Yo y los videojuegos.

Tras visionar el pasado viernes por la noche un reportaje sobre la adicción a los videojuegos en un conocido canal de televisión, me volvió a la mente mi infrecuente relación para con el mundo de las videoconsolas. No sólo lo admito, sino que además, me considero ser un auténtico friki, un enganchado a las novelas de fantasía, a los buenos cómics, y un adicto al cine y a la música Hard/AOR hasta tal punto que mi cuarto, según cómo lo mires, parece, por una parte Casa del Libro y por otra, la tienda Tipo. Y es que es incansable mi adicción por comprar y comprar cada vez más discos y vinilos, libros y cómics.

Pero por una extraña razón, la cual desconozco, nunca he sentido devoción por los videojuegos, aunque en Anhelarium encontréis un par de artículos sobre ello. Ahí está mi Play Station 3, solitaria y acumulando polvo. Y es que sí señores, me la compré en su día y para nada. Aunque decir “y para nada” creo que es muy injusto ya que he pasado muchas horas jugando con ella al Heavenly Sword y al Lobezno Orígenes. Esto, a priori, puede resultar contradictorio, digo que nunca he sentido devoción por las videoconsolas y ahora sin embargo digo que he pasado muchas horas con ambos juegos. Pero es que ha sido eso, sólo con esos juegos. Teniendo en cuenta que compré la PS3 hace dos navidades, que tengo 11 juegos (entre ellos el gran valorado Dead Space) y que sólo me han interesado esos dos, y porque era verano y no tenía nada que hacer, creo que la cosa es un tanto turbia.

Recién adquirida la PS3, anduve un tiempo comprando buenos juegos como Assassin’s Creed, Ninja Gaiden Sigma, Devil May Cry 4, Saint Row 2 (mira a este le eché algunas horas), Motor Storm 2, etc. Pero nada, era algo que no cuajaba en mí. Alguno se preguntará el por qué me compré entonces la PS3 (que no es algo barato precisamente) y qué queréis que os diga, yo tampoco lo sé. Era navidad, quería darme un capricho, y me dio por ahí.

Sin embargo, aquí no comienza mi inusitada historia con las videoconsolas, comenzó hace bastantes años, cuando todavía no había hecho ni la comunión. Desde que comencé a tener uso de razón (decir esto siempre me hace sentir como mínimo, medio idiota) por mis manos iban pasando diversas consolas. Es curioso, porque desde mi niñez he disfrutado de distintas videoconsolas y nunca me han cautivado del todo.

La primera, la Atari 2600.

Atari 2600

Sacando de mí mis frágiles dotes de periodista, acabo de informarme que la Atari 2600 la adquirió mi madre en el bazar Charo tras haber realizado la rutinaria y matutina compra mañanera. Tengo en mi mente vagas imágenes del momento de la compra, en las cuales, mi hermana Desiree y yo, mientras mi madre iba a lo suyo, atónitos, estábamos observando la caja de la Atari y las imágenes que contenía. Digo atónitos porque no dábamos crédito de lo que nuestros ojos veían. Y es que la consola en cuestión tenía unos gráficos que más que malos resultaban irrisorios para la vista. Aún recuerdo la cara de mi hermana, parecía que tenía ganas de tirar semejante trasto a la cara de la dependienta (desconozco igualmente si era la mismísima Charo) y salir pitando de allí. También recuerdo, el momento en el que nos dirigimos a casa, en la parte trasera del Seat Panda, mi hermana y yo hablábamos sobre si sería fácil instalarla y lo más importante, cuánto nos duraría aquel cachivache.

No era de extrañar esos gráficos y más aún, que mi madre comprara la Atari 2600 en el bazar Charo, corrían los primeros años de la década de los noventa y la Atari data de 1982. Desconozco el precio que pagó mi madre por la videoconsola, pero me da en la nariz que muy cara no le costó, no.

Pasamos buenos ratos jugando con la Atari, y no precisamente por la emoción y entusiasmo que manaban sus juegos, todo lo contrario, nos descojonábamos por lo ponzoñoso que resultaba jugar a eso y sobre todo, porque parecía que de un momento a otro, cualquiera de los dos joysticks de la Atari acabaría despedazado, ya que al moverlos, crujían.

No tardó en aparecer una sustituta para la Atari. La verdad es que para esos años, jugar a la Atari ya era un atraso y demasiada pena tuvo que sentir mi madre cuando nos contemplaba jugar con ella que al poco tiempo apareció en mi casa la Nintendo NES.

