Deportes

Dos tiburones blancos en la J-Bay Open de Sudáfrica

El surf no es como montar en bici, que por mucho tiempo que lleves sin montarte en una bicicleta nunca te olvidas de cómo se hace y a la primera que la pillas pedaleas tranquilamente. Lo malo de tirarse tanto tiempo sin surfear es que cuando vuelves a hacerlo te sientes oxidado, nada ágil, y durante las primeras horas pareces ser el principiante que un día fuiste. Espero que la torpeza me dure poco cuando regrese a mi tierra a finales de la sema próxima.

Pero el motivo de este nuevo post es para escribir sobre algo que ha acaparado la atención –y no es para menos- de medio mundo en estos últimos días. Hablo del ataque de dos tiburones blancos al surfista australiano Mick Fanning, ex campeón del mundo. Fanning milagrosamente salió ileso del ataque de dos tiburones blancos que sufrió el pasado domingo en el campeonato J-Bay Open de Sudáfrica. Han leído bien, ¡dos tiburones blancos! A pesar de que uno de ellos no se deja ver en las imágenes, si la sola idea de verte atacado por uno de ellos aterra, imaginaos si son dos.

«Me sentí tan insignificante. Esa cosa se movía de forma tan poderosa y tan rápido» M. Fanning

Dos son las conclusiones que saco de este suceso. En primer lugar, y aclarando que soy un completo ignorante en esto de los tiburones blancos, creo que ambos escualos no tendrían mucha hambre o mejor aún, no tendrían mucho interés en atacar al surfista. De ser así, Fanning no hubiera salido vivo de allí. ¿Quizás los tiburones sólo pasaban por allí por mera curiosidad? Puede ser. Porque, y repito, desde mi completa ignorancia, estoy seguro que si a dos tiburones blancos les da la vena de atacar a un bañista lo hacen en un santiamén. Una suerte como pocas es la que tuvo el señor Fanning en el agua aquel día.

«Cuando perdí la tabla pensé que ya estaba acabado. Escapar del ataque de un tiburón sin un rasguño, eso es un auténtico milagro»M. Fanning

Por otra parte. Este tipo de hechos sólo aviva aún más la fobia, en mi opinión, desorbitada, que la gente tiene respecto a los tiburones. Desde lo ocurrido a Mick, las redes sociales se han volcado en ello y son muchos los comentarios de personas que a uno le llama más la atención que lo realmente sucedido. Hay personas que, independientemente de que vivan cerca o lejos del mar, sienten pavor a la hora de meterse al agua por si les ataca un tiburón. Es respetable y ciertamente comprensible que cada persona tenga sus miedos, fobias y demás. Pero veo exagerado que por noticas como esta la gente extreme sus miedos al agua. Seamos un poco más racionales. Muere mucha, muchísima más gente por accidentes de coche y no veo a tanta gente con fobias a montar en ellos. No poseo ahora mismo la estadística ni me molestaré en buscarla porque estoy segurísimo de que el número de gente que muere por ataques de tiburones es enormemente inferior al número de muertes por accidentes automovilísticos, domésticos, etcétera. Mantengamos la calma. Meternos al agua no es ni de lejos lo más peligroso que podamos hacer.

Go surfing!


F.C. Barcelona. Sobre la falta de coherencia y la tremenda poca vergüenza

Aviso desde ya a todo culé, que este artículo no es fruto del resquemor por ver de nuevo al Barça ganar el triplete (mi más sincera enhorabuena). En absoluto. Sé que muchos saltáis a la primera de cambio con que es por envidia madridista cuando comentamos algo que no nos gusta de este més que un club. Y tanto que es más que un club, de ahí el motivo de este escrito. No señores, no es envidia madridista la que me lleva a escribir estas líneas, tan sólo es el sentido común, algo que parece no haber por los aledaños de Can Barça últimamente.

