Más reciente

Milencora Xpress #9. Mis canciones favoritas del Tito Bruce (Springsteen)

¡Hola amigos!

Bienvenidos a esta nueva selección de temas. Para la ocasión, quiero compartir con vosotros las canciones que más me gustan de Bruce Springsteen, uno de mis artistas favoritos. Escribidme y decidme cuáles son las vuestras. Espero que disfrutéis de estas canciones tan maravillosas del Tito Bruce.

Ir a descargar

Un abrazo a todos.

Lista de canciones:

  1. Tougher Than The Rest
  2. My Father’s House
  3. Devils & Dust
  4. The River
  5. Born In The USA
  6. Badlands
  7. Thunder Road
  8. Radio Nowhere

Milencora. Episodio 20. GUN, la mejor banda de Escocia (¡IMPRESCINDIBLES!)

¡EL PROGRAMA QUE NO PODÍA FALTAR EN ESTE VERANO DE 2019!

Un programa monográfico, dedicado completamente a una banda espectacular, GUN, una de las bandas más exitosas de la década de los 90. Te cuento absolutamente todo sobre ella en este Episodio 20 cargado de temas que te van a hacer vivir aun mejor este verano. Creedme, si quieres temas para amenizar estas vacaciones de verano y recordarlo siempre con mucho cariño, GUN posee una colección asombrosa de canciones que tocan todos los poros de tu piel, de esas canciones que te enardecen y quieres dejarlas para siempre en tu vida.

Confiad en mí, dadle al play y dejaos llevar. GUN os va a dejar encantados de la vida.

Ir a descargar

Lista de canciones:

  1. Steel Your Fire
  2. Vicious Heart
  3. Better Days
  4. The Feeling Within
  5. Inside Out
  6. Long Road
  7. Money (Everybody Loves Her)
  8. Welcome To The Real World
  9. Word Up
  10. The Only One

  11. Crazy You

  12. Money To Burn
    [— Labour Of Life + Break The Silence —]
  13. Taking On The World
  14. Higher Ground
  15. Borrowed Time
  16. Freedom
  17. Shame On You
  18. One Reason
  19. Seems Like I’m Losing you
  20. Don’t Say Its Over

¡Anhelarium cumple una década!

Créditos: Aube (Alba)

Mucho se ha escrito ya sobre el libre albedrío, el azar, la casualidad o la causalidad, o los aleteos de una mariposa que puede provocar un cataclismo el otro lado del mundo, como decía Edward Lorenz. Yo de esas cosas se poco, por no decir nada. Solo sé que recuerdo perfectamente a ese niño que en ocasiones se entretenía escribiendo pequeños cuentos, o simplemente plasmaba en una pequeña libreta sus pensamientos y sueños. Lo hacía casi a escondidas, por miedo a que se pudieran reír de él y sentirse ridiculizado, como en alguna ocasión ocurrió. Quizás, ese impulso que aquel niño sentía y que lo hacía escribir sea lo que haya provocado que muchos años después no solo siguiera escribiendo en pequeñas libretas sino que de alguna forma sintiera un nuevo impulso, el de escribir para los demás. Y así es como hace diez años nació Anhelarium. Pensé para esta ocasión hacer un vídeo, hacer algo distinto para el décimo cumpleaños de esta web, grabarme dando las gracias y contando un poco los inicios y el por qué de esta página. Pero no valgo para eso. Tengo la suficiente inseguridad, timidez, y la notoria falta de talento y desparpajo que requiere ponerse frente a una cámara en plan youtuber y hablar sobre todo lo que siento. Lo mío son las letras, lo que me gusta es escribir, por mucho que hace poco más de año y medio me embarcara en el mundo de la radio por internet. No se me da mal, por muy feo que quede que yo mismo lo diga. Creo que Milencora merece muchísimo la pena y presento algo alegre y entretenido y por qué no decirlo, también bonito. Pero aún así, lo mío es escribir, de vez en cuando y sobre muchas cosas, pero a fin de cuentas, escribir. Cada vez que Anhelarium cumple años publico una entrada dando las gracias a todos los que en algún momento os pasasteis por aquí y a los que lo hacéis con asiduidad. No importa las veces que entres en esta página, tampoco que nunca hayas dejado tu huella en ella, que sólo la hayas visto y disfrutado aunque fuese solo un momento y de casualidad, por puro rebote, a mí me hace feliz. Porque para eso fue creado este espacio, como si de un escaparate se tratara, donde lo interesante está a ambos lados del mismo.

Hace unas semanas una chica llamada Alba, mexicana, me mandó la foto que veis al principio de esta publicación. Ella se encontraba pasando unos días de vacaciones en Sonora (México), y desde la playa de San Carlos tuvo conmigo este hermoso detalle. Sabedora de la pasión que me produce la playa y el mar, escribió con sus dedos la palabra Anhelarium en la arena. A Alba la conocí precisamente gracias a Anhelarium, ella es una fiel seguidora de esta página y también bloguera. Presenta el El escondrijo de Aube, un espacio de lo más acogedor donde nos narra sus emocionantes viajes, esos que vive con tanta pasión, como también comparte sus pensamientos al aire en forma de hermosas palabras. Nos escribimos en nuestros blogs, nos gusta leernos y compartir nuestras aventuras. Aún no hemos tenido la suerte de conocernos en persona pero estoy seguro que en un futuro, ese momento llegará. ¿Os podéis hacer una idea de lo que sentí cuando Alba me envió esta foto? Algo que de primeras parece tan sencillo como enviar una foto es realmente un detalle sentido y de lo más precioso. De estas pequeñas cosas que acaban calando hondo. Fue una forma más de mostrarme lo que ella siente por esta página. Y digo otra forma porque me contenta siempre con sus aportaciones en Anhelarium donde se muestra muy participativa. En uno de sus últimos comentarios, en una entrada de Anhelarium me escribía lo siguiente:

A medida que te leo y viajo por este maravilloso espacio que es Anhelarium voy descubriendo más cosas sobre ti que me permiten admirarte más todavía, y es que siempre me descubro sonriendo al imaginar a todos los Álvaros que nos presentas en las diversas etapas de su vida, desde el niño pequeño que tenía manía por su hipopótamo amarillo hasta el joven que se cocinó bajo la influencia californiana de los años 90, y que más tarde estaría graduándose de la facultad de derecho en otra ciudad y no en la que creció.
¿Sabes que es lo más bonito de todo?, que tu no necesitas sacarte la lotería o viajar por el mundo para ser feliz, tú eres feliz con las cosas cotidianas y simples, te aferras a cada recuerdo de una forma maravillosa, porque lo retienes en tu memoria con lujo de detalle, ¡y lo agradeces!, porque esa impresión me deja, que mientras escribes esto tu estás agradeciendo por haberlo vivido.
Álvaro, ojala todos los seres humanos pudiéramos ser un poquito más como tu, ojala pudiéramos dejar de buscar la felicidad en las cosas que no tenemos o en los momentos que todavía no vivimos y pudiéramos ser capaces de saborear el momento presente y atesorar los recuerdos con el grado de cuidado que tú lo haces.

Me emocioné mucho cuando leí estas palabras que me dedica. No todos los días un bloguero como yo recibe comentarios así. Si aquí estoy dando cierto protagonismo a Alba es porque con sus mensajes, con este en especial, logra desentrañar dulcemente el designio de Anhelarium y la voluntad y el apego que le tengo tanto a este lugar como al afán de seguir dándole vida. En estos diez años han sido muchas, muchísimas, las personas que han dejado su huella en Anhelarium, personas de todas las partes del planeta me han dejado por escrito mensajes donde han compartido conmigo experiencias, distintos puntos de vista, anécdotas, o simplemente cosas que querían compartir conmigo. También, tanto en los comentarios como por mensaje privado, me han llegado muchas palabras hermosas de agradecimiento, felicitaciones y buenos deseos. He sentido el calor de mucha gente gracias a Anhelarium. Y eso es algo que siempre he agradecido y agradeceré toda mi vida. Me habéis dedicado parte de vuestro tiempo y me habéis enseñado, cada uno a su manera, cada uno una cosa. Así que valoro profundamente cada una de vuestras intervenciones. Porque todos vosotros, todos aquellos que os paráis a contemplar lo que os muestro, ya sea un ratito o un buen rato, con asiduidad o puntualmente, con indiferencia de cuántos seáis, hacéis que Anhelarium tenga sentido. Porque de lo contrario, si nadie leyera nada de lo que aquí se cuelga, debería solamente volver a escribir solo para mí, como hacía ese tímido niño con su pequeña libreta, donde sus escritos los guardaba como un tesoro que nadie pudiera encontrar. Pero no es el caso, y ese niño con los años decidió que aquello que escribiera, fuera lo que fuera, y si así lo sentía, no se lo guardaría para sí, descubriría sus ideas y sentimientos sin más pretensión que compartirlo con quien le quiera dar algo de valor, como hacéis muchos de vosotros y como hace Alba. Personas como ella me embriagan de emoción y de ánimo para seguir escribiendo hasta que pueda.

Gracias, de todo corazón, por estar ahí.

Sigo.