Adentrándome en el primerizo mundo de los 8 bits

La NES (Nintendo Entertainment System),  una videoconsola de 8 Bits que hizo pasar grandes momentos a más de medio mundo. He de decir que tenía el mismo pack que aparece en la imagen del enlace, salvo que jamás, al menos que yo recuerde, ni yo ni mi hermana, utilizamos nunca la Zapper (la pistola de luz) para jugar con la NES. Yo sin embargo, la utilizaba en esos momentos en los que me gustaba ponerme mi disfraz de vaquero y correteaba por todo el jardín (sí, acabé por cortarle el cable, paqué si nunca la utilazaba), pegando disparos a bocajarro a mi perro Storbi, el cual tendrá su huequecito en Anhelarium algún día.

A pesar de vivir en un chalet bastante grande y con muchas habitaciones, mi hermana Desiree y yo estuvimos compartiendo habitación durante lo que fue, toda mi infancia. Y fue ahí, en nuestra habitación, donde instalamos la NES. Momentazos inolvidables pasamos juntos con esa consola, jugando a juegos como el Punch Out, Mega Man 2, Tetris, Batman, y muchos más. Posteriormente, a mi hermana se le antojó la arcaica Game Boy (¿quién no tuvo una?) y ella sí que quedó enganchada durante muchos años jugando al Tetris y a un juego de cartas el cual me cuesta encontrar información por internet debido a que desconozco el nombre.

A pesar de la diversidad de juegos que poseía, jamás pasé una tarde entera jugando a la consola. Prefería estar en el jardín, jugando con mis perros, con mi hermana (antes prefería a mi hermana que los perros claro), o sencillamente, con mis juguetes.


La consola NES se convirtió poco después en la más vendida de la historia, con 61,9 millones de unidades en todo el mundo, manteniendo ese honor hasta ser desbancada por la primera PlayStation, de la cual lógicamente, hablaré más adelante.

Nos pasamos a SEGA y sus 16 bits

A medida que escribo este artículo, me asombro por la cantidad y más que respetable variedad de videoconsolas que pasaron por mi infancia. Supongo que no todos pudieron disfrutar de todas o al menos, de casi todas las consolas más exitosas que iban apareciendo ya que ninguna fue barata.

Corría el año 1993 y ahí estábamos mi hermana, yo y la Mega Drive, con esos mandos con formas de cruasán y sus tres botones, el A, el B y el C. SEGA fue la empresa capaz de hacerle frente a la consola de Mario Bros, la cual era líder en esos momentos, y con sus 16 bits, lanzaron al mercado grandes juegos como Streets of Rage, Golden Axe, Sonic (¿quién no conoce este juego?), Shinobi, etc.

También tuve una gran colección de juegos de los cuales a día de hoy no tengo ninguno. Con el paso de los años la regalé y con ella los juegos, graso error, ya que a día de hoy, los coleccionistas dan una pasta por hacerse con una Mega Drive.

A esta videoconsola le tengo un especial cariño, quizás haya sido la que mejores momentos me diera, y por supuesto, es la consola que mejores años hace que recuerde. Juegos como el de Powers Rangers: The Movie, Spirou,  y sobre todo El Rey León, fueron mis juegos preferidos. Éste último, fue el primer videojuego que logré pasármelo entero. Aún recuerdo lo complicado que era cargarse al traidor de Skar. Aún recuerdo el día que, muy temprano, tuvieron mis padres que traerme a casa del colegio, aquejado de una brutal cagalera (limpio puse el uniforme…) y pasé toda la mañana en mi habitación jugando a ser Simba, dando saltitos de una roca a otra. El juego estaba bastante bien, aunque ahora que lo veo desde otra perspectiva, la verdad es que es curioso como a Simba lo mataba todo, si pisaba un puerco espín, un escarabajo, o si le rozaba un camaleón, Simba perdía vida poco a poco hasta que terminaba muerto y tenías que volver a empezar. ¡Pero coño que era un león! ¿Desde cuándo un camaleón puede con la vida de un puto león? Simba parecía un niño burbuja. Bueno, era un juego para niños, para qué buscarle la lógica.

Y no fue hasta 1995, año en el que se celebró mi primera comunión, cuando pude disfrutar de la tecnología 32 Bits, del CD-ROM y todos sus encantos. Semanas antes de mi comunión, en plena primavera, me levantaba temprano para darme un buen chapuzón en la piscina y rápidamente, ponerme el Club Megatrix, por aquel entonces, un novedoso programa infantil cargado de series y que no paraba una y otra vez de anunciar la primera Play Station de Sony. Era inevitable que los chavales de la época no cayeran sucumbidos por la maravilla de dichos anuncios. Todos queríamos una Play Station y yo, con motivo de mi comunión con Cristo redentor, iba a tener una.

