Juegos

Assassin’s Creed II

Por fin terminaron los exámenes y por fin he podido tener tiempo para terminar de pasarme este Assassin’s Creed II. Como ya dije, me ha cautivado esta saga por completo, me parece soberanamente genial y como comenté en el artículo de la primera entrega de la saga, esta secuela es infinitamente mejor que su antecesora.

Lo primero que me llamó la atención al comenzar este juego fue sin duda su mejora en cuanto a gráficos, sin parecer exagerado, los primeros minutos del juego me dediqué sola y exclusivamente a recrearme en estos gráficos, en sus contornos y colores, todos ellos muy bien elaborados. Ya, posteriormente, compruebas la cantidad de cosas que puedes hacer en esta entrega. Son tantas las actividades a realizar que en ocasiones me recordaba a juegos tipo Saint Row o GTA. Ahora puedes comprar ropa, armaduras, teñirte las vestimentas al color que más te guste, puedes adquirir los servicios de prostitutas, matones, además de tener la posibilidad de poder administrar toda una villa propiedad de los hassasssins.

Una vez que compruebas todo esto, y se te ha introducido paulatinamente en la historia, pasas a comprobar que el nivel de jugabilidad vuelve a ser algo novedoso y por supuesto, óptimo si lo comparamos con el anterior juego.

Ezio Auditore, el protagonista de esta ocasión, hará el juego más fácil ya que adquiere el doble de movimientos, ataques y defensas que Altair, el cual a mí personalmente, y a pesar de que sabía manejar adecuadamente todos sus controles, me resultaba bastante tosco en cuanto a su manejo general, me resultaba en ocasiones bastante torpe los movimientos de este personaje. Será cuestión del juego en sí, ya que para nada ocurre en este ACII.

Ahora con Ezio, el juego te resultará más fácil y llevadero. No habrá enemigos que se te resistan. El manejo y cambio de toda la gran cantidad de armas que puedes utilizar hace que todo sea coser y cantar. Esta frase siempre me ha llamado la atención, no sé, pero creo que realmente coser y cantar a la vez no tiene que ser muy fácil ¿no?, me resulta algo curioso. Pero sigamos con el juego y dejemos mis pedos mentales.

Ya, metiéndonos en la historia del juego, y sin pretender espoilear a nadie, aquí de nuevo el juego gana por enteros. La historia, que tan simple parecía en la primera entrega, aquí adquiere una gran extensión e inesperados enredos argumentales. Ocurre en el siglo 21, teniendo como protagonista a Desmond Miles quien intenta escapar de la corporación Abstergo con la ayuda de Lucy Stillman luego de haber sido forzado a revivir los recuerdos genéticos de su antepasado Altaïr ibn La-Ahad a través de la máquina conocida como Animus, eventos que ocurrieron en el primer juego. Luego de escapar, Desmond se ve en la necesidad de accesar un dispositivo similar pero más avanzado (el Animus 2.0) para revivir las memorias de otro de sus antepasados, Ezio Auditore da Firenze, quien vivió durante el período renacentista italiano del siglo 15 en Italia. El jugador pasa a controlar entonces a Ezio, quien se convierte en un Asesino después de ser testigo de una traición a su familia. A medida que avanzas en el juego, y como suele pasar en muchos juegos del estilo, podrás encontrar una gran cantidad de misiones secundarias que para nada afectan y para nada tienen que ver a los acontecimientos de la historia, vamos, en otras palabras, puedes pasar de ellas si quieres. Por otra parte, y esto es de obligada tarea resaltar, con Assassin’s Creed II no volverás a recaer en la monotonía, las misiones, sobre todo las importantes, las principales, no son repetitivas a diferencia del primero, algo que por qué vamos a negarlo, cansaba bastante. Además contiene una variedad de puzles y enigmas que en su mayoría no son necesarios para la resolución del juego, eso es para los que adoran la idea de pasarse el juego con todos los trofeos y logros desbloqueados, yo reconozco que no me incluyo en ese grupo, soy más de ir directo al grano.

Actualmente me he desprendido de todos los exámenes y en estas vacaciones de Semana Santa intentaré pasarme la que es la tercera entrega, Assassin’s Creed: La Hermandad y que hoy mismo he comprado. De esta forma, ya en verano tan sólo tendría que pasarme la cuarta secuela, Assassin’s Creed Revelations, y en octubre, disfrutar como muchos harán, del nuevo juego de los de Ubisoft, Assassin’s Creed 3, en esta ocasión, ambientado en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos en 1777.

Una vez más, ¡os los recomiendo al 100% jóvenes! ¡Es tremendo!

-> Quizás le pueda interesar:



Assassin’s Creed – El solemne comienzo de una gran saga

En ocasiones pienso que verdaderamente ando a destiempo en este mundo, que voy quizás demasiado lento con respecto a los demás y me percato tarde de las cosas debido a mi acentuado despiste. Pero no creo que sea por eso, (aunque en parte puede que sí) y en mi defensa, lo achaco a que un servidor tiene demasiadas aficiones y apenas tengo tiempo para cada una. Todo esto lo suelto porque ha sido en estas pasadas vacaciones de navidad, cuando he comenzado a jugar en serio al Assassin’s Creed, digo en serio porque el juego me lo compré de segunda mano hace poco más de dos años y tras jugar como mucho diez minutos, lo dejé porque realmente me aburría. Total, me había costado 9 euros.

Pero tras escuchar una y otra vez por parte de unos compañeros y otros lo grande que es esta saga y lo buenos que son los sucesivos juegos de Assassin’s Creed, me dije a mi mismo que en los días de vacaciones navideñas le daría una segunda oportunidad al juego y probaría a pasármelo. ¡Y vaya si me lo he pasado! ¡Si es que no podía parar de jugar! Ahora me doy cuenta de lo injusto que fui con este juego, cuando saqué el disco de mi PS3 y lo coloqué tras meterlo en su cartucho en la repisa, lugar donde se quedó ahí abandonado durante bastante tiempo. No voy a explicar detalladamente los recovecos de la historia de este juego porque estoy seguro que todo aquel que llegue a esta entrada ya lo conocerá aunque sea mínimamente. La intención de este nuevo artículo no es más que para unirme al grupo de aquellos que admiran este fantástico juego y quieren hacer eco de ello.

Jugabilidad

Es cierto que el juego peca de repetitivo, demasiado repetitivo y está encuadrado siempre en unas mismas cosas, algo que a muchos les habrá aburrido. Pero no sólo eso, yo, que acabo de enamorarme de esta saga de videojuegos, me siento también obligado por mí mismo a ser crítico y diré que, el manejo de Altaír, personaje principal de esta primera historia, me resultaba bastante tosco y obtuso. Bien es cierto que, y como sabrán todos aquellos que hayan jugado al Assassin’s Creed I, en un principio, y por castigo, Al Mualín arrebata la destreza y las armas de Altaír haciendo que éste, o sea tú, tenga que ir recuperando poco a poco la ligereza y la sutileza a la hora de contraatacar y huir. Pero no podía evitar sentirme a veces demasiado impotente al ver la torpeza con la que el personaje se movía frente a los enemigos, y que conste en acta que sé manejar bien los controles. Toda esto se acentúa más aún cuando he podido disfrutar de Assassin’s Creed II, cuyo protagonista, Ezio, es una auténtica proeza a la hora de matar a los enemigos y desaparecer, se nota que la secuela de este juego es una renovación total y por supuesto, mil veces mejor que esta primera entrega.

Por lo demás, el hecho de escalar edificios de esa forma y sobre todo, la sigilosa manera de espiar, robar y matar a tus enemigos, me parece fascinante, tanto que como dijera antes, me costaba separarme del juego, siempre tenía ganas de ponerme con él.

Ambientación

El juego se sitúa mayormente en la Tercera Cruzada en Tierra Santa, en 1191, en plena lucha entre Templarios y los conocidos como Hashshashin (asesinos), una Orden Secreta cuya misión es arrebatar el poder a los cruzados y sobre todo, parar sus maquiavélicas intenciones. Arsuf, Acre, Damasco y Jerusalén entre otras, son las ciudades por las que el juego se desarrolla.  La que más llamó mi atención sin duda es Damasco, la que creo que es la ciudad en la que más tiempo pasa uno en el juego. Quizás porque es la zona del juego donde más ambiente hay, es aquí donde más he podido disfrutar del personaje y el juego en sí, donde plasma con acierto cómo eran las ciudades en aquella época y el modo de vida de sus habitantes. El realismo es muy notable, incluso se aprecian réplicas de sitios históricos reales, en el caso de Jerusalén, la Cúpula de la Roca, el Khan al-Umdan en San Juan de Acre o bien la Mezquita de los Omeyas en Damasco. Sin olvidarnos de los personajes históricos que en él aparecen, personajes a los que además hay que asesinar, como Guillermo V de Montferrato, regente de Acre,  Hochmeister Sibrand, Gran Maestre de los Caballeros Teutónicos  y Robert de Sablé, Gran Maestre de los Caballeros Templarios entre otros. Todos estos personajes, según las fuentes históricas, desaparecieron o fueron asesinados en torno al año 1191.

He disfrutado mucho con este juego, y me he enamorado perdidamente de todo lo que rodea esta saga, tanto que cuando me pasé este primer juego, rápidamente me hice con la segunda parte, concretamente, con el Assassin’s Creed II White Edition. Debido al éxito de esta primera parte, actualmente el juego ya tiene su cuarta secuela, Assassin’s Creed Revelations, que salió a la venta hace pocos meses. A día de hoy juego al Assassin’s II y como dije antes, el juego es infinitamente mejor al primero, pero apenas he echado unas horas y por supuesto, hablaré de él en Anhelarium cuando logre pasármelo, aunque como hándicap, no estoy de vacaciones, tengo demasiados exámenes, y se acerca poco a poco la selectividad.

¡Un juego recomendado al 100%!

-> Quizás le pueda interesar:


Dante’s Inferno – Una gran apuesta de Electronic Arts

Ahora mismo acabo de pasarme este sorprendente y siniestro Hack and Slash, un buen regalo por parte de un buen amigo por mi último cumpleaños. Este sin duda alguna es mi estilo favorito de videojuegos, caña desde el primer minuto. Dante’s Inferno viene de los creadores de Dead Space y para aquellos que estén duchos en esto de los juegos actuales, habrá podido comprobar que el juego en cuestión tiene un gran parecido a la saga God Of War y a mi queridísimo Heavenly Sword. Dante’s Inferno es un juego basado en la Divina Comedia de Dante Alighieri, un juego oscuro, siniestro, erótico, sangriento y terrorífico, con una jugabilidad rápida y cómoda y unos gráficos más que admirables. Es uno de los juegos más aplaudidos del pasado año y no es de extrañar pues cumple a la perfección con todo lo que se puede esperar de los juegos de este género. El juego tiene distintos niveles de dificultad, algo típico en este estilo de juegos, aunque elijas el que elijas, algunos malos malotes del Dante`s te lo harán pasar canuta. En este tipo de juegos es muy habitual encontrar escenas de lucha bastante complejas, pero para nada imposibles.

Electronic Arts se aleja del deporte

Para los que tenemos ya unos años, ¿recordáis cuando los de EA siempre estaban detrás de todos los simuladores deportivos? Desde principios de los 90, Electronic Arts se encargó de realizar masivamente juegos y más juegos sobre deportes, sobre todo, los de fútbol. Es más, EA fue la empresa creadora del FIFA 1994, el primer juego de fútbol en el que se utilizaban nombres de jugadores reales y que fue todo un éxito.

Ahora, los tiempos cambian, pero es inevitable no sorprenderse cuando se ven juegos como Dante`s Inferno y comprobar que los de EA están detrás de un juego así. Como digo al principio del artículo, este juego además de ser bastante sangriento y violento, tiene numerosas escenas de sexo y desnudos además de una enorme y profunda crítica sin pudor sobre la Iglesia y todo lo que le rodea. Vámos, todo un hito para los de EA que tras el éxito cosechado, este no será el último juego que hagan así. Actualmente, Visceral Games, que así se llama el sector de EA encargado de juegos como Dead Space o Dante`s Inferno,  ya prepara la secuela, Dante´s Inferno 2, aunque poca información hay actualmente.

Un Hack and Slash más que notable

Tras una buena historia, que para aquél que no la conociera de seguro le entusiasma, Dante´s Inferno te arrastrará a las profundidades más oscuras del inframundo donde tendrás que hacerle frente a numerosas y horripilantes criaturas con una gran cantidad de ataques especiales tanto de cerca como a distancia, combos y movimientos sorprendentes. Si quedé alucinado con los rápidos ajetreos del Heavenly Sword, tengo que decir que los de este juego son mucho más asombrosos. Quizás el único punto negativo, sea los cuatro o cinco puzles pesados y prescindibles que nos encontramos a lo largo del juego, pero vamos, tampoco merece mayor mención.

Dejando ya la perfecta jugabilidad de lado, me gustaría resaltar las escenas animadas, que si bien no son las más sorprendentes que hayas visto, son bastante atractivas y en ningún momento decepcionan. Pero de lo que si estoy seguro, es que con respecto a la música, y los sonidos de ambientación, son esplendorosos, haciendo así que los momentos de juegos sean intensos y vivos. Un juego muy recomendado que seguro no te defraudará.

Gracias Manu por regalarme este juego, lo he pasado genial, ¡un fuerte abrazo amigo!