viendo las imágenes, parece que a muchos encapuchados violentos lo que menos les importa es la muerte de Floyd. No hay que ser muy inteligente para saber que muchos han visto en las protestas el momento perfecto para sembrar el pánico. Vivimos rodeados de hienas.


Surf después del confinamiento

Y llegamos al 2 de mayo y ya todos pudimos volver a salir. Eso sí, respetando un horario establecido. Así que todos deseábamos que fueran las ocho de la tarde para poder salir a desinhibirnos tras semanas confinados en casa. Los paseos y los parques se llenaban de gente y, las distancias de seguridad, bueno, digamos que a veces se respetaba. En las ciudades costeras, sin duda, la playa era, comprensiblemente, el escenario deseado por todos para oxigenarse. Eso sí, el baño sólo estaba reservado para practicar deporte, por lo que sólo se veían en el agua a personas haciendo Surf. Y ahí que llegué yo, con la misma ilusión que un niño en Día de Reyes. Porque hacía mucho tiempo que no surfeaba y, si antes del confinamiento y toda esta crisis del coronavirus ya tenía previsto vérmelas de nuevo con mi tabla en el agua en primavera, tras pasar un mes y medio encerrado en casa, ya ni os cuento. El problema era el esperado, lo oxidado que me encuentro. Me costó bastante hacerme a mi tabla y no sólo por haberme llevado tanto tiempo sin hacer Surf, sino por lo desentrenado que me encuentro a nivel físico. Si a eso le sumamos el nulo ejercicio que he hecho últimamente y que durante el confinamiento no me he privado de nada, vamos, que he comido como un cerco vietnamita, el resultado no podía ser otro que el de encontrarme de lo más torpe y lento con mi tabla en el agua. Por suerte las olas se hacían de rogar, las series no fueron continuas, de ser así hubiera durado menos en el agua, me habría salido más rápido. Pero las olas daban tiempo a respirar y reponerse. Como sabrán, es evidente que tras escupirte una ola, tienes que remar hacia dentro para hacerte con otra, y la remada, más aún para un tipo tan en baja forma como yo, se hizo durísima. Tras salir del agua, y sobre todo al llegar a casa, me encontraba molido. Pero esta etapa post-Covid, como ocurre cada primeros de enero, donde todos comenzamos a hacernos propósitos de año nuevo, me he propuesto no desengancharme tanto del surfing. No fue una buena tarde de Surf, pero sí una muy buena tarde, porque todos volvíamos a salir, daba gusto ver a la gente disfrutar, a todos se nos notaba en el rostro el alivio y la alegría. Fuimos muchos aquella tarde en el agua, conmigo, éramos 41 los surfistas. Y a mí favor diré que no era, ni mucho menos, el más torpe. Ya nos encontramos en Fase 1 y ya hay una libertad de horarios para entrar y salir, hacer deporte o incluso ir a una terraza a tomar algo con los amigos. En unos días tengo pensado coger de nuevo mi tabla y lanzarme al agua. Por lo pronto ya estoy haciendo más ejercicio en casa para tonificarme más y estar en mejor forma. Ya os contaré.

Un abrazo a todos, mucho ánimo, ¡y buen surfing!


Vuelta a la (nueva) normalidad

En Estado de Alarma

Seguimos en Estado de Alarma y ya se habla que el Gobierno quiere prorrogarla una vez más, sería la quinta y, supuestamente, última prórroga, haciendo que este Estado de Alarma se extienda por un mes más. La cuarentena a la que hemos estado sometidos durante poco más de mes y medio comenzó a levantarse el pasado 2 de mayo, donde se establecieron unas horas de salida para los jóvenes y personas mayores y un toque de queda, a las 23:00 horas, todos en casa recogidos. A medida que avanzaron los días el Gobierno elaboró un nuevo plan de desescalada, consistente en que las Comunidades Autónomas, en función de su número de infectados y fallecidos, pasara por distintas fases y en tiempos distintos. Desde hace unos días gran parte de Andalucía (salvo Málaga y Granada), junto a otras Comunidades Autónomas, estamos en la Fase 1 mientras Madrid o gran parte de Cataluña sigue en la Fase 0. En esta Fase 1, ya no hay horarios como en los primeros días de mayo, puedes salir a cualquier hora del día. Los negocios han abierto, aunque no todos, y muchos bares han hecho lo mismo, aunque sólo pueden abrir los que tengan una terraza y sólo disponer de la mitad del aforo. En algunas ciudades se ha visto cómo mucha gente a abarrotado terrazas y bares, gente a la que no le importa lo más mínimo que tengamos casi 30 mil muertos en este país. Ya el día 2 de mayo, cuando la gente podía salir de 06:00 a 10:00 de la mañana para hacer deporte y, caída ya la tarde, de 20:00 a 23:00, se vieron varios paseos marítimos y plazas repletos de gente, cientos y cientos de personas que no mantenían la distancia de seguridad. Quiero aclarar que, en mi opinión, y creo que es la mayoritaria por suerte, los españoles hemos tenido un comportamiento ejemplar durante todo el confinamiento, pero el día 2 a miles de personas les pudo la ansiedad por salir y, como se pudo comprobar en las noticias, hubo un serio descontrol. Durante los días siguientes, antes de entrar en la Fase 1, la gente seguía llenando las calles pero concienciada del error, todos se molestaron más en mantener la distancia de seguridad. Ya en Fase 1 los cuidados no son los mismos y eso es un gran error: no nos podemos confiar. Sigue muriendo más de un centenar de personas cada día, pero parece que, como ya no son tantas como semanas atrás, ya no impacta mucho. Muchos parecen que se contentan con que cada vez haya menos, pero es que siguen siendo muchos los muertos diarios. Eso me perturba, que la gente normalice los escalofriantes datos que siguen habiendo.

Imagen: ciphr.com

¿Qué vamos a aprender de esto?

No quiero ser cenizo o pesimista, pero creo que esta crisis del Covid-19 poco va a cambiar nuestra sociedad. Recuerdo los primeros días, incluso antes del confinamiento, cómo a muchas personas se les iba de las manos el asunto y en los supermercados compraba como si fuera el fin del mundo. Esas escenas dejaron de verse en los siguientes días puesto que quedó meridianamente claro que no sufríamos ningún tipo de problema de abastecimiento. Pero de haber sido así, no me quiero ni imaginar la irracionalidad e insolidaridad a la que hubiéramos llegado. Peor que en cualquier película de ficción, seguro. Creo que, lo único que vamos a aprender, y que no es poco, es eso de valorar más a los nuestros. Es la única lectura positiva que puedo sacar. A nivel colectivo poco creo que vayamos a mejorar, pero a título individual, quizás sí. Ahora valoraremos más la compañía de nuestros seres queridos. La gente ha podido comprobar lo duro que es no poder visitar a unos padres, no poder abrazar a unos nietos,  unos hijos, no poder quedar con la pareja o amigos. Este virus nos ha prohibido besar y abrazar a la gente a la que amamos. Creo que esto es motivo de sobra para que aprendamos muchas cosas y mejoremos como personas. También puede hacerse extensible esto a las pequeñas cosas, algunas insignificantes a priori, que tan feliz nos hace ser. Hablo de el simple hecho de pasear, de contemplar una puesta de sol, de disfrutar de un café en tu terraza favorita, etcétera, etcétera. Cualquier cosa que te hiciera feliz hacer, por pequeña que sea, después de sufrir esta pandemia mundial debería hacerte aún más feliz, disfrutar más de esos detalles, de esos momentos, de esas personas.