La Play Station llegó a casa

Como es lo normal, cuando un crío tiene un juguete nuevo, entusiasmado pasa horas jugando con él hasta que se cansa. No voy a negar que pasé horas jugando a la enorme cantidad de juegos para la PS1 que tenía. Enorme cantidad, que conste en acta, debido al fácil pirateo de dichos juegos. Originales tenía bastantes, pero el 70% eran pirateados. Esta es la videoconsola que más años me ha durado y es por ello por lo que ésta es la videoconsola a la que más horas he invertido. Numerosos han sido los juegos de Play Station que he tenido, tanto originales como piratas, disfruté de los mejores juegos de esta máquina. Gran Turismo, Tekken, Spyro, el cual no tenía nada que envidiarle el Mario de la Nintendo 64, Metal Gear Solid (cuando era fácil de jugar), Need For Speed 4, FIFA 2000. Y mención especial al Crash Bandicoot, un divertido juego con el que pasé largas horas jugando con mi primer amor (Gracias Ana por esas partidas tan tronchantes) y Resident Evil 2, el segundo juego que me pasé entero tras el Rey León de la Mega Drive siete años antes.

Respecto al tipo de juegos que siempre me han gustado más, han sido esos a los que no hay que echarles largas horas. Los que le eches el tiempo que le eches, te diviertes. Por ello, nunca me han calado los juegos de Rol y parecidos que requieren de muchas horas para poder pasártelos. Por lo tanto, si hay un tipo de juego que me encanta, es el denominado juego de plataformas y lucha. Y si a esto le añades un poco de survival horror, más que mejor.

A partir de 2003, dejé totalmente de jugar a videojuegos, llegando incluso a guardar mi PS1 en un cajón, quedando en el olvido. En mi casa no entró ninguna videoconsola más, hasta las navidades de 2008, cuando me pasé directamente a la Play Station 3.

Algunos juegos para PC

Durante todos estos largos años, también han pasado por mi vida algunos juegos de ordenador, para ser más exactos, sólo tres. A principios del año 2000, me vicié al Comandos, el tercer juego que me pasé entero y sí, usando el famoso truco “GONZO 1982” que permitía vida y munición infinita. En 2004, me compré uno de los juegos más populares, el Counter Strike: Source. A este juego le tengo mucho cariño porque hizo que, tras muchos años, mi hermana y yo nos sentáramos juntos a jugar a un videojuego de nuevo.

Hace cosa de un año, mientras estaba en casa de Manu, un amigo, me enamoré del juego que tenía, era el Left 4 Dead y claro, siendo un servidor fan del género zombi, no podía pasarlo por alto, me lo compré y tras haber estado casi un año sin tocarlo, hoy por hoy, me gusta, de vez en cuando, matar algunos zombis en cooperativo.

Probé varios juegos, como el Diablo II (que más no me pudo aburrir) o el exitoso y mundialmente conocido World Of Worcracft el cual acabé desinstalando al cabo de la media hora. No tengo paciencia para ese tipo de juegos.

Todo este repaso tiene como intención, hacer ver que mi no-adicción a las videoconsolas no ha sido porque no las haya tenido, todo lo contrario. He disfrutado de las mejores y sólo o acompañado, he pasado momentos inolvidables con todas y cada una de ellas. Pero ya está, ahí queda todo. Nunca he tenido ansiedad por jugar a un juego, no he estado más de dos o tres horas frente a la consola y jamás he dejado de salir o relacionarme con alguien para poder estar frente a un videojuego. Cada uno tiene sus aficiónes, sus gustos y sobre todo, cada uno es libre de divertirse como pueda y quiera. Realmente, y viendo los juegos que salen a día de hoy, no es de extrañar que tantísimas personas se enganchen (aunque la palabra sea un tanto fea) a las videoconsolas. Siendo objetivo, son un auténtico alucine.

Álvaro Rojas

24 comentarios

  1. Full Norbert

    Hombre, tenemos similitudes en el sentido de que no estamos colgados de los videojuegos, pero chato, tú has tenido consolas toda tu vida y yo no. Y esa es una espina que tengo clavada.

    Por cierto, ya que mencionas el Commandos, ¿lo conservas? Porque he intentado bajármelo como unas mil veces, pero es incompatible. Ni pinchando en el icono donde pone compatibilidad me dejaba. No sé qué hacer y quiero retomar el juego. Eso sí, no quiero usar trucos, jeje.

    7 diciembre, 2010 en 1:43

  2. A mí sólo me han gustado los de futbol, y además soy tope de malo, aunque nunca tuve una playstation, pero hace poco mi cuñado me ha dado una ( creo que es la 2) y como viene a casa mi sobrino pues jugamos al Pro Evolution del año 2005. LO malo es que me hace jugar junto a él con el Barça…pero por suerte el Madrid es el unico equipo que nos gana….
    En estos tiempos es la única alegría futbolística que me queda……..

