Dos tiburones blancos en la J-Bay Open de Sudáfrica

El surf no es como montar en bici, que por mucho tiempo que lleves sin montarte en una bicicleta nunca te olvidas de cómo se hace y a la primera que la pillas pedaleas tranquilamente. Lo malo de tirarse tanto tiempo sin surfear es que cuando vuelves a hacerlo te sientes oxidado, nada ágil, y durante las primeras horas pareces ser el principiante que un día fuiste. Espero que la torpeza me dure poco cuando regrese a mi tierra a finales de la sema próxima.

Pero el motivo de este nuevo post es para escribir sobre algo que ha acaparado la atención –y no es para menos- de medio mundo en estos últimos días. Hablo del ataque de dos tiburones blancos al surfista australiano Mick Fanning, ex campeón del mundo. Fanning milagrosamente salió ileso del ataque de dos tiburones blancos que sufrió el pasado domingo en el campeonato J-Bay Open de Sudáfrica. Han leído bien, ¡dos tiburones blancos! A pesar de que uno de ellos no se deja ver en las imágenes, si la sola idea de verte atacado por uno de ellos aterra, imaginaos si son dos.

“Me sentí tan insignificante. Esa cosa se movía de forma tan poderosa y tan rápido” M. Fanning

Dos son las conclusiones que saco de este suceso. En primer lugar, y aclarando que soy un completo ignorante en esto de los tiburones blancos, creo que ambos escualos no tendrían mucha hambre o mejor aún, no tendrían mucho interés en atacar al surfista. De ser así, Fanning no hubiera salido vivo de allí. ¿Quizás los tiburones sólo pasaban por allí por mera curiosidad? Puede ser. Porque, y repito, desde mi completa ignorancia, estoy seguro que si a dos tiburones blancos les da la vena de atacar a un bañista lo hacen en un santiamén. Una suerte como pocas es la que tuvo el señor Fanning en el agua aquel día.

“Cuando perdí la tabla pensé que ya estaba acabado. Escapar del ataque de un tiburón sin un rasguño, eso es un auténtico milagro”M. Fanning

Por otra parte. Este tipo de hechos sólo aviva aún más la fobia, en mi opinión, desorbitada, que la gente tiene respecto a los tiburones. Desde lo ocurrido a Mick, las redes sociales se han volcado en ello y son muchos los comentarios de personas que a uno le llama más la atención que lo realmente sucedido. Hay personas que, independientemente de que vivan cerca o lejos del mar, sienten pavor a la hora de meterse al agua por si les ataca un tiburón. Es respetable y ciertamente comprensible que cada persona tenga sus miedos, fobias y demás. Pero veo exagerado que por noticas como esta la gente extreme sus miedos al agua. Seamos un poco más racionales. Muere mucha, muchísima más gente por accidentes de coche y no veo a tanta gente con fobias a montar en ellos. No poseo ahora mismo la estadística ni me molestaré en buscarla porque estoy segurísimo de que el número de gente que muere por ataques de tiburones es enormemente inferior al número de muertes por accidentes automovilísticos, domésticos, etcétera. Mantengamos la calma. Meternos al agua no es ni de lejos lo más peligroso que podamos hacer.

Go surfing!

5 comentarios

  1. Gustv

    2? yo solo veo uno en todo el video. Pero vaya, menudo panico encontrarse con un bicho de estos!!!

    28 julio, 2015 en 17:29

  2. Exacto. En el vídeo solamente se aprecia uno escualo, pero el propio surfista comentó que eran dos. Gracias por pasar y comentar Gustv, y bienvenido 😉

    28 julio, 2015 en 17:46

  3. ¡Wao, qué susto debió llevarse el surfista! Veo un poco tarde la nota, jeje, pero sí, como él mismo lo dijo, a pesar de ser muy bueno en e agua, nada que hacer frente a esos respetables animales… Que si en verdad hubieran querido, como lo manifestaste, tristemente, ya ¡Fanning sería historia!

    ¡Totalmente de acuerdo con lo que dices de las fobias y miedos! Cada quien tiene los suyos, pero quienes lo tienen al agua, no debe verse acrecentado por la rimbombancia que se le da estos eventos aislados y poco frecuentes… En tierra y aire también hay riesgo… 🙂

    3 febrero, 2016 en 15:24

  4. Todos los días es un riesgo para todos. Nadie tiene el mañana garantizado. Cada día es una suerte, porque en el momento más inesperado, sucede cualquier cosa. El surfista desde luego tuvo mucha, mucha surte. Un abrazo.

    3 febrero, 2016 en 20:09

  5. ¡Así es! Abrazo.. 🙂

    3 febrero, 2016 en 21:00

¡Participa! [NO ES NECESARIO RELLENAR EL FORMULARIO PARA COMENTAR]

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s