La mayor catástrofe del mundo moderno

Nuestra civilización ha pasado por grandes tragedias, ha sufrido dos guerras mundiales y, aunque tampoco es que haya pasado una infinidad de tiempo desde aquél año 45 del siglo pasado, bien es cierto que esos años parecen corresponder a un tiempo mucho más lejano, a un mundo ya acabado. El mundo de ahora es radicalmente distinto, las sociedades de hoy son otra cosa. Hemos avanzado mucho en menos de cien años. Esto que estamos viviendo es todo un hito. Algo inimaginable hace unos meses. Me da mucha tristeza saber que tantos niños y jóvenes estén pasando por esto. Afortunados debemos sentirnos de no haber sufrido algo así en nuestra infancia o adolescencia, porque esto marca para toda la vida. Aunque tú y los tuyos salgáis indemnes de esta pandemia, igualmente quedarás marcado para toda la vida. Y más aún para aquellos que están viviendo estos duros momentos a una edad tan temprana. Pero lo que más pena y rabia me provoca, es la de saber que aquellos que más trabajaron, que más sufrieron y peores momentos aguantaron, son los que más lo están padeciendo las consecuencias, los que se nos están yendo. Hablo de nuestros mayores, las potenciales víctimas de este maldito virus. Las personas que ayudaron a levantar el mundo que hoy nosotros, lo más jóvenes, disfrutamos, son los que más están padeciendo las consecuencias. Más del 80% de fallecidos son personas con más de 70 años de edad. A uno se le parte el alma sólo de pensarlo. ¿Os habéis parado a pensar cómo estaríamos si este virus también atacara a los niños? Si este u otro virus no sólo provocara la muerte de millones de personas adultas sino también la de niños y jóvenes de todas las edades, definitivamente no volveríamos a levantar cabeza jamás. Por suerte ese escenario no se está dando y de cara a un futuro, todos los países deben de montar sistemas de prevención para que, de ocurrir de nuevo, podamos combatir una crisis así con mayor rapidez y eficacia.

La vuelta a la (nueva) normalidad será lenta. El día a día que conocíamos tardará mucho en llegar. Ahora la gente, por responsabilidad y por miedo, se aparta de tu lado cuando caminas por la acera. Las miradas son distintas, las caras no son las mismas. Personas, ahora ataviadas con máscaras y guantes, que miran a otras con recelo, que llaman la atención a los demás, que se muestran apáticas o enojosas. Personalmente creo que, y pensando a corto plazo, durante los siguientes meses la vida estará aún lejos de lo que conocemos y anhelamos. Sin ir más lejos, pongo como ejemplo este verano que pronto asoma. Pienso que el verano, cuando aún ni ha comenzado, está ya liquidado. Podrán abrir terrazas y tomar todo cierto cáriz de normalidad, pero no será así, y eso a estas alturas es algo que intuimos todos. Atendiendo a ciertas medidas de seguridad, iremos a la playa, incluso al cine, pero se formarán aglomeraciones, o podrían formarse, y eso es justo lo que ahora menos necesitamos. Así que nada de bares nocturnos, discotecas, conciertos, festivales. Vamos a tener un verano totalmente amputado, sin sus encantos.

Paciencia, ánimo, apoyémonos todos. Vamos a salir de esta.

Mis mejores deseos, amigos míos.


Netflixeando #2: PELÍCULAS: El hoyo, Los dos papas, Diecisiete, Loving Vincent, Quién te cantará, La perfección, Wishky. SERIES: Unorthodox, The Witcher

Pues un año después, regreso con otra entrega de Netflixeando, intentaré publicar nuevas entregas con más regularidad, aunque siempre que digo esto acabo haciendo todo lo contrario. Para esta segunda entrega os traigo muy buen material que podéis encontrar en la arhiconocidísima plataforma y, como no podría ser de otra manera, al igual que recomiendo yo, también me gustaría que me recomendaseis a mí qué pelis y series os gusta de Netflix. La gracia de estas entregas de Netflixeando es que sólo sean cosas que sea puedan ver en Netflix, para recomendarme películas o series fuera de su esfera ya están las otras entradas sobre cine que podéis encontrar en Anhelarium como también otra mítica saga de cine de este blog a la que titulo: Minicríticas de cine y cuya última entrega podéis leer pinchando en este enlace. Pues bien, vamos a ello, aquí os presento en primer lugar una serie de películas que no podéis dejar escapar si queréis ver buen cine de calidad.

PELÍCULAS

El Hoyo

La gran sorpresa del cine español en lo que llevamos de año, al menos la más controvertida. Esta es la primera película del director Galder Gaztelu-Urrutia que ya se dio a conocer con dos exitosos cortometrajes como son La casa del lago (2011) y 913 (2004). A través de la distopía que se nos muestra en esta cinta su director expone con contundencia una enorme crítica a la sociedad actual. ¿Habla la película de las distintas clases sociales? ¿Quizás sobre las sociedades del primer y tercer mundo? ¿Es demasiado pretenciosa? Ya lo decidirás tú. Con un reparto más que acertado, en el que brillan más los personajes secundarios que el propio protagonista, entre ellas la gran Antonia San Juan, disfrutamos de una película asombrosa, muy impactante no sólo visualmente sino por su delirante y pesadillesca historia donde, por si fuera poco,  hay alguna que otra escena bastante gore. El Hoyo no es más que una gigantesca plataforma, una especie de edificio enorme con distintos niveles, no se sabe exactamente cuántos. En cada nivel sólo pueden haber dos personas. De manera aleatoria, los niveles van cambiando, de tal manera que a veces estás arriba y otras abajo. En medio de cada nivel hay un hueco por el que, una vez al día, sube y baja una plataforma con comida, un gran banquete preparado por auténticos chefs de cocina. Si estás en los niveles superiores, podrás comer como un jeque, ahora bien, si estás en los niveles inferiores, comerás peor que un cerdo vietnamita, pues sólo quedarán las sobras, la pringue y la mierda. Ademas, la convivencia en cada nivel tiene sus normas, unas normas extremadamente violentas. Estamos ante un gran film de terror psicológico que no te defraudará. Te recordará algo a la más que mítica saga CUBE, más bien por su atmósfera tan agobiante y enigmática, pero las normas aquí, como la agonía, son distintas.

 

Los dos Papas

Película que no agurda emoción alguna y a la que, personalmente, le sobra metraje, es algo larga. Pero es tan interesante ver la relación que hubo en sus días entre el Papa Benedicto XVI y su sucesor, el Papa Francisco, que merece mucho la pena verla. Lo primero que llamó mi atención es el parecido tan increíble entre el actor Jonathan Pryce y el Papa argentino, parecerá que estás viendo a este último realmente. En el papel del Papa Benedicto XVI tenemos al gran Anthony Hopkins. Los dos actores muestran sus mejores dotes para meterse en la piel de ambos religiosos y mostrarnos la relación que hubo entre los dos desde tiempo antes de que Benedicto fuera elegido Papa. Las conversaciones que ambos mantienen a lo largo del tiempo que abarca la película son muy interesantes, a mí hubo una, concretamente en la que ambos Papas están sentados en un banco a la sombra en el jardín, la que más me hizo reflexionar. Los dos representan dos visiones distintas de la Iglesia católica, dos maneras de liderar el Vaticano y a media humanidad. La película está muy bien dirigida, y los planos excelentemente bien cuidados, porque los planos adquieren mucho protagonismo en esas conversaciones. Esta cinta está dirigida por el brasileño Fernando Meirelles (El jardinero fiel, Ciudad de Dios) y creedme, hace un trabajo extraordinario mostrándonos a estos dos Papas en una faceta que nunca antes habíamos visto y quizás, ni imaginado.

Diecisiete

Dirigida por Daniel Sánchez Arévalo (La gran familia española, Primos, AzylOscuroCasiNegro), se nos presenta la historia de Héctor, un chico de diecisiete años con problemas de comportamiento que anda interno en un reformatorio. Es un niño con una personalidad muy compleja, difícil de llevar, se pelea con todo el mundo. Su vida siempre parece derrumbarse, pero un día, los cuidadores del centro de menores en el que está, tienen la brillante idea de hacer terapia con los chavales trayendo unos perros sin dueño que esperan ser adoptados. Es en ese momento cuando Héctor quedará prendado de uno de esos perros, al que llamará Oveja por el aspecto que éste guarda con dichos animales. Entre os dos se forjará un vínculo muy especial a medida duran las continuas sesiones de terapia. Pero un día Oveja no regresa, porque a Oveja ha sido dado en adopción. Aquí comienza la aventura de Héctor para recuperar a su amigo, el único que ha tenido, y para ello se escapará del centro de menores y en su periplo, meterá en el ajo a su hermano, con el que en los últimos años no ha tenido una buena relación. Per en este road trip, ambos en busca de Oveja montados en una destartalada caravana, volverán a conectar como cuando eran niños. Es una película en la que Oveja no será lo que más te enternezca, no es la típica película donde el protagonista es un perrete que no para de hacer monerías y provocar ternura. En esta película el protagonista es Héctor, encarnado en el joven actor Biel Montoro que hace un trabajo sensacional durante toda la cinta. Esta película trata el abandono, la soledad, la incomprensión, el reencuentro, la importancia de la familia y nos enseña que siempre tenemos que tener a un perro cerca nuestra, los perritos y los gatitos son lo mejor compañía. Acompaña a Héctor en esta aventura, que deja momentos hermosos y muy divertidos, porque te va a encantar.