    7 diciembre, 2010 en 9:06

  3. Buenas Álvaro, al leer este post he visto que tengo ciertas similitudes videojueguiles contigo.
    Nunca he sido un picado a los video-juegos (mentira, ha habido momentos en que sí) y tengo un par de consolas que tengo que cojo de higos a brevas, la Wii y la DS, y no porque no tenga buenos y entretenidos juegos sino porque prefiero hacer otras cosas (ver pelis/series, navegar, leer, estudiar ¬¬).
    Al igual que tú, soy de los que disfrutan más con los juegos que son de diversión inmediata que los que se necesitan muchas horas como son los de rol. Aunque he de decir que he disfrutado mucho con aventuras gráficas como Día del Tentáculo y Grin Fandango (aunque este último nunca me lo terminé).

    A seguir posteando :).

    7 diciembre, 2010 en 11:01

  4. @ Full

    Hola amigo, cierto, creo que una vez ya me lo dijeras, que nunca habías tenido videoconsolas. A ver, en este aspecto, y como bien declaro en el articulo, me siento muy orgulloso y agradecido de haber disfrutado de esas videoconsolas y haber experimentado el gran cambio tecnológico que pasaba la sociedad en esos años. Es como el haber utilizado el Walkman durante tantos años, me siento muy orgulloso de ello, y más sabiendo que desde hace poco, se ha dejado de fabricar, es decir, que ha muerto ya para siempre. Menos en nuestro recuerdo claro.

    Y bueno, sintiéndolo mucho, no, no conservo el Comandos, a saber qué puñetas hice con él. Idem con la Mega Drive, no tengo claro si la dí o…yo que sé. Pero eso tiene remedio fácil, ve mirando pro eBay poco a poco a ver si aparece, digo ésto porque acabo de mirar, y sólo hay en versión para Play2.

    Me consta que hay varios Comandos ¿no?. Creo que salío hasta una tercera parte si no recuerdo mal. Yo sólo disfruté del primero.

    Gracias por tus comentarios Full.

    Un abrazo.

    @ Juan Carlos

    ¡Hola Juan! Gracias por volver a comentar en Anhelarium. Yo, todo lo contrario, aunque tengo el PRO 2009 para la PS3, no soy de juegos deportivos. En todo caso, los de motos, pero ni eso. Soy más de acción tipo plataformas, como el Lobezno, Heavenly Sword, etc.

    ¡jajajajajaja! Me ha hecho mucha gracia lo del Madrid en el PRO jajaja. Bueno quién sabe, a lo mejor en el partido de vuelta, ellos meten una buena manita jajajaja.

    ¡Un abrazo Juan Carlos!

    @ anonimoaveces

    ¡Hola rosaventero! ¿Qué tal? Gracias por el comentario.

    Buenas consolas la DS y la Wii, aunque nunca me ha dado por hacerme con alguna, quién sabe en un futuro. Yo también reconozco en el articulo que algunos juegos me entusiasmaron bastante y les dediqué bastante tiempo, pero nada más. Jamás he antepuesto los videojuegos a nada. Digamos que los videojuegos son mi ÚLTIMA afición, el último hobby de mi ranking ¿sabes?. Me gustan, pero en su justa medida.

    Me he sentido muy identificado con lo que has dicho de las series, las pelis y los libros. Aunque ahora, con esto de que tengo que estudiar mucho, la lectura la he aparcado un poco y me desinhibo de los estudios viendo muchas pelis y series como…THE EVENT o THE WALKIND DEAD, sin olvidarme nunca de DEXTER claro xD. Deseando estoy de que se estrene JUEGO DE TRONOS (CDHYF), pero para eso, hace falta esperar a la primavera.

    Y claro, te doy toda la razón a lo que tipo de juegos respecta. A los que hay que echarles muchas horas, me niego a jugar. Se me ha olvidado incluir en el articulo, que me pasé los dos primeros Broken Sword, dos aventuras gráficas para ordenador, pero vámos, da igual, porque me los pasé viendo las guías y además fue con un amiguete que tenía por aquel entonces. Así que mucho mérito no tenía no jajajaja.

    Un abrazo colega.

    Álvaro Rojas

    7 diciembre, 2010 en 13:15

  5. Full Norbert

    Sí, creo que hay tres versiones y yo quiero el primero, que me lo pasé con trucos. Lo jodido es que la expansión del 1 me la bajé y funcionaba. Pero el otro nada y tengo unas ganas de pillarlo terribles.

    De los walkman sí que estoy orgulloso. Aún mantengo que les da un millón de vueltas a los discman y a los mp3, porque no me duraron nada de nada. Seguiría teniendo walkman de no ser por mi torpeza, ¿sabes cómo se jodió? se cayó a la bañera, jajajajaja!!!! Eso sí, ahora con el móvil (que no es nada del otro mundo) meto las canciones y santas pascuas.

    Te recomiendo una cosilla. Veo que no te molan los juegos de deportes y tienes el PRO. Invita un día a unos colegas a casa, pillad birras y jugad torneos de Pro. O incluso con cuatro mandos a la vez. Ya verás cómo mola.

