El Avant-Garde Metal. Donde la música no entiende de límites

Desde hace poco más de un año le he cogido el gusto a perderme por los sonidos más experimentales que ofrece el que para mí es el estilo de música más enriquecedor, el Heavy Metal. El Avant-Garde Metal es un subgénero del Heavy Metal caracterizado por romper con todo tipo de esquemas, curtiendo el cuero que envuelve su música con elementos vanguardistas y sonidos innovadores. Una música donde predominan las atmósferas, creadas por instrumentos, ritmos y voces que van más allá de lo alternativo. Es curioso, porque cuando se crea un estilo de música, precisamente parece que el hecho de crearlo lleva implícito que tenga que ser de una determinada manera, que se caracterice por unos determinados elementos. Y nada de eso ocurre con este subgénero musical, el Avant-Garde. Porque bajo esta etiqueta, no ocurre lo mismo que con otros estilos, como el Thrash o el Power Metal, donde los esquemas que persiguen las bandas de estos dos estilos clásicos del Heavy Metal son, en su base, los mismos. La categoría de Avant-Garde pretende abarcar todo un universo musical, pues precisamente dentro del Avant Garde Metal podemos conocer bandas que tomando como referencias estilos muy consolidados como el Gothic Metal, Post Metal o el Black Metal, bifurcan su sonido presentándolo cada uno a su manera. Probablemente, el Avant-Garde Metal sea el subgénero musical que presente más bandas diferentes entre sí. Podemos toparnos con bandas más rockeras, otras de un corte más sinfónico, otras más blackers y otras incluso muy jazzeras. Pero todas comparten algo en común, la mencionada experimentación. Cada banda de este subgénero del Metal lleva su música a un terreno sin límites, cada banda tiene su visión particular de entender la música.

El motivo de este nuevo post en Anhelarium es presentar este estilo musical a los que no lo conozcan y cómo no, concederle el hueco que se merecen este humilde y melómano lugar. Para ello, he elegido las bandas que hasta la fecha, más han acaparado mi atención.  Y es que me apasiona zambullirme en estos sonidos con asiduidad. Empezamos con, Terra Tenebrosa.

Desde Suecia nos llega esta pesadillesca banda donde, y desde su primer disco, nos dejan claro que su música es de vanguardia, una música difícil de digerir para los que no estén acostumbrados a explorar las catacumbas del Heavy Metal, porque la música de Terra Tenebrosa bien se aleja del Metal más ortodoxo y la virtuosidad del Rock/Metal más progresivo. Terra Tenebrosa es una banda cuya música está desbordada de diferentes matices. Este, The Tunnels, el que fuera su disco debut en 2011, está compuesto por siete temas y por cada escucha resulta más apasionante a la par que desconcertante, pues parece que escuchas un disco distinto cada vez que lo oyes. Precisamente, por esa colección de matices con la que puede jugar el oyente. Nada se sabe de la identidad de los tres miembros que componen este grupo, como ocurre con mis queridos Ghost, cuyo ultimo disco reseñé con mucho gusto para la web de Discos Candilejas. Estos suecos se presentan con enigmaticos seudónimos: The Cuckoo, Hibernal y Risperdal. Su estética oscura y de tintes macabros encierra una música depresiva, de melodías densas y pasajes tenebrosos reforzados por multitud de sonidos y voces de fondo que te harán imaginar una autentica y melodiosa pesadilla.

Dødheimsgard, también conocidos como DHG, es otra banda experimental que parte del Black Metal más extremo, al menos en sus inicios. Este A Umbra Omega es su sexto álbum y fue publicado el pasado año. Aún tengo que escuchar más a fondo su discografía pero ya lo he hecho lo suficiente como para idolatrar este disco y decir que es el más imprescindible de todos los que tienen. Sus anteriores trabajos, como Monumental Possession (1996) y 666 International (1999) son joyas del Black Metal más conservador, auténticos estandartes del género, pero con este A Umbra Omega al derroche de talento es admirable. Tras una introducción de apenas un minuto, se suceden cinco temas que son los que componen este su último trabajo y que superan los diez minutos de duración cada uno. Aphelion Void es el corte más largo, superando los quince minutos. En todos y cada uno de estos cinco largos temas se suceden opresivos pasajes instrumentales y la voz de Vicotnik será una suerte de narrador que nos adentrará por esas turbiass y delirantes escenas musicales, donde estos jóvenes nórdicos no les tiembla el pulso a la hora de introducir sonidos Jazz en una atmósfera tan extrema. No soy un experto en este género, pero lejos queda ese neófito amante de la música que hace más de un año se adentraba en estos rincones y puedo sentenciar que A Umbra Omega es uno de los mejores discos de Avant-Garde sobre la Tierra y que lo será por siempre.