 

Loving Vincent

La forma en la que está hecha esta película me recordó a la mini serie Undone, aunque visualmente, Loving Vincent es muchísimo más admirable, porque a diferencia de Undone, cada escena de esta cinta es un dibujo, uno tras otro, todos hechos a mano, en ella han trabajado cien pintores de todo el mundo. La película te sumerge no sólo en la vida personal de Van Gogh sino en todos sus cuadros. Todas las escenas son sus pinturas pero en animación, así que no me quiero ni imaginar la complejidad que tiene detrás esta película. Loving Vincent, que cuenta con un reparto de lujo, nos sitúa un año después de la muerte del atormentado pintor. Un joven cartero llamado Armand tiene la misión de entregar la última carta escrita por Van Gogh y que está dirigida a su hermano Theo, también fallecido. Por el camino, este joven soñador quedará cada vez más fascinado por los últimos días de vida del pintor más que por su capacidad artística. Como una suerte de detective, intentará dilucidar si Vincent Van Gogh fue asesinado o realmente se suicidó, se entrevistará con todas las personas que rodearon al artista en sus últimos días. Como decía, el reparto es sensacional, pero lo mejor de la película es cómo está entretejida la trama, hace que te sumerja en un mar de dudas, que desconfíes de uno y de otro, como si fuera el juego del Cluedo.

Quién te cantará

Otra genial obra de Carlos Vermut, el que fuera director de la gran Magical Girl, estrenada en 2014 y que tanto éxito cosechó. Además, esta es la mejor interpretación que ha hecho la brillante Najwa Nimri en toda su carrera como actriz, y no exagero nada diciendo esto, es su mejor papel. Acompañada de otras grandes actrices como Eva Llorach o Carme Elías, esta cinta nos cuenta la historia de una diva de la música Pop española que trágicamente pierde la memoria. Se llama Lila Cassen y se dejó de saber de ella así sin más, pero tras una década desaparecida y sumergida en el más absoluto anonimato, decide regresar, pero algo trágico sucede, tras un accidente, la estrella de la música de los 90 sufre amnesia, no recuerda quién es y lo peor de todo, es que parece haber perdido su capacidad de cantar. La otra protagonista de esta película es Violeta, interpretada por Eva Llorach, cuyo papel por momentos ensombrece el enorme trabajo de la señorita Nimri. Violeta se pasa las noches trabajando hasta altas horas de l madrugada en un karaoke donde allí, cuando puede da rienda suelta a su mayo pasión: imitar a Lila, su ídolo. Pero un día Violeta recibe una propuesta que no podrá rechazar, deberá enseñar a Lila Cassen a cantar como lo hacía años atrás. Me quedo con una frase funfamental para entender esta película: Lila y Violeta, son el mismo color. Si te gusta el cine español, debes ver esta película porque es todo un bastión del cine patrio más actual.

La perfección

Impresionante y brillante puesta en escena de esta película cuya trama, de principio a fin, te deja absolutamente enganchado, donde además rompe moles y sienta como el aire fresco. Con ciertas pinceladas del gore más clásico, esta película, dirigida por Richard Shepard, nos presenta la historia de una chica que vive por y para su violonchelo. Ingresará en una prestigiosa academia desde bien niña, pero por cuidar de su madre enferma, decide dejar aparcada su carrera musical, algo que cada día le pesaría como una losa, se convirtió en una mujer infeliz. Pero un día regresará a la academia que tanto la encumbró y esta vez, todo será distinto. Esta película está escrita y dirigida con mucha perspicacia, es súper entretenida y sus giros te dejarán totalmente en fuera de juego. Las dos chicas en las que recae el protagonismo de esta historia hacen un papel más que decente, llegando a odiarlas y amarlas al mismo tiempo. Una película que mezcla la más elegante música con el instinto más animal. Destacar que la banda sonora merece especial mención, sus giros no resultarían tan efectivos sin esa música de fondo, parece que la música hace brotar aún más la vehemencia de esta película. El gran cazador, cazado.

 

Wishky

 

Película uruguaya del año 2004 que descubrí gracias a Netflix. Es de esas películas que o la detestas o te encanta, y a mí me encantó, por eso la incluyo en esta nueva entrega de Netflixeando. Estamos ante una película más seria que un tanatorio que, incluso, llega en algún momento a provocar alguna risa. Esta película te sumerge en una atmósfera densa, deprimente, llena de silencios y de la soledad más amarga. Y es que esta cinta es toda una oda a la soledad. Jacobo Köller es dueño de una pequeña y destartalada fábrica de calcetines venida con los años a menos. Su vida es pura rutina y monotonía, la fábrica parece albergar algo de vida cuando entran a trabajar dos lindas y jovencitas muchachitas, pero Marta, la encargada del lugar, parece salida de la obra teatral, La casa de Bernarda Alba. La relación de Marta y su jefe, Jacobo, es la misma que puede tener el frigorífico con la lavadora en una cocina mugrienta. Un día, reciben la visita inesperada del hermano de Jacobo, Herman. La llegada de este cambiará bastante esa monotonía y quizás, solo quizás, haga cambiar la rutina de Marta y Jacobo. La película muestra la triste y solitaria vida de estos tres personajes, tres maneras distintas de vivir en soledad.

Se ha dignificado lo friki  
Trilogía del Vatídico: Aprendiz de asesino, de Robin Hobb
Quizás no es correcto decir que se ha dignificado algo que siempre ha sido muy digno, porque ya me diréis […]
Un libro de una narración impecable, una historia trepidante y llena de intriga y emoción. Desde hacía tiempo tenía en mente aventurarme con estos […]

SERIES

Unorthodox

Magistral mini serie estrenada recientemente en Netflix que refleja la insoportable vida que lleva Esty, una jovencísima neoyorquina que vive en un ambiente extremadamente religioso y machista. Toda su familia es judía ortodoxa y han concertado su matrimonio con un chico al que la obligan a amar y ser una madre ejemplar. Esty no aguanta más ese ambiente tan opresivo y asfixiante y decide escaparse a Berlín, donde se reencontrará con su madre biológica que también escapó de dicha vida y vive con su novia en la capital alemana. Esta historia está basada en las memorias de Deborah Feldman, en las que narra en primera persona cómo logró huir de semejante vida. Esty tiene sueños, metas, ansias de vivir otra vida, pero no por ello no siento una tremenda tristeza por dejar plantado a su marido y escapar con el hijo que lleva en su interior.  La joven judía conocerá a una buena pandilla de amigos en Berlín que la ayudarán a integrarse en el ambiente berlinés y a que pueda canalizar mejor sus decisiones. El guión hace de esta mini serie, dividida en cuatro capítulos, algo espectacular, porque la trama es realmente bien simple. Pero sería injusto no achacar el éxito de esta serie al peculiar carisma de su joven actriz, porque el papel que hace es maravilloso y conmovedor.

The Witcher

La gran apuesta de Netflix en cuanto a series se refiere. Su estreno fue arrollador y ya se espera con ansia su continuación. Henry Cavill, el Superman actual, se enfunda en la piel de Geralt de Rivia, un hechicero que se gana la vida cazando monstruos. Esta serie es la adaptación a la pantalla de la saga de literatura fantástica del gran Andrzej Sapkowski, uno de los escritores más valiosos de este tipo de literatura. He de deciros que tengo pendiente leerme sus libros, lo dejo y lo dejo y para el siguiente pedido de libros que haga, caerá alguno. La serie comienza agresiva, potente, y aunque uno no ve nada nuevo en ella, se refleja algo distinta, tiene su encanto, y eso se agradece porque todos sabemos lo sobado que está este género. Lo que más me gustó de esta primera temporada es comprobar la cantidad de personajes y lo interesante que resultaban todos ellos. Según he podido leer por ahí, la serie respeta bastante los libros pero pretende marcar su estilo, algo parecido a lo que se hizo con Juego de Tronos. La serie psee una banda sonora muy pero que muy buena y una mejor fotografía, esto último me sorprendió muchísimo en una serie de este estilo. Espadas, brujería, espíritus, monstruos, y violencia, mucha violencia. Me llamó también mucho la atención lo excelentemente trabajadas que están las luchas a espada y las peleas. Geralt no pretende ser un héroe, caza monstruos para vivir, pero sí le preocupa el bien y que prevalezca sobre el mal. Cavill hace que el personaje gane muchísimo carisma y te invita a seguir viendo capítulos tras capítulo. Totalmente recomendada y más si eres un orgulloso friki, porque difícil que esta serie te pueda decepcionar y, si encima eres seguidor de los libros de Andrzej, menos aún.