    @ Juan Carlos:

    Si que te conformas con poco con lo del fútbol, jeje. Aún queda mucha liga.

    7 diciembre, 2010 en 18:04

  6. Yos

    Anda que me he tirado yo pocas horas con el Crash Bandicoot y sus sucesoras entregas. Me sabía hasta de memoria la contraseña de desvelar todos los niveles del primer videojuego, y eso que era una tira larga de iconos.

    Ahora paso de las videoconsolas bastante, no me llaman la atención como antes.

    7 diciembre, 2010 en 18:26

  7. @ Full

    Es un gran juego tio, unos gráficos muy buenos (buenísimos para la época) y de una calidad asombrosa. Pero eso sí, jodidísimo de pasar sin trucos ¿eh?, yo lo intenté en numerosas ocasiónes y…nada. Siempre tenía que tirar del mítico “Gonzo 1982” para poder avanzar.

    Recuerdo cuando en una de las pantalla, tienes que derribar una mansión y matar a uno de los altos mandatarios del Reich. Joder, era brutal. Me gustaría conocer a alguien que se pasára el juego sin trucos, porque eso es de méritos altos jaja.

    Joe, ¿tú tambien te das unos buenos baños escuchando música? jajaja, es una de las cosas que más me gustan. ¡Pero nunca se me cae nada en la bañera! ¡Torpe! jajaja 😉

    Tengo muy buenos recuerdos de los walkmans, pero realmente, eran incómodos, en comparación con la tecnología de ahora claro. Me gustaría tener unos pero de recuerdo, porque utilizarlos es todo un coñazo. Ahora, como dices, metes cientos de canciónes y videos en el móvil, y listo. ¡Anda que no voy yo cómodo por la calle escuchando música por mi Nokia!

    Respecto a lo que me comentas de los juegos de fútbol…Por supuesto, tienes toda la razón, cuando digo que no me gustan, es a la hora de jugar yo solito. Pero sí, jugar con los colegas, acompañado de buena música y buenas birras, ¡lo mejor!

    Un abrazo Full.

    @ Yos

    El Crash es mítico amigo, y jamás lo olvidaré. Para mí, como ya comenté en el articulo, tiene un valor sentimental muy grande.

    Gracias por comentar Yos.

    Álvaro Rojas.

    7 diciembre, 2010 en 19:59

  8. Bueno, yo era aficionado, pero no demasiado. Tuve la Megadrive y de ahi pasé al PC. No he tocado mucho la Play y demás. Eso sí, si algñun juego me ha tenido enganchado es el puto World of Warcraft.

    Un abrazo!

    8 diciembre, 2010 en 0:12

  9. ¡Hola Isaac!

    Cómo molaba la Mega Drive ¿eh? jajaja, estoy pensando en comprarme una. Sí sí, no es broma. Quiero hacerlo, quiero volver a jugar al Rey Leon y que mis futuros hijos también jueguen a lo que jugaba su padre cuando éste era pequeño 😀

    He estado mirando por eBay y hay mucha gente que la vende. Y cada juego sale a unos nueve o diez euros.

    Por cierto, a mi el WOW….

    8 diciembre, 2010 en 1:43

  10. mikemarlowe

    Buenas.

    Joder, otro que no ha jugado apenas a consolas.

    Por cierto, el mismo problema que el commandos lo tenemos con el Broken Sword y ese me lo quiero pasarrrrrrrrrrrrr

    Yo en la bañera meto libros, no música, lo más que me he llegado a cargar ha sido un marcapáginas.

    8 diciembre, 2010 en 2:53

  11. ¡Hola Mike!

    En internet encuentras guías por un tubo del Broken ¿eh? ¿A cual de los dos estás jugando?

    Yo en la bañera he metido libros, comida, discmans, mp3, móvil, una vez metí a una chica y todo jajajajajaja y esa si que se me mojó xDDD

    Es que no hay nada como darse un buen baño relajante 😀

    Un abrazo.

    Álvaro Rojas.

    8 diciembre, 2010 en 11:38

  12. Full Norbert

    Yo pongo el móvil cuando me doy un baño elegante (cuando sólo me ducho, como que paso) y se está muy bien. O la radio si escucho el fútbol.

    Sí, el walkman hoy en día es un coñazo, pero mi experiencia con él ha sido mucho mejor que con los discman. O con unos mp3 que no me duraban nada y los cambiaba con la garantía cada dos por tres.

    Hay vídeos en youtube del Commandos. Y fliparías con más de uno, jaja. No sé dónde lo podré encontrar para que rule en el ordenata.

    8 diciembre, 2010 en 19:21

  13. jajajajajajaja hostias, eso de los Mp3 es cierto, qué poco duraban los cabrones, y eso que siempre me compraba los buenecillos, los de 30 euros o así.

