Magia de la de los libros de cuentos

Playa de Vistahermosa (El Puerto de Santa María, Cádiz). Foto tomada con smartphone.

Playa de Vistahermosa (El Puerto de Santa María, Cádiz). Foto tomada con smartphone.

Tras haber disfrutado de una inconmensurable puesta de sol, donde de nuevo me sentí complacido por poder vivir una vez más algo tan puro y bello, en quietud y paz, mis pies echaron a caminar. Me llevaron donde quisieron, pues yo no marqué el rumbo en ningún momento. Caminaba, respiraba aire puro, me sentía tranquilo, ligero, vivo. Observaba y apreciaba con esmero todo lo que me rodeaba. Desde la nube más lejana, al árbol más cercano. Mis pies seguían caminando y era consciente de cada paso que daba. Estaba alegrándome del momento, de ese preciso momento. Miraba al frente, que era donde tenía que mirar. Pero de vez en cuando echaba la vista atrás, pues en ocasiones es inevitable no atisbar algo que te inunde de recuerdos, añorados o tristes. De los últimos consigo escabullirme con facilidad, los esquivo, aprendí a hacerlo con soltura, y si son de los malos, de los que me rememoran errores, tajante los ciego. Porque si eso decidí, por mal que me fuera, eso que aprendí, sobre todo sí me pareció que era lo correcto, pues eso ya fue razón suficiente. Pero de los otros, de esos que te despiertan un gesto de nostalgia y una sonrisa complaciente, les abro mi mente cual anfitrión y dejo que pasen y tomen asiento por unos instantes.

Eso es magia, amigos míos, magia de la de los libros de cuentos. Porque con ello era testigo del paso del tiempo y de esa celeridad, esa que nos hace parecer que todo fue ayer y lo mucho que todo cambia. El tiempo, eso que nos recuerda a cada instante que la vida puede ser un placer o un infortunio, pero que siempre se acaba. Y poco a poco, como invitados que llegan a una fiesta, evoqué todo tipo de requiebros, de instantes y momentos llenos de afecto, terneza, entusiasmo y risa, mucha risa. Y así fue como, entre toda esa miscelánea, atisbé al Álvaro de Ayer. Logré verlo entre el gentío. Qué distinto lo vi. Me acerqué a él, le saludé y con cariño le abracé. En seguida me sentí conmovido y encandilado, pues logró transmitirme toda ilusión y ánimo. Ese Álvaro estaba henchido de deseo, de confianza y fe. Ansiaba saber de él, que me hablara, que me dijera lo que sentía. Así, le pregunté con cariño qué piensa del Álvaro de Ahora, de éste que con anhelo le mira y abraza. Fue entonces cuando me contestó, mirándome atentamente a los ojos y con una gran sonrisa dibujada en su rostro, lo encantado y orgulloso que se siente. Lo dichoso y afortunado que es por saber hasta dónde ha llegado, por ver quién es, lo que ha conseguido y todo lo que ha aprendido y vivido. Me devolvió el abrazo con esmero, me dio las gracias con afán y mientras asomaba alguna lágrima me dijo que somos algo más de lo que a ambos nos une, me dijo que siguiera adelante, que mirara sólo hacia atrás para tomar aliento, pues ahí estaría él siempre para recordarme lo que importo, lo que tengo y lo que verdaderamente soy.

Y así es como seguí mi camino, moviéndome con la sutil certeza de quienes saben muchas cosas.

Os deseo de todo corazón un feliz año 2015, un año en el que sigáis creciendo, amando, riendo y viviendo. No os preocupéis por el futuro, pues aún no existe y todo llega si así lo queréis.

10 comentarios

  1. Salva

    Jo macho. Te haces de rogar pero cuando te pones da gusto leerte. Lo mejor también para vosotros.
    Un beso quillo.

    30 diciembre, 2014 en 22:55

    • ¡GRACIAS PRECIOSO!

      Cuando entro en época de exámenes dejo el blog bastante paradito. Pero estoy deseando retomar mis andanzas por aquí. De hecho a principios de curso me propuse el publicar mínimo una entrada todas las semanas. Y lo estaba cumpliendo, pero…¡Qué ganas de tomarme un respiro!

      ¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO, Salva!

      Besos.