Se ha dignificado lo friki

Imagen: buhomag.elmundo.es

Quizás no es correcto decir que se ha dignificado algo que siempre ha sido muy digno, porque ya me diréis que hay de indigno en coleccionar cómics, ser un fanático de la literatura de Tolkien o jugar a Warhammer. Pero es el título que me ha salido, el que pensé cuando por mi mente rondaba la idea de abordar tan irrelevante asunto. Pero aun siendo este un tema que no de para mucho que escribir y que no sea de gran importancia, a mí me parece algo curioso y se me hace necesario expresarlo. Sí, amigos, porque hoy día, hasta la chica más guapa de la clase es una fan incondicional de Juego de Tronos, de algún anime, y en su cuarto seguro que tiene como mínimo un Funko Pop (yo tengo unos cuantos). Y esto por decir algo en concreto, que no todo queda reducido a tener muñequitos cabezones en la habitación, claro. Esto a principios de los años dos mil, era algo impensable. Mi adolescencia tuvo sus inicios ya en 1999, pero no fue hasta llegado el año 2000 cuando mi adolescencia comenzaba a dar rienda suelta. Siempre, absolutamente siempre, he sentido fascinación por lo que comúnmente denominamos “lo friki”. Desde que era niño siempre dejé que mi mente se perdiera en mi imaginación, escribía pequeñas y absurdas historias en mi libreta o me ponía el delantal de mi madre a modo de capa para jugar a ser Superman correteando (aunque yo creía que volaba) por todo el jardín. Algo normal en un niño, pensaréis. Y así es, pero os diré que aunque muchos niños juegan a todo tipo de cosas, y pongan a trabajar su imaginación, no todos llegan a sentir la misma fascinación y no todos lo exteriorizan igual. Pero dejando la infancia a un lado, os venía a decir que a un mes de cumplir treinta y cuatro años, aún sigo escribiendo en la libreta pequeñas y absurdas historias que sólo leo yo y sigo llenando mi librería de libros de fantasía. Las películas de fantasía y ciencia ficción siempre han tenido mucho éxito, como por supuesto, y más aún, los videojuegos, los cómics, las figuras de colección, etcétera. Claro que sí, lo que vengo a deciros en estas líneas es que estas cosas siempre han ido dirigidas a un público muy concreto, sobre todo si hablamos de adultos. Pero desde hace unos diez años, quizás algo más, y por supuesto gracias al arte del marketing (por descontado), la escena friki ha llegado a un público más numeroso. El perfil del lector de cómics, por ejemplo, ha cambiado. Ahora el lector de cómics ya no es el chico con gafas, de aspecto raro, algo insociable, que prefería estar en su cuarto encerrado que con una pandilla de amigos en la calle. Siento si parezco estar caricaturizando o cayendo en tópicos, pero creedme que no son exageradas mis palabras. ¿A qué no parecería tan descabellado si en vez de hablar de un fanático de los cómics hablara de un fervoroso rolero? Por eso hacía referencia a que el perfil de friki ha cambiado. A mi mente siempre llega la imagen de esa hermosa chica rubia, de unos veintimuchos, sentada en el vagón de metro, que para nada tenía aspecto de ser friki o de alguna tribu urbana (quitando toda connotación peyorativa a esto último) que atenta leía un cómic de Spawn, y que vi hace unos años en el metro de Madrid. Quedé totalmente fascinado por semejante estampa. Lo que quiero decir, es que los frikis han dejado de ser esos que se reúnen una vez al año en el salón manga disfrazados de sus personajes favoritos, esos que quedaban en las ya (casi) extintas tiendas de cómics para jugar a algún juego de mesa. Y es que, aunque no todos llegan al mismo nivel de frikerío, todos somos frikis de algo ahora y no sentimos el más mínimo reparo en ello. ¿Por qué digo esto? Vuelvo atrás en el tiempo para que lo veáis más claro. ¿Acaso creéis que es lo mismo en estos últimos años sacar un cómic y pararte a leerlo en mitad del recreo ahora que como era, por ejemplo, en 2002? Pero si a mí, que siempre he sido un chico popular (con toda la humildad con la que se puede decir esto) en todas las clases en las que he estado, y que lejos ha estado de sufrir el más mínimo desprecio o bullying en el instituto, me llegaban a preguntar con mucha sorna que qué hacía yo leyendo un cómic con la de pelos que tenía ya en los huevos. Porque se veía raro, se veía raro hablar de Warhammer en el recreo, leer cómics y demás. Quizás lo único que siempre ha estado muy normalizado han sido los videojuegos, porque su impacto siempre ha sido fastuoso en todos los estratos de la sociedad y en todo tipo de niños y adolescentes. Y cuando me refería al marketing lo decía por cómo los distintas industrias del entretenimiento, a través de los medios y el comercio, han ido calando en la sociedad. El capitalismo ha tenido mucho que ver en ello, claro está. Os recuerdo que en uno de los centros comerciales más grandes y populares de Madrid, el Plaza Norte 2, os encontraréis una tienda que venden sola y exclusivamente camisetas frikis, con estampados de personajes de películas, series, videojuegos. Pero si hay una tienda así es porque hay demanda, porque lo que hay detrás de esas camisetas ha tenido un increíble éxito. La explosión de las series, películas, sagas cinematográficas, programas de radio o televisión donde se tocan estos temas que han proliferado en esta última década, ha dado lugar a que todo esto, “lo friki”, se normalice, cale más en la sociedad y tenga la popularidad que tiene hoy día.  Esto no es más que otro ejemplo de lo que quiero decir. Y por ejemplos, podría poner cientos. Cuando estuve en la Audiencia Provincial de Madrid haciendo las prácticas de la carrera, me encantaba ver cómo en las mesas de los funcionarios, y hasta incluso en los despachos de algunos jueces, uno se encontraba algún muñequito de algún personaje de ficción, pero no era puro postureo, es que de verdad, si hablabas con ellos, sentían pasión por la serie o película que representaba dicha figurita. Ejemplos hay para aburrir, claro. Y esto lo enlazo con eso que comentaba del reparo: ya no hay reparo alguno en eso de decir que eres friki, a la chica guapa que te gusta ya no le va a echar para atrás eso. Ya no se ve nada raro o de gente rara (menos mal). Y hablando de chicas, quiero concluir esta nueva entrada de blog centrándome precisamente en ellas, las chicas. Esto de lo friki ha calado y de qué manera en el público femenino. ¿Y la cantidad de chicas gamers que hay? Estarás conmigo en que hace diez años o más, ver a chicas gamers no era habitual. Adolescentes, chicas de todas las edades, encandiladas por los videojuegos qué, además, la mar de sabiondas, te dan lecciones sobre este juego y aquél, ¡antes era impensable! Todo esto me hace sentir contento, muy contento, me maravilla ver cómo ha cambiado tanto todo. Si te parecen exageradas mis palabras, o estúpido todo esto que estoy recalcando, pásate un día por cualquier tienda de la Fnac, observa, y luego piensa en esto. Me fascina ver a tantas chicas y personas de todas las edades contemplando atentamente los libros de ficción, los cómics, juegos, etc. Sí, absolutamente, en esta sociedad que tantos prejuicios tuvo con estas cosas, se ha dignificado lo friki. Y yo que me alegro.

 

Por cierto el 25 de mayo, que ya está al caer, se celebra el Día Internacional del Orgullo Friki.

 

Gracias a todos por seguir leyendo Anhelarium.


Milencora. Episodio 23. God Is An Astronaut + M83 + Steven Wilson + Anathema

 

¡Bienvenidos al Episodio 23!