    Yo aunque me esté duchando, siempre pongo la radio, o la música de mi móvil. Me siento raro de hecho, cuando estoy en el baño y no escucho la radio jajajaja.

    Ah!, ahora juega el Madrid, a ver qué hacen éstos esta noche jaja. Ayer el partido del Barça estuvo muy bien, me gustó ver jugar así a los canteranos. Y por cierto, hazte un Facebook tio, así estamos Isaac tu y yo en mejor contacto hombre.

    Un abrazo.

    Álvaro R.

    8 diciembre, 2010 en 19:48

  14. ¡Tío, nieva en tu blog!

    Yo jugué muchísimo a los videojuegos hasta el 2003 o así y desde entonces habré jugado a dos o tres juegos, pero sencillamente porque ya perdí costumbre. Ahora ya no estoy en la onda, ya no sé ni los juegos que hay por ahí, pero mi hermano sí que le saca partido a su play 3. Aunque estas dos semanas he estado “echando unos vicios” con mis amigos al Rock Band que me ha dejado mi primo y la verdad es que engancha un montón.

    Yo tuve una consola sin determinar de las que traen 64 juegos y la mitad son repetidos pero con otro color y después ya tuve directamente la Megadrive en el 93 (por mi comunión) con el Pack Mega games 2 (Columns, Streets of rage (el 2 era una pasada), Golden axe (siempre me cogía al enano) y el Sonic). Me encantó el Sonic 2 y nos llegaron a regalar el Sonic 3 (que hicieron un peazo de campaña), que costaba 12.000 pesetas y traía una camiseta (enorme, nunca me la pude poner) y un póster. Ese juego era un puntazo porque fue de los primeros en 3d (sólo la fase de bonus) y además el cartucho se podía empalmar con el Sonic & Knuckles. La pena es que mi hermano prestó la consola y los juegos hasta su desaparición completa (sólo tengo la consola pelá sin cables ni mandos y el Sonic 1 y el Moonwalker (que por cierto era un pestiño de juego)).

    Después pasé directamente a los juegos de ordenador y tengo unos cuantos. Los mejores: Half-life, los Tomb Raiders, Aliens vs Predator (el primero, que era angustiosísimo) y los Monkey Island. Algún día me terminaré de pasar el Baldur’s Gate.

    ¡A aaaaah!

    8 diciembre, 2010 en 20:32

  15. Luisa

    Hola Cuñaaaaao!! muy entretenido el artículo, me he partío de risa en varias ocasiones, me alegro que prefirieras jugar con turmanita antes que con el perro, jajaja. No todo el mundo pensaba igual a esas edades…

    Yo pasé de la Spectrum a…. directamente nada. Unos reyes le trajeron a mi hermana pequeña la play (creo) con el juego de Spyro y jugué todo el día de reyes, para averiguar que seguían sin gustarme los juegos delante de una pantalla… yo soy más de parchís, oca, palé y cluedo (los antiguos).

    Pero recientemente he probado la Wii y creo que si alguien me la regala no le voy a decir que no, eh?.

    BSS!!!

    8 diciembre, 2010 en 21:23

  16. Desirée

    estupendo artículo!!! me ha encantao rememorar aquellos momentos y me he reido muchisimo al ver los graficos, y lo malísimos que eran los juegos, lo que ha cambiado la cosa…

    mientras lo leía me he acordado del primer ordenador que tuvimos,auque tu no le echabas mucha cuenta, el amstrad que a parte de ser todo por codigos y supercomplejo solo me traia un juego ( en una cinta) que cargabas durante 15 minutos pa poder jugar y a veces se escachuflaba y me habia llevao 20 minutos esperando y sin jugar al final.

    total que era pesimo, que dinero mas mal aprovechao mejor que hubiese comprao cualquier otra cosa en el bazar charo, jajajja

    eres genial, besos

    8 diciembre, 2010 en 21:30

  17. @ El Pableras

    ¡¡Hola Pableras!! Muchísimas gracias por tu comentario, me ha hecho mucho gracia, pero antes de comentarte unas cosas en cuestión, te comento que tú tambien puedes hacer que tu blog nieve, ya que eres compañero de WORDPRESS.

    Échale un vistazo a esto:

    http://es.blog.wordpress.com/2010/12/02/nieve-en-todo-el-mundo/

    No sabes la gracia que me ha hecho eso de “la consola sin determinar que trae 64 juegos y la mitad son repetidos pero con otro color” jajajajajajajajaja, qué bueno coño jajajaja 😀

    ¡Qué buenos tiempos nos hizo pasar la Mega Drive! ¿eh? Que sepas que me hubiera encantado tener esa edición del Sonic jajaja 😀 ¡Tengo que hacerme con una de esas camisetas!