      30 diciembre, 2014 en 23:10

    • Salva

      Yo paré unos días en septiembre y octubre pero ahora estoy a tope.
      No bebas ni comas mucho mañana.
      ¡que cojones! Ponte hasta las trancas. Me beberé un Rioja a tu salud.
      Un abrazo.

      30 diciembre, 2014 en 23:12

    • ¡Lo mismo digo, Salva! ¡Feliz día amigo mío! Algún día nos pondremos tú y yo hasta las trancas juntos 😉

      30 diciembre, 2014 en 23:21

  2. Antonio Mompeán

    Como dice el amigo Salva…¡es una “pasada” leer lo que escribes! Ya te lo dije una vez, lo haces genial!
    Me ha gustado mucho como te has despedido:…”no os preocupéis por el futuro…todo llega si así lo queréis”.
    Lo comparto plenamente, totalmente de acuerdo!

    ¡Feliz Año Nuevo para tod@s!

    31 diciembre, 2014 en 11:55

  3. ¡Antonio muchísmas gracias por tus palabras! El hecho de dediques unos minutos a escribir en este blog ya es para mí un halago, más aún si me dedicas esas palabras. Y sí, amigo mío. No hay que estar anclado al pasado, ni preocupado por el futuro, pues no existe, la vida es AHORA, y nuestra felicidad está aquí, en el momento presente.

    Mis mejores deseos para ti y los tuyos en este nuevo año que en pocas horas comienza.

    ¡Un fuerte abrazo, Antonio! 😉

    31 diciembre, 2014 en 13:31

  4. Eres como un alma antigua en el cuerpo de un joven inquieto y sagaz. Te deseo y auguro grandes logros para el 2015!

    31 diciembre, 2014 en 16:27

  5. des

    Hermoso Alvaro, gracias por tus palabras de ellas podemos sacar un buen aprendizaje.
    Feliz año 2015 , te quiero

    1 enero, 2015 en 18:58

  6. @ Mayca

    ¡FELIZ AÑO MAYCA! Me ha fascinado cómo me has definido, jajaja. “Eres como un alma antigua en el cuerpo de un joven inquieto y sagaz.” Desde luego, ten por seguro que te citaré en numerosas ocasiones cuando me pidan que me defina o algo por el estilo. Jamás se me olvidarán estas palabras que me dedicas Mayca.

    Muchísimas gracias, FELIZ AÑO NUEVO guapa. Todo lo mejor para ti y los tuyos 😉

    @ Des

    ¡Hermanitaaaa! ¡Qué grande eres! ¡Ya sabes la ilusión que me hace verte por Anhelarium!

    ¡TE QUIERO! Ya pronto nos vemos Desi 😉

    ¡BESOS ENORMES PARA LAS DOS! 🙂

    1 enero, 2015 en 20:49

  7. ¡Qué bello texto, Álvaro! Creativo, enriquecedor e inspirador. Transmite además gran calma. Hacía días estaba por leerlo, su título me había llamado mucho la atención… Qué interesante ese encuentro mágico con uno mismo de antes y ahora… “Me devolvió el abrazo con esmero, me dio las gracias con afán y mientras asomaba alguna lágrima me dijo que somos algo más de lo que a ambos nos une, me dijo que siguiera adelante, que mirara sólo hacia atrás para tomar aliento, pues ahí estaría él siempre para recordarme lo que importo, lo que tengo y lo que verdaderamente soy.”… ¡Precioso párrafo, pero me encantó -dejándome muy pensativa y con gran incógnita-, la frase: “somos algo más de lo que a ambos nos une”… ¿Qué será? Hay que descifrarlo…

    Igualmente cautivadora tu despedida, que también citó Antonio: “No os preocupéis por el futuro, pues aún no existe y todo llega si así lo queréis.”…

    Y coincido con la definición que Mayca hizo de ti hace un poco más de una vuelta de Sol, jeje. Me parece bastante acertada, según puedo percibirte…

    Abrazos de Luz por siempre… 😉

    PD.: Imposible aguantarse los deseos de escribir o comentar estos escritos que salen de tan adentro del Ser… No se puede dar un “me gusta”, pero igual no bastaría con eso… 🙂

    20 febrero, 2016 en 4:11

¡Participa! [NO ES NECESARIO RELLENAR EL FORMULARIO PARA COMENTAR]

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s