Ir a descargar

Lista de canciones:

 

  1. In The Distance Fading – GIAA
  2. Grace Descending – GIAA
  3. No Return – GIAA
  4. From Dust To Beyond – GIAA
  5. Forever Lost – GIAA

 

  1. Oblivion – M83
  2. Outro – M83
  3. Kim & Jesse – M83
  4. We Own The Sky – M83
  5. Midnight City – M83

 

  1. To The Bone – Steven Wilson
  2. Drive Home – Steven Wilson
  3. Postcard – Steven Wilson
  4. Thank You – Steven Wilson
  5. Perfect Life – Steven Wilson

 

  1. Thin Air – Anathema
  2. Untouchable. Part 2 – Anathema
  3. Crestfallen – Anathema
  4. Inner Silence – Anathema
  5. Endless Ways – Anathema

Todo el ánimo del mundo para estos momentos tan difíciles. Mis mejores deseos para todos vosotros y los vuestros.

¡Muchas gracias por escuchar Milencora!


Milencora Xpress #12. El disco debut de Place Vendome

Que decreten el Estado de Alarma y se establezca un confinamiento de quince días ha hecho que por fin saque tiempo y ganas para poder sorprenderos con otra entrega de Milencora Xpress. Para la ocasión, os traigo un disco cargado de impresionantes melodías y estribillos. El disco debut de Place Vendome fue toda una sorpresa en aquel año 2005 en el que fue publicado. A mí me enamoró desde la primera escucha. Unas letras sentidas, algunas melancólicas y otras más anímicas. Y por supuesto, esa voz de Kiske, siempre embelesando. Os dejo con las mejores canciones de este primer disco de Place Vendome, el grupo que Dennis Ward montó con sus colegas de Pink Cream 69 y Michael Kiske y que ya cuenta con cuatro discos de estudio.

Ir a descargar

  1. Too Late
  2. I Will Be Waiting
  3. Magic Carpet Ride
  4. Right Here
  5. The Setting Sun
  6. I Will Be Gone
  7. Place Vendome
  8. Cross The Line

Recién inaugurado el blog de Anhelarium en el verano de 2009, reseñé este gran disco, podéis leer esa entrada pinchando en este enlace.

¡MUCHAS GRACIAS POR ESCUCHAR MILENCORA!


El coronavirus ha venido para enseñarnos

PHOTO: © Naeblys / Shutterstock.com

PHOTO: © Naeblys / Shutterstock.com

La gente acudiendo en masa a los supermercados como si no fuera haber un mañana, cargando los carros de la compra exageradamente y abasteciéndose egoístamente de productos de primera necesidad. ¿Qué cojones es eso de comprar tanto papel higiénico? ¿Acaso provoca cagaleras el coronavirus? Lo mismo sucede con productos de aseo personal. Vivimos en una sociedad atestada de idiotas. ¿De qué sirve que tú estés tan bien aseado si los demás no lo están? En ese caso sí que habría mayor riesgo de contagio. Hay que ser más responsable con los demás. Pero esto se vuelve más hilarante o más bien delirante, mejor dicho, cuando uno sabe que el Gobierno central,  las distintas Comunidades Autónomas y muchas de las empresas más conocidas de este país, han comunicado que no hay ni habrá problema alguno de abastecimiento. Entonces, ¿por qué esta locura de ir al supermercado a arrasar con todo? Por las redes uno puede varios vídeos bastante bochornosos de cómo la gente se está comportando cuando va a hacer la compra. ¿Dónde está el civismo y la solidaridad? Luego está la cantidad de gente, sabiendo lo del parón de dos semanas en nuestros centros de trabajo y el Estado de Alerta que ayer anunció el Presidente del Gobierno, se están tomando estos días como unas vacaciones, miles de personas venidas del epicentro del virus, como es Madrid, a puesto rumbo a ciudades costeras, a zonas donde el Covid-19 no estaba haciendo estragos. Reconozco que al conocer esto, que por otro lado era lo esperado, tengo cierta lucha interna, porque puedo entender al padre o madre de familia que, viendo la cantidad de contagios que están sufriendo regiones como Madrid o Cataluña, y más después de haber escuchado a Pedro Sánchez decir que probablemente pasemos de 4000 a 10000 contagiados en estos días, tengan el impulso de alejarse para salvaguardar a los suyos. Pero no puedo evitar pensar que es también harto irresponsable acudir en masa a lugares donde la infección apenas se ha dejado notar. Los síntomas del coronavirus aparecen entre los cuatro y seis días de haber sufrido el contagio, por lo que, ¿cuánta gente que desconoce estar contagiada ha puesto rumbo a lugares como Murcia, Alicante, Málaga o Cádiz? También están esos que a pesar de saber que el virus se está cebando poco a poco con la población, han estado haciendo vida normal, como si nada, llenando las terrazas de bares y restaurantes, parques y centros comerciales. Y ya que hablo del Gobierno de mi país, irresponsable también me pareció que no se atrevieran a desembocar la macro manifestación del 8-M. Era más importante el postureo feminista que tantos votos da, que la salud de todas esas mujeres y del resto de la ciudadanía. Ojo, que aviso desde ya, que nada tengo en contra del feminismo ni nada que lo rodea, pero en este momento tan delicado, eso fue un centro de propagación más que otra cosa. Lo mismo tengo que decir de cualquier otra concentración de personas, como el mitin de Vistalegre de VOX, etcétera. Si días anteriores al 8-M ya se habían cancelado conciertos y otros espectáculos, por el amor de Dios…

Pero sería injusto no acordarme y tener unas palabras de agradecimiento para todos los trabajadores del sector sanitario, celadores, personal de limpieza, enfermeros, médicos, y sector comercial, más concretamente, todas esas personas que están trabajando y aguantando con la paciencia más infinita en los supermercados de este país. A todos ellos, gracias, por darnos ejemplo de valentía, responsabilidad y serenidad. Muchísimas gracias.

El coronavirus ha venido para enseñarnos todo lo que no hay que hacer. Todos tenemos que aprender de esto para evitar males mayores el día de mañana y para ser una sociedad mejor. Debemos tomar conciencia, sin respeto no hay convivencia.


Mi padre a finales de los años 50

(podéis pinchar en las fotos para verlas en grande)

Últimos años de la década de los 50. Mi padre, que lucía como un actor de cine, trabajó durante varios años como mecánico en la Base Naval de Rota/El Puerto de Santa María. En una de las fotos lo podéis ver con su mono de mecánico, herramienta en mano, sentado en una Ford Pick Up. Tanto en su mono como en la puerta de la camioneta podéis ver las iniciales U.S.N, la Marina de los Estados Unidos. De esos años, en plena Guerra de Vietnam, me ha contado numerosas anécdotas de lo que allí vivió, algunas muy divertidas y otras no tanto. Como lo mucho que disfrutaba de sus largas charlas con el señor Youman, un oficial de la NAVY y que sale abrazando a mi padre en una de las fotografías. O como la de veces que tuvo que ver partir a muchos militares rumbo al Viet Cong y que jamás regresaron. Me dice que aún recuerda la mirada perdida y el rostro horrorizado que a muchos se les quedaba cuando se enteraban que tenían que ir a luchar a esa absurda Guerra del Vietnam. Otros regresaban tristes a Estados Unidos porque se enamoraban de la calidad de vida del sur de España, de su gente, sobre todo de las españolas, y deseaban quedarse para siempre. Conoció a personas maravillosas y aprendió muchísimo de los norteamericanos, gracias a eso, con los años, acabó siendo un buen industrial, creando su propia empresa y teniendo un gran éxito. Gracias a él y a su esfuerzo hemos disfrutado siempre de una vida cómoda. Pero también los americanos se mostraron agradecidos con mi padre, me cuenta que le cogieron mucho cariño, se lo pasaban genial con él y con los poquísimos españoles que trabajan en la Base. Los militares yankees no estaban acostumbrados a un trato tan humilde y afable. Fueron años de buena convivencia, ademas, España, aun sumida en una dictadura, comenzaba abrirse al mundo, eran los años del aperturismo (1958-1975), lo que también se conoce como el segundo franquismo. España, si bien no experimentaba cambio político alguno, sí vivía una auténtica transformación social, cultural y sobre todo económica.  Mi padre exprimió su estancia con los americanos, supo sacarle partido a todos esos años, a todos esos momentos. Aún hoy sigue diciéndome que fueron sus mejores años. Escuchándole y viendo todas las fotos que conserva de esos días, me lo creo totalmente. Ah, qué guapo era mi padre, por Dios, menudo rompecorazones fue.