    Pableras, yo también jugué, allá por el 1997/1998 al Monkey Island, pero no me los pasé, me aburrí un poco de ellos. Recuerdo que por aquella época, estaba enganchadísimo a la serie Dragon Ball GT y ocupaba gran parte de mi tiempo cual friki jajaja.

    Yo tenía un coleguita que estaba viciado al Baldurs ¿sabes?. Y era gracioso, porque no sé cuántos Baldurs hay, pero al que él jugaba, era uno to’ perro, con unos gráficos de mierda que lo flipas, y hablo del año 2007 ¿eh? jajajajaja. Y ahí estaba mi colega Iván, pegao al ordenador, recogiendo bolsitas de oro y matando demonios (o lo que fuera xD)

    Muchas gracias Pableras por tus comentarios. Como ya sabes, he creado un enlace en Anhelarium a tu blog, lo puedes ver más abajo, donde están el resto de blogs.

    ¡Estamos en contacto!

    Pd.- Tampoco me llegué a pasar el Half-Life xD

    Pd.- Estoy a punto de comprarme la Mega Drive, necesito que mis futuros hijos juegen al Rey León, el primer juego que se pasó su padre jajajaja. En serio, me la voy a pillar por eBay.

    @ Luisa

    Killa, no te imagino delante de un Spectrum, lo siento, me es complicado jajajajajajajaja. Ahora bien, la Wii si te pega y mucho, seguro que lo pasaríamos bien los tres jugando al Karaoke de la Wii ¿no? Bueno bueno, quién sabe, a lo mejor te cae una por navidades jijijijiji.

    Muchas gracias por comentar Luisi (siempre me ha hecho gracia eso de “Luisi” jajajajaja)

    Un beso.

    @ Desi

    ¡¡¡SÍ!!! ¡Lo has leído! Ansiaba que lo leyeras, porque has sido protagonista indiscutible de todas esas anécdotas hermanita.

    Pero me alegro que no cayeramos enfermos con esos cacharros, nunca llegamos a pasar más horas de lo normal. Apagábamos la Mega Drive y nos íbamos al jardín a hacer pruebas, ¿te aucerdas? jajajajaja.

    ¡¡Yo sí me acuerdo del Amstrad petarda!! ¡Y mucho! Lo que pasa es que se me ha olvidado mencionarlo en el artículo jajajajaja. Pero me acuerdo del juego ese de las tías con esas tetazas, que parecían dos cabezas de mongólo jajajajaja 😀

    Joder, ¡¡lo que tardaba en cargarse!

    El juego en cuestión es, o era, este:

    ¿Has visto que por internet se encuentra todo? jajajaja.

    Por cierto, te acuerdas que, cuando el Amstrad se quedaba pillao, venía el primo José Manuel “a arreglarlo” (fíjate, él intentando arreglar un ordenador xD) y le daba a todas las teclas a la vez para “ver que pasaba” jajajajaja. Dios, qué triste jajajajajajajaja 😀

    ¡Te quiero hermanita!

    Álvaro Rojas

    9 diciembre, 2010 en 0:36

  18. Full Norbert

    Tío, es que me da una pereza hacerme un feisbu de esos… nunca me han llamado la atención, es más, un poco de inquina sí que me da.

    9 diciembre, 2010 en 18:02

  19. Desirée

    Dios!! ese era el juego que teníamos!!! ¿yo con 12y tu con 6 años? mama tenía los ojos en el culo….
    Si ya se le veía al primo JoseManuel la afición por los ordenadores, pa´ desmontarlos y venderlos por piezas, JAAAAAJAJAJAJAJAJAJA.
    Eres un campeón!

    9 diciembre, 2010 en 21:23

  20. @ Full

    Joooo, pos molaría que tuvieras uno 😉

    @ Desi

    jajajajajaja, ya te digo quilla, mamá estaba la pobre cegata, porque mira que permitir que unos niños tengan eso jajajajajaja 😀

    Por cierto, qué descojone con lo del primo Jose Manuel jajajajaja, que puntazo has tenio jajajajajajaja qué cabrona jajajajaja

    Te quiero hermanita.

    Álvaro Rojas

    9 diciembre, 2010 en 22:31

  21. ¡Es verdad, el Amstrad! Se me había olvidado, jajaja. Fue el regalo de la comunión de mi hermano (me lleva 4 años) y hasta que tuvimos la megadrive fue nuestro aparato del vicio. Un Amstrad cpc 64 si no recuerdo mal, con la pantalla en verde. Las cintas del Gothic (elue más tardaba en cargar), el 007, el Target Renegade, el Mask (mi preferido), el Zona Cero (de carreras de motos como en Tron), y otro que no me acuerdo cómo se llamaba que era de un coche armado y con un peazo de ventilación en el capó como el coche de Eddie Winslow. Después llegaron juegos de más categoría como el de Batman, pero era infernal que se te jodieran a la mitad o que, como ya habéis dicho, no se llegaran a cargar después de poner lo de “Run press play any key” y esperar media hora para que al final surgiera la fatídica frase: “Syntax error”.