Cortijo Barça

2341897

Fuente: Antena3.com

 

Que los presidentes del F.C. Barcelona han dado siempre el espectáculo eso ya lo sabemos todos. No es nada nuevo y más si tenemos en cuenta la historia más reciente del club catalán. El recién elegido nuevamente presidente, Josep María Bartomeu, imputado junto a Rossel, quien terminó dimitiendo del cargo por ser uno de los principales protagonistas del bochornoso ‘caso Neymar’, es en mi opinión el presidente moderado que necesitaban. Porque si hablamos del señor Laporta, que de señor tiene bien poco y que ha tenido la osadía de querer presentarse de nuevo a las elecciones a la presidencia del Barça, ha intentado sin éxito y para suerte de los culés, seguir utilizando al club como un cortijo en el que hacer todo lo que le viniera en gana. Laporta ha regresado para seguir haciendo política y para seguir llenándose los bolsillos a costa del Barcelona. Para seguir hostigando y provocando con esos aires que más recuerdan al del típico macho ibérico español al más puro estilo chulo playa de pecho palomo que al de un aburguesado catalán independentista. Laporta venía de fracasar en política y ahora fracasa en lo deportivo. Espero, acepte su derrota, comprenda que pocos confían en él y deje a los demás hacer lo que para él resulta un juego de niños grandes. La política es para gente inteligente y la presidencia del F.C. Barcelona es para alguien con más clase y elegancia. No entraré ahora en hablar de otros presidentes como Joan Gaspar, con esa actitud tan victimita y conspiranoica que tanto le caracterizaba ni a otros como José Luís Núñez, el cual se encuentra en la actualidad cumpliendo condena en prisión junto a su hijo por el ‘caso Hacienda’. Tela del telón, amigos.

Mezclar política y deporte, el cóctel favorito en el F.C. Barcelona

Porque son ellos los primeros en mezclar la política con el deporte y a raíz de lo sucedido en estas recientes elecciones a la presidencia del Barça, en el que no sólo los candidatos mostraron su acuerdo en vincular y comprometer al F.C. Barcelona con el movimiento soberanista de Cataluña, sino que además alegaron sin tener la más mínima vergüenza alguna, su deseo de seguir participando en la Liga española a pesar de lograr la ansiada independencia y convertir a Cataluña en un Estado propio, me decido a publicar esta entrada de blog porque creo que no podrían reírse más de nosotros de lo que ya lo están haciendo. La ANC (los mismos que cada seis meses de inventan y reescriben la historia de Cataluña para dar un tono más épico al proceso soberanista) presionó hace unos días a todos los candidatos a la presidencia del Barcelona a firmar un manifiesto en el que se declaran partidarios del proceso independentista de Cataluña.

Una independencia a la carta, es lo que parecen querer algunos. Como aquél treintañero que se independiza pero que luego va a casa de sus padres para comer y que le laven la ropa. Pero esta falta de coherencia por parte de los partidarios de la independencia de Cataluña es algo habitual. Si no, miren los jugadores como Gerard Piqué, Fábregas o Puyol, declarados independentistas pero que no dudan en aparcar sus sentimientos catalanistas y sus ideales políticos por el prestigio y el dinero que supone participar con la Selección Española de Fútbol. Eso, con todos mis respetos, es de ser hipócrita y vendido. Me parece totalmente lícito y la mar de respetable que algunos no se sientan españoles y anhelen separarse de España. Lo que no me parece lógico ni sensato es que aun con todo, quieran seguir chupando del bote. Unos vistiendo la camiseta nacional y otros lucrándose de la prestigiosa Liga española. Claro, Francia en su día ya comunicó a la entidad barcelonista que ni en sueños jugarían la Liga francesa y la pela es la pela. Y es que como se dice en mi tierra, no se puede estar en el plato y en la tajá. No se puede estar en misa y repicando al mismo tiempo. Si piensas de una determinada manera y lo predicas a viva voz, qué menos que actuar en consecuencia. De ahí que piense que no pueden reírse más de todos los españoles como ya lo están haciendo. Pero claro, es que no es lo mismo jugar una hipotética Liga catalana, no saldría nada rentable tener únicamente como máximos rivales al Martorell, Hospitalet, Sabadell, Nastic, San Andreu… con todos mis respetos a estos clubes. Desde luego los hay que tienen más cara que espalda.