Milencora. Episodio 22. Helloween Alive in Madrid + Fever 333 + Lo nuevo de In Flames



Ir a descargar

Este Episodio 22 me ha quedado algo largo pero merece mucho la pena, porque la ocasión lo merece, y vaya si lo merece. Helloween lazó la semana pasada UNITED ALIVE, el ansiado DVD/Blue Ray y como no podía ser de otra manera, aquí en Milencora lo reseñamos. En la primera parte del programa os pincho diez temas de ALIVE IN MADRID, porque por si no lo sabéis, el CD en directo que también ha lanzado la banda incluye el concierto íntegro que ofrecieron el 9 de diciembre de 2017 en el WiZink Center de Madrid ante 14 mil personas. UNITED ALIVE, que es el DVD/Blue Ray ya recoge flimaciones de otros conciertos, además del de Madrid, también del concierto que dieron en Sao Paulo y en Wacken, el prestigioso festival alemán. A medida que os voy pinchando estos diez temas que sonaron en aquella fantástica noche madrileña, os doy mi impresión sobre este nuevo material oficial en vivo. A mí personalmente me ha gustado musicalmente muchísimo, pero ME HA DECEPCIONADO BASTANTE en algunos aspectos y en este nuevo episodio os cuento por qué. Este DVD podría estar muchísimo mejor.

Ya en la segunda mitad os pincho otros diez temas. Los cinco primeros para presentaros a una banda muy joven que comenzó hace menos de dos años, es una banda prácticamente recién salidita del horno, os hablo de Fever 333, una banda de Rap Metal con unos temas súper pegadizos y melódicos. Los últimos cincos temas del episodio se los dedico al último trabajo de In Flames: I, The Mask, publicado el pasado mes de marzo, un disco muy bueno que no te puedes perder.

Escribidme y contadme qué os ha parecido este nuevo material que presenta la banda alemana y por supuesto, también para que me digáis que os parecen estos Fever 333 o el último disco de In Flames. O lo que queráis ¿eh? Escribidme o mandadme un audio para contarme lo que os apetezca. Suscribíos al podcast si aún no lo habéis hecho para estar muy atentos a los nuevos programas.

Lista de canciones:

01. Halloween
02. I’m Alive
03. Eagle Fly Fee
04. If I Could Fly
05. Waiting For The Thunder
06. A Tale Thath Wasn’t Right
07. Kai’s Meddley
08. Sole Survivor
09. Forever And One
10. How Many Tears

11. One Uf Us
12. Burn It
13. Out Of Control
14. Animal
15. Made And America

16. Voices
17. I, The Mask
18. I Am Above
19. Burn
20. Followe Me

Muchas gracias por estar ahí y apodar Milencora, este humilde programa de Rock y Metal. 

¡Hasta el próximo episodio!


Milencora Xpress #11. CHVRCHES

Ir a descargar

Esta nueva entrega de Milencora Xpress está muy alejada del Rock y el Metal, quedáis avisados, pero si os gusta mucho la música y conocer nuevas músicas, quedaos porque la música de Chvrches mola un puñao. Este trío escocés hace una música electrónica orientada al SynthPop. A pesar del uso de sintetizadores su música no suena tan ochentera como sí lo hacían las canciones que os pinché en el Milencora Xpress 4 donde os presentaba lo que se conoce como la NewRetroWave o RetroWave.

Dadle al play porque estas ocho canciones seguro te van a gustar. Como ya digo en el programa, esta nueva entrega quiero dedicarla muy especialmente a todos aquellos españoles que se están viendo duramente afectados por las violentas riadas que llevan todos estos días desolando zonas de Murcia, Albacete y Valencia. Mis mejores deseos y esperanzas para todos vosotros, mucho ánimo y mucha paciencia.

¡Hasta el próximo programa del universo Milencora!

Lista de canciones:

  1. The Mother We Share
  2. Never Ending Circles
  3. Lies
  4. Gun
  5. Clearest Blue
  6. Recover
  7. Empty Threat
  8. Playind Dead

Milencora. Episodio 21. ¡METAL SÚPER MELÓDICO! VOL.2

Ir a descargar

¡Bienvenidos a otro episodio de Milencora! En este Episodio 21 os presento el volumen dos de esta serie de programas dedicados al Heavy Metal más melódico. El primer volumen lo encontraréis en el Episodio 9 donde igualmente sonaban bandas con canciones cargadas de mucha melodía. Para este Episodio 21 igualmente he seleccionado veinte canciones de varios estilos de Metal pero que guardan en común esa gran carga melódica.

QUIERO DAR LAS GRACIAS A ALBERTO DÍAZ por prestar uno de sus doblajes para la nueva intro de Milencora. Este simpatiquísimo actor de doblaje sube una gran cantidad de vídeos muy divertidos y los podéis encontrar en su canal de YouTube escribiendo su nombre: Alfredo Díaz o en http://www.alfredodiaz.es. ¡Gracias crack!

¡GRACIAS A TODOS POR ESCUCHAR MILENCORA!

Lista de canciones:

01. Shut Up And Rock – Blessed By a Broken Heart
02. Never Existed – Keldian
03. The Same Star – VOLA
04. Bend It Like Bender! – David Twonsend Band
05. Free Man’s Anthem – Dynazty
06. Ministry Of Saints – Edguy
07. Let It Sleep – Asking Alexandria
08. Ombligos – Aphonnic
09. Turn It Up – Sonic Syndicate
10. Nine Lives – Primal Fear
11. The Lake – Orden Ogan
12. Landmine – Three Days Grace
13. Ridding on an Arrow – AXEL RUDI PELL
14. More Than A Liftime – Helloween
15. Beyond The Stars – Myrath
16. Ghost Division – Sabaton
17. Wake Up The Moon  – Avantasia
18. Colder – Smash Into Pieces
19. Call Out My Name – Amaranthe
20. Dance Macabre – Ghost

Milencora Xpress #10. The Tallest Man on Earth


Ir a descargar

¡Hola de nuevo! Bienvenidos a una nueva entrega de Milencora Xpress, donde el protagonista ahora es Kristian Matsson, un cantante y compositor de Dalarna, Suecia, que se presenta bajo el nombre artístico de The Tallest Man on Earth. Matsson creció en Leksand y comenzó su carrera en solitario en 2006, habiendo sido previamente el cantante principal de la banda independiente Montezumas. Pero en 2008 publicó su primer disco, Shallow Grave y con él comenzó una carrera que lo llevaría a escenarios de toda Europa. Matsson poco a poco se hacía un nombre en la escena más alternativa y desde hace unos años encabeza festivales de música. Sus temas son sensacionales, presenta un folk muy personal, que en algunos momentos puede recordar al gran Bob Dylan, aunque con el tiempo, su música se hace mucho más personal e íntima. Espero que en este pequeño episodio de Milencora os deleitéis con la increíble música de este artista tan interesante.

Gracias por estar ahí, milencoriers. Buen fin de semana, jóvenes.

Lista de canciones:

  1. I Won’t Be Found
  2. The Dreamer
  3. Little River
  4. Pistol Dreams
  5. The Wild Hunt
  6. There’s No Leaving Now
  7. Kids On the Run
  8. Dark Bird Is Home

Milencora Xpress #9. Mis canciones favoritas del Tito Bruce (Springsteen)

¡Hola amigos!

Bienvenidos a esta nueva selección de temas. Para la ocasión, quiero compartir con vosotros las canciones que más me gustan de Bruce Springsteen, uno de mis artistas favoritos. Escribidme y decidme cuáles son las vuestras. Espero que disfrutéis de estas canciones tan maravillosas del Tito Bruce.

Ir a descargar

Un abrazo a todos.

Lista de canciones:

  1. Tougher Than The Rest
  2. My Father’s House
  3. Devils & Dust
  4. The River
  5. Born In The USA
  6. Badlands
  7. Thunder Road
  8. Radio Nowhere

Milencora. Episodio 20. GUN, la mejor banda de Escocia (¡IMPRESCINDIBLES!)

¡EL PROGRAMA QUE NO PODÍA FALTAR EN ESTE VERANO DE 2019!

