Mi querida maestra. ¡Tres añitos ya, gatita!

En este mismo momento, mientras escribo estas líneas, tengo a Lia justo aquí, a mi lado. Recuerdo hace tiempo cómo mi padre se sorprendía al ver la manera en la que Lia se quedaba quieta, siempre a mi vera, mirándome fijamente con sus enormes ojos verdes. Unos ojos como planetas. Mi padre, que nunca había tenido trato alguno con gatos, siempre se ha quedado embobado contemplando cómo con total quietud, Lia permanece siempre a mi lado. Una quietud que sólo rompe el leve movimiento de su cola. Mi padre riendo exclamó que le parecía hipnotizante verla así. Al poco de adoptarla leí, entre otras muchas cosas sobre gatos, que cuando mueven el rabito así, es que se sienten a gusto. Y que, cuando teniendo todo el espacio de la casa para ellos, se quedan cerca, como Lia ahora, es porque se sienten más seguros, protegidos. Pero la sensación es, que soy yo quien de verdad se siente protegido por ella. Ahora está así, tranquila, infundando esa paz o calma que sólo ellos logran transmitir. Nada que ver como en el vídeo, ahí está juguetona, charlándome de sus cosas, porque charlatana es un rato, y a mí que me encanta que lo sea.

En estos tres años, por todos y cada uno de los días que han pasado, me he sentido afortunado de poder disfrutar de la compañía de un ser tan bello y tierno como Lia. Tenerla a mi lado me ha cambiado la vida. Besarla y abrazarla a cada instante, notar su cariño y su fidelidad, sólo ha traído cosas buenas a mi vida. Sentir día tras día su ternura me ha hecho ser mejor persona. Tengo el convencimiento de que nuestros gatitos y perritos tienen esa misión, la de recordarnos siempre el sentido de la nobleza y la ternura, y de la más sincera compañía. Parece que verdaderamente la misión de estos animales es la de recordarnos a cada instante nuestra parte más humana. Porque como dijo aquél sabio, hay muchos humanos, pero poca humanidad. Durante el tiempo que permanecen a nuestro lado, cumplen esa suerte de encomienda. Son pequeños maestros que nos enseñan más de lo que podríamos creer. Sólo hay que prestarles la atención que ellos nos prestan para comprobarlo. Porque nosotros no los humanizamos, son ellos los que nos humanizan a nosotros. Y aunque siempre llega el triste día en que nos tenemos que despedir de ellos, la huella que dejan en nosotros perdura siempre.

Lia es mi pequeña maestra. Sólo deseo que sea así por muchos años más.

Gracias, querida gatita. ¡Feliz cumpleaños, Lia!

IMG_4060

 

9 comentarios

  1. Oohh, es preciosa!! .. No te quepa duda que ella es una gran maestra y percibe lo que muchas personas no advierten… Ve más allá, ve tu aura, por eso está tan apegada a ti 🙂

    11 julio, 2016 en 11:16

  2. ¡Hola MAMEN! Muchas gracias por tu comentario. Tienes toda la razón. Son nuestros pequeños angelitos. Seres de luz.

    Buena semana, guapa 😉

    11 julio, 2016 en 11:20

  3. ¡¡Qué bello escrito, Álvaro!! Muy cierto… Estos angelitos vienen a enseñarnos y a humanizarnos, como dices… ¡¡Lealtad, compañía, amor y ternura sin límites!! Y vaya huella que dejan día a día en nuestra vida y en nuestros corazones… ¡¡Felicidades por los tres añitos de Lía!! Y que estos seres de luz nos acompañen por muuucho tiempo más… ¡¡Abrazo grande, bye!! 🙂 😉 El próximo siete de agosto, las dos gatitas mías cumplirán su primer añito… 🙂 🙂 🙂

    11 julio, 2016 en 20:26

  4. ¡Tiene pinta de ser muy maja! Yo nunca he tenido mascota, al menos no de aquellas con las que se convive todos los días en el mismo hogar, pero comparto todo lo que escribes sobre ellas, Álvaro. Sin duda hacen a las personas mejores personas, al menos en la mayoría de casos.

    Vaya bronca te está pegando en el video… jajaja 😀

    12 julio, 2016 en 3:39

  5. Que bella es! Me siento tan identificada con tus palabras…! Es como escucharme a mi misma cuando hablo de Marketing, Baby… y ahora Neo😋😁😇😘😺😺😺

    12 julio, 2016 en 6:28

  6. Marketing???? No no no jajaaaa, MARLEY😽

    12 julio, 2016 en 6:28

  7. @ Luz

    Me alegro que te haya gustado. Un achuchón para esas dos gatitas 😉

    @ Rubén

    ¡Jaja! Es una gata de carácter 😀

    Tener una mascota así, te cambia la vida, amigo mío, y para mejor. Si algún día puedes hacerte cargo de una, no lo dudes. Que sólo va a traer alegría a tu vida. Un fuerte abrazo, escritor 😉

    @ Carmen

    ¡Marketing, jajajajaja! 😀

    Me alegro que te haya gustado tanto lo que he escrito. Siempre que es su cumpleaños por supuesto le dedico una entrada en Anhelarium. Un beso para ti y para Baby, Neo y Marleting, perdón, Marley, jajaja 😀

    12 julio, 2016 en 15:49

  8. ¡¡Con gusto les doy tu cariñoso achuchón, Álvaro, graciaaas!! Qué lindo detalle… Dale también uno de mi parte a la conversadora Lía, jejejej… ¡¡Tan bella!! 🙂 😉 🙂 Abrazooo…

    13 julio, 2016 en 18:45

  9. Pingback: Medallas de Oro y de Hojalata… | lusalo14

¡Participa! [NO ES NECESARIO RELLENAR EL FORMULARIO PARA COMENTAR]

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s