    Me hace pensar en cuando tenemos que esperar un minuto a que se cargue una fase de un juego de los de ahora y sin paciencia alguna decimos: ¡Joe, venga ya!

    Álvaro, no puede ser que no hayas terminado el Half-Life, con el peazo de historia que cuenta, ¡si es una peli!.

    Y Baldur’s Gate creo que solo hay dos con sus expansiones respectivas. Yo me compré los dos en una edición especial y sí, el que tú dices de los gráficos guarreros es el 1º, aunque no me parecían tan guarreros en su época, pero como será el 2030 y seguiré estancado en la misma parte pues creeré que estaré jugando a un Pitagorín de Vtech. (De echo, el haberma gastado la pasta en la segunda parte es lo que me hace querer retomarlo, a ver si por lo menos llego a estrenarla). Aunque era un juego chulo, incluso le tenía puesto mi careto, nombre e incluso mis propias voces a mi personaje principal, cosa que en su momento molaba un montón.

    ¡A aaaaah!

    P.D.: El Amstrad también voló, se lo regaló mi madre a mi primo y también quisiera recuperarlo.

    15 diciembre, 2010 en 11:28

  22. Pableras, me encanta tus comentarios, gracias por compartir tus cosas aquí con todos 😉

    Recuerdo que el Amstrad lo teníamos en la cocina y lo tuvimos que quitar porque nos desesperaba lo malo que era, o mejor dicho, lo malo que era con nosotros, porque evidentemente, no sabíamos sacarle mucho partido. Quizás, un tipo que en esa época entendiera, pues fliparía. O no, jajaja.

    De todos esos juegos que comentas, no me suenan ninguno jajaja, sólo teníamos el Game Over, y fíjate al juego que jugabamos mi hermana y yo con diez y doce años jajajaja 😀

    El Half-Life no lo terminé porque en ese verano, me enganché al Lobezno Orígenes y al Heavenly Sword. Eso fue en el verano de 2009, y este verano 2010, entre el Mundial (óle y viva España jajaja) y mis viajecitos a Madrid, no he tocado la PS3 para nada y mucho menos, cualquier juego para PC. Y a día de hoy, igual, pero porque tengo que estudiar y los fines de semana se los dedico a las aficiónes que más me gustan. Como ya dije en el articulo, los videojuegos están en última posición en mi top-ranking de hobbys.

    Desconozco la época del Baldurs, pero no sé, cuando veía a mi colega jugar a ese juego en el aquel verano de 2007, me tenía que reír por cojones jajajajaja.

    Es una pena cuando uno quiere recuperar algo de su pasado y no puede. Bueno, siempre puedes comprarte por eBay otro Amstrad, como yo quiero hacer con la Mega Drive, pero nunca será ésa mi Mega Drive, con la que pasamos tan buenos momentos.

    Un abrazo Pableras.

    Álvaro Rojas

    15 diciembre, 2010 en 15:42

  23. esemanu

    Al fin, Alvaro con un tema sobre videojuegos, crei que nunca veria este dia

    yo de psx para atras no toque casi nada, empeze con los tekken y los crash de la vieja playstation y acabe con un videoclub en casa entre tanta consola, eso si al final cai en la tentacion y deje tambien cogiendo algo de polvo por culpa de wow cataclysm

    pero sin duda, si tubiera que recomendarte un solo juego, seria half-life en pc y resident evil 4 / metal gear solid 4 en consola

    si algun dia te da por desempolvar tu ps3, avisa y te dejo alguno

    Feliz Navidad!!

    24 diciembre, 2010 en 12:42

  24. ¡Hola Manu!

    Ya sabes, yo y la nostálgia. Estoy por comprarme la Mega Drive, pero antes tengo otros gastos. Ya se verá, pero me encantaría poder jugar de nuevo al Rey León jajajaja.

    Se nota que tengo algunos años más que tú ¿eh? Por mis manos han pasado más consolas. Cuando yo disfrutaba de la Mega Drive creo que tú aún estabas en pañales jajaja.

    Pues mira, ahora que lo dices, el Resident Evil 4 me gusta, mucho, porque a la demo ya he jugado mucho y quiero probar con el juego. Ya el Metal Gear…como que no, lo probé en tu casa y es muy complicado de manejar, al menos para mí, un juego complejísimo.

    ¡FELIZ NAVIDAD a ti también! Salud y suerte para ti y todos los tuyos.

    Un abrazo.

    Álvaro Rojas

    24 diciembre, 2010 en 12:56

¡Participa! [NO ES NECESARIO RELLENAR EL FORMULARIO PARA COMENTAR]

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s