Un programa monográfico, dedicado completamente a una banda espectacular, GUN, una de las bandas más exitosas de la década de los 90. Te cuento absolutamente todo sobre ella en este Episodio 20 cargado de temas que te van a hacer vivir aun mejor este verano. Creedme, si quieres temas para amenizar estas vacaciones de verano y recordarlo siempre con mucho cariño, GUN posee una colección asombrosa de canciones que tocan todos los poros de tu piel, de esas canciones que te enardecen y quieres dejarlas para siempre en tu vida.

Confiad en mí, dadle al play y dejaos llevar. GUN os va a dejar encantados de la vida.

Ir a descargar

Lista de canciones:

  1. Steel Your Fire
  2. Vicious Heart
  3. Better Days
  4. The Feeling Within
  5. Inside Out
  6. Long Road
  7. Money (Everybody Loves Her)
  8. Welcome To The Real World
  9. Word Up
  10. The Only One

  11. Crazy You

  12. Money To Burn
    [— Labour Of Life + Break The Silence —]
  13. Taking On The World
  14. Higher Ground
  15. Borrowed Time
  16. Freedom
  17. Shame On You
  18. One Reason
  19. Seems Like I’m Losing you
  20. Don’t Say Its Over

¡Anhelarium cumple una década!

Créditos: Aube (Alba)

Mucho se ha escrito ya sobre el libre albedrío, el azar, la casualidad o la causalidad, o los aleteos de una mariposa que puede provocar un cataclismo el otro lado del mundo, como decía Edward Lorenz. Yo de esas cosas se poco, por no decir nada. Solo sé que recuerdo perfectamente a ese niño que en ocasiones se entretenía escribiendo pequeños cuentos, o simplemente plasmaba en una pequeña libreta sus pensamientos y sueños. Lo hacía casi a escondidas, por miedo a que se pudieran reír de él y sentirse ridiculizado, como en alguna ocasión ocurrió. Quizás, ese impulso que aquel niño sentía y que lo hacía escribir sea lo que haya provocado que muchos años después no solo siguiera escribiendo en pequeñas libretas sino que de alguna forma sintiera un nuevo impulso, el de escribir para los demás. Y así es como hace diez años nació Anhelarium. Pensé para esta ocasión hacer un vídeo, hacer algo distinto para el décimo cumpleaños de esta web, grabarme dando las gracias y contando un poco los inicios y el por qué de esta página. Pero no valgo para eso. Tengo la suficiente inseguridad, timidez, y la notoria falta de talento y desparpajo que requiere ponerse frente a una cámara en plan youtuber y hablar sobre todo lo que siento. Lo mío son las letras, lo que me gusta es escribir, por mucho que hace poco más de año y medio me embarcara en el mundo de la radio por internet. No se me da mal, por muy feo que quede que yo mismo lo diga. Creo que Milencora merece muchísimo la pena y presento algo alegre y entretenido y por qué no decirlo, también bonito. Pero aún así, lo mío es escribir, de vez en cuando y sobre muchas cosas, pero a fin de cuentas, escribir. Cada vez que Anhelarium cumple años publico una entrada dando las gracias a todos los que en algún momento os pasasteis por aquí y a los que lo hacéis con asiduidad. No importa las veces que entres en esta página, tampoco que nunca hayas dejado tu huella en ella, que sólo la hayas visto y disfrutado aunque fuese solo un momento y de casualidad, por puro rebote, a mí me hace feliz. Porque para eso fue creado este espacio, como si de un escaparate se tratara, donde lo interesante está a ambos lados del mismo.

Hace unas semanas una chica llamada Alba, mexicana, me mandó la foto que veis al principio de esta publicación. Ella se encontraba pasando unos días de vacaciones en Sonora (México), y desde la playa de San Carlos tuvo conmigo este hermoso detalle. Sabedora de la pasión que me produce la playa y el mar, escribió con sus dedos la palabra Anhelarium en la arena. A Alba la conocí precisamente gracias a Anhelarium, ella es una fiel seguidora de esta página y también bloguera. Presenta el El escondrijo de Aube, un espacio de lo más acogedor donde nos narra sus emocionantes viajes, esos que vive con tanta pasión, como también comparte sus pensamientos al aire en forma de hermosas palabras. Nos escribimos en nuestros blogs, nos gusta leernos y compartir nuestras aventuras. Aún no hemos tenido la suerte de conocernos en persona pero estoy seguro que en un futuro, ese momento llegará. ¿Os podéis hacer una idea de lo que sentí cuando Alba me envió esta foto? Algo que de primeras parece tan sencillo como enviar una foto es realmente un detalle sentido y de lo más precioso. De estas pequeñas cosas que acaban calando hondo. Fue una forma más de mostrarme lo que ella siente por esta página. Y digo otra forma porque me contenta siempre con sus aportaciones en Anhelarium donde se muestra muy participativa. En uno de sus últimos comentarios, en una entrada de Anhelarium me escribía lo siguiente:

A medida que te leo y viajo por este maravilloso espacio que es Anhelarium voy descubriendo más cosas sobre ti que me permiten admirarte más todavía, y es que siempre me descubro sonriendo al imaginar a todos los Álvaros que nos presentas en las diversas etapas de su vida, desde el niño pequeño que tenía manía por su hipopótamo amarillo hasta el joven que se cocinó bajo la influencia californiana de los años 90, y que más tarde estaría graduándose de la facultad de derecho en otra ciudad y no en la que creció.
¿Sabes que es lo más bonito de todo?, que tu no necesitas sacarte la lotería o viajar por el mundo para ser feliz, tú eres feliz con las cosas cotidianas y simples, te aferras a cada recuerdo de una forma maravillosa, porque lo retienes en tu memoria con lujo de detalle, ¡y lo agradeces!, porque esa impresión me deja, que mientras escribes esto tu estás agradeciendo por haberlo vivido.
Álvaro, ojala todos los seres humanos pudiéramos ser un poquito más como tu, ojala pudiéramos dejar de buscar la felicidad en las cosas que no tenemos o en los momentos que todavía no vivimos y pudiéramos ser capaces de saborear el momento presente y atesorar los recuerdos con el grado de cuidado que tú lo haces.

Me emocioné mucho cuando leí estas palabras que me dedica. No todos los días un bloguero como yo recibe comentarios así. Si aquí estoy dando cierto protagonismo a Alba es porque con sus mensajes, con este en especial, logra desentrañar dulcemente el designio de Anhelarium y la voluntad y el apego que le tengo tanto a este lugar como al afán de seguir dándole vida. En estos diez años han sido muchas, muchísimas, las personas que han dejado su huella en Anhelarium, personas de todas las partes del planeta me han dejado por escrito mensajes donde han compartido conmigo experiencias, distintos puntos de vista, anécdotas, o simplemente cosas que querían compartir conmigo. También, tanto en los comentarios como por mensaje privado, me han llegado muchas palabras hermosas de agradecimiento, felicitaciones y buenos deseos. He sentido el calor de mucha gente gracias a Anhelarium. Y eso es algo que siempre he agradecido y agradeceré toda mi vida. Me habéis dedicado parte de vuestro tiempo y me habéis enseñado, cada uno a su manera, cada uno una cosa. Así que valoro profundamente cada una de vuestras intervenciones. Porque todos vosotros, todos aquellos que os paráis a contemplar lo que os muestro, ya sea un ratito o un buen rato, con asiduidad o puntualmente, con indiferencia de cuántos seáis, hacéis que Anhelarium tenga sentido. Porque de lo contrario, si nadie leyera nada de lo que aquí se cuelga, debería solamente volver a escribir solo para mí, como hacía ese tímido niño con su pequeña libreta, donde sus escritos los guardaba como un tesoro que nadie pudiera encontrar. Pero no es el caso, y ese niño con los años decidió que aquello que escribiera, fuera lo que fuera, y si así lo sentía, no se lo guardaría para sí, descubriría sus ideas y sentimientos sin más pretensión que compartirlo con quien le quiera dar algo de valor, como hacéis muchos de vosotros y como hace Alba. Personas como ella me embriagan de emoción y de ánimo para seguir escribiendo hasta que pueda.

Gracias, de todo corazón, por estar ahí.

Sigo.


¡Lia cumple seis añitos!