Alergia a todo lo que sepa, huela y suene a España

ultras-separatistas-catalanes-de-ANC-y-Prselecciones-Catalanas-en-Berlín-odiando-España

Fuente: Stern.de


Transgreden las normas y las leyes sin importarles las consecuencias
y prueba de ello es que según los principales dirigentes políticos de Cataluña como son Oriol Junqueras y el presidente Artur Más, tras el 27 de septiembre y en un plazo no superior a 18 meses, este último proclamará unilateralmente la independencia de Cataluña. O al menos eso es lo que él cree. Y con todo, habiéndose convertido el F.C. Barcelona en una de las plataformas más importantes del independentismo catalán, no es de extrañar que desde el sector blaugrana tenga lugar cada dos por tres todo tipo de detalles que pasan de lo radical y que tan sólo denotan odio y hostilidad hacia todo lo español. Hablo del modo de proceder de este club para con todo lo que sepa, huela o suene a España. Si ya se ha convertido en un clásico que la afición culé, esa que parece olvidarse que hay también aficionados del Barcelona que no son catalanes, pite al himno español siempre que tiene oportunidad, ahora y como bien quedó demostrado en la última Copa del Rey jugada ante el Athletic de Bilbao, pitaron al castellano cuando el speaker de Mestalla iniciaba la presentación de ambos equipos en dicha lengua.

Pero la animadversión hacia todo lo relacionado con España no queda ahí y son abundantes y continuas las declaraciones de antiguos mandatarios del club, presidente, directivos, futbolistas, periodistas y aficionados que sólo significan radicalismo y menos cero en prudencia, respeto y sensatez. Que quitaran la bandera de España del Camp Nou es algo que ni discuto, pues cada uno hace lo que quiere con su propiedad privada, pero prohibir a David Villa llevar la bandera de España en sus botas como venía haciendo desde que jugaba en el Sporting de Gijón nada más pisar la ciudad condal por no herir la sensibilidad del pueblo catalán (!?); prohibir a aficionados de otros equipos entrar con banderas españolas al estadio (cuando nadie prohíbe a los independentistas lucir sus esteladas allá donde van); declarar reiteradamente que el Barcelona no es un equipo español; los cánticos de boti boti boti español qui no boti; eliminar los colores de la bandera de España en el logotipo oficial de la Copa del Rey cuando el Barça juega dicha competición; utilizar un acontecimiento infantil como medio para hacer una absurda e inútil propaganda política, pues en el Torneo del Algarve de 2012, los pequeños futbolistas del Barça no salieron ya que el conjunto catalán se negó a verse representado por el himno español en aquella final infantil; no son más que unos pocos ejemplos de cómo está el patio. Por cierto, gracias a Google podrán comprobar que nada de lo anterior es falso. Todo está contrastado en fuentes de fácil acceso para el que se moleste en buscarlo.

A los aficionados del Barça no catalanes les invito a la reflexión

afp_campnou--644x362

Fuente: ABC.es

 

Si bien es cierto que cada día el F.C. Barcelona despierta más y más antipatía entre los españoles, y como prueba de ello es que desde primera hora del 6 de junio de 2015, fecha de la Final de la Champions entre el Barça y la Juventus, durante todo el día fue primer trending topic en España el hashtag #ForzaJuve en el que todo el mundo en este país se volcaba en apoyar al equipo italiano, aun así son muchos los aficionados culés de fuera de Cataluña. Y me parece totalmente respetable por mucho que me cueste en ocasiones comprenderlo. Sé del equipo que quieras, pues el futbol es un deporte espectacular y el Barcelona, como equipo, que no como club, participa en dar espectáculo y aporta como pocos al futbol una calidad asombrosa. Como equipo, como hito del deporte, el Barça tiene toda mi admiración y respeto. Me deleita ver jugar a Leo Messi y no por reconocer que es el mejor futbolista de la historia junto con Di Stefano, soy menos madridista, pues en mi opinión, ambos revolucionaron el fútbol, cada uno en su época.

Pero aun con todo, tengo que confesar que cuando conozco o veo a algún seguidor del Barcelona no catalán, es algo que me llama la atención. Porque ya no es cuestión de patriotismo rancio ni ideal político alguno, sino es ya por una cuestión de IDENTIDAD. No podría confraternizar con ninguna entidad (llámese Fútbol Club Barcelona o asociación de amigos de los tucanes) que despreciara todo lo que simboliza a mí país, España. Amo a mi país en el sentido más puro y poético, olvidándome de izquierdas y de derechas, y sólo teniendo consideración que mi país, como cualquier otro, merece un respeto. Porque no puedes pedir respeto para tu himno, bandera o lengua, despreciando la de los demás. Y esto no sólo va por los independentistas catalanes, va por todos.

El club catalán parece no tener en cuenta que igual respeto y atención merece el culé que es de Gerona que el que es de un pueblecito de Sevilla. Desde el pequeño país de ahí arriba, como decía Guardiola, no parece que les importe que muchos culés se puedan llegar a sentir excluidos por esta actitud que tienen los que rodean y dirigen el Barcelona. Por eso me resulta un tanto ridículo si se me permite la expresión y sin acritud alguna, ver a españoles no catalanes defender a este club que con tanta altanería y arrogancia desdeña y arrincona todo lo que tenga que ver con España. Sobra decir que no todos los culés catalanes son así, pero si una gran parte de ellos. Es algo triste. Y más triste aún en mi opinión es apoyar o seguir a un club y a una afición que en su mayoría se comportan de manera tan soberbia. Creo que el Barça no merece el cariño y el interés de estos seguidores que andan repartidos por toda España y menos sabiendo que esta tendencia a politizar el club y crear desunión no cesa, sino todo lo contrario.

Y es que ya lo dijo el gaditano y poeta callejero, Juan Carlos Aragón: Ser español y del Barça es como ser homosexual y del Opus Dei. No se enfaden, no se sientan ofendidos. Sea o no culé, catalán, o ambas cosas. Pero es tal el percal que tienen montado los de arriba, que no casa absolutamente nada ser español y sentirte orgulloso de tu tierra, tus colores, tu cultura, tu lengua y tu gente y fraternizar con un club y su afición a las que parece provocar urticaria todo lo español. No es algo muy lógico. ¿La culpa? Los malos políticos que tenemos en este país. Pues si los que pululan por Madrid y calle Génova son malos, los que transitan por la Generalitat los son aún peores. Malos políticos que durante años han enervado a la sociedad, que sólo la enfrentan en pos de alcanzar sus propios intereses. Y nuevamente, lo triste y el error está en ver cómo hay gente que se creen sus mentiras y les siguen ciegamente.


GRACIAS, LEYENDA

iker-casillas-wallpaper-001Hoy se ha despedido el que es hasta la fecha el mejor portero de la historia de este deporte. Iker Casillas, tras 25 años en el Real Madrid, se despide entre lágrimas y solo. Ha sido una despedida fría, en la que ha salido a rueda de prensa completamente solo y sin conceder preguntas a los periodistas. No es la primera leyenda de la Casa Blanca que se marcha de esta manera. Pero no culpo de esto al Club, ni tampoco a Iker, pues la culpa la han tenido ambos y quién sabe cuál de las dos partes la ha tenido más. En mi humilde opinión, Iker Casillas debió de haberse ido del Madrid la pasada campaña, cuando levantó la ansiada Décima Copa de Europa. Estos años no han sido nada fáciles para el guardameta blanco, sobre todo esta última temporada, donde cada vez que salía al Bernabéu, éste se enfrentaba a un plebiscito continuo, que si ahora pitos, que si ahora aplausos, que si ahora más pitos que aplausos…Así no se puede tratar a un futbolista que lo ha dado todo por el Real Madrid. Desde aquella lesión de Iker por culpa del mal despeje de Arbeloa en un partido de Copa del Rey contra el Valencia de hace ya tres años, su trayectoria cambió radicalmente, cuesta abajo y sin frenos. Pasó con Mou más tiempo en el banquillo que en el terreno de juego y aunque con Ancelotti parecía que su suerte cambiaba de nuevo y esta vez para mejor, lo cierto es que ya no volvimos a ver al portero que fue.

Estos dos últimos años Iker ha bajado mucho su nivel aun teniendo el apoyo incondicional del técnico italiano. Concretamente, esta última temporada había veces en las que el Madrid parecía jugar sin portero. Y ni qué decir tiene la su actuación en el Mundial de Brasil del pasado verano. Y es ahí donde considero que Iker se ha comportado un poco testarudo. Hay que saber decir basta, uno mejor que nadie sabe calibrarse y saber cuándo ha llegado a su límite. Por eso reparo en que la ocasión de retirarse por todo lo alto fue ahora hace más de un año, cuando volvió a triunfar en Lisboa ante la mirada de millones de personas. La presión mediática ha podido con él, pero sobre todo la insistente presión que ha ejercido el Bernabéu en cada partido. Yo soy de los que están a favor de que la afición pite puntualmente a alguno de sus jugadores. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que es la manera en la que la afición puede comunicarse con los futbolistas. Nadie puede llamar por teléfono o enviar un mail a los jugadores mostrándoles su punto de vista. Si un futbolista está haciendo malos partidos y de manera reiterada, no veo con malos ojos que la afición le dé un toque de atención. Esto ha pasado en todos los estadios, y el Bernabéu ha llegado a pitar a leyendas de la talla de Zidane. Por supuesto siempre que no se llegue al abucheo injusto, a los insultos. Soy el primero en condenar la manera en que se ha llegado a vilipendiar a esta figura legendaria del Madrid como es Iker Casillas.

No seré un hipócrita, yo no me pongo ninguna careta. Y hoy, en el día de su despedida, no voy a hacer como si nada y me voy a mostrar compungido. No soy de los que tira la piedra y esconde la mano. Yo he sido muy crítico con Casillas sin llegar por supuesto a faltarle al respeto como muchos se han hartado en las redes sociales. No. Yo me siento orgulloso y muy agradecido de este portero, el mejor que ha tenido el Real Madrid y la Selección Española. Pero hay cosas que no me han gustado de él. A su falta de autocrítica (pues incluso al final de algunos partidos, consciente o inconscientemente le ha llegado a echar la culpa a algunos compañeros de errores que sólo él ha propiciado bajo palos), y su cerrazón en no aceptar que ya no está al nivel de otros años, permítanme que le sume que a mi juicio, no ha sido el capitán que el Madrid necesita. Salvo en momentos puntuales como en la temporada 2011, donde se vio a un Iker enojado y que daba la cara cuando los árbitros parecían fallar sólo a favor del F.C.Barcelona en los clásicos, por lo general y sobre todo en estos últimos años, se ha visto a un Iker poco comunicativo, manteniéndose en un segundo plano, dejando todo el peso de la capitanía en Sergio Ramos, que para mí, sí ha sido junto con Pepe, los verdaderos capitanes de este equipo.

«Donde vaya, seguiré gritando ¡Hala Madrid!» – Iker Casillas

Real goalkeeper Iker Casillas, centre, lifts the Champion League trophy, as he and teammates, celebrate winning the Champion League title, against Atletico Madrid, in Lisbon, Portugal, Saturday, May 24, 2014.  (AP Photo/Andres Kudacki)

Pero quedémonos con lo que realmente importa. Y lo que importa realmente es que este señor ha protagonizado grandes gestas con nuestro querido Real Madrid. Su curriculum es impresionante. Desde que Iker debutara con el primer equipo el 12 de septiembre de 1999 en el estadio San Mamés, este portero ha ganado 19 títulos: 3 Champions League, 1 Mundial de Clubes, 2 Intercontinentales, 2 Supercopas de Europa, 5 Ligas, 2 Copas del Rey y 4 Supercopas de España. Sin olvidar las dos Eurocopas y el Mundial ganados con la Selección Nacional. A título individual, Iker ha sido incluido en 5 ocasiones en el Once Mundial FIFA FIFPro y elegido 5 veces mejor portero del mundo por la IFFHS, y en este, su palmarés individual, también figuran 1 Trofeo Bravo y 1 Trofeo Zamora. Además, su trayectoria deportiva ha sido reconocida con el Premio Príncipe de Asturias, la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo y la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid.

Nunca nos olvidaremos de El Santo. Aquél que lograba realizar paradas imposibles. Paradas como la que le hiciera a Robben en la final del Mundial de Sudáfrica. Paradas que tantas y tantas glorias ha dejado para la memoria del amante de este deporte y sobre todo en la del fiel madridista. Ahora, Iker, comienzas una nueva andadura en el Porto, un equipo que ha ganado más de veinte Ligas y dos Copas de Europa. El mejor equipo de Portugal. Volverás a estar en Champions la campaña próxima y seguirás demostrando ser un grandísimo portero en un equipo que no sufre la presión y el nivel de exigencia que impone el Real Madrid. No es fácil llevar el escudo blanco en el pecho y lucirlo como lo has lucido tú, no es fácil estar a la altura del equipo más laureado del deporte y darle todo lo que le has dado tú. Has dedicado toda tu vida a este Club y nadie nunca te olvidará.

Gracias, leyenda. ¡HALA MADRID SIEMPRE!