Murmur debutaron en 2010 con Mainlining The Lugubrious, estos músicos de Illinois con tan sólo dos discos se han hecho un nombre dentro de la escena del Metal experimental. Me quedo sin dudarlo con este segundo disco publicado en 2014, totalmente recomendado. Porque todos sus temas son una explosión del Black Metal más refinado, este disco posee atmósferas de lo más sugestivas. Mención especial para el cuarto tema de este disco, titulado Recuerdos, al son de guitarras españolas. A lo largo de los nueve temas de este disco se da rienda suelta a una rítmica infartante, donde la velocidad del Black Metal se mezcla con algunos toques Free-Jazz. Como decía antes, esta música no está hecha para los oídos más convencionales. Entiendo que mucha gente no le guste inmiscuirse en esta música, porque entiendo que necesiten de fórmulas más rápidas, directas y sencillas. Un servidor ama las canciones melódicas y los estribillos pomposos, las letras positivas y anímicas, y quien me lea habitualmente o se de un breve paseo por este blog sabe que pierdo el seso con la música AOR o el Hard Rock más melódico. Pero mi adicción por la música me demanda probar estilos como este y en estos últimos años más de lo que esperaba. Porque hace muchos años para mí era impensable pasar todo un día escuchando música como esta. Quizás es cosa de los años, de la madurez o del ansia viva por conocer más y más bandas y estilos musicales con los que sorprende el Rock. Las dos partes Zeta II Reticuli conforman para mí la mejor parte de este disco.

Elijo a estos catalanes no sólo por lo que adoro su música sino porque me viene de perlas para cerrar con ellos este post dedicado a la música experimental. Encontramos un Metal experimental alejado de tanta oscuridad como los anteriores grupos que he presentado. Obsidian Kingdom mezcla el Metal extremo con el Rock alternativo y la música electrónica. Un cóctel que resulta exquisito. Su obra, Mantiis (2012) es para mí una verdadera delicia de la música experimental. Un disco totalmente hipnótico. Me cuesta decantarme entre este y su último trabajo, A Year With No Summer (2016), editado recientemente y que ha hecho que me explote el corazón. Amor a primera vista, o mejor dicho, a primera escucha. Pero sí es cierto que no he tenido dudas a la hora de cuál de los dos presentar aquí, y ahí es donde me he decantado por su último trabajo. En este último trabajo nos vuelven a regar los sentidos con una música cuidada al detalle, una música experta y espectacular, que atesora siete temas sorprendentes para el oyente. A esta música hay que añadirle una presentación audiovisual en sus conciertos que genera una puesta en escena de lo más atractiva. La atmósfera musical que crean en la segunda mitad del tema April 10h tras una dinámica electrónica, Darkness, el tercer corte de este último trabajo que revela esos aires más alternativos o incluso el breve tema The Polyarnik, que enlaza con mi tema favorito del disco, Black Swan, más melódico y moderno, son sólo unas pinceladas de lo radiante que es este disco.

2 comentarios

  1. Mus

    Menuda Metalpedia… Voy a estudiar el post, me encanta el Metal pero siempre he escuchado el más clásico, me pierdo con estas cosas nuevas, así que ya tengo por donde empezar. Gracias por compartir y por el trabajo.

    13 junio, 2016 en 10:24

  2. Metalpedia, jajajaja, qué bueno. Me gusta darle su hueco en Anhelarium a todos esos estilos y bandas que me gustan. Te advierto que no es fácil escuchar este género, es una rallada para los que no están acostumbrados, jaja.

    Un besazo, artista 😉

    15 junio, 2016 en 12:16

¡Participa! [NO ES NECESARIO RELLENAR EL FORMULARIO PARA COMENTAR]

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s