Debido al trajín que he tenido durante todo el mes de julio no he podido escribir antes esta entrada, que como ya viene siendo costumbre, escribo cada vez que Lia cumple años. Pues sí, seis años tiene ya mi gatita, y me sigue pareciendo que fuera ayer cuando la adopté en aquel verano de 2013. Hoy voy a contar algo que creo nunca he escrito en anteriores entradas. Lia, tiene un pequeño problema, y es que no se fía de las manos ajenas, o dicho de otro modo, de las manos que no son las mías. Cuando tengo invitados en casa nunca se aparta, no se aísla, siempre se muestra en todo momento juguetona y cercana, pero ese lado mimoso le desaparece cuando manos que no conoce intentan cogerla, abrazarla y darle arrumacos. Cuando alguien intenta hacerle caricias, ella, súper desconfiada, se aparta, da algún manotazo (que nunca arañazo) y se escabulle.  Eso sí, luego regresa para seguir jugando. Con el tiempo comprobé que eso poco a poco se le va pasando cuando más va conociendo a la persona. Cada gato es un mundo, habrá gatos a los que les pase lo mismo como también otros que son auténticos peluches, que se dejan acariciar y achuchar tanto por unos como con otros, indistintamente. Lia no. Cuando la que fue mi última novia ya llevaba un tiempo entrando en casa, ya Lia comenzó a tolerarla más, consentía entonces que la chica rubia la acariciara, aunque no tanto, había veces que de veras se mostraba bastante arisca y se las piraba, jamás con nadie muestra la complicidad y paciencia que conmigo. Yo puedo hacerle cualquier cosa, besarla hasta hartarme, abrazarla hasta que me entre ya calor de tanto tenerla pegada a mí, espachurrarla, conmigo se deja hacer de todo. Eh, que yo a ella también le consiento, le consiento de todo menos que arañe el sofá, que para eso tiene su buen rascador. Qué granuja…Ella me tiene a su disposición en todo momento, y lo sabe, vaya si lo sabe. Está acostumbradísima a que le consienta y le sacie de mimos. Por eso nunca se separa de mí, creo que es la gata más pegajosa del mundo mundial. No hay momento ni rincón de la casa en la que no esté a mi lado. Oye, que yo encantado. Para eso adopté una gatita hace seis años. Me comentó hace poco una amiga que tiene dos gatas lo siguiente: primero adoptó una, y al ver que por mucho que pasaba el tiempo la gata no podía ser más arisca y despegada, decidió adoptar otra. Con la mala suerte que resultó ser igual, otra gata que no se deja abrazar ni dar mimos. Yo le contesté entre risas que es una verdadera putada tener y cuidar a dos gatas y que ninguna te haga caso. Le pregunté si las adoptó desde bien pequeñas a lo que me contestó que sí. Algo raro decía yo, porque si acoges a un animal desde pequeño y le das mucha atención y cariño, ese animal por lo general lo vas a tener siempre ahí, devolviéndote lo mismo. Pero que va, cada animal es como es. Yo le he recomendado que si decide probar con un tercer gato, que sea macho, al ser ella una mujer, quizás el gato sea más cariñoso y dependiente. No es algo que deba de ser así, pero suele suceder. Yo he tenido perros y perras, y estas últimas conmigo eran puro amor, mucho más. Y regresando a Lia, el día que me falte, que espero sea dentro de mucho, me da que no voy a adoptar a otro felino, y de hacerlo, por supuesto tendría que ser hembra, como si adopto el día de mañana a un perro, también, tiene que ser perra. A mí es que las hembras, humanas o no, despiertan lo mejor de mí. Aún siendo hembra, me da que será difícil volver a tener una gatita tan lista y cariñosa como lo es Lia conmigo. Me ha hecho disfrutar de otro año donde quien más ternura y compañía me ha brindado, ha sido ella, mi gatita Lia.

 

¡FELIZ CUMPLEAÑOS LIA! ¡GRACIAS POR TENERME UN AÑO MÁS A TU LADO!


Mis amigos de Madrid, a los que quiero a más no poder

Hoy hace justo una semana que se fueron mis amigos de vuelta para Madrid y no os imagináis lo mucho que los echo de menos. Es el segundo verano que vienen al Puerto a pasar unos días, me llenan de vida la casa. Desde que me instalé aquí, solamente puedo verles las veces contadas que subo a Madrid y los veranos. No me canso de repetirles que intenten venir también en invierno, pero las cosas no siempre son como uno quiere, es comprensible que no puedan, principalmente por motivos laborales. Así que toca esperar hasta el próximo verano para que vuelvan a venir. Saben que tienen mi casa para lo que quieran, como les digo, ellos pueden decir tranquilamente a todo el mundo que tienen su segunda residencia en El Puerto.  Por otro lado espero que el venir todos los veranos sea una bonita costumbre que jamás se pierda, o al menos, que dure todo lo posible, porque uno sabe que cuando alguien se casa y tiene niños, ahí sí que las cosas ya no son siempre como uno quiere. Estos chicos me ofrecieron su amistad hace ya unos años, desde que me marché a Madrid a comenzar una nueva vida. Los conocí nada más empezar la carrera de Derecho. Desde 2012, jamás han dejado de hacerme sentir querido e importante. Siempre me han tenido presente y no sólo me han regalado su sana compañía, sino su desinteresada ayuda, en todo lo que he necesitado, incluso cuando no lo pedía. En todos estos años me han demostrado que me brindan una amistad sincera, como pocas. Siempre están ahí, nunca se muestran ausentes. Somos Los Románticos, como así denominamos en su día al grupo de WhatsApp que creamos y que compartimos. Surgió ese nombre, más bien en tono irónico, por lo crápulas y nocturnos que éramos en aquellos días. Responsables universitarios de día, truhanes de noche. He disfrutado de cada minuto que he pasado con ellos, y me han regalado unos días de verano espectaculares, inolvidables. Podría detallar todas las cosas que hemos hecho durante los días que estuvimos juntos, más de uno que lo leyera se partiría de la risa, pero no es mi intención hacerlo. Tan sólo me apetecía expresar y dejar constancia una vez más de la enorme fortuna que tengo con estos tipos a los que quiero con toda mi alma. Dice la frase que quien tiene un amigo tiene un tesoro. Yo tengo varios tesoros, porque si contar únicamente con Los Románticos ya sería más que suficiente, también puedo disfrutar de la preciosa amistad de mi, prácticamente hermano, Rafa, o la de Alberto y César. Sobre ellos escribiré más adelante, cómo no. Todos siempre tienen su hueco de alguna manera en Anhelarium.

Esto que leeréis a continuación escribí en mi cartapacio justo cuando mis madrileños se fueron. Creo que resume mejor aún lo que pretendo trasmitir.

Mis amigos me han dejado la casa sorda. Han estado poco más de cuatro días, pero me la llenaron de vida. Lo he pasado estupendamente estos días. Me he reído como sólo con ellos me río. La complicidad que tenemos los cuatro es inmejorable. Llevo ya muchos años disfrutando de ellos, de Los Románticos. Me siento feliz por comprobar que son de esas amistades que duran toda una vida, de esos amigos que siempre están, para lo que sea y que nunca desaparecen. El año pasado los cuatro lo pasamos muy bien, pero este año coincidimos todos en que ha sido mejor, hemos hecho más cosas, hemos ido a más lugares, compartimos la sensación de que este verano hemos aprovechado aún más y mejor todo el tiempo que pasamos juntos. Una pena que no vengan más veces al año y tenga que esperar hasta el verano que viene para que regresen. Los quiero muchísimo. De Madrid me quedé con lo mejor. 


Érase una vez un país llamado Caqui

Un país llamado Caqui [Relato 3 páginas]

Esta mañana, nada más despertarme, tenía, como viene siendo habitual, un audio de mi hermana Keka. Mientras me levantaba de la cama lo iba escuchando, en él mi hermana me contaba entre risas el sueño que mi sobrina Bella ha tenido. Había soñado con un país llamado Caqui en el que de alguna forma, todos estábamos presentes. Sin alterar ni añadir nada respecto al sueño de mi preciosa sobrina, tan sólo he decidido plasmarlo en letras para que así quede en el recuerdo. Tan sólo le he dado forma a este extraño pero simpático sueño de Bella y ese país llamado Caqui. Es un relato que casi podría pasar como un microrrelato, pero que por su simpatía y porque, dicen que lo sueños siempre tienen un significado, y vaya si este lo tiene, he decido darle su encaje aquí en Anhelarium.

Espero que estéis teniendo un agradable y feliz verano, amigos míos. Sed muy felices.

–>Otros